Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Asia África Europa Oceanía América parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Continente asiático, africano, europeo, oceánico y americano. Geografía física. Población. Economía. Historia



ASIA.


El más extenso y populoso de los continentes, parte del Viejo Mundo, con 44.178.785 km2 -casi un tercio de las tierras emergidas-, 2.785.299.000 h -más de la mitad de la población del planeta- y 63 h/km2. Está situada dentro del hemisferio boreal,salvo la mayor parte de Indonesia, que queda al S del ecuador. Mide un máximo de unos 9600 km de E a O, por alrededor de 8000 de N a S. La separación de Europa es convencional: los montes Urales y del Cáucaso, ambos en la ex URSS; con África el límite es el istmo egipcio de Suez, cortado hoy por el canal de este nombre; de América la aísla el estrecho de Bering. Por el N, Asia está bañada por el océano Glacial Ártico, por el E por el Pacífico y por el S por el Índico.`

Geografía física.



De los continentes habitados, Asia es el de mayor altitud media: 960 m. Ello en buena parte debido a las elevadas mesetas centrales, que se extienden desde el Pamir hacia el E y que en el gigantesco Himalaya alcanza el techo del mundo, con varios picos de más de 8000 m (el Everest, el más alto de la Tierra, con 8848 m). Desde esta cordillera, hacia el N, se ubica el desolado, altísimo Tíbet chino. Otro grupo de tierras altas es el de las mesetas occidentales, principalmente la Irania (Irán,Afganistán, parte de Pakistán) y la de Anatolia o Asia Menor (Turquía): la primera llega a rebasar los 7700 m en el reborde nordoriental del Hindu Kush, mientras que la segunda pasa de 5000 en el E (monte Ararat). Las mesetas meridionales incluyen a la península Arábiga, desértica y prolongada por el N hasta caer en la depresión del mar Muerto -el punto más bajo de la superficie terrestre: 395 m bajo el nivel del mar-.
La península Indostánica o del Decán, húmeda y muy populosa, está enmarcada por los montes Ghates (Occidentales y Orientales). Por su parte, las tierras bajas septentrionales (parte de Siberia) y las orientales (costas chinas), están integradas por las cuencas bajas de caudalosos ríos como el Obi, Yenisei, Kolyma, Amur, Huang He, Chang Jiang y Xi. Importantes y populosos archipiélagos flanquean el E del continente (Japón) y el SE (Filipinas, Indonesia). En el interior de él, abundan en cambio vastas áreas desérticas, como el Rub al-Khali y otros de Arabia, el Thar en India y Pakistán, y el Gobi en China y Mongolia.
Los ríos asiáticos, largos y caudalosos, fluyen en general en forma radial desde el centro del continente hacia los océanos. Al Ártico vierten los ríos siberianos Obi, Yenisei, Lena, Khatanga, Olenek, Yana, Indigirka y Kolyma. Al Pacífico, el Amur, Huang He, Chang Jiang, Xi y Mekong. Al Índico, el Indo, Ganges-Brahmaputra, Irrawaddy y Chao Phraya (o Menam); también el Tigris-Éufrates, a través del golfo Pérsico o Arábigo. El mar Caspio (en parte europeo) y el de Aral son, en realidad, gigantescos lagos en el O del continente; el segundo recibe el aporte de los ríos Amu Daria y Sir Daria. De los restantes lagos -Balkhash, Issyk Kul, Van, Urmia, etc.-, sobresale por su profundidad el Baikal ruso, que encierra aproximadamente la décima parte del agua dulce del mundo.
En Asia, atravesada por el círculo Polar Ártico, el trópico de Cáncer y (en Indonesia) el ecuador, se escalonan todos los tipos de clima. Rigurosamente continental en el N (Siberia) y en la mayor parte del centro (Tíbet), se convierte en subtropical, tropical y aun ecuatorial en el S-SE. Muy árido en los desiertos occidentales, es en cambio extremadamente lluvioso en zonas monzónicas del E-SE.

Geografía humana.



La población de Asia representa el 55 % del total de la Humanidad; en un solo país, China, viven más de 1100 millones de personas, y en otro, India,alrededor de los 850. En cambio, la mitad septentrional y central (Siberia, Tíbet chino, Mongolia) está muy escasamente habitada, lo mismo que los desiertos arábigos. La muy irregular distribución espacial de la población es, en efecto, un factor demográfico de primer orden. Otro es el rápido ritmo de crecimiento vegetativo, que ha llevado a muchos programas de control de la natalidad. La urbanización se ha acelerado de modo espectacular en la segunda mitad del presente siglo. Hay cinco megalópolis de más de 10 millones de habitantes: Shanghai, Pekín (chinas), Calcutta, Bombay (indias) y Tokio-Yokohama (japonesa). Numerosísimas son ya las ciudades millonarias.
Étnicamente, el continente es muy complejo, con predominio de los pueblos caucasianos al O y los mongoloides al E y SE, si bien las mezclas son extremadamente frecuentes y variadas. Paralela complejidad se da en el terreno lingüístico, con centenares de formas idiomáticas, desde el chino -la lengua con más hablantes en el mundo- hasta muchas que apenas cuentan con unos pocos miles de ellos; el hindi (India) posee varios cientos de millones, y son también muy importantes el japonés, árabe, bahasa-indonesia, bengalí, etc. Dos lenguas europeas tienen gran implantación: el ruso,en el cuarto septentrional del continente que forma parte de Rusia, y el inglés, en las ex colonias británicas (India, Pakistán, Bangla Desh, Birmania,Malasia, etc.) y ex estadounidenses (Filipinas). Las religiones son también muy diversas -Asia es el continente donde han nacido el hinduismo, judaísmo, budismo, cristianismo e islamismo-. Según los países, una o varias de estas creencias predominan.

Geografía económica.



Con inmensas riquezas de todo orden, muchas apenas explotadas, Asia sigue siendo hoy un universo preferentemente agrario. El trigo, en el O y N, y el arroz, en el resto -o sea, en las áreas más populosas- son los sustentos básicos de su población. Implantación similar al arroz tiene la caña de azúcar. El té es un estimulante casi en exclusiva asiático. El algodón en todo el S, y el yute (Bangla Desh, India) son dos plantas textiles destacadas. El tabaco es también relevante. La ganadería, extremadamente rica en efectivos, tiene un aprovechamiento escaso en muchas áreas: en la India, el vacuno adolece del tabú religioso del hinduismo, y en el mundo islámico ocurre lo mismo con el porcino. La pesca, comparativamente, es más aprovechada, sobre todo en los países del Pacífico. La cubierta forestal,inmensa en el N, E y S-SE, se enfrenta a la insuficiencia de la infraestructura de transportes para la evacuación de la madera.
China es un gran país carbonífero, como también Rusia asiática, India y otros. Pero es el petróleo el combustible en el que Asia representa mayor porcentaje de la producción y las reservas mundiales, en Arabia Saudita, Rusia, Kuwait, Irán,Irak, Emiratos Árabes Unidos, China, etc. El hierro está muy extendido por Rusia, China, India, etc. Son numerosísimos los demás minerales presentes en el continente; sobresale el peso comparativo del estaño, gracias al mayor productor del mundo, Malasia. De los metales preciosos, aunque la información es insuficiente, se sabe que Rusia es un gran productor de oro en Siberia.
La industria ha hecho grandes progresos en las últimas décadas. Japón es actualmente una indiscutible gran potencia en este sentido, por delante de los EE.UU. en cada vez más sectores de la producción fabril. En la parte asiática de Rusia radica ya una proporción apreciable de su parque industrial -durante la II Guerra Mundial, huyendo de la invasión alemana, se desplazaron al E de los Urales miles de fábricas, movimiento que luego se ha acelerado-. Los llamados países de reciente industrialización son básicamente asiáticos (Corea del Sur, Formosa, Hong Kong y Singapur). India, a pesar de sus contrastes, es sectorialmente un país industrial de un peso no desdeñable. En China la industria alcanza también un notable nivel. En otros países hay igualmente, casi siempre, polos industriales más o menos importantes, más o menos aislados.


Historia.



Una de las primeras expediciones a Asia de los tiempos históricos fue la de Alejandro Magno, que llegó hasta lo que es hoy la India en el s. IV a.C. Persas, griegos y romanos comerciaron con Asia, incluso con China, famosa por sus sedas y porcelanas. Las Cruzadas despertaron un gran interés por el mundo asiático y provocaron una serie de expediciones posteriores, como las de Giovanni de Piano Carpini en 1254, Nicolò y Maffeo Polo y, sobre todo, el célebre Marco Polo,que hicieron largos viajes por este continente. En el s. XVIII los rusos acometieron la conquista del Asia septentrional. Son dignos de mención por los viajes al interior del continente: el príncipe Piotr Kropotkin y Piotr Semenov, rusos; el sueco Sven Hedin; los británicos Francis Younghusband, Aurel Stain, John Gregory y Percy Sykes; el norteamericano Chapman Andrews y otros muchos.
Es destacable la conquista que se hizo en la década de 1950 del Annapurna, el Everest, el Godwin Austen y otras cumbres situadas por encima de los 8000 m de altura.
En la I Guerra Mundial se produjeron numerosos cambios políticos, pues el Imperio otomano fue destruido, y de las ruinas surgieron nuevas naciones árabes independientes. La II Guerra Mundial aceleró esa transformación. China consiguió la reincorporación de Manchuria; Mongolia obtuvo su independencia, lo que también consiguieron India, Pakistán y Ceilán entre 1947 y 1948, lo mismo que Birmania e Israel; Indonesia surgió de las ruinas del imperio colonial holandés, Corea se libró del dominio japonés, Indochina del francés (con la creación de una serie de estados) y Filipinas del estadounidense. Como consecuencia de todos los acontecimientos políticos y militares subsiguientes a la II Guerra Mundial, el mapa político de Asia ha cambiado radicalmente.
Pero queda todavía una Asia australiana formada por las islas de Cocos o Keeling; una Asia británica integrada por el sultanato de Brunei y la colonia de Hong Kong en territorio chino; y Macao, que tiene un estatuto político de “territorio especial”, con un gobernador portugués reconocido en 1979 por el gobierno chino.
Consolidadas las independencias, el populoso continente encara ahora un proceso político nuevo,presidido por la lucha contra el subdesarrollo, salvo en Japón y algunos emiratos árabes, y contra los numerosos conflictos bélicos que asolan el continente: las tensiones entre la India y Pakistán, que prácticamente terminaron en 1971 con la victoria de la primera en una fulgurante guerra relámpago, de la que surgió Bangla Desh; las sangrientas Guerras de Indochina, saldadas finalmente en 1975 con la victoria de los regímenes comunista de Laos, Camboya y Vietnam; la larga querella de la familia semita: guerras Árabe-Israelí y del Golfo, entre Irán e Irak,el conflicto libanés, etc.

EUROPA.



El segundo continente más pequeño -tras Oceanía-, pero de enorme importancia política, económica y cultural en la historia de la humanidad,con una extensión de 10.522.176 km2, 709.978.000 h y una densidad de 67,4 h/km2. Ocupa el extremo NO del llamado Viejo Mundo: el mar Mediterráneo la separa de África -apenas 14 km en el estrecho de Gibraltar-, mientras que de Asia la aíslan los límites -convencionales- del río Ural y de los montes Urales y Cáucaso. Además del Mediterráneo, la bañan el océano Glacial Ártico,el Atlántico y los mares Negro y Caspio. Dejando aparte las islas adyacentes, esto es, considerando solo el territorio propiamente continental, Europa se extiende en casi 4000 km de N a S, entre el cabo Norte, en Noruega, y la punta de Tarifa, en España; y en más de 5300 km de E a O, entre las fuentes del río Kara, en los Urales (Rusia), y el cabo de la Roca, en Portugal.

Geografía física.



Es el europeo el continente de costas más recortadas: con más de 32.000 km de litoral, que aumentan a más de 80.000 si se incluyen los accidentes del mismo. Esto es así especialmente Noruega, Escocia (R. Unido), Bretaña (Fr.), Galicia (Esp.), Dalmacia (Croacia) y Grecia, zonas muy abundantes en penínsulas e islas. Europa oriental, sin embargo, es una masa mucho más maciza -más continental, en suma-. Por otro lado,hay diversas masas de agua de condición exclusivamente europea; tales, por ejemplo, los mares Báltico o del Norte, además de ciertas secciones del Mediterráneo (Adriático, Tirreno, Jónico). Las islas que flanquean el continente son numerosas: Gran Bretaña, Islandia, Irlanda, Svalbard, Sicilia, Cerdeña, Córcega, archipiélago danés (Selandia, Fionia, etc.), Creta, Baleares, Gotland, Öland, Åland, Azores, islas griegas del Egeo y del Jónico, Faroe, islas rusas del Ártico e islas bálticas, etc.
Orografía. La altitud media de Europa (340 m) es la más baja del mundo; su cumbre máxima, el Elbrus ruso(5642 m), se halla en el límite con Asia en el Cáucaso, por lo que suele citarse en su lugar al Mont-Blanc alpino (4810 m). Pero existen también depresiones: la del Caspio, entre el Cáucaso y los Urales, en Rusia, desciende 28 m por debajo del nivel del mar. El N, presenta en los Alpes Escandinavos, en Noruega y Suecia, las regiones más altas y abruptas (2580 m en el Galdhøpiggen noruego); la isla de Gran Bretaña es más montañosa en Escocia (1344 m en el Ben Nevis). Más al S, y en paralelo al golfo de Vizcaya,mar del Norte y mar Báltico, se extiende la gran llanura europea: una planicie virtualmente ininterrumpida entre el río Bidasoa y los montes Urales e, incluso, a menor altitud que el mar en zonas de los Países Bajos.

Los Alpes forman la cordillera más extensa, a través de Francia, Italia, Suiza, Liechtenstein, Alemania Federal, Austria y Eslovenia; culminan en el citado Mont-Blanc. Son montañas jóvenes, lo mismo que los Pirineos, que separan a la península Ibérica de Francia (con Andorra en el medio) y que culminan a 3404 m en el Aneto español.
En la península Ibérica, la Meseta se yergue en el centro a unos 650/700 m de alt. media, flanqueada por la cordillera Cantábrica y los sistemas Ibérico y Bético y, en su interior, el divisorio sistema Central; independiente de ella, en el extremo S de España, la península alcanza su mayor elevación en la sierra Nevada (Mulhacén, 3478 m). Los montes Apeninos forman una especie de espina dorsal de la península Itálica (Gran Sasso d’Italia, 2914 m). Los Alpes Dináricos, en el territorio de la antigua Yugoslavia (Durmitor, 2528 m), enlazan con el macizo de los Balcanes, en Bulgaria, y con los montes de Albania y Grecia (Smólikas, en el macizo del Pindo, 2574 m). Al otro lado del Danubio se eleva el arco de los Cárpatos, en Polonia, Eslovaquia y Rumania, en esta última bajo el nombre de Alpes de Transilvania. El Cáucaso (Elbrus, 5642 m) y los Urales (Narodnaya, 1894 m), rusos en su totalidad ambos,se ubican ya en la periferia de Europa, en tanto que límites convencionales con Asia.

Hidrografía. Abundan los ríos de importancia económica y para la navegación, con un régimen en general regular y con caudal también abundante (salvo en el S, más irregulares). El Volga es el principal de los que desembocan en el mar Caspio. El Don (Rusia), el Dnieper (Rusia, Bielorrusia y Ucrania) y el Dniéster (Ucrania y Moldavia) lo hacen en el mar Negro, aunque el más importante de los ríos que vierten en este mar es el Danubio, que riega un buen número de países del continente -incluidas cuatro capitales nacionales-. En el Mediterráneo propiamente dicho desaguan el Maritsa balcánico, el Po italiano, el Ródano franco-suizo y el Ebro español.
De esta última nacionalidad es el Guadalquivir, ya de la vertiente atlántica, al igual que los ríos hispano-portugueses Guadiana, Tajo, Duero y Miño. Garona, Loira y Sena son los tres grandes ríos atlánticos franceses (aunque el primero nace en España). En el mar del Norte desembocan el Escalda (franco-belga-neerlandés); el Rin, el río de la industria europea, que, nacido en Suiza y con desagüe por los Países Bajos, baña además Liechtenstein, Austria, Alemania y Francia; el Weser, de Alemania; y el Elba, checo en su origen y germano luego. En el mar Báltico vierten el Oder,polaco y alemán; el Vístula, río nacional de Polonia; el Dvina Occidental (ruso, bielorruso y letón), y el Neva, ruso y desagüe del lado Ladoga; y casi todos los ríos finlandeses y suecos, ninguno de ellos de longitud comparable a la mayoría de los citados; en el Ártico desembocan los ríos rusos Dvina Septentrional y Pechora. El principal río británico es el Támesis, y el de Irlanda, el Shannon.

Son numerosos los lagos europeos: Ladoga, Onega,Peipus, Vänern, Vättern, Mälaren, Saimaa, Ilmen, Paijänne, Inari, todos ellos en el territorio de la antigua URSS, Suecia o Finlandia. En la Europa centro-meridional destacan el Balatón (húngaro) y los de Ginebra o Léman (suizo y francés),de Constanza o Bodensee (alemán, suizo y austriaco) y los lagos alpinos italo-helvéticos.
Clima. Es muy variable, sobre todo en función de la latitud: entre la gélida Laponia o el Ártico ruso, en el extremo boreal, y las soleadas riberas del turístico Mediterráneo, en el S, cabe toda una gama de gradaciones térmicas e higrométricas. Con todo, Europa se beneficia de estar ubicada en su mayor parte dentro de la zona templada boreal del planeta, atenuados un tanto los rigores nórdicos por la proximidad del mar y la influencia de la corriente del Golfo (Gulf Stream). Los montes meridionales (Alpes, Pirineos) protegen a las regiones mediterráneas en invierno, posibilitando sus suaves temperaturas de esa estación. La Europa oriental, más continental y maciza, es también más extremada en su climatología: veranos calurosos e inviernos severos.
En general, llueve más en verano que en invierno -globalmente- y la nubosidad aumenta con la latitud; Dalmacia (Croacia) y algunas zonas de las islas Británicas reciben más de 2500 mm de precipitación anual, mientras que el SE de España -abocado a la desertización-, la depresión caspiana y el interior de algunas mesetas, apenas reciben un décimo de esa cifra.


Geografía humana.


Aunque no el más populoso, Europa sí es el continente más densamente poblado -si bien a finales del s. XX habrá sido ya superada por Asia-. Hoy, su crecimiento vegetativo es, comparativamente, mínimo: dos o tres estados europeos pierden ya población. El aporte inmigratorio extracontinental, básicamente del Tercer Mundo, resulta ya significativo dentro del crecimiento demográfico -lo que supone una ruptura histórica con el largo pasado de Europa como foco de emigración hacia otras tierras.
La distribución espacial de la población es desigual,aunque sin los contrastes de otros continentes: no hay los grandes vacíos demográficos de un N de Siberia o de Canadá, de un Sahara o una Amazonia o un interior de Australia, pero tampoco existen tan vastas concentraciones humanas como en una llanura del Ganges o en un litoral chino. Las áreas menos densas son las situadas al N del círculo polar ártico en Rusia, Finlandia, Suecia y Noruega, junto con la semiártica Islandia. La región más populosa es la de agricultura intensiva, gran industria y activo comercio que comprende casi toda Inglaterra (R. Unido), los Países Bajos, Bélgica, O de Alemania y N de Francia; además: el N de Italia, las islas danesas, algunas áreas de Europa central y de España (País Vasco septentrional, zonas de Barcelona y Madrid).
Casi todos los europeos son caucasianos (blancos),si bien después de la II Guerra Mundial se han radicado en el continente unos cuantos millones de negros (africanos o antillanos), indostánicos, norteafricanos y del Extremo Oriente (chinos, indochinos, indonesios, etc.). En el N, y a pesar de las migraciones y mezclas, predomina el tipo nórdico: dolicocéfalo, rubio y de gran estatura; en el extremo S, el tipo mediterráneo: moreno, dolicocéfalo y de estatura mediana o más bien baja.

Lenguas y religiones. La gran mayoría de los europeos hablan idiomas pertenecientes a la familia lingüística indoeuropea (originaria de Asia centro-occidental), dividida -en este continente- en los grupos eslavo, germánico y latino. Son idiomas eslavos el ruso, ucraniano, polaco, bielorruso, serbocroata (también escrito servocroata), checo, búlgaro, eslovaco, macedonio,esloveno y lusaciano; son germánicos el inglés, alemán, holandés, sueco, danés, noruego, islandés,faroés y frisón; son latinos el castellano, francés, italiano, portugués, rumano (con el moldavo), catalán, gallego y reto-romanche. Pero se hablan también otras lenguas indoeuropeas fuera de estos tres grupos, como el griego, albanés, gaélico, letón,lituano y caló (o gitano), entre otras. Las demás familias lingüísticas cuentan con muchos menos hablantes.
Así, la familia uraliana, con los idiomas húngaro, finés, estoniano, etc.; la altaica (turco), la camito-semítica (maltés), la caucásica (lenguas de varios pueblos de la Ciscaucasia). El idioma vasco,en el N de España y SO de Francia, carece de parentesco probado con cualquiera de las familias lingüísticas del mundo.

La inmensa mayoría de los europeos adeptos a algún credo religioso son cristianos. De modo orientativo, puede afirmarse que el tercio N-NO de Europa es protestante, el tercio E-SE ortodoxo y el tercio S-SO católico. De tradición musulmana son la Turquia europea y Albania, aunque existen importantes comunidades de esta creencia en otros países del E de Europa (Bulgaria y Bosnia y Herzegovina, fundamentalmente), herencia de la ocupación otomana en el pasado. La religión judía cuenta con pequeñas minorías en Rusia, Francia y el Reino Unido, así como alguna representación en casi todos los demás estados; pero las grandes comunidades judías de anteguerra en Alemania, Polonia y las repúblicas bálticas, desaparecieron bajo el holocausto nazi entre 1941 y 1945. Dentro de los recientes inmigrantes extraeuropeos hay significativas comunidades musulmana e hindú.

Geografía económica.


Europa ha sido durante largos siglos el epicentro económico del planeta. Hoy ve erosionada esa preeminencia por nuevos grandes centros de poderío económico-financiero -Estados Unidos, Japón, ciertos países petroleros-. La Comunidad Europea, una organización supranacional en el O de Europa, trata de mantener la competitividad mediante una liberalización del comercio entre los países miembros. Su correlato económico en los antiguos estados comunistas, el COMECON, fue disuelto en 1991.
Riqueza agropecuaria. Aunque hoy lo esencial de su Producto Interior Bruto se genere en la industria y los servicios, la agricultura de Europa es también de notable importancia cuantitativa por lo racional e intensivo de la mayor parte de los cultivos. Los cereales tienen la primera posición, de modo particular el trigo: salvo en los países nórdicos y en Irlanda, puede decirse que en toda Europa el trigo es un cultivo destacadísimo. Además en todo el continente se obtiene más o menos un 40 % de la cebada mundial; la avena es asimismo un cereal primariamente europeo, y también el centeno (en el septentrión continental). Las feraces tierras negras de Ucrania constituyen uno de los mayores graneros de la Tierra -también notables en remolacha azucarera, cultivo en el que Europa ostenta igualmente la primacía-. La patata es un componente importante en la dieta de la antigua Unión Soviética, Polonia, Alemania e Irlanda, aunque también se cultiva en muchas otras áreas.

El olivar es asi un monopolio europeo (España, Italia, Grecia, Portugal). La hortofruticultura es pujante y variada, con especial peso económico en la región mediterránea. En esta se hallan asimismo tres de los mayores países vitivinícolas del mundo: Italia, Francia y España.
Los bosques de coníferas ocupan una extensión enorme en la península Escandinava, Finlandia y N deRusia. Además, los arcos alpino y carpático integran otras apreciables regiones forestales. Las tierras de pasto abundan en la fachada atlántica y al N de los 53° de lat. La ganadería está, pues, muy desarrollada; como además, y en general, se halla altamente racionalizada en su explotación, Europa encara actualmente grandes excedentes de productos pecuarios -lácteos y cárnicos, sobre todo-. Vacuno y porcino son, en casi todas partes,las especies de mayor relevancia económica, además de una omnipresente avicultura en granjas grandes y muy tecnificadas. Dada la gran longitud del recortado litoral y la tradicional orientación al mar de muchos de los pueblos protagonistas de la historia de Europa, sus habitantes son comúnmente grandes consumidores de pescado. Rusia, Noruega, Islandia, Reino Unido, España y Dinamarca son los países para los que la pesca tiene mayor significación.

Minería.



Salvo en Rusia, Europa es energéticamente deficitaria, sobre todo por lo que toca al petróleo. Incluso ese país obtiene el grueso de su oro negro en su parte asiática. Hoy, el mar del Norte es un productor apreciable en los sectores británico y noruego. También se extrae allí gas natural, aunque en menor cantidad que en el yacimiento holandés de Groninga, lo mismo que varias zonas rusas. El carbón es mucho más abundante, en especial en la cuenca del Donets (Ucrania), Polonia, Reino Unido y Alemania. El mayor extractor mundial de lignito es Alemania, aunque también ocupan un lugar destacado en la producción mundial de este mineral Ucrania, Polonia, la República Checa y Bosnia y Herzegovina.
En la minería no energética destaca el hierro ucraniano (Krivoi Rog), ruso (Urales), francés (Lorena), sueco (Laponia) y de algunos otros países. Es variada la situación en metales como el plomo, cinc, cobre, estaño, bauxita, manganeso, etc., con yacimientos de diversa importancia dispersos por el continente; la mayor concentración se da, sin duda, en lo que era la URSS europea -que ocupaba más o menos la mitad del territorio continental-. Destaquemos únicamente el caso del mercurio, la mitad del cual es europeo (España -Almadén-, Italia y Eslovenia).
Industria. Europa es, por encima de todo, un continente industrial. No hay ninguna actividad fabril que no esté presente de modo relevante. Microestados excluidos, prácticamente todos los países alcanzan un grado apreciable de desarrollo manufacturero. La cuenca del Ruhr (Al.), las Midlands británicas, la Región Parisiense (Fr.), Moscú, y su hinterland inmediato, junto con la ucraniana cuenca del Donets, el N de Italia o el Randstad holandés son grandes regiones industriales.


Historia.



Desde el final del pleistoceno (hace 20.000 años) hasta unos 3000 años a.C., el hombre europeo procuró adaptarse al ambiente climático y ecológico posglacial, si bien no superó la fase de la mera recolección. La economía basada en la agricultura y la ganadería penetró en Europa por dos rutas: el valle del Danubio y el Mediterráneo. La historia de Europa comienza fundamentalmente con el establecimiento indoeuropeo en el continente.
Grecia y Roma. Hasta los ss. VI y V a.C. Europa no comenzó a tener su propia historia. Los griegos,en los cien años siguientes a su victoria sobre los invasores persas en las Guerras Médicas (479 a.C.), desarrollaron una civilización muy superior a la de cualquier otro pueblo primitivo. Pero la rivalidad entre sus unidades políticas, las ciudades-estados o polis, impidieron que llegasen a formar una auténtica nación. Atenas consiguió la hegemonía del mundo heleno hasta que la perdió a manos de Esparta en la Guerra del Peloponeso (431-404 a.C.). La dominación espartana fue truncada por los triunfos de la Tebas de Epaminondas (371-362 a.C.). Estas disensiones propiciaron que Grecia quedara sometida a la sujeción de Macedonia, estado semigriego dirigido por Alejandro Magno. A fines del s. IV a.C. Roma había ya impuesto su supremacía sobre los latinos,samnitas, etruscos y otros pueblos de la Italia central.
Posteriormente engrandeció su territorio hasta dominar gran parte del mundo conocido. En el 323 de nuestra era, el emperador Constantino, atraído por la cultura griega, que no había podido superar Roma, trasladó su residencia a la ciudad griega de Bizancio, que tomó de él su nombre de Constantinopla (la actual Estambul, en la Turquía europea). En el s. IV la frontera romana saltó en pedazos ante el avance germánico y Roma fue tomada y saqueada por el godo Alarico (410 d.C.). Los conquistadores germánicos se hicieron dueños de la Europa occidental y se repartieron el Imperio romano.

Edad Media. Tras el cisma entre la Europa occidental y la oriental, la ausencia de un monarca permitió al obispo de Roma expresar la concepción romana de la unidad y dominio ecuménico en el aspecto espiritual, y en el año 800, el papa León III invistió a Carlomagno, príncipe occidental, aunque germano, con la corona imperial. El cisma secular y eclesiástico hizo permanente la división entre Oriente y Occidente, fundamental en la historia europea. En el 711 los árabes invadieron arrolladoramente España y las Galias, pero fueron detenidos por los francos en Poitiers (732). Durante los ss. IX-XIII la Europa occidental estuvo sometida al doble poder de papas y emperadores, si bien estos delegaban el poder temporal en los señores feudales.
La unidad de la cristiandad latina quedó particularmente de manifiesto en las Cruzadas (1096-1291), expediciones militares que, destinadas a rescatar Palestina y el Santo Sepulcro de las manos musulmanas, pusieron en contacto la Europa occidental con el Imperio de Oriente.
Surgimiento de las nacionalidades. Tras el surgimiento de las nacionalidades, que dieron lugar a la aparición de numerosos reinos y a las luchas entre ellos en toda Europa, la creación en el s. XV de las naciones-estados en manos de poderosos monarcas desembocó en la segunda mitad del s. XVIII en un absolutismo tal, que constituyó un serio obstáculo al desarrollo ulterior de los estados nacionales. El incremento del nacionalismo, las revoluciones comercial e industrial y la creciente preponderancia del tercer estado, culminaron en la Revolución Francesa (1789) y las posteriores guerras napoleónicas. La tendencia nacionalista iniciada por esa revolución tuvo importantes consecuencias. Los estados en expansión imperialista chocaron con frecuencia por la posesión de colonias y territorios en Ultramar.
Guerras Mundiales. A principios del s. XX el equilibrio de poderes, sin embargo, parecía asegurado con la formación de la Triple Alianza (Alemania, Austria-Hungría e Italia), por un lado, y la Triple Entente (Francia, Rusia e Inglaterra), por otro. Pero las alianzas entre las potencias, la existencia de ingentes armamentos, el creciente nacionalismo y el afán imperialista motivaron la I Guerra Mundial (1914-18), aunque la causa inmediata fuera el asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austro-húngaro. Tras la guerra, Austria-Hungría desapareció como gran potencia, Rusia (que lugo formaría la Unión Soviética) y Alemania dejaron de serlo temporalmente e Italia quedó muy quebrantada. La guerra fortaleció a dos potencias extraeuropeas: Estados Unidos y Japón.
En los años que mediaron entre una y otra guerras mundiales, la constante de la política europea estuvo determinada por tres factores fundamentales: la cuestión económica; el rearme y los esfuerzos por reducirlo; y la proliferación de regímenes reaccionarios por todo el continente. Italia se convirtió en 1922 en el primer país fascista, de la mano de Mussolini, y en 1933 el nacionalsocialista Adolfo Hitler accedió al puesto de canciller de Alemania.

La agresiva política alemana llevó al mundo inevitablemente a la II Guerra Mundial, después de que Alemania se anexionase militarmente Austria, exigiera Checoslovaquia y la ocupara y atacara a Polonia el 1 de septiembre de 1939, lo que inició la II Guerra Mundial. Terminada esta en 1945 con la derrota del Eje Roma-Berlín-Tokio, comenzó la reconstrucción de Europa, el camino hacia su unidad y una política de convivencia. Las reformas iniciadas en la Unión Soviética por Mijaíl Gorbachov (1985-91) culminarían en un desmoronamiento de todos los regímenes comunistas en Europa y su subsistitución por nuevas democracias formales a partir de 1989. Cobraban ahora, de repente, renovado auge los movimientos nacionalistas. En junio de 1991 estallaba en Yugoslavia la primera guerra en Europa después de más de 45 años de paz ininterrumpida. La URSS se disolvía a finales de 1991. El 1 de enero de 1993 Checoslovaquia se partía, aunque en este caso sin derramamiento de sangre





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License