Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Acuerdos de cooperación parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Derecho Internacional Público. Preferencias comerciales de la UE (Unión Europea). Desarrollo regional de Centroamérica



INTRODUCCION GENERAL



MOTIVACIONES:


La presente investigación y que servirá como trabajo final para obtener el título de Licenciado en Derecho, es basado en la experiencia personal vivida dentro de un país de la Unión Europea, España, como miembro de la Embajada de Costa Rica en ese país, durante la pasada administración en el cual asistí a varios seminarios sobre la materia de integración europea y sus relaciones con los países en vías de desarrollo y más particularmente, de las relaciones de ese país y la Unión en forma general hacia Centroamérica, lógicamente, por pertenecer nuestro país a ésta área.
Asimismo, otra parte importante de la información recabada se obtuvo en ciudad de Guatamela, lugar éste al que fui trasladado en el último año de gestión del expresidente Calderón, y en el cual tuve estrecha relación con la Secretaría Permanente del Tratado General de Integración Económica Centroamericana ( SIECA) a través de nuestra embajada en ese país.

OBJETIVOS:



El objetivo fundamental de este trabajo de graduación es analizar los diferentes programas de ayuda o cooperación que la Unión Europea otorga a Centroamérica para promover su desarrollo. Se centra en las posibilidades que representa la suscripción del Acuerdo de San Salvador, a fin de determinar la participación de la Unión Europea en el proceso de desarrollo regional; lo anterior, especialmente con el fin de que nuestra Universidad cuente con un documento que en el futuro pueda integrar parte de los programas de estudio, toda vez que la Unión Centroamericana es un hecho que muy pronto será realidad y los profesionales en Derecho de la Institución deben conocer.

En este sentido, el análisis también abarca una evaluación de los programas ejecutados en la región, las tendencias de la cooperación y una evaluación de sus resultados.  Igualmente, se analizarán los efectos de la extensión del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) europeo a Centroamérica.

Dentro de los objetivos de este trabajo, se incluyen temas tales como: política de condicionalidad de la cooperación en relación con el respeto de los derechos humanos y política de cooperación de la Unión para otros países en vías de desarrollo, entre ellos, los países de la Europa Oriental y los Estados Africanos, del Caribe y del Pacífico (ACP).

En primer término, es útil hacer una aclaración terminológica para prever cualquier confusión. El término “ayuda” (en inglés AID), será utilizado bajo una amplia acepción. El análisis pues, incluye las estrategias convencionales de ayuda, tales como la cooperación financiera y los proyectos de asistencia para el desarrollo.

Sin embargo, también se incluyen otros programas concesionales más amplios, como el tratamiento comercial preferencial y la provisión de fondos en condiciones blandas para la promoción de empresas conjuntas con capital europeo (jointventures). En todo caso, el propósito es determinar las diferencias existentes entre todos estos programas y analizar su respectiva efectividad en términos del desarrollo para los países centroamericanos.

En este sentido, esta investigación trata con áreas comunes de Economía Internacional y Derecho Internacional Público, especialmente focalizando en el tema del comercio internacional.  Se trata de estudiar relaciones entre Estados soberanos en un nivel híbrido de cooperación y comercio. Obviamente, el poder de maniobra de los países centroamericanos es sumamente limitado porque precisamente, en estos niveles ellos no participan activamente y son solamente beneficiarios de concesiones unilaterales de terceros.

Este trabajo se realiza bajo dos perspectivas. Por un lado jurídica, con el objeto de conocer las perspectivas existentes dentro del marco de las relaciones con la Unión Europea y por el otro económica, a fin de visualizar el crecimiento de las economías centroamericanas.

De hecho, la interrogante que surge es sobre la posibilidad de hacer una evaluación adecuada desde estas dos perspectivas. En otras palabras, si es apropiado afirmar que las relaciones Centroamérica-Europa Comunitaria se realizan en estos dos planos, el jurídico y el económico. Y, en todo caso, qué perspectivas se pueden prever en ambos niveles.

También es importante reconocer que el desarrollo es en sí mismo, un proceso esencialmente político y que cada propuesta sobre cooperación o desarrollo supone, al menos implícitamente, una posición previa sobre la distribución de riqueza.  En consecuencia, un análisis jurídico y económico no es suficiente para mostrar todo el panorama.  Por ello es necesario realizar también un análisis político de las mencionadas relaciones, para medirlas en toda su extensión.

Para los propósitos de esta tesis de grado, una distinción es necesaria, en lo particular, en lo que desarrollo y cooperación se refiere.  Dentro de determinados círculos y con objetivos específicos, la cooperación al desarrollo, se entiende como la serie de proyectos y programas que se inician y terminan dentro de cierto período con la provisión de una cantidad de fondos.  Esta concepción harto tradicional, puede ser útil para medir los resultados de la inversión de recursos a corto plazo. Bajo ella, el desarrollo sólo ocurre cuando hay intervención de afuera; entre más dinero, más desarrollo.

No obstante, el desarrollo que interesa en este trabajo es aquel proceso dinámico de cambio a nivel local, que permanece después de que la ayuda se brinda, como un esfuerzo de los propios beneficiarios.  Así, no interesa conocer en particular los resultados específicos de cada uno de los proyectos financiados por la Unión Europea, sino, en su lugar, interesa conocer el marco de referencia dentro del cual se desenvuelven las relaciones entre las dos regiones y localizar las posibilidades que dentro de este marco, se establezcan las bases de un proceso doméstico de desarrollo.

La cooperación no es la panacea del desarrollo.  La historia centroamericana lo confirma, luego de importantes flujos de ayuda estadounidense en primer lugar, y europea y de otras fuentes multilaterales, en segundo término.  Por ello es útil hacer un análisis crítico de la cooperación para el desarrollo que recibe la región, en todas sus dimensiones.

Con vista en las razones antes indicadas, la metodología de este trabajo final será eminentemente práctica. Más que una discusión teórica sobre las diversas escuelas doctrinarias para el desarrollo y su implementación en la región, el trabajo enfoca las posibilidades reales de producir un cambio positivo en el crecimiento económico y social de los países centroamericanos.

Frente a terceros países la región centroamericana comprende siete países: Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.  A pesar de encontrarse en la misma área de influencia geopolítica, Panamá ni Belice han compartido la misma historia del resto de los países.  Por un lado, Panamá ha sido considerada como parte de Sur América y aún algunas veces, del Caribe.  Belice por su parte, obtuvo su independencia del Reino Unido hasta hace pocos años, históricamente ha mantenido estrechos lazos con ese país, siendo el único país de habla inglesa en la región.  No ha sido sino hasta los últimos años, que ambos países se han acercado políticamente al resto de las naciones centroamericanas.  Sin embargo, para los propósitos de la presente investigación, se analizará Centroamérica referida únicamente a los cinco países centroamericanos “originales”.

Esta aclaración es útil dado que los acuerdos firmados entre la región centroamericana y la Unión Europea, incluyen a Panamá como signatario, aún cuando este país no participa jurídicamente en el proceso de integración económica del área de manera plena.

En el caso europeo, es también necesario efectuar una aclaración terminológica.  Con la entrada en vigencia del Tratado de Maastricht   el primero de noviembre de 1993, el término “Unión Europea” (UE) se convirtió en la denominación que abarca la Comunidad Europea y las Políticas Exterior y de Seguridad Comunes, así como las políticas de Justicia y Asuntos Domésticos.  A través de este trabajo se utilizará el término Unión Europea -UE- para referirse a la anterior “Comunidad Europea”.  Esta permanece como una entidad jurídica, dado que su fundamento legal no ha sido expresamente derogado.  No obstante, cuando así convenga para efectos de comprensión, especialmente cuando se refiera a asuntos ocurridos bajo la esfera de la “Comunidad Europea”, se utilizará esa denominación.

HIPOTESIS:



Las relaciones de cooperación entre La Unión Europea y Centroamérica no ha dado los frutos esperados, sobre todo porque Centroamérica continúa ocupando un lugar secundario en las prioridades europeas debido al interés de ampliar en un futuro no muy lejano las fronteras de la Unión hacia los países de Europa Central y Oriental; además de que el poder de influencia centroamericana en las políticas comunitarias es sumamente limitada.

Comenzaremos la investigación, dando un breve vistazo a aspectos generales del Derecho Internacional, en donde se analizará la evolución histórica del Derecho Internacional, la nación de lo que es el Derecho Internacional, el contenido del mismo y la definición de tratados internacionales, sus elementos y su carácter coercitivo.

En un segundo plano, se analizarán los acuerdos de cooperación, entendidos estos en dentro del marco general de referencia, pues como se dijo anteriormente, no se entrará a anlizar todos y cada uno de los acuerdos; los procesos comunes de integración económica; y algo muy importante como es la política de cooperación de la Unión Europea hacia Centroamérica, aspecto medular de la presente investigación.

Más adelante veremos lo que son los Acuerdos de Cooperación de la Unión Europea a Centroamérica, el Acuerdo de Luxemburgo y el de San Salvador.

Finalmente, entraremos a estudiar las preferencias comerciales, su concepto y las relaciones comerciales de la Unión Europea con los países en vías del desarrollo; el Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y por último los obstáculos de la cooperación económica de la Unión Europea hacia Centroamérica

TITULO PRIMERO



ASPECTOS GENERALES DEL DERECHO INTERNACIONAL


CAPITULO I.



EVOLUCION HISTORICA DEL DERECHO INTERNACIONAL



SECCION I.



ANTECEDENTES HISTORICOS DEL DERECHO INTERNACIONAL



Como bien lo apunta el maestro español, Díez de Velasco, la formación a lo largo de la Historia de distintos grupos humanos políticamente organizados e independientes entre sí dio origen a algunos principios jurídicos reguladores de los contactos entre esos grupos, forjándose lentamente un núcleo normativo rudimentario cuya eficacia y amplitud fue diversa en razón del grado de desarrollo o evolución tanto de dichos grupos como de la cultura en que se insertaba. Hoy es ya un lugar común que el Derecho Internacional, no fue una creación europea, asociada al sistema moderno de Estados; más bien cabe afirmar que con ese sistema de Estados surgió una de las formas históricas del Derecho Internacional, el llamado Derecho Internacional Clásico, sin duda la más importante, pero sin dejar de ser por ello otra forma peculiar más en el proceso de desenvolvimiento histórico de este ordenamiento.

Este autor nos dice que el Derecho Internacional surge desde que se establecen relaciones de cierta estabilidad y permanencia entre grupos humanos con poder de autodeterminación; reglas como las de la inviolabilidad de embajadores o la del respeto a los tratados, constituyen un patrimonio jurídico antiquísimo por muy precario y fragmentario que fuera, no atribuible al acerbo de ninguna cultura en general.

Las apreciaciones del ilustre tratadista pareciera que son las más acertadas con que podemos contar, a la hora de buscar las raíces del surgimiento otrora de la materia que nos ocupa. La idea de antaño que se tenía de que el Derecho Internacional surgió única y exclusivamente del continente europeo es del todo absurda. Debemos pensar y llegar a la total convicción, por ejemplo, de que en América antes del mal llamado Descubrimiento de América y la posterior Conquista y Colonización, en nuestros “países” existían verdaderas relaciones de Derecho Internacional, en donde cada una de las zonas tenía delimitado su rango de acción si así se le quiere llamar. Existieron verdaderas relaciones entre las culturas indígenas de Norte y Sur América, es decir entre la cultura Azteca, Maya, la Inca, etc. Lo que se pretende es hacer ver que por el simple hecho de que Europa fuera más avanzada que América, por ese simple aspecto no podemos pensar que no existiera una verdadera organización cultural en nuestro continente.

En este sentido, nos continúa ilustrando Díez de Velasco al decir que,  el Derecho Internacional se ha configurado históricamente de distinta manera en razón del contenido y grado de evolución particulares de cada cultura (sea la china, hindú, la islámica o la occidental) significándose como un sistema propio de normas reguladoras de las relaciones entre los distintos grupos humanos organizados presentes en cada una ellas, y llegado el caso de las relaciones de coexistencia entre distintas culturas. No olvidemos que tras la unificación del mundo por los grandes descubrimientos, la evolución de esas relaciones interculturales se aceleró, pasando primero por una etapa de expansión, convergencia y hasta coexistencia, que sucumbió ante el desaforado colonialismo e imperialismo europeos del siglo XIX, volviendo a resurgir tras la Segunda Guerra Mundial para culminar finalmente en la actualidad en una Sociedad y Derecho Internacional universales.

El requisito previo para la existencia de un orden jurídico internacional fue siempre, y continúa siendo, al coexistencia de entidades políticas organizadas sobre una base territorial, no subordinadas a autoridad política superior alguna. En rigor, el origen histórico y desenvolvimiento posterior de un cierto orden internacional siempre se fundamentó en la coexistencia de entes políticos por necesidades de poder, cuyas relaciones fueron alcanzando paulatinamente una razonable estabilidad basada en el mutuo interés y en el principio consensuado de la reciprocidad de derechos y obligaciones.

Sección II.



LAS DISTINTAS EPOCAS DEL DERECHO INTERNACIONAL



Las normas que constituyen el Derecho Internacional son consecuencia natural de la relación y la convivencia entre los pueblos. A medida que se establecieron comunicaciones recíprocas y cada vez más frecuentes y estrechas, surgieron aquellas normas con carácter moral primero, utilitario y empírico después y finalmente jurídico.

La formación de tales normas supone la preexistencia de Estados, de sociedades nacional con organización política y jurídica propias. El Derecho Internacional se ha gestado y desarrollado lentamente con el agregado de normas nuevas; pero la evolución se intensifica y acelera notablemente a partir del siglo XVII.

Para estudiar la evolución del Derecho Internacional debemos tomar como base las normas, las instituciones a medida que surgen y se desenvuelven, y no las épocas en que convencionalmente dividen los historiadores la evolución política de la humanidad. Siguiendo con esta línea de pensamiento, podemos decir que el Derecho Internacional ha pasado por tres etapas que se caracterizan por el hecho de dominar sucesivamente en ellas la anarquía internacional, el equilibrio político y la existencia de una comunidad internacional entre los Estados.

1. PRIMERA EPOCA


La época de la anarquía internacional abarca desde los tiempos más remotos hasta comienzos del siglo XVII.

La vida de relación entre los pueblos era escasa y poco frecuente. Pero la necesidad, entre pueblos vecinos o próximos, de concertar la paz, de pactar alianzas o de acordar relaciones de intercambio, los obligó bien pronto a celebrar tratados, y para ello fue necesario enviar personas que actuaran en nombre y representación del soberano. Esos enviados y los acuerdos que realizaban se ponían bajo la protección de las divinidades y eran sagrados. Surgieron así las primeras normas internacionales, que son sin duda la fidelidad a los tratados y la inviolabilidad de los enviados.

2. SEGUNDA EPOCA   



La época del equilibrio político es consecuencia de la implantación de las grandes monarquías, en los siglos XVI y XVII, y de las guerras de religión que asolaron a la Europa Central. El equilibrio encontró asiento en la Paz de Westfalia (tratados de Münster y de Osnabrück de 1648), que puso fin a la Guerra de los Treinta Años. Existían entonces tres casas reinantes: España, Francia e Inglaterra, habían surgido ciertos Estados de importancia: Países Bajos, Prusia y Suecia, y la Europa Central estaba fraccionada en más de trescientos Estados germánicos. Los tratados de Westfalia, reconocieron la independencia de los pequeños Estados germánicos, así como de los Países Bajos y la Confederación Helvética; y adoptaron de hecho el principio de igualdad jurídica de los Estados, sin diferencia alguna por motivos de confesión religiosa o de forma de gobierno pues fueron concertados por príncipes católicos y protestantes, por Estados monárquicos y republicanos, como eran Venecia, los Países Bajos y la Confederación Helvética.

En la época del equilibrio político se extiende la práctica, iniciada por las repúblicas italianas, de acreditar embajadores permanentes; de tal manera que desde el siglo XVI los principales soberanos mantenían contacto político por medio de representantes personales.

3. TERCERA EPOCA



La tercera época que se caracteriza por la existencia de una comunidad internacional, arranca desde fines del siglo XVIII,como consecuencia de la Revolución de la Independencia de los Estados Unidos, en 1776, y de la Revolución Francesa de 1789.

La noción de la soberanía del pueblo y de los derechos individuales, enunciada y difundida por las revoluciones de 1776 y 1789, tuvo enorme influencia en las relaciones internacionales, estableciendo y desarrollando principios e instituciones de gran importancia: el reconocimiento de la independencia, la igualdad jurídica de los Estados, al teoría de las nacionalidades, la noción de la neutralidad, los derechos de los extranjeros, la práctica del
arbitraje, la cláusula de la nación más favorecida, la represión internacional de la piratería y de la esclavitud, la extradición de los delincuentes ect.

La política se apoya todavía en el sistema del equilibrio: después de la caída de Napoleón, los monarcas más poderosos organizan la Santa Alianza y más tarde las “grandes potencias” se reúnen congresos cada vez que es menester solucionar alguna crisis muy grave; pero lo cierto es que en el transcurso del siglo XX el campo internacional se hace más vasto como consecuencia de la formación de nuevos Estados en el continente americano y del maravilloso desarrollo que adquiere el intercambio entre los pueblos, gracias a la máquina de vapor,la industria mecánica y la implantación de comunicaciones rápidas y regulares.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License