Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Cuencas geológicas del Lago de Maracaibo parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Geología en Venezuela. Cuenca geológica. Anticlinales. Fallas. Pozos petrolíferos. Intervalos productores. Petróleo



INTRODUCCION


La Cuenca del Lago de Maracaibo es una de las mas importantes en Venezuela como a nivel mundial, a continuacion presentaremos las caracteristicas que hicieron destacar esta cuenca, su ubicación, evolución, estructuras que la conforman actualmente, los campos y áreas productoras que posee y las caracteristicas petrofisicas y sedimentarias que contribuyeron a la formación o génesis y migración del petróleo en esta cuenca petrolifera.

I.     CUENCA PETROLIFERA DEL LAGO DE MARACAIBO



La Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo está ubicada al noroeste de Venezuela. En sentido estricto y restringida a territorio venezolano, se extiende sobre toda el área ocupada por las aguas del lago y los terrenos planos o suavemente ondulados que la circundan y que de modo general, pueden delimitarse como sigue : al oeste-noreste por el piedemonte de la Sierra de Perijá, al oeste-suroeste por la frontera colombiana hasta un punto sobre el río Guarumito, 12,5 Km. Al oeste de la población de La Fría ; al sureste por el piedemonte andino desde el punto mencionado hacia el río Motatán, ligeramente al este del cruce de Agua Viva ; al estenoreste por la zona de piedemonte occidental de la Serranía de Trujillo y una línea imaginaria dirigida al norte hasta encontrar la frontera de los estados Zulia y Falcón, donde puede observarse un pequeño saliente hacia el este en la región de Quiros y en su parte norte, por la línea geológica de la falla de Oca. La extensión de este trapezoide, de aproximadamente 50.000 Km2, corresponde políticamente en su mayor parte al Estado Zulia y extensiones menores a los estados Táchira, Mérida y Trujillo. Las líneas mencionadas anteriormente son bastante arbitrarias en sentido fisiográfico y geológico, pero corresponden en realidad al carácter geo-económico de la cuenca petrolífera como tal.
Geográficamente la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo está totalmente incluida dentro de la hoya hidrográfica del Lago de Maracaibo, mucho más extensa.

CUENCA DE MARACAIBO



Historia Geológica del Proceso Sedimentario



Los procesos de levantamiento y erosión mencionados en párrafos anteriores fueron especialmente severos y son perfectamente conocidos, especialmente en las regiones centrales de la Cuenca del lago de Maracaibo en cuyo subsuelo se desconocen sedimientos del Eoceno superior, comprobándose por el contrario, que la erosión avanzó considerablemente hasta remover la sedimentación del Ciclo inferior en forma parcial o total y alcanzar en algunos lugares la parte superior del Cretácico.

Únicamente en zonas marginales como el sector suroccidental, las contrafuertes de la Sierra de Perijá, la región de Tarra-Táchira y el Distrito Miranda, situado en la zona nororiental de la cuenca, podría existir alguna duda sobre la existencia de rocas del Eoceno superior, representadas por las formaciones Carbonas y La Victoria.
De estas premisas pudiera dedicarse un modelo sedimentario consistente en un conjunto de elevaciones en las cuales se produjo fuerte denundación y erosión diferencial durante el Eoceno superior, ubicadas en la región norte del Distrito Perijá, sur del lago de Maracaibo y área del Macizo de Avispa. En la parte central de dichas regiones se encontraba un conjunto de zonas bajas, no necesariamente subsidentes, donde se desarrolló simultáneamente un complejo de planicies salobres, paudales y fluviales, que durante el Eoceno superior y Oligoceno se extendieron hasta la región de Táchira-Tarra.

II.     EVOLUCIÓN DE LA CUENCA DEL LAGO DE MARACAIBO



La evolución de la Cuenca del Lago de Maracaibo ha sido bastante compleja a lo largo del tiempo geológico debido a una serie de invasiones y regresiones marinas que fueron determinantes para la sedimentación, tanto de rocas madres generadoras de hidrocarburos como de recipientes adecuados para almacenarlos, y como resultado de varios períodos de orogénesis y epirogénesis que produjeron las trampas adecuadas para retenerlos hasta los momentos actuales. En realidad la Cuenca del Lago de Maracaibo no llegó a presentar una configuración semejante a la actual hasta el Mioceno medio (± 15 millones de años) mientras que su prehistoria se debe situar en el Permo-Triásico (± 230 millones de años). Presentamos aquí un resumen esquemático de este proceso evolutivo, enfatizando los fenómenos que afectan más o menos directamente los procesos de génesis y almacenamiento de petróleo.

RESUMEN ESQUEMÁTICO DEL PROCESO EVOLUIVO DE LA CUENCA PETROLÍFERA DEL LAGO DE MARACAIBO



225 m.a OROGÉNESIS HERCINIANA O EVENTO TECTO-TERMAL PERMO-TRIASICO

.— Metamorfismo y plegamiento andino, intrusiones ígneas, formación del Arco de Mérida, levantamiento de la región central del Lago de Maracaibo precursora de la subsiguiente Plataforma de Maracaibo. El borde continental se levanta produciendo retirada general de los mares de Venezuela Occidental. Fijación de los caracteres petrológicos del mayor porcentaje de rocas que se encuentran actualmente en el substratum de la Cuenca del Lago de Maracaibo.

220 m.a.  TRIASICO -JURASICO

.— Sedimentación continental concentrada al noreste y al sureste del Arco de Mérida y en la Sierra de Perijá. Vulcanismo. Actualmente forma parte del substratum de la Cuenca del Lago de Maracaibo.

120 m.a.  BARREMIENSE.

— Comienzo de la transgresión cretácica según tres surcos marginales al levantamiento de la Región Central del Lago. Surco de Machiques. Surco del uribante y Surco de Barquisimeto. Sedimentación gruesa clástico-feldespática en los surcos, que se extiende en forma diacrónica y con pequeño espesor sobre las plataformas : Formación Río Negro.

115 m.a. APTIENSE ALBIENSE.

— Continuación de la transgresión cretácica. Cobertura marina de la Plataforma de Maracaibo ya bien delimitada y sedimentación de calizas bioclásicas espesas sobre la mayor parte de la cuenca. Nueva subsidencia del Surco de Machiques y sedimentación glauconítica y lutítica local, con mayor desarrollo de calizas sobre la plataforma : Formación Lisure.
Transgresión sobre el núcleo andino, rebasado al final del Albiense ; invasión de la Cuenca de Barinas, mayor aporte de arenas procedentes del sur a partir del Albiense, que se intercalan con calizar y lutitas en el Flanco Nor-andino y Depresión del Catatumbo : Formación Aguardiente. Cobertura extensa de caliza cabulas, delgada, bioclásica : Formación Maraca.
Varias del Aptiense Albiense forman recipientes importantes de petróleo en campos situados en la mirad septentrional de la Plataforma de Maracaibo. Su valor petrolífero es menor al suroeste de la cuenca.

110 m.a.   CENOMANIENSE-SANTONIENSE.

— Máxima cobertura marina, formación de ambientes euxinicos : Formación La Luna y de ambiente más oxigenados. Formación Capacho, invasión total de la Cuenca de Barinas y desarrollo de ambientes nerítico-costaneros en la misma. La Formación La Luna presenta excelentes características de roca madre en la Cuenca de Lago de Maracaibo. Esta misma roca fracturada constituye muy buenos recipientes en algunos campos productores.


80 m.a.    CAMPANIENSE-MAESTRICHTIENSE.

— Sedimentación más local de algunas calizas de litología similar a La Luna. Miembro Socuy de la Formación Colón. Relleno gradual de la cuenca, ambientes marinos normales. Formación Colón, ambientes con mayor producción de arenas : Formación Mito Juan. Columna impermeable protectora de los hidrocarburos encontrados en las formaciones cretácicas.

65 m.a.    OROGÉNESIS DE FINES DEL CRETACICO.

— Se manifiesta en forma más violenta en los cinturones móviles hacia el norte, donde produce metamorfismo y con menor intensidad en la Cuenca del Lago de Maracaibo, donde no se conocen efecto termales. Produce levantamiento en el borde septentrional del Cratón de Guayana y los mares se retiran hacia el norte de la Cuenca de Barinas. Partes de las regiones andina y perijana se convierten en áreas positivas. Probable inicio de fallamiento gravitacional en los alineamientos sur-norte de la parte central de la cuenca. Cambio en el patrón de isofacies entre la sedimentación cretácia y la sedimentación paleocena que se desarrolla en tres provincias distintas : Provincia Parálica en el ángulo suroeste de la confluencia de alineamientos, entre las cadenas andina y perijana y una línea imaginaria entre el Macizo de Avispa en la Cadena Andina y el Alto de el Tocumo en las estribaciones de la Sierra de Perijá, Provincia de plataforma marina somera paralela a esta última, ocupando prácticamente toda la extensión del lago actual y limitada al este-noreste por una faja o línea de bisagra. Provincia geosinclinal situada al este-noreste de esta línea de bisagra. Las formaciones paleocenas produjeron petróleo en los campos de la Paz y Tarra.

54 m.a. EOCENO INFERIOR Y MEDIO.

— Ligero levantamiento equirogénico al final del Paleoceno y probable crecimiento de las fallas del final del Cretácico, con formación de altos emergentes al comienzo de la sedimentación eocena. Formación de un extenso sistema deltaico, con vértice al suroeste y extenso abanico hacia el noreste. Sedimentación extremadamente compleja con sedimentación fluvial al suroeste, fluviodeltaica sobre la plataforma y delta bajo hacia la línea de bisagra : Formaciones Mirador y Misoa.
Transgresión del Eoceno medio superior sobre la Cuenca de Barinas y regresión al final del mismo. Separación definitiva de ambas cuencas al final de este evento.
La Formación Mirador produjo petróleo en los campos de Tarra, la Formación Misoa comprende las grandes arenas productivas del centro del lago. Posibles rocas madres al noreste.

44 m.a. PULSACIÓN OROGENICA DEL EOCENO SUPERIOR

.-Levantamiento generalizado de la Cuenca del Lago de Maracaibo, período de fallamiento importante , particularmente en los alineamientos longitudinales del algo, con ejes de plegamiento orientados de sur a norte ; no se conocen efecto termales. Subsiguiente erosión profunda de las formaciones del Eoceno medio que produce remoción casi total de Pauji Mene Grande y remoción parcial de Misoa en alineamientos occidentales del lago, erosión rocal de Misoa y localmente Guasare en bloques del sur del lago.
Fracturamiento de la sección de calizas cretácias y emigración del petróleo ya formado hacia los alineamientos levantados y fallados. Aculumaciones en trampas cretácias adecuadas, probable alimentación de petróleo cretácico a recipientes eocenos a través de fallas abiertas y posible disipación de petróleo de arenas eocenas truncadas erosionalmente, en topes de zonas levantadas. Inversión del gradiente de la cuenca eocena, de la dirección noreste que prevaleció en la sedimentación antecedente a nueva dirección sur-suroeste, caracterizada del post-Eoceno. Período de gran importancia en la evolución de la cuenca petrolífera.
Durante el Oligoceno y Mioceno inferior continua el período erosivo en la parte norte-noreste del lago y comienza la sedimentación no marina hacia el oeste-suroeste.

20 m.a    EVENTOS MIO-PLIOCENOS.

— Al comienzo del Brudigaliense se inicia la transgresión marina de la Formación La Rosa, que penetró profundamente hacia el sur depositando sus arenas basales en la parte central de la cueca sobre la superficie erosionada del Eoceno medio ; en los bordes de la transgresión, Costa de Bolívar y área de Boscán Urdaneta, ambientes costero-deltaicos depositaron excelentes recipientes petrolíferos en horizontes más altos. Sobre La Rosa se depositó la Formación Lagunillas, menos marina, que llegó a excavar fondos de canales fluviales en lutitas de La Rosa. Produjo en la zona de la Costa de Bolívar secuencias arenosas, excelentes recipientes de petróleo. Otros fenómenos importantes fueron la sedimentación del Mioceno, que constituyó la cobertura impermeable necesaria para preservar los hidrocarburos en las arenas truncadas del Eoceno a que hemos hecho referencia anteriormente, las arenas basales miocenas, como la arena de Santa Bárbara, en contacto con arenas eocenas truncadas, fueron fácilmente alimentadas con petróleo eoceno, el nuevo gradiente hacia el suroeste del fondo de la cuenca miocena favoreció la emigración longitudinal hacia arriba, en dirección norte-noreste, tanto en las arenas basales como en el plano de discordancia Eo-mioceno. Esta emigración fue detenida principalmente por las barreras de permeabilidad formadas en la sedimentación marginal de La Rosa y Lagunillas o por sellos de asfalto bruzamiento arriba.
Al final del Mioceno se produjo el levantamiento definitivo de la Cordillera de Los Andes en forma predominantemente vertical ; en su norte se depositan gruesas formaciones continentales características de la anterior antefosa andina subsidente. No hay indicios de comprensión en el centro-norte de la cuenca, como consecuencia de este levantamiento.

III.     ESTRUCTURA



Como quedó definido anteriormente, la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo está enmarcada por tres alineamientos orogénicos mayores : la Sierra de Perijá al oeste, Los Andes de Mérida al sureste y la Serrania de Trujillo al este, el marco se completa con el sistema de la falla de Oca en el norte que aparentemente separa la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo propiamente dicha de la Cuenca del Golfo de Venezuela, aún no completamente definida. Estos elementos rectónicos mayores fueron calificados por MILLER et al (1958) como “cinturones móviles”.

Dentro de los “cinturones móviles” se desarrolla un amplio sinclinorio que integra estructuralmente a la Cuenca Petrolífera del Lago de Maracaibo, dentro del mismo se conocen diversos alineamientos tectónicos, no pocos de los cuales tienen gran importancia para la producción de petróleo. En realidad, el alineamiento estructural andino sólo se refleja en pequeñas estructuras de Los Andes venezolanos. En contraste, las directrices observadas dentro de la Cuenca del Lago de Maracaibo, en la cual los ejes anticlinales y fallas más importantes tienen una fuerte componente norte, y son definitivamente subparalelos al grano de la Sierra de Perijá
Se conocen cinco alineamientos de dirección aproximada sur-norte que se destacan entre todos los demás por su pronuncado relieve estructural, enumerados de noroeste a sureste éstos son el alineamiento de La Paz- Mara-El Moján, el alineamiento de la falla de Icotea, el alineamiento de Pueblo Viejo-Ceuta, la estructura de Misoa-Mene Grande y el anticlinorio de Tarra, situado en la parte suroccidental de la cuenca, cerca de la frontera con Colombia. Una característica común a estos cinco alineamiento es el severo fallamiento longitudinal sobre, o cerca de, las zonas crestales.

Los alineamiento con menor relieve estructural son bastante numerosos y se presentan entre las estructuras de mayor relieve, a pesar de su menor relieve, en varios de ellos se ha encontrado un prolífica producción de petróleo. A continuación se hace una enumeración sumaria de estas estructuras.

Al este del alineamiento de La Paz-Mara. El Moján se encuentran las estructuras de La Concepción y Siburaca, aunque parece plausible que la deformación de La Concepción se conecte hacia el sur con la falla de Boscán en el Distrito Urdaneta, esta conexión no está totalmente libre de duda. Hacia el este de Boscán y muy cercano a la costa oriental del Lago de Maracaibo, se encuentra el anticlinal de Ensenada. Más al este se conoce algunas fallas subparaleleas de rumbo general norte-noreste, deprimidas más frecuentemente hacia el este, aunque no faltan desplazamientos contrarios, entre éstas se encuentra la generalmente denominada falla de Urdaneta, parte de un “horst” que se alinea hacia el Campo de Urdaneta.

El Distrito Perijá, aunque peor conocido todavía, parece estructuralmente estable y apenas se mencionan la nariz de macoa carece de importancia estructural y petrolífera y se menciona solamente por su declive anómalo en dirección oeste-suroeste. Alturistas no ha proporcionado producción comercial hasta la fecha. Esta ausencia de relieve tectónico se hace notar al este de la costa occidental del lago y al oeste de la falla de Icotea, donde contrasta con la deformación que caracteriza el Campo de Lama y el sinclinorio central del lago, entre el Alto de Icotea y el levantamiento de Pueblo Viejo-Ceuta. Es posible, sin embargo, que esta conclusión se deba a que la información sísmica disponible hasta la fecha ha sido escasa y obtenida por métodos antiguos.

En el sinclinorio central del lago se conocen dos alineamientos de gran importancia desde el punto de vista de producción de petróleo que se denominan Lamar y Centro de Oeste a este ; en ambos dominan las fallas. Un tercer alineamiento de menor importancia se encuentra en el flanco oeste del levantamiento de Pueblo Viejo, donde se han perforado los pozos VLC.

DESARROLLO ESTRUCTURAL DE LA CUENCA



Indudablemente el substratum metamórfico de la Cuenca del Lago de Maracaibo debió sufrir los efectos de diversos períodos orogénicos paleozoicos estudiados en la primera parte de esta obra. No obstante, tales períodos no tuvieron mayor influencia sobre la configuración actual de la cuenca ni sobre su arreglo estructural presente, si exceptuamos el evento recto-termal, del Permo-Trifásico, que con la formación de Arco de Mérida preparó el marco adecuado para la sedimentación plataformal del intervalo de las calizas cretácias, gran productor de petróleo en la actualidad.

Los efectos de la orogénesis del final del Cretácico son más difíciles de evaluar. Aparte de las deformaciones de orden regional como resultado del tectonismo y metamorfismo de las masas de Perijá y La Goajira, y el transporte tectónico del Surco de Barquisimeto y la elevación del borde nor-andino y el flanco oriental de Perijá, en el lago mismo se conocen fenómenos que deben ser tomados en cuenta.

Las numerosas perforaciones y extensos levantamientos sísmicos efectuados en el Lago de Maracaibo permiten observar bastante disarmonia entre el parrón estructural cretácico y el patrón eoceno, aunque ciertamente se conservan las grandes directrices tectónicas del sistema norte-sur.

Consecuentemente en esta obra se acepta como hipótesis de trabajo, que la Orogénesis del final del Cretácico inició las principales estructuras de la Cuenca del lago de Maracaibo, en forma de anticlinales de suave relieve y fallas normales que pudieron crecer durante el Paleoceno-Eoceno inferior.

El Ciclo Terceario Inferior fue una época de inestabilidad que en ningún caso alcanzó proporcionales diastróficas. Para comprender esta inestabilidad basta recordar la invasión de la Cuenca de Barinas, los enormes volúmenes de sedimentos clásticos que fueron aportados al delta de Misoa por las áreas marginales, cuyo levantamiento hubo de compensar el efecto erosivo y el posterior hundimiento de gran parte de la cuenca en tiempo de la Formación Paují, seguida por la sedimentación aún más profunda, turbiditica, de la Formación Mene Grande.

La gran deformación, sin embargo, no ocurrió sino en el Eoceno superior, contemporáneo con la extensa retirada de las aguas hacia el norte. En esta violenta pulsación orogénica se reactivaron todos los lineamientos estructurales iniciados en el Cretácico Superior, tomaron forma definitiva los anticlinales y fallas características del sistema norte-sur y se produjeron algunas fallas del sistema oeste-este. Una nueva recurrencia del movimiento hacia finales del período orogénico causó finalmente, o tal vez reactivó en gran parte, los movimientos transcurrentes sinestrales que se observan en las grandes fallas norte-sur. Este movimiento transcurrente ocasionó el desplazamiento de las fallas oeste-este, tal como fue observado por BORGER y LENERT (1959).

El último levantamiento de Los Andes venezolanos tuvo lugar durante el Mioceno superior Plioceno inferior. Este levantamiento fue estudiado en la primera parte de esta obra (Capítulo VIII).

VI.     ANTICLINALES Y FALLAS EN LA CUENCA



La asociación de anticlinales de dirección general norte-sur con fallas cretales, o próximas a la cresta, es una característica resaltante en toda la cuenca del Lago de Maracaibo, el patrón estructural se complementa con fallas de un sistema transversal, más frecuentemente ONO-ESE, en el cual figuran también elementos francamente oeste-este y OSO-ENE. Los plegamientos predominan sobre las fallas en algunas zonas mientras que en otros el fallamiento es preponderante ; los levantamientos están mejor definidos como bloques levantados, estructuras de “horst” o fallas escalonadas donde el desplazamiento entre fallas soporta el levantamiento.

En las zonas de mayor grado de fracturamiento, se producen levantamientos dómicos o hemidómicos, aportados contra una falla o situados entre dos fallas, pero de mayor importancia en la producción de petróleo, sobre todo de petróleo almacenado en el cretácico.

En la parte occidental de la cuenca Distritos Mara, Maracaibo, Urdaneta, Perijá y norte del Distrito Colón. Los anticlinales predominan sobre las fallas ; las estructuras son generalmente domos alargados en sentido norte-sur fallados en la cresta marcados al sur y al norte. El alineamiento anticlinal de la Paz-Mara-El Moján es el primer levantamiento importante que se encuentra al este de la cadena de Perijá aproximadamente 30 km al este de los afloramientos graníticos cercanos al viejo campo el El Totumo. Uno de los alineamientos de mayor relieve estructural en la cuenca del Lago de Maracaibo, donde las calizas cretácicas se preforan a solamente 4.180´(1.274 m) en la Paz y a 5.145´(1.568 m) en Mara.
El alineamiento consta de dos domos alargados, conocidos respectivamente como la Paz y Mara y un declive menor hacia el norte, separado del domo de Mara por fallas transversales, entre los dos domos principales se encuentra la silla de Netick de poca importancia estructural, su dirección varía ligeramente entre N 20ºE y N 40ºE y la relación entre longitud y anchura en cada domo es de aproximadamente 2 a 1, ambos domos son asimétricos con el flanco o este más inclinado que el oriental.

El desplazamiento en la cresta de la Paz alcanza casi 2.000´(609m) ; en Mara el desplazamiento de las dos fallas principales sobrepasa los 5.000´(1.524 m). Las fallas transversales tienen menor magnitud, aunque tienen importancia económico por controlar la recuperación de petróleo.
Hacia el sueste del alineamiento de la Paz-Mara se conocen dos alineamientos conocidos como la concepción-San Ignacio y sibucara, ambos de menor relieve estructural. La concepción fue conocido primeramente por su estructura eocena muy compleja, descrita por STAFF OF CARIBBEAN PETROLEUM CO. (1948), en ello se destacan los tres anticlinales, principales de Romillete.

En la zona de la concepción se observa un sistema de fallas transversales de rumbo casi oeste-este que se prolongan hacia el oeste hasta el norte de Boscán y la Región de El Divide.

Este sistema de fallas transversales parece separar la zona intensamente deformada de los Distritos Mara y Maracaibo de la región de menor deformación de Urdaneta-Perijá, dentro de la parte occidental de la cuenca del Lago de Maracaibo.

En la parte sur del Distrito Colón del estado Zulia, cerca de la frontera con Colombia, se conocen tres levantamientos anticlinales de importancia de oeste a este son, el anticlinal de Río de Oro, el domo de Tarra Oeste y el anticlinario de Tarra.
El anticlinal de Río de Oro, en territorio venezolano, es el declive norte de una estructura mejor desarrollada en Colombia. Presenta en su cresta floramientos del grupo Orocué recubiertos por terciario más joven. La parte más pronunciada de este anticlinal se encuentra en Colombia, en Venezuela no se ha logrado producción comercial.

El anticlinorio de tarra es la estructura más notable de esta región (STAFF OF CARIBEAN PETR CO., 1948) y al mismo tiempo una de las pocas fallas de corrimiento que se presentan en la cuenca del Lago de Maracaibo. A partir de la frontera colombiana penetran en Venezuela dos anticlinales : el más oriental se conoce como anticlinal de redondo, con rumbo franco sur-norte, el anticlinal de tarra, por unos 5 km a partir de la frontera con rumbo norte-noreste.

Otra región donde se desarrollen bien los pliegues anticlinales es el sector suroriental de la cuenca, en el alineamiento de Mene Grande-Motatán.

La estructura de Mene Grande está situada en el declive meridional del anticlinal de Misoa, uno de los varios pliegues que forman la serranía de Trujillo. En el área de Mene Grande el declive está cubierto por una secuencia miocena que afecta la forma de una nariz anticlinal con pendiente aproximada de 75 m, por km hacia el sur, el flanco oeste de la nariz está cortado por una gran falla denominada falla principal por STAFF OF CARIBBEAN PETR CO. (1948) con rumbo aproximado norte-noreste, la cual determina un flanco occidental de fuerte buzamiento subparalelo a la falla.
La falla principal de Mene Grande continua hacia el sureste hasta las estructuras del campo de Motatán, donde aparecen dos nuevos domos almeados en el lado oriental de la falla (GIAENTZLIN y MORENO, 1975) con características estructurales bastante similares a Mene Grande.

Los autores mencionados interpretan esta estructura “como una estructura floral generada por el desplazamiento hacia arriba de los sedimentos a lo largo del plano de la falla principal de Motatán”, mencionan también el carácter transcurrente de la falla sin indicar la dirección del movimiento.

Al oeste de la falla de Mene Grande se encuentra el levantamiento de Barúa cortado al oeste por una falla de características similares a la de Mene Grande, con rumbo ligeramente convergente con ella y separado del área de El Veleto por un sinclinal menor.

El estudio de éstas estructuras confirmó el proceso de evolución tectónica que comprende : reactivación durante el eoceno superior de uno directriz tectónica anterior con formación de los domos de Mene Grande, Barúa y Motatán, reactivación de una falla probablemente normal de dirección norte-sur, la orogénesis del cretácico superior, la cual tuvo períodos de crecimiento durante el Paleoceno y Eoceno inferior y vino a establecerse como unas de las fallas mayores del sistema, hoy conocida como falla de Mene Grande y formación de fallas transversales menores.

De estas observaciones se deduce que, todo el Mioceno fue un período de crecimiento estructural, o bien las estructuras de Eoceno superior al plioceno superior, contemporáneamente con el levantamiento andino.

EL ALTO DE ICOTEA Y EL LEVANTAMIENTO DE PUEBLO VIEJO-CEUTA



El alto de Icotea es el principal de todo el sistema estructural del Lago de Maracaibo, tanto por su longitud conocida - no menos, de 150 km por su pronunciado relieve. A pesar del grado de su deformación por las fallas del sistema norte-noreste. Los anticlinales son todavía bien visibles, en especial en el flanco oeste y en los declives norte y sur, tanto en la formaciones cretácicas como en las arenas “c” del Eoceno.

En el sector suroccidental del flanco oeste al nivel de las arenas “c” se encuentra como culminación anticlinal contra la falla, con una longitud aproximada de 13 km. y un cierre estrucutal (de unos 300m) entre la culminación de la estructura y el contacto petróleo-agua, esta culminación termina al norte por una falla transversal.

La llamada falla de icotea es realmente un sistema complejo de fracturas que forman un alineamiento rectilineo entre el antiguo campo de Ambrosio, al noreste de Punta Icotea, este de las bocas del río Catatumbo, sobre la costa occidental del mismo lago.

KRAUSE (1971) la define como una falla, transcurrente sinestral, de plano muy inclinado, cuyo desplazamiento vertical varía entre unos 3.000´(914m) deprimido hacia el oeste en la zona norte, hasta unos 1.600´(487 m) deprimido hacia el este en la zona sur (pozos sus).
En la zona crestal del sistema de fallas suelen encontrarse una cuña deprimida en forma de “graben” en la cual se encuentra sedimentos extraordinarios afectados por el sistema de fallas. KRAUSE menciona que tales sedimentos han sido considerados como “lonías tectónicas trituradas durante el fallamiento”.

El sistema de fallas de icotea se completa con otras fracturas longitudinales, subpararela al alineamiento principal. En el flanco oriental se observa cierto grado de convergencia y algunas fracturas se arquean contra el alineamiento principal, en la zona de convergencia disminuye la magnitud del buzamiento, lo cual se considera como efecto de la transcurrencia. KRAUSE menciona una serie de anticlinales “en echelon” subparalelas a la dirección de la falla.

El sistema de Icotea se encuentra afectado por el sistema de fallas transversales características de toda la parte central del lago. Muy pocas de estas fallas aparecen en los mapas cortando la cuña crestal o ” graben” de Icotea, mientras que en ambos flancos se encuentran en gran abundancia, sobre todo a nivel de las formaciones eocenas.

El levantamiento de Pueblo Viejo-Ceuta limita por el oeste el sinclinario central del Lago, tiene una alineamiento casi norte-sur con ligera componenetes hacia el noroeste y se conoce dentro del lago por una longitud de aproximadamente 45 km. hacia el norte se arquea al noreste y forma parte del “cinturón móvil” de la serranía de Trujillo, hacia el sur esta mal conocido, cerca de la costa del Lago de Maracaibo, comienza con un declive a nariz anticlinal hacia el sur de inclinación fuerte. El declive se encuentra cortado por tres y aún cuatro, fallas importantes.

El levantamiento está limitado al este y al oeste por fallas longitudinales que lo separan del sinclinario central del lago y del sinclinario de San Lorenzo, zona crestal aparece cortado por dos o tres fallas del sistema norte-sur y toda la estructura está afectada por fallas del sistema oeste-nor-oeste.

EL SINCLINARIO CENTAL DEL LAGO



En esta subprovincia estructural las fallas predominan sobre las estructuras plegadas, en parte porque el relieve ocasionado por el plegamiento es muy relieve ocasionado por el plegamiento es muy tenue en parte por la extraordinaria abundancia de fracturas de los dos sistemas dominantes, norte-sur y oeste-noreste o este-oeste. El conocimiento del subsuelo, derivado del mayor número de perforaciones efectuadas y una red más cerrada de líneas sismográficas, ha permitido obtener mejor detalle en la interpretación de la estructura, entre las dos grandes estructuras que limitan el sinclinario, el alto de icotea al oeste y el levantamiento de Pueblo Viejo al este.

Tres elementos principales destacan dentro del sinclinario tanto por su relieve como por su importancia comercial : La zona de domar, el alineamiento centro y el levantamiento del área donde se encuentran los pozos VIC.

La zona de Lomar es un levantamiento mal definido, situado al sureste de la zona de declive al sur del alto de Icotea. Estructuralmente está formado por un conjunto complejo de bloques fallados ocasionados por varias fallas longitudinales y transversales que forman un enrojado apretado.

Unos 50 km. al norte de la culminación de lomar y siguiendo el rumbo de las fallas longitudinales se encuentran algunos semidomos productores.

En el tope de las calizas cretácicas los levantamientos sismográficos muestran un patrón de fallamiento más simple, básicamente en un “horts” formado por dos fallas transversales, en cuyo centro se levantó el domo donde fue perforado el pozo VLE 400.

El alineamiento centro es el que mejor destaca en el centro del lago. Presenta igualmente los dos sistemas de fallas repetidamente mencionadas, pero no con tal frecuencia que lleguen a enmascarar el levantamiento. La culminación meridional de campo centro tiene una longitud aproximada de 22 km. y pasada una zona baja continua con otro levantamiento de unos 15 km. de longitud, en el cual fue perforado el pozo LL-1930 (BRISTOW, 1974).


- LA FALLA DE OCA



La falla de Oca constituye el límite septentrional de la cuenca del Lago de Maracaibo, al menos en su acepción estructural. Varios autores, mencionados anteriormente en esta obra, le han atribuido movimiento transcurrente de magnitud variable, relacionando su movimiento con la falla de San Sebastián, en la costa centro norte de Venezuela y la falla de El Pilar, al sur de la Península de Paria.

FEO CODECIDO (1972) concluye que la falla de Oca se mantuvo activa durante distintos períodos geológicas, particularmente al final del Eoceno y antes de la sedimentación Post-Eocena, tuvo movimientos “horizontales durante el Post-Eoceno (especialmente en el terciario superior”. De esta forma coincide con los resultados obtenidos por los suscritos el analizar los movimientos de la falla de Mene Grande - Motatán.
Datos recientes inclinan a los autores de esta obra a pensar que esta fracturada podría trazarse hasta Falcón, pero que resulta difícil correlacionar exactamente cual de las tres fallas principales que el sismógrafo pone de manifiesto en la plataforma de Dabajuro es la falla de Oca.

De cualquier forma, los efectos de la falla de Oca no afectaron en forma apreciable la estructura de la Cuencas del Lago de Maracaibo como se ha indicado, el alineamiento de la Paz-Mara-El Moján llega prácticamente hasta la falla de Oca y el Pozo DMM-3 está muy cercano a la línea de falla. El alineamiento mencionado se arquea hacia el este contra la falla.

- EFECTOS DE TRANSCURRENCIA



En varios publicaciones se postulan fallas, no estrictamente dentro de la cuenca petrolífera del Lago de Maracaibo, pero si relacionados con ella, con movimientos transcurrentes sinestrales. Tales son la falla de El Tigre en las estribaciones orientales de la Sierra de Perijá y la falla de Valera al este de la cuenca del Lago (VASQUEZ y DICKEY, 1972). Anteriormente transcurrente sinestral en tres fallas distintas dentro de la propia cuenca del Lago de Maracaibo, que son las fallas de la concepción, la falla de Icotea y la falla de Mene Grande-Motatán. En otros alineamientos no se han encontrado indicios de transucrrencia, por no haberse estudiado con suficiente detalle o no haberse interpretado bien ciertos fenómenos asociados a las líneas de falla, particularmente las fallas del sistema norte-sur.

Las fallas del sistema este-oeste se consideran normales, no transcurrentes y ocasionados por la subsidencia del Eoceno hacia el noreste.

V.     AREAS Y CAMPOS PRODUCTORES


Las principales áreas productoras de petróleo en la Cuenca del Lago de Maracaibo se encuentran al norte del paralelo 9º 30 N. La única excepción conocida hasta la fecha es una serie de campos situados en la región del suroeste, en el Distrito Colón del Estado Zulia, cerca de la frontera colombiana. Esta concentración de campos se debe en parte a razones de índole sedimentología como resultado de la compleja distribución de arenas en el delta eoceno de Misoa y en la zona costera de los mares de La Rosa-Lagunillas, o de la severa erosión post-orogénica de la sedimentación del Eoceno. Otras causas son de índole estructural, como las notables deformaciones y sistemas de fallas producidas durante la pulsación orogénica del Eoceno superior, y finalmente, la inversión del gradiente de la cuenca hacia el sur noreste, que ocasionó extensa emigración de hidrocarburos hacia el norte-noreste.

- CAMPO COSTANERO DE BOLÍVAR



La mayor extensión productora de toda la cuenca, considerada como una sola unidad, se denomina Campo Costanero de Bolívar. Se extiende paralelamente a la costa oriental del lago, parcialmente en tierra y parcialmente en el agua, por una longitud de 95 km entre el extremo de Campo Ceuta, hasta la desembocadura del río El Mene situada 7 km. al norte-noreste de Punta Icotea. Su límite occidental, a partir del vértice de Punta Icotea, sigue una dirección sur-suroeste, sub-paralela al alineamiento fallado de Icotea, por aproximadamente 80 km. hasta la terminación del Campo Lama.

La extensión total del área productora de este Campo Costanero de Bolívar sobrepasa las 120.000 hectáreas.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License