Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Derechos del hombre y el ciudadano - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Principios éticos. Declaración Universal. Libertades tradicionales. Propiedad. Igualdad. Seguridad. Reunión. Actualidad. Artículos



LOS DERECHOS DEL HOMBRE Y DEL CIUDADANO



DEFINICIONES

Conjunto de posibilidades abiertas a los individuos de una comunidad organizada al objeto de que puedan actuar conforme a sus propias opciones en lo que se re- fiere a su vida personal, así como, en lo público, a par- ticipar en la toma de decisiones respecto al funciona- miento de dicha comunidad. Gran Larousse Universal

Todos aquellos que deben ser reconocidos siempre y en todas partes a toda persona, por el simple hecho de serlo, y con independencia de su sexo,raza o condición. Sociedade 7 - Santillana

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS



Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declara-ción, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condi-ción.

Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 4: Nadie estará sometido a la esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

Artículo 5: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6: Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Artículo 7: Todos somos iguales ante la ley y tenemos, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

Artículo 8: Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que le ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9: Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 10: Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída pública-mente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella.

Artículo 11: Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad. Nadie será condenado por actos u omisiones que el momento de cometerse no estuvieran tipificados por el derecho nacional o internacional.

Artículo 12: Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.

Artículo 13: Toda persona tiene derecho a circular libremente y elegir su residencia, a salir de cualquier país y a regresar a su país.

Artículo 14: En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo en cualquier país. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial originada por delitos comunes o actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Artículo 15: Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

Artículo 16: Los hombres y mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción alguna, a casarse y fundar una familia. Sólo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podrá contraerse matrimonio.

Artículo 17: Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente. Nadie puede ser privado arbitrariamente de su propiedad.

Artículo 18: Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Artículo 19: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión.

Artículo 20: Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas. Nadie podrá se obligado a pertenecer a una asociación.

Artículo 21: Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente elegidos.

Artículo 22: Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Artículo 23: Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección del mismo y a la protección contra el desempleo; y a percibir igual salario por igual trabajo. Toda persona tiene derecho a formar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Artículo 24: Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute de su tiempo libre, a una limitación razonable del horario laboral y a vacaciones periódicas pagadas.

Artículo 25: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales.

Artículo 26: Toda persona tiene derecho a la educación; ésta deberá ser gratuita y obligatoria en los ciclos elementales.

Artículo 27: Toda persona tiene derecho a tomar parte en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico.

Artículo 28: Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Artículo 29: Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad.

Artículo 30: Nada en la presente Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendentes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta declaración.

Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, 10 de Diciembre de 1948

EVOLUCIÓN



Los antiguos no tenían ninguna idea sobre la libertad individual en el sentido absoluto y anárquico de los tiempos modernos. Para ellos, la libertad era el disfrute de los derechos políticos. El ciudadano se debía enteramente, en cuerpo y alma, al estado.
La sociedad feudal se caracterizó por una superposición de lazos jurídicos complejos entre los hombres y las tierras. Puede considerársela como una pirámide en cuya cúspide está el rey, y en la base, los hombres adscritos para siempre a la tierra que cultivan, o al oficio que ejercen, amparados por un señor que les protege a cambio de los trabajos o de unas tasas.

En el siglo XIII se promulga la “Charta Magna”, elaborada según los esquemas críticos de los Usatges de Barcelona, en la que se limita el poder real, así como el de los barones sobre sus propios hombres, declarándose que “ningún hombre libre será aprisionado, ni despojado de sus bienes, ni lesionado de ninguna manera… salvo por leal juicio de sus pares, conforme a las leyes del país”

En la “Petition of Right” impuesta en 1628 a Carlos I, se precisa que “ningún hombre puede ser asrrestado, ni detenido,sin formalidad judicial”.
El “Habeas Corpus Act”, de 1679, constituirá la piedra capital de las libertades públicas inglesas.
En España, en Francia y en Italia, asistimos a partir del siglo XI en el primer país y del siglo XII en los otros dos, a la eliminación progresiva del factor fortuito o incierto en las cargas fiscales.


LIBERTADES TRADICIONALES



Cabe a la Asamblea Constituyente francesa de 1789 el honor de haber proclamado solemnemente por vez primera los derechos del hombre y del ciudadano en una carta constituyente, y haber influenciado con su filosofía gran parte de la teoría moderna constitucional. En su preámbulo se declara que “…la ignorancia, el olvido y el menosprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de los males públicos y de la corrupción de los gobiernos”, para afirmar en sus primeros artículos que “los hombres nacen y viven libres e iguales en derechos…”
“El objeto de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.”

“La libertad consiste en hacer todo aquello que no perjudica al prójimo. De esta manera, el ejercicio natural de los derechos de cada hombre no tiene más límites que los que aseguran a los demás miembros de la sociedad el disfrute de iguales derechos”.

Las necesidades prácticas de la vida social pueden llevar a la admisión de ciertas restricciones a estos principios generales (menores, enajenados, etc) que en general son limitaciones temporales o parciales. También por causa de interés general o de supervivencia del estado pueden, en circunstancias particulares, suspenderse temporalmente su ejercicio (guerra, sitio, catástrofe, salud pública, lucha antiterrorista, etc).


LA SEGURIDAD



La expresión seguridad que figura en la declaración de los derechos del hombre, se refiere a la garantía del individuo ante las arbitrariedades o el abuso de la represión penal. En Gran Bretaña esta garantía está asegurada por la coexistencia de un jurado para la acusación y de otro para el enjuiciamiento del hecho y, en especial, por el sistema del Habeas Corpus, que generalmente se considera como la mejor garantía que puede proporcionarse a la libertad individual.

En otros países, como en Francia o en España, por ejemplo, la seguridad del imdividuo parece menos garantizada.

Fuera de estas y parecidas posibilidades, y la de flagrante delito, nadie puede ser detenido sin mandato judicial.


LA PROPIEDAD



La propiedad figura entre los derechos naturales e imprescriptibles, según la Declaración de las Constituyentes francesas, que en su artículo 17 afirman: “La propiedad es un derecho inviolable y sagrado, del que nadie puede ser privado, salvo en casos que la necesidad pública, constatada legalmente, pueda exigirlo evidentemente, a cambio de una justa y previa indemnización.”

El concepto de propiedad alcanza también a los bienes inmateriales:



- Propiedad intelectual
- Propiedad artística
- Propiedad industrial
- Etc.

LA IGUALDAD



El proclamar que los hombres nacen y viven libres e iguales en derechos, significa que la ley debe ser igual para todos, es decir, que debe proteger a todos los hombres por igual y ofrecerles igual oportunidad a las dignidades y a los empleos, sin otra distinción que la de sus virtudes y talentos respectivos.

EL DERECHO DE REUNIÓN



La reunión consiste en la agrupación organizada de varias personas que se celebra de manera discontinua, con el objeto del intercambio de ideas o la defensa de intereses comunes.
Es una agrupación organizada y, por lo tanto, concertada e internacional.

Estas características son las que le confieren validez legal, considerándose que, una vez convocada, basta que la reunión sea suceptible de quedar organizada para que se den estos requisitos, que la distingue de la mera “algarada”.

Su carácter momentáneo o discontinuo diferencia la reunión de la verdadera asociación.

Desde la prohibición hasta la total libertad y su reconocimiento, el derecho de reunirse es un reflejo de múltiples vicisitudes históricas de los pueblos, algunos de los cuales han conseguido que este derecho alcanzara la categoría de libertad pública garantizada por la ley.

ACTUALIDAD



A la concepción burguesa de las libertades formales tiende a oponerse, a partir de finales del siglo XIX, una concepción más concreta. Produciéndose una múltiple evolución.

De una parte se manifiesta una clara tendencia a anteponer el interés de la comunidad al del individuo.

Por lo que respecta a las libertades individuales, se asiste a una creciente marea anarquista, por lo menos en las aspiraciones, que pone en tela de juicio entidades colectivas que parecían encarnar tradicionalmente el bien común, como la familia o el estado, denunciados como “alineantes” para la persona, al igual que la empresa capitalista o socialista.

Se observa una tendencia al aumento de las prestaciones de la comunidad al individuo para que éste pueda beneficiarse de sus derechos, que cada vez le son reconocidos en mayor núme-ro.

Nos hallamos en una sociedad en vías de mutación; lógico es, pués, que estos conceptos, primero filosóficos y luego convertidos en normas, cambien al compás de los tiempos, de tal manera que los acontecimientos económicos pueden invertir la tendencia de los prestaciones mencionadas en el apartado anterior.


BIBLIOGRAFÍA



Gran Larousse Universal …………………….Plaza & Janés
Sociedade 7 ……………………………….Santillana
Léctum Juvenil …………………………….Credsa
Enciclopedia Universal Ilustrada …………….Espasa - Calpe
Diccionario Básico Espasa Quince …………….Espasa - Calpe
Encarta `95 ……………………………….Microsoft


Autor:

Daniel Cacabelos





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License