Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Ejecución de naves industriales parte 3 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




CAPITULO 06.   ALBAÑILERÍA.



- Medición deduciendo huecos mayores de 3.00m2.



Se medirá descontando únicamente aquellos huecos cuya superficie de 3.00m2. Lo que significan que se medirán como partidas independientes: la formación de dinteles, la formación de mochetas y los recibos de cercos o precercos, según se trate, de los huecos que hayan de deducirse y que se medirá a cinta corrida, es decir, como si no existieran huecos, las superficies ocupadas por huecos, de superficie igual o menor de 3m2. Por lo que, en compensación, no se medirán las partidas referidas que correspondan a estos huecos.

A los efectos anteriores, se entenderá como hueco, cuando el mismo tiene mochetas y dintel para puerta o ventana. Por lo que de tratarse de un vacío en la fábrica sin dintel, antepecho ni carpintería se deducirá siempre el mismo, al medir la fábrica, sea cual fuere su superficie.

No se deducirán, en ningún caso, las zonas ocupadas por cobijados de cámaras de aire, capialzados de persianas, mochetas y dinteles; es decir, sólo se considerarán las dimensiones de los huecos de fábrica previstos para la carpintería, cuando hayan de descontarse de éstos.

En los casos de intersecciones de fábricas, con cerramientos de fachadas con pilares, resueltas con empachados de las caras exteriores de los pilares, la fábrica del cerramiento se medirá corrida, por delante de los pilares y, en compensación, no se medirán los empachados referidos.

En el supuesto de cerramientos de fachadas formados por fábrica exterior, cámaras de aire y hoja interior de trasdosado. Donde las dos hojas, en lugar de apoyar directamente en el forjado, apoyen en una o dos hiladas de regularización que abarquen todo el espesor del cerramiento, al efectuar la medición de las partidas correspondientes a cada hoja se tomará la cota de altura desde el forjado y, en compensación, no se medirán las hiladas de regularización.

- Medición a cinta corrida.



Se medirán los parámetros verticales de cerramientos o particiones como sino existieran huecos. Por lo que al no deducir ningún hueco, en compensación de medir hueco por macizo, no se medirán las partidas de dintel, mochetas y recibidos de cercos o precercos, tanto de los huecos exteriores como interiores.

La medición correspondiente a forrados interiores de bajantes, conductos de ventilación, pilares u otros elementos análogos y de faldones o repisas de bañeras, en su caso, se incluirán en la medición de las partidas de particiones interiores de que se trate (citara, tabicón, tabique, etc.).

- Medición en proyección horizontal de fuera afuera.



Se efectuará la medición de los distintos planos horizontales; obtenidos mediante la proyección de los puntos delimitadores de la cubierta o elemento de que se trate, según la planta de forjado, tomando las cotas de cara exterior a cara exterior de elementos tales como hastiales, aún cuando no formen parte de las formaciones de pendientes y se consideren como objeto de otras partidas independientes. No se considerarán los vuelos de los elementos de cubrición, en los aleros, sobre el forjado o elementos donde apoye la formación de pendientes. Se deducirán los huecos o pasos cuya superficie sea superior a 1m2.

- Medido en verdadera magnitud por el intrados.



Se medirá el desarrollo total del arco aboveda según se trate, por el intrados, partiendo de los arranques.


- Medido según la arista de la intersección entre huella y tabica.



Por cada peldaño se medirá la longitud correspondiente a dicha intersección.

- Medida la longitud ejecutada.


Se medirá la longitud efectivamente realizada. En el caso de dinteles o cargaderos corresponderá al ancho del hueco más las entregas en los apoyos.

- Medido según la luz libre del hueco.



La medición se realizará considerando el ancho del hueco de fábrica.

- Medida según la altura libre del hueco.



Medición, por cada mocheta de hueco, de la altura del mismo, según la medición de carpintería.

- Medido según medición de carpintería


Se medirá la superficie que resulte de tomar las dimensiones de fuera afuera del precerco, o del cerco, cuando no se disponga del anterior, de la carpintería a recibir.

- Medido en verdadera magnitud.


Se medirá según las dimensiones de los planos horizontales o inclinados que resulten, siguiendo las líneas de máxima pendiente y deduciendo todos los huecos.

- Medida la superficie ejecutada.



Se ejecutará la medición de la superficie realmente ejecutada, según los planos, lo que implica deducir todos los huecos o zonas no ejecutadas.

CAPITULO 07.   CUBIERTAS.



- Medición en proyección horizontal deduciendo los huecos mayores de 1m2.



Se medirán los distintos planos horizontales que delimitan los faldones, comprendidos entre caras inferiores de pretiles y líneas exteriores de bordes libres, descontando los huecos y elementos que sobresalen de la cubierta, cuya superficie será mayor de 1m2.

Se medirán como partidas independientes los encuentros y bordes libres que delimiten independientes los huecos o elementos que sobresalgan de la cubierta.

En el supuesto de vertido de faldones o canalones, se deducirá la superficie ocupada por dichos elementos.

- Medición en verdadera magnitud deduciendo huecos mayores de 1m2.



Se medirá la superficie inclinada de los faldones descontando los huecos y elementos que sobresalen de la cubierta, cuya superficie sea mayor de 1m2.

Se efectuará la medición desde las líneas exteriores de bordes libre y aleros, hasta las líneas de intersección de faldones.

Se medirán como partidas independientes los encuentros y bordes libres que delimitan los huecos o elementos que sobresalgan de la cubierta.

- Medida en verdadera magnitud.



Se efectuará la medición según la longitud real.

- Medida la unidad ejecutada.



La medición se efectuará cuantificando el número de unidades ejecutadas.

CAPITULO 08.   INSTALACIONES.



- Medida de longitud ejecutada.



Medición según desarrollo longitudinal resultante, considerando, en su caso, los tramos ocupados por piezas especiales.

- Medida la unidad ejecutada.


La medición se efectuará cuantificando el número de unidades ejecutadas.

- Medida la superficie desarrollada, las curvas por el radio mayor y las reducciones según la sección mayor.



Medición según la superficie desarrollada.


CAPITULO 09.   AISLAMIENTOS.


-

Medida la superficie ejecutada.



Se medirá la superficie realmente ejecutada, una vez deducidas todas las superficies en las que no se disponga aislamiento. Las posibles vueltas de los aislamientos en los encuentros, se medirán en su verdadero desarrollo.

- Medida la superficie ejecutada en proyección horizontal.



Se efectuará la medición de los distintos planos en proyección horizontal deduciéndose todas las superficies donde nos disponga aislamiento.

- Medida la superficie ejecutada por su desarrollo.



Medición según el desarrollo de la superficie real ejecutada.

- Medida la longitud ejecutada.



Medición según desarrollo longitudinal real ejecutado.

- Medido el volumen teórico lleno.



Será el volumen resultante de considerar las dimensiones especificadas en planos de los espacios rellenos.

CAPITULO 10.   REVESTIMIENTOS.



- Medida la superficie ejecutada.



Se medirá la superficie ejecutada, una vez deducidas todas las superficies en las que no se disponga revestimiento. Las piezas intermedias o de remates dispuestas en los revestimientos, podrán ser objeto de medición independiente en las partidas correspondientes, en cuyo caso se deducirá la superficie ocupada por dichos elementos al medir los revestimientos de que se trate.

- Medido deduciendo huecos mayores de 0.25m2.



Se medirá la superficie ejecutada, una vez deducidas las superficies no revestidas mayores de 0.25m2. Por lo que en compensación no se medirán los posibles recercados de los huecos no deducidos.

- Medido deduciendo huecos mayores de 0.50m2.



Se medirá la superficie ejecutada, una vez deducidas las superficies no revestidas mayores de 0.50m2. Por lo que en compensación no se medirán los posibles recercados de los huecos no deducidos.

- Medido a cinta corrida.



Se efectuarán la medición sin deducir ningún hueco, compensado con ello los revestimientos de mochetas, fondo de dinteles y ejecución de aristados, midiendo desde las líneas donde empiece el enfoscado.

En los casos de vacíos practicados en las paredes de suelo a techo; se deducirán los mismos y se incluirá en la medición de la partida el posible revestimiento de las mochetas, pilares aislados, etc. En el supuesto de enfoscados de parámetros verticales interiores, la altura se medirá desde la arista superior del rodapie, zócalo o elemento donde arranca el enfoscado.

- Medido a cinta corrida desde la arista superior del rodapie.



La medición se efectuará considerando la altura desde la arista superior del rodapie, zócalo o líneas de arranque de revestimiento y sin deducir ningún hueco.

- Medido a cinta corrida con desarrollo de vigas.



Significa efectuar la medición sin descontar ningún hueco y considerar los resaltos o cuelgues de vigas por su desarrollo, midiendo desde las líneas donde empieza el revestimiento.

En el caso de guarnecidos y enlucidos en cajas de escaleras, se incluirán en la medición de la misma partida, todos los parámetros verticales, horizontales o inclinados que se encuentren dentro del ámbito delimitado  por la caja de escalera.

- Medido según la arista de intersección entre huella y tabica.



Para cada peldaño se medirá la longitud correspondiente a dicha intersección.

- Medida la longitud ejecutada.



Se medirá la longitud ejecutada, una vez deducidas las longitudes no revestidas.

- Medido según la anchura libre del hueco



La medición se efectuará tomando el ancho del hueco entre mochetas.

- Medida la unidad ejecutada.



La medición se efectuará cuantificando el número de unidades ejecutadas.


CAPITULO 11.   CARPINTERÍA Y ELEMENTOS DE SEGURIDAD Y PROTECCIÓN.


- Medido de fuera afuera del cerco.



Se medirá la superficie de fuera afuera del cerco.

- Medido de fuera afuera del precerco.


Se medirá la superficie de fuera afuera del precerco.

- Medido de fuera afuera.



Significa efectuar la medición según las dimensiones del rectángulo capaz mínimo en el que se pueda inscribir la proyección de la reja.


- Medida la longitud ejecutada


.
Medición según desarrollo longitudinal resultante.

- Medido según la superficie del hueco.



Se efectuará la medición tomando las dimensiones del hueco de fábrica.

- Medida la longitud vista ejecutada.



Medición sólo de la parte vista resultante.

CAPITULO 12.   VIDRIERAS Y ELABORADOS SINTÉTICOS.


- Medida la superficie acristalada en múltiplos de 30mm.



Significa medir cada pieza de vidrio con sus medidas reales, redondeando por exceso a múltiplos de 30mm.

Cuando se trate de piezas de formas no rectangulares, se medirán según las dimensiones del rectángulo capaz mínimo en el que se pueda inscribir la pieza a medir, redondeando a partir de tales dimensiones.


- Medida la superficie acristalada en múltiplos de 25cm en longitud y 10cm en anchura.



Medición pieza a pieza con sus medidas reales, redondeadas por exceso, la longitud a múltiplos de 25cm y el ancho a múltiplos de 10cm.

Para piezas no rectangulares se seguirá el criterio marcado anteriormente.


- Medida la superficie acristalada en múltiplos de 25cm en longitud y 26cm en anchura.



Se medirá cada pieza con sus medidas reales, redondeadas por exceso, la longitud en múltiplos de 25cm y la altura en múltiplos de 26cm.

- Medida la superficie total ejecutada, comprendida entre los elementos de sustentación.



Se efectuará la medición de la superficie realmente ejecutada, entre caras exteriores de los elementos de sustentación, según planos, lo que significa deducir todos los huecos y espacios no acristalados.

- Medida la superficie empanelada.



Medición de la superficie realmente ejecutada.

- Medida la superficie ejecutada según dimensiones normalizadas.



Medición según las dimensiones de las hojas normalizadas.

- Medida la superficie ejecutada.



Medición de la superficie realmente ejecutada.

CAPITULO 13.   PINTURAS.


- Medida la superficie ejecutada.



Significa que se medirá lo realmente ejecutado, según planos; lo que implica deducir todos los huecos o zonas no pintadas e incluir las superficies de mochetas, y fondos de dinteles que vayan tratados de igual forma.

- Medido a cinta corrida.


Se medirá sin deducir ningún hueco, compensando con ello la pintura de mochetas y fondo de dinteles, en su caso.

- Medido a dos caras.



Significa duplicar la medición de las partidas de carpintería correspondientes, siempre que ambas caras vayan tratadas con la misma pintura, en caso contrario se medirá a una sola cara, cada partida diferente.

- Medido a dos caras de fuera afuera del tapajuntas.


Se multiplicará por dos la superficie de una cara, medida de fuera afuera del tapajuntas, siempre que las dos caras vayan tratadas de forma igual, en caso contrario, se medirá una sola cara. En el caso de pinturas de capialzados de persianas sólo se considerará la superficie pintada de los mismos.

- Medido a tres caras.



Se efectuará la medición, multiplicando por tres las superficies medidas a una sola cara, de fuera afuera, de los elementos de cerrajería correspondientes.


- Medido a cinta corrida descontando huecos mayores de 1m2.



Sólo se deducirán los huecos cuya superficie sea mayor de 1m2, por tanto, se medirán a cinta corrida los de superficie igual o menor a la indicada.


- Medido en peso nominal de los elementos estructurales pintados.



Igual medición que los elementos estructurales que se hayan pintado, siguiendo el criterio marcado para medir éstos.

15.3.-Orden de prelación.



El orden de prevalencia a seguir, en cuanto se refiere a los criterios de  medición a aplicar, en casos de dudas, indefiniciones, omisiones o contradicciones entre distintas partes o documentos del proyecto, será el siguiente:

1º. Pliego de Prescripciones Técnicas Particulares del Proyecto.

2º. Descripciones de los precios unitarios del Proyecto.

3º. Pliego de Prescripciones Técnicas; de la Dirección General de Arquitectura y Vivienda de la Consejería de Obras Públicas y Transportes; de la Junta de Andalucía.

4º. Criterios marcados en el Banco de Precios que han servido de referencia para redactar los precios del Proyecto.

5º. La forma seguida en las mediciones del Proyecto.

16.-CRITERIOS DE VALORACIÓN.



16.1.-Prevalencia de las condiciones contractuales.


Con respecto a los criterios de valoración a considerar, con vista al abono y liquidación de las obras, elaboración de precios contradictorios, valoración de unidades de obra incompleta y para cualquier otra incidencia económica que pudiera suscitarse durante la ejecución o la terminación de las obras, tendrá carácter prevalente lo establecido en las condiciones y acuerdos contractuales. No obstante, en defecto de tales condiciones o como complemento de las mismas y en cuanto no se contradigan, se considerarán las que se desarrollan a continuación.


16.2.-Orden de prelación entre documentos del proyecto.


A los efectos anteriormente señalados; y en cuanto se refiere a los componentes y a las características cualitativas y cuantitativas definidas para cada unidad de obra, tendrá carácter prevalente las descripciones de los precios unitarios, a través de sus epígrafes correspondientes, considerándose completadas y complementadas con las que, para las mismas unidades, figuren en partidas del presupuesto, con lo especificado en los planos de conjunto y detalle y con lo descrito en el Pliego de Prescripciones Técnicas Particulares.

En el caso de dudas, omisiones o indefiniciones en las descripciones de los  precios unitarios y ante posibles contradicciones entre los documentos o partes del proyecto, el orden de prelación a seguir será el siguiente:

1º. Presupuesto.
2º. Planos de detalle.
3º. Planos de conjunto.
4º. Memoria.

En cuanto se refiere a la estructura de costes a aplicar, conceptos y gastos incluidos en los precios, cálculo y determinación de precios y componentes y ámbito de aplicación de los precios del proyecto, tendrán carácter prevalente los criterios que se desarrollan a continuación.

16.3.-Ámbito de aplicación de los precios.



Salvo que las condiciones contractuales establezcan otras estipulaciones; a los efectos económicos con vistas a la valoración para el abono de las obras, los precios unitarios del proyecto condicionarán la ejecución de las unidades de obra correspondiente, de acuerdo con lo definido y descrito en sus epígrafes, completado y complementado con lo especificado en el resto de los documentos del proyecto, sea cual fuere el importe asignado a los mismos y aunque sus descomposiciones, que tendrán mero carácter informativo, presenten errores, omisiones e imprevisiones. Es decir, el contratista estará obligado a realizar la s unidades de obra, según los criterios reseñados y los que se desarrollan a continuación, a cambio de los precios ofertados por él mismo para dichas unidades, según el importe de adjudicación de la obra.

Los precios de los factores productivos, los auxiliares y los unitarios del proyecto; se considerarán válidos, según su definición, para cualquiera que sea el tipo de tecnología o procedimiento que haya de utilizarse para su elaboración o ejecución; se realicen en la propia obra o lleguen a ésta ya elaborados, a menos que en la descripción de los mismos se especifiquen una procedencia concreta o un procedimiento determinado de elaboración o ejecución, en cuyo caso, su ámbito de aplicación se limitará a dichas concreciones.

Los precios de los materiales y productos del proyecto se considerarán válidos para cualesquiera de las marcas comerciales, modelos o denominaciones específicas industriales; que se ajusten a las características técnicas descritas para los mismos y que cumplan con las prescripciones exigidas en el Pliego de Prescripciones Técnicas Particulares, sea cual fuera el lugar, zona o localidad de donde hayan de provenir.

Si en los documentos del proyecto figurase alguna marca, modelo o denominación específica de un producto industrial; para designar a este, habrá de entenderse, salvo que las condiciones contractuales figure otra cosa, que tal mención se constriñe a las calidades y características de dicho producto, pudiendo el contratista utilizar productos de otras marcas o modelos que sean equivalentes, previa aceptación de la Dirección Facultativa.

Aunque no figure expresamente indicado en la descripción de los precios correspondientes; para aquellos materiales  sujetos a normas de obligado cumplimiento promulgadas por la Administración que verse sobre condiciones generales u homologación, habrá que enterderse que su precio presupone la adecuación a tales exigencias, sin perjuicio de las que independientemente puedan establecerse en las prescripciones técnicas del Pliego.

Las expresiones relativas a la calidad de un determinado producto a las que se hiciera referencia en algunas descripciones de unidades de obra, presupone, en todo caso, que habrán de cumplirse siempre los requisitos mínimos de calidad exigidos por las normas que sean de aplicación y por el Pliego de Prescripciones Técnicas Particulares del proyecto.

No obstante, de manera especifica para las griferías, aparatos sanitarios, mecanismos eléctricos u otros productos análogos para los que se describe un grado de calidad determinada, ha de enterderse como “calidad media”, la de tipo estándar, que se encuentra entre las series más económicas de los catálogos comerciales. Por “primera calidad”, la de aquellos productos que se haya en el tramo intermedio, y por “calidad especial”, las de aquellos que, por su tonalidad diseño, acabado, etc., se identifican con las series de lujo o de mayores precios.

Los precios asignados a máquinas, tanto de utilización múltiple, como a las que intervienen de forma directa en la ejecución de unidades de obra, se considerarán válidos para cualquier tipología dentro de la familia a que pertenecen.

16.4.-Conceptos incluidos en los precios.



Todos los trabajos, medios auxiliares y materiales que sean imprescindibles para la correcta ejecución y acabado de cualquier unidad de obra, conforma a las prescripciones establecidas en el presente Pliego y a las normas de buena construcción, se considerarán incluidos en el precio de la misma, aunque no figuren todos ellos especificados en la descomposición o descripción de los precios.

Todos los gastos; que por su concepto sean asimilables a los que forman parte de los costes indirectos; o que, siendo imprescindibles para la ejecución, de la obra o parte de esta, no sean directamente; o que, siendo imprescindibles para la ejecución de la obra o parte de ésta; no sean directamente imputables a unidades concretas, sino al conjunto o a una parte de la obra; se considerarán siempre incluidos en el porcentaje aplicado de costes indirectos y, por tanto, en los precios del proyecto. Por lo que se hallarán comprendidos en dichos gastos, entre otros los relativos a instalaciones y dotaciones provisionales y obras accesorias, de todo tipo, que se precisen para la ejecución de la obra comprendida en el proyecto; cualquiera que sea la forma de suministro o aprovisionamiento, así como los gastos que conlleve la realización de gestiones, pago de tasas, cánones, arbitrios y todo aquello que fuese necesario para su consecución.

En todos los precios unitarios se encuentran comprendidos: los trabajos y actividades relativos replanteos; limpiezas previas: preparación del tajo e implantación de medios precisos para la ejecución; realización de la unidad de obra; repasos de acabado y terminación; limpieza final del tajo; retirada de residuos, escombros, máquinas, herramientas, medios utilizados; y los concernientes al mantenimiento y conservación de la unidad de obra terminada hasta la recepción y entrega de la obra.

En los precios relativos a los productos que han de llegar a la obra, elaborados o semielaborados, se consideran incluidos todos los gastos producidos en taller. También se incluyen en este concepto, la mano de obra requerida para ajustar o reparar en obras las distintas piezas o elementos que, por sus manipulaciones, pudieran sufrir deterioros, así como la relativa a croquizaciones y toma de datos.

En todos los precios relativos a redes, instalaciones, máquinas y equipos o cualquier elemento que lo precise, para verificar su funcionamiento; se considerará siempre que la unidad de obra se entregará instalada, probada y funcionando, por lo que cualquier actividad necesaria para ello, se encuentra incluida en los precios del proyecto, independientemente que, desde la instalación o ejecución de la unidad y su puesta en marcha, pueda transcurrir un tiempo dilatado.

En toda unidad de obra en la que intervengan materiales cerámicos, naturales, hidráulicos, morteros y otros que lo precisen; se considerará incluida dentro de su precio, el coste del agua necesaria para el humedecido o regado de los materiales, así como la del regado previo del soporte, en su caso; y del regado posterior de la pieza o elemento constructivo, una vez terminado, si se requiere. Los precios asignados a los productos comprenden, además de su coste de adquisición, los relativos a la posible mano de obra y maquinaria, que intervenga en las operaciones de descarga y acopio, así como la que, en su caso, participase en carga y transporte hasta la obra del material, si esta se adquiere en fábrica o almacén suministrador; y también, las pérdidas producidas por dichas operaciones.

Las perdidas producidas por todos los conceptos, en todas las operaciones y manipulaciones necesarias, desde los lugares de acopio de los materiales, hasta colocar estos en las unidades de obra; incluso las ocasionadas por la propia ejecución o puesta en obra, están consideradas en los precios unitarios descompuestos, a la hora de determinar las necesidades de dichos materiales.

En los conceptos denominados como “material complementario y piezas especiales” y “pequeño material”, se encuentran englobados todos aquellos materiales que completan la unidad la unidad de obra y son imprescindibles para su correcta ejecución y acabado.

En los costes horarios de la máquina, se considerarán incluidos los gastos relativos a: amortizaciones; combustibles y consumo energético; transportes, cargas y descargas; seguros y reparaciones; repercusión del servidor u operario que la maneja, obras auxiliares que pudieran precisarse para su instalación; permisos y licencias pertinentes y otros costes asociados.

En los precios de mano de obra se incluyen el salario base, los costes sujetos y los no sujetos a cotización por la Seguridad Social, los costes de Seguridad Social y las Gratificaciones Voluntarias.

16.5.-Gastos generales.



Salvo que las condiciones y acuerdos contractuales establezcan otras estipulaciones; se considerará que todos aquellos gastos, correspondientes a conceptos que no intervienen en la ejecución material de la obra y que, por tanto, no figuran entre los costes directos e indirectos, y que se originan para el contratista como consecuencia de su actividad empresarial, en general, o del cumplimiento de las obligaciones del contrato de la obra a que se refiere el proyecto, se considerarán incluidos en el porcentaje de Gastos Generales adoptado en el proyecto.

16.6.-Modificaciones de las unidades previstas en el proyecto.



Cuando fuese necesario introducir unidades de obra no contempladas en el proyecto, o modificar las características cualitativas y cuantitativas de las previstas en el mismo; los nuevos precios, salvo que las estipulaciones contractuales establezcan otras condiciones, se confeccionarán siguiendo la estructura de costes adaptada para los precios del proyecto. De modo que, en cuanto se refiere al cálculo y descomposición de precios, determinación de componentes, conceptos imputables a costes directos e indirectos y conceptos a considerar en los precios de los componentes; se aplicarán iguales criterios que para los precios del proyecto y, en su defecto, los que se establecen, en su caso, en el Banco de Precios del que se hubiesen tomado los precios del proyecto o que hubiere servido de referencia para elaborar estos. Por lo tanto, se tomarán como base para elaborar los nuevos precios, las cantidades de materiales, rendimientos de mano de obra y maquinaria que figuren en las descomposiciones de los precios del proyecto o, en su defecto, en el Banco de Precios a que se refieren estos, siempre que sean adecuados y salvo que se detecten errores en los mismos.

Cuando la empresa constructora proponga, en su caso, a la Dirección Facultativa, la sustitución de una unidad de obra por otra, que reúna mejores condiciones o el empleo de materiales de mayor calidad que los previstos en el proyecto; y la Dirección Facultativa estimase aceptable, aunque no imprescindible la mejora propuesta; podrá autorizar la misma, correspondiendo aplicar los precios previstos en el proyecto.

En el caso de que el contratista decidiese libremente mejorar cualquier unidad de obra, sin contar con la preceptiva autorización previa, con independencia de que venga obligado a su demolición y reconstrucción si así se le ordena, se aplicarán los precios previstos en el proyecto.

En el supuesto de unidades de obras ejecutadas de forma defectuosa o que no cumplan estrictamente las prescripciones establecidas para las mismas en el proyecto; si la Dirección Facultativa estima, de acuerdo con la propiedad; que pueden ser admisibles, con la rebaja que corresponda en los precios de la misma, el contratista vendrá obligado a aceptar los precios rebajados, fijados por la propiedad, a no ser que prefiera demoler, reparar y reconstruir las unidades afectadas por su cuenta y con arreglo a las condiciones del proyecto.

16.7.-Relaciones valoradas.



Las relaciones valoradas que, en su caso, hayan de realizarse para efectuar el pago de la obra ejecutada, durante su ejecución o la terminación; con vista a las certificaciones y liquidación, se llevarán a cabo según estipulen las condiciones y acuerdos contractuales. No obstante, en defecto de tales condiciones o como complemento de las mismas, se seguirán los criterios siguientes:

A la medición de las partidas correspondientes, realizada según lo establecido en el pliego de prescripciones técnicas particulares, se aplicaran los precios unitarios del proyecto y los que se hubiesen acordado para las unidades de obra no previstas en el mismo; teniendo en cuenta lo previsto al respecto en las condiciones contractuales y en el presente Pliego.

Al resultado de la valoración, así obtenida, se le aumentarán los porcentajes de Gastos Generales y Beneficio Industrial, adoptados en el presupuesto del proyecto; la cifra que resulte se multiplicará por el coeficiente de adjudicación, deducido de comparar el presupuesto de contrata del proyecto con el importe de adjudicación de la obra. Finalmente, el importe obtenido se incrementará en el porcentaje de I.V.A. correspondiente.

16.8.-Valoración de unidades de obras incompletas.


En el supuesto de que fuese necesario valorar unidades de obra que no se encontrasen completamente terminadas; si las estipulaciones contractuales no establecen criterios al respecto, se tomarán, como base, las cantidades de componentes que figuren en la descomposiciones de los precios unitarios del proyecto y, en su defecto, las completadas en el Banco de Precios del que se hayan tomado éstos; salvo que se adviertan errores, defectos u omisiones en la obra ejecutada, siguiendo los criterios de la estructura de costes adoptada para los precios del proyecto.

Los precios de aplicación a dichos componentes serán los asignados a los mismos en las descomposiciones de precios unitarios.

A partir de los resultados obtenidos, según el criterio anterior, se seguirá el procedimiento señalado para las relaciones valoradas.

En los casos de rescisión de contratos, donde hubieran de valorarse los conceptos de costes indirectos, se tomarán como base los componentes que forman parte de los mismos y el desglose de porcentajes correspondientes a cada uno de ellos considerado en el proyecto; adoptando la estructura de costes y formas de imputación que se hayan seguido para elaborar los precios del proyecto.

REAL DECRETO 486/97 de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de SEGURIDAD Y SALUD en los lugares de trabajo.

APARTADO I



Condiciones generales de seguridad en los lugares de trabajo.



Disposiciones aplicables a los lugares de trabajo, utilizadas por primera vez a partir de la fecha de entrada en vigor del presente Real Decreto; y a las modificaciones, transformaciones o ampliaciones de los lugares de trabajo ya utilizados antes de dicha fecha que se realicen con posterioridad a la misma.

1.    Seguridad estructural.
2.    Espacios de trabajo y zonas peligrosas.
3.    Suelos, abertura y desniveles, y barandillas.
4.    Tabiques, ventanas y vanos.
5.    Vías de circulación.
6.    Puertas y portones.
7.    Rampas, escaleras fijas y de servicio.
8.    Escaleras fijas.
9.    Escaleras de mano.
10.    Vías y salidas de evacuación.
11.    Condiciones de protección contra incendios.
12.    Instalación eléctrica.
13.    Minusválidos.

1.    Seguridad estructural.


1º. Los edificios y locales de los lugares de trabajo deberán poseer la estructura y solidez apropiadas a su tipo de utilización. Para las condiciones de uso previstos, todos sus elementos, estructurales o de servicio, incluidas las plataformas de trabajo, escaleras y escalas, deberán:

a)    Tener la solidez y la resistencia necesaria para soportar las cargas o esfuerzos a que sean sometidos.
b)    Disponer de un sistema de armado, sujeción o apoyo que asegure su estabilidad.

2º. Se prohibe sobrecargar los elementos citados en el apartado anterior. El acceso a techos o cubiertas que no ofrezcan suficientes garantías de resistencia, solo podrá autorizarse cuando se proporcionen los equipos necesarios para que el trabajo pueda realizarse de forma segura.

2.    Espacios de trabajo y zonas peligrosas.



1º. Las dimensiones de los locales de trabajo deberán permitir que los trabajadores realicen su trabajo sin riesgos para su seguridad y salud y en condiciones ergonómicas aceptables. Sus dimensiones mínimas serán las siguientes:

a)    3 metros de altura desde el piso hasta el techo. No obstante, en locales comerciales, de servicios, oficinas y despachos, la altura podrá reducirse a 2,5 metros.
b)    2 metros cuadrados de superficie libre para el trabajador.
c)    10 metros cúbicos, no ocupados, por trabajador.

2º. La separación entre los elementos materiales existentes en el puesto de trabajo, será suficiente para que los trabajadores puedan ejecutar su labor en condiciones de seguridad, salud y bienestar. Cuando, por razones inherentes al puesto de trabajo, el espacio libre disponible no permita que el trabajador tenga la libertad de movimientos necesaria para desarrollar su actividad, deberá disponer de espacio adicional suficiente en las proximidades del puesto de trabajo.

3º. Deberán tomarse las medidas adecuadas para la protección de los trabajadores, autorizados a acceder a las zonas de los lugares de trabajo, donde la seguridad de los trabajadores pueda verse afectada por riesgos de caída, caída de objetos y contacto o exposiciones a elementos agresivos. Asimismo, deberá disponerse, en la medida de lo posible, de un sistema que impida que los trabajadores no autorizados puedan acceder a dichas zonas.

4º. Las zonas de los lugares de trabajo en las que exista riesgo de caída, de caída de objetos, de contacto o exposición a elementos agresivos, deberán estar claramente señalizadas.


3.    Suelos, aberturas y desniveles, y barandillas.



1º. Los suelos de los locales de trabajo deberán ser fijos, estables y no resbaladizos, sin irregularidades ni pendientes peligrosas.
2º. Las aberturas y desniveles que supongan un riesgo de caída de personas, se protegerán mediante barandillas u otros sistemas de protección de seguridad equivalente, que podrá tener partes móviles cuando sea necesario disponer de acceso a la abertura. Deberán protegerse, en particular:

a)    Las aberturas en los suelos.
b)    Las aberturas en paredes o tabiques, siempre que su situación y dimensiones supongan riesgo de caída de personas, así mismo para las plataformas, muelles o estructuras similares. La protección no será obligatoria, sin embargo, si la altura de caída es inferior a 2 metros.
c)    Los lados abiertos de las escaleras y rampas de más de 60 centímetros de altura. Los lados cerrados tendrán unos pasamanos, a una altura mínima de 90 centímetros, si la anchura de trabajo es mayor de 1,2 metros; si es menor, por ambos lados serán cerrados y al menos uno de los dos llevará pasamanos.

3º. Las barandillas serán de materiales rígidos, tendrán una altura mínima de 90 centímetros y se dispondrán de una protección que impida el paso o deslizamiento por debajo de las mismas o la caída de objetos sobre personas.

4.    Tabiques, ventanas y vanos.



1º. Los tabiques trasparentes o traslúcidos y, en especial, los tabiques acristalados situados en los locales o en las proximidades de los puestos de trabajo y vías de circulación, deberán estar claramente señalizados y fabricados con materiales seguros, o bien estar separados de dichos puestos y vías, para impedir que los trabajadores puedan golpearse con los mismos o lesionarse en caso de rotura.

2º Los trabajadores deberán poder realizar de forma segura las operaciones de abertura, cierre, ajuste o fijación de ventanas, vanos de iluminación cenital y dispositivos de ventilación. Cuando estén abiertos no deberán colocarse de tal forma que puedan constituir un riesgo para los trabajadores.

3º Las ventanas y vanos de iluminación cenital deberán limpiarse sin riesgo para los trabajadores que realicen estas tareas o para los que se encuentren en el edificio y sus alrededores. Para ello deberán estar dotados de los dispositivos necesarios o haber sido proyectados integrando los sistemas de limpieza.

5.    Vías de circulación.



1º. Las vías de circulación de los lugares de trabajo, tanto las situadas en el exterior de los edificios y locales como en el interior de los mismos, incluidas las puertas, pasillos, escaleras, escaleras fijas, rampas y muelles de cargas, deberán poder utilizarse conforme a su uso previsto, de forma fácil y con total seguridad para los peatones o vehículos que circulen por ellas y para el personal que trabaje en sus proximidades.

2º. A efectos de lo dispuesto en el apartado anterior, el número, situación, dimensiones y condiciones constructivas de las vías de circulación de personas o de materiales deberán adecuarse al número potencial de usuarios y a las características de la actividad y del lugar de trabajo.

En el caso de los muelles y rampas de carga, deberá tenerse especialmente en cuenta la dimensión de las cargas transportadas.

3º. La anchura mínima de las puertas exteriores y de los pasillos será de 80 centímetros y 1 metro, respectivamente.

4º. La anchura de las vías por las que puedan circular medios de transporte y peatones, deberá permitir su paso simultáneo con una separación de seguridad suficiente.

5º. Las vías de circulación destinada a vehículos, deberán pasar a una distancia suficiente de las puertas, portones, zonas de circulación de peatones, pasillos y escaleras.

6º. Los muelles de carga deberán tener al menos una salida, o una en cada extremo, cuando tengan gran longitud y sea técnicamente posible.

7º. Siempre que sea necesario para garantizar la seguridad de los trabajadores, el trazado de las vías de circulación deberá estar claramente señalizado.

6.    Puertas y portones.



1º. Las puertas transparentes deberán tener una señalización a la altura de la vista.

2º. Las superficies transparentes o translúcidas de las puertas y portones que no sean de material de seguridad, deberán protegerse contra la rotura cuando ésta pueda suponer un peligro para los trabajadores.

3º. Las puertas y portones de vaivén deberán ser transparentes o tener partes transparentes que permitan la visibilidad de la zona a la que se accede.

4º. Las puertas correderas deberán ir provistas de un sistema de seguridad que les impida salirse de los carriles y caer.

5º. Las puertas y portones mecánicos que se abran hacia arriba estarán dotados de un sistema de seguridad que impida su caída.

6º. Las puertas y portones mecánicos deberán funcionar sin riesgo para los trabajadores. Tendrán dispositivos de parada de emergencia de fácil identificación y acceso, y podrán abrirse de forma manual, salvo si se abren automáticamente en caso de averías del sistema de emergencia.

7º. Las puertas de acceso a las escaleras, no se abrirán directamente sobre sus escalones sino sobre descansos de anchura al menos igual a la de aquellos.

8º. Los portones destinados básicamente a la circulación de vehículos, deberán poder ser utilizados por los peatones sin riesgos para su seguridad, o bien deberán disponer en la proximidad inmediata de puertas destinadas a tal fin, expeditas y claramente señalizadas.

7.    Rampas, escaleras fijas y de servicio.



1º. Los pavimentos de las rampas, escaleras y plataformas de trabajo serán de materiales no resbaladizos o dispondrán de elementos antideslizantes.

2º. En las escaleras o plataformas con pavimentos perforados la abertura máxima de los intersticios será de 8 milímetros.

3º. Las rampas tendrán una pendiente máxima del 12% cuando su longitud sea menor de 3 metros; del 10% cuando su longitud sea menor de 10 metros o del 8% en el resto de los casos.

4º. Las escaleras tendrán una anchura mínima de 1 metro, excepto en las de servicio, que será de 55 centímetros.

5º. Los peldaños de una escalera tendrán las mismas dimensiones. Se prohiben las escaleras de caracol excepto si son de servicio.

6º. Los escalones de las escaleras que no sean de servicio tendrán una huella comprendida entre 23 y 36 centímetros, y una contrahuella entre 13 y 20 centímetros. Los escalones de las escaleras de servicios tendrán una huella mínima de 15 centímetros y una contrahuella máxima de 25 centímetros.

7º. La altura máxima entre los descansos de las escaleras será de 3,7 metros. La profundidad de los escalones intermedios, medida en dirección a la escalera, no será menor que la mitad de la anchura de ésta, ni de 1 metro. El espacio libre vertical desde los peldaños no será inferior a 2,2 metros.

8º. Las escaleras mecánicas y cintas rodantes deberán tener las condiciones de funcionamiento y dispositivos necesarios para garantizar la seguridad de los trabajadores que las utilicen. Sus dispositivos de parada de emergencia serán fácilmente identificables y accesibles.

8.    Escaleras fijas.



1º. La anchura mínima de las escalas fijas será de 40 centímetros y la distancia máxima entre peldaños, de 30 centímetros.

2º. En las escaleras fijas, la distancia entre el frente de los escalones y las paredes más próximas al lado del ascensor será, por lo menos de 75 centímetros. La distancia mínima entre la parte posterior de los escalones y el objeto fijo más próximo será de 16 centímetros. Habrá un espacio libre de 40 centímetros a ambos lados del eje de la escala en caso de que no esté provista de jaulas u otros dispositivos equivalentes.

3º. Cuando el paso desde el tramo final de una escalera fija hasta la superficie a la que se desea acceder, suponga un riesgo de caída por falta de apoyos; la barandilla o lateral de la escalera se prolongará al menos 1 metro por encima del último peldaño, o se tomarán alternativas que proporcionen una seguridad equivalente.

4º. Las escaleras fijas que tengan una altura superior a 4 metros dispondrán, al menos a partir de dicha altura, de una protección circundante. Esta medida no será necesaria en conductos, pozos angostos y otras instalaciones que, por su configuración, ya proporcionen dicha protección.

5º. Si se emplean escalas fijas para las alturas mayores de 9 metros, se instalarán plataformas de descanso cada 9 metros o fracción.


9.    Escaleras de mano.



1º. Las escaleras de mano tendrán la resistencia y los elementos de apoyo y sujeción necesarios para que su utilización en las condiciones requeridas no suponga un riesgo de caída, por rotura o desplazamiento de las mismas. En particular, las escaleras de tijera dispondrán de elementos de seguridad que impidan su apertura al ser utilizada.

2º. Las escaleras de mano se utilizarán de la forma y con las limitaciones establecidas por el fabricante. No se emplearán escaleras de mano y, en particular, escaleras de más de 5 metros de longitud, de resistencia no se tengan garantías. Queda prohibido el uso de escaleras de mano de construcción improvisada.

3º. Antes de utilizar una escalera de mano deberá asegurarse su estabilidad. La base de la escalera deberá quedar sólidamente asentada. En el caso de escaleras simples, la parte superior se sujetará, si es necesario, al paramento sobre el que se apoya y cuando éste no permita un apoyo estable se sujetará al mismo mediante una abrazadera u otros dispositivos equivalentes.

4º. Las escaleras de mano simples se colocarán, en la medida de lo posible, formando un ángulo aproximado de 75º con la horizontal. Cuando se utilicen para acceder a lugares elevados, sus largueros  deberán prolongarse al menos 1 metro por encima de ésta.

5º. El ascenso, descenso y los trabajos desde escaleras, se efectuarán de frente a las mismas. Los trabajadores a más de 3,5 metros de altura, desde el punto de operación al suelo, que requieran movimientos o esfuerzos peligrosos para la estabilidad del trabajador, solo se efectuarán si se utiliza cinturón de seguridad o se adoptan otras medidas de protección alternativas. Se prohibe el transporte y manipulación de cargas por o desde escaleras de mano cuando por su peso o dimensiones puedan comprometer la seguridad del trabajador. Las escaleras de mano no se utilizarán por dos o más personas simultáneamente.

6º. Las escaleras de mano se revisarán periódicamente. Se prohibe la utilización de escaleras de madera pintadas, por la dificultad que ello supone para la detección de sus posibles defectos.

10.    Vías y salidas de evaluación.



1º. Las vías y salidas de evacuación, así como las vías de circulación y las puertas que den acceso a ellas, se ajustarán a lo dispuesto en su normativa específica.

En todo caso, y salvo de disposición específicas de la normativa citada, dichas vías y salidas deberán satisfacer las condiciones que se establecen en los siguientes puntos de este apartado.

2º. Las vías y salidas de evacuación deberán permanecer expeditas y desembocar lo más directamente posible en el exterior o en una zona de seguridad.

3º. En caso de peligro, los trabajadores  deberán poder evacuar todos los lugares rápidamente y en condiciones de máxima seguridad.

4º. El número, la distribución y las dimensiones de las vías y salidas de evacuación dependerá del uso, de los equipos y de las dimensiones de los lugares de trabajo, así como del número máximo de personas que puedan estar presentes en los mismos.

5º. Las puertas de emergencia deberán abrirse hacia el exterior y no deberán estar cerradas, de forma que cualquier persona que necesite utilizarlas en caso de urgencia puede abrirlas fácil e inmediatamente. Estarán prohibidas las puertas específicamente de emergencia que sean correderas o giratorias.

6º. Las puertas situadas en los recorridos de las vías de evacuación deberán estar señalizadas de manera adecuada. Se deberán poder abrir en cualquier momento desde el interior sin ayuda especial. Cuando los lugares de trabajo estén ocupados, las puertas deberán abrirse.

7º. Las vías y salidas específicas de evaluación deberán señalizarse conforme a lo establecido en el Real Decreto 485/1997, del 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de señalización de seguridad y salud en el trabajo. Esta señalización deberá fijarse en los lugares adecuados y ser duradera.

8º. Las vías y salidas de evacuación, así como las vías de circulación que den acceso a ellas, no deberán estar obstruidas por ningún objeto de manera que puedan utilizarse sin trabas en cualquier momento. Las puertas de emergencia no deberán cerrarse con llave.

9º. En caso de averías de la iluminación, las vías y salida de evaluación que requieran iluminación deberán estar equipadas con iluminación de seguridad de suficiente intensidad.


11.    Condiciones de protección contra incendios.


1º. Los lugares de trabajo deberán ajustarse a lo dispuesto en la normativa que resulte de aplicación sobre las condiciones de protección contra incendios.
En todo caso, y a salvo de disposiciones específicas de la normativa citada, dichos lugares deberán satisfacer las condiciones que se señalan en los siguientes puntos de este apartado.

2º. Según las dimensiones y el uso de los edificios, los equipos, las características físicas y químicas de las sustancias existentes, así como el número máximo de personas que puedan estar presentes, los lugares de trabajo deberán estar equipados con dispositivos adecuados para combatir los incendios y, si fuere necesario, con detectores contra incendios y sistemas de alarma.

3º. Los dispositivos no automáticos de lucha contra los incendios deberán ser de fácil acceso y manipulación. Dichos dispositivos deberán señalizarse conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 485/1997, del 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de señalización de seguridad y salud en el trabajo. Dicha señalización deberá fijarse en los lugares adecuados y ser duradera.

12.    Instalación eléctrica.



1º. La instalación eléctrica de los lugares de trabajo deberá ajustarse a lo dispuesto en su normativa específica.

En todo caso, y a salvo de disposiciones específicas de la normativa citada, dicha instalación deberá satisfacer las condiciones que se señalan en los siguientes puntos de este apartado.

2º. La instalación eléctrica no deberá entrañar riesgos de incendios o explosión. Los trabajadores deberán estar debidamente protegidos contra los riesgos de accidente causados por contactos directos o indirectos.

3º. La instalación eléctrica y los dispositivos de protección deberán tener en cuenta la tensión, los factores externos condicionantes y la competencia de las personas que tengan acceso a partes de la instalación.

13.    Minusválidos.



Los lugares de trabajo y, en particular, las puertas, vías de circulación, escaleras, servicios higiénicos y puestos de trabajo, utilizados u ocupados por trabajadores minusválidos, deberán estar acondicionados para que dichos trabajadores puedan utilizarlos.

APARTADO II.



Orden, limpieza y mantenimiento.



1º. Las zonas de paso, salidas y vías de circulación de los lugares de trabajo y, en especial, las salidas y vías de circulación previstas para la evacuación en casos de emergencia, deberán permanecer libres de obstáculos de forma que sea posible utilizarlas sin dificultades en todo momento.

2º. Los lugares de trabajo, incluidos los locales de servicios, y sus respectivos equipos e instalaciones, se limpiarán periódicamente y siempre que sea necesario para mantenerlos en todo momento en condiciones higiénicas adecuadas. A tal fin, las características de los suelos, techos y paredes serán tales que permitan dicha limpieza y mantenimiento.

Se eliminarán con rapidez los desperdicios, las manchas de grasa, los residuos de sustancias peligrosas y demás productos residuales que puedan originar accidentes o contaminar el ambiente de trabajo.

3º. Las operaciones de limpieza no deberán constituir por si misma una fuente de riesgos para lo trabajadores que la efectúen o para terceros, realizándose a tal fin en los momentos, de la forma y con los medios más adecuados.

4º. Los lugares de trabajo y, en particular, sus instalaciones, deberán ser objeto de un mantenimiento periódico, de forma que sus condiciones de funcionamiento satisfagan siempre las especificaciones del proyecto, subsanándose con rapidez las deficiencias que puedan afectar a la seguridad y salud de los trabajadores.

Si se utiliza una instalación de ventilación, deberá mantenerse en buen estado de funcionamiento y un sistema de control deberá indicar toda avería siempre que sea necesario para la salud de los trabajadores.

En el caso de las instalaciones de protección, el mantenimiento deberá incluir el control de su funcionamiento.

APARTADO III



Condiciones ambientales en los lugares de trabajo.



1º. La exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo, no debe suponer un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores.

2º. Asimismo, y en la medida de lo posible, las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no deben constituir una fuente de incomodidad o molestia para los trabajadores. A tal efecto, deberán evitarse las temperaturas y las humedades extremas, los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire molestas, los olores desagradables, la irradiación excesiva y, en particular, la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados.

3º. En los locales de trabajo cerrados deberán cumplirse, en particular, las siguientes condiciones:

a)    La temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similar estará comprendida entre 17 y 27º C.
La temperatura de los locales donde se realicen comprendida entre 14 y 25º C.

b)    La humedad relativa estará comprendida entre el 30 y el 70%, excepto en los locales donde existan riesgos por electricidad estática en los que el límite inferior será el 50%.

c)     Los trabajadores no deberán estar expuestos de forma frecuente o continuada a corrientes de aire cuya velocidad exceda los siguientes límites:

1º. Trabajos en ambientes no calurosos: 0, 25 m/s.
2º. Trabajos sedentarios en ambientes calurosos: 0,5 m/s.
3º. Trabajos no sedentarios en ambientes calurosos: 0, 75 m/s.

Estos límites no se aplicarán a las corrientes de aire expresamente utilizadas para evitar el estrés en exposiciones intensas al calor, ni a la corriente de aire acondicionado, para las que el límite será de 0,25 m/s en el caso de trabajos sedentarios y 0, 35 m/s en los demás casos.

d). Sin perjuicio de lo dispuesto con relación a la ventilación de determinados locales en el Real Decreto 1618/1980, de 4 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Calefacción, Climatización y Agua Caliente Sanitaria, la renovación mínima del aire de los locales de trabajo, será de 30 metros cúbicos, en los casos restantes, a fin de evitar el ambiente viciado y los olores desagradables.

El sistema de ventilación empleado y ,en particular, la distribución de las entradas de aire limpio y salidas de aire viciado, deberá asegurar una efectiva renovación del aire del local de trabajo.

4º. A efectos de la aplicación de lo establecido en el apartado anterior deberán tenerse en cuenta las limitaciones o condicionantes que puedan imponer, en cada caso, las características particulares del propio lugar de trabajo, de los procesos u operaciones que se desarrollen en él y del clima de la zona en la que esté ubicado. En cualquier caso, el aislamiento térmico de los locales cerrados debe adecuarse a las condiciones climáticas propias del lugar.

5º. En los lugares de trabajo al aire libre y en los locales de trabajo que, por la actividad desarrollada, no puedan quedar cerrados, deberán tomarse medidas para que los trabajadores puedan protegerse, en la medida de lo posible, de las inclemencias del tiempo.

6º. Las condiciones ambientales de los locales de descanso, de los locales para el personal de guardia, de los servicios higiénicos, de los comedores y de los locales de primeros auxilios deberán responder al uso específico de estos locales y ajustarse, en todo caso a lo dispuesto en el apartado 3.

APARTADO IV



Iluminación de los lugares de trabajo



1. La iluminación de cada zona o parte de un lugar de trabajo deberá adaptarse a la característica de la actividad que se efectúe en ella, teniendo en cuenta:

a) Los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores dependientes de las condiciones de visibilidad.
b)Las exigencias visuales de las tareas desarrolladas.

2. Siempre que sea posible, los lugares de trabajo tendrán una iluminación natural, que deberá completarse con una iluminación artificial cuando la primera, por sí sola, no garantice las condiciones de visibilidad adecuadas. En tales casos se utilizará preferentemente la iluminación artificial general, complementada a su vez con una localizada, cuando en zonas concretas se requieran niveles de iluminación elevados.

3. Los niveles mínimos de iluminación de los lugares de trabajo serán los establecidos en la siguiente tabla:

Zona o parte del lugar de trabajo (*)……………………………..Nivel mínimo
de iluminación (lux)

Zonas donde se ejecuten tareas con:

1º Bajas exigencias visuales ……………………………………………………100
2º Exigencias visuales moderadas ……………………………………………200
3º Exigencias visuales altas …………………………………………………….500
4º Exigencias visuales muy altas …………………………………………….1000

Areas o locales de uso ocasional ……………………………………………….50
Areas o locales de uso habitual ………………………………………………..100

Vías de circulación de uso ocasional                                                   25
Vías de circulación de uso habitual …………………………………………….50

(*) El nivel de iluminación de una zona en la que se ejecute una tarea, se medirá a la altura donde ésta se realice; en el caso de zonas de uso general a 85 cm del suelo y en el de las vías de circulación a nivel del suelo.

Estos niveles mínimos deberán duplicarse cuando concurran las siguientes circunstancias:

a) En las áreas o locales de uso general y en las vías de circulación, cuando por sus características, estado u ocupación, existan riesgos apreciables de caídas, choques u otros accidentes.

b) En las zonas donde se efectúen tareas, cuando un error de apreciación visual durante la realización de las mismas pueda suponer un peligro para el trabajador que las
ejecuta o para terceros o cuando el contraste de luminancias, o de color entre el objeto a visualizar y el fondo sobre el que se encuentra sea muy débil.

No obstante lo señalados en los párrafos anteriores, estos límites no serán aplicables en aquellas actividades cuya naturaleza lo impida.

4.    La iluminación de los lugares de trabajo deberá cumplir, además, en cuanto a su distribución y otras características, las siguientes condiciones:

a) La distribución de los niveles de iluminación será lo más uniforme posible.
b) Se procurará mantener unos niveles y contrastes de luminancia adecuados a las exigencias visuales de la tarea, evitando variaciones bruscas de luminancia dentro de la zona de operación y entre ésta y sus alrededores.
c) Se evitarán los deslumbramientos directos producidos por la luz solar o por fuentes de luz artificial de alta luminancia. En ningún caso éstas se colocarán sin protección en el campo visual del trabajador.
d) Se evitarán, asimismo, los deslumbramientos indirectos producidos por superficies reflectantes situadas en la zona de operación o sus proximidades.
e) No se utilizarán sistemas o fuentes de luz que perjudiquen la percepción de los contrastes, de la profundidad o de la distancia entre objetos en la zona de trabajo, que produzcan una impresion visual de intermitencia o que puedan dar lugar a efectos estroboscópicos.

5. Los lugares de trabajo, o parte de los mismos, en los que un fallo de¡ alumbrado normal suponga un riesgo para la seguridad de los trabajadores dispondrán de un alumbrado de emergencia de evacuación y de seguridad.

6. Los sistemas de iluminación utilizados no deben originar riesgos eléctricos, de incendio o de explosión, cumpliendo, a tal efecto, lo dispuesto en la normativa específica vigente.

APARTADO V



Servicios higiénicos y locales de descanso



A.    Disposiciones aplicables a los lugares de trabajo utilizados por primera vez a partir de la fecha de entrada en vigor de/ presente Real Decreto y a las modificaciones, ampliaciones o transformaciones de los lugares de trabajo ya utilizados antes de dicha fecha que se realicen con posterioridad a la misma.

1. Agua potable.
2. Vestuarios, duchas, lavabos y retretes.
3. Locales de descanso.

1. Agua potable.



Los lugares de trabajo dispondrán de agua potable en cantidad suficiente fácilmente accesible. Se evitará toda circunstancia que posibilite la contaminación del agua potable. En las fuentes de agua se indicará si ésta es o no potable, siempre que puedan existir dudas al respecto

2. Vestuarios, duchas, lavabos y retretes.



1º Los lugares de trabajo dispondrán de vestuarios cuando los trabajadores deban llevar ropa especial de trabajo y no se les pueda pedir, por razones de salud o decoro, que se cambien en otras dependencias.

2º  Los vestuarios estarán provistos de asientos y de armarios o taquillas individuales con llave, que tendrán la capacidad suficiente para guardar la ropa y el calzado. Los armarios o taquillas para la ropa de trabajo y para la de calle estarán separados cuando ello sea necesario por el estado de contaminación, suciedad o humedad de la ropa de trabajo.

3º  Cuando los vestuarios no sean necesarios, los trabajadores deberán disponer de colgadores o armarios para colocar su ropa.

4º  Los lugares de trabajo dispondrán, en las proximidades de los puestos de trabajo y de los vestuarios, de locales de aseo con espejos, lavabos con agua corriente, caliente si es necesario, jabón y toallas individuales u otro sistema de secado con garantías higiénicas. Dispondrán además de duchas de agua corriente, caliente y fría, cuando se realicen habitualmente trabajos sucios, contaminantes 0 que originen elevada sudación. En tales casos, se suministrarán a los trabajadores los medios especiales de limpieza que sean necesarios.

5º Sí los locales de aseo y los vestuarios están separados, la comunicación entre ambos deberá ser fácil.

6º Los lugares de trabajo dispondrán de retretes, dotados de lavabos, situados en las proximidades de los puestos de trabajo, de los locales de descanso, de los vestuarios y de los locales de aseo, cuando no. estén integrados en éstos últimos.

7º Los retretes dispondrán de descarga automática de agua y papel higiénico. En los retretes que hayan de ser utilizados por mujeres se instalarán recipientes especiales y cerrados. Las cabinas estarán provistas de una puerta con cierre interior y de una percha.

8º Las dimensiones de los vestuarios, de los locales de aseo, así como las respectivas dotaciones de asientos, armarios o taquillas, colgadores, lavabos, duchas e inodoros, deberán permitir la utilización de estos equipos e instalaciones sin dificultades o molestias, teniendo en cuenta en cada caso el número de trabajadores que vayan a utilizarlos simultáneamente.

9º Los locales, instalaciones y equipos mencionados en el apartado anterior serán de  fácil acceso, adecuados a su uso y de características constructiva que faciliten su limpieza.

10º  Los vestuarios, locales de aseos y retretes estarán separados para hombres y mujeres, o deberá preverse una utilización por separado de los mismos. No se utilizarán para usos distintos de aquellos para los que estén destinados.

3. - Material y locales de primeros auxilios.



A. Disposiciones aplicables a los lugares de trabajo utilizados por primera vez a partir de la fecha de entrada en vigor del presente Real Decreto y a las modificaciones, ampliaciones o transformaciones de los lugares de trabajo ya utilizados antes de dicha fecha que se realicen con posterioridad a la misma.

1. Los lugares de trabajo dispondrán de material para primeros auxilios en caso de accidente, que deberá ser adecuado, en cuanto a su cantidad y características, al número de trabajadores, a los riesgos a que estén expuestos y a las facilidades de acceso al centro de asistencia médica más próximo. El material de primeros auxilios. deberá adaptarse a las atribuciones profesionales de¡ personal habilitado para su prestación.

2. La situación o distribución del material en el lugar de traba y las facilidades  para acceder al mismo y para, en su caso, desplazado al lugar del accidente, deberán garantizar que la prestación de los primeros auxilios pueda realizarse con la rapidez que requiera el tipo de daño previsible.

3. Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados anteriores, todo lugar de trabajo deberá disponer, como mínimo, de un botiquín portátil que contenga desinfectantes y antisépticos autorizados, gasas estériles, algodón hidrófilo, venda, esparadrapo, apósitos adhesivos, tijeras, pinzas y guantes desechabas.

4. El material de primeros auxilios se revisará periódicamente y se irá reponiendo tan pronto como caduque o sea utilizado.

5. Los lugares de trabajo de más de 50 trabajadores deberán disponer de un local destinado a los primeros auxilios y otras posibles atenciones sanitarias. También deberán disponer del mismo, los lugares de trabajo de más de 25 trabajadores para los que así lo determine la autoridad laboral, teniendo en cuenta la peligrosidad de la actividad desarrollada y las posibles dificultades de acceso al centro de asistencia médica más próximo.

6. Los locales de primeros auxilios dispondrán, como mínimo, de una camilla y una fuente de agua potable. Estarán próximos a los puestos de trabajo y serán de fácil acceso para las caminas.

7. El material y locales de primeros auxilios deberán estar claramente señalizados.

CUMPLIMIENTO DE NORMATIVA MEDIOAMBIENTAL.



- REGLAMENTO DE CALIFICACION AMBIENTAL
- REGLAMENTO DE LA CALIDAD DEL AIRE

REGLAMENTO DE CALIFICACION AMBIENTAL



La actividad objeto de este proyecto no se encuentra incluida en el ANEXO III de la Ley 7/94 de 18 de mayo de Protección Ambiental de Andalucía por lo que no deberá someterse al trámite de Calificación Ambiental, establecido en el Reglamento de Calificación Ambiental (decreto 297/95 de 19 de diciembre. BOJA 11/1/96)

En esta nave no se almacenarán productos perjudiciales para el medio ambiente, existiendo dentro de la fábrica otras dependencias perfectamente adecuadas para el almacenaje de estos otros productos tóxicos o peligrosos. En esta nave sólo se almacenarán productos durante corto espacio de tiempo, siendo rápidamente trasladados fuera de la fábrica.

REGLAMENTO DE LA CALIDAD DEL AIRE



El Reglamento de la Calidad del Aire fue aprobado por el Decreto 74/96 de 20 de febrero. Dicho Reglamento, en su Titulo III “De Los Ruidos”, en su capítulo IV nos define las exigencias de aislamiento acústico en edificaciones donde se ubiquen actividades e instalaciones productoras de ruidos y vibraciones.

Tenemos que considerar que la actividad a desarrollar no produce ruidos molestos y además se encuentra ubicada en una zona industrial, por lo que los posibles    ruidos que pudieran producirse, no suponen molestia grave para los vecinos.

RIESGOS AMBIENTALES PREVISTOS y MEDIDAS CORRECTORAS PROPUESTAS



No se prevén ningún tipo de riesgos ambientales durante el normal funcionamiento de la actividad.

No se realizan vertidos de agua fuera de la normalidad, siguiendo el mismo proceso que el de las naves existentes, y por tanto, los vertidos que se produzcan a la red pública se ajustan plenamente a la legalidad.

Dadas todas estas circunstancias, se puede afirmar que desde el punto de vista medioambiental, la actividad a desarrollar, cumple con todas las reglamentaciones que le son de aplicación.

Autor:

Juan Francisco Ayas Morales





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License