Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Guaymíes o Ngöbés parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Análisis antropológico. Índigeneas. Población. Geografía. Subsistencia. Caza. Agricultura. Pesca. Arte. Vivienda. Organización social. Medicina. Ritos



1. POBLACIÓN Y UBICACIÓN GEOGRÁFICA



De acuerdo al Censo de 1990, la población de los Guaymíes o Ngöbé, asciende a 123,626, constituyendo el mayor grupo indígena que habita en la República de Panamá, el cual es de origen Chibcha. Los guaymíes son descendientes de las tribus indómitas de Natá, Escoria, Urracá, París. Son de contextura fuerte, su piel es obscura , nariz achatada, labios gruesos y pelo lacio. En la historia panameña sobresale el cacique Guaymí ” Urracá ” como hábil guerrero. Este símbolo de valentía mantuvo y desafió a los mejores capitanes del monarca Carlos V , mantuvo en jaque y derrotó a personajes como : Pizarro, Hernando De Soto, Espinosa. Por ello existen en Panamá monumentos erigidos en su memoria.
Esta población se encuentra radicada en el área oeste del Istmo de Panamá, en las actuales provincias de Chiriquí (Distritos de Tolé, Remedios, San Félix y San Lorenzo), Bocas del Toro (Distritos de Chiriquí Grande y Bocas del Toro) y Veraguas (Distrito de Santa Fe, Cañazas y Las Palmas), en un área de 6,747 kilómetros cuadrados. Estos distritos, presentan una geografía de tipo montañosa.

En esta amplia expansión geográfica-política, habitan igualmente una apreciable pluralidad de situaciones ecológicas. En la zona montañosa de Tabasará compartida por Chiriquí y Bocas del Toro; en las Sabanas deforestadas y onduladas de Veraguas y en asentamientos ribereños en Cricamola y Changuinola, como también en el hábitat insular costero de la Laguna de Chiriquí en Bocas del Toro, el indio Guaimí ha desarrollado una adaptación al hábitat al cual las contingencias históricas y políticas lo han marginado.
Si bien se trata básicamente de una misma cultura, producto final de una amalgama de tribus emparentadas lingüística y culturalmente, la misma ofrece algunas variantes determinadas por las circunstancias ecológicas y también por el distinto grado de aculturación. Las relaciones que han mantenido históricamente algunos grupos, su contacto eventual o mantenido con ciertos grupos no guaymíes, han motivado algunos rasgos diferenciados. Por ejemplo, los que habitan las depauperadas sabanas veragüenses, en franco proceso de ladinización, contratan con los grupos más conservadores de las zonas altas de Chiriquí y Bocas del Toro.

Los fenómenos laborales, la vinculación ya histórica a las compañías fruteras y la participación política en virtud de la nueva estructura de representatividad nacional se ha hecho más efectiva y agresiva, están constituyéndose en factores de cambio acelerado. Algún brote nativista ocasional, como el muy conocido de Mama Chi, no ha logrado transformarse en un contrabalance del imparable mecanismo aculturativo. La reciente filiación de líderes de la juventud guaymí a los movimientos pan-indigenistas en boga actualmente en boga actualmente en el mundo, parecen responder más a un enfoque tercermundista que a una tentativa de pervivencia étnica.

2. TECNOLOGÍAS DE SUBSISTENCIA



2.1. Agricultura:



Es la agricultura, al igual que en los otros grupos indígenas panameños, la base fundamental de la economía guaymí. Tanto en la zona pedemontana y propiamente montañosa del Tabasará, como en la región costera y riberina en Bocas del Toro, como también en las sabanas veragüenses, la producción agrícola oscila de la escala de subsistencia, a la ubicación de pequeños excedentes que se ubican en los pueblos “latinos” o no indios vecinos. Lo mismo ocurre en algunas de las islas de la Laguna de Chiriquí, Provincia de Bocas del Toro, donde se comparte la tierra cultivable con la vecindad de familias de “criollos” (mestizos de origen afro antillano).
Las especies más cultivadas, con fines de consumo familiar, son:

103440.gif

2.2. Domesticación de animales:



En lo relativo a la domesticación de animales, la necesidad de proteína animal para el consumo familiar lleva a los guaymíes a criar gallinas, patos y pavos; animales de corral como los cerdos deambulan libremente en torno a la casa, junto a las aves. No parece existir, como patrón tradicional, ningún sistema de crianza y custodia de estos animales y sólo recientemente en algunas cooperativas organizadas por individuos emprendedores se observa la aplicación de algunas reglas de crianza tendientes a garantizar una producción lucrativa para el consumo y la venta. El caso de la cría de ganado vacuno y equino es distinto, pues se trata de un tipo de cría preferencial y que establece un status social alto, por la derivación económica de su venta, lo cual parece tratarse de una adopción o préstamo cultural bastante reciente, de escasamente un siglo. No acostumbran ordenar las vacas ni procesar la leche. Los caballos se utilizan primordialmente para el transporte y acarreo, destinándose los buenos ejemplares para la venta.

2.2. Cacería:



Todavía se practica, aunque su éxito depende del hábitat y nicho ecológico. Los tiempos de la cacería de venado, en la región veragüense, han quedado atrás. Animales de corta alzada, como conejos, iguanas, son las presas frecuentes. En cambio, en la región bocatoreña, todavía las generosas especies de venado, ñeque, saíno, puerco de monte y conejo pintado, merodean y al indio le es posible abatirlas. Los instrumentos de cacería tradicionales son diversos tipos de arcos y flechas, algunas de estas últimas, arponadas, aunque en los últimos años se ha impuesto el uso de la escopeta.

2.3. Pesca:



Tiene mayor importancia en Bocas del Toro, siendo necesario diferenciar las diversas tecnologías usadas para la pesca de peces y tortugas. En la pesca de peces, el arponeo es el sistema común, admirablemente desarrollado, pues los arpones son de tres puntas y logran así gran cantidad de peces. La pesca marítima s principalmente tarea de los hombres, siendo que mujeres y niños sólo incursionan en ríos poco caudalosos.
La pesca de tortugas, tradicional e histórica en la región, se realiza con arpón y con redes. Tanto la tortuga carey como la verde son perseguidas por su carne y sus huevos, incluso se vende a buen precio a los barcos que llegan a la región.

Entrevista hecha al Profesor ANTONIO CORTES, Antropólogo



“Dentro de la concepción del matrimonio, se prohíben las uniones de primer grado de consanguinidad; también las de segundo grado son prohibidas, hermano-hermana, eso no es posible.
“Gnobe y Buglé son etnias diferentes, étnicamente y fenotípicamente también son diferentes. Pero ellos se identifican y entre ellos puede haber uniones.
“Lo que no se permite es la unión de una Gnobe o Buglé se una o se case con un guaba, como que la gente dice, esto no puede ser, sólo puede darse en casos muy excepcionales.
“En ninguna de estas etnias, en ninguna de estas sociedades, es bien visto un matrimonio de un guan con gnobe/buglé, uaunan, emberá, no es posible; aunque ya se está corrompiendo los que están viviendo acá en “boca-trampa”, que muchas veces venden las mujeres, como tienen cuatro o cinco, entonces venden una. Se las dan, allá Usted si la compra. Entonces eso ha venido a constituirse un problema graves”

3. TECNOLOGÍAS VARIAS



3.1. Cerámica:



Se trata de una tecnología que hoy casi ha desaparecido entre los guaymíes. Sin embargo, su desaparición ha sido reciente. La facilidad de obtener, mediante el comercio, ollas de hiero o aluminio, ha sido, sin lugar a dudas, la causa del abandono de la técnica.

3.2. Tejido:



Se trata, igualmente, de una tecnología desaparecida en época reciente. Si bien no ha logrado sobrevivir el tejido en telar, una importante tecnología de tejido a mano, aplicado a la confección de bolsas, sí subsiste, con éxito, y con derivación comercial. Se trata de la confección de “chácaras” o bolsas hechas con “pita.” Esta es una fibra que se obtiene por el retorcido de una planta, Aechmea magdalenae. También se usa la “cabuya”, como sustituto.
En el retorcido de la fibra, que hacen las mujeres rodándolo sobre el muslo, se utiliza una especie de polvo blanco obtenido de la resina llamada “caraña”, de amplio y diversificado uso entre los guaymíes, y que en este caso ayuda a darle consistencia y cohesión a la fibra. Se usan colorantes vegetales para teñir de rojo, negro y amarillo, los hilos. Algunas indias han iniciado el uso de añilinas. Las chácaras son de diversos tamaños, que va desde pequeñas bolsitas que pueden ser usadas para guardar dinero o tabaco, hasta grandes bolsas donde se transportan productos agrícolas, animales de corral y hasta niños.
Entre las actividades artesanas, encontramos en este grupo, la confección de “chácaras” o bolsas que confeccionan las mujeres. Tal vez son mejor conocidas las “Chaquiras”, collares hechos con cuentas, conchas y huesos, de vistosos colores y diseños geométricos.

103441.jpg

Chaquira confeccionada por los Ngobé o Guaymíes



La chaquira es utilizada tanto por los hombres como por las mujeres, en especial, durante las grandes fiestas.

3.3. Tela de corteza:



Esta técnica, posiblemente antes más sofisticada, persiste aún hoy en los vestidos infantiles y en prendas interiores femeninas. La laboriosa técnica, faena femenina, va desde la consecución de la corteza del árbol, su procesamiento, mojándola y golpeándola, hasta su etapa final de textura suave y esponjosa.

4. VIVIENDA



Los mismos constituyen caseríos (conjuntos entre 2 a 6 casas) ocupadas por personas que provienen de un mismo vínculo de sangre. Las viviendas son de diseño circular, construida directamente en el suelo.
Hoy, se aprecian cambios aculturativos en el diseño de la vivienda, como en la adopción, cada vez más usual, de los núcleos de viviendas a modo de pequeñas aldeas.
En Chiriquí, desde los primeros años del presente siglo se ha observado una tendencia a la formación de pequeños caseríos. Estos, no suelen tener por los general más de siete o diez casas, y se trata de viviendas de familias emparentadas.

Entrevista hecha al Profesor ANTONIO CORTES, Antropólogo



“En cuanto a la organización económica, generalmente los vemos (a los gnobe y buglé) trabajando en los cafetales, allá en Boquete, en Chiriquí, obviamente. También los vemos en los bananales, trabajando en Chiriquí,en Chiquita Banana.
“También los vemos trabajando en las diversas zafras, en Coclé y Veraguas.
“Como podemos ver, ellos han sido reducidos a peones asalariados; mal que bien, practican una agricultura de subsistencia. En realidad, si comparamos el desarrollo de la sociedad panameña con el desarrollo de esas sociedades, ellos están en el período neolítico. Están sumamente atrasados. Por eso es que vemos que, por lo general, los niños viven desnutridos,porque ellos han sido corrompidos: les venden el licor y, obviamente, toman demasiado, lo cual perjudica enormemente a los niños.
“Ahora, mal que bien, algunas mujeres, por la influencia de las misiones, hacen “chaquiras” para venderlas a los guanas y así ayudan en la economía familiar.”
En Veraguas se ha reportado como tradicional la vivienda circular y techo cónico, a la que añade el uso de “paja peluda” para forrar las paredes por donde fácilmente se cuela “el frío ventarrón”. En torno a las casa de vivienda, tanto en Chiriquí como en Veraguas, se hallan algunas estructuras sin paredes donde instalan fogones, además existente en el interior de la casa. En relación a esto, se ha señalado que la existencia de dos fogones corresponde a los criterios de tabú en vinculación con la enfermedad, la preñez y la menstruación. De acuerdo con ello, el fogón utilizado en la circunstancia mencionada se denomina “nío-gua-boin” mientras que el de uso común se llama níogua-kói.

En Bocas del Toro, en la región costera, la vivienda guaymí, característica sobre pilares y tiene generalmente un plano rectangular. El techo, de igual forma, se hace por lo general con palmas y el piso con troncos de palma partidos. Se sube a la vivienda por una escalera monóxila, tallada en escalones. En algunas islas de Bocas del Toro es frecuente encontrar techos de zinc, ya que la palma guágara (Sabal allenii) se encuentra cada vez menos; también es común encontrar paredes hechas de tablones, los que se compran en los aserríos de Bocas del Toro. En el río Cricamola, las viviendas guaymíes que se encuentran orillando e río o a distancia del mismo siguen el patrón de erección sobre pilares, aunque allí las paredes se hacen con caña blanca y el techo con “guágara”.

El mobiliario de la vivienda, está reducido a las plataformas que se adosan a las paredes y que, cubriéndolas con un cuero de vaca, sirven para dormir; algún banco ocasional fabricado burdamente de un pedazo de tronco, y en algunos casos, una hamaca. En el interior de las viviendas se encuentran siempre el “jorón” o ático, donde se guarda la cosecha. Numerosas chácaras penden por doquier, guardando pertenencias y alimentos, y en muchos casos oficiando a modo de cuna para los infantes.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License