Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Acuerdos de cooperación parte 4 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




SECCION IV



ANALISIS DE LOS PROGRAMAS DE COOPERACION ECONOMICA PARA EL DESARROLLO REGIONAL



No existen muchos estudios que evalúen los efectos de los programas de cooperación de la UE en CA.  En 1991, SIECA realizó un análisis de los programas de cooperación de la CEE hacia Centroamérica  .  Asimismo, para la última Reunión Ministerial de San José X, celebrada en Atenas, Grecia, la Comisión elaboró otro informe, al cual no se tuvo acceso durante la elaboración de esta investigación, pero en todo caso, los estudios evalúan cuantitativa y cualitativamente la cooperación recibida, y permiten arribar a interesantes conclusiones.

En virtud de los objetivos de esta investigación, se considera conveniente analizar separadamente, las observaciones de fondo (cualitativas) formuladas de los comentarios más generales, que en términos cuantitativos se han elaborado.

A. ANALISIS CUALITATIVO



Basada en la experiencia adquirida durante las primeras cuatro reuniones de la Comisión Mixta, SIECA consideró que desde el principio, la descoordinación en la presentación de los proyectos y otras solicitudes de cooperación, ha conducido a la gran dispersión de esfuerzos.

“…En un afán centroamericano de querer abarcar una cantidad considerable de temas y proyectos, se traduce en una dispersión (y en) de esfuerzos por parte de la Comisión Mixta  para poder atenderlos…”

Ello, ha significado una grave impedimento para que la cooperación se haya podido concentrar en áreas críticas para la región, dentro de las cuales, se señalan los temas de la deuda externa; el financiamiento a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI); un tratamiento similar al de los Estados ACP bajo las Convenciones de Lomé y el mejoramiento de los términos de intercambio para los productos centroamericanos de exportación.  Incluso, la dispersión de esfuerzos también ha significado la imposibilidad de dar seguimiento a iniciativas concretas ya aprobadas, especialmente por parte de los países centroamericanos, como partes interesadas.

Es oportuno destacar que este problema depende exclusivamente, de la voluntad de los países centroamericanos, y está en ellos, su solución.  Los países deberían organizar sus prioridades y coordinar entre sí, para procurar concentrar los esfuerzos en áreas estratégicas, como una forma para maximizar los beneficios de la cooperación.

Otro de los problemas identificados, aunque de menor relevancia, ha sido la falta de información previa sobre las disponibilidades financieras de la UE para la cooperación.  La región ha indicado que como no se puede saber con anterioridad el presupuesto asignado a CA, hay dificultades para distribuir los montos.  En algunas ocasiones, los países centroamericanos también han argumentado que ello explica, en gran medida, la dispersión en multitud de iniciativas.  No obstante, se considera que el problema es tangencial; los países deberían partir siempre de una base realista y restrictiva de los recursos disponibles, en consideración de lo mencionado anteriormente, aunque desconozcan de antemano, las cifras exactas de los montos para financiar los programas.  Es lo cierto, que la mayor cantidad de proyectos se traduce en mayores efectos positivos en la región, pero los países tienden igualmente, a olvidar sus mismas dificultades para canalizar los recursos y dar adecuado seguimiento a un número inmanejable de proyectos.

Esta congestión de iniciativas, produce también un efecto negativo en la imagen de la región a nivel internacional.  Muchos compromisos que constan en las actas ministeriales, los países luego no se han interesado por reactivarlos ni darles seguimiento, lo cual es muy propio del ser Centroamericano y Latino en general.  Obviamente, los mecanismos tienden a desgastarse.  Los países centroamericanos deben tener presente que los documentos que se suscriben van dirigidos, fundamentalmente, a los organismos internacionales y a las fuentes de cooperación.  Lamentablemente, en muchas oportunidades, se incluyen en ellos propuestas o temas que otros interpretan como mecanismos que ya están en operación.

SIECA incluyó en su evaluación sobre los programas de cooperación, una observación constante por parte de los países de la región, en cuanto a la rigidez comunitaria en el tema comercial.  Se apunta que los mecanismos previstos no han sido adecuados para otorgar concesiones a productos específicos, ni para diseñar mecanismos de financiamiento para las exportaciones no tradicionales.

La reacción europea en este tema se ha centrado en explicaciones de índole presupuestaria, argumentando que cualquier mecanismo de financiamiento como el señalado, requeriría de un desembolso importante de recursos.  Como se recordará, un desembolso de ese nivel, por ECU 120 millones, fue realizado para financiar el Sistema Centroamericano de Pagos.    Este mecanismo, por razones que no interesa aquí profundizar, no resultó operativo en la región, por lo que parte de esos recursos fueron finalmente, destinados a la creación de un programa para el financiamiento de exportaciones no tradicionales, administrado por el BCIE.

Pero más allá de este redestino de recursos, resulta fundamental apuntar que en este tema, los países de la región han tendido a perder de vista las perspectivas del alcance de los programas de cooperación.  Los mecanismos de diálogo previstos en los acuerdos de cooperación, a través de las Comisiones Mixtas, no son adecuados para resolver controversias, o en general, temas comerciales.  La Comisión Mixta es, esencialmente, un foro político, carente de competencias legales para constreñir a las partes al cumplimiento de sus “obligaciones”.  Aunque los documentos suscritos mencionan, en reiteradas ocasiones, temas económicos y comerciales, los acuerdos son, por naturaleza, acuerdos marco de cooperación.  Adicionalmente, las autoridades en materia comercial, de ninguna de las dos regiones, participa en dichos foros, y ni siquiera lo han hecho activamente, en la definición de las áreas de cooperación.

En la realidad, en criterio propio, Centroamérica no tiene el poder suficiente para promover un cambio drástico en las políticas comerciales de la UE.  Basta mencionar que ni siquiera a nivel de los volúmenes de cooperación, Centroamérica ocupa un lugar prioritario para Europa.  Dado que las relaciones se fundamentan en bases políticas, el margen de maniobra es particularmente limitado para la región.

Aunque los acuerdos suscritos son instrumentos jurídicos internacionales, su eficacia jurídica es reducida.  Se trata de mecanismos unilaterales   de asistencia, donde las partes donantes juegan el papel protagónico.  Además, carecen de mecanismos para reaccionar en caso de incumplimiento de las “obligaciones”, y por ello, éstas se tornan más en declaraciones de intenciones, obviamente con más valor moral, que jurídico.


B. ANALISIS CUANTITATIVO  .


El volumen de la cooperación de la UE a los países centroamericanos en 1993, a través de todos los instrumentos de cooperación previstos, ascendió a ECU 150 millones, y en términos de nuevos compromisos, en alrededor US$ 180 millones.  Este monto representa un incremento del 5% con respecto a la cifra canalizada en 1992, que ascendió a ECU 143 millones (en 1991, el total fue de ECU 125 millones) .  Adicionalmente, el volumen de los recursos canalizados a CA en 1993, superan los montos anteriormente desembolsados entre estas dos partes.

Esta evolución favorable se dio gracias a un aumento significativo en materia de ayuda alimentaria, asistencia financiera y técnica, ayuda para los refugiados y la democratización en la región, junto con una utilización más exhaustiva en comparación con años anteriores, de las posibilidades de las líneas presupuestarias para el financiamiento de los programas en materia de bosques tropicales, ecología, lucha contra la droga y cooperación energética.

En 1993, la naturaleza de la asistencia comunitaria a CA, se concentró en la continuación de los esfuerzos para la reconstrucción de El Salvador.  Este país absorbió el 30% de los recursos comunitarios disponibles para la región.  Le siguen Guatemala y Nicaragua como beneficiarios de la ayuda, cada uno recibiendo el 20% del total de los recursos, que se han invertido fundamentalmente, para la estabilización de la situación política y económica que atraviesan.  La asistencia para estos países se ha concentrado en acciones para atenuar los efectos sociales de las políticas de ajuste y para apoyar el desarrollo de proyectos destinados a los sectores rurales respectivos.

Durante el año 1993, la UE también canalizó cooperación para apoyar el proceso de pacificación de la región, en particular, para la reintegración de las poblaciones repatriadas y la promoción de la democracia y el respeto de los derechos humanos en la región.

Durante 1993, el 51% de la cooperación total canalizada a CA, fue cooperación financiera y técnica,  En segundo lugar, cerca del 13% total se invirtió en ayuda para los refugiados, e igual porcentaje, en ayuda alimentaria.  Otras áreas también fueron financiadas:  cooperación económica (5.7%); asistencia para la democratización y la promoción de los derechos humanos (5.5%) y el cofinanciamiento de ONGs (4.4%).  A continuación, se analizarán estas principales áreas financiadas, a través de la cooperación europea.

De acuerdo con los lineamientos emanados de la Reunión de San José IX, celebrada en El Salvador en 1993, la UE continuó otorgando una atención especial a la reconstrucción de El Salvador.  Una importante proporción de los recursos, fue invertida en el sector de salud (MECU 17) y en la segunda etapa del programa de reinserción de los desplazados para la agricultura (MECU 10).  Otros proyectos para el desarrollo integral de los sectores rurales, han sido aprobados durante el mismo año, a favor de Costa Rica, Nicaragua y Guatemala, por un monto total de MECU 30.7.  Adicionalmente, se aprobó otro proyecto especial para Nicaragua, por un monto de MECU 18, destinado a resolver problemas de propiedades de tierras, que se consideró como un elemento fundamental para promover la democratización de dicho país.

Es necesario también mencionar, que a nivel regional, se aprobaron recursos por un total de MECU 7.5, para la primera fase de un proyecto para el desarrollo de los pueblos indígenas y por MECU 4 para la extensión de un proyecto para el desarrollo de cooperativas.

Durante el curso del año bajo análisis, la CEE aprobó veinticinco proyectos por un total de MECU 20, para el apoyo de los refugiados y desplazados en la región.  Esta cifra significó un aumento del 20% con respecto al financiamiento de dicho rubro durante el año anterior.  Los esfuerzos se concentran en Guatemala, con quince proyectos en favor del retorno de desplazados desde México y de refugiados guatemaltecos que aún residen en el Estado de Chiapas, México.  En segundo término, se encuentran El Salvador y Nicaragua como beneficiarios de la cooperación, por MECU 6 y 5, respectivamente.  En este tema resulta importante apuntar el destino de recursos para un proyecto de financiamiento para la creación de empleo en el sector informal de la Ciudad Capital salvadoreña, así como otros dos proyectos en favor de la desconcentración de tierras para los repatriados y desplazados nicaragüenses.

El volumen de recursos para la ayuda alimentaria se mantiene en un nivel de importancia (MECU 19.8).  Por países, Nicaragua continúa siendo el mayor beneficiario de la ayuda (MECU 11.5) y le sigue El Salvador (MECU 4.6).

Durante su cuarto año de existencia, la partida presupuestaria para el financiamiento de acciones de democratización en la región, financió cincuenta iniciativas, principalmente para aquellos países cercanos a celebrar procesos electorales, con excepción de Costa Rica; para la promoción de las actividades de las “procuradurías de los derechos humanos” y para el desarrollo de la administración de justicia.  Durante 1993, los recursos bajo este rubro aumentaron en un 36% con respecto al año anterior (MECU 8.3).  Es importante agregar, que también se financiaron diez proyectos dentro del Programa Plurianual para la Promoción de los Derechos Humanos en Centroamérica, adoptado por los Ministros durante San José VIII.

Por su parte, los recursos canalizados para el financiamiento de ONGs, aumentaron 20% en 1993, con respecto al año anterior, para alcanzar los MECU 6.6.  En su inmensa mayoría, éstos se invirtieron en El Salvador y en segundo lugar, en Nicaragua.

Dentro de la línea de la cooperación económica, se financiaron proyectos de índole e impacto regional.  Los esfuerzos se concentraron, particularmente, en promover exportaciones no tradicionales y las inversiones extranjeras.  Dentro de este sector, se ha creado un programa a nivel latinoamericano denominado “AL-INVEST”, dentro del cual, los países centroamericanos también pueden resultar beneficiarios.  Adicionalmente, se financiaron proyectos regionales en materia energética y para el fortalecimiento de la educación universitaria.

Durante 1993 se financiaron cuatro proyectos dentro del área de ecología y bosques tropicales:  un plan piloto para resolver problemas de saturación urbana en el Salvador (MECU 0.8); un aporte por MECU 0.4 al Instituto EARTH ubicado en Costa Rica; la segunda fase de un proyecto para el desarrollo ambiental del Parque Nacional Tortuguero, en Costa Rica, por MECU 1.6; y, finalmente un proyecto regional de ecoturismo por MECU 0.4.

Finalmente, seis proyectos centroamericanos, en materia de ciencia y tecnología, fueron financiados en 1993,y por un monto total de MECU 1.1.


TITULO TERCERO



LAS PREFERENCIAS COMERCIALES EUROPEAS



CAPITULO I



SECCION I



EL CONCEPTO DE PREFERENCIAS COMERCIALES



En términos generales el sistema de preferencia consiste en la exención o reducción por parte de determinados países desarrollados, de los derechos de aduana o de las medidas contingentarias, a un amplio número de productos manufacturados y semimanufacturados procedentes de los países en vías de desarrollo.

En la actualidad existen diversos esquemas de preferencias aplicadas por los principales países desarrollados (los dieciséis de la Unión Europea, Estados Unidos de América, Japón, Canadá, etc.) a la mayoría de los países en vías de desarrollo.


SECCION II



RELACIONES COMERCIALES DE LA UNION EUROPEA CON LOS PAISES EN VIAS DE DESARROLLO



El principal instrumento de política comercial de la UE con el resto del mundo, es su arancel externo común.  En 1987, el nivel promedio de las tarifas, estaba por debajo del 7.5%;

sin embargo, las cifras promedios no son indicativas de la política arancelaria en general.  En particular, porque también la UE aplica una serie de instrumentos no tarifarios hacia las importaciones, para restringir comercio desleal o en términos desfavorables para los productores domésticos.  Estos incluyen derechos compensatorios (derechos anti-dumping) y derechos para contrarrestar otras prácticas distorsionantes, como subsidios; salvaguardias; medidas para vigilar volúmenes de importaciones y restricciones voluntarias a las exportaciones.  En general, todos estos instrumentos se aplican indistintamente para restringir el mercado europeo a las importaciones, provenientes de los países desarrollados y en vías de desarrollo .

En adición a las medidas para restringir las importaciones, la UE también ha adoptado otro grupo de instrumentos para promover las importaciones provenientes de los países en vías de desarrollo.  Estos otorgan términos de acceso preferencial para determinados productos provenientes de grupos de países específicos.  Los sistemas provistos por la UE, son de dos tipos:  el sistema generalizado de preferencias (SGP), el cual es aplicable para todos los países en vías de desarrollo; y esquemas preferenciales específicos, aplicables a países particulares.  Los esquemas difieren en el número de productos cubiertos y en la magnitud de la preferencia concedida.

Se comenta generalmente, que los diferentes acuerdos preferenciales de la UE con sus socios comerciales en vías de desarrollo, están organizados jerárquicamente.  Los países ACP, signatarios de la Convención de Lomé, gozan de las preferencias más favorables.  Esta Convención concede acceso a la mayoría de los productos de estos países, libres de tarifas y cuotas, así como también, incluye asistencia financiera y cooperación institucional.  En un nivel intermedio, se encuentran los acuerdos comerciales suscritos en el marco de convenios de cooperación  .  Los países no-asociados se encuentran en la categoría menos beneficiosa, ya que disfrutan solamente del SGP .

Las razones de esta jerarquización son complejas.  Algunas preferencias fueron introducidas inicialmente en el contexto de las obligaciones del GATT, como el SGP.  Otras, reflejan consideraciones de política exterior y el deseo de la UE de mantener relaciones más estrechas con países que considera de particular interés por razones estratégicas, como los acuerdos con los países Mediterráneos, o con países proveedores de materias primas, como los Estados del Golfo Pérsico.  En algunos otros casos, como la Convención de Lomé, las preferencias se explican en función de los antiguos lazos coloniales y, obviamente, por las ingentes inversiones que tiene las empresas del viejo mundo en sus ex-colonias.

Cualesquiera sean los motivos, la existencia de esta jerarquía, es un factor que los países centroamericanos deben tomar en consideración a la hora de formular su política de negociación con la UE.  Las preferencias sólo son útiles en la medida que ellas discriminan en favor de algún país y en perjuicio de otro.  Cualquier intento por mejorar la posición preferencial de algún socio, significa entonces, inevitablemente, empeorar la situación de otros.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License