Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Ciencia Parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




2.1 Época Primitiva



Los esfuerzos para sistematizar el conocimiento se remontan a los tiempos prehistóricos, como atestiguan los dibujos que los pueblos del paleolítico pintaban en las paredes de las cuevas, los datos numéricos grabados en hueso o piedra o los objetos fabricados por las civilizaciones del neolítico.

Los testimonios escritos más antiguos de investigaciones protocientíficas proceden de las culturas mesopotámicas, y corresponden a listas de observaciones astronómicas, sustancias químicas o síntomas de enfermedades -además de numerosas tablas matemáticas- inscritas en caracteres cuneiformes sobre tablillas de arcilla. Otras tablillas que datan aproximadamente del 2000 a.C. demuestran que los babilonios conocían el teorema de Pitágoras ,resolvían ecuaciones cuadráticas y habían desarrollado un sistema sexagesimal de medidas (basado en el número 60) del que se derivan las unidades modernas para tiempos y ángulos

En el valle del Nilo se han descubierto papiros de un periodo cronológico próximo al de las culturas mesopotámicas que contienen información sobre el tratamiento de heridas y enfermedades, la distribución de pan y cerveza, y la forma de hallar el volumen de una parte de una pirámide. Algunas de las unidades de longitud actuales proceden del sistema de medidas egipcio y el calendario que empleamos es el resultado indirecto de observaciones astronómicas prehelénicas.


2.2 Epoca de los Griegos


El conocimiento científico en Egipto y Mesopotamia era sobre todo de naturaleza práctica, sin excesiva sistematización. Uno de los primeros sabios griegos que investigó las causas fundamentales de los fenómenos naturales fue, en el siglo VI a.C., el filósofo Tales de Mileto que introdujo el concepto de que la Tierra era un disco plano que flotaba en el elemento universal, el agua.

El matemático y filósofo Pitágoras, de época posterior, estableció una escuela de pensamiento en la que las matemáticas se convirtieron en disciplina fundamental en toda investigación científica. Los eruditos pitagóricos postulaban una Tierra esférica que se movía en una órbita circular alrededor de un fuego central. En Atenas, en el siglo IV a.C., la filosofía natural jónica y la ciencia matemática pitagórica llegaron a una síntesis en la lógica de Platón y Aristóteles En la Academia de Platón se subrayaba el razonamiento deductivo y la representación matemática; en el Liceo de Aristóteles primaban el razonamiento inductivo y la descripción cualitativa. La interacción entre estos dos enfoques de la ciencia ha llevado a la mayoría de los avances posteriores.

Durante la llamada época helenística, que siguió a la muerte de Alejandro Magno, el matemático, astrónomo y geógrafo Eratóstenes realizó una medida asombrosamente precisa de las dimensiones de la Tierra. El astrónomo Aristarco de Samos propuso un sistema planetario heliocéntrico (con centro en el Sol), aunque este concepto no halló aceptación en la época antigua. El matemático e inventor Arquímedes sentó las bases de la mecánica y la hidrostática (una rama de la mecánica de fluidos); el filósofo y científico Teofrasto fundó la botánica; el astrónomo Hiparco de Nicea desarrolló la trigonometría, y los anatomistas y médicos Herófilo y Erasístrato basaron la anatomía y la fisiología en la disección.

Tras la destrucción de Cartago y Corinto por los romanos en el año 146 a.C., la investigación científica perdió impulso hasta que se produjo una breve recuperación en el siglo II d.C. bajo el emperador y filósofo romano Marco Aurelio .El sistema de Tolomeo -una teoría geocéntrica (con centro en la Tierra) del Universo propuesta por el astrónomo Claudio Tolomeo y las obras médicas del filósofo y médico Galeno se convirtieron en tratados científicos de referencia para las civilizaciones posteriores. Un siglo después surgió la nueva ciencia experimental de la alquimia a partir de la metalurgia. Sin embargo, hacia el año 300, la alquimia fue adquiriendo un tinte de secretismo y simbolismo que redujo los avances que sus experimentos podrían haber proporcionado a la ciencia.


Tales de Mileto



(Mileto c. 624 a.J.C.-id. c. 546 a.J.C.) Filósofo, matemático y astrónomo griego. Fundador de la escuela de su ciudad natal (situada en Asia Menor). Se le menciona en primer lugar en las listas de los siete sabios de Grecia. Se sabe poco de su vida y orígenes, por lo que todo lo que se le atribuye puede ser materia de discusión. Desempeñó un papel importante en la política de su país y, al parecer, se dedicó al comercio de aceite y aceitunas.

Lo que aseguró su fama fue la predicción de un eclipse de Sol, que tuvo lugar exactamente en la fecha que él anunció. Cuando ocurrió, medos y lidios, que estaban a punto de lanzarse a la batalla, lo interpretaron como una señal de los dioses, y los ejércitos se retiraron. Sin embargo, parece ser que la hazaña de Tales tuvo precedentes, pues los babilonios habían descubierto métodos para la predicción exacta de los eclipses, por lo menos dos siglos antes. Tales fue el primer griego en mantener que la Luna brilla por reflejo de la luz del Sol, fenómeno establecido ya por la ciencia babilónica. Consideraba que el universo estaba compuesto por cuatro elementos: agua, aire, tierra y fuego.

Tales recogió los conocimientos geométricos de los egipcios, y les imprimió un carácter particular. Desarrolló los inicios de la matemática deductiva, que sería sistematizada por Euclides dos siglos y medio más tarde. Posteriormente también le fue atribuido a Tales el descubrimiento de ciertos teoremas geométricos específicos; por ejemplo, que el diámetro de una circunferencia la divide en dos partes iguales, que los ángulos de lados perpendiculares dos a dos son iguales, y que los ángulos de la base de un triángulo isósceles son asimismo iguales. En materia de ciencias físicas, fue el primero en estudiar el magnetismo (descubrió las propiedades del imán).

Como todos los pensadores de la escuela milesia (llamados “físicos”), buscó el principio de todas las cosas (arjé). La respuesta de Tales consistió en atribuir ese carácter de materia fundamental al agua: las cosas sólidas son producto de su solidificación, y las sutiles, resultado de su evaporación. Cronológicamente, se considera a Tales el primer filósofo, porque considerar el agua como principio de todas las cosas supone el intento de encontrar una explicación de la realidad atendiendo únicamente a los datos que aporta la propia realidad.

Pitágoras



(Samos c. 570 a.J.C.-Metaponto c. 480 a.J.C.) Filósofo y matemático de la antigua Grecia. Se poseen pocos datos fidedignos de su vida, aunque parece que fue hijo de Mnesarco y que vivió en Samos hasta abandonar la isla poco antes de la ejecución del tirano Polícrates, en el 522 a.J.C. Posiblemente viajó entonces a Mileto y, quizás, también a Fenicia, pasando luego a Egipto, donde estudió geometría y astronomía y se familiarizó con los conocimientos esotéricos. Se le atribuye haber estado en contacto con los magos caldeos en un supuesto viaje a Babilonia que realizó siguiendo a Cambises, después de que éste conquistara Egipto en el 525 a.J.C.

Tras viajar a Delos, a Creta y a la propia Grecia, se estableció finalmente en Crotona, donde fundó su famosa comunidad. De ella podían formar parte las mujeres, la más conocida de las cuales fue Teano, de quien se cree que fue la esposa de Pitágoras y que tuvo con él dos hijos y una hija. Convertida en fuerza política, la comunidad pitagórica debió despertar los recelos de los demócratas de Crotona, viéndose Pitágoras obligado a refugiarse en Metaponto. El objetivo principal de la doctrina pitagórica era la purificación y el perfeccionamiento del alma (metempsicosis), a través de un método basado en el cultivo de la filosofía, entendida literalmente como “amor al saber”, denominación ésta cuya paternidad atribuye la tradición precisamente a Pitágoras.

El método pitagórico enseñaba a conocer el mundo como armonía (cosmos), sometido a un orden cuya clave era el número (entero), en cuanto responsable de que la disposición de los cuerpos celestes estuviera regida por proporciones similares a las que explicaban la armonía musical. Y al orden armónico del macrocosmos le correspondía el del hombre, entendido como microcosmos, con el alma como armonía del cuerpo. Según la tradición, también fue Pitágoras el primero en dar una formulación abstracta de los resultados matemáticos, como en el caso del famoso teorema que lleva su nombre y que establece la relación entre los lados de un triángulo rectángulo.

2.3 Epoca Edad Media



Durante la edad media existían seis grupos culturales principales: en lo que respecta a Europa, de un lado el Occidente latino y, de otro, el Oriente griego (o bizantino); en cuanto al continente asiático, China e India, así como la civilización musulmana (también presente en Europa), y, finalmente, en el ignoto continente americano, desligado del resto de los grupos culturales mencionados, la civilización maya.

El grupo latino no contribuyó demasiado a la ciencia hasta el siglo XIII; los griegos no elaboraron sino meras paráfrasis de la sabiduría antigua; los mayas, en cambio, descubrieron y emplearon el cero en sus cálculos astronómicos, antes que ningún otro pueblo. En China la ciencia vivió épocas de esplendor, pero no se dio un impulso sostenido. Las matemáticas chinas alcanzaron su apogeo en el siglo XIII con el desarrollo de métodos para resolver ecuaciones algebraicas mediante matrices y con el empleo del triángulo aritmético. Pero lo más importante fue el impacto que tuvieron en Europa varias innovaciones prácticas de origen chino.

Entre ellas estaban los procesos de fabricación del papel y la pólvora, el uso de la imprenta y el empleo de la brújula en la navegación. Las principales contribuciones indias a la ciencia fueron la formulación de los numerales denominados indoarábigos, empleados actualmente, y la modernización de la trigonometría. Estos avances se transmitieron en primer lugar a los árabes, que combinaron los mejores elementos de las fuentes babilónicas, griegas, chinas e indias. En el siglo IX Bagdad, situada a orillas del río Tigris, era un centro de traducción de obras científicas y en el siglo XII estos conocimientos se transmitieron a Europa a través de España, Sicilia y Bizancio.

En el siglo XIII la recuperación de obras científicas de la antigüedad en las universidades europeas llevó a una controversia sobre el método científico. Los llamados realistas apoyaban el enfoque platónico, mientras que los nominalistas preferían la visión de Aristóteles.

En las universidades de Oxford y París estas discusiones llevaron a descubrimientos de óptica y cinemática que prepararon el camino para Galileo y para el astrónomo alemán Johannes Kepler.

La gran epidemia de peste y la guerra de los Cien Años interrumpieron el avance científico durante más de un siglo, pero en el siglo XVI la recuperación ya estaba plenamente en marcha. En 1543 el astrónomo polaco Nicolás Copérnico publicó De revolutionibus orbium caelestium (Sobre las revoluciones de los cuerpos celestes), que conmocionó la astronomía.

Otra obra publicada ese mismo año, Humani corporis fabrica libri septem (Siete libros sobre la estructura del cuerpo humano), del anatomista belga Andrés Vesalio, corrigió y modernizó las enseñanzas anatómicas de Galeno y llevó al descubrimiento de la circulación de la sangre. Dos años después, el libro Ars magna (Gran arte), del matemático, físico y astrólogo italiano Gerolamo Cardano, inició el periodo moderno en el álgebra con la solución de ecuaciones de tercer y cuarto grado.


Alquimia



Ciencia y pensamiento anterior a la química moderna, desarrollado durante la edad media, que, mediante la aplicación de métodos experimentales, intentó conseguir la transformación de las sustancias. El ideal del alquimista era la consecución de la unidad interior del hombre y la de éste con el cosmos. Alegóricamente, su objetivo material era conseguir la piedra filosofal, símbolo de la unidad de todas las cosas, elemento capaz de transmutar la materia (y convertir el plomo en oro), y el elixir de larga vida, con el que se recupera la juventud y se alcanza la inmortalidad.

La Gran obra o arte de la alquimia era el trabajo a realizar para conseguirlo. Los alquimistas aportaron una notable labor experimental que permitió, a partir de Lavoisier, el desarrollo de la química como ciencia: idearon infinidad de aparatos de laboratorio (alambiques, morteros, crisoles, filtros, etc.), diversos procesos y técnicas (destilación, calcinación, filtrado, sublimación, etc.) y utilizaron numerosos elementos y compuestos, a los que reconocían con signos precursores de los símbolos químicos. La alquimia se desarrolló en Grecia hacia el siglo III a.J.C. y su tratado más antiguo se debe a Zósimo de Alejandría. Paralelamente se desarrolló en China, fuertemente influida por el taoísmo, donde destaca la obra fundamental del Bao Puzi.

Los árabes impulsaron de forma notable esta disciplina, con nombres como Geber (con su obra Summa Perfectionis), Avicena y Averroes, y transmitieron sus conocimientos a Europa, principalmente a través de España. Destacan los siguientes autores y obras: san Alberto Magno (De Alchimia), Roger Bacon (Speculum alchimie), Agricola (De Re Metallica), Ramon Llull, Arnaldo de Vilanova, Norton y Valentin, entre otros. Con Paracelso (siglo XVI) se inició la iatroquímica, hasta que Boyle (siglo XVII) y Lavoisier (siglo XVIII), principalmente, establecieron las bases de la química como ciencia.


Alquimistas Musulmanes



- Geber o Yabir (c. 721-c. 815), alquimista árabe. Llamado Abu Musa Yabir al-Sufi Hayyan, se supone que vivió en Kufah y en Bagdad (ambas hoy en Irak). Se le han adjudicado más de 500 tratados. Sin embargo, los eruditos contemporáneos creen que la mayor parte de esos tratados son de los siglos IX al XII. Además, diversos tratados impresos en latín y adjudicados a Geber (que es la transcripción latina de su nombre árabe) proceden probablemente del siglo XIV. Estos trabajos contienen descripciones detalladas de procesos químicos y de experimentos sobre las propiedades de los metales. En ellos se desarrolla la teoría -de gran importancia para los eruditos de la época medieval y del renacimiento- según la cual todos los metales están compuestos de mercurio y azufre, siendo posible transmutar los metales en oro.

- Avicena (980-1037), conocido en el mundo musulmán como Ibn Sina, filósofo y médico islámico persa, nacido cerca de Bujara (hoy Uzbekistán). Hijo de un funcionario del gobierno, estudió medicina y filosofía en Bujara.

Con 18 años fue nombrado médico de la corte del soberano samaní de Bujara. Permaneció en ese cargo hasta la caída del imperio samaní en 999, y pasó los últimos 14 años de su vida actuando como consejero científico y médico del gobernante de Ispahán. Considerado por los musulmanes como uno de los mayores filósofos islámicos, Avicena es una figura importante en el campo de la medicina y de la filosofía. Su obra El canon de la medicina fue durante mucho tiempo un libro de texto preeminente en Oriente Próximo y Europa. Es significativo como clasificación y sumario sistemático del conocimiento médico y farmacéutico de su época y anterior a su tiempo.

La primera traducción al latín de esta obra se hizo en el siglo XII, la versión hebrea apareció en 1491 y el texto en árabe en 1593, fue el segundo que se imprimió en lengua árabe. Su obra más conocida es Kitab ash-Shifa (El libro de la curación), un compendio de tratados sobre lógica, metafísica, antropología aristotélica, ciencias naturales y otros temas.

La filosofía de Avicena era una combinación de la filosofía de Aristóteles y del neoplatonismo. Al igual que la mayoría de los filósofos medievales, negaba la inmortalidad del alma individual, del interés de Dios por los particulares y de la creación del mundo en el tiempo, todos ellos temas centrales de la corriente principal de la doctrina islámica. Avicena se convirtió en el principal blanco de los ataques de los teólogos suníes, como Algazel. No obstante, la filosofía de Avicena fue muy influyente a lo largo de la edad media.

- Averroes (1126-1198), cuyo nombre conocido en árabe era Ibn Rushd, filósofo árabe musulmán, físico, jurista maliki y teólogo ashari, nació en Córdoba, España. Su padre, un juez de Córdoba, le enseñó jurisprudencia musulmana. En su ciudad natal también estudió teología, filosofía occidental y matemáticas con el filósofo árabe Ibn Tufayl, y medicina con el médico árabe Avenzoar. Averroes fue designado juez en Sevilla en 1169 y en Córdoba en 1171; en 1182 se convirtió en el médico de Abu Yaqub Yusuf, el califa almohade de Marruecos y de la España musulmana.

La idea de Averroes de que la razón prima sobre la religión le llevó al exilio en 1195 por orden de Abu Yusuf Yaqub al-Mansur; fue restituido poco antes de su muerte. Averroes mantenía que las verdades metafísicas pueden expresarse por dos caminos: a través de la filosofía (según pensaba el griego clásico Aristóteles y los neoplatónicos de la antigüedad tardía) y a través de la religión (como se refleja en la idea simplificada y alegórica de los libros de la revelación). Aunque en realidad Averroes no propuso la existencia de dos tipos de verdades, filosófica y religiosa, sus ideas fueron interpretadas por los pensadores cristianos, que las clasificaron de “teoría de la doble verdad”.

Rechazó el concepto de la creación del mundo en el tiempo: mantenía que el mundo no tiene principio. Dios es el “primer motor”, la fuerza propulsora de todo movimiento, que transforma lo potencial en lo real. El alma individual humana emana del alma universal unificada. Los amplios comentarios de Averroes sobre la obras de Aristóteles fueron traducidos al latín y al hebreo y tuvo gran influencia tanto en la escolástica y la filosofía cristiana (en la Europa medieval) como en los filósofos judíos de la edad media. Su principal obra original fue Tahafut al-Tahafut (árabe, “La destrucción de la destrucción”), donde rebate una obra del teólogo islámico Algazel sobre la filosofía. Es también autor de obras sobre medicina, astronomía, derecho y gramática.


Alquimistas Cristianos



- San Alberto Magno (c. 1200-1280), llamado Alberto el Grande y conocido como Doctor universalis (doctor universal) a causa de su profundo interés por la ciencia natural. Nació en Lauingen (Baviera) en una familia nobiliaria y es conocido en particular por su introducción de la ciencia y la filosofía griega y árabe en el mundo medieval. Mientras estudiaba en Padua en 1223, Alberto fue atraído por la orden de los predicadores dominicos, que por entonces contaba con menos de diez años de existencia. Ordenado en Alemania, donde impartió clases antes de ir a la Universidad de París, llegó a ser profesor de teología en 1245, y a continuación ocupó una de las cátedras de teología.

Entre sus primeros alumnos estuvo santo Tomás de Aquino. Fue un profesor influyente, administrador de la Iglesia y predicador. Viajó por toda Europa occidental en nombre de su orden, sirvió como provincial y desde 1260 a 1262, fue obispo de Regensburg, antes de volver a la enseñanza y la investigación. Alberto es considerado un personaje clave en la asimilación de la filosofía aristotélica en la escolástica medieval y en el resurgimiento de la ciencia natural que lo inspiraba.

A principios del siglo XIII, un conjunto de escritos filosóficos y científicos desconocidos para los filósofos y teólogos occidentales se convirtió en una fuerza perturbadora en los círculos escolásticos.

Estos escritos latinos, basados en traducciones árabes de las obras de Aristóteles, iban acompañados de las anotaciones de comentaristas árabes, destacando Avicena y Averroes. Como tal, presentaban un punto de vista extraño para los escolásticos cuyo conocimiento de Aristóteles estaba limitado a su lógica, como había sido enseñado e interpretado durante siglos por la Iglesia, en la tradición de san Agustín y los neoplatónicos.

Alberto había mostrado en sus viajes un intenso interés por los fenómenos naturales y por los escritos científicos de Aristóteles. Los analizó, comentó y en ocasiones los contradijo sobre la evidencia de sus precisas observaciones. Produjo nuevas obras y de acuerdo con el filósofo inglés Roger Bacon, logró casi la misma autoridad en su tiempo que la que había gozado el mismo Aristóteles. Como teólogo, Alberto fue relevante entre los filósofos medievales pero no un innovador como su alumno Aquino.

En su Summa theologiae (c. 1270), trató de conciliar el aristotelismo y las enseñanzas cristianas: sostenía que la razón humana no podía contradecir la revelación, pero defendía el derecho del filósofo a investigar los misterios divinos. Alberto murió en Colonia el 15 de noviembre de 1280. Fue beatificado en 1622 y declarado santo por el papa Pío XI en 1931, al tiempo que fue proclamado Doctor de la Iglesia. En 1941 el papa Pío XII le convirtió en patrón de todos los que estudian ciencias naturales. Su festividad se celebra el 15 de noviembre.

- Tomás de Aquino(Roccaseca 1224-Fossanuova 1274) Teólogo y filósofo italiano. Oblato en Montecassino (1230), estudió artes y teología en Nápoles (1239) y entró en el noviciado de los dominicos (1243). Fue raptado durante un año por su propia familia, que no consiguió cambiar su decisión. La orden le envió en 1245 a París y luego a Colonia, ciudades en las que fue discípulo y amigo de Alberto Magno, también dominico y abierto al nuevo saber greco-árabe. De retorno a París en 1256, obtuvo con su Comentario al libro de las Sentencias de P. Lombardo el grado de maestro en teología, regentó una de las dos cátedras reservadas en la universidad a los dominicos y redactó sus primeras grandes obras: el Comentario al libro Sobre la Trinidad de Boecio, los opúsculos Sobre el ente y la esencia y Sobre los principios de la naturaleza, las importantes Cuestiones disputadas acerca de la verdady el libro primero de la Suma contra los gentiles. En 1259 fue llamado a Italia como teólogo papal (con estancias sucesivas en Anagni, Orvieto, Roma y Viterbo).

Además de enseñar en el estudio general de los dominicos, siguió con su inmensa producción escrita: acabó la Suma contra los gentiles, elaboró diversas Cuestiones quodlibetales y disputadas(Sobre la potencia, Sobre el maly Sobre la unión del Verbo encarnado) e inició en 1267 la redacción de su obra cumbre, la Suma teológica, que continuaría en París, tras ser llamado allí de nuevo para mediar en las rencillas académicas entre clero secular y órdenes religiosas (franciscanos y dominicos) y, sobre todo, para contrarrestar el aristotelismo averroísta que dominaba en la facultad de artes.

Durante este período, escribió Sobre la unidad del intelecto, contra los averroístas, y Sobre la eternidad del mundo, contra los que la propagan, prosiguió la elaboración de la Suma teológicae inició sus comentarios a Aristóteles (comenzó con el De la interpretación). Enviado a la universidad de Nápoles (1272-1273), continuó sus comentarios a Aristóteles y comenzó la redacción de la tercera parte de la Suma teológica, que dejaría inacabada. Tras una crisis, entre mística y depresiva (durante la cual quiso quemar todas sus obras, por parecerle inadecuadas como expresión de lo divino), en 1274 fue llamado al Concilio de Lyon, en camino hacia el cual murió.

Si su obra es inmensa, no lo es menos su sistema de pensamiento, un descomunal esfuerzo de síntesis entre la tradición (no sólo agustiniana, sino también neoplatónica: recuérdese el claro esquema neoplatónico de la misma Suma teológica) y el aristotelismo entonces en boga, entre voluntarismo e intelectualismo (pese a que suela caracterizarse el tomismo como puro intelectualismo) y entre la seriedad del esfuerzo de la razón (una ratio fidei tan agustiniana como anselmiana) y las exigencias de la sobrenaturalidad de la fe revelada. En cuanto a su aristotelismo, cabe decir que aristoteliza ciertamente la teología cristiana, pero también que para ello cristianiza, no en menor medida, a Aristóteles (de modo que éste difícilmente podría reconocerse en el aristotelismo tomista).

- Roger Bacon (Ilchester, c. 1220-Oxford, 1292) Filósofo, científico y teólogo inglés, estudió en Oxford y se trasladó a París en 1236. Tras hacerse franciscano, comentó a Aristóteles y, desde 1247, se dedicó a estudios científicos. De nuevo en Oxford (1251), escribió “De los espejos”, “De la multiplicación de las especies- y una “Metafísica”; sin embargo, en 1257, se le prohibió enseñar y volvió a París. A instancias de su protector Clemente IV, emprendió los “Communia naturalium- (un balance de la ciencia de su época), que abandonó para escribir el “Opus maius- (1267-1268), obra que envió al papa junto con la ya citada sobre las especies y otras dos (”Opus minus- y “Opus tertium”). También escribió un “Compendio del estudio de la filosofía”.

En 1277 el general de los franciscanos, Jerónimo de Ascoli, tachó de sospechosas sus obras (sobre todo por sus ataques a san Alberto Magno y a santo Tomás) y condenó sus tesis, lo que le mantuvo en prisión hasta 1292. Ya en libertad, no pudo concluir su “Compendio del estudio de la teología”. Científico avanzado a su tiempo, captó los errores del calendario juliano, señaló los puntos débiles del sistema tolemaico, indicó en óptica las leyes de reflexión y los fenómenos de refracción, comprendió el funcionamiento de los espejos esféricos, ideó una teoría explicativa del arco iris, describió ingenios mecánicos (barcos, coches, máquinas voladoras) y tomó de los árabes la fórmula de la pólvora de cañón. Difusor (en París) y luego crítico de Aristóteles, adoptó una doctrina de los universales de tipo conceptualista y propuso la ciencia experimental como alternativa a la dialéctica escolástica; sin embargo, todo ello se basaba en una cosmovisión creyente, según la cual la ciencia se apoya en la teología (don divino) y la filosofía (su servidora) procede de la revelación desde Adán.

- Ramon Llull (Palma de Mallorca c. 1235-id. c. 1315) Filósofo y escritor catalán. Hijo de nobles barceloneses emigrados a Mallorca tras la conquista de esta isla por Jaime I, se dedicó a la vida cortesana y a cultivar la poesía trovadoresca hasta que, después de unas visiones místicas, decidió llevar una vida espiritual que le llevó de peregrinaje por Santiago de Compostela, Roma y Jerusalén. Posteriormente (1265-1275) estudió árabe, filosofía musulmana antigua y teología cristiana. Realizó numerosos viajes a África con la intención de difundir el cristianismo entre los infieles, y recorrió Europa para divulgar sus ideas místico-racionalistas, a la vez que escribía su obra. Fue el fundador del monasterio de Miramar.

Autor de una extensísima obra, mayoritariamente escrita en catalán, pero también en latín y en árabe, adecuó su idioma a las exigencias del lenguaje filosófico, teológico y científico, para desarrollar temas que hasta aquel entonces se escribían exclusivamente en latín, elevándola con ello a lengua literaria. Su carácter internacional se debe al contenido de
sus textos, en los cuales quiso demostrar la verdad del cristianismo prescindiendo de la Revelación. Para ello se apoyó en razones necesarias, intentando demostrar los grandes dogmas de la religión cristiana a quienes no profesaban esta fe.

Ingenió el Arte magna (Ars magna, 1305-1308), artificio lógico de trascendencia metafísica cuyo objetivo era hallar la solución lógico-matemática de cualquier problema moral a través de unas combinaciones, que se multiplican de acuerdo con determinadas reglas de tipo matemático aplicadas a figuras geométricas. Esta teoría seduciría a matemáticos como Cusa, Bruno, Descartes y Leibniz, hasta llegar a la moderna logística. Otras obras famosas son: Árbol de ciencia (Arbre de sciència, 1296), Libro de nueva geometría (Libre de nova geometria, 1299), Libro de la orden de caballería (Libre de l’ordre de cavalleria) y Blanquerna, de la cual forman parte el Libro de amigo y amado (Libre d’Amic e Amat) y Libro de maravillas (Libre de meravelles).

- Arnau de Vilanova(Valencia h. 1238-Génova 1311) Médico y visionario español. Estudió medicina en la Universidad de Montpellier (1260-1266), donde posteriormente ejerció como profesor, y amplió sus conocimientos de la materia en Nápoles (1267-1276).

Incansable viajero, se consagró principalmente a la labor de médico, pero su espíritu humanista lo llevó a interesarse por la teología, disciplina en la que tuvo un controvertido papel en su época. Aunque en vida fue considerado como médico de prestigio en toda Europa, uno de los más célebres del momento, históricamente se lo recuerda por su actividad como reformador religioso cristiano. Conocedor de diversos idiomas, entre los que cabe destacar el árabe y el hebreo, tradujo al latín diversos trabajos de Galeno, Avicena y Avenzoar, en cuyas teorías se basó gran parte de su saber médico. Incidió con fuerza en la temática de la medicina teórica, a la que aportó como novedad un intento de cuantificación farmacológica. Entre las más de setenta obras suyas dedicadas a la medicina que se conservan destacan Parabolae medicamentationis (1298), una recopilación de aforismos prácticos con fines terapéuticos destinados a los estudiantes; De gradivus, un tratado sobre la eficacia de los medicamentos en función de las dosis, y Régimen sanitatis, donde incidía en la importancia de la dieta y el control de las emociones para la salud. Fue médico personal de diversos reyes (Pedro el Grande, Alfonso el Liberal, Jaime II) y papas (Bonifacio VIII, Benedicto XI, Clemente V).

En 1292, durante una estancia en Montpellier, se relacionó con los franciscanos espirituales, a partir de lo cual se convirtió en defensor de unas ideas religiosas que entremezclaban el cristianismo con la magia, la alquimia y la astrología. En 1299 profetizó la llegada del Anticristo y auguró el fin del mundo para 1368, por lo que se granjeó la oposición los teólogos tomistas de la Sorbona y la condena de la Curia, que exigió su retractación e hizo quemar sus obras de cariz apocalíptico. A pesar el ello, estas ideas le valieron el hostigamiento de la Inquisición casi hasta el final de su vida. Contrario a una medicina de ricos y otra de pobres que según su parecer atentaba contra la caridad cristiana, como proponía en su obra De cautelis mediorum, y en defensa de una vida ascética y humilde, fue acercándose cada vez más a los franciscanos espirituales, begardos y beguinas, a la par que se enemistaba con los dominicos.

A pesar de las polémicas que despertaban sus propuestas contra lo que consideraba una sociedad corrupta y paganizada y de sus fantasías visionarias, siempre fue respetado por sus conocimientos y capacidad como médico. Se conservan cuatro escritos originales en catalán: Confessió de Barcelona (1305), Lliçó de Narbona (1305-1308), Raonament d’Avinyó (1309) y una Informació espiritual dirigida a Federico II de Sicilia. En 1504 se editó en Lyon una primera colección de más de cincuenta escritos suyos de carácter teológico en latín.


2.4 S XVI en adelante



la Iatroquímica: los métodos oscurantísticos de la alquimica, llevan a la alquimia a una profunda crisis, hacia el siglo XV ó XVI hay un grupo muy numeroso de alquimistas que buscan un fin más utilitario y pragmático este fin es para aprovechar los conocimientos de la alquimia para curar enfermedades por este período recibe el nombre iatroquímica ó Química médica.

El más importante de los iatroquímicos es Paracelso(Einsiedeln 1493-Salzburgo 1541) Médico y alquimista suizo. Aureolus Philippus Theophrastus Bombastus von Hohenheim, que adoptó luego el nombre de Paracelso para significar su autoestimada superioridad al Celso latino, fue hijo de un médico, quien, a la muerte de su esposa en 1502, se trasladó a la ciudad de Villach.

El éxito obtenido al curar a un editor de Basilea, amigo de Erasmo de Rotterdam, le valió ser nombrado médico de la ciudad de Basilea, con derecho a dictar cursos en la universidad. Su desprecio por la tradición y su fe en el poder curativo de los productos químicos le mantuvieron en conflicto con las autoridades académicas, hasta que en 1528 se vio obligado a huir tras perder un litigio por una cuestión de honorarios. Empezó entonces un nuevo período de peregrinación, hasta que, en 1541, halló refugio en el arzobispado de Salzburgo.

La personalidad de Paracelso, de ánimo exaltado y propenso a la charlatanería, hace difícil estimar su papel en el desarrollo de la ciencia y de la medicina. Pese a insistir en el valor de la experiencia por encima del respeto a las enseñanzas tradicionales, sus teorías están fundadas en la antigua idea de una correspondencia entre el macrocosmos y el microcosmos. Su medicina está construida sobre cuatro columnas, que son la filosofía, la astrología, la alquimia y la virtud. Con todo, parece haber influido sobre el pensamiento de su tiempo al proporcionar a la alquimia una nueva orientación hacia la preparación de productos medicinales. Su insistencia en la necesidad de utilizar compuestos puros en lugar de mezclas indeterminadas preparó el camino a la idea de composición elemental de los productos químicos.

Hay más Iatroquímicos como Agrícola y Baruis


2.5 Giro Copernicano


Copérnico, Nicolás (1473-1543), astrónomo polaco, conocido por su teoría que sostenía que el Sol se encontraba en el centro del Universo y la Tierra, que giraba una vez al día sobre su eje, completaba cada año una vuelta alrededor de él. Este sistema recibió el nombre de heliocéntrico o centrado en el Sol .


Infancia y educación



Copérnico nació el 19 de febrero de 1473 en la ciudad de Thorn (hoy Toru), en el seno de una familia de comerciantes y funcionarios municipales. El tío materno de Copérnico, el obispo Ukasz Watzenrode, se ocupó de que su sobrino recibiera una sólida educación en las mejores universidades. Copérnico ingresó en la Universidad de Cracovia en 1491, donde comenzó a estudiar la carrera de humanidades; poco tiempo después se trasladó a Italia para estudiar derecho y medicina. En enero de 1497 Copérnico empezó a estudiar derecho canónico en la Universidad de Bolonia, alojándose en casa de un profesor de matemáticas llamado Domenico Maria de Novara que influiría en sus inquietudes. Este profesor, uno de los primeros críticos sobre la exactitud de la Geografía del astrónomo del siglo II, Tolomeo, contribuyó al interés de Copérnico por la geografía y la astronomía. Juntos observaron el 9 de marzo de 1497 la ocultación (eclipse a causa de la Luna) de la estrella Aldebarán.

En 1500, Copérnico se doctoró en astronomía en Roma. Al año siguiente obtuvo permiso para estudiar medicina en Padua (la universidad donde dio clases Galileo, casi un siglo después). Sin haber acabado sus estudios de medicina, se licenció en derecho canónico en la Universidad de Ferrara en 1503 y regresó a Polonia.


Regreso a Polonia



Copérnico vivió en el palacio episcopal de su tío en Lidzbark Warminski entre 1503 y 1510, y trabajó en la administración de la diócesis y en las actividades contra los caballeros Teutónicos. Allí publicó su primer libro, una traducción del latín de cartas de ética de un autor bizantino del siglo VII, Teofilatos de Simocata. Entre 1507 y 1515 escribió un tratado breve de astronomía, De hypothesibus motuum coelestium a se constitutis commentariolus (más conocido como el Commentariolus), que no se publicaría hasta el siglo XIX. En esta obra sentó las bases de su nueva astronomía de concepción heliocéntrica.

Después de su traslado a Frauenburg, en 1512, Copérnico tomó parte en la comisión del quinto Concilio Laterano para la reforma del calendario (1515); escribió un tratado sobre el dinero (1517) y empezó a trabajar en su obra principal, De revolutionibus orbium caelestium (Sobre las revoluciones de los cuerpos celestes), que culminó en 1530 y fue publicado el 24 de mayo de 1543, poco antes de su muerte, por un editor luterano en Nuremberg, Alemania.

La cosmología a principios del siglo XVI



La cosmología anterior a la teoría de Copérnico postulaba un universo geocéntrico en el que la Tierra se encontraba estática en el centro del mismo, rodeada de esferas que giraban a su alrededor. Dentro de estas esferas se encontraban (ordenados de dentro a afuera): la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter, Saturno y, finalmente, la esfera exterior en la que estaban las llamadas estrellas fijas.En la antigüedad era difícil de explicar por cosmólogos y filósofos el movimiento aparentemente retrógrado de Marte, Júpiter y Saturno. En ocasiones, el movimiento de estos planetas en el cielo parecía detenerse y comenzaban a moverse en sentido contrario. Para poder explicar este fenómeno, los cosmólogos medievales pensaron que los planetas giraban en un círculo que llamaban epiciclo, y el centro de cada epiciclo giraba alrededor de la Tierra, trazando lo que denominaban una trayectoria deferente


El sistema de Copérnico y su influencia



La teoría de Copérnico establecía que la Tierra giraba sobre sí misma una vez al día, y que una vez al año daba una vuelta completa alrededor del Sol. Además afirmaba que la Tierra, en su movimiento rotatorio, se inclinaba sobre su eje (como un trompo). Sin embargo, aún mantenía algunos principios de la antigua cosmología, como la idea de las esferas dentro de las cuales se encontraban los planetas y la esfera exterior donde estaban inmóviles las estrellas. Por otra parte, esta teoría heliocéntrica tenía la ventaja de poder explicar los cambios diarios y anuales del Sol y las estrellas, así como el aparente movimiento retrógrado de Marte, Júpiter y Saturno, y la razón por la que Venus y Mercurio nunca se alejaban más allá de una distancia determinada del Sol. Esta teoría también sostenía que la esfera exterior de las estrellas fijas era estacionaria.

Una de las aportaciones de la teoría de Copérnico era el nuevo orden de alineación de los planetas según sus periodos de rotación. A diferencia de la teoría de Tolomeo, Copérnico vio que cuanto mayor era el radio de la órbita de un planeta, más tiempo tardaba en dar una vuelta completa alrededor del Sol. Pero en el siglo XVI, la idea de que la Tierra se movía no era fácil de aceptar y aunque parte de su teoría fue admitida, la base principal fue rechazada.

Entre 1543 y 1600 Copérnico contaba con muy pocos seguidores. Fue objeto de numerosas críticas, en especial de la Iglesia, por negar que la Tierra fuera el centro del Universo. La mayoría de sus seguidores servían a la corte de reyes, príncipes y emperadores. Los más importantes fueron Galileo y el astrónomo alemán Johannes Kepler, que a menudo discutían sobre sus respectivas interpretaciones de la teoría de Copérnico. El astrónomo danés Tycho Brahe llegó, en 1588, a una posición intermedia, según la cual la Tierra permanecía estática y el resto de los planetas giraban alrededor del Sol, que a su vez giraba también alrededor de la Tierra.

Con posterioridad a la supresión de la teoría de Copérnico, tras el juicio eclesiástico a Galileo en 1633, que lo condenó por corroborar su teoría, algunos filósofos jesuitas la siguieron en secreto. Otros adoptaron el modelo geocéntrico y heliocéntrico de Brahe. En el siglo XVII, con el auge de las teorías de Isaac Newton sobre la fuerza de la gravedad, la mayoría de los pensadores en Gran Bretaña, Francia, Países Bajos y Dinamarca aceptaron a Copérnico. Los filósofos puros de otros países de Europa mantuvieron duras posturas contra él durante otro siglo más.


Newton



Isaac Newton (1642-1727), matemático y físico británico, considerado uno de los más grandes científicos de la historia, que hizo importantes aportaciones en muchos campos de la ciencia. Sus descubrimientos y teorías sirvieron de base a la mayor parte de los avances científicos desarrollados desde su época. Newton fue junto al matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz uno de los inventores de la rama de las matemáticas denominada cálculo. También resolvió cuestiones relativas a la luz y la óptica, formuló las leyes del movimiento y dedujo a partir de ellas la ley de la gravitación universal.

Newton nació el 25 de diciembre de 1642 (según el calendario juliano vigente entonces; el 4 de enero de 1643, según el calendario gregoriano vigente en la actualidad), en Woolsthorpe, Lincolnshire. Cuando tenía tres años, su madre viuda se volvió a casar y lo dejó al cuidado de su abuela. Con el tiempo, su madre, que se quedó viuda por segunda vez, decidió enviarle a una escuela primaria en Grantham. Más tarde, en el verano de 1661, ingresó en el Trinity College de la Universidad de Cambridge.

Newton recibió su título de bachiller en 1665. Después de una interrupción de casi dos años provocada por una epidemia de peste, volvió al Trinity College, donde le nombraron becario en 1667. Recibió el título de profesor en 1668. Durante esta época se dedicó al estudio e investigación de los últimos avances en matemáticas y a la filosofía natural que consideraba la naturaleza como un organismo cuyo mecanismo era bastante complejo. Casi inmediatamente realizó descubrimientos fundamentales que le fueron de gran utilidad en su carrera científica.

El método de las fluxiones


Newton obtuvo en el campo de la matemáticas sus mayores logros. Generalizó los métodos que se habían utilizado para trazar líneas tangentes a curvas y para calcular el área encerrada bajo una curva, y descubrió que los dos procedimientos eran operaciones inversas. Uniéndolos en lo que él llamó el método de las fluxiones, Newton desarrolló en el otoño de 1666 lo que se conoce hoy como cálculo, un método nuevo y poderoso que situó a las matemáticas modernas por encima del nivel de la geometría griega.

Aunque Newton fue su inventor, no introdujo el cálculo en las matemáticas europeas. En 1675 Leibniz llegó de forma independiente al mismo método, al que llamó cálculo diferencial; su publicación hizo que Leibniz recibiera en exclusividad los elogios por el desarrollo de ese método, hasta 1704, año en que Newton publicó una exposición detallada del método de fluxiones, superando sus reticencias a divulgar sus investigaciones y descubrimientos por temor a ser criticado. Sin embargo, sus conocimientos trascendieron de manera que en 1669 obtuvo la cátedra Lucasiana de matemáticas en la Universidad de Cambridge.

Óptica



La óptica fue otro área por la que Newton demostró interés muy pronto. Al tratar de explicar la forma en que surgen los colores llegó a la idea de que la luz del Sol es una mezcla heterogénea de rayos diferentes -representando cada uno de ellos un color distinto- y que las reflexiones y refracciones hacen que los colores aparezcan al separar la mezcla en sus componentes. Newton demostró su teoría de los colores haciendo pasar un rayo de luz solar a través de un prisma, el cual dividió el rayo de luz en colores independientes.

En 1672 Newton envió una breve exposición de su teoría de los colores a la Sociedad Real de Londres. Su publicación provocó tantas críticas que confirmaron su recelo a las publicaciones por lo que se retiró a la soledad de su estudio en Cambridge. En 1704, sin embargo, publicó su obra Óptica, en donde explicaba detalladamente su teoría.


Principios elementales



En agosto de 1684 la soledad de Newton se vio interrumpida por la visita de Edmund Halley, un astrónomo y matemático con el que discutió el problema del movimiento orbital. Newton había estudiado la ciencia de la mecánica como estudiante universitario y en esa época ya tenía ciertas nociones básicas sobre la gravitación universal. Como resultado de la visita de Halley, volvió a interesarse por estos temas.

Durante los dos años y medio siguientes, Newton estableció la ciencia moderna de la dinámica formulando las tres leyes del movimiento. Aplicó estas leyes a las leyes de Kepler sobre movimiento orbital -formuladas por el astrónomo alemán Johannes Kepler- y dedujo la ley de la gravitación universal. Probablemente, Newton es conocido sobre todo por su descubrimiento de la gravitación universal, que muestra como a todos los cuerpos en el espacio y en la Tierra les afecta la fuerza llamada gravedad. Publicó su teoría en Principios matemáticos de la filosofía natural (1687), obra que marcó un punto de inflexión en la historia de la ciencia, y además consiguió que su autor perdiera su temor a la publicación de sus teorías.

La aparición de Principios también implicó a Newton en un desagradable episodio con el filósofo y físico Robert Hooke. En 1687 Hooke afirmó que Newton le había robado la idea central del libro: que los cuerpos se atraen recíprocamente con una fuerza que varía inversamente al cuadrado de su distancia. Sin embargo, la mayor parte de los historiadores no aceptan los cargos de plagio de Hooke.

En el mismo año de 1687, Newton apoyó la resistencia de Cambridge contra los esfuerzos del rey Jacobo II de Inglaterra para convertir la universidad en una institución católica. Después de la Gloriosa Revolución de 1688, que expulsó a Jacobo de Inglaterra, la universidad eligió a Newton como uno de sus representantes en una convocatoria especial del Parlamento británico. Los cuatro años siguientes fueron de gran actividad para Newton, que animado por el éxito de Principios, trató de compendiar todos sus primeros logros en una obra escrita. En el verano de 1693 Newton mostró síntomas de una severa enfermedad emocional. Aunque recuperó la salud, su periodo creativo había llegado a su fin.

Las conexiones de Newton con los dirigentes del nuevo régimen de Inglaterra le llevaron a su nombramiento como inspector y más tarde director de la Casa de la Moneda en Londres, donde vivió hasta 1696. En 1703 fue elegido presidente de la Sociedad Real, un cargo que ocupó hasta el final de su vida. Como presidente, ordenó la inmediata publicación de las observaciones astronómicas del primer astrónomo real de Inglaterra John Flamsteed. Newton necesitaba estas observaciones para perfeccionar su teoría lunar; este tema le proporcionó ciertos conflictos con Flamsteed.

Newton también se implicó en una violenta discusión con Leibniz acerca de la prioridad de la invención del cálculo. Utilizó su cargo de presidente en la Sociedad Real para que se formara una comisión que investigara el tema y él, en secreto, escribió el informe de la comisión que hacía a Leibniz responsable del plagio. Newton incluso recopiló la relación de acusaciones que la sociedad había publicado. Los efectos de la disputa se alargaron casi hasta su muerte.
Además de su interés por la ciencia, Newton también se sintió atraído por el estudio de la alquimia, el misticismo y la teología. Muchas páginas de sus notas y escritos -especialmente en los últimos años de su carrera- están dedicadas a estos temas. Sin embargo, los historiadores han encontrado poca relación entre estas inquietudes y sus trabajos científicos.


Kepler



Weil, actual Weil der Stadt 1571-Ratisbona 1630) Astrónomo alemán. A partir de 1600 se dedicó a la astronomía como ayudante de Tycho Brahe, a quien sucedió como astrónomo y matemático de la corte del emperador Rodolfo II, en Praga. Entre los años 1605 y 1619 formuló las tres leyes del movimiento planetario que llevan su nombre, y que permiten la exacta especificación matemática de las trayectorias descritas por los planetas que giran alrededor del sol. También formuló algunas leyes ópticas y en 1611 construyó un telescopio. Defendió en diversas obras la visión heliocéntrica sostenida por Copérnico. Autor de las llamadas Tablas rudolfinas (1627).


leyes de Kepler



Leyes experimentales, enunciadas por J. Kepler, sobre el movimiento de los planetas alrededor del sol. La primera ley de Kepler establece que los planetas describen órbitas elípticas, en uno de cuyos focos se halla el Sol(1609). Segunda ley: las áreas barridas por el rayo vector que une el centro del Sol con el centro de un planeta son proporcionales a los tiempos empleados en barrerlas (velocidad areolar constante). La tercera ley establece que los cuadrados de los tiempos empleados por los planetas en su movimiento de revolución sideral son proporcionales a los cubos de los semiejes mayores de sus órbitas (1619).

Galileo



(Pisa 1564-Arcetri 1642) Astrónomo y físico italiano. Considerado como uno de los padres de la mecánica moderna, especialmente por la introducción del cálculo matemático en el estudio de las leyes físicas. En 1589 fue nombrado profesor en el estudio de Pisa, donde compuso un texto sobre el movimiento en el que criticaba las explicaciones aristotélicas sobre la caída de los cuerpos y el movimiento de los proyectiles. En 1592 fue elegido profesor de matemáticas en la universidad de Padua, donde se ocupó de asuntos técnicos como la arquitectura militar y la topografía, desarrollando invenciones como una máquina para elevar agua, un termoscopio y un procedimiento mecánico de cálculo expuesto en Le operazioni del compasso geométrico e militare (1606).

En 1609 transformó un anteojo fabricado en Holanda en un auténtico telescopio, con el que observó que la Luna no era una esfera perfecta, como se deduciría de las teorías de Aristóteles, sino un lugar con una geografía accidentada. Descubrió cuatro satélites que giraban alrededor de Júpiter, poniendo en duda la afirmación de que la Tierra era el centro de todos los movimientos celestes, y reforzando la teoría heliocéntrica de Copérnico. Expuso sus observaciones en el texto Sidereus nuncius (1610). En 1632 consiguió el imprimatur para su obra Dialogo sopra i due massimi sistemi del mondo, tolemaico e copernicano, a pesar de lo cual fue sometido a proceso eclesiástico en 1633 por defender la teoría heliocéntrica y condenado a reclusión perpetua. Obligado a abjurar de sus creencias, se le atribuye la célebre frase “Eppur si muove- (”sin embargo, se mueve”). Escribió asimismo Discorsi e dimostrazione matematiche intorno a due nuove scienze (1636). En 1992 la Iglesia rehabilitó públicamente a Galileo.


2.6 De Boyle a Levoisier



BOYLE



(Lismore Castle 1627-Londres 1691) Físico y químico irlandés.Considerado el padre de la química moderna, fue uno de loscientíficos más ilustradosde su época. Llevó a cabo trabajos en loscampos de la física y la química y fundó la Royal Society. Determinócon precisión la densidad de líquidos y sólidos, perfeccionó eltermómetro y descubrió diversos fenómenos relativos a la ebullición ya la evaporación. Investigó, además, la composición del aire, aislóel hidrógeno y descubrió la acetona y el alcohol metílico, entreotros compuestos.

En su obra principal El químico escéptico, estableció claramente ladiferencia entre elemento simple y cuerpo compuesto, y entre mezcla ycombinación. Otras obras importantes son Consideraciones en torno ala utilidad de la filosofía natural experimental, Paradojashidrostáticas y Experimentos y observaciones de física.

LAVOISIER



(París 1743-id. 1794) Químico francés. En 1769 fue admitido en la Academia de ciencias, tras el minucioso trabajo realizado sobre el análisis del agua en 1768, en el que Lavoisier extrajo la afirmación axiomática de que la materia no se destruye sino que sólo se transforma (ley de la conservación de la masa), desarrollada en su Traité élémentaire de chimie (1789), y que representó el inicio de la química moderna.

En 1772 inició una serie de investigaciones que destruyeron la teoría del flogisto, una sustancia que supuestamente emitían los metales durante su combustión, descubriendo que los metales se combinaban con “aire eminentemente respirable- durante su calcinación, por lo que aumentaba su peso. En 1777 le dio el nombre de oxígeno, literalmente “productor de ácido”. Los experimentos realizados en colaboración con Laplace en 1783, sentaron las bases de la termoquímica y le permitieron explicar la respiración como un proceso de combustión. A partir del concepto de elemento químico, colaboró en 1787 en la definición de una nomenclatura química universal.

2.7 Lavoisier a Mendeléiev



Lavoisier


(París 1743-id. 1794) Químico francés. En 1769 fue admitido en la Academia de ciencias, tras el minucioso trabajo realizado sobre el análisis del agua en 1768, en el que Lavoisier extrajo la afirmación axiomática de que la materia no se destruye sino que sólo se transforma (ley de la conservación de la masa), desarrollada en su Traité élémentaire de chimie (1789), y que representó el inicio de la química moderna. En 1772 inició una serie de investigaciones que destruyeron la teoría del flogisto, una sustancia que supuestamente emitían los metales durante su combustión, descubriendo que los metales se combinaban con “aire eminentemente respirable- durante su calcinación, por lo que aumentaba su peso.

En 1777 le dio el nombre de oxígeno, literalmente “productor de ácido”. Los experimentos realizados en colaboración con Laplace en 1783, sentaron las bases de la termoquímica y le permitieron explicar la respiración como un proceso de combustión. A partir del concepto de elemento químico, colaboró en 1787 en la definición de una nomenclatura química universal.


Mendeléiev


(Tobolsk, Siberia, 1834-San Petersburgo 1907) Químico ruso, autor de la tabla periódica de elementos A partir de 1866 fue profesor de química en el instituto tecnológico y en la universidad de San Petersburgo. Mendeléiev se enfrentó a la cuestión de cómo clasificar los sesenta y tres elementos químicos conocidos hasta aquel momento. Descubrió, entonces, la “ley periódica”, que establece que las propiedades de los elementos dependen, de forma periódica, de sus pesos atómicos; de modo que si los elementos se disponen en una tabla según sus pesos atómicos, aquellos que estén químicamente relacionados aparecen separados por intervalos regulares, formándose grupos de elementos según sus valencias de combinación.

Su tabla periódica se publicó en 1869, el mismo año que sus Principios de química. La importancia de la tabla no radicaba en manifestar que los elementos se ordenaban según una ley matemática, sino en poseer un poder de predicción, ya que obligaba a dejar vacías las casillas de los elementos todavía no descubiertos. En la década de 1870 se hallaron dos elementos nuevos, el galio y el escanio, que confirmaron esa teoría.

Mendeléiev se dedicó, además, a hacer una campaña en favor de la introducción de reformas en el sistema educativo ruso. Sin embargo, no consiguió ser elegido presidente de la academia imperial de ciencias debido a sus ideas liberales, por las que años después fue forzado también a abandonar su cátedra de química.

2.7 Formulación de la Mecánica


Parte de la física que trata del estudio del movimiento de los cuerpos. Tradicionalmente, se divide en dos ramas principales: la estática, que estudia el estado de los cuerpos que se encuentran en equilibrio sometidos a un sistema de fuerzas, y la dinámica, que trata del comportamiento de los objetos materiales, que sometidos a un sistema de fuerzas, se encuentran en movimiento.

El desarrollo de la mecánica ha sido fundamental no sólo para el propio desarrollo de la física, sino para el de toda la ciencia en general, debido a que ha favorecido el rigor lógico y la matematización. Si bien desde la antigüedad griega las principales áreas de la mecánica (cinemática, estática, dinámica, etc.) ya habían sido objeto de un profundo estudio (Arquímedes, Aristóteles, etc.), su desarrollo se vio impulsado enormemente gracias a los trabajos de científicos de la talla de Galileo

Galilei, E. Torricelli, B. Pascal, R. Descartes y otros muchos, hasta llegar a la síntesis llevada a cabo por I. Newton (siglo XVII). Durante los siglos XVIII y XIX, D. Bernouilli, L. Euler, Jean le Rond d’Alembert, L. Lagrange, S. Poisson, C. Jacobi y W. Hamilton se dedicaron básicamente a mejorar la formulación newtoniana. El desarrollo de la mecánica durante el siglo XIX pasó por una profunda revisión de sus fundamentos (H. Hertz, E. Mach). También se estableció la mecánica estadística (L. Boltzmann, J.W. Gibbs) que la relacionó estrechamente con la termodinámica. Así mismo, durante este período, destacan los trabajos de G. Coriolis acerca del movimiento relativo.

Estática



Se comprende por estática el estudio de las leyes del equilibrio entre fuerzas, independientemente de los movimientos que éstas puedan producir.

a1606.gif

En la estática es fundamental el concepto de equilibrio dinámico, definido como el estado de un cuerpo o de un sistema de puntos materiales cuando no experimentan ninguna aceleración, es decir, cuando se hallan en reposo o en movimiento rectilíneo y uniforme. De ello se deduce, según la ecuación fundamental de la dinámica (F = m.a), que un cuerpo se halla en equilibrio cuando es nula la resultante de las fuerzas exteriores que actúan sobre él. A esta primera condición de equilibrio debe añadirse, no obstante, una segunda: la de que la resultante de los momentos de las fuerzas que
actúan debe ser nula.


Dinámica


Rama de la mecánica que se ocupa del estudio del movimiento de los cuerpos sometidos a la acción de las fuerzas y a los movimientos a los que éstas dan lugar. No obstante, el estudio de la dinámica pasa primero por la comprensión de la cinemática,es decir, del movimiento como tal, sin considerar las fuerzas que lo producen. Para ello se emplea el concepto de desplazamiento, que expresa la longitud que recorre un cuerpo en la trayectoria que describe a partir de un punto fijo, llamado origen. Dado que además de indicar la distancia desde el punto de origen, también indica la trayectoria del movimiento y su sentido en la dirección de éste, se dice que se trata de una magnitud vectorial (con módulo, dirección y sentido), en contraposición a las magnitudes escalares (como por ejemplo la distancia).

A partir del concepto de desplazamiento se obtiene el de velocidad del objeto, como variación de dicho desplazamiento en función del tiempo. Debido a que proviene de una magnitud vectorial, la velocidad también lo es. A su vez, la velocidad se expresa en metros/segundo o en otras unidades de longitud y tiempo (como, por ejemplo, los kilómetros/hora). El producto del módulo de la velocidad por la masa del cuerpo en cuestión recibe el nombre de cantidad de movimiento. También se habla de velocidad relativa de dos cuerpos. Así, por ejemplo, la velocidad de la Luna alrededor de la Tierra no es la misma que la que desarrolla alrededor del Sol, ya que la Tierra se mueve a su vez entorno a éste. Para determinar dicha velocidad relativa hay que tener en cuenta qué movimiento llevan a cabo los cuerpos en cuestión.

Finalmente, para el tratamiento de la modificación de la velocidad de un cuerpo se emplea el concepto de aceleración, que se define como la variación de la velocidad en función del tiempo y que se expresa por tanto en metros/segundo², o en el caso más normal en km/hora². La aceleración positiva, es decir, el aumento de la velocidad, recibe el nombre de aceleración propiamente dicha, mientras que la acelaración negativa, disminución de la velocidad, se denomina deceleración.


3.1 ¿QUÉ ES MEDIR?



Procedimiento por el que se obtiene la expresión numérica de la relación que existe entre dos valores de una misma magnitud, uno de los cuales se ha adoptado convencionalmente como unidad.

Los resultados de las medidas son números que, por diversas causas -que van desde el propio procedimiento hasta fallos del experimentador-, presentan errores y son, por tanto, números aproximados. Lo importante en una medida es encontrar el número aproximado y estimar el error que se comete al tomar ese valor.

La precisión de un instrumento de medida es la mínima variación de magnitud que puede determinar sin error. Un instrumento será tanto más preciso cuanto mayor sea el número de cifras significativas que puedan obtenerse con él. El error de una medida también puede estar motivado por los errores sistemáticos del instrumento, que pueden deberse a defectos de fabricación, variaciones de la presión, la temperatura o la humedad. Estos errores no pueden eliminarse totalmente y para que su valor sea lo más pequeño posible se realizan pruebas de control que consisten en cotejar las medidas con las de un objeto patrón.
Para obtener el valor de una magnitud lo más cercano posible al valor exacto hay que repetir la medida varias veces, calcular el valor medio y los errores absoluto y de dispersión.

El error absoluto de una medida cualquiera es la diferencia entre el valor medio obtenido y el hallado en esa medida. El error de dispersión es el error absoluto medio de todas las medidas. El resultado de la medida se expresa como el valor medio ‘más, menos’ (±) el error de dispersión.


3.2 Sistema Métrico Décimal



Sistema decimal de unidades físicas, que toma su nombre de su unidad de longitud, el metro (). El sistema métrico decimal fue introducido y adoptado legalmente en Francia en la década de 1790, y adoptado después como sistema común de pesos y medidas por la mayoría de los países. El sistema métrico decimal se usa en todo el mundo para trabajos científicos.

El metro (m) se definió originalmente como una diezmillonésima parte de la distancia entre el ecuador y el polo norte a lo largo del meridiano de París. Entre 1792 y 1799, esta distancia fue medida parcialmente por científicos franceses. Considerando que la Tierra era una esfera perfecta, estimaron la distancia total y la dividieron entre 10 millones. Más tarde, después de descubrirse que la forma de la Tierra no es esférica, el metro se definió como la distancia entre dos líneas finas trazadas en una barra de aleación de platino e iridio, el metro patrón internacional, conservado en París.

Después volvió a definirse a partir de la longitud de onda de la luz rojiza emitida por una fuente de criptón 86. Sin embargo, las medidas de la ciencia moderna requerían una precisión aún mayor, y en 1983 el metro se definió como la longitud del espacio recorrido por la luz en el vacío durante un intervalo de tiempo de 1/299.792.458 de segundo.

En 1900, el sistema métrico se había ampliado para convertirse en el sistema MKS (metro-kilogramo-segundo), en el que la unidad de masa no era el gramo sino el kilogramo, y que incluía además la unidad de tiempo, el segundo. Más tarde se añadió una unidad electromagnética, el amperio, para formar el sistema MKSA (metro-kilogramo-segundo-amperio). Como en la ciencia se necesitaban unidades más pequeñas, también se empleaba el sistema CGS o cegesimal (centímetro-gramo-segundo). La unidad de volumen se definió inicialmente como 1 decímetro cúbico, pero en 1901 se redefinió como el volumen ocupado por un kilogramo de agua a 4 ºC de temperatura y una presión de 760 mm de mercurio; en 1964 se volvió a la definición original.

Para expresar múltiplos decimales de las unidades del sistema métrico se emplea una serie de prefijos griegos, mientras que para expresar fracciones decimales se utilizan otros prefijos latinos. El Sistema Internacional de unidades adoptó esos prefijos y añadió otros.

En Gran Bretaña, Estados Unidos y muchos otros países angloparlantes todavía se emplean pulgadas, pies, millas, libras o galones como unidades comunes para medir longitudes, pesos y volúmenes. Sin embargo estas unidades tradicionales están legalmente basadas en patrones métricos.

3.3 Error relativo



El error relativo puede definirse como el cociente entre el error absoluto (e) y el valor verdadero (A) de un cálculo; es decir: e’ = e/A.
El error relativo, al igual que el absoluto, no es una cantidad exacta conocida. La ventaja de la obtención de este cociente es la posibilidad de efectuar análisis comparativos entre diferentes cálculos o mediciones para poder valorar su efectividad y exactitud. Al igual que el error absoluto, el error relativo, como cantidad no conocida, sólo puede presentar unos límites. En este caso, es suficiente un límite superior, que se denomina cota de error.
La cota de error se obtiene por el cociente entre un límite superior del error absoluto y un valor inferior al valor verdadero.


3.4 Error absoluto



En las operaciones de cálculo debe tenerse en cuenta la posible existencia de un error en dichas operaciones. El error se puede definir como la diferencia existente entre un número aproximado y su valor exacto. El error puede ser positivo o negativo según que la aproximación al valor exacto se realice por exceso o por defecto.

El error no puede llegar a conocerse con la máxima precisión pues, en este caso, prácticamente no existiría error y se conocería el valor exacto del cálculo u operación determinada. A lo sumo, pueden llegar a conocerse los límites del error, es decir, los valores máximos que puede alcanzar el error, tanto en forma positiva como negativa.


3.5 Sistema Internacional


Sistema Internacional de unidades, nombre adoptado por la XI Conferencia General de Pesos y Medidas (celebrada en París en 1960) para un sistema universal, unificado y coherente de unidades de medida, basado en el sistema mks (metro-kilogramo-segundo). Este sistema se conoce como SI, iniciales de Sistema Internacional. En la conferencia de 1960 se definieron los patrones para seis unidades fundamentales y dos unidades complementarias; en 1971 se añadió una séptima unidad fundamental, el mol. Las siete unidades fundamentales se enumeran en la tabla 1, y las unidades complementarias en la tabla 2. Los símbolos de la última columna son los mismos en todos los idiomas.

Longitud



El metro tiene su origen en el sistema métrico decimal. Por acuerdo internacional, el metro patrón se había definido como la distancia entre dos rayas finas sobre una barra hecha de una aleación de platino e iridio y conservada en París. La conferencia de 1960 redefinió el metro como 1.650.763,73 longitudes de onda de la luz anaranjada-rojiza emitida por el isótopo criptón 86. El metro volvió a redefinirse en 1983 como la longitud recorrida por la luz en el vacío en un intervalo de tiempo de 1/299.792.458 de segundo.


Masa



Cuando se creó el sistema métrico decimal el kilogramo se definió como la masa de 1 decímetro cúbico de agua pura a la temperatura en que alcanza su máxima densidad (4,0 °C). Se fabricó un cilindro de platino que tuviera la misma masa que dicho volumen de agua en las condiciones especificadas. Después se descubrió que no podía conseguirse una cantidad de agua tan pura ni tan estable como se requería. Por eso el patrón primario de masa pasó a ser el cilindro de platino, que en 1889 fue sustituido por un cilindro de platino-iridio de masa similar. En el SI el kilogramo se sigue definiendo como la masa del cilindro de platino-iridio conservado en París.

Tiempo



Durante siglos el tiempo se ha venido midiendo en todo el mundo a partir de la rotación de la Tierra. El segundo, la unidad de tiempo, se definió en un principio como 1/86.400 del día solar medio, que es el tiempo de una rotación completa de la Tierra sobre su eje en relación al Sol. Sin embargo, los científicos descubrieron que la rotación de la Tierra no era lo suficientemente constante para servir como base del patrón de tiempo. Por ello, en 1967 se redefinió el segundo a partir de la frecuencia de resonancia del átomo de cesio, es decir, la frecuencia en que dicho átomo absorbe energía. Ésta es igual a 9.192.631.770 Hz (hercios, o ciclos por segundo). El segundo es la duración de 9.192.631.770 periodos de la radiación correspondiente a la transición entre los dos niveles energéticos hiperfinos del estado fundamental del átomo de cesio 133.


Temperatura



La escala de temperaturas adoptada por la conferencia de 1960 se basó en una temperatura fija, la del punto triple del agua. El punto triple de una sustancia corresponde a la temperatura y presión a las que sus formas sólida, líquida y gaseosa están en equilibrio. Se asignó un valor de 273,16 K a la temperatura del punto triple del agua, mientras que el punto de congelación del agua a presión normal se tomó como 273,15 K, que equivalen exactamente a 0 °C en la escala de temperaturas de Celsius. La escala Celsius, o centígrada, toma su nombre del astrónomo sueco del siglo XVIII Anders Celsius, el primero en proponer la utilización de una escala en la que se dividiera en 100 grados el intervalo entre los puntos de congelación y ebullición del agua. Por acuerdo internacional la denominación grado Celsius ha sustituido oficialmente a la de grado centígrado.

a1607.gif





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License