Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Minas Balasto parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Ingenieria de minas. Suministro. Piedra partida. Canteras. RENFE



PARTE A: PRESCRIPCIONES TÉCNICAS



P.R.V.

3 4 0.0.

1. OBJETO



1.1. Finalidad



El presente pliego tiene como finalidad definir las características y condiciones de suministro de balasto a utilizar en las obras de RENFE y la DIRECCIÓN GENERAL DE FERROCARRILES Y TRANSPORTES POR CARRETERA DEL MINISTERIO DE FOMENTO.

En concreto, dadas las diferentes formas de suministro de balasto de MINISTERIO DE FOMENTO y RENFE, la parte A (Capítulos 1 a 4.4) traspone de forma unitaria las prescripciones técnicas conjuntas de los suministros de ambos organismos, mientras que la parte B (Capítulos 4.5 hasta el capítulo final 8), regula las prescripciones de penalizaciones y las cláusulas jurídicas y administrativas de los suministros de RENFE.

En aquellos aspectos no definidos por el presente pliego resultará de aplicación la norma N.R.V. 3 4 0.0/2 de RENFE.

1.2. Campo de aplicación



El Pliego afecta a todos los suministros de balasto ferroviario, cualquiera que sea su finalidad, y tanto si el mismo se contrata como unidad de obra, en actuaciones soportadas presupuestariamente por la DIRECCIÓN GENERAL DE FERROCARRILES Y TRANSPORTE POR CARRETERA DEL MINISTERIO DE FOMENTO, o RENFE, como si dicho suministro se efectúa por gestión directa de RENFE o a través de otras organizaciones dependientes del Ministerio indicado o cualquier Administración Pública Estatal o Autonómica.

El balasto cumplirá el presente Pliego en cualquiera de los procesos intermedios desde la fabricación o manipulación del mismo hasta su puesta en vía completamente terminada.

2. CARACTERÍSTICAS DE LA PIEDRA PARTIDA



2.1. Procedencia de la piedra partida



La piedra partida procederá de la extracción, machaqueo y cribado de bancos sanos de canteras de roca dura y cumplirá las especificaciones del presente Pliego. Queda prohibida la utilización de balasto de naturaleza caliza o dolomítica, así como el procedente de cantos rodados.

Se prohiben los suministros de balasto procedente de la mezcla de rocas de diferente naturaleza geológica.

2.2. Naturaleza geológica de la roca originaria



Las rocas de las que haya de extraerse la piedra partida serán de naturaleza silícea, preferentemente de origen ígneo y, eventualmente, sedimentario o metamórfico.

Se prohibe la utilización de la roca calcárea, tanto por su inferior calidad y vida útil, como al objeto de obtener una calidad uniforme del balasto que facilite las operaciones de bateo y de desguarnecido, e impida la mezcla de balasto con diferentes calidades (caliza y silícea). Se permite la utilización de suministros de balasto silíceo para operaciones de mantenimiento de vía con banqueta de balasto originariamente calizo.


2.3. Toma de muestras de balasto para ensayos



Las muestras de balasto para la realización de ensayos se formarán a partir de varias tomas unitarias, de al menos cuarenta (>40) kilogramos de material, obtenidas por el responsable del control de calidad de la Administración.

Las distintas posibilidades de toma de muestras de balasto para su ensayo en el, laboratorio son las siguientes:

a) Del punto más conveniente de la cinta transportadora de¡ árido, entre el último equipo de clasificación y el lugar de acopio, se extraerán al menos cuatro (4) muestras unitarias a intervalos de al menos cinco (5) minutos; se recogerá la totalidad M árido, incluso los detritus que pudiera llevar.

b) Del acopio de cantera, de cargadero o de obra habilitado para los suministros de balasto, se tomarán al menos cuatro (4) muestras unitarias.

Alternativamente, cuando se considere necesario, se podrán tomar muestras en los siguientes puntos:

c) De un camión de carga al menos dos (2) muestras unitarias de un mismo camión.

Se especificarán claramente los lugares de recogida.

d) De una composición de vagones tolva se tomarán al menos cuatro (4) muestras unitarias.

La obtención de la muestra final para realización de los ensayos debe efectuarse por cuidadoso cuarteo, a fin de asegurar la representatividad del material. El procedimiento de cuarteo será mediante cuarteador metálico apropiado o de la manera siguiente: Las muestras unitarias son vertidas sobre una superficie horizontal, plana, rígida y limpia hasta constituir un montón en forma de cono, el cual se aplastará mediante pala manual hasta formar una tongada circular de unos veinte (20) centímetros de altura, la cual se divide según dos planos diametrales y perpendiculares. Los volúmenes de dos sectores opuestos se mezclan y homogeneizan y, con el volumen de dicha mezcla, se repite el proceso anterior hasta obtener un peso de al menos cuarenta (2140) kilogramos de material. El peso de la muestra total a ensayar (2:40 Kg) figurará en el impreso de resultados de los ensayos.

El cuarteo puede ser también realizado por la acción de cuarteadoras mecánicas homologadas.

El procedimiento de toma de muestras y ensayos cumplirá lo especificado en las normas vigentes, así como la N.R.V. 3 4 0.2. Balasto. Toma de muestras y ensayos de control de calidad.


Resistencia a la compresión simple



La roca de la que haya de extraerse el balasto tendrá, como mínimo, la resistencia de mil doscientos kilogramos por centímetro cuadrado (1.200 Kg/cm’) en el ensayo de compresión simple.

Como ensayo a realizar complementariamente para investigar la resistencia a compresión simple, se podrá realizar el ensayo de carga puntual Franklin en elementos irregulares. Se realizará según el apartado 4.2.2 de la Norma N.R.V. 3 4 0.012.

La resistencia a compresión simple se determinará mediante la aplicación de la norma UNE 22/175/85 sobre probeta cilíndrica de catorce (14) centímetros de altura y siete (7) centímetros de diámetro de sección, bases planas, paralelas y pulimentadas, con tolerancia de paralelismo de ±0,25 mm. La velocidad de carga será de 4,9 a 9,8 Kp/cM2/Sg ., que se aplicará de forma gradual hasta rotura.

Tanto la toma de muestra como el proceso de tallado y pulido de la probeta cilíndrica se deberá realizar con especial cuidado, a fin de no provocar fisuras inducidas que enmascaren la verdadera compresión simple de la roca. En el caso de muestras tomadas sobre frentes canterables, se deberá tener muy presente la posible presencia de fracturas inducidas por la explosión de barrenos.

2.5. Resistencia de la piedra partida al desgaste



Esta resistencia se medirá por el coeficiente de Desgaste de Los Angeles, que no será superior al diecinueve (19) por ciento.

En todas aquellas líneas que estén equipadas o vayan a equiparse con traviesa monobloque de hormigón, se establece el nueve (9) por ciento, como límite inferior del coeficiente de Desgaste de Los Angeles.

El balasto destinado a líneas de alta velocidad (AVE), tendrá un coeficiente de Desgaste de Los Angeles no superior al dieciocho (18) por ciento.

El límite inferior señalado para el coeficiente de Desgaste de Los Angeles se establece a fin de paliar el efecto de desgaste de la cara inferior de la traviesa, originado por rozamiento con un balasto de excesiva dureza. La determinación de¡ coeficiente de Desgaste de Los Angeles se efectúa mediante la aplicación de la Norma UNE 83116.

2.6. Resistencia de la piedra partida a la acción de la helada



Se prescindirá de la roca originaria que presente un porcentaje de absorción de agua superior al 1,5% de su peso para evitar la acción destructiva de la helada.

Cuando el porcentaje de absorción de agua esté comprendido entre el 0,5% y el 1,5% de su peso, s realizará preceptivamente el ensayo de resistencia de la roca a la acción M sulfato magnésico Sometida la roca a cinco (5) ciclos de inmersión y secado, el porcentaje máximo admisible de pérdida d su peso inicial será de¡ ocho (8) por ciento. La granulometría del material para la ejecución del ensayo será la establecida en el apartado 2.8.

Cuando el porcentaje de absorción de agua sea inferior al 0,5%, la piedra partida se considerará resistente a la acción de la helada, por lo que no será necesario realizar el ensayo de resistencia de la roca la acción del sulfato magnésico.

Existe una relación entre la porosidad de la piedra y su resistencia a la helada. Puesto que el ensayo de heladicidad resulta un tanto engorroso, parece adecuado limitar su realización a los casos dudosos. E valor de la absorción se obtendrá aplicando la norma UNE 83134. El ensayo de resistencia de la roca a la acción del sulfato magnésico se realizará según la norma UNE 7136, con cinco (5) ciclos de tratamiento.

2.7. Homogeneidad del balasto



Se determinará de visu el porcentaje de partículas meteorizadas o blandas, respecto al peso total de muestra.

En ningún caso, se admitirá un porcentaje en peso de las partículas meteorizadas, respecto al total de 1 muestra, superior al cinco (5) por ciento, entendiendo por partículas meteorizadas o blandas, aquellas que, analizadas separadamente, tengan un coeficiente de Desgaste de Los Angeles mayor del veinte (20) por ciento.

Si una muestra de balasto está formada por una mezcla de partículas de calidad adecuada, con otras d inadecuada calidad, los ensayos proporcionarán valores intermedios que pueden cumplir los requisito del Pliego, si bien su comportamiento en vía sería deficiente. En efecto, el comportamiento de una piedra de calidad media, pero homogénea, suele ser mejor que el de otra de alta calidad, pero que con tenga elementos meteorizados.

Esta mezcla de partículas de calidad diferente suele producirse por introducción de material de montera o por contaminación durante la manipulación o acopio del balasto.

La determinación de la homogeneidad del balasto se efectuará a partir de una muestra seca de almenos (2140) kilogramos de peso. Se procederá a separar manualmente los fragmentos meteorizados o blandos, y una vez pesados, se obtendrá el porcentaje en peso de las partículas meteorizadas con respecto al peso total de la muestra.


2.8. Curva granulométrica del balasto



El balasto estará compuesto fundamentalmente por elementos de piedra partida de tamaño comprendida entre treinta y uno y medio (31,5) milímetros y sesenta y tres (63) milímetros, en su mayor parte. La correspondiente curva granulométrica se situará dentro del huso de la Figura 2.8.a.

La conveniencia de obtener una curva granulométrica bien graduada para el balasto, se deriva de la necesidad de conseguir un mayor número de contactos entre partículas, lo cual origina en las mismas u número menor de roturas por dichos contactos y consecuentemente, un inferior asentamiento de la superestructura

La curva granulométrica se determina mediante tamices de chapa con agujeros circulares de la serie ISO R 20, por no existir en la serie UNE los tamaños de 71 mm. y 45 mm. (Figura 2.8.b). El tiempo de tamizado manual debe ser suficiente para asegurar la completa clasificación de¡ material. Las fracciones retenidas por cada tamiz deben pesarse en balanza con sensibilidad mayor de un (1) gramo.

La muestra para el ensayo se preparará por cuarteo a partir de las unitarias, obtenidas según el apartado 2.3. Se realizará el ensayo con la totalidad de dicha muestra (á40 kilogramos).

2.9. Limpieza de la piedra partida



La piedra partida estará limpia de¡ polvo procedente de su machaqueo o de elementos granulares del suelo.

Se determina por el peso de material que pasa por el tamiz UNE de sesenta y tres centésimas (0,63) de milímetro, a partir del residuo recogido en el tamiz ciego de fondo de la serie utilizada para la granulometría. Se admite un porcentaje máximo de polvo del medio (0,5) por ciento del total de la muestra.

El polvo actúa como lubricante, en especial cuando el balasto está húmedo, lo cual facilita el encaje de las partículas de balasto y produce asentamientos de la banqueta.

En ocasiones, puede ser conveniente por razones sanitarias, resultantes de la condiciones de trabajo (por ejemplo, trabajo en túneles), determinar el porcentaje de polvo inferior a 0,063 mm. En este caso, el tamizado se efectuará por lavado sobre el tamiz correspondiente. El límite máximo recomendado es del medio (0,5) por ciento.

2.10. Elementos aciculares y lajosos en el balasto



Los elementos pétreos que forman el balasto tendrán formas poliédricas de aristas vivas, con la dimensión mayor no superior a tres (3) veces la dimensión menor, medidas ambas según dos pares de planos perpendiculares y paralelos dos a dos. El peso de los elementos que no cumplan la condición anterior, no debe representar un porcentaje sobre el peso total de la muestra que sea superior al siete (7) por ciento.

Ninguno de dichos elementos aciculares podrá tener una dimensión máxima superior a ochenta (80) milímetros.

Las formas poliédricas de fracturas vivas dificultan el resbalamiento entre partículas y la consiguiente deformación plástica de la banqueta.

Por otra parte, las partículas con una dimensión dominante sobre alguna de las otras dos se fraccionan fácilmente, por lo que alteran la granulometría y se acoplan más densamente al paso de los trenes, dando lugar a deformaciones de la banqueta.

Se determinará mediante el peine móvil del calibre de la Figura 2.10., situado de forma que enmarque cada una de las piedras de forma acicular o lajosa que formen parte de la muestra recogida de cuarenta (2~40) kilogramos.

2.11. Espesor mínimo de los elementos granulares



El espesor mínimo será de veinticinco (25) milímetros. Se admite un tanto por ciento del peso total de la muestra ensayada (2140 kilogramos, comprendido entre esta medida y dieciséis (16) milímetros, en función del coeficiente de Desgaste de Los Angeles, y se determina a través de la fórmula:

C = 39,5   CLA

siendo:

C = tanto por ciento admisible de elementos con espesor comprendido entre veinticinco (25) y dieciséis (16) milímetros.

CLA = coeficiente de Desgaste de Los Angeles, en tanto por ciento.

El máximo valor admisible de “elementos comprendidos entre el tamiz de barras de 25 mm y el de 16 mm (EM25-16), no excederá del veintisiete (27) por ciento.

Así mismo, solamente se admitirá un peso máximo de elementos que pasan por el tamiz de diecis (16) milímetros (EM.¢16), del cinco (5) por ciento respecto al peso total de la muestra ensayada.

El porcentaje de elementos con espesores inferiores a veinticinco (25) milímetros y a dieciséis (16) milímetros, se obtiene mediante tamizado por los tamices de barras de la Figura 2.11.

La duración del tamizado manual debe de ser la necesaria para asegurar la total clasificación por tamaños del material.

3. CONDICIONES PARA LA HOMOLOGACIÓN INTERNA DE CANTERAS SUMINISTRADORAS DE BALASTO



3.1. Canteras suministradoras de balasto



La piedra partida utilizada para balasto procederá de canteras homologadas por RENFE o el MINISTERIO DE FOMENTO, incluidas en el Catálogo de Canteras Homologadas para el suministro de balasto relacionadas en el anexo 1.

Para la homologación de una nueva cantera suministradora de balasto será necesario, tanto la homologación geotécnica de los frentes explotables, como la homologación de la planta de trituración y cribado.

La obligatoriedad de suministrar balasto de canteras previamente homologadas y catalogadas, se referirá a todo tipo de balasto a suministrar para la red ferroviaria, tanto si los suministros son por gestión directa, como si los suministros son por unidad de obra nueva, en inversiones soportadas presupuestariamente por la D.G.F.T.C., RENFE o cualquier Administración Pública Estatal o Autonómica.

3.2. Homologación geotécnica de canteras



La homologación geotécnica de los frentes explotables se efectuará por RENFE o el MINISTERIO FOMENTO a partir del preceptivo Informe geológico, petrográfico, de calidad geotécnica de la roca y evaluación del impacto ambiental producido por la explotación.

El documento de homologación será obligatoriamente añadido como anejo al contrato de suministro balasto.

La homologación geotécnica de la cantera no libera al contratista de su responsabilidad respecto a calidad del balasto suministrado. Por otra parte, se podrá inspeccionar en cualquier momento las características del suministro, así como suspender éste siempre que, a juicio de la inspección, el balasto no cumpla las especificaciones exigidas en el presente Pliego.

La iniciación del expediente de homologación de una cantera se efectuará mediante escrito a la Jefatura de Geotecnia de la DIRECCIÓN TÉCNICA DE MANTENIMIENTO DE INFRAESTRUCTURA de RENFE o al Laboratorio de Mecánica del Suelo y Control de Calidad de la Unidad de Apoyo de la DIRECCIÓN GENERAL DE FERROCARRILES Y TRANSPORTE POR CARRETERA, por el que se solicitará la realización del estudio de viabilidad geotécnica. A dicho escrito se adjuntará como anexo, la información disponible sobre la clase y características geotécnicas de la roca, ubicación de la cantera, distancia a posibles puntos de carga, etc.

El Informe de Viabilidad Geotécnica será emitido por el Laboratorio de la Dirección General o la Jefatatura de Geotecnia de RENFE tras el estudio previo de la cantera.

El Informe geológico, petrográfico, de calidad de la roca y de evaluación del impacto ambiental, preciso para la homologación geotécnica de la cantera, será realizado por una consultora geotécnica externa a la empresa solicitante de la homologación, aprobada por el Laboratorio de la Dirección General y la Jefatura de Geotecnia, y con experiencia suficiente en informes similares de canteras para áridos.

Los trabajos para la redacción de¡ Informe, tanto en cantera, como laboratorio y gabinete podrán ser supervisados en cualquier momento, mediante las unidades o el personal que se designe a este efecto.

El contenido de este Informe, debe incluir, como mínimo, los apartados siguientes:

1 . Antecedentes.



2. Objeto del Informe.



3. Situación geográfica de la cantera.



Se ubicará la cantera sobre un mapa topográfico a escala 1:25.000, con indicación de distancias de la cantera a posibles estaciones de carga, descripción de accesos, carreteras y pistas.


4. Estudio geológico geotécnico de la cantera.



Abarcará, al menos, los aspectos siguientes:

Cartografía geológica sectorial, a escala 1:25.000, con encuadre geológico y tectónico regional.
Cartografía geológica de detalle, a escala 1:2.000, con estudio litológico y tectónico de la masa explotable. Se sectorizará geológicamente la masa canterable.
Toma de muestras en los frentes canterables, en presencia del técnico responsable de la homologación, en al menos cuatro puntos representativos, en función de la sectorización geológica efectuada en los puntos anteriores.
Estudio petrográfico en lámina delgada con clasificación por conteo puntual de granos o difragtometría cuantitativa de rayos X. Valoración de las alteraciones de los minerales de la roca.
Ensayos de laboratorio sobre el total de la muestras obtenidas. Como mínimo, se realizarán las siguientes determinaciones, de acuerdo con la N. R.V. 3 4 0.2/2.

- Resistencia a compresión simple, determinadas en el ensayo directo.
- Coeficiente de Desgaste de Los Angeles.
- Porcentaje de absorción de agua.
- Resistencia de la roca a la acción de¡ sulfato magnésico, si fuera necesario.
- Densidad aparente de la roca.
- Sectorización geotécnica de frentes canterables.

5. Plan de explotación de la cantera.



Incluirá criterios de explotación de los distintos frentes, así como una previsión de medios humanos y materiales necesarios.

6. Análisis económico de la explotación.



A partir de una estimación de las reservas de rocas explotables, ritmo previsto de producción y estudio de costes de producción y comercialización, se analizará la viabilidad económica de la explotación.

7. Protección de¡ medio ambiente.



Se valorará el impacto ambiental producido por la cantera, así como la corrección del mismo. Este estudio se complementa y describe más ampliamente en el apartado 3.3.3.

8. Conclusiones.



Se especificarán los frentes canterables homologables, así como sus principales características geotécnicas y reservas explotables.

Este Informe Geotécnico se considera obligatorio para todas las canteras. Las que presenten características degenerativas de la piedra, en las sucesivas extracciones, a juicio de RENFE o del MINISTERIO DE FOMENTO, deberán realízar a su vez, nuevamente, el estudio geológico y petrográfico de la cantera.

3.3. Homologación de la planta de trituración y cribado



La homologación de la cantera de balasto, así como su inclusión en el Catálogo de Cante Homologadas, se efectuará tras la verificación de la idoneidad de las instalaciones para la finalidad querida y el cumplimiento de las disposiciones que, en este sentido, se recogen en el presente Pliego. Para la puesta en explotación de la cantera en producción de balasto, se deberán tener en cuenta condiciones que se describen a continuación:


3.3.1. Limpieza del lugar de extracción



Previamente a la apertura de un nuevo frente de cantera, será necesario limpiar y sanear convenientemente la montera, apartando y no empleando para balasto, cualquier clase de suelo o de roca altera que puedan perjudicar la calidad de la piedra extraída para su explotación. Se procederá de igual forma siempre que se necesite ampliar el frente de ataque de la cantera.

La explanada de la cantera deberá quedar expedita y sin obstáculos que puedan dar lugar a accidente durante la extracción del material, debiendo mantener una zona reservada para el acopio exclusivo de material a suministrar para usos ferroviarios. El contratista está obligado a la retirada de dicha área, de todos los detritus procedentes de todas las operaciones inherentes al suministro.

3.3.2. Canteras próximas a instalaciones ferroviarias


La Administración se reserva el derecho a mantener el personal oportuno en las canteras que se exploten en las cercanías de una vía. Dicho personal deberá coordinar el momento oportuno para hacer explosionar los barrenos, de forma que dicha explosión no interfiera en la circulación ferroviaria.

La presencia del agente no eximirá al Contratista de la responsabilidad en que pudiera incurrir y del a no de los daños y perjuicios ocasionados por cualquiera de las operaciones de la explotación de la cantera, incluida la citada explosión de los barrenos.

El agente designado para vigilar la ausencia de interferencias entre la cantera y una vía en funcionamiento dispondrá de todos los elementos necesarios para el cumplimiento de esta misión, entre el conexión telefónica con las estaciones inmediatas anterior y posterior a la cantera, así como la documentación y elementos que señala el Reglamento General de Circulación de RENFE.


3.3.3. Evaluación ambiental


El Contratista viene obligado a someterse a la legislación vigente, relacionada con el impacto ambiental

En cualquier caso, será obligatoria la entrega a la Administración ferroviaria, previamente a la homologación de la cantera, de los documentos siguientes aprobados administrativamente:

Estudio de impacto ambiental.

Plan de restauración ambiental.

3.3.4. Organización de la cantera



El Contratista instalará en la cantera la maquinaria más adecuada para que la piedra partida cumpla prescripciones del presente Pliego.

Así mismo, dispondrá el balasto almacenado en silos adecuados o bien en acopios aislados por m de muros o pantallas separadoras adecuadas que impidan su contaminación.

En el caso de que el balasto se almacene en acopios de estación de cargue o acopios de obra, debe realizarse al abrigo de cualquier tipo de contaminación de finos arrastrados por el viento y alejados cualquier zona de tránsito de vehículos.

En lo referente al sistema de acopio queda terminantemente prohibido el tránsito de camiones y palas cargadoras por encima de los acopios, exigiéndose al contratista el recribado de los mismos cuando se observen rodadas de camiones o maquinaria, aunque las mismas hayan sido enmascaradas por cualquier medio.

Queda prohibida la realización de acopios en cantera de altura sobre el suelo superior a tres (3) metros. (Ver capítulo 8. Disposición transitoria). La limitación de la altura de los acopios tiene la finalidad de evitar la segregación o separación en tamaños M balasto.

La organización típica de una cantera para balasto constará de los elementos siguientes:

Primario, con machacadoras de mandíbulas de apertura fija y dotado de una instalación de riego por goteo para evitar la excesiva producción de polvo.

Secundario, con machacadoras de impacto o combinación de cono e impacto, para evitar la formación de porcentajes excesivos de elementos aciculares y lajas.

Criba antilajas, cuando la naturaleza de la roca y las características de la planta de fabricación de balasto no permita cumplir con el porcentaje de elementos aciculares prescrito en el apartado 2.10 de¡ presente Pliego. Las cribas antilajas dispondrán de orificios de forma rectangular, con su dimensión mayor al menos tres (3) veces la dimensión menor. En la Figura 3.3.4. se incluye un esquema tipo de funcionamiento de una cantera de balasto.

Tolva de almacenamiento de balasto. Las salidas de balasto de la planta de machaqueo se deberán almacenar en una tolva que evite la contaminación por finos, con carácter previo a su acopio en cantera o estación de carga. (Ver capítulo 8.  Disposición transitoria).





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License