Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Camino a Santiago de Compostela Parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Camino Navarro: Es otro modo de llegar hasta Roncesvalles, localidad en la que confluyen ambos tramos, el navarro, y el aragonés. Se considera a este tramo que comienza en Saint-Jean de Pie-de-Port, como el recorrido más tradicional para los peregrinos que se dirigen a Compostela.

En la ruta de Port de Cize están las siguientes etapas:



- Primera etapa: de Saint-Jean de Pie-de-Port a Viscarret.



1. Saint-Jean de Pie-de-Port: Lugar de confluencia de tres importantes rutas de peregrinación francesas e inicio del Camino de Santiago en Francia.
2. Arneguy: Ultimo pueblo francés ya en la frontera.
3. Valcarlos: Primer pueblo español del camino. Iglesia parroquial de Santiago.
4. Alto de Ibañeta: Capilla de San Salvador en el mismo emplazamiento en que se hallaba el antiguo Monalterio de San Salvador de Ibañeta.
5. Roncesvalles: La colegiata de Nuestra Señora de Roncesvalles donde se proporciona la credencial de peregrino.En la capilla del Espíritu Santo del siglo XII se enterraba a los peregrinos. La Iglesia de Santiago o de los peregrinos, es el edificio románico mejor conservado de Roncesvalles.
6. Burguete: Iglesia en la que quedan restos medievales del siglo XVI.
7. Espinal: Villa fundada en apoyo a los caminantes que iban a Compostela.
8. Viscarret: Pueblo de grandes casonas del siglo XVIII.

- Segunda etapa: de Viscarret a Pamplona.



1. Linzoain: Humilde templo de factura románica.
2. Zubiri: Iglesia de San Esteban y puente de la Rabia.
3. Larrasoaña: Tuvo como origen el monasterio de San Agustín. Iglesia de San Nicolás.
4. Zuriain: Interesante iglesia parroquial de San Esteban.
5. Villaba: Pequeño conjunto bien consevado con ermita basílica de traza románica.
6. Huarte: Iglesia parroquial de San Juan Evangelista, siglo XVI.
7. Pamplona: Originariamente esta ciudad se componía de tres burgos: el barrio de la Navarrería, habitado por navarros, el burgo de San Cernín y el de San Nicolás, poblado por extranjeros. La Catedral de estilo gótico francés fue construida sobre la antigua catedral románica del XII. El claustro al que se accede por la Puerta Preciosa, es una obra maestra del gótico. Iglesia de San Nicolás del siglo XIII, Iglesia de San Cernín del XVIII, Iglesia de Santo Domingo del gótico tardío, Iglesia de San Ignacio del siglo XVII, Iglesia de San Lorenzo. Intersante también la ciudadela rodeada de murallas y el parque de la Taconera de aire neoclásico.

- Tercera etapa: de Pamplona a Estella.



1. Cizur menor: Iglesia Parroquial de San Andrés, del siglo XIV es románica restaurada. Iglesias románicas de San Emeterio y San Celedonio. Palacio del Cabo de Almería.
2. Astrain
3. Legarda: Iglesia de la Asunción gótica del siglo XIV.
4. Obanos
5. Puente de la reina
6. Mañeru: Iglesia de San Pedro del siglo XVIII y poblados de Urbe y Aniz.
7. Cirauqui: Iglesia de San Román, de Santa Catalina y el puente románico sobre el río Salado.
8. Lorca: Iglesia de San Salvador con ábside románico.
9. Villatuerta: Ruinas de iglesia románica, iglesia parroquial del XIV y puente.
10. Estella: Su surgimiento se produce a partir del siglo XI cuando el rey Sancho Ramírez creó un asentamiento de francos a orillas del río Ega. San Pedro de la Rúa, Iglesia del Santo Sepulcro del siglo XIV en la que se conserva una imagen muy deteriorada, posiblemente de Santiago. Iglesia de San Juan Bautista, basílica de Nuestra Se-ora del Puy. Convento gótico de Santo Domingo y el de Santa Clara. Palacio de los Reyes de Navarra del siglo XII.

a16972.gif

- Cuarta etapa: de Estella a Nájera.



1. Irache: Monasterio de Irache, se considera uno de los más antiguos de Navarra.
2. Urbiola
3. Los Arcos: Templo interesante con portada plateresca; retablos de grandes proporciones; buenas pinturas del siglo XV; claustro procesional, gótico- flamígero, siglo XV.
4. Sansol: pequeña localidad, coronando una colina.
5. Torres del Río: Los Caballeros de la Orden del Santo Sepulcro levantan, en el siglo XII, un peculiar templo de planta octogonal, románico, con influencias bizantinas y mudéjares.
6. Viana: Es la última población de Navarra. Iglesia de Santa María, verdadera catedral por sus dimensiones y riqueza arquitectónica, siglos XV- XVI. Grandiosa puerta plateresca. Iglesia de San Pedro, siglo XIV, en ruinas. Monumento a César Borgia, casas blasonadas, restos de murallas, etc.
7. Nájera: Monasterio de Suso, visigótico. Monasterio de Yuso, renacentista. Monasterio de Santa María la Real, fundado por García I el de Nájera.

Resto del camino Francés:



- Camino de Santiago en la Rioja: de Nájera a Burgos



1. Azofra: es conocido a lo largo de la ruta jacobea por la hospitalidad ofrecida al peregrino.
2. Santo Domingo de la calzada: es una de las ciudades fundamentales del Camino de Santiago. La catedral es un buen monumento gótico, sobre planta románica.
3. Burgos: Hospital de San Juan Evangelista. Templo catedralicio es de grandiosas proporciones, de estilo gótico y de gran riqueza arquitectónica y escultórica, allí se encuentra el Santo Cristo de Burgos del siglo XIII.

- Camino de Santiago en la provincia de Burgos: de Burgos a Frómista



1. Tardajos
2. Rabé de las Calzadas
3. Hornillos del Camino
4. Hontanas
5. Castrojeriz: Santa María del Manzano del siglo IX, monumento de estructura románico- ojival, con reformas posteriores, sobre todo del siglo XVIII. Iglesia de San Juan, gótica, con vestigios románicos en la torre, nave esbelta y de grandes proporciones.
6. Frómista: Iglesia de San Martín, el templo es uno de los más bellos, perfectos y completos ejemplares del románico, de renombre internacional; tres naves, tres ábsides, crucero con linterna, torrecillas cilíndricas, cinco puertas, archivoltas, impostas, ventanales, capiteles variados, etc. Santa María del Castillo, erigida donde estuvo la antigua fortaleza o castillo, portada renacentista. Iglesia de San Pedro, de estructura gótica con vestigios románicos. Ermita del Otero o de Santiago, de traza gótica, con reformas posteriores.

- Camino de Santiago en la provincia de Palencia: Frómista- Shagún



1. Población de Campos: Eremita del Socorro; Eremita de San Miguel.
2. Villovieco: Templo parroquial de Santa María.
3. Villarmentero de Campos: Templo dedicado a San Martín de Tours
4. Villalcázar de Sirga: Santa María la Blanca del siglo XIII, en fina cantería. Ermita de la Virgen del Río
5. Carrión de los Condes: Convento de Santa Clara del siglo XIII. Santa María del Camino o de la Victoria, obra del siglo XII, románica.
6. Shagún: San Tirso y San Lorenzo, románicas, de ladrillo. San Juan de Sahagún y la Trinidad.

- Camino de Santiago en la provincia de León



1. Shagún- León: San Miguel de Escalada; Santa María de Sandoval; Santa María del Mercado; convento de la Concepción; monasterio de Santa María de Carbajal; Real basílica de San Isidoro; Capilla Sixtina del arte románico, considerada como el conjunto más completo del románico.
2. León- Rabanal: La Virgen del Camino; San Miguel del Camino.
3. Rabanal- Villafranca: Basílica de Nuestra Señora de la Encina; Iglesia de Santiago, románica del siglo XII; iglesia de Nuestra Señora de Cluniaco, La Anunciada, convento de Franciscanas; San Nicolás, convento de jesuitas, siglo XVII, barroco.

- Camino de Santiago hacia tierras de Galicia



1. Villafranca- Triacastela: Santa María la Real, titular y Patrona de Cebreiro, talla románica, siglo XII; las pallozas, viviendas de tradición prehistórica. Camino del Bierzo*.

- Camino de Santiago en la provincia de Lugo



1. Triacastela- Palas do Rei: La abadía de Samos; el templo parroquial de El Salvador, románico, planta rectangular, puerta principal gótica, puerta lateral norte de arquivolta algo apuntada, tímpano con Pantocrátor y buenos herrajes en la puerta; convento de la Magdalena; iglesia de Vilar de Donas, románica del siglo XII, pinturas murales del siglo XIV (en el 1184, se instalan aquí los Caballeros de la Orden Militar de Santiago); Castillo de Pambre, una de las fortalezas mejor conservadas de Galicia, siglo XIV.
2. Palas do Rei- Santiago

EL CAMINO DE SANTIAGO POR EL BIERZO



Desde los Pirineos a Compostela, se extiende este camino con más de un milenio de vida. En el año 950 el Obispo Godescalco llegó hasta el sepulcro del Apóstol al frente de un grupo de peregrinos franceses. Desde entonces, la ruta jacobea ha sido punto de contacto de los pueblos de occidente.

La vía jacobea quedó abierta a Europa en la época románica. Peregrinar a Compostela partiendo de Roncesvalles significa revivir un proceso histórico y artístico lleno de sentido espiritual a lo largo de las regiones.

Al llegar al Bierzo, el viajero pasa de las llanuras de Castilla a las continuas subidas y bajadas de los paisajes bercianos.

Desde Rabanal, pasando por Focebadón, llegamos a la línea divisoria entre la Maragatería y El Bierzo con un sencillo monumento conocido como “La Cruz de Ferro” donde miles de piedras depositadas por los peregrinos forman un montón de esperanzas. Desde aquí bajamos por Molinaseca hasta Ponferrada, donde encontramos la Iglesia- Basílica de Nuestra Señora de La Encina, patrona del Bierzo (retablo del siglo XVI) y el Castillo de Los Templarios (siglos XII y XIII). El nombre de Ponferrada alude a su puente con barandillas de hierro (”pons-ferrata”) que mandó construir para los romeros, en el siglo XI, el obispo astorgano Osmundo.

Punto importante de la ruta es Cacabelos, célebre por sus vinos, donde podremos acercarnos a sus bodegas para probar la última cosecha y escuchar a las gentes de esta afable comarca las viejas leyendas jacobeas. A la salida del pueblo, pasado el río Cúa nos detenemos ante el “Santuario de la Quinta Angustia” del siglo XVIII. Cerca de Cacabelos se encuentra el importante Monasterio cisterciense de Carracedo fundado en el siglo X por Bermudo II.

De Cacabelos caminamos a Villafranca del Bierzo, estación importante en la ruta de peregrinación. Conserva dos Iglesias románicas (entre otras bellezas): La del Apóstol Santiago y la de San Franciso. Señalar la Colegiata de Santa María y el Castillo que refrenda el rango monumental de la urbe.

Cerca de Villafranca está la Iglesia de Corullón a la que se relaciona con la Catedral de Compostela. Salimos de Villafranca, cruzamos el río Burbia, que nace en las próximas montañas de Ancares, y hallamos el río Valcarce que procede del Cebreiro, justo en sentido contrario a nuestra ruta.

Después de Villafranca, comprobamos cómo el valle se estrecha ciñendo al río entre las montañas para encaramarnos en el camino hacia O Cebreiro.


LA RUTA DE LA PLATA



Se conoce como Vía de la Plata a la antigua Calzada Romana que unía Mérida con Astorga y que se denominaba “Iter ab Emerita Asturicam”. El nombre probablemente provenga del árabe, del término balath, que significa camino enlosado. La Vía de la Plata se convirtió con el tiempo en una ruta mozárabe de peregrinación y comercio entre los puertos andaluces y del Norte. Fray Justo Pérez de Urbel aventuró la hipótesis de un traslado de las reliquias de Santiago desde Mérida a Galicia. De cualquier forma, el área que recorre fue la expansión natural del Reino de León en la reconquista, actuando muchas veces la orden de Santiago e integrándose varios de sus obispados como sufragáneos de la sede compostelana. Una vez tomadas Sevilla y Córdoba por Fernando III y devueltas las campanas robadas por Almanzor a
Compostela, el camino quedó expedido para los romeros.

La ruta también fue utilizada por los peregrinos que se dirigían desde el sur y centro de la Península Ibérica hasta Santiago de Compostela. Esta no es la única ruta de peregrinación proveniente desde el sur, los peregrinos salían de su casa, por lo que son muchos los caminos que confluían en la Vía de la Plata.

En la Vía de la Plata y sobre su desvío a Santiago de Compostela se encuentra el llamado Camino Sanabrés o Mozárabe.

Muchos peregrinos, una vez en Astorga seguía su peregrinación por el Camino Francés; otros, se adentraban en Portugal y entraban a Galicia por Chaves. Otros, pasado Zamora se encaminaban hacia Tábara-Puebla de Sanabria-Orense-Santiago. Este último camino atraviesa tierras extremeñas por ciudades monumentales como Cáceres y Plasencia; en Castilla y León, Béjar y Salamanca, aquí se une con los peregrinos procedentes de Toledo y Ávila, por la ruta de Alba de Torres. El antiguo Monasterio de Moreruela y Benavente son los dos puntos que se adentran el camino de Sanabria y de aquí a las tierras de Ourense.

a16973.gif

Ya en Ourense se siguen carreteras secundarias hacia la capital por Laza (célebre por su Entroido o carnaval, el mejor conservado de la Galicia tradicional), Vilar de Barrio, Xunqueira de Ambría, con la excolegiata medieval con templo basilical románico y claustro gótico; Allariz, cuna de los reyes de León y conjunto histórico en varias iglesias, la judería y el gran convento de Santa Clara, cuyas monjas elaboran una repostería de origen medieval (yemas, tartas, dulces reales). Cerca de la capital provincial está Sta. Maria de Aguas, con una iglesia románica de tres naves y falso triforio, en honor a esta Virgen y Mártir.

Ourense, ciudad de las Burgas, de gran actividad comercial, tiene su casco viejo en torno a la Catedral. En ella está el Sto. Cristo y el Pórtico del paraíso, influenciado por el de la Gloria de Santiago que conserva su policromía. Atravesando el Miño por el puente romano se llega al monasterio de Oseira, fundado en 1137, con notable iglesia provista de girola y original Sala Capitular gótica con columnas polmiformes y caprichoso abovedamiento. Se sigue por Lalín, Santiago de berixa, las románticas ruinas de S. Lourenzo de Carboeiro y el río Ulla, al pie de la inconfundible mole del Pico Sacro que anuncia la cercanía de Compostela.

Mapa: En violteta oscuro esta marcada la ruta de la Plata. En violeta claro se puede ver el trazado del camino que utilizaban los peregrinos provenientes del centro y sur de la península para dirigirse a Santiago. En violeta claro también se puede ver la entrada a Galicia de los peregrinos provenientes de Portugal através de Chaves. En ocre está marcado parte del “Camino Francés”, el Camino de Santiago por excelencia. En azul marino se puede ver el Camino de la Costa. En naranja, el Camino que unía Gijón y Ovido con León.

CAMINO PORTUGUÉS



Los caminos lusos son dos:
- El interior, por Vila Real y Chaves, que entraba en Galicia por Verín y Ourense.
- El más occidental, que parte de Lisboa.

Si se comienza en Lisboa, se asciende al Tajo por la gótica Santarém y Galega. A continuación está el gigantesco monasterio de Tornar, enclave de la Orden de Cristo, con su rotonda de los templarios, que copia la estructura del Santo Sepulcro de Jerusalén y sus ocho claustros, además de la famosa ventana manuelina.

La universitaria Coimbra guarda el sepulcro de la reina santa, dos catedrales y una iglesia medieval dedicada a Santiago. Cruzamos el Douro en Porto, entrando en lo que fuera antiguo Gallaecia y por Vila do Conde, con el austero convento de las Clarisas y el sepulcro del rey Alfonso Sánchez se llega a la iglesia románica de San Pedro de Rates y a Barcelos, donde existe una leyenda del gallo semejante a la riojana de Santo Domingo, convirtiéndose el ave en un emblema de todo Portugal.

Otro camino es la ruta de Braga, metrópoli espiritual del país y muy antigua sede episcopal que fue desprovista de sus reliquias por Galmírez en el pio latrocinio. Alrededor de la catedral son numerosos los conventos e iglesias. Ponte de Lima era lugar de confluencia, pasando el río que los antiguos suponían del olvido, por un puente de 380 m.

La sierra de Labruja daba paso a las fortificadas Valenca do Minho y Tui, que fue capital de una de las siete provincias gallegas y sede episcopal, conservado un compacto conjunto histórico de pétreos edificios y civiles en torno a la catedral. Porriño y Mos, en el industrioso valle de A Louriña donde aún quedan a modo de oasis de la naturaleza las Góndoras de Budió, nos conducen a Redondela, presidida por los viaductos del ferrocarril y lugar donde se juntaban los peregrinos que desembarcasen en Baiona y Vigo. Bordeando la hermosa ría de Vigo con el inolvidable panorama de las bateas mejilloneras, la isla de San Simón, el moderno puente de Rande y el pueblo de Arcade, conocido por sus ostras, atravesaremos el Verdugo en Ponte Sampaio, recordando la derrota francesa en la Guerra contra Napoleón aquí acaecida que supuso la temprana liberación de Galicia.

Pontevedra es, tras Compostela, el conjunto monumental mejor conservado de Galicia con sus plazas de A Leña, la dedicada al mítico fundador Teucro o la Ferreiría, los conventos mendicantes de San Francisco, Santo Domingo y Santa Clara, el completo museo, los abundantes palacios y los templos de San Bartolomé, Santa María y la Peregrina.

Tras la estación balnearia de Caldas se salva el Ulla en Pontecesures, donde providencialmente arribó la barca apostólica en la Ruta Jacobea del mar de Arousa, que es recorrida en procesión marítima el 11 de agosto. Arribamos así al Padrón. Esta villa rosaliana también lo es jacobea por conservar numerosos recuerdos de la supuesta predicación del hijo del Zebedeo y de la traslación que fue sede obispal antes que Santiago. Cerca de los restos del Castro Lupario y la vía romana de Iria Flavia a Aseconia dan visos de verosimilitud a la leyenda. El barroco compostelano del milagroso santuario de A Escravitude y A Rocha nos aproximan al ansiado final.

EL CAMINO INGLÉS



Usado históricamente por los peregrinos procedentes de Inglaterra, Irlanda, Escocia e Islandia, que salían de los puertos de Plymouth, Bristol, Galway, Dublín y Skaltholt y arribaban al puerto de La Coruña en Galicia. Desde aquí, el camino sigue por los municipios de Culleredo, Cambre, Carral, Ordes y Oroso hasta llegar a Santiago. En ocasiones, los peregrinos británicos desembarcaban en Ferrol, Noia y otros puertos.

EL CAMINO A FINISTERRE



Desde tiempos remotos, algunos peregrinos, después de hacer el Camino de Santiago y venerar su tumba, según hasta la costa tenida como la más occidental de Europa, Finisterre o Fisterra, el lugar que impresionó a las legiones de Roma al ver hundirse el sol en el Atlántico. La ruta, desde Santiago, pasa por los municipios de Ames, Negreira, Mazaricos, Dumbria, Cee y Corcubión hasta llegar a Finisterre. Tras visitar este lugar y Muxia regresa por la costa: Corcubión, Cee, Carnota, Muros, Outes y Noia, hasta Brión y Santiago.


EL CAMINO DEL NORTE



También es conocido como Ruta Cantábrica o Camino Alto y fue el usado en los primeros tiempos de la peregrinación, empezando por los propios monarcas de la corte asturiana. Al avanzar la reconquista hacia el sur y organizar Cluny el que denominamos Camino Francés, lo accidentado del terreno y los recovecos de la costa, lo hicieron desaconsejable. En la actualidad está volviendo a ser considerado. Inicia su andadura por el país vasco, y a través de pueblos costeros y marineros de Cantabria y Asturias hace su entrada en Galicia, donde se puede escoger por conocer la amurallada ciudad del Sacramento vía Meira o seguir por la costa de A Mariña o Ribadeo.

La variante hasta la ciudad de Lugo, no por menos transitado, deja de ofrecer interesantes paisajes en la Tierra de Miranda, con los angostos valles encajados que desembocan en el curso medio del Eo, y en la extensa Terra Chá, gran altiplano en el que pace una numerosa cabaña ganadera. Tendremos también ocasión de conocer las fuentes del Miño, el monasterio cisterciense de Sta. María de Meira, el completo castro de Viladonda, con un museo adjunto y la característica arquitectura tradicional en la que se combinan el granito, la madera y los tejados de pizarra.

Lugo, la romana Lucvs Augusti que fuera capital de uno de los dos conventos en que se dividiera Galicia, conserva de aquella época numerosos vestigios, entre los que destaca la muralla.

La segunda opción, a través del valle del Masma, permite también contemplar buenos panoramas y singulares monumentos como la ex-catedral románica de S. Martiño de Mondoñedo. Ya en la Terra Chá, de verdes praderas, montes y ríos de aguas calmas, cruzamos Villalba con su torre octogonal de los Andrade y luego Baamonde, cuya parroquial de Santiago románico- gótica tiene al lado un viejo castaño tallado a modo de capilla mariana. Sólo nos resta disfrutar del gigantesco monasterio cisterciense de Sobrado dos Monxes y de la coqueta iglesia románica con tres naves de Santa María de Mezonzo, hasta enlazar en Arzúa con el Camino Francés.


LA RUTA MARÍTIMA



Desde los lejanos puertos del Báltico, de los Países Escandinavos, de las ciudades hanseáticas, británicas e irlandesas, de los Países Bajos, Flandes y el norte de Francia, llegaban peregrinos por mar a Galicia. Se conoce muy bien la navegación desde los puertos ingleses (Bristol, Plymouth, Southampton) hasta Galicia (Noia, Muros, Padrón, Baiona, A Coruña, Neda) y el embarque de peregrinos, masivo al finalizar la Guerra de los 100 Años. Con buen tiempo se tardaba sólo entre 4 días y una semana.

Los puertos del Golfo Artabro acogen a la mayor parte de los romeros en los siglos XIV y XV. En el año Santo de 1434 desembarcaron casi 3.000 peregrinos ingleses tan sólo en La Coruña.

De Neda, al lado del monasterio de S. Martiño de Xubia y con bastante actividad en el siglo XIV, se encaminaban los peregrinos a Barallobre y Pontedeume, con un espectacular puente de 79 arcos construido en 1380 por Fernán Pérez de Andrade. En el centro tenía una capilla y hospital con 12 camas.

Betanzos, capital de As Mariñas, está llena de recuerdos de los Andrade en su compacto conjunto monumental, con los sepulcros de la nobleza gallega, entre los que destaca el de Andrade “0 B6″ (iglesia de S. Francisco). Otros templos de interés son Sta. María de Azogue y el de Santiago con el apóstol caballero librando a los cristianos del ultrajante tributo de las 100 doncellas en su portada.

El puerto de La Coruña acabó absorbiendo la casi totalidad de la peregrinación por mar.

Leyenda de Santiago



Cuenta la tradición que el Apóstol Santiago, como llaman los españoles a Jacobo Boanerges (Hijo del Trueno), primogénito del Zebedeo y de Salomé, hermano de san Juan, pescador, pariente y apóstol de Cristo, vino a predicar al “Finis Terrae” (Se dice que durante su estancia allí, se le había aparecido la Virgen a orillas del río Ebro). Cuentan las confusas narraciones de los primeros años de la cristiandad que a él le fueron adjudicadas las tierras españolas para predicar el Evangelio, y que en esta tarea llegó hasta la desembocadura del río Ulla. Sin embargo con poco éxito y escaso número de discípulos, decidió su vuelta a Jerusalén.

Cuando regresó a Palestina en el año 44 sufrió el martirio, fue torturado y decapitado por Herodes Agripa, y se prohibió que fuese enterrado (fue el primer apóstol martirizado por causa de su fe.). Sin embargo sus discípulos, en secreto, durante la noche trasladaron su cuerpo hasta la orilla del mar, donde encontraron una barca preparada para navegar pero sin tripulación. Allí depositaron en un sepulcro de mármol el cuerpo del apóstol que llegaría tras la travesía marítima, remontando el río Ulla hasta el puerto romano, en la costa Gallega, de Iria Flavia, la capital de la Galicia romana. Dirigiéronse a una poderosa viuda, la reina Lupa, pidiéndole terreno para enterrarlo. Ella los mandó al legado de Dugium, que los puso en prisiones. Libertados por un ángel, retornaron hacia Padrón, seguidos de los soldados del reyezuelo, que perecieron al derrumbarse un puente a su paso. Como segunda prueba, la reina los envió al monte Illicino (Pico Sagro) a que tomaran una yunta de bueyes y lo demás que precisaran para el enterramiento. Una sierpe que allí se albergaba les salió al paso, pero murió a la señal de la cruz. Los toros salvajes vinieron por sí solos al yugo, y Lupa, ante los prodigios, se convirtió. Los discípulos santificaron el Illicino y dejaron que los bueyes marcharan a su aire, llevando el cuerpo santo. Se detuvieron en el monte “Liberum Donum” y allí, derrumbado un ídolo, se construyó el “arca marmórica” y se levantó un altar sobre el arca de mármol.

Tras las persecuciones y prohibiciones de visitar el lugar, el sepulcro quedó abandonado y se olvidó la existencia del mismo, crecieron los robles y lo envolvió la espesura. Hasta que en el año 813 el eremita Pelayo, el ermitaño que decía misa a los habitantes de San Fiz, observó resplandores y cánticos en el lugar. Basándose en este suceso se llamaría al lugar Campus Stellae, o Campo de la Estrella, de donde derivaría al actual nombre de Compostela.

El eremita advirtió al obispo de Iria Flavia, Teodomiro, quien después de apartar la maleza descubrió los restos del Apóstol identificados por la inscripción en la lápida. Informado el Rey Alfonso II del hallazgo, acudió al lugar con los magnates y proclamó al Apóstol Santiago patrono del reino, edificando allí un santuario que más tarde llegaría a ser la Catedral. Con esta protección comenzó el rápido desarrollo de Santiago: se instituyó su iglesia con categoría de basílica, anexa a la de Iria; se levantó su primer edificio, y una comunidad benedictina ocupó las cercanías. Apenas treinta años bastaron para que una creciente avenida de peregrinos convirtiese el bosque en una ciudad que recibió el nombre de Compostela, nombre que puede proceder del diminutivo de “compostium”, con el sentido de “enterramiento”, o de “composite”, y la “bien compuesta”, frente a desechadas etimologías populares y a juegos eruditos: “Campus Stellae”. A partir de esta declaración oficial, los milagros y apariciones se repetirían en el lugar, dando lugar a numerosas historias y leyendas destinadas a infundir valor a los guerreros que luchaban contra los avances del Al-Ándalus y a los peregrinos que poco a poco iban trazando el Camino de Santiago.

Era ya el siglo IX, quizás el año 813 Compostela, en el momento del hallazgo de las reliquias, que es el de su nacimiento a la vida histórica, sería un centro rural casi abandonado, en cuyas cercanías se habría establecido un cenobio. Narran la invención de las reliquias la llamada carta del papa León III, la concordia de Antealtares, el Registro o Historia Compostelana y el Liber Sancti Jacobi. Aparte la interferencia de las leyendas carolingia, cuenta cómo el ermitaño vio los prodigios del monte y le fue inspirado que allí yacía Santiago. Llamóse al lugar al obispo Teodomiro, de Iria Flavia, que ordenó la excavación hasta encontrar un sepulcro losado de mármol. El rey acudió con los magnates para aclamar a Santiago por patrono, y el hecho se puso en conocimiento de la cristiandad.

Santiago, reconocido como evangelizador de las Españas, fue aclamado como patrono, defensor y adalid frente al Islam. A la prosperidad material de la ciudad contribuyó eficazmente el “voto”. Según la leyenda, los reyes cristianos de la península habían de pagar al emir de Córdoba un tributo de cien doncellas. Abd al- Rahman II apeló a las armas para exigirlo. Enfrentado con las tropas árabes el rey Ramiro I en el año 859, en Clavijo, se le apareció Santiago a caballo que luchaba a su lado y determinó el triunfo de los cristianos, que hicieron los famosos “votos”. A partir de entonces surgió el mito que lo convirtió en patrón de la reconquista. De esta reunificación, tras la lucha contra el Islam, nacerá el Reino de España, del que Santiago Apóstol es su Patrón Mayor. Posteriormente, fue trazándose la red de caminos que, desde Escandinavia por el norte y los países eslavos por levante, conduce a la basílica del apóstol.

Otro milagro caballeresco del apóstol, recogido por la Historia Silense, se refiere a la toma de Coimbra, como sucedió a cierto peregrino griego, que se burlaba de que llamasen buen militar al apóstol. El santo se le apareció mostrándole las llaves de la ciudad que Fernando I iba a conquistar al día siguiente.


Conclusión



Resta por fin hablar del sentido de la peregrinación, pues son muchas las motivaciones que han traído a Compostela a millones de personas. Dante en la Vita Nuova dice que sólo es peregrino aquel que va o viene de la casa de Santiago y aunque desde fecha temprana hubo una picaresca de la ruta, no podemos olvidar que la mayor parte de los romeros están guiados por un fundamento espiritual, ya sea en cumplimento de un voto, por motivos penitenciales, para dar culto al apóstol y rezar ante las reliquias de tantos santos, reflexionar es un camino simbólico como el de la vida o buscar un “algo” impreciso.

Los peregrinos actuales cuentan con interés las ricas vivencias que les ha proporcionado la ruta, muchos de ellos hacen diarios o “itinerarios” emulando a los antiguos caminantes, llegándose a publicar varios en diversos países. Todos coinciden en resaltar la variedad cultural de las diferentes regiones y comarcas que atraviesan, los detalles hospitalarios de las gentes y especialmente, las reflexiones cotidianas, sus impresiones sobre el paisaje, las experiencias y coloristas anécdotas que surgen durante la gran aventura jacobea.

Santos, reyes, caballeros, burgueses, artesanos y campesinos, con o sin cortejo, a pie o a caballo se acercaron a Compostela. Sendas de piedad y de cultura, los diversos itinerarios que integran las Rutas Jacobeas fueron un elemento decisivo en la conformación del espíritu europeo, mediante el intercambio de formas de vida, pensamiento, lenguas y técnicas.

La multisecular peregrinación jacobea a Compostela, a través del camino de Santiago, generó desde el principio una extraordinaria vitalidad espiritual, cultural y económica; engendró literatura, música, arte e historia, y por su causa nacieron ciudades y villas, se edificaron hospitales y albergues, surgieron vías comerciales y mercados, se trazaron caminos y puentes y se alzaron catedrales e iglesias que elevaron el arte románico a un esplendor no alcanzado por otros estilos.

El camino fue crisol de culturas, transmisor de corrientes e ideas por todo el Continente, encuentro de pueblos y lenguas y eje vertebrador de la primera conciencia común de Europa.

Dijo Goethe que “Europa se hizo peregrinando a Compostela”. En nuestros días, el Consejo de Europa ha definido el Camino de Santiago como Primer Itinerario Cultural Europeo y la UNESCO ha declarado a la ciudad de Santiago de Compostela, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El fenómeno jacobeo irradió su influencia a todo el mundo. Bajo la advocación de Santiago se encuentran infinidad de iglesias por toda la Tierra y especialmente junto a los Caminos de la Peregrinación. Se denominan Santiago multitud de ciudades y pueblos de Europa y de otros continentes; en América, el nombre de Santiago designa numerosas poblaciones desde Estados Unidos hasta Chile. Muchos Centros de Estudios se dedican al tema jacobeo, y sólo en el siglo XX se han publicado más de 600 trabajos de especialistas en España, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Portugal, Estados Unidos, Luxemburgo, Países Bajos, Suiza… y hasta en Japón.

La ciudad del apóstol está llena de monumentos y atractivos y constituye un marco ideal para el paseo sosegado, sin excesivas prisas, descubriendo sus rúas, plazas, rincones… El peregrino debe degustar toda la cocina gallega, y descubrir su orfebrería, azabaches, cerámica, velas, forja… Según la tradición fueron los propios caminantes los que, portando rocas calizas desde Triacastela hasta los hornos de cal de Castañeda, levantaron la catedral compostelana.

Además de todo esto, en Compostela, el peregrino descubrirá todo aquello que sepa buscar, encontrar y admirar.

Puede decirse que Santiago de Compostela, meta de todos los caminos que llevan su nombre, es una ciudad fundada por y para los peregrinos, un lugar construido para custodiar un símbolo importante de la cristiandad que surge y se estructura en respuesta al fenómeno de las peregrinaciones.

A lo largo de los años, el encanto de la ruta jacobea a motivado a muchos a componer poemas y a construir frases y lemas que intentan atrapar parte de ese atractivo.


POEMAS



“A Santiago voy,
caminando con fe
y mis pasos van marcando
es ruta peregrina
que un día tú puedes coger
a Santiago si vas,
un camino verás
el que conduce a los hombres
por un sendero divino
de amor y de fraternidad.

Viejo camino de fe
el mundo entero te sigue.
Sendero donde las almas
hace siglos dejan fe.
Contigo se va feliz
recorriendo tu camino
que te dan el corazón.
Camino que marcó Dios.
Camino compostelano.”


Miguel Cáceres



Eunate

“Un milagro de piedra en los trigales
-rubios trigos del navarro suelo
con sus cortas espigas verticales que
tan sólo se rinden ante el cielo-,
pequeña catedral en campo aldeano
con sus pensados arcos imperfectos.

!Qué admirable dominio de la mano
que supo elevarle entre los trigos rectos!

!Oh, cuna de romeros y de amores,
geométrica belleza entre las flores!”

José Javier Nagore


FRASES Y LEMAS



“Con pan y vino se hace el camino”. “Ultreia”, que significa: “Arriba y adelante”.


CURIOSIDADES



El significado espiritual y artístico del camino no impide que las curiosidades, anécdotas y el sentido del humor acompañen la legendaria ruta. Cada peregrinación es una historia diferente con sus propias vivencias, pero es bueno conocer otros viajes para servirse de su experiencia y no dejar escapar ningún detalle de la aventura.

Dentro de la actividad del caminar propiamente dicha, se han dado y se están dando peregrinaciones realmente extrañas.

- Por poner un ejemplo, se puede señalar una peregrinación en globo que tuvo lugar hace poco más de un año. De momento, ha sido la única tentativa. Tal vez, la razón sea el “éxito” que tuvo la expedición: el viento sopló en contra y el peregrino acabó en Biarriz.

- Otra muestra, menos cómica, de trayectos poco convencionales son las “peregrinaciones de degustación”. Consiste en visitar sólo aquellos lugares que gusten especialmente. Los “puristas” del Camino de Santiago expresan su disconformidad con esta fórmula que califican “turística más que otra cosa” y afirman que se aleja del camino oficial y verdadero. De todos modos, es una opción que puede satisfacer los deseos de personas con falta de tiempo, eso sí, sin desvirtuar el sentido del camino.

Por otro lado y haciendo un poco de historia, es bonito recordar al antiguo peregrino:



- El bastón que le acompañaba durante todo el trayecto constituía su identificación como peregrino. Las sucesivas marcas señalaban los distintos pasos del viaje. Hoy día, este rudimentario, y a la vez legendario, identificador del caminante se ha convertido en un pequeño folleto (credencial) donde se plasman los sellos de los lugares visitados.

- Antiguamente, en muchas ocasiones la gente se “tiraba” al camino porque en él estaban los mejores médicos. También era costumbre realizar el testamento antes de partir porque, de hecho, varios caminantes perecían en el trayecto. Además, entre los muchos significados y utilidades que se le han dado al camino, es curioso recordar que constituía la condena para asesinos, ladrones, etc. Actualmente todo lo anterior está olvidado y ya no hay el peligro de antes.

La alimentación es importantísima para el peregrino, a lo largo del viaje tiene la posibilidad de saborear las comidas de las distintas comunidades. La cocina compostelana está inmersa dentro de la rica cocina regional gallega, pudiéndose destacar entre otros platos los siguientes: caldo gallego, lacón con grelos, la empanada de lamprea, de lomo o de sardinas, la merluza a la gallega, la gran variedad de marisco, desde la vieira a la ostra, desde el percebe y mejillón a la langosta y el centollo, la tarta compostelana y los variados quesos del país. La tarta de Santiago es una receta típica de Santiago de Compostela, de almendras, azucar, huevo, limón y masa de hojaldre.

BIBLIOGRAFÍA



VVAA, Gran Larouse Universal, Esplugues de Llobregat, Barcelona, 1981, Tomo XVIII, pp 5468 y 5469.

VVAA, Gran Larouse Universal, Esplugues de Llobregat, Barcelona, 1981, Tomo XXXV, pp 10997 y 11000.

VVAA, Gran Larouse Universal, Esplugues de Llobregat, Barcelona, 1981, Tomo XXXVI, pp 11305 y 11307.

El Camino de Santiago Guía del Peregrino, editorial Everest, 1985.


Algunos datos de Internet en la dirección:



http//www.mmlab.unav.es/tecninfo/practicas/proyectos/santiago/caminodesantiago.html


Autor:

Elisabeth Pérez García





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License