Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Actividad agraria en países desarrollados y subdesarrollados - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




COMPARACIÓN ENTRE LA ACTIVIDAD AGRARIA EN LOS PAISES DESARROLLADOS Y SUBDESARROLLADOS



Países desarrollados: Características



- Se encuentran en su mayoría en las zonas templadas de la tierra.
- La agricultura en estos países se caracteriza por:
- Estar muy mecanizada.
- Contar con una población especializada.
- Dedicarse al cultivo de productos muy competitivos.
- Emplear sistemas de cultivos en los que se aplican técnicas apropiadas selección de semillas y fertilizantes.
- Especializar zonas en productos escogidos.
- Dentro de los países desarrollados se distinguen modelos diferentes según se trate de:
Países viejos con agricultura intensiva: Como los de Europa Occidental y mediterránea, donde la variedad de paisajes han obligado ha buscar los máximos rendimientos por hectárea.
Países nuevos con agricultura extensiva: como EEUU y zonas de Australia, Brasil o Argentina, que disponen de grandes superficies y climas apropiados para una agricultura extensiva mediante régimen de monocultivo.

Países Subdesarrollados: Características



- La mayoría de estos países fueron antiguas colonias europeas.
- Su agricultura en grandes rasgos, se caracteriza por:
- Tener una población activa muy numerosa y poco especialidad.
- Dedicarse al cultivo de productos orientados al autoconsumo y de baja productividad.
- Utilizar técnicas y utensilios rudimentarios.
- En estos países existen diversas modalidades de agricultura determinadas por el clima, las tradiciones agrícolas son:
- El sistema más generalizado en las zonas tropicales el cultivo de rozas el cual se obtienen pobres cosechas de maíz, mandioca, bananas, etc.
- En algunas regiones como el suroeste asiático se ha obtenido una agricultura intensiva capaz de alimentar a muchas personas.
- Es frecuente también, la agricultura extensiva de secano y en determinadas zonas se aplica una agricultura especulativa (plantaciones explotadas por multinacionales de la alimentación).


LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA



Estados Unidos es, sin lugar a dudas, la primera potencia económica mundial. Esta afirmación se ve reforzada con cifras como las del producto interior bruto, que supone la cuarta parte de la producción mundial, la inversión de capital en el extranjero, que es aproximadamente un 40% de la global o la renta nacional, y se comprueba a diario con la enorme repercusión en los mercados internacionales que tienen las decisiones de índole económica adoptadas por el gobierno norteamericano. No obstante, en las últimas décadas se han producido desequilibrios que pueden comprometer en un futuro ese liderazgo mundial. Entre ellos está la pérdida de la hegemonía comercial, ahora en manos de Alemania, y el enorme crecimiento del déficit derivado de los intercambios exteriores.

El mercado interno se ha visto invadido de productos europeos y sobre todo japoneses y de otros países industrializados de Asia, cuyo saldo comercial con Estados Unidos es muy positivo. Esta fuerte competencia de Japón y Europa ha obligado a adoptar políticas proteccionistas, al objeto de proteger la producción nacional.

Su Agricultura



La actividad agropecuaria aporta el 2,4% del producto interior bruto y emplea al 2,9% de la población activa. Sin embargo, estas cifras no reflejan la importancia real del sector primario en la economía estadounidense. La mano de obra agrícola se ha reducido, pero al mismo tiempo ha aumentado la mecanización y se ha producido un proceso de reducción y concentración de explotaciones, que actualmente son menos numerosas pero más extensas. Estos cambios se enmarcan en un proceso de modernización cuya principales consecuencias son la aparición de formas de explotación de tipo industrial y la cada vez mayor interdependencia entre el sector primario y secundario. En efecto, la aparición de una agricultura “científica” ha contribuido al desarrollo de todo tipo de industrias relacionadas con aquélla: fertilizantes y abonos químicos, productos fitosanitarios, maquinaria agrícola, etc. Si a ello le unimos la densa red de empresas de transformación de los productos agropecuarios y las dedicadas a su transporte, podemos hablar de un gran bloque económico que ocupa a casi el 11% de la población activa.

La superficie agraria útil asciende a 430 millones de hectáreas (más del 40% de la total del país), de las que 190 están cultivadas y 240 dedicadas a pastos. Los principales productos son los cereales (destacan por este orden el maíz, trigo, sorgo, avena y cebada), la remolacha de azúcar, las patatas, el tabaco, el algodón, las oleaginosas y las frutas y cítricos.

LA UNIÓN EUROPEA



Europa ha estado a la cabeza de la economía mundial durante varios siglos. En ella se sentaron las bases de la moderna organización económica, que nació con la Revolución Industrial, iniciada en el Reino Unido en el siglo XIX y expandida a todo el mundo. También en Europa se produjeron los avances técnicos y científicos que contribuyeron a la consolidación de aquélla y permitieron pasar de una economía agraria a un modelo de desarrollo basado en la industria. Sin embargo, el siglo XX ha visto desaparecer el liderazgo europeo, que ha sido sustituido por la pujanza de las nuevas superpotencias económicas, Estados Unidos y Japón.

La pérdida de la hegemonía europea se vio confirmada tras la Segunda Guerra Mundial, que supuso la destrucción de las estructuras productivas de un continente que sólo pudo rehacerse con la ayuda norteamericana. El conflicto bélico supuso también la división política en dos bloques, el capitalista occidental y el comunista oriental. En éste, agrupado en torno a la Unión Soviética, se puso en marcha un modelo económico altamente centralizado y basado en una rígida planificación, cuyo fracaso se hizo patente al producirse el derrumbamiento de las estructuras del poder comunista a finales de los ochenta.

La transición en los países ex-comunistas hacia una economía de mercado ha exigido grandes sacrificios sociales, y ha revelado el contraste existente entre Europa occidental y oriental. El triunfo político sobre el comunismo no puede esconder los graves desequilibrios y las enormes desigualdades que ensombrecen la aparente opulencia de los países occidentales, en muchos de los cuales existen bolsas de pobreza y marginación que se concentran en la periferia de las grandes urbes industriales. El paro y las dificultades de integración de los inmigrantes, cuyo número se prevé que aumente en los próximos años, son problemas de difícil solución.

Europa ha intentado hacer frente a la supremacía económica de Estados Unidos y Japón mediante la integración económica y política de sus diferentes estados, con vistas a crear un gran mercado a nivel continental. Así, la Comunidad Económica Europea se ha convertido en 1994 en la Unión Europea, que aspira a englobar a los países ex-comunistas y agrupa a quince países de Europa occidental entre los cuales se han eliminado las trabas a la libre circulación de personas y capitales. Otras organizaciones económicas en Europa son la EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio) y la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económico; también cuenta con miembros no europeos).

Su Agricultura



La aportación de la agricultura al producto europeo bruto es reducida en comparación a la de la industria y el sector de los servicios. No obstante, la agricultura europea es altamente competitiva, y cuenta con elevados rendimientos gracias a la mecanización y la adecuada racionalización de los cultivos. En general, la agricultura europea es de tipo mixto, con varios cultivos y producciones animales en una misma región. Tan sólo las vastas tierras de la Rusia europea se dedican al monocultivo de cereales, que, por otra parte, ocupan la mayor superficie de suelo cultivado en el continente. Destaca en especial el trigo, que es el principal producto de las fértiles “tierras negras” de Ucrania, uno de los mayores graneros del planeta. También es notable la producción de cebada, centeno, maíz, patatas, legumbres y remolacha azucarera. En la Europa mediterránea domina el policultivo de vid, cítricos, olivos y cereales. La ganadería es más importante en Europa occidental (Suiza, Holanda, Escandinavia), en la que se obtiene una considerable producción de leche y carne, y existe una cabaña ganadera altamente diversificada. La agricultura domina en el este y sur, donde aún se mantienen formas tradicionales de explotación de bajo rendimiento, que contrastan con las modernas y altamente rentables explotaciones de Escandinavia y Europa centroccidental.

EL JAPÓN



Japón es, a finales del siglo XX, la segunda mayor potencia económica del mundo, y sus diferencias con la primera, Estados Unidos, se recortan poco a poco, a pesar de que este país tiene el doble de habitantes y un territorio veinticinco veces más extenso. La pujanza económica japonesa aún resulta más sorprendente si se tiene en cuenta la carencia absoluta de recursos energéticos y la escasez de suelo cultivable. La industria japonesa es la más moderna del mundo, y su producción sólo es superada en volumen por la estadounidense; la tecnología de vanguardia japonesa se ha convertido en un modelo a imitar por otras potencias industriales, cuyos mercados se ven invadidos por todo tipo de productos nipones, desde automóviles a pequeños aparatos electrónicos.

La diversificación de la economía es grande, y la tasa de paro no llega al 3%, lo que indica la buena salud del sistema productivo. Con todo, lo más llamativo del llamado milagro nipón es la celeridad con la que llevó a cabo la transformación de su economía: a mediados del siglo pasado era un país agrícola y pesquero que permanecía anclado en sus viejas tradiciones, de espaldas al mundo occidental, y en pocas décadas se transformó en un gigante económico y militar, cuya expansión por el Pacífico le convirtió en una amenaza para Occidente. Japón logró incluso recuperarse del desastre que supuso la Segunda Guerra Mundial, al que le llevaron sus desmedidas ambiciones territoriales, y, con la ayuda de Estados Unidos, consiguió recomponer el tejido productivo y readaptar las infraestructuras a las exigencias del siglo XX. Así, Estados Unidos ha visto cómo su nuevo aliado político y militar en el Pacífico se ha convertido en la mayor amenaza para su economía.

Su Agricultura


El sector primario aporta un 2,3% del producto interior bruto y ocupa a un 6,5% de la población activa. Estas cifras muestran su escasa relevancia en el conjunto de la economía, aunque no sirven para valorar su importancia real. Y es que, a pesar de que sólo es cultivable el 14% de la superficie total, la producción satisface más del 75% de las necesidades alimentarias del país, lo que resulta loable si se tiene en cuenta su gran población. La agricultura nipona se caracteriza por la gran fragmentación de la propiedad y el empleo de modernas técnicas de fertilización y recolección, así como por la existencia de grandes obras hidráulicas que permiten el establecimiento de zonas de regadío. El producto más importante es el arroz, que se cultiva incluso en áreas septentrionales y secas. También se obtiene una destacada cosecha de legumbres, hortalizas y fruta, y buenos rendimientos en plantas industriales como la remolacha azucarera y el tabaco, e igualmente en algunas oleaginosas. Los cereales tienen menos importancia.

SUBSIDIOS AGRÍCOLAS EN PAÍSES DESARROLLADOS
PRINCIPALES MECANISMOS EN VIGENCIA



Sostén de precios (internos y/o de exportación)



- Precios indicativos para la intervención en el mercado por parte de entes oficiales.
- Compras estatales cuando el precio interno desciende por debajo de un cierto nivel indicativo.
- Barreras a la importación, que aíslan el precio interno del internacional.
- Subsidios a la exportación, que cubren eventuales diferencias entre los precios internos y los internacionales.

Pagos directos al productor



- Por volumen producido: pagos por hectárea sembrada o por cabeza de ganado.
- Subsidios por el uso de ciertos insumos: fertilizantes, agroquímicos, agua para riego.
- Pagos directos no relacionados con la producción (set aside).

Medidas generales



- Mejoramiento de la Infraestructura: caminos, transporte, instalaciones en puertos.
- Asistencia oficial para la promoción y comercialización de los productos agrícolas.
- Mantenimiento y gestión de los almacenes públicos.
- En términos relativos, las medidas de sostén de precios son actualmente el principal mecanismo a partir del cual operan las ayudas al agro.

Subsidios Agrícolas por tipo de medidas (1998)



Subsidios Agrícolas por tipo de medidas (1998)

Situación Actual de los Subsidios Agrícolas en los Principales Países Desarrollados



- Parece poco factible que los países desarrollados acepten disminuir sustantivamente sus esquemas de ayuda a la agricultura mientras se mantengan deprimidos los precios de los commodities, dado que dichas ayudas guardan relación directa con la diferencia entre el precio internacional y el precio sostén interno
- La UE no muestra intenciones por reducir el monto de la ayuda a la agricultura: en marzo aprobó el presupuesto comunitario hasta el 2006, que presenta un gasto agrícola creciente (de 43 mil millones de dòlares en 1999 a 44 mil millones de dólares en el 2006). De todos modos, no es un hecho menor que el Consejo de Berlín haya impuesto un límite cuantitativo a dichas erogaciones
- Desde fines del año pasado, el Congreso de EE.UU. ha aprobado U$S 6.000 millones adicionales de ayuda a los productores agrícolas (y acaba de aprobar otros U$S 7.400 millones), a efectos de compensar a sus agricultores por los problemas climáticos y por la caída de los precios de numerosos productos.

De todos modos y más allá de que para el corto plazo se prevé una cierta recuperación en los precios internacionales de las principales commodities agrícolas, no parece razonable esperar una repetición de los excepcionales valores alcanzados en el período 1995/7.

evolucion y pronosticos precios productos alimenticios

De este modo, si a lo largo de la actual década y como resultado de la puesta en marcha de los Acuerdos de la Ronda de Uruguay las ayudas al agro mostraban una tendencia a la reducción, la fuerte caída de los precios evidenciada entre 1997 y 1999 ha detenido dicho proceso.

subsidios agricolas y precios internacionales


POLÍTICAS AGRÍCOLAS: DIFERENCIAS Y SEMEJANZAS



Aunque ambas están orientadas hacia el mismo objetivo, estabilizar y mantener elevadas la renta de los agricultores, las políticas de precios asumen formas bastantes diferentes en los dos lados del Atlántico.

En Estados Unidos, el acceso a los beneficios proporcionados por la política de precios es condicionada por la reducción de tierras de cultivo y el volumen de la producción, y limitado por la evolución del área plantada y su rendimiento obtenido por los agricultores. En la CEE, por el contrario, los agricultores explotan sus áreas y toda la producción obtenida pueden tener acceso a los precios de intervención. La ausencia de limitaciones, que son mecanismos de contención del volumen de la producción, se explica por el hecho de que al contrario de los EEUU, donde la política surge para controlar los excedentes, en Europa la intervención tiene la finalidad de asegurar la autosuficiencia de la oferta de alimentos.

Tanto los instrumentos en las dos políticas como su calibre también presentan diferencias importantes. Aunque la presencia de los sostenimientos de precios constituye algo común, sus funciones son diferentes y, por esto, su determinación obedece a diferentes criterios. En EEUU los precios de sostenimiento son fijados como una proporción (inferior a la unidad) de los precios del mercado; siendo inferiores, se debe asegurar un compensación para las pérdidas de rentas provocadas en los agricultores. Mientras que en Europa los precios de sostenimientos son derivados del precio indicativo, cuya fijación obedece a la idea de mantener los precios de mercado en niveles suficientemente altos, capaces de asegurar la renta de los agricultores menos productivos.

La política comercial agrícola es también diferente en los dos casos. En la CEE, la producción que no tiene salida en el mercado doméstico a precios superiores a los de intervención, es exportada con subsidios. Como los precios de intervención son superiores a los precios internacionales, las pérdidas de los exportadores (que compran a un precio doméstico y venden al precio internacional) son cubiertas por restituciones pagadas por el fondo que financia la política. Dada la amplia gama de productos amparados por la PAC y dado los elevados niveles de los precios de sostenimientos, prácticamente cualquier exportación de productos agrícolas depende de las restituciones. En los EEUU esta forma de subsidiar directamente las exportaciones estuvo ausente de la política hasta 1985. la política de exportación se fundamentó desde 1984 en el estímulo de las ventas externas por medio de financiamientos con plazos y tasas extremadamente favorables, concedidos a muchos países en el marco de la conocida PL-480. No obstante, cabe observar que parte de la producción exportada es parte indirectamente subsidiada (como en el caso de los cereales, que se cobra la diferencia entre el “target price”y el precio del mercado).

CONCLUSIÓN



En los últimos años se ha producido una aceleración de la actividad económica mundial, siendo cada vez mayor el número de países que han mejorado su crecimiento económico. Sin embargo, en el sector agrícola la situación y la tendencia es que los países subdesarrollados deben producir más, a precios baratos, y continuar comprando más caros los artículos y productos de los desarrollados.

El sector agroalimentario recibe los impactos de los grandes grupos económicos, que cada vez más perfeccionan la tecnología de las telecomunicaciones y la información, tanto las empresas multinacionales como las actuales “globales”. Las consecuencias perjudican especialmente a los pequeños productores y a los trabajadores en general.

Aunque el mundo produce alimentos suficientes para alimentar a toda la población, 1 de cada 3 personas del mundo sufre hoy hambre, penurias, carencia de alimentos, por diversos factores.

En el comercio internacional, son los países industrializados quienes fijan los precios para la venta de sus productos y artículos; pero también son esos mismos países quienes establecen los precios de la producción de los países pobres. De acuerdo a las actuales reglas económicas y a los fenómenos derivados del proteccionismo, del deterioro de los términos de intercambio y de la dominación de los mercados se ha convertido en un mecanismo que aumenta las desigualdades de las relaciones entre el Norte y el Sur, acentúa la injusticia social y económica a nivel internacional, causa principal del deterioro económico y político en muchos países subdesarrollados.

En la mayoría de los casos, en los países industrializados, la agricultura es subvencionada o subsidiada, lo cual es una ventaja, pero la política económica que imponen a los países pobres son los Programas de Reajustes Estructurales, donde exigen que los gobiernos no intervengan en los asuntos de comercio internacional y promueven la liberalización de las aduanas.

A esta situación hay que agregar el proteccionismo, que perjudica a muchos productos que pueden ser competitivos, pero chocan con las barreras arancelarias; y la devaluación de las monedas en los países del tercer mundo, muchas veces provocadas por la política económica impuesta por los organismos comerciales internacionales como el Fondo Monetario Interna-cional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC)

La agroindustria es hoy una arma política, estratégica y económica que se utiliza con argumentos comerciales, evocando la eficacia y la competitividad.

BIBLIOGRAFÍA



DERRY, K.- Y WILLIAMS, T.- Historia de la tecnología. Desde la antigüedad hasta 1750, Madrid, Siglo XXI de España Editores SA, 1989.
MYERS, N.- Atlas Gaia de la gestión del planeta, Madrid, Hermann Blume, 1987.
R. PATURI, F.- Crónica de la técnica, Esplugues de Llobregat, Plaza & Janés Editores, SA, 1989.
Enciclopedia Universal Multimedia ©Micronet S.A. 1998
RAMOS, PEDRO - Agropecuaria y agroindustria en el Brasil.
Internet de Codetel

Autor:

Susana Rodríguez





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License