Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Arte gótico Parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




EL GÓTICO EN DISTINTOS PAISES:



Francia



La arquitectura gótica aparece a mediados del s. XII en el deambulatorio y corode la abadía de Saint-Denis (1140). La catedral de Sens, primer edificio totalmente gótico, y las de Noyon, Laon y París, son los mejores exponentes del primer período, con elevavión de cuatro pisos, grandes arcadas, tribuna, triforio, altas ventanas y bóvedas sexpartitas de la nave principal, que implican la alternancia de soportes esbeltos o macizos. La catedral de Chartres, posterior a 1194, define el tipo clásico netamente articulado, con bóvedas más largas por un lado que por el otro, y sistematiza los arbotantes que sustituyen la tribuna en su función de soporte. Hacia 1230-1240 surge el segundo período (Sanint-Denis, catedral de Amiens y Santa Capilla de París), donde la estructura y proporciones de las obras ofrecen una mayor unicdad espacial. La acentuación del efecto de continuidad procurada mediante la desaparición de los capiteles, la efervescencia gráfica de las bóvedas, de los ventanales, de los pináculos y de los gabletes de los pórticos son las características del período flamígero, que aparece en Francia y Alemania a fines del s. XVI. Sus principales obras son la torre de la catedral de Ruán (1480) y la fachada de la abadía de la Trinidad de Vendome (1485). En esta última etapa, en el norte de Francia y en los países bajos se construyeron gran número de edificios de carácter civil (lonja de los paños de Ypres, ayuntamiento de Bruselas [1455]).


Inglaterra



Los ejemplos del período primitivo son las catedrales de Salisbury y de Lincoln; como representante del segundo, caracterizado por la tracería geométrica de sus bóvedas, figura la catedral de exeter; el último período adopta una solución específica (estilo perpendicular, con tendencia vertical de su tracería) y está representado en la capilla de King´s college de Cambridge.


Alemania



La influencia de la arquitectura francesa es evidente en las catedralesde Estrasburgo y de complejidad, es más propiamente alemana; las iglesias de San Esteban de Viena y de Santa Isabel de Manburgo (s. XIV), del tipo Hallenkirchen son creaciones específicamente alemanas, con igual elevación para las tres naves.

España.



En España el gótico tiene dos ámbitos fundamentales, el camino de Santiago y las ciudades comerciales de la Corona de Aragón.
El gótico tarda en introducirse en España (siglo XII). Destacan las plantas en forma de T, las capillas de la cabecera y el transepto y el claustro con dos pisos. Monasterios de Poblet, La Espina, Gradefes y La Moreruela. Se comienzan a construir las catedrales de Zamora, Salamanca, Tarragona y Lérida.
La segunda etapa, en el siglo XII, es la del gótico pleno. Las catedrales más importantes son las de León, Burgos y Toledo.

La tercera etapa, en el siglo XIV. Se acaban las catedrales de Palma de Mallorca, Santa María del Mar (Barcelona) y Gerona. Son templos más austeros, la nave central es más ancha y las laterales son más altas.

En el siglo XV aparece el gótico flamígero, que en Castilla se denomina isabelino. En esta época la decoración se desborda, las plantas tienden a ser cuadradas de una sola nave y los soportes más delgados. El coro se desplaza a los pies y en alto. Lonjas de Palma de Mallorca y Valencia. En Castilla aparecen dos escuelas: la de Toledo y la de Burgos. Puerta de los leones de la catedral de Toledo, la cartuja de Miraflores.

Los inicios aparecen en edificios de planta románica (catedrales de Tarragona, Lérida y Zamora). La catedral de Ävila es el ejemplo más representativo del gótico de transición. En el s. XIII las catedrales de Burgos, León y Toledo definen los tipos clásicos ligados a la corriente frencesa. En el s. XIV las catedrales de Barcelona, Palma de Mallorca y Gerona configuran las características de la arquitectura gótica catalana emparentada con la del sur de Francia (Albi) y con la del norte de Italia.

En el último período (s. XV y principios del XVI) las catedrales de Sevilla, Salamanca y Segovia, junto con las torres de la catedral de Burgos y el convento de San Juan de los Reyes de Toledo, ponen punto final al período flamígero. Desde fines del s. XIV, se levantaron las más importantes lonjas de comercio en Barcelona, Palma de Mallorca y Valencia.


Portugal



Los edificios góticos más notables son el monasterio de Batalha (s.XV) y el de Belem (principios del s. XVI), prototipo del estilo manuelino.

Conclusión. Francia es la cuna del gótico. En la fase protogótica encontramos los edificios cistercienses como la abadía de San Denis, y Notre-Dame de París. En el período clásico destacan las catedrales reales, Reims, Amiens y Chartres. En el período manierista destaca la Santa Capilla de París y la catedral de Rouen.

En lo técnico y estructural el Gótico lleva a la perfección el sistema de baldaquino iniciado en Bizancio, situados estos estilos uno al comienzo y otro al final de la época medieval (Sedlmayr). La catedral gótica se construye como un agregado de “capillas” (así figura en los documentos); es decir, de tramos de nave. El arquitecto tiene conciencia de que lo que realiza es una perfecta estructura de dinámica arquitectónica formada por pilares y nervios de bóveda, de gran altura y precisión en la localización dinámica de dispersión de empujes hasta el suelo; esta estructura es diáfana y lógica, suprimiéndose lo accesorio y teniendo cada elemento un papel concreto; de aquí surge el arbotante en lugar del contrafuerte macizo. Entre los conocimientos técnicos es fundamental saber que cada tramo es como una unidad o módulo, susceptible de multiplicarse coordinativamente, para así prolongar una cadena de tramos.

Dos ejes direccionales dominan la construcción de las famosas catedrales góticas: el longitudinal axial de progresión hacia el altar (eje o camino constante en la basílica cristiana) y el vertical, que se imprime en el espacio construido y es evocado por los pilares que, sin solución de continuidad, se alzan desde el suelo hasta la bóveda y enlazan allí con los nervios. Pero ninguno de ambos ejes es ajeno a tiempos pasados; el mismo Románico de las iglesias de peregrinación acentuaba la altura y el camino direccional hacia el altar; lo que el Gótico hace es suprimir el sentido de unidad rítmica y pausadamente estructurada, tanto en longitud como en altura, de la nave central románica; ahora, al acentuar la longitud por la repetición rápida y seriada de un mismo motivo, crea ya no un ritmo pausado hacia el altar, sino una aceleración rítmica, un conjunto más continuo, aunque nos podamos dar cuenta en alguna ocasión de que es un agregado de formas repetidas, sin que exista un muro que lo envuelva todo.

El camino hacia el altar se hace velozmente perspéctico y convergente, la repetición de pilares crea una aceleración rítmica y evita que se provoque la conciencia de pausa presente en el Románico. En este camino, el crucero -muy frecuentemente casi en la mitad de la iglesia- o es más que una pausa que concentra otras cortas direcciones transversales, y que obliga a admirar desde él la grandeza constructiva para después continuar hacia el altar; éste se halla situado en la cabecera, allí donde el ritmo de repetición se hace más rápido y prieto, viniendo a ser como el varillaje de un paraguas que, por sus nervios, recoge la dirección de la bóveda para llevarla en sentido envolvente al altar. Este sentido direccional incluso se resalta con un nervio que a modo de espinazo recorre longitudinalmente todas las bóvedas (Burgos, Pamplona).

La directriz vertical es fruto de la tectónica, y, más que un eje direccional, es una multiplicación de ellos, que juntos crean el ritmo longitudinal; no es, pues, un eje compositivo, y por ello, si bien está presente en la espacialidad del templo, se subordina e incluso es parte del sentido longitudinal.
Al decidirse los constructores por este sistema, que anula por completo el muro, pensaron también en ocupar su sitio con vidrieras, pero no para aumentar la luminosidad del interior, pues las catedrales góticas en su estado puro (Chartres) son tan sombrías como los templos románicos, sino para poder así aumentar su evocación poético-simbólica, hasta llegar a extremos como el de la Sainte Chapelle, en la que la arquitectura no es más que un marco para sustentar estas vidrieras.

El mundo europeo ha cambiado: lo civil y lo humano sustituyen a la mística religiosa; la ciudad, al monasterio; el obispo, al abad. Riqueza y poder se concentran en florecientes ciudades de comerciantes, menestrales y agricultores libres. La catedral es la aspiración de estas ciudades, timbre de prestigio y fuente de ganancias económicas; todo el grupo social participa y contribuye a su construcción. Será también, incluso, marco escénico de actividades laicas, mercado, escenario de teatro burlesco, etc.

Pero, ante todo, la catedral es el templo regio por excelencia imagen poética de la Jerusalén Celeste, un segundo paraíso, el Cielo mismo. Al ser coronado y ungido, el rey pasa a adquirir carácter sacro, al igual que el templo.

La imagen poética y metafórica del templo como cielo tiene gran tradición y apoyatura literaria tanto en la misma época como en épocas anteriores.
La luz filtrada por las vidrieras es la que fundamentalmente crea el aspecto sensible de esta espacialidad sacra y celeste, de modo que la vidriera viene a ser origen de la luz policromada, como si fueran piedras preciosas con luz propia cuyos destellos, al teñir el suelo y toda la arquitectura, le dan el mismo carácter a la piedra, que estructuralmente ya ha adquirido carácter simbólico:

“En el centro se alzan doce columnas correspondientes al número de los apóstoles, y otras tantas en las naves laterales para significar el número de los profetas; ellas sustentan el alto edificio según las palabras del Apóstol…” (Abad Suger). Las vidrieras de la iglesia, por las cuales se transmite la claridad del sol, significan las Sagradas Escrituras que nos protegen del mal y en todo nos iluminan (Pierre de Roissy, c. 1200).

“… me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo de parte de Dios, que tenía la gloria de Dios. Su brillo era semejante a la piedra más preciosa, como la piedra de jaspe pulimentado” (Apocalipsis, 21 10-12). Estas paredes luminosas como piedras preciosas delimitan herméticamente el recinto, y no lo ponen en comunicación con el Cielo porque la catedral gótica es el mismo cielo (Sedlmayr).

Por otra parte, el sentido litúrgico de los ritos se hace más complicado -sobre todo en el culto a la Eucaristía- , acentuándose los sistemas procesionales, que en la iglesia gótica encuentran un marco y coro; el resto es ocupado por los fieles, que sólo tangencialmente verán los oficios divinos, y es que, en esencia, la catedral como obra litúrgica, es sólo para los clérigos.


LUMINOSIDAD Y RELACIÓN ENTRE ESTRUCTURA Y APARIENCIA EN EL EDIFICIO GÓTICO.



Hay dos aspectos de la arquitectura gótica que carecen de precedente y de paralelo: la utilización de la luz y una relación original entre la estructura y la apariencia.

Por utilización de la luz entiendo más específicamente su relación con la sustancia material de los muros. En una iglesia románica, la luz es algo que se distingue de la sustancia pesada, sombría y tangible de los muros y que contrasta con ella. En el gótico, el muro da la impresión de que fuera poroso: la luz se filtra a través de él, penetrándolo, fundiéndose con él, transfigurándolo. (…)Las vidrieras del gótico sustituyen a los muros vivamente coloreados de la arquitectura románica: estructuralmente no son, como tampoco estéticamente, vanos abiertos en el muro para permitir que pase la luz sino muros transparentes,(…) La luz, que normalmente se ve ocultada por la materia, es aquí el principio activo;…

En este decisivo aspecto, por lo tanto, es en el que se puede considerar al gótico como el estilo de una arquitectura transparente y diáfana. (…) Ningún segmento del espacio interior podía permanecer en la oscuridad, sin ser definido por la luz.(…) Al final del proceso parecen un fino revestimiento que rodea la nave central y la cabecera mientras las ventanas vistas desde el interior, pierden sus límites de definición como si se fusionaran, vertical y horizontalmente en una esfera continua de luz, en una zona de contraste luminoso detrás de todas las formas tangibles del sistema arquitectónico.

Estos mismos principios los hallamos en juego incluso en los detalles en el románico el hueco de la ventana es un vano rodeado de un marco pesado y sólido; en la ventana gótica los elementos sólidos de la tracería flotan por así decirlo, en la superficie luminosa de la ventana, articulándose dramáticamente su dibujo por obra de la luz.”

… Para los siglos XII y XIII, la luz era la fuente y la esencia de toda belleza visual. (…) Por poseer luminosidad se consideran hermosas a las estrellas, al oro y a las piedras preciosas. En la literatura filosófica de la época y también en la épica cortesana los términos “lúcido”, “luminoso” y “claro” son los adjetivos que se utilizan con más frecuencia para describir la belleza visual. Esta preferencia estética se ve intensamente reflejada en las artes decorativas de la época, que se deleitan en la vistosidad de objetos relucientes materiales brillantes y superficies pulidas. La aparición de la vidriera, movida por la asombrosa idea de sustituir los muros opacos por otros transparentes, refleja este mismo gusto.(…) Para el pensador medieval la belleza no era un valor independiente de los demás sino más bien el resplandor de la verdad, el brillo que despide la perfección ontológica, y esa cualidad de las cosas que indica que tienen su origen en Dios.

Según la metafísica platónica de la Edad Media la luz es el más noble de los fenómenos naturales, el menos material, el que se acerca más a la forma pura. La luz es, además, el principio creativo de todas las cosas y es especialmente activa en las esferas celestiales… Según los pensadores medievales la luz es el principio del orden y del valor. El valor objetivo de una cosa se halla determinado por el grado en que participa de la luz.

El segundo rasgo sobresaliente del gótico es la nueva relación que se establece entre función y forma, entre estructura y apariencia. En la arquitectura románica o en la bizantina la estructura es un medio necesario pero invisible para llegar a un fin artístico y se halla escondida tras una ornamentación de pinturas o estucos. Y muchas veces todo el edificio no es, de hecho, más que un andamiaje para exhibir grandes frescos o mosaicos.(…) De la arquitectura gótica puede decirse exactamente lo contrario. La decoración se halla en ella subordinada al dibujo que forman los elementos estructurales, los nervios de las bóvedas y los fustes sustentantes, y el sistema estético se halla determinado por ellos.

En la arquitectura gótica, por otra parte, la estructura del edificio adquiere una dignidad estética desconocida hasta entonces. La maravillosa precisión, por ejemplo, con que se cortaban todos los bloques y se colocaban en la bóveda gótica -sin dejar juntas irregulares que hubiera que ocultar- sugiere no sólo una técnica de ejecución perfecta sino también un gusto nuevo y un aprecio del sistema tectónico.

En la arquitectura gótica la situación es en cierta forma ambivalente, pues no es fácil determinar en ella si la forma ha seguido a la función o la función a la forma.

Un tipo de nervio falso se utilizó desprovisto de función práctica alguna con fines ornamentales bajo las bóvedas de cuarto de esfera de ábsides románicos.

Hasta la forma de los elementos inequívocamente estructurales del gótico se ve deliberadamente modificada muchas veces a expensas de la eficacia funcional, por conseguir un cierto efecto visual. De este modo nunca se deja ver el macizo espesor de muros y pilares … producen la ilusión de no de un muro, sino de una superficie delgada como una membrana. También en los soportes su verdadero volumen se esconde como si se desintegrase en ellos, tras haces de frágiles y altísimos fustes.

Y sin embargo, no podemos entrar en una iglesia gótica sin experimentar la sensación de que todos los elementos visibles de ese gran sistema tienen una función que cumplir. No hay muros, sólo soportes; la masa y la carga de la bóveda parecen haberse contraído en la vigorosa red de nervios(…) Los valores estéticos de la arquitectura gótica son en un grado sorprendente, valores lineales. Los volúmenes se ven reducidos a líneas… Puede demostrarse de hecho cómo el nervio fue precedido y preparado por la tendencia del arquitecto a entender y dirigir los ángulos de una bóveda de arista, no como la conjunción de superficies curvas sino como intersección de líneas rectas. …la bóveda de crucería es, así, en gran medida no la causa sino el producto del grafismo geométrico de la traza gótica.

El gótico es, en verdad, funcionalista especialmente si lo comparamos con el románico. La iglesia es, mística y litúrgicamente una imagen del cielo. Tales imágenes sugieren el motivo espiritual del antifuncioanlismo del arte románico y bizantinos la experiencia mística que los frescos o los mosaicos van a ayudar a suscitar en los fieles es una experiencia que, categóricamente no pertenece a este mundo la visión celestial allí representada va a hacernos olvidar que nos hallamos en un edificio de piedra y mortero. Estas grandes evocaciones pictóricas de la significación mística del edificio de la iglesia no tienen ya sitio en el templo gótico. En el interior de las catedrales… las imágenes ocupan, ahora un lugar menos destacado.

La arquitectura gótica se creó, a modo de respuesta enérgica a la demanda de una arquitectura especialmente armonizada con la experiencia religiosa,… La iglesia se concebía como imagen de la Jerusalén Celestial, pero que a su vez se veía prefigurada en el templo salomónico.

Si pretendemos entender el nacimiento de la arquitectura gótica, no basta con que nos preguntemos qué representa la catedral gótica. Las preguntas sobre las que debe centrarse nuestra atención son cómo representa la visión celestial esa catedral y cuál era la experiencia religiosa y metafísica que pedía esa nueva forma de representación.

Los maestros góticos no se pronunciaron acerca del significado simbólico de sus proyectos, pero fueron unánimes en rendir tributo a la geometría como base de su arte. Los elementos arquitectónicos se presentan sin ninguna indicación de volumen y hasta finales del S. XIV no hay tampoco indicaciones de espacio y perspectiva.

Cada nada más que una de las dimensiones básicas el arquitecto gótico desarrollaba todas las demás magnitudes de la planta y del alzado por medios estrictamente geométricos usando como módulos ciertos polígonos regulares, el cuadrado sobre todo. todas las proporciones de la construcción, …, guardan entre sí una misma relación que los lados de una serie de cuadrados cuyas áreas disminuyan o aumenten en proporción geométrica. Las proporciones así obtenidas son proporciones “conforme a la medida cierta”. El artista gótico… no utilizaba sus cánones geométricos por motivos puramente estéticos… En otras palabras, la arquitectura para ser científica y correcta, ha de basarse indefectiblemente en la geometría, y si no obedece a las leyes de esta disciplina, el arquitecto fracasará con toda seguridad. …se da por sentado que la estabilidad técnica y la belleza de un edificio no son dos valores distintos, y que no obedecen a leyes diferentes, sino que por el contrario, ambas se hallan comprendidas en la perfección de las formas geométricas.

ESCULTURA



En la escultura gótica se observa una progresiva liberación del marco arquitectónico y un mayor naturalismo. No falta en la iconografía el bestiario fantástico. Las imágenes se comunican entre sí expresando sentimientos, alegría, tristeza, dolor, etc., hasta llegar al patetismo en el siglo XV. Reaparece el retrato.
El artista tiene libertad para hacer sus obras y las firmará. Existirá una escultura monumental. También adquiere gran importancia la escultura funeraria. Este es el ámbito del retrato, donde hay un mayor realismo.

Durante el período protogótico destaca el conjunto del pórtico de la Gloria, atribuido al maestro Mateo y el pórtico real de Chartres.
En el período clásico encontramos una tendencia a la belleza ideal, a la ingenuidad y a la sencillez. Suelen ser conjuntos narrativos que ocupan principalmente las portadas.

El gótico flamígero se caracteriza por la utilización de manera decorativa, de la curva y la contracurva, que da movimiento a las figuras. La escultura se hace totalmente exenta y se difunde la estatuaria funeraria.

LA ESCULTURA GÓTICA EN DISTINTOS PAISES



EUROPA



Las primeras manifestaciones de escultura se encuentran en Francia. Destacan: la fachada de la catedral de Chartres, y San Esteban de Notre-Dame de París. En Francia destaca la escuela borgoñesa, y dentro de ella Claus Sluter , el Pozo de Moisés.
En Italia la escultura está al servicio del mobiliario de las iglesias y del arte funerario. Nicolás Pisano: púlpito del baptisterio de Pisa, Giovanni Pisano: púlpito de la catedral de Pisa.

FRANCIA



Las fachadas occidentales de Saint-Denis y de la catedral de Chartres inician el rigor de la distribución de las estatuas y relieves en los pórticos góticos. El hieratismo propio del estilo románico se encuentra sustituido en Senlis (fines del s. XII) y más tarde en Chartres (crucero), París, Reims y Amiens, por una tendencia a la soltura, por un naturalismo todavía idealizado, que evolucionará hacia una mayor expresión y un movimiento más acentuado en Reims, Amiens, Bourges y Estramburgo. Las estatuas aisladas, vírgenes de bellos ropajes, estatuas yacentes con cierta tendencia al retrato, se multiplican a lo largo del s. XIV, y durante el s. XV el naturalismo de Claus Sluter en Borgoña transforma el arte escultórico, en el que aparecen los temas de dolor representados con gran expresividad en el sepulcro de Felipe el Atrevido.

ITALIA



Los núcleos principales florecieron en la Toscana y en el norte. Los púlpitos del baptisterio de Pisa y de la catedral de Siena, de Nicola Pisano, demuestran el retorno a lo clásico; en cambio la obra de su hijo Giovanni, el púlpito de la catedral de Pisa, por su elegancia y refinamiento se relaciona con el arte parisino. En los últimos años del s. XIV la corriente internacional influyó en la escultura del Véneto. El punto final lo pone Lorenzo Ghiberti al realizar las puertas del baptiserio de Florencia, en las que se combinan el refinamiento internacional y el retorno al clasicismo.


ALEMANIA



Los inicios se observan en la portada de las vírgenes prudentes y fatuas de los vicios y virtudes, del crucero de la catedral de Estrasburgo. En la catedral de Bamberg, el sentido realista y profano alcanza un alto nivel en las figuras desnudas de Adán y Eva. A fines del s.XV, el naturalismo cada vez más acusado tiene en el sur de Alemania los mejores ejemplos (retablo de la coronación, obra de Pacher, en Gries, Tirol).

INGLATERRA


La aportación inglesa más interesante a la escultura gótica son los retablos de alabastro, especialmente en el s. XIV, que fueron exportados a toda Europa.


ESPAÑA



Alamparo de la construcción de las catedrales de León y Burgos florecieron los dos focos más importantes de la escultura castellana del s. XIII, representados en la triple portada de la Pulchra leonina y en las puertas del Sarmental y de la Coronería burgalesas. Durante el s. XIV y principios del XV adquiere gran auge la escultura en la Corona de Aragón, que denota una conexión con la del norte de Italia (virgen de la portada de la catedral de Tarragona, retablo de Cornellá de Conflent, obra de J. Cascalls). Hacia 1400 la influencia de Borgoña se deja sentir en las obras de G.Sagrera, P.Johan (retablo de santa Tecla, catedral de Tarragona) y en la decoración de la capilla de los corporales de la colegiata de Daroca, En el s.XV recobra importancia el taller de Burgos con las obras de la Cartuja (sepulcro de Juan II y doña Isabel de Portugal, obra de Gil de Siloé). A su vez el taller de Toledo produce obras más severas (sepulcro del Doncel de la catedral de Sigüenza). En Sevilla en naturalismo flamenco aparece en el sepulcro del cardenal Cervantes, de Mercadante de Bretaña.

El período protogótico. Se conoce al maestro Mateo que hace el pórtico de la Gloria en Santiago.

En el período clásico, mediados del siglo XIII, se entronca con la tradición francesa. Portadas de las catedrales de Burgos y León.

En el período manierista los talleres más importantes se encuentran en Toledo. Destacan las puertas del Reloj y de Escribanos en la catedral de Toledo y el claustro de la catedral de Pamplona.

En el período hispano-flamenco se acentúan las notas patéticas y dolorosas en las expresiones de las figuras, que se hacen más naturales. Pere Anglada: Ángel del Ayuntamiento de Barcelona, Juan de Colonia: retablo de san Nicolás en Burgos, y Gil de Siloé: sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal en la Cartuja de Miraflores.

PINTURA



La pintura es el arte que más radicalmente cambia en el gótico. Pierde su lugar natural: el muro. La técnica más utilizada es la del temple y el óleo, que da un mayor colorido y permite un acabado más minucioso.

La primera etapa corresponde a la pintura conocida como gótico lineal, hacia el 1200. Se caracterizan por tener un fondo dorado, de influencia bizantina, un espacio simbólico. Las figuras tienden a ser planas, los colores vivos y aún tienen muchos convencionalismos románicos.
La segunda etapa corresponde a la Italia del Trecento, o pintura italogótica. Este será el germen de la pintura moderna, desaparece la línea negra. Podemos distinguir tres escuelas; la toscana, Giunta Pisano: Madona de la catedral de Pistoia; la escuela romana, Pietro Cavallini : Nacimiento y muerte de María; y la escuela florentina, Giotto di Bondone: Madona de Uffizi. Su aventura es la conquista de la técnica, el estudio del espacio, la perspectiva lineal, la coloración objetiva, la luz y la degradación de los colores.

En Italia también hay una escuela en Siena, que se caracteriza por hacer un arte cortesano, colorista, cromático e irreal, con los fondos dorados de tradición bizantina. Duccio di Buoninsegna : Madona Rucellai . Llegará en el siglo XIV a Cataluña Jaume Ferrer Bassa: capilla de San Miguel de Pedralbes.
La última etapa corresponde al gótico internacional, en torno al 1400. Se caracteriza por su afición al lujo, los colores brillantes, el dibujo curvilíneo, las pocas preocupaciones espaciales y por ser un estilo un tanto decorativo. Jean Fouquet: Díptico de Melum. En España encontramos: en CataluñaLluis Borrassà : retablo del Salvador en la catedral de Barcelona; en ValenciaLorenzo Zaragoza: San Roque de Jérica; y en Castilla Nicolás Francés: retablo de la catedral de León.

En esta época destaca, también, la escuela flamenca, protegida por una potente burguesía que es su principal cliente. Los pintores se organizarán en gremios, por lo que habrá una búsqueda colectiva de la perfección técnica y dibujística, lo que la hace muy minuciosa en los detalles. Los hermanos Jan y Hubrecht van Eyck: retablo del Cordero Místico; Petrus Christus : Leyenda de san Eloy; Roger van der Weyden , Descendimiento de la cruz; y el Bosco: El juicio final, El carro de heno y el tríptico de El jardín de las delicias.

Fuera de Flandes fue en España donde este estilo tuvo más éxito. Bartolomé Bermejo: Piedad del canónigo Desplá y Pedro Berruguete: retablo de Santo Tomás de Ávila.


Análisis y Comentarios:



La Casa de las Conchas



Nos encontramos frente a un edificio Gótico de carácter civil. Este edificio, es de planta rectangular y se podría decir que casi cuadrada. La Casa de las Conchas, es conocida así, gracias a la gran cantidad de conchas que decoran su fachada, en concreto 153, que sumadas a las del resto del edificio, alcanzan la 300.

La estructura arquitectónica de esta obra, no tiene ninguna característica especial, ya que se trata de una estructura adintelada, en la que el elemento vertical son las paredes de la casa, y el elemento horizontal, es el techo, que es en su totalidad plano. Así pues, se podría decir, que este edificio no presenta ninguna innovación arquitectónica. Eso sí, se consigue dar una gran sensación de volumen.

Los elementos sustentantes, son principalmente las propias paredes de la casa, que no son excesivamente gruesas, pero que lo parecen, y esto se debe fundamentalmente a la falta de altura del edificio. Otro elemento que actúa como sustentante, son las pequeñas columnas de la escalera, que están ricamente decoradas. El último elemento sustentante son los pilares y columnas del interior, muy sencillos y exentos de decoración.

Los elementos sustentados de esta “casa”, son el techo, que es totalmente plano, y que es continuo, salvo en el centro, donde hay un pequeño patio interior, que consta de dos galerías de arcadas. También, es un elemento sustentado, la caja de la escalera, que está dotada de pequeñas columnas decoradas, leones y techo artesonado.

La fachada de la Casa de las Conchas, es muy rica en lo que se refiere a decoración, ya que tiene una gran obra escultórica, además de por las conchas, por los escudos que se encuentran en la fachada. Tiene una gran cantidad de pequeños vanos, algunos con balcón, y otros con rejas (planta baja). Destaca también en la parte superior de las ventanas, la tracería Gótica existente que es de lo poco que se puede observar característico del Gótico. Destacar que en este edificio, predominan los volúmenes horizontales sobre los verticales, y esto, junto con la falta de altura del edificio, es lo que provoca esa sensación de edificio pesado o tosco.

Lo que caracteriza a este edificio, es que no es completamente Gótico, sino que se mezcla con otros estilos, como son el Mudéjar (que se observa fundamentalmente en las rejas y en alguna escultura) y el Renacentista (sobre todo en los escudos).

En resumen, se podría decir que este edificio, no es una construcción espectacular, en lo que se refiere a arquitectura, pero sí en lo referente a escultura y decoración, donde como ya dije anteriormente, se ha realizado un espléndido trabajo. Además, la mezcla de estilos en este edificio, hace de él uno de los más importantes de su época.

Como ya se comentó anteriormente, este edificio, es una mezcla de estilos, y esto es lo que solía ocurrir en la antigüedad, debido fundamentalmente a las técnicas de trabajo, que eran antiguas, y esto hacía que el tiempo necesario para completar un construcción, fuese elevado; pero en este caso, la razón se encuentra en el espíritu innovador de la familia a la que pertenecía la casa.

La decoración del interior, es casi inexistente, y la del exterior (escudos y conchas), en de bulto redondo, no es relieve, lo que pasa es que se encuentra adosada al tresbolillo. Hay un gran número de escudos, que simbolizan a los personajes importantes de la ciudad.
Por último, habría que comentar, que tanto en Salamanca, como en el resto de la geografía española, el Gótico, es de influencia francesa, y esta casa no iba a ser menos, pero el estilo predominante en esta obra arquitectónica, es el Gótico isabelino, que adquiere su nombre por coincidir con el reinado de la reina Isabel en España.

Historia



La Casa de las Conchas, tiene dos versiones muy distintas, pero cuyo final es el mismo: Por una parte, se dice que se trataba de un pequeño taller castellano, mientras que en otra fuente de las consultadas se comenta que se trataba de un palacio. En lo que sí coinciden es en que la construcción de esta casa, se llevó a cabo por el Doctor Maldonado, caballero de la orden de Santiago, y consejero de la reina Isabel. Y la hizo construir para él, allá por el año 1600.

Este edificio civil, se encuentra en Salamanca, donde también destacan otros edificios de este tipo, de relativa importancia y pertenecientes a otra época, como por ejemplo la Universidad, La casa de los duques, o la casa de las muertes, etc. Lo realmente importante de esta ciudad, son las catedrales, la antigua s. XII, y la nueva s. XVI, junto con la plaza mayor.


La Lonja de Palma



La Lonja de Palma es un edificio Gótico de carácter civil. Su planta es rectangular, y está rematada en las esquinas por cuatro enormes torres octogonales unidas entre sí por una pequeña balaustrada, decorada con tracería Gótica. Cada parte de la balaustrada, está dividida en cuatro partes iguales, rematada en la parte superior con unos picos, que simbolizan almenas.

Al igual que en la mayoría de los edificios Góticos, en este predominan las líneas verticales, sobre las horizontales, dando una gran sensación de altura. Esta sensación, se ve aumentada por la altura de las torres que enmarcan al edificio. Esta obra arquitectónica, consta de una estructura adintelada, ya que está compuesto por unos muros (verticales) que sujetan un techo plano (horizontal).

Los elementos sustentantes de este edificio, son los muros (que no son muy gruesos, y de ahí la sensación de ligereza y que están hechos mediante un aparejo regular de ladrillos. Cabe destacar la falta de vanos en las paredes exteriores del edificio. Los pilares, son altos y esbeltos en su totalidad, salvo en un pequeño salón, de tres naves, sostenido por seis columnas de aristas helicoidales, de donde surgen, como si de palmeras se tratase, los nervios de la bóveda.

Los elementos sustentados de la Lonja, son principalmente el techo, de carácter plano visto desde fuera, pero que en el interior, es de muy variadas formas: Bóvedas en el salón anteriormente comentado, o plano en el resto. El arco es el clásico Gótico, y también, cabe destacar como elemento sustentado, las torres, que a la vez que son sostenidas por el muro, hacen de nexos de unión del mismo, dando a éste una mayor consistencia.

Es un edificio muy sobrio, y esto se debe fundamentalmente a la falta de vanos, sobre todo en las fachadas laterales, donde no hay nada más que dos ventanas, con una clara tracería Gótica. Sin embargo, en las fachadas principales, hay un mayor número de aberturas, en concreto ventanas, que están formadas por tres arcos que comparten pilar, es decir, que tienen el tronco común el primero con el segundo, y éste con el tercero.

Por la disposición de sus elementos, este edificio, se asemeja mucho a un castillo, en especial, por los triángulos de la balaustrada, por las torres, y por la falta tanto de vanos, como de decoración en el exterior.

Como ya se dijo anteriormente, este es un edificio civil, y cabe destacar que durante el periodo Gótico, no destacaron estas construcciones. Pese al decaimiento de las peregrinaciones, el edificio, sin duda, más característico de la época, continuó siendo la Catedral, en la que se daban una serie de características, que se dan también en esta lonja, como por ejemplo:

a) La tracería que se puede observar en la balaustrada, y los arcos que decoran los escasos vanos que encontramos.
b) Siguiendo con las ventanas, también son característicos de algunas catedrales, los arcos compartidos.
c) Por último, cabe destacar el predominio de la línea vertical sobre la horizontal.

Historia



La Reconquista, efectuada por Jaime I “el conquistador”, en 1229, marca una nueva época, como lo demuestran los grandes monumentos civiles y religiosos de los siglos XIV y XV. Casas antiguas de Palma, la Catedral, la Lonja, el castillo de Bellver, son los más representativos de la capital, pero no hay que olvidar la ciudad de la Alcudia.

La Lonja, es uno de los más importantes edificios del Gótico civil español. Está situada en el Paseo de Sagrera. Fue encargada por el Colegio de Mercaderes a Guillem Sagrera en 1426, y terminada en el mismo siglo por Guillem Vilasolar. Además, la Lonja de Palma, es considerada, como uno de los edificios más notables de toda la Península.

Las lonjas, como edificios públicos destinados a contrataciones comerciales y mercantiles, aparecieron en la Corona de Aragón, a fines de la Edad Media. Fueron construidas entre los siglos XIV y XVI, en estilo Gótico, y constituyen uno de los escasos ejemplos de edificios de este estilo y de carácter civil.

Bibliografía:



- Nueva Enciclopedia Larousse - VV.AA.
- Descubra España paso a paso - VV.AA, Ediciones Baleares
- Guía turística de Palma - VV.AA - Folleto de Información y Turismo
- Descubrir España (Mallorca y Baleares) - VV.AA.
- Diccionario Enciclopédico Larousse - VV.AA
- Enciclopedia Espasa Calpe - VV.AA.
- España interactiva (vol. 5) - VV.AA
- El Levante (Diario)





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License