Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Feijoa Sellowiana Berg - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Planta ornamental. Polinización. Fecundación. Fruto. Riego. Suelo. Clima. Fines comerciales. Reproducción. Semilla. Injerto. Estaca. Plantación. Preparación del terreno. Abonado. Desifección



LA FEIJOA


La Feijoa Sellowiana Berg ha sido considerada durante mucho tiempo como una planta ornamental; sin embargo, recientemente la han incluido entre las que pueden cultivarse con criterios de especialización desde el momento en que sus frutos se colocan a nivel de los exóticos valiosos y que se cultiva con criterios industriales. La feijoa es una mirtácea originaria de Sudamérica, es muy ornamental y emana un perfume agradable.


La Planta



La feijoa es un arbusto perenne que  puede alcanzar una altura de 3.5 m, a veces 4 (algunos cultivares pueden llegar hasta alturas de 5 m) y un diámetro de 2.5 a 5 m. La planta adulta puede emitir brotes también de la parte inferior del tronco, es decir, que tiene tendencia a emitir hijuelos. Las hojas son opuestas, pecioladas, consistentes, de color verde intenso, lisas y brillantes en el haz, mientras que en el envés son blanquecinas y tomentosas.
El aparato radicular tiene abundantes raicillas absorbentes y es superficial, por lo cual en primavera y verano hay que prestar una especial atención al riego.


Polinización y Fecundación



Las flores son grandes, 2 ó 3 cm, hermafroditas, solitarias o reunidas en grupos de dos. Después de la polinización la cara inferior de los pétalos adquiere un color violado intenso. (Una curiosidad: los pétalos son comestibles y se consumen en ensalada).

A pesar de que sus flores son hermafroditas y existen cultivares autofértiles, la feijoa proporciona los mejores resultados productivos cuando los frutos derivan de la fecundación cruzada entre plantas de diferentes cultivares, la polinización es entomófila, realizada por insectos y especialmente por las abejas.
Si la fecundación es cruzada se consigue un cuajado con unos valores medios del 80 al 90%, mientras que en el caso de autofecundación, dicho porcentaje se reduce a la mitad y los frutos procedentes son de menor tamaño.

El fruto



Es una baya de forma variable según el cultivar pero prevaleciendo por lo general la ovoidal. Sus dimensiones son también muy variables, así como su peso, que puede oscilar desde unas pocas decenas de gramos, hasta mas de 100 g. La piel es de color verde y lisa. La pulpa de color blanquecino, contiene de 20 a 40 semillas comestibles y que no son advertidas por el paladar.

Riego



Es evidente que si se quiere conseguir unos resultados productivos óptimos de un huerto de feijoa, es necesario suministrar cantidades adecuadas de agua. Las aportaciones regulares y adecuadas de agua inciden favorablemente en el desarrollo de los frutos, mientras que un exceso debe considerarse tan perjudicial como la falta o insuficiencia.
Por lo que se refiere a la elección del método de riego se considera como óptimo el de microaspersores (con efecto nebulizante) bajo o sobre la copa.

Suelo



La feijoa puede cultivarse en suelos de la mas variada naturaleza, desde los arenosos a los arcillosos; de cualquier forma son preferibles los aluviales, profundos, ricos y frescos. En cuanto a la reacción, los óptimos son los que tienen un pH de 6 a 6.5 (subácidos).
En suelos arenosos hay que aportar periódicamente materia orgánica, mientras que en los arcillosos, con peligro de estancamientos hídricos, es conveniente la sistematización hidráulica del terreno mediante la apertura de surcos entre las filas.

Clima



La planta se adapta perfectamente bien a en climas subtropicales y templados (Ver Tabla); es sensible a las temperaturas muy elevadas y a la excesiva sequedad del aire.

a521.gif


Características exigidas para fines comerciales



Por lo que se refiere a los frutos, teniendo en cuenta las exigencias comerciales y el gusto de los consumidores, deben tener los siguientes requisitos:

- Tamaño grande y homogéneo.
- No ser excesivamente largos.
- Jugosos y carnosos.
- Con aromas típicos de la feijoa.
- No ser ásperos.
- Piel lisa y con la coloración típica (la piel de color púrpura o azul hace al fruto no agradable al consumidor).
- Deben ser resistentes a las temperaturas elevadas.
- Deben ser idóneos para la conservación en frío.

a522.gif

REPRODUCCIÓN



Semilla



Da como resultado plantas que no reproducen los caracteres de la planta madre, por lo que hay que recurrir al injerto con la variedad que se quiere cultivar. Las plantas procedentes de semilla entran en producción al cuarto o quinto año de edad.
Las semillas, que conservan su poder germinativo durante mas de un año, se deben tomar de los frutos mejores y perfectamente maduros. Una vez extraídos de la pulpa, se lavan varias veces con agua, se poner a secar a la sombra y se conservan en recipientes resguardadas de la humedad. La siembra se debe hacer en semillero o en terrinas, sobre mantillo bien molido, suelto y rico en materia orgánica. En ambos casos es necesario asegurar al substrato de siembra un buen drenaje. La cantidad de semilla a emplear es de 1.5 gramos (unas 675 a 750 semillas) por metro cuadrado.

Cuando las plántulas obtenidas tienen el segundo par de hojas, se trasplantan a macetas de 8 cm de diámetro donde permanecen hasta que alcanzan la altura de 10 cm; en ese momento se trasplantan a macetas mas grandes. Los cuidados exigidos por las plántulas en el semillero o en vivero son: riegos, escardas y despimpollado. El despimpollado debe hacerse con cierta frecuencia para evitar que el crecimiento de los hijuelos incida negativamente en el desarrollo del eje principal; estos rebrotes o hijuelos deben eliminarse en estado herbáceo.
Injerto

Es una técnica a la que hay que recurrir cuando se está en presencia de plántulas obtenidas por semilla o cuando se quiera cultivar una variedad diferente de la que se han obtenido los barbados y también cuando se quiera sustituir un cultivar en una plantación adulta.
Los tipos de injerto que mejor responden en la feijoa son el de hendidura total y el inglés o de lengüeta. En los dos casos es por tanto necesario que tanto el patrón como la púa tengan el mismo diámetro; los mejores resultados se obtienen cuando dicho diámetro es de 7 u 8 mm (Gráfico siguiente).

La época de realización del injerto es el mes de marzo. En las púas, que deben tomarse de ramos de un año, se deben dejar dos hojas. El injerto puede hacerse tanto antes como después de la plantación de las plántulas. El punto del tallo en el que se hace el injerto debe estar a unos pocos centímetros del suelo (10 a 15).

a523.gif

Estaca


La feijoa ha demostrado que puede vegetar de manera satisfactoria y que puede proporcionar buenos resultados productivos aun cuando su sistema radicular no proceda de
semilla. Por ello es preferible propagarla por estaca ya que si ésta se toma del cultivar previamente elegido para constituir la plantación, se elimina así la práctica del injerto.

a524.gif

Los mejores resultados con estacas tomadas de ramos semiherbáceos, las estacas deben ser de una longitud de 10cm y deben quitársele las hojas basales y algunas apicales para reducir la transpiración. Para conseguir el enrazamiento se pone, inmediatamente después de cortarlas, en un buen mantillo tras haberlas sometido a un tratamiento con hormonas rizógenas (ácido indolbutírico, IBA).

Pueden cortarse estacas y ponerlas a enraizar en los meses de noviembre a febrero. Se toman las estacas de la parte baja de las plantas más robustas; cada estaca debe tener tres nudos y dos hojas. Después de tratadas con IBA a 2000 ppm, se ponen a enraizar en un substrato con calor de fondo a una temperatura de 21°C en invernadero y remojadas periódicamente. Después de 8 a 12 semanas, ya enraizadas, se transplantan a macetas de PVC o se plantan directamente en campo si las condiciones climáticas y las del terreno lo permiten.


PLANTACIÓN



Preparación del Terreno



Antes de destinar el terreno al cultivo de la feijoa es necesario hacer un análisis para determinar sus condiciones físico-químicas, con el fin de establecer si es idóneo o no para albergar esta planta y decidir como consecuencia las intervenciones eventualmente necesarias (abonados orgánicos y minerales, enmiendas, correcciones, etc).

La aportación de materia orgánica es muy importante sobre todo cuando nos encontramos en presencia de terrenos Depauperados, faltos de humus. El terreno debe ser preparado preferiblemente mediante una labor profunda de subsolado, con el fin de airearlo, mullirlo y asegurar un buen drenaje de agua de lluvia y de riego, así como su almacenamiento en las capas mas profundas del terreno durante el periodo de lluvias.

Abonado de Fondo



El abonado de fondo tiene por objeto aportar al terreno materia orgánica y elementos minerales para llevar la fertilidad de base a niveles adecuados a las exigencias de la feijoa. El abonado orgánico se hace preferentemente con estiércol bien maduro, enterrado con una labor que no debe superar la profundidad de 40 ó 50cm. Las cantidades a aportar varían según la cantidad de humus que hubiera en el terreno. En caso de que sea difícil conseguir el estiércol se puede emplear otro abono orgánico similar.

En el abonado químico deben suministrarse fósforo y potasio que se enterrarán con el estiércol, las cantidades estarán en relación con los resultados de los análisis químicos del terreno.


Desinfección del terreno



No se  considera necesario recurrir a la fumigación del terreno con productos nematocidas para combatir los nematodos gallígenos; en terrenos muy infectados es aconsejable intervenir empleando dichos productos a la dosis de 600 u 800 Kg por hectárea, antes de la plantación.

Plantación



Después de haber preparado el terreno, se abren hoyos de 40 cm de diámetro y otros tantos de profundidad en los que se ponen las plantas. Las plantas de feijoa deben plantarse en el terreno a la misma profundidad que tenían en la maceta.
Conviene recordar que para conseguir resultados satisfactorios de una plantación de feijoa, es necesario que las plantas sean de la misma edad y de desarrollo homogéneo, por tanto, la plantación se hace con plantas coetáneas.
Marco de Plantación

En terrenos arenosos el marco aconsejable es de 4 m en la fila y de 5 m entre filas, lo que da un número de 500 árboles por hectárea; en suelos arcillosos es conveniente reducir a 4 m la distancia entre filas manteniendo los 4 m de separación dentro de la fila, lo que da 625 plantas por hectárea.

a525.gif

Autor:

Natalia Henao Aldaz





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License