Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Agricultura ecológica parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Cultivos ecológicos. Explotaciones agrícolas ecológicas. IFOAM. Normas de certificación. Cultivo del olivo. Rentabilidad. Beneficios. Producción sostenible. Fertilidad del suelo



1. HISTORIA, ACTUALIDAD Y FUTURO



A. Historia



A nivel mundial, la tendencia por el consumo de productos libres de residuos tóxicos, sanos y amigables al ambiente, inicia en la década de los años 70, específicamente en Europa. Al inicio, el consumo de estos productos fue considerado como una moda, sin embargo, con el paso de los años y con la constante degradación de los recursos naturales a nivel mundial, este movimiento fue creciendo a tal grado que a finales de la década de los años 90, se convierte en una fuerte tendencia del mercado que en la actualidad sigue su ritmo de crecimiento en los mercados de importancia como lo son: Norteamérica, Europa y Asia.
En la región centroamericana es en la década de los años 90 que formalmente toma importancia este tipo de cultivos y son productos como café, especias, medicinales y productos no maderables de bosque, los que se ofertan en un mayor volumen, se inician los procesos de certificación de fincas y se comienza a conocer el tema.

B. Actualidad


Actualmente en Centroamérica, el volumen y la diversidad de productos ecológicos que se ofrecen está creciendo, se pueden encontrar pequeñas producciones de vegetales y frutas tropicales que se producen bajo normas orgánicas; los cultivos como las especias, el café, las nueces, las medicinales y aromáticas, están incrementado sus volúmenes de producción.
El mercado internacional se encuentra en franco desarrollo y la agroindustria exige cada vez, más materia prima que sea producida de forma ecológica.
Sin embargo, es necesario generar y/o adaptar tecnología de producción propia, que nos permita lograr una adecuada productividad, transferir los conocimientos e involucrar a todos los actores del proceso, para contar con una oferta de calidad y en cantidad apreciable para el mercado.

C. Futuro



Los mercados siguen creciendo y se espera que esta tendencia se mantenga, esto permitirá que la oferta de nuestros productos, encuentre un espacio en los mismos, siempre y cuando podamos mantener los estándares de calidad que se exigen para estos mercados y sepamos comercializarlos adecuadamente.

2. AGRICULTURA ECOLÓGICA: CARACTERICTICAS Y OBJETIVOS



Características de la agricultura ecológica



La agricultura orgánica es una forma de producción sostenible que incluye las siguientes características: evita o excluye el uso de insumos externos de síntesis química. Se basa en una planificación a largo plazo del manejo del suelo, incluye un plan de rotación balanceada de cultivos, incorporación de materia orgánica (rastrojos y estiércoles), utilización de cultivos de cobertura y abonos verdes, adecuadas prácticas de labranza y conservación de suelos y agua, control biológico de plagas, utiliza recursos propios de la finca, recicla nutrientes, diversifica la producción y conserva el medio ambiente.
Podríamos definir entonces a la agricultura orgánica como el sistema de producción que integra aspectos agronómicos, económicos, ecológicos y sociales; en donde se utilizan insumos agrícolas naturales, se mantienen la diversidad vegetal y animal, así como la fertilidad y salud del suelo, promueve la conservación de la Biota y se minimiza el impacto ambiental. La agricultura orgánica no es solamente la sustitución de insumos de síntesis química por insumos naturales, se trata de implementar todo un sistema de manejo completo de la finca, que incluye prácticas de laboreo, rotación de cultivos, diversificación, manejo del agua y protección de la vida silvestre.

La Agricultura Ecológica se caracteriza por todo lo siguiente:

1. Productos fitosanitarios


No usa productos fitosanitarios de síntesis: insecticidas, acaricidas, fungicidas, herbicidas, etc. Estos, tienen ciertos riesgos e inconvenientes:
Los plaguicidas en su mayoría poseen diferente grado de toxicidad para las personas y la fauna. Una característica es su plazo de seguridad, es decir, los días que deben pasar desde que se aplica el producto hasta poder ser consumirlos, estando en manos del agricultor la responsabilidad del cumplimiento de estos plazos. Existen también unos límites máximos de residuos del plaguicida que pueden quedar en el producto a consumir. El control recae en la Administración y puede fallar.
En la lucha contra las plagas, los productos mal empleados, estimulan la capacidad de mutación de éstas para adaptarse. Sus predadores naturales, como insectos que se alimentan de las propias plagas, mueren bajo los plaguicidas. El resultado es que las plagas se hacen más fuertes y resistentes.


2. Fertilizantes



No se usan fertilizantes químicos convencionales porque los nitratos contaminan las aguas dulces. Son muy solubles los nitratos y se infiltran por el suelo alcanzando las aguas subterráneas. En la propia fabricación de los abonos se emiten agentes contaminantes (óxidos de nitrógeno, emisiones en polvo de flúor).

En el cultivo ecológico se abona con:

Abonos orgánicos ecológicos:



Estiércoles de vaca, caballo, ovino, caprino, cerdo…

- Purines: deyecciones sólidas y líquidas junto con el agua de limpieza.
- Compost industrial (el que venden en los ‘viveros’)
- Compost casero
- Turba negra y turba rubia: pueden ser interesantes o que den problemas.
- Vermicompost (el llamado humus de lombriz)
- Residuos urbanos y lodos de depuradoras: cuidado con metales pesados (plomo, cadmio, mercurio…).
- Abonos verdes: Son cultivos realizados con la función principal de enterrarlos verdes al suelo como abono. Se usan Leguminosas para que aporten Nitrógeno. Altramuces para suelo ácido y en suelo calizo, veza, meliloto, guisante, habas, trébol y alfalfa.
- Enterrado de paja o matas de patata, cuellos de remolacha.
- Harina de sangre
- Harina de cuernos
- Harina de pescado
- Harina de carne
- Algas
- Guano
- Excrementos de murciélago
- Gallinaza
- Palomina
- Orujo de uva
- Orujo de aceitunas
- Pulpas de destilería
- Serrín de frondosas (para echar al montón del compost).
- Cenizas


Abonos minerales ecológicos:



- Fosfatos naturales
- Rocas silíceas
- Cloruro potásico
- Dolomita
- Magnesita
- Sulfato de magnesio

3. Variedades adaptadas


No se emplean semillas modificadas genéticamente ni plantas transgénicas. Las plantas transgénicas son modificadas genéticamente para ser resistentes a enfermedades y plagas o a suelos pobres. Estas manipulaciones, como la soja o el maíz, suscitan una gran preocupación sobre sus efectos en la salud, el medio ambiente, el futuro de la agricultura y el impacto en los países más pobres.
En agricultura ecológica se utilizan variedades de semillas adaptadas a las condiciones locales, mejorando los resultados y evitando la desaparición de variedades de plantas y razas ganaderas autóctonas.

4. Rotación de cultivos


Las rotaciones de cultivos son indispensables para mantener la fertilidad de los suelos y evitar los problemas de plagas y hongos del suelo y de malas hierbas que pueden suponer la repetición de los mismos cultivos en el mismo sitio.

5. Agua



- Se intenta hacer un uso eficiente del agua y no desperdiciarla.
- Se pueden reutilizar las aguas residuales urbanas e industriales para la agricultura. Otra alternativa es la desalación de aguas marinas o salobres
- La sobreexplotación de acuíferos provoca la salinización de aguas y suelos por la invasión de frentes marinos en zonas costeras, mientras que en las zonas interiores, resulta de la invasión de los frentes salinos en contacto con materiales salíferos y yesíferos. Tanto una como otra son de difícil solución.


6. Erosión



- La erosión y la degradación del suelo es uno de los grandes problemas ambientales.
- Para evitar la erosión del agua y del viento, labra poco, cubre el suelo con un mantillo a base de estiércol y paja, por ejemplo.
- Entre los frutales mantén cubiertas de hierba y siégala de vez en cuando.
- Disminuye la escorrentía mediante bancales, sistemas de drenaje y caballones u obstáculos que rompan la continuidad de la pendiente.

7. Laboreo



-  En general, se debe de labrar con la tierra en tempero o sazón. Es decir, ni muy húmedo ni muy seco. Cuando se labra con poca humedad se obtiene una estructura demasiado desmenuzada o terrosa.
Por el contrario, las labores hechas con demasiada humedad suelen amasar y cementar las partículas disgregadas al secarse el suelo. Aunque para siembra puede interesar hacerlo con la tierra más seca para que quede fina.
-  No labrar por rutina, sino cuando sea necesario, reduciendo al máximo el número de labores.
-  Evitar voltear el suelo o mezclar horizontes.

8. Malas hierbas



Los métodos de lucha más empleados en Agricultura Ecológica para combatir las hierbas adventicias son:

- Su agotamiento a base de escardarlas con labranza.
- Acolchados como paja, compost, estiércol, turba, grava, etc.
- En frutales, en la mayoría de los casos es preferible segar la hierba, dejando los restos como acolchado.

Objetivos básicos de la agricultura ecológica



Según la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM) se resumen en:

- Producir alimentos de alta calidad nutritiva y en suficiente cantidad.
- Trabajar con los ecosistemas en lugar de querer dominarlos.
- Fomentar los ciclos bióticos dentro del sistema agrícola que comprende microorganismos, fauna y flora del suelo, las plantas y los animales.
- Mantener y aumentar a largo plazo la fertilidad de los suelos.
- Empleo de los recursos renovables locales en los sistemas agrícolas.
- Reciclaje de nutrientes minerales y materia orgánica.
- Mantener la diversidad genética del sistema agrícola y de su entorno, incluyendo protección de hábitat de plantas y animales silvestres.
- Proporcionar a las especies animales las condiciones de vida que les permitan realizar su comportamiento innato.
- Lograr con las prácticas desarrolladas en el proceso productivo, un ingreso económico familiar y comunal satisfactorio

2. a Semillas biológicas


La semilla es la esencia de la planta y su producción intensiva a base de fitosanitarios (pesticidas, abonos,…) es muy contaminante. A partir del año 2002, los agricultores biológicos deberán emplear semillas biológicas.

Pocos agricultores biológicos consideran hoy en día que utilizar semillas biológicas sea una cuestión primordial. ¿Qué importancia tiene el origen de las semillas si el cultivo se realiza sin ningún tipo de tratamiento? La planta que obtendremos será igualmente sana y equilibrada. Es cierto, pero ¿podemos apoyar a la vez a la agricultura biológica y a las grandes multinacionales productoras de semillas que producen sin ningún respeto por el medio ambiente?
La producción de semillas es una de las actividades agrícolas más contaminantes que existen, pues con la excusa de que las plantas no están destinadas al consumo humano, se utilizan grandes cantidades de abonos, pesticidas, desfoliantes y hormonas. Resulta un contrasentido que el reglamento europeo sobre la producción biológica permita a los agricultores la utilización de semillas convencionales. De hecho, los agricultores biológicos estarán obligados a utilizar semillas biológicas a partir del 2002. La moratoria existente se entiende como un periodo de adaptación en que los agricultores deberán organizarse para conseguirlas.   .

Actualmente, en España disponen de semilla biológica tres empresas ECOVIAND: ecoviand@ecoviand.com, Semillas Silvestres S.L.:informacion@semillassilvestres.com y C.P.B. Central de productos biológicos:comercial@cpbio.com

Los agricultores aficionados son los únicos que pueden evitar que se pierdan un gran número de variedades antiguas, ya que disponen de tiempo y no están condicionados por el mercado. Los agricultores deben organizarse en cooperativas de manera que uno o varios de ellos se especialicen en producir las semillas del resto.
Uno de los principios de la agricultura biológica es la utilización de variedades autóctonas. Estas, aunque son menos productivas, están más adaptadas a las características de cada zona lo que las hace más resistentes y en muchos casos más sabrosas y nutritivas. Sin embargo, el reglamento sobre la producción biológica no recoge la obligación de utilizar variedades autóctonas y aunque prohibe explícitamente el uso de variedades modificadas genéticamente, no ocurre lo mismo con las variedades híbridas. Muchas veces es el propio mercado el que obliga al agricultor biológico a utilizar este tipo de variedades, aunque también puede ser debido a determinadas necesidades de producción como la resistencia a una enfermedad de difícil solución como las enfermedades víricas.
No debemos descartar, no obstante, la posibilidad de que exista una variedad local que presente esa misma resistencia y que la falta de investigación en este sentido sea la responsable de que se desconozca y se difunda su existencia.
Uno de los límites a la recuperación de las miles de variedades locales que han caído en el olvido es la falta de voluntad política bajo la presión, una vez más, de las grandes multinacionales productoras de semillas.

Y el instrumento de esta política es lo que se conoce como catálogo oficial de semillas:

“En cada país de Europa existe un instituto oficial que edita un catálogo nacional en el que se encuentran catalogadas, especie por especie, las variedades autorizadas a multiplicar y un catálogo europeo, en el que están catalogadas las variedades presentes en los diferentes países de la UE. Todo lo que no figure en uno de esos catálogos no puede ser comercializado y por tanto, no existe. Y peor aún para las dos mil variedades de hortalizas comestibles, de las que está prohibido vender sus semillas en la Unión Europea. Para rematar este dispositivo, los organismos de control piden cada cinco años a los conservadores que les envíen una muestra de las variedades que producen. Las variedades de las que nadie envía una muestra son tachadas del catálogo. Simplemente desaparecen. De las que se ha enviado una muestra (la mayoría de casos) se siembran en pequeñas parcelas y se comparan con las variedades de referencia. Si sucede que para una determinada variedad ninguna muestra es conforme al estándar, no se pide a los productores que la retiren del mercado sino que disponen de diez años para acabar con sus stocks. Pero la variedad “culpable” es tachada de la lista. Se acuerda un plazo de diez años durante el cual un conservador o un productor puede reinscribirla enviando una muestra conforme.
Este sistema impide que muchas variedades locales puedan comercializarse de forma legal, ya que sólo se mantienen en el catálogo oficial las variedades comercializadas por la empresas convencionales de producción de semillas. Muchas de estas variedades son híbridas, por ejemplo el 87% de las variedades de tomate, de pepino, de brócoli y de calabaza.
Un agricultor que desee producir una variedad que no esté inscrita en el catálogo debe producir sus propias semillas. Esto hace que muchos agricultores biológicos recurran a las variedades hibrita poco para que sea obligatorio el uso de semillas biológicas y no parece que el problema tenga fácil solución. El mercado no se ha organizado para ofrecer una cantidad suficiente de semillas biológicas aunque ciertas multinacionales productoras de semillas están trabajando en este sentido. Una vez más serán estás grandes empresas las que obtengan beneficios de la agricultura biológica y una agricultura que en el origen busca la total independencia se verá obligada a depender de los “monstruos” de la agroquímica.

2. b Calidad de los alimentos



Alimentos de más calidad



Los alimentos ‘ecológicos’ son de mejor calidad, más nutritivos, más sanos, sabrosos y con mejor aroma. Contienen menos agua que los que salen del empleo los abonos químicos, especialmente de los nitrogenados, que crecen muy rápido y son en su mayoría eso, agua, pues no han tenido el tiempo necesario para sintetizar los azúcares mediante el sol ni los nutrientes del suelo.
Los productos no ecológicos se caracterizan por su regularidad en forma, tamaño y color. Son muy bonitos y perfectos. Los del cultivo ecológico pueden ser frutos irregulares en forma y tamaño, indicativo de que han crecido de forma natural.
Existen numerosos estudios que ponen de manifiesto la mayor calidad nutritiva de los alimentos producidos según las técnicas de la agricultura ecológica.


RESIDUOS TÓXICOS EN LOS ALIMENTOS



Los productos fitosanitarios, destinados a combatir las plagas y enfermedades de los cultivos, y los medicamentos empleados en el ganado quedan residualmente en los alimentos. La enorme variedad de sustancias químicas que son hoy empleadas con estos fines hacen que sus efectos sobre la salud sean muy diversos.
Su uso está reglamentado, fijándose plazos de seguridad y límites máximos de residuos, pero existe el riesgo de que algunos agricultores incumplan la normativa o que se roben las cosechas recién tratadas con productos de alta toxicidad y se pongan a la venta a través de canales de difícil control.
Aún en el caso de cumplirse estrictamente la legislación, existen serias dudas sobre la validez de los plazos y límites de residuos. Sus valores varían mucho de unos países a otros, ¿es quizás que unos ciudadanos toleramos mejor las sustancias tóxicas que otros? Estos valores se calculan en condiciones normales y para personas adultas y sanas, ¿qué ocurre cuando en una situación concreta hay condiciones extraordinarias o lo consumen niños, enfermos o personas debilitadas?
Lo cierto es que en los estudios y muestreos realizados se encuentra que entre el 50 y el 80 % de los alimentos tienen residuos y ente el 2 y el 15 % superan los límites legalmente establecidos.

3. NORMAS DE CERTIFICACIÓN ECOLOGICA



A. ¿qué son normas técnicas?



Son descripciones y guías técnicas para la caracterización e identificación ya sea de productos, servicios o procesos en su profundidad requerida, en base de lineamientos formales (normas o reglas) reconocidos y aceptados por individuos o empresas, cuya violación  supone una penalidad sujeta a un marco nacional o internacional. Estas Normas sirven para homogeneizar los productos o servicios y los hacen comparables para ámbitos diferentes y para el intercambio de los mismos (Entre países, mercados, sistemas de acreditación, etc.). Por lo tanto, son la definición de un producto o de un servicio.
Las Normas ecológicas, constituyen la base comparable para la certificación ecológica para diferentes ámbitos, mediante su cumplimiento obligatorio.

B. marco normativo de la producción y certificación  ecológica



Las normas internacionales para la producción ecológica, fueron elaboradas para reglamentar toda la cadena productiva ecológica, desde el cultivo, prebeneficiado, beneficiado, transformación y comercialización de los productos ecológicos. Estas normas se elaboraron debido al acelerado incremento de consumidores demandantes de productos ecológicos, para prevenir y evitar fraudes o alteraciones dentro toda la cadena productiva y garantizar la calidad ecológica de los productos para los consumidores, quienes incluso llegan a pagar precios altos y diferenciados, en comparación con los productos convencionales. El objetivo de la Normas Ecológicas es la protección de los consumidores y no tanto así la promoción de los sistemas de producción ecológica de pequeños productores, razón por la cual es considerada por los productores como muy exigente.
Entonces para ser un productor ecológico, se debe cumplir las normas o reglamentos de producción ecológica en forma obligatoria, aspecto que se verifica mediante la certificación por una Certificadora Externa acreditada a las autoridades pertinente, el cual después de un proceso de inspección de los sistemas de producción emite el correspondiente certificado, que avala la calidad de los productos como ecológicos, documento formal con el cual recién se puede comercializar estos productos como ecológicos.

C. Norma básica para la producción y el procesamiento ecológico de la IFOAM.



La IFOAM, es la Federación Internacional de Movimiento de Agricultura Ecológica, que es un movimiento a nivel mundial que lideriza y promociona la implementación de la producción ecológica en todo el mundo, donde forman parte diferentes organizaciones ambientalistas y ecologistas, productores, ONG’s, transformadores y consumidores, inmersos dentro la producción ecológica. La IFOAM además se constituye en una plataforma de intercambios y cooperación internacional, promoviendo el desarrollo holistico de los sistemas agrarios ecológicos, que incluye la conservación del medio ambiente y el respeto de las necesidades de la humanidad. Una de las principales actividades de la IFOAM, es la elaboración y actualización de las Normas Básicas para la Producción y Procesamiento  Ecológicos, que se caracteriza por ser:

- Marco para homogeneizar criterios sobre la agricultura ecológica, como  alternativa a la agricultura convencional.
- Norma matriz para el desarrollo de la producción ecológica en todo el mundo (sobre todo en miembros de la IFOAM)
- Contiene además criterios sociales dentro de los sistemas de producción (Estándares y derechos sociales).
- Hace referencia a toda la cadena productiva, tanto a la producción agrícola como pecuaria.
- Establece requisito y criterios para la acreditación de certificadoras, mediante el programa de la IOAS.

D.REGLAMENTO (CEE) Nº 2092/91. REGLAMENTO PARA LOS PAÍSES MIEMBROS DE LA COMUNIDAD ECONÓMICA EUROPEA.



Este reglamento es de cumplimiento obligatorio en todos los países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE), que reglamenta la producción, transformación y comercialización de productos provenientes de sistemas de producción ecológicos al interior de los países miembros de la CEE. También menciona reglamentos específicos para la importación de productos ecológicos de países terceros (No miembros de la CEE), para su libre circulación y comercialización como productos ecológicos dentro la UE, hace referencia tanto  a productos agrícolas y pecuarios. Además incluye el marco legal para su etiquetado. Este reglamento es constantemente revisado y actualizado, en base de reportes e investigaciones sobre los efectos de los productos e insumos permitidos dentro del sistema de producción ecológico, tanto en el medio ambiente, biodiversidad y la salud. Este reglamento fue elaborado por que:

- Existe una demanda creciente
- Necesidad de establecer equilibrio entre oferta y demanda
- Presencia indiscriminada de productos pseudo-ecológico, transparencia y control normado en todas fases de producción hasta la comercialización.
- Algunos estados ya contaban con reglamentos propios, por lo que su homogeneización era necesaria para la circulación de los productos.
- Falta de definición estricta de la agricultura ecológica
- Protección del medio ambiente.

4. BENEFICIOS DE LA PRODUCCIÓN ECOLÓGICA



Los beneficios de la producción ecológica, se pueden categorizar en: Económicos, ecológicos y sociales.

Beneficios económicos



Es una alternativa de producción que mediante la exportación, permite la generación de divisas que son de beneficio para la economía del país. Los productos ecológicos y orgánicos certificados, gozan de un sobreprecio el cual dependiendo de la calidad del producto, del movimiento de la oferta-demanda y de la estrategia de mercadeo de los comercializadores, así será el valor que se alcance del sobreprecio.

Beneficios ecológicos



Producir ecológicamente consiste en hacer un uso adecuado de los recursos naturales como suelo, agua y biodiversidad. Se procura un menor impacto a los ecosistemas al momento de producir. La producción sostenible, implica utilizar de una mejor manera los recursos existentes en la finca, promueve el reciclaje de nutrientes y se orienta al mejoramiento del suelo. Todo esto permite que el recurso suelo, se mantenga y mejore como consecuencia de hacer un uso adecuado de los ecosistemas; lo que a su vez se traduce en que se estarán conservando los recursos naturales para las próximas generaciones.

Beneficios sociales



La producción ecológica se basa en la integración de prácticas de laboreo del campo, que absorbe una gran cantidad de mano de obra, esto permite la generación de empleo en la misma zona o región y evita la fuga de divisas en la adquisición de insumos externos de síntesis química.


5. RENTABILIDAD DE LA AGRICULTURA ECOLOGICA



La revista Nature ha publicado un estudio realizado por investigadores del Rodale Institute, en Pensilvania (EE.UU). Se pusieron en marcha tres tipos de cultivo, dos de ellos con técnicas de agricultura biológica y un tercero en agricultura convencional
En este último se cultivó sólo soja y maíz, se usó un fertilizante nitrogenado y pesticidas a discreción. Los de cultivo biológico fueron menos intensivos, con especies más variadas: además de pastos y varios tipos de leguminosas, se plantó maíz y otros cereales. Los pastos sirvieron para alimentar al ganado, que a su vez produjo estiércol para fertilizar el suelo; las leguminosas fueron en ocasiones añadidas al cultivo de maíz para nutrirlo (las legumbres tienen en sus raíces bacterias que extraen de la atmósfera el nitrógeno, un nutriente indispensable para la planta, y los fijan al suelo).

Los resultados obtenidos al cabo de 15 años son contundentes

Entre 1986 y 1995, la media anual de cosechas de maíz en los tres tipos de cultivo fué muy similar: 7.140 kg /ha en el sistema de fertilización con estiércol; 7.170 kg/ha en el de leguminosas; y 7.170 kg/ha en el convencional. Después de una década, los beneficios económicos de los tres son equivalentes, por tanto puede deducirse que la agricultura biológica es más rentable, ya que obteniendo los mismos kg/ha es respetuosa para el medio ambiente, da vida a la tierra en lugar de esquilmarla, sus frutos son sanos y nutritivos y no perjudica a los trabajadores del campo.

Los suelos donde crecen cultivos variados son más saludables que los de monocultivo y, además, retienen más nitrógeno y carbono.
El hecho de que el nitrógeno se añada en etapas y no de una vez, como en la agricultura convencional (en 1998 sólo en España se han echado al campo más de 2 millones de fertilizantes), permite usar menos cantidad y evita que grandes cantidades de este elemento se filtre y acabe contaminando las aguas subterráneas. Además los cultivos biológicos contribuyen a combatir el efecto invernadero, responsable del calentamiento global del planeta.

6. ESTADISTICAS DEL CULTIVO ECOLOGICO EN ESPAÑA (2003)



Seguidamente se facilitan los principales datos del crecimiento en España de la Agricultura Biológica, según las estadísticas oficiales emitidas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

ESPAÑA
AGRICULTURA ECOLÓGICA 2003
SUPERFICIE TOTAL: 725.254,43 Has
PRODUCTORES: 17.028
ELABORADORES: 1.439
PRODUCCIÓN COMERCIALIZADA (estimación del Valor Económico): 235,65 Millones de €

Distribución por comunidades autónomas:


105884.gif

Fuente: ministerio de agricultura, pesca y alimentación
105885.gif

Como se observa en los gráficos anteriores, la comunidad autónoma que mas superficie tiene de destinada a la agricultura ecológica es Andalucía, hay que tener en cuenta que va en proporción de su superficie total, así como por ejemplo País Vasco o Madrid tienen menos extensión ya que son comunidades mas pequeñas y de menos actividad agrícola.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License