Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Luna parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




LAS FASES DE LA LUNA



103790.jpg

103791.gif
103792.gif
103793.gif

La Luna cambia de aspecto continuamente en el cielo terrestre en un intervalo de 29,5 días; la duración del mes (calendario) se ha establecido por el tiempo que la Luna demora en completar su ciclo alrededor de la Tierra.
El cambio de aspecto lunar se debe a las variaciones de su superficie iluminada por el Sol. Cuando el disco lunar se halla en las cercanías del disco solar sólo brilla un pequeño sector de la Luna; éste irá ampliándose a medida que transcurran los días y se aleje del Sol. Cuando el Sol se ponga y simultáneamente aparezca la Luna, se habrá completado el brillo de todo el disco lunar; entonces se dice que es Luna Llena. Posteriormente, se podrá observar que la sección brillante del disco irá disminuyendo de tamaño y cambiando de forma a medida que se vaya acercando nuevamente al Sol hasta que, en sus cercanías, prácticamente desaparece de la visión (Luna Nueva). De este modo se repite una rutina de transformaciones denominada ciclo de las fases lunares.

Se trata de un cuerpo sólido de forma esférica, con un diámetro de unos 3.400 km (una cuarta parte del diámetro terrestre) y con una densidad similar a la de las capas externas de la corteza de la Tierra.
A simple vista, en su superficie se distinguen zonas claras y otras oscuras; con binoculares (o con un pequeño telescopio), las regiones oscuras se ven lisas y sugieren haber sido cubiertas por material volcánico, hoy ya solidificado. Las zonas claras, en cambio, aparecen cubiertas casi en su totalidad por cráteres de impacto. Se aprecian cráteres de gran variedad de tamaños, inclusive unos superpuestos sobre otros, en número realmente enorme. Uno de los mayores es el bautizado Clavius, de 200 km de diámetro; sin embargo, los más frecuentes son de unos 20 km a 30 km de diámetro. Una consecuencia de la ausencia de erosión en la Luna, es que los cráteres se conservan tal como cuando se formaron.

También hay cadenas de montañas, algunas bastante elevadas (como las terrestres) que se ubican hacia los bordes exteriores de las zonas planas (llamadas marias).
El color del suelo lunar depende mucho del ángulo de incidencia de los rayos solares sobre su superficie. En realidad, la Luna es bastante oscura según ha sido confirmado por los astronautas, además de las imágenes recogidas por las diferentes naves que la sobrevolaron. Objetivamente, el color de la Luna es de un amarillo oscuro, similar al de la arena húmeda; el hecho de que la veamos a simple vista tan clara y brillante, se debe sólo al contraste de su brillo con el fondo oscuro del cielo que la rodea. La mayoría de las piedras lunares recogidas por los astronautas son negras, aunque se han percibido otras de color amarillo y también marrones.
Las piedras lunares son tanto o más viejas que las rocas terrestres: alcanzan una edad cercana a los 4 mil millones de años. Respecto a su naturaleza, el estudio de sus piedras indica diferencias notables respecto de la composición de las muestras terrestres.
La Luna no posee atmósfera. Una consecuencia llamativa de ello es que la línea que separa en su superficie la región iluminada de la oscura (llamada terminador) es perfectamente nítida (así se aprecia desde la Tierra). Si tuviera atmósfera el terminador sería borroso, y mostraría un ligero resplandor como el que se observa en los crepúsculos terrestres.
La ausencia de una atmósfera en la Luna es consecuencia de que su masa es menor que la terrestre, y en consecuencia su atracción gravitatoria no tiene suficiente fuerza para retener una atmósfera; si alguna vez existió una atmósfera en la Luna, hace muchísimo tiempo que se disipó en el espacio.

Dos de los movimientos principales de la Luna son: su giro alrededor de la Tierra (traslación lunar); y la rotación sobre sí misma (rotación lunar), con la particularidad de que ambos cumple en aproximadamente el mismo intervalo de tiempo. Como consecuencia, la Luna presenta siempre la misma porción de superficie mirando a la Tierra, de tal manera que la otra cara permanece permanentemente invisible para un observador en cualquier lugar de la Tierra. Por último, el tercer movimiento de la Luna es el que realiza alrededor del Sol, acompañando la traslación de la Tierra (el año lunar coincide, aproximadamente, con el año terrestre).
La Luna ejerce una continua influencia física sobre nuestro planeta: un ejemplo conocido es el fenómeno de las mareas; esto es, la fuerza de atracción gravitatoria lunar produce una leve deformación en la superficie terrestre, la cual se evidencia por el flujo y reflujo continuo en las aguas de los océanos y mares de la Tierra.

Para un observador ubicado en cierto lugar de la Tierra se observará una marea máxima (pleamar); cuando la Luna alcance su posición más alta sobre el horizonte. Unas seis horas más tarde se verá una marea mínima (bajamar). La misma pleamar se observará cuando la Luna se halle invisible desde el mismo sitio, ubicada en el punto más bajo por debajo del horizonte (esto sucederá en algo más de 12 horas después de la pleamar anterior). Como resultado final, en el transcurso de un poco más de un día, se tendrá siempre dos mareas máximas y dos mínimas.
Otra acción de las mareas es la variación a largo plazo de la distancia media entre la Tierra y la Luna. Este fenómeno es consecuencia del principio de acción y reacción: la Tierra reacciona al freno impuesto por las mareas lunares, impulsando a la Luna hacia adelante y, por lo tanto, provocando un ensanchamiento gradual de su órbita.
Al respecto, los astronautas de las misiones APOLO dejaron en la superficie de la Luna varias configuraciones de espejitos que reflejan la luz de brevísimos impulsos láser enviados desde observatorios terrestres. El tiempo de ida y vuelta, multiplicado por la velocidad de la luz, da como resultado la distancia entre el aparato láser y los espejitos de la Luna. Estas mediciones se efectúan desde hace casi 20 años, lo que ha permitido comprobar que la órbita lunar se “ensancha” unos 3 cm por año.
La luna tiene un pequeño núcleo sólido, posiblemente de hierro, de unos 1500 ºC, rodeado por un núcleo externo, parcialmente fundido, en donde se generan ondas sísmicas. Por encima de ambos, se extiende un manto de aprox. 1000 Km. de espesura, y una corteza rocosa de 60 Km. de grosor.

La superficie lunar es rocosa, y esta plagada de cráteres, algunos muy antiguos, y otros relativamente recientes. Existen también cordilleras, como los Apeninos o los montes Haemus. Estas cordilleras son en realidad las paredes de viejos y grandes cráteres que después fueron inundados con lava. La lava emergió de las profundidades e inundó los cráteres antes de solidificarse, y formar las inmensas llanuras de color oscuro conocidas como “mares”. Los mares son más escasos en el lado oculto de la luna, esto se debe a que la corteza allí es mas gruesa, dificultando la salida de la lava del interior. La cara oculta sin embargo posee mas cráteres, y accidentes. Los rusos fueron los primeros en explorar la cara oculta de la luna; naturalmente la mayor parte de los accidentes geográficos tienen nombres de filósofos y científicos soviéticos. Así por ejemplo, podemos encontrar los cráteres Gagarin y Tsiolkovsky, y el mar Moscoviense, entre otros.
El periodo de rotación de la luna dura 27 días y 8 horas terrestres; el mismo tiempo que tarda en girar alrededor de la tierra. La causa de ésta sincronización entre el periodo de rotación y el de traslación, se debe al efecto gravitatorio que la gravedad terrestre ejerce sobre la luna. Así como la atracción gravitatoria de la luna levanta unos centímetros el agua de la tierra, provocando las mareas, también la tierra ejerce mareas sobre la superficie sólida de la luna. En el pasado, la luna presentaba una rotación más veloz. A medida que la tierra abultaba ligeramente la superficie lunar, ésta giraba 90º funcionando como una palanca que frenó la rotación lunar hasta igualarla al periodo de rotación.

La luna es el único cuerpo del sistema solar ya visitado por la especie humana, y podría ser en un futuro no muy lejano, local de estaciones científicas, habitadas permanentemente por humanos. La luna es un lugar perfecto para la investigación espacial; no posee atmósfera, lo que facilita la observación, pues o hay turbulencia, tiene una gravedad muy débil, lo que facilitaría el transporte de víveres, y el lado oculto está permanentemente protegido del intenso ruido electromagnético generado por la tierra, lo que facilitaría captar ondas hertzianas sin interferencias. La idea de estaciones permanentes en la luna, en un futuro no muy lejano, se fortalece con el reciente descubrimiento de altas cantidades de hidrógeno (posiblemente combinado en forma de agua) en los polos lunares. Quizás dentro de unas décadas estemos tan acostumbrados a las estaciones lunares, como lo estamos con la MIR o la ISS.

ECLIPSE Y FASES DE A LUNA



103794.jpg

CARA OCULTA DE LA LUNA



La luna ofrece siempre la misma cara a la Tierra, lo que no quiere decir que no tenga movimiento propio de rotación. En realidad, la Luna tarda exactamente el mismo tiempo en completar su órbita que en dar una vuelta en torno a sí misma. Sin embargo, todas las regiones de la Luna reciben, en un momento o en otro, la luz del Sol.
Si se ha conseguido confeccionar mapas detallados de la cara oculta ha sido gracias a las sondas espaciales. En la cara oculta se encuentran varios mares de pequeñas dimensiones, cubiertos de material de color oscuro. Las zonas claras son las dominantes. Tienen una topografía muy diversificada y están cubiertas de cráteres, como ocurre con los continentes de la cara visible.
Pese a todo lo dicho, la “cara oculta” de la Luna no lo es tanto. Existen irregularidades del movimiento de la Luna (llamadas “libraciones”) que la ponen parcialmente al descubierto ante el observador terrestre. Así, antes de que empezaran los lanzamientos de las sondas espaciales, se había podido cartografiar el 59% de la superficie total de la Luna, es decir, bastante más de la mitad.
Cuando la Luna pasa por la línea imaginaria que une los centros del Sol y la Tierra, entra en el cono de sombra proyectado por la Tierra y tiene lugar un eclipse de Luna.
La Tierra proyecta en el espacio un cono de total oscuridad (sombra o umbra) rodeado de una zona de oscuridad parcial (penumbra ). Pueden darse tres casos: que la Luna entre en su zona de penumbra, que entre totalmente en zona de sombra, o que entre parcialmente en sombra y el resto en penumbra. En el segundo caso, se habla de eclipse total, y en el tercero de eclipse parcial. En el primero de los casos (llamado eclipse de penumbra, y que se manifiesta por un ligero oscurecimiento del disco lunar) es bastante raro, pues la Luna “cabe justamente” en el anillo de penumbra.
Cuando la iluminación del Sol es oblicua, las alargadas sombras dan la impresión de que las montañas lunares son muy escarpadas y sus cimas muy agudas. Asimismo, los cráteres parecen profundas cavidades rodeadas de altas paredes montañosas. En realidad, la pendiente media de la superficie lunar raramente supera los 30º.
En los Alpes Lunares se encuentra un valle de 130 kms. de longitud llamado Vallis Alpes. Si se cuenta con un telescopio de cierta potencia, pueden observarse grietas y fisuras en numerosos lugares de la luna, como por ejemplo la grieta próxima al cráter Hyginus. El conjunto de fisuras que se hallan cerca del cráter Triesmecker es un excelente objeto para probar la calidad de un telescopio.

LA LUNA Y SUS FASES



Por su tamaño, puede decirse que la Luna es casi un pequeño planeta (3.476 kms. de diámetro), desprovisto de vida y que gira alrededor de la Tierra a una distancia media de 384.000 kms. Se nos presenta bajo el aspecto de un disco luminoso de 0,5º (30′) de diámetro angular. La mitad de la Luna está iluminada por el Sol, mientras que en la otra mitad es de noche. La línea divisoria entre el día y la noche se llama “terminador”. Desde la Tierra, podemos ver la Luna en distintos grados de iluminación denominados “fases”.
Cuando la Luna está entre el Sol y la Tierra, resulta invisible para nosotros. Es la llamada Luna Nueva. A los pocos días, la
Luna aparece en forma de Creciente. La parte oscura del disco está ligeramente iluminada (luz cenicienta) por la luz reflejada por nuestro planeta. A la edad de 7,4 días, el satélite llega a la fase de Media Luna. Cuando es Luna Llena, vemos todo el hemisferio más próximo plenamente iluminado y parece entonces un disco perfecto. Pasados 22,1 días desde la Luna Nueva, se pasa a la fase de Media Luna de nuevo; al cabo de 29,53 días (llamado Més Sinódico) el ciclo termina y vuelve a empezar.
En la zona del Terminador, el ángulo de incidencia de los rayos solares es muy pequeño y las sombras alargadas ponen de relieve los detalles del paisaje lunar, como cráteres y montañas.
103795.jpg 103796.jpg

CONCLUSION



En este trabajo hemos llegado a la siguientes conclusiones:

1. La luna es el único satélite que tiene nuestro planeta
2. Acompaña su viaje alrededor del sol
3. Tiene diferentes ases que nosotros los humanos la podemos apreciar desde nuestro planeta
4. Estas 4 fases duran 29 días, 12 horas, 44 minutos y dos segundos en realizarse
5. La luna no tiene ni oxigeno, ni atmósfera, ni agua.
6. Su relieve muestra montañas mesetas cráteres y muchas manchas grisáceas.
7. Tiene dos movimientos el de traslación el de rotación.

La luna es un solo y seco lugar ahí no hay agua y es imposible que el hombre pueda vivir con una tecnología apropiada.
El hombre ha llegado a la luna y hecho grandes logros.
Se han hecho descubrimientos recientes de que en la luna hubo agua en algún tiempo.
Deberíamos aprender y tomar interés sobre el satélite de nuestro planeta.

Bibliografía



www.nasa.com
enciclopedia oceano (tomo de astronomía)
www.satelite.com (el nuestro)
www.universoextraño.com
www.google.com
www.altavista.com

Autor:

Israel¸s Son





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License