Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Los alimentos de los astronautas parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Los cultivos hidropónicos se estan desarrollando en Colombia.
En la actualidad, existen aproximadamente 450 has de Cultivos hidropónicos, principalmente de Clavel (ãprox 300 has). Tambien hay pequeños cultivos de Rosas, Lisianthus, Gerberas y algunas Hortalizas, principalmente Tomates.
7309.jpg
Rosas Var. Classy Injertas en patrón Mannetti en cultivo hidropónico en canaletas con sustrato de Cascarilla de Arroz cruda, a 12 cm de profundidad.
Plantas sembradas en Agosto de 1998,

7310.jpg
Canaleta de Cultivo Hidropónico con 3 % de Pendiente. Riego en la Cabecera de la cama y recolección del drenaje en la parte inferior. Recirculación total de la solución nutritiva.

PLANTAS MADRES DE CLAVEL EN BOGOTA COLOMBIA



Los cultivos hidropónicos se estan desarrollando en Colombia.
Por ultimas evaluaciones se calcula que en Colombia existen en la actualidad entre 250 y 350 hectáreas de cultivos hidropónicos. Tambien hay pequeños cultivos de Rosas, Lisianthus, Gerberas y algunas Hortalizas, principalmente Tomates. (< 150 has en total)

Clavel de distintas variedades cultivado en un sustrato compuesto de mezcla de Escorias de Carbón y Cascarilla de arroz semiquemada.

7311.jpg

Vista panorámica de un cultivo hidropónico de palntas madres de Calvel

7312.jpg
Bancada de Cultivo Hidropónico con drenaje inferior, sin pendiente. Riego por goteo a lo largo de la bancada. No se recircula la Solución nutritiva.
Producción: 60 esquejes por planta/ciclo/ (6 meses).
Clavel de distintas variedades cultivado en un sustrato compuesto de mezcla de Escorias de Carbón y Cascarilla de arroz semiquemada.
7313.jpg
Vista detallada de las bancadas hidropónicas de palntas madres de Clavel

- Tecnologías de cultivo sin suelo para la producción  comercial de hortalizas (hidroponía)
- Fisiología y producción de hortalizas: nutrición

2ª Congreso



Reforma martes 15 de enero de 1999
Difundirán en Toluca cultivos hidropónicos.
Especialistas de al menos seis países dictarán el primer curso internacional de hidroponia práctica los próximos 6, 7 y 8 de mayo con el objetivo de alentar esta técnica entre agricultores, profesionistas, estudiantes y amas de casa.
Gloria Samperio, presidenta de la Asociación Mexicana Mexicana, informó que entre los ponentes se contará con representantes de la NASA y el ministro canadiense de agricultura.
La convocatoria, dijo, no sólo tratará de alentar la participación de los agricultores tradicionales, sino de todos los interesados en cultivar frutos y verduras sobre materia inerte.
La hidroponia se define como el cultivo de las plantas en soluciones acuosas, ayudándose de arena, grava, hielo seco u otros materiales que sirvan de soporte.
A nivel nacional, estimó Samperio, existen pocas personas dedicadas a la hidroponia, pues la difusión de esta técnica no ha sido suficiente para permear a amplios sectores de la población.
“Es por eso que con el evento buscaremos enseñar esta técnica a más gente, para que en algún espacio de su casa intenten construir un invernadero hidropónico”, dijo.
En distintas regiones del país, agregó, las tierras laborables son limitadas y la agricultura tradicional no es suficiente para garantizar el abasto de elementos.
Por ejemplo, según estudios de la Asociación Hidropónica, durante el primer semestre de 1996, México importó frutas y verduras por un valor de 87.6 millones de dólares.
En el mismo periodo, se requirieron 794.2 millones de dólares para la compra en el exterior de frijol y maíz, con lo cual se demuestra la dependencia en materia de alimentos.
Por el contrario, comentó, con la hidroponia se podría asegurar la autosuficiencia alimentaria, ya que los cultivos hidropónicos superan con creces a los tradicionales.
“El jitomate es uno de los cultivos que más producción presenta en la hidroponia, pues en una hectárea con buena suerte se pueden cosechar de 200 a 700 toneladas, a diferencia de la agricultura tradicional, que en una hectárea obtiene alrededor de treinta toneladas de jitomate”, explicó Samperio.
El curso y las conferencias a impartirse en mayo, aseveró, tratarán de difundir estos argumentos para que los asistentes se conviertan en micro, medianos o grandes productores hidropónicos.
El cultivo sobre piedras, como comúnmente se le conoce, también mejora la economía y la salud de los productores, pues a bajo costo se obtienen frutos sanos y libres de fertilizantes químicos.
“Incluso se pueden sembrar verduras o frutas que no sean de la temporada, con lo que se tienen ventajas comerciales con los otros productores”, expresó.
Los conceptos básicos en hidroponia. La calidad del agua requerida. La solución nutritiva, aspectos químicos, su preparación y manejo, sus interrelaciones con los cultivos; el suministro de oxígeno. Las características y el manejo de los substratos. Los riegos y otras prácticas afines. Las fuentes de nutrimentos y los factores a considerar. Los sistemas hidropónicos modernos. Los factores ambientales: bajo condiciones de invernadero y al aire libre. Las prácticas culturales, sus interacciones con los sistemas hidropónicos y los factores ambientales. Generación de “Paquetes Tecnológicos”.

LOS HUERTOS



Los Huertos son conocidos como extensiones de terrenos donde se cultivan hortalizas, verduras, legumbres  e  inclusive árboles frutales.  Por lo general son cortas extensiones de tierra con un acondicionamiento óptimo y bien planificado por el hombre.    Los huertos se clasifican en dos grupos: según sus cultivos y según su utilidad.

Según sus cultivos los huertos se clasifican en:
Hortícolas:  hortalizas.
Frutícolas:  frutales.
Mixtos:  hortalizas y frutales.

Según su utilidad los huertos se clasifican en:
Escolares.
Familiares.
Semi-industriales.
Industriales.


Los Huertos Familiares



Estos huertos son todos aquellos que proporcionan productos variados y frescos para el consumo del grupo doméstico y son cultivados sólo por la familia.  La poca extensión de tierra en este tipo de huerto es una ventaja para el manejo y aprovechamiento de la tierra a través de métodos rudimentarios o artesanales y métodos tecnológicos.

Los Huertos Familiares Ecológicos



Resultan innumerables las ventajas de cultivar nuestro propio huerto -sobre todo si lo hacemos con métodos ecológicos- ya que nos permite realizar regularmente un beneficioso ejercicio al aire libre, desarrolla la creatividad y la sensibilidad por la vida que nos rodea, brindándonos la posibilidad de colaborar con la naturaleza  técnicas de cultivo respetuosas con el medio y el reciclado de los residuos orgánicos de la casa. Aunque quizás la razón más imperiosa de nuestros días sea la de poder consumir alimentos sanos con garantía de calidad y sin los tóxicos residuos de los pesticidas y los agroquímicos que se emplean normalmente en la agricultura convencional -química-.
De hecho, cada día existen menos dudas sobre el importante papel que desempeña la alimentación en relación con la salud, sobre todo la alimentación desequilibrada -a base de productos de mala calidad nutricional o desvitalizados- como factor de numerosos trastornos de salud y diversas patologías, que suelen mejorar o simplemente desaparecer cuando nos alimentamos correctamente, dando prioridad al consumo de productos de buena calidad nutricional y exentos de restos de sustancias tóxicas, como restos de pesticidas, agroquímicos o aditivos de dudosa inocuidad.
Por suerte para la salud en general, en los últimos años se está potenciando considerablemente la producción ecológica de alimentos y su consumo se incrementa día a día en todo el planeta por parte de personas de todas las esferas sociales, convencidas la mayoría de la importancia de tal elección. Lástima que en nuestro país la conciencia de la relevancia para la salud personal y del medio ambiente de los alimentos de producción ecológica sea aún escasa, resultado de lo cual es que más del 90 % de la producción nacional se destina a la exportación.
A muchas personas la obtención y el consumo de alimentos sanos y ecológicos les resulta difícil, debido en ocasiones a la lejanía de su hogar de establecimientos en donde se comercialicen de forma regular y con garantías y en algunos casos son los precios de adquisición -algo más elevados- lo que los pone fuera del alcance del ajustado presupuesto doméstico. Aunque este factor es relativo y no debería analizarse aisladamente considerándolo restrictivo sin más, ya que la mayor calidad nutricional y el contenido más elevado de nutrientes por el mismo peso de producto adquirido equilibran en parte la balanza de lo pagado y lo obtenido -tengamos presente que en las prácticas habituales de la agricultura convencional se abusa de los abonos nitrogenados y de ciertas fitohormonas que obligan a la planta cultivada a acelerar su desarrollo absorbiendo grandes cantidades de agua y nitratos en detrimento del resto de macronutrientes y oligoelementos-. También debemos añadir los beneficios para la salud que suponen los menores gastos en medicación al evitar ciertos trastornos, lo cual rentabiliza la inversión.

Para quienes todavía no tienen claros los peligros del consumo de productos cultivados convencionalmente (con agroquímicos), quizás hiciese falta repasarles la lista de despropósitos de los más normales métodos de cultivo y procesado de alimentos. Una manzana golden suele recibir una media de 23 tratamientos químicos en el árbol, más dos o tres inmersiones en otras sustancias químicas para su conservación en cámaras frigoríficas, en donde permanecerán a la espera de su distribución, siendo gaseadas con etileno justo antes de su comercialización para forzar la maduración, ya que fueron cosechadas verdes. Cualquier lechuga convencional del mercado es cultivada a base de riegos con abonos nitrogenados y ácido giberélico -hormonas vegetales-, en menos de cincuenta días, cuando tradicionalmente y en los cultivos ecológicos permanece en la tierra de dos a tres meses (o más tiempo), absorbiendo sus muchos nutrientes y siendo bañada por la radiación solar que propicia la adecuada fotosíntesis, imprescindible para la elaboración de la clorofila.
Las plantas seleccionadas a través del tiempo por los campesinos, en función de sus características gustativas y nutricionales combinadas con su mayor adaptación a las condiciones del clima y el suelo donde se cultivan, han sido sustituidas por variedades híbridas de mayor producción, ávidas de abonos químicos y, la mayoría de veces, frágiles ante las inclemencias climáticas, lo que las hace vulnerables a plagas y parásitos, forzando al agricultor al empleo masivo de plaguicidas y tratamientos químicos, muchos de los cuales son residuales y serán consumidos junto a los alimentos o pasarán a contaminar la tierra o las capas freáticas, llegando a casa por las cañerías de agua potable.
La obsesión por abaratar costes de producción también lleva al abuso de herbicidas que controlen las hierbas silvestres sin necesidad de recurrir al desherbado manual o mecánico. Los herbicidas dañan irremediablemente la frágil biología de la tierra y están siendo detectados en dosis alarmantes en la mayoría de acuíferos. Para colmo de males, varias multinacionales de la agroquímica intentan imponer el cultivo de plantas manipuladas genéticamente, de las que se desconoce por completo los posibles efectos negativos para la salud a corto o largo plazo.
Algunas de estas razones y una lista que se haría interminable justifican el que apoyemos la producción ecológica de alimentos y, si ello es posible, incluso el que cultivemos nosotros mismos, con nuestras propias manos, gran parte de los alimentos que consumimos cada día, siendo el huerto familiar ecológico una de las más saludables e interesantes opciones a nuestro alcance.
Siempre es posible cultivar nuestros propios alimentos de forma sana y ecológica, aunque tan sólo sea de forma testimonial, ante la falta de espacio o de tiempo disponibles. Quienes no dispongan de una parcela en donde cultivar sanamente pueden comenzar con algunas verduras en el balcón o la terraza de casa; existen varias propuestas con el sugerente título de El balcón comestible que pueden orientarnos. Incluso cuando esto resulta complejo, siempre nos queda la opción de los germinados, alimento de primer orden, sano y nutritivo, que podemos elaborar fácilmente en un rincón de la cocina con la ayuda de un germinador -usaremos semillas de procedencia ecológica, ya que las semillas convencionales suelen estar tratadas o rebozadas con productos tóxicos antiparasitarios-.

Quienes disfrutan de una casa con jardín o con una pequeña parcela son quienes lo tienen más fácil para iniciarse en el cultivo del huerto familiar ecológico -aunque para ello haya que renunciar a una parte del estético pero antiecológico (en nuestro país) césped-. Para su creación y mantenimiento serán precisos un mínimo de herramientas, tiempo y motivación, procurando buscar el máximo de información y asesoramiento que permitan su correcto diseño y la planificación de siembras, cultivos, cosechas y rotaciones que posibiliten la máxima producción con el mínimo de problemas y manteniendo la vitalidad y fertilidad de la tierra.
A partir de una parcela de 40 m2 bien gestionada podemos obtener la mayoría de hortalizas frescas que consume normalmente una familia media.
Gracias a las asociaciones beneficiosas y al cultivo denso obtendremos el máximo de producción en el mínimo espacio disponible.
Con un buen abono orgánico o con el compost elaborado con los restos orgánicos domésticos, las hierbas del huerto y los restos de cosechas, césped o podas trituradas, daremos vida a la tierra, restituyendo los elementos que le arrancamos con las cosechas y activando la vida microbiana y la acción de las lombrices -verdaderas factorías de nutrientes asimilables por las plantas-.
Una tierra fértil y sana, unida a la diversificación de los cultivos y sus correctas rotaciones, permite el desarrollo de plantas sanas y vitales, por lo que la presencia de enfermedades o plagas devastadoras es improbable, dándose tan sólo en épocas de mal tiempo o cuando cometemos ciertos errores. Pero cuando nuestras plantas enferman o son atacadas por parásitos, no tenemos por qué recurrir a los tóxicos productos químicos, pudiendo hacer uso de plantas medicinales de efectos reforzantes que también podemos cultivar en el huerto o a insecticidas vegetales inocuos para el ser humano y sin efectos residuales.  Los acolchados del suelo con paja u otras materias orgánicas evitarán la proliferación de malas hierbas y mantendrán la tierra protegida de la radiación solar, ahorrándonos riegos.
Cuando disponemos de suficiente espacio -a partir de los 100 m2- podemos plantearnos el cultivo de árboles frutales -un pequeño vergel- que completen la dieta sana y natural. Los amantes de los huevos pueden construirse un gallinero que albergue cuatro o cinco gallinas; los gallineros móviles permiten su emplazamiento sobre los bancales al finalizar los cultivos, limpiándolos de los restos de cosechas, hierbas e insectos allí presentes.

Los más audaces pueden incluso procurarse una o dos colmenas cuyas abejas se ocuparán de la correcta polinización de los frutos y, con algo de experiencia, obtendrán alguna cosecha de deliciosa y nutritiva miel.
Bondades de los Huertos Familiares Ecológicos:
Son innumerables  los aspectos beneficiosos que nos aporta el huerto familiar ecológico,    Quizás, dentro de los más importantes se encuentran el beneficio de permitirnos un necesario contacto regular con la naturaleza y la práctica de saludable ejercicio al aire libre. Por todo lo referido, vale la pena su práctica -si aún no se lleva a cabo-, especialmente por parte de quienes se preocupan por la calidad de lo que comen, por su salud y por la salud del planeta.


Los Huertos Hechos en Casa


La   inquietud del hombre de tener alimentos frescos y saludables al alcance de su mano le hizo pensar en los huertos hechos en su propia casa. Si bien  la actividad de cultivar se efectúa desde tiempos muy remotos, el hombre hoy por hoy  sigue viendo en ella una posibilidad de sustento para toda su familia,  sin que  tenga la necesidad de grandes conocimientos sobre técnicas de cultivo.  El hecho de que los huertos producidos en casa se encuentren en el propio espacio en que el hombre hace su hábitat diario le  permite controlar la calidad de los alimentos que consumirá, mejorar su economía   y planificar la producción y consumo de los mismos, así como controlar los riesgos sanitarios.  Pero lo más importante de esto lo representa el contacto mismo de los miembros familiares con la naturaleza y  la satisfacción que ellos sienten al verse capaces de producir sus propios alimentos,  como también el hecho mismo de compartir en función de un objetivo común.
De pequeños huertos hechos en casa han surgido grandes empresas dedicadas a la comercialización de productos agrícolas e industrias alimentarias, las cuales han crecido vertiginosamente.  Es posible que la idea inicial surgiera de el deseo de contribuir positivamente con la reducción del índice de mortalidad  por causa de la mala nutrición e inanición que afecta en la actualidad a muchos países del mundo.

Los Huertos Comerciales



Cuando el área sembrada es de una o más hectáreas y el propósito es producir la mayor cantidad y la mejor calidad, compitiendo en el mercado cercano o distante, se tienen los huertos comerciales que se dedican casi exclusivamente a las hortalizas como actividad principal.
El huerto comercial surte diariamente a los mercados, establece contratos con mercados mayoristas, o con fábricas de elaboración de alimentos. En este tipo de huerto, el “arte artesanal” tradicional va dando paso a las técnicas y procedimientos que son producto de investigaciones y de innovaciones, donde no se dejan los resultados al azar sino que el hombre tiene un máximo control de todos los pasos. Este tipo de explotación puede ser de un propietario independiente, o de un grupo de productores asociados o firmas comerciales que usan las técnicas más avanzadas y a la vez tiene acceso a grandes mercados. Así las hortalizas, como otros productos agropecuarios, pueden llegar a ser objeto de transacciones por dinero contado en millones.
En algunos países desarrollados, la producción de hortalizas está en manos de compañías millonarias controladas por pocos individuos y también por poderosas cooperativas de agricultores que emplean un nivel muy avanzado de tecnologías. Las operaciones están mayormente mecanizadas, producen grandes volúmenes, y con siembras en distintas partes del país, suplen una parte considerable de la demanda nacional y extranjera.

7314.jpg

Vivir en el espacio



En muchos aspectos vivir en el espacio no es muy diferente de vivir en la tierra. En otros, es bastante diferente. Los astronautas que orbitan la tierra deben hacer en el interior de la nave espacial las mismas cosas para vivir que nosotros hacemos en la tierra. Ellos tienen que comer, trabajar en equipo, hacer ejercicio, descansar, conservar la higiene y dormir. Las únicas diferencias significativas con respecto a vivir en la tierra son que ellos deben hacer todo esto en el reducido espacio de la cabina del orbitador del Transbordador Espacial, y que todos los objetos que se encuentran en el interior de la cabina, flotan. En realidad, flotar no es el término correcto ya que para flotar, los astronautas deben tener algo sobre lo que puedan flotar. El efecto de flotar se denomina microgravedad.

7315.jpg

La microgravedad se refiere a un ambiente en el cual los efectos locales de la gravedad hayan sido virtualmente eliminados por la caída libre. Por ejemplo, imagine que usted está con un amigo en el interior de un ascensor cuando los cables de éste se rompen. A medida que se desploman por el pozo del ascensor, usted y su amigo experimentan microgravedad. En otras palabras, ustedes caen juntos dentro de la caja del ascensor. Esto hace que ambos parezcan estar flotando.

Por supuesto, cuando usted cae, la gravedad en realidad no ha desaparecido pero sí sus efectos en el interior de la caja del ascensor. Por ejemplo, ¿qué indicará la aguja de una balanza doméstica si usted pudiera pararse sobre ella mientras cae?
7316.jpg
A causa de la microgravedad existente en el interior del Transbordador Espacial, algunas tareas se hacen más difíciles, tal es el caso del manejo de herramientas y líquidos. Si no tienes cuidado, las cosas saldrán flotando. Comer también presenta un desafío mayor, al igual que ir al baño y dormir. Sin embargo, otras tareas resultan más fáciles. Moverse de acá para allá es muy fácil, al igual que llegar a alcanzar el último estante. Trasladar objetos pesados es muy sencillo ya que dan la sensación de no pesar nada. Pero, una vez que consigues trasladar un objeto pesado, también tienes que poder detenerlo. De lo contrario, éste chocará contra las paredes interiores de la aeronave con la misma fuerza que se empleaba para trasladarlo.

MICROGRAVEDAD A TRAVÉS DE LA CAÍDA



MATERIALES



Vaso de papel
Hilo
Bolita de madera de color brillante (1 - 2 cm de diámetro)
Varios clips para papel
Cinta adhesiva

PROCEDIMIENTO



Usted puede apreciar cómo los objetos parecen flotar si une una bolita de madera a un vaso de papel por medio de un hilo y los deja caer juntos. Para hacer la demostración proceda tal como se indica en la ilustración siguiente. Debido a la fricción del aire, tal vez sea necesario colocar algunos clips en el fondo del vaso para que éste caiga tan rápidamente como la bolita. Sostenga el vaso en el aire suspendiéndolo de la bolita y déjela caer al piso. Observe la bolita y el vaso cuando caen. Inténtelo nuevamente, pero esta vez sostenga el vaso por su parte inferior. ¿De qué forma demuestra esta experiencia que la caída libre genera microgravedad?


ESPACIOS DE TRABAJO REDUCIDOS



MATERIALES



Seis pupitres
Materiales para actividades prácticas
Bloques para construcciones
Juguetes de acción tales como sets para construcciones

PROCEDIMIENTO



Transmita la importancia del trabajo en equipo y la cooperación creando en el aula un espacio de trabajo pequeño colocando pupitres para que formen un cuadrado, de manera de crear un pequeño espacio de trabajo en el medio, como para que quepa un pequeño sofá. Coloque los materiales para actividades prácticas, los bloques para hacer construcciones y demás elementos alrededor de las mesas. Planee varias tareas, tales como hacer un dibujo del Transbordador Espacial, hacer un avión de papel o construir una torre de bloques. Para realizar las tareas deberá ser necesario compartir las herramientas y los materiales. Seleccione a siete niños para que trabajen en el interior de ese espacio a la vez. Asígneles un límite de tiempo para finalizar todas las tareas. Haga que otros alumnos observen la actividad y que tomen nota de los problemas que observan y que consignen otras formas más eficientes de hacer las cosas. Después de que otros alumnos hayan realizado la experiencia, realice una charla grupal acerca de lo aprendido. ¿De qué manera se relaciona esta actividad con la forma de trabajo en el Transbordador Espacial?

COMIDA PARA EL ESPACIO



MATERIALES



Mezcla instantánea para hacer torta de chocolate (varias cajas)
Bolsitas de celofán con autosellador (tamaño para sándwich)
Agua
Cucharas

PROCEDIMIENTO



Ilustre cómo se preparan en el espacio los alimentos que allí se consumen preparando una torta de chocolate. Coloque aproximadamente un cuarto del contenido de una caja de polvo instantáneo para hacer torta en una bolsita plástica. Agregue agua según las instrucciones. Selle la bolsa y comience a amasar hasta que esté lista para comer. Esta actividad ilustra cómo los astronautas preparan una mezcla deshidratada y congelan alimentos deshidratados en el espacio. Al preparar el alimento dentro de bolsitas plásticas se evita que el agua se desparrame por el interior de la cabina del Transbordador Espacial. Otros tipos de alimentos que se consumen en el espacio son frutas frescas, frutas disecadas, nueces y alimentos precocidos recubiertos con un envoltorio de plástico o de papel de aluminio.


CÓMO DECANSAR EN EL ESPACIO



MATERIALES



Elementos diversos tales como bolitas, papel, monedas, cinta, lápices, etc.

PROCEDIMIENTO



Pida a sus alumnos que traten de inventar juegos y otras formas de relajación que se podrían utilizar en el Transbordador Espacial durante los períodos de tiempo libre. Indíqueles que los entretenimientos que requieren piezas pequeñas podrían significar un problema en caso de que éstas quedaran a la deriva. Pruebe los entretenimientos para verificar qué tan divertidos son y si resultan apropiados para realizar en el espacio.

(07:23 AM)
La NASA encuentra evidencias de un océano en la mayor luna de Júpiter
Washington .- Científicos de la NASA han sugerido la existencia de un enorme océano de agua salada debajo de la superficie de Ganímedes, la mayor luna de Júpiter y del tamaño de planetas como Mercurio o Plutón, según las imágenes recibidas de la nave espacial Galileo, informó Eu¿ropa Press.
Con anterioridad, la misma nave fotografió los primeros indicios de la existencia de agua en otras lunas ¿Europa y Calisto¿, que giran alrededor de este planeta del Sistema Solar.
En el encuentro de científicos de la Unión Geofísica Americana de Ganímedes, se indicó que todos los indicios apuntan a la existencia de agua salada debajo de la superficie helada al fundirse parte del espeso estrato de la corteza.
La responsable de la Universidad de Los Angeles Margaret Kivelson manifestó que, con las fotos hechas por la nave Galileo el pasado mes de mayo, se puede tener “una importante certeza” de que en Ganímedes existe un océano de agua salada.
Kivelson indicó que, teniendo en cuenta el grosor exacto del espeso estrato que cubre el hipotético océano, se podría saber si ese agua tiene los mismos componentes y la cantidad de sal que los océanos de la Tierra.

Gerencia de Innovación y Competitividad Empresarial



Seminario de Normas HACCP



Del 16 al 17 de agosto de 2000 se realizó en las instalaciones de la SENACYT el Seminario “Principios Básicos del Sistema HACCP para la Industria Alimentaria”. En el mismo participaron alrededor de 30 pequeñas y medianas empresas y representantes de instituciones estatales dedicadas a la regulación de la manipulación de alimentos.

7317.jpg

El evento fue auspiciado por la Comisión para el Desarrollo Científico y Tecnológico de Centro América y Panamá (CTCAP) de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la ejecución del ” Programa Regional de Gestión Tecnológica de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa de Centro América y Panamá” y coordinado por la Gerencia de Innovación y Competitividad Empresarial de SENACYT.
El HACCP (Hazard Analysis Critical Control Point) o Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control es un sistema desarrollado por la NASA para mantener los alimentos de los astronautas en estado óptimo y es el mejor en el mundo empleado para mantener la inocuidad de los alimentos desde la producción de la materia prima hasta la mesa y desde su almacenaje hasta su consumo.
El objetivo principal de este seminario fue proporcionar una guía práctica para implementar el Sistema HACCP por medio de la identificación de los puntos críticos de control, el aprendizaje de los principios básicos de este sistema y el diseño de un plan HACCP adaptado a las necesidades particulares de cada empresa.
Que las empresas panameñas incorporen el sistema HACCP a los procesos de sus empresas es de vital importancia ya que éste es un sistema respetado internacionalmente y muchos países ya han adaptado sus principios a sus códigos de salud por su aplicabilidad y carácter científico para mantener la inocuidad de los alimentos; sin mencionar la reducción de costos, debido a indemnizaciones otorgadas a consumidores cuya salud ha resultado perjudicada por alimentos en mal estado, que tendrán las empresas panameñas y el Estado.
El seminario fue presentado por la Ing. Carmela Velásquez (Costa Rica), consultora del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA). En la ceremonia de inauguración acompañaron a la experta el Sr. Gonzalo Córdoba, Ph.D., Secretario Nacional de la SENACYT y el Ing. Miguel Vásquez, Gerente de Innovación y Competitividad Empresarial de SENACYT.

CONCLUSION



Dentro de la temática tratada se encierran grandes verdades, tales como:  El hombre no ha dejado de asombrar a la humanidad con los grandes avances alcanzados, tal es así que de simples huertos familiares o hechos en casa hoy puede hablarse también de alimentos para astronautas y cultivos sin la existencia de tierras (cultivos transgénicos).  Todo este bagaje gira en torno a las  temáticas de agricultura,  alimentos y la aplicación de la tecnología.

La agricultura es una de las actividades productivas fundamentales para la existencia del hombre y la economía de un país, cuyo origen se remonta a tiempos pasados y tiene como base la  subsistencia de la humanidad a lo largo de la historia.  Si bien esta actividad se efectúa desde tiempos remotos, es preciso señalar que ha experimentado intensas modificaciones en los métodos de cultivo y técnicas empleadas.  En algunos casos, apoyándose en técnicas artesanales -que no   por eso dejan de ser productivas-  y  en otros, en técnicas más avanzadas en la que los .alcances tecnológicos y científicos  han sido determinantes.  Puede hablarse entonces de    los
cultivo hidropónico como  ciencia que estudia los cultivos sin tierra y  que  describe las distintas formas en las que pueden cultivarse plantas sin la existencia de tierra.

BIBLIOGRAFÍA



http://www.giga.com/~nacondor/kiwigen/
http://www.senacyt.gob.pa/senacyt/innovacion/seminario_normas_haccp.htm
http://www.hidroponia.org.mx/articulo2.htm
http://www.horticom.com/fitech1/aalarcon.html
http://www.contenidos.com/nasa/nasa5/act.htm

Autor:

Nailet Hernández





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License