Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Estudio del español actual en América Parte 4 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Novelista en New York



MARIO VARGAS LLOSA



El País, domingo, 25 de noviembre de 2001


Los ‘huevos benedictinos’ y el ‘Bloody Mary’ siguen siendo una delicia en esa reliquia de ladrillos que es el P. J. Clark’s, en la Tercera Avenida, y los teatros de Broadway, que, al parecer, luego del 11 de septiembre se vaciaron, ahora andan de nuevo repletos: en la boletería donde trato de conseguir entradas para The producers, el musical de Mel Brooks, me informan que para las primeras localidades disponibles tendré que esperar hasta mayo del próximo año. En los cines, restaurantes y museos que visito en esta apretada semana neoyorquina, no advierto nada anormal; hay una afluencia bastante grande de espectadores y clientes y la vida cotidiana parece haber recuperado la normalidad.

Sin embargo, se trata de una apariencia. Lo que ocurrió el 11 de septiembre es un ominoso sobreentendido que merodea detrás de todas las conversaciones con los amigos neoyorquinos y, de tanto en tanto, se inmiscuye en ellas y se corporiza en el trajín cotidiano de las maneras más inesperadas. En el estudio del pintor y escultor Manolo Valdés, en la calle 16, descubro unas cabezas tocadas de unos impresionantes sombreros hechos con materiales de desecho y mi reacción y la de la persona que me acompaña son idénticas: ‘¡Un homenaje al New York lacerado del 11 de septiembre!’.

En verdad, el artista había concebido aquellas esculturas desde mucho antes, pero esta circunstancia no varía un ápice el efecto que ellas causan en el espectador luego de aquel episodio: éste les ha impregnado una simbología y un dramatismo que su creador no pudo prever. Sin el cataclismo hubieran sido unos audaces intentos de transmutación de unos materiales de derribo ofrecidos por el azar en objetos estéticos que manifestaban sólo la fantasía y la destreza de un artista; ahora manifiestan, también, su cólera y su solidaridad por la violencia infligida a una ciudad de la que Manolo Valdés es parte.

En la residencia del embajador español ante la ONU, Inocencio Arias, redescubro un óleo de Eduardo Úrculo que ya he visto antes, pero que, ahora, se ha vuelto otro. En el lienzo, el propio artista, de espaldas, contempla un New York de rascacielos radiantes en el que en primer plano descuellan, monumentales, las Torres Gemelas de Wall Street. Es un cuadro muy bello, de colores vivísimos, que, en mi memoria, comunicaba una impresión risueña y juguetona, de alegría y plenitud vital. El 11 de septiembre mudó esa tela; la impregnó de profetismo apocalíptico y ahora, aunque sigue siendo bello, es un cuadro sin pizca de humor, trágico, que transpira nostalgia, rabia sorda y tristeza.

Pero el homenaje más dramático a las víctimas del más mortífero atentado terrorista de la historia no lo encontré en New York, sino en el Arts Institute, de Chicago, adonde fui a ver una extraordinaria exposición dedicada a las nueve semanas que vivieron juntos, en Arles, en 1888, Vincent van Gogh y Paul Gauguin. Esa difícil coexistencia, que causó traumas y heridas profundas a ambos artistas, produjo también una floración de obras maestras que deja al espectador maravillado, boquiabierto.

En el Arts Institute, hay también, en un salón recoleto y en penumbra, entre grandes columnas de semblante funerario, una colección de grandes fotografías en las que aparecen, en distintas horas del día y de la noche, de las estaciones y los climas, las Torres Gemelas de New York. Estas imágenes son una selección de una vasta empresa artística, que duró cerca de tres años, y que parece haber nacido de una misteriosa premonición.

El fotógrafo, Joel Meyerowitz, a quien tuve ocasión de conocer, me la contó con cierta ansiedad, como si no acabara todavía de asumir cabalmente del todo esa extraña suma de casualidades, coincidencias y pálpitos que lo indujeron, sin saber muy bien por qué, en estos últimos tres años, a fotografiar, cientos, miles de veces, desde la ventana de su estudio neoyorquino, las torres del World Trade Center, unos gigantes de acero, mezcla y vidrio que ejercían sobre él irresistible hechizo.

En sus fotos, las Torres Gemelas son unas y muchas a la vez, según floten medio desvanecidas en la neblina del amanecer, iluminen la noche con sus miles de luciérnagas o ardan como teas en el esplendoroso sol del mediodía. Ostentosas o furtivas, explícitas o semi devoradas por las sombras, estas construcciones captadas por el lente inquisitorial de Joel Meyerowitz, contempladas ahora desde la ausencia, han adquirido una naturaleza de iconos, de símbolos, de totems, de lápidas de una civilización brutalmente enfrentada a una amenaza de extinción.

Este peligro no es sólo el de las bombas o las pestes con que puede atacarla el oscurantismo terrorista; es, también, el del pánico y la rabia que pueden llevarla a recortar lo más precioso que tiene, la libertad, en nombre de la seguridad. Pocas veces he visto una exposición fotográfica tan intensa e incitadora como la que ha convertido este sótano del Arts Institute de Chicago en una cámara funeraria.

El acto terrorista que, el 11 de septiembre, voló las Torres Gemelas y aniquiló a cerca de cinco mil oficinistas, empleados, obreros, bomberos y policías procedentes de los cinco continentes, estuvo diabólicamente concebido para provocar, además de una tragedia humana y enormes daños materiales, una secuela psicológica que será, acaso, más difícil de superar que el dolor o la destrucción física: un sentimiento de inseguridad, precariedad e incertidumbre que la sociedad estadounidense no había conocido hasta ahora. Si una banda de fanáticos pudo derribar aquellas torres que desafiaban al cielo ¿qué maldades peores no podrían hacer? Los divertidos horrores de la ciencia- ficción y el cine tremendista, de pronto, por efecto del 11 de septiembre, abandonaron la irrealidad que los volvía inocuos y amenos, y pasaron a integrar el realismo, a ser anticipatorios, proféticos.

Ahora, la idea de que una pandilla de dementes fundamentalistas, bien provista de recursos económicos, pueda hacer estallar un artefacto atómico en la Quinta Avenida - o en Picadilly Circus o los Campos Elíseos- , envenene el aire, el agua o los alimentos de una ciudad, o la infecte de bacterias homicidas, dejó de ser un juego entretenido y se convirtió en una siniestra realidad de nuestro tiempo. Desde ahora, esa pesadilla nos acompañará como una sombra.

Digo ‘nos’ porque, aunque no sea neoyorquino ni viva en New York, nunca me he sentido un extranjero en Manhattan, y, como a muchos millones de seres en el mundo que han pasado temporadas o visitado como turistas la ciudad de los rascacielos, yo también sentí, el 11 de septiembre, que aquel pequeño apocalipsis me había inferido un daño personal, destruyendo y aniquilando algo que, de modo difícil de explicar, también me pertenecía.

Sólo una vez viví de corrido varios meses en New York - un semestre, en 1975, en que dicté un curso en Columbia University- , pero, desde 1966, cuando fui allí por primera vez, he visitado la ciudad incontables veces, generalmente por pocos días. Sin embargo, en todas esas visitas, tuve siempre la sensación de vivir allí mucho más que de costumbre, de hacer más cosas, de entusiasmarme y fatigarme más que lo que aquel puñado de días me lo habría permitido en cualquier otra ciudad.

Siempre he tenido en New York la sensación de estar en el centro del mundo, en una Babilonia moderna, una especie de Aleph borgiano en que están resumidas y representadas todas las lenguas, razas, religiones y culturas del planeta, a la vez que desde aquí circulan, como desde un gigantesco corazón, hasta las más remotas extremidades del globo, modas y vicios, valores y devalores, usos, costumbres, músicas, imágenes, prototipos, resultantes de las mezclas increíbles de que está constituida esta ciudad. La sensación de ser un ínfimo grano de arena en una cosmópolis miliunanochesca puede ser algo deprimente; pero, paradójicamente, a la vez muy exaltante, por aquello que escribió Julio Cortázar sobre París: ‘Es infinitamente preferible ser nadie en una ciudad que lo es todo, que serlo todo en una ciudad que no es nada’. Nunca sentí lo que él en la capital de Francia; en New York, sí, cada vez.

New York no es de nadie y es de todos, del taxista afgano que apenas masculla el inglés, del hindú enturbantado y de barba prolija, del asiático manipulador de misteriosos menjunjes de China Town y del napolitano que canta tarantelas a los comensales de un restaurante de Little Italy (pero que nació en Manhattan y no ha puesto jamás los pies en Italia). Es de los dominicanos y puertorriqueños que atruenan las calles del Barrio con plenas, salsas y merengues, y de los rusos, ucranianos, kosovares, andaluces, griegos, nigerianos, irlandeses, paquistaníes, etíopes y ciudadanos de decenas de países, a cual más exótico y hasta imaginarios, que, nada más pisar esta tierra, por virtud de la magia integradora de la ciudad, se volvieron neoyorquinos.

El cosmopolitismo es la antípoda de toda forma de fanatismo. El fanático lo es porque se siente dueño absoluto de una verdad única, incompatible con cualquier otra, y por lo tanto, con derecho a abolir, valiéndose de cualquier medio, las diferencias, todos los credos y convicciones que no coinciden milimétricamente con los suyos. Por eso, es imposible que los fanáticos de cualquier pelaje o calaña, no odien, con su obtusa mentalidad rectilínea, la diversidad variopinta, plural, inasimilable a una sola manera de creer, gozar, pensar y actuar, de esta ciudad babélica, multirracial y multicultural, esta refracción en pequeño formato de la infinita variedad de lo humano. Para quienes sueñan con unificar, integrar e igualar al planeta dentro de la camisa de fuerza de un solo dogma, de un solo dios, de una sola religión, New York, qué duda cabe, es el primer enemigo que hay que abatir.

Pero, por esa misma razón, todos quienes en el ancho mundo, aunque discrepando en otras cosas, coincidimos en creer que aceptar la diversidad de creencias, tradiciones y culturas dentro de un sistema de coexistencia pacífica es el sostén básico de la civilización, nos hemos sentido tocados por la voladura de las Torres Gemelas, el 11 de septiembre. El atentado vino a recordarnos que el viejo enemigo oscurantista sigue allí, obstinado, tratando siempre, pese a todas sus derrotas, de cerrarle el paso a una humanidad sin dogmas, hecha de verdades relativas, en diálogo y cotejo permanente; en nombre de una sola verdad inhumana. Nunca cesará la lucha contra las siempre renacientes cabeza de la Hidra.

Introducción:La llegada del español a América :1492



Elos inicios y la introducción del español en tierras américanas va unicdo al descubrimientos de las nuevas tierras desde su comienzo y evolucionará con la historia americana hasta nuesyros días.

Así las particuliaridades del español americano comienzarán a formarse en el primer momento en que tomen palabras de las lenguas indígenas para expresar nuevas realidades, un ejemplo de ellos serían palabras como canoa, hamaca, ajes, cacique, cazabe o nitaine.Un ejemplo histórico puede encontrase en el diario del propio almirante Colón apenas unos días después de la llegada a tierras americanas, así si en un primer momneto usará la palabra almadía para designar a las embarcaciones indígenas, enseguida esta será sustituída por canoa para así evitar aclarar las diferenciasentre unas embarcaciones y otraas “Son navetas de un madero adonde no llevan velas, estas son las canoa”26 de Octobre de 1492.

El contacto cotidiano entre las dos lenguas haría que muchas palabras se fueran introduciendo en el lenguaje cotidiano de los españoles llegados a las antillas y macaría pues el inicio de este recorido histórico.

Herencia lingüistica de españa:



Tendemos a pensar que el español hablado en américa es muy homogéneo, sin embargo esto no es así, pueden distinguirse numerossas variaciones entre el español hablado en argentina o en venezueladentro, claro está,dentro de un patrón común, y es precisamente el origen de estas variaciones el que puede explicarse a través de la evolucion histórica del idioma .

Para ello nos interesa conocen el momento en el que consolidan los patrones lingüisticos del español actual, la influencia de los distintos dialectos existentes en españa en aquel momento, que impòrtancia a nivel demográfico y sociopolítico tuvo cada uno de ellos, o que influencia pudieron tener loas distintas jergas o registros lingüisticos de los colonos en la formacion del español americano.

Delimitación del periodo de formación del español en américa:



La steóricos hablan de un periodo que abarca al siglo XVI en el que se consolidaron los asentamientos en ´La española y Cuba y se embarcó en expediciones por la costa de méxico y perú, el influjo andaluz sería decisivo en una época donde el transporte marítimo sería imprescindible.Aquellos que llegaron después al continente se habrían visto inmersos en el español que se había comenzado a hablar en los asentamientos insulares y a pesar de que el comercio colonial se independizara de las islas de las antillas las semillas del “andaluz- americano” ya habrían sido plantadas en tierras americanas.

Estas teorías tratan al español como un organismo viviente, que como cualquier lengua, nace y evoluciona.Así es concevido en las primeras décadas del XVI, quedará marcado por las primeras infusiones lingüisticas y absorverá a lo largo de los siglos nuevos rasgos que llegarán de fuera,sin que la base sobre la que se asiente le impida el enriquecimiento que supone esta evolución.

Hablaremos así del castellano que llega a América y posteriormente de las evoluciones que se darán sobre esta base:

Introducción del castellano en américa:



Influencias geográficas y dialectales de España:



Al emnos durante los dos primeros siglos tras la conquista debemos hablar de trs importantespuntos geográficos: Castilla (como centro desde donde se gestiona la conquista) andalucía y extremadura,( de donde proceden gran parteb de los, clonos y las islas Canarias, como punto de apoyo para el viaje.Este ES EL Motivo que han levado a pensra a muchos lingüistas que el español americano tiene gran parte de su origen el el dialecto andaluz al ¡ser este grupo el que mayor influencia sociolingüisticapudo tener. Así características como el yeismo, el seseo y el uso de ustedes en vez de vosotros que son rsgos propios del dialecto andaluz también se dan el el español americano.

Andaluces y castellanos constituyeron gran parte de la primera migración y por lo tanto los rasgos sndalucen- cartellanos son destacables. Asu vez el posterior flujo comercial se realizaría igualmente con los puestos andaluces con lo que su influencio se incrementó.

Aun que no puede discutirse que el andaluz tuviera una fuerte influencia, ciertos rasgos que a menudo se han identificado como meras cesiones o préstamos y que hemos mencionado antes son interpretados por otros lingüistas como una evolución des catstellano que llegó en un principio a tierras americanas al haber surgido independientemente en otras zonas donde el andaluz no tuvo inflñuencia alguna..

Estos rasgos serán estudiados en el español actual más adelante , aquí deseamos mencionarlos desde un punto de vista histórico que nos permita analizar el nacimiento y evolución del español americano

- Sería el caso del yeísmo: que afectaría a casi todos los dialectos del español y que se ha definido como un fenómeno románico en general. En hispanoamérica se conserva en Paraguay, bolivia y zonas importANTES dedicadas a la minería. Han perdido casi totalmente este rasgo regiones principalmente de centroamérica.
- Velarización de la n fianla: este pronunciación se da en todoas las lenguas románicas y puede ser atribuida a un debilitamiento fonológico, así si bien se da este fenómeno en andalucía extremadura, león y galicia principalmente, en hispanoamérica no sólo se da en la zona caribeña más cercana al andaluz sino en las zonas altas de los andes y América central, con lo que no puede identificarse direcramente con ningún dialecto.
- El seseo: este fenómeno fue característico no sólo del andaluz sino de otras regiones así como de ciertos dialectos del portugués, del vasco y también de otras lenguas románicas.
- Aspiración de /x/ como /h/muchos autores coinciden en apuntar que este fenómeno es el resultado de la evolución posterior de un sonido x velar que por influencia andaluza daría lugar al actual debilitamiento de /h/.

El español de andalucía se formó durante la reconquista a partir del castellano por lo que los rasgos que compartían eran más numerosos que aquellos que los diferenciaban, a escepción de ciertos detalles fonéticos.

Estos se pueden encontrar más pronunciados en las zonas costeras como ya hemos mencionadoEn las zonas del interior sin embargo el contacto con el español contó de uan mayor diversidad fruto del flujo constante de burócratas gubernamentales, personal milita y clerical y bienes comerciales, así como de Yun gran número de colonos de origen más diverso que en la costa, así las variedades castelanas de estas zonas, más aisladas difieren mucho más entre sí que de las zonas costeras separadas por miles d e kilómetros pero conectadas por el continua comercio marítimo con andalucía y el sur de España. Así podemos hablar de uaninfluencia andaluza en la costa y una ausencia de una influencia dominante en el interior.

Influencia de loas distintas clases sociales:



Pese a la importancia que tuvieron las clases nobles durante la conquista d eterritorios la mayor migración fue llevqda a cabo por pequeños comerciantes españoles, gremios de artesanos, así como grupos familiares estables, con lo que no existiría una fuerte influencia del registro culto del español del siglo de oro. En general clases medias con un diverso nivel educativo y que representaban principalmente a una población urbana.Hecho que se enferentaba a una españa mayoritariamente rural que no disponía de medios para emigrar a las nuevas tierras y cuya influencia fue menor.

A su vez, Duarante los soglos XVI Y XVII la educación y el conocimiento de la escritura se concentraba en las clases más privilegiadas y principalmente en el clero, si bien gran parte de la nobleza continuaba sienta analfabeta y carecían de un conocimiento lingüistico que diferenciara radicalmente su patrón lingüistico con el de plebeyos y clases más bajas.

Frente a esta nivelación Lingúistica Encontramos Un Apogeo Destacado De Focos De Un castellano cuidado y de prestigio que se establecería en torno a los primeros virreinales de méxico y Peru, convertidos en grandes centros de cultura y refinamiento y que imitaba al castellano de ciudades como Toledo o Madrid, eliminándose en estos casos un rasgo tan destacado como el voseo y dando paso al tuteo peninsular.


Primeras evoluciones del español en américa:



Ya hemos mencionado la gran influencia de andaluces extremeñosy canariose en la delimitación de las peculariedades del español nacido en tierras americanas. Rasgos tales como la aspiración de la s y la desaparición de esta al final de sílaba (habere(s), somo(s), e(s)cuchan, conqui(s)tar…)la confusión entre eres y eles (arma- alma, viral- virar)la eliminación de la d al final de palabra en en medio de ellas si se encontraba entre vocales (sordao,apresao…)el seseo o la confusión entre ll y /y/ (yeismo) marcarían en un principio el español americano.

Sin embargo la característica fundamental de esta lengua en su constante evolución y esta estará marcada por numerosas influencias,e tre las que destacaremos la influencia indígena y la africana.

La influencia indígena en el español de américa:



Durante el siglo XVI que como hemos dicho puede considerarse el inicio del español en américa, la población indígena superaba en altos porcentajes a la europea, pero sin embargo no se dieron siempre las condiciones para que existiera un influjo destacado entre las dos lenguas.

Para la introducción de palabras indígenas en el vocabularios colonial se basaba en la necesidad de nombrar realidades desconocidas, sin embargo con el tiempo la introducción del español en las comunidades indígenas no sobrepasa de un conocimiento rudimentarios en el que la influencia de su lengua natal se sobrepone sobre la fonología, morfología y sintaxis del castellano. Se trata de una interlengua. No puede por lo tanto ser exportado fuera del grupo lingÚISTICO QUE LO HA CREADO Y su influencia será mínima.

Para que el sustrato indígena penetre en ls variedades del español hablado por los conquistadores , tiene que romperse esta barrera y esto se producirá en gran medida por causa del mestizaje. Este hecho perimitirá a grupos indígenas ocupar puestos más destacados en la sociedad y hará que la interlengua 1que constituye en estos grupos el español se vaya convirtiendo poco a poco en una primera lengua para ellos sin renunciar a sus caraterísticas lingüisticas propias.
Es decir , en una situación de convivencia linguística prolongada la población indígena adquiriría gradualmente el español como lengua materna, sin perder necesariamente su primera lengua, sino a través de un bilingüismo con un predominio cada vez mayor del español.

En un asituación de segregaci´çon sociañl y racial como el que existía en hispanoamérica el español se usaba no sólo para los contactos con los colonos de origen europeo sino tamnbie´n en los contactos con mienmbros de la propia comunidad indígena. Los mestizos constituyeron un puente entre las dos culturas y facilitaron las tranferencias linguísticas y el desarrollo de una interlengua étnica estable.

Pesse a las fronteras raciales y culturales que separaban a la pobleción indígena con la europea, el mestizaje hará que el español indígena que hasta entonces podía definirse como un dialecto social bastante cerrado , pese a su uso fluido, entre en contacto intimo con el español europeo y pase a convertirse en un nuevo modelo estándar.

Otro medio de introducción del dialecto indígena en el castellano colonial fue el papel de la mujer indígena, bien como sirvientes o niñeras, bien como madres de hijos de españoles. Así muchos niños encontrarían en su niñez un patrón lingüístico caracterizado por un uso no exacto del español con gran influencia indígena.

Estas condiciones como dijimos al principio no siempre se dieron, por ejemplo la población indígena antillana fue rápidamente extinguida y su influencia se limitaría a rasgos léxicos muy concretos, en regiones andinas la presencia colonial fue escasa por lo que no pudo implantarse el español como lengua materna, por últimos en grandes regiones de Argentina Uruguay o Centroamérica, la población indígena fue desplazada y su influencia fue escasa.

El paepl de la corona en la implantación del castellano de forma homogénea en los territoris americanos es grande. Así cabe destacar la cédula mandada en 1596 por la cual se expone la necesidad de poner maestros para aquellos indios que quisiesen aprender el español. Igualmente el pael de la iglesia en sus ansias de evanngelización tendría gran repercusión, enfrentándose a la voluntad real, , tanto en al enseñanza como del intento por parte de muchos misioneros de hacercarse a las variedades lingúisticas de los distintos pueblos.

Los documrentos conservados hablan así de una catellanización lenta y azarosa, apesar de la escuelas y recursos existentes. El castellano triunfaba frente a las lengua nativas entre la arisocracia indñígena, mientras que continuaba el uso de estas, con ciertas influencias del castellano, en la población en general.

Así en el siglo XVIII después de tres siglos de colonización, sólo existían en hispanoamérica tres millones de hispanoablantes, lo que demuestra los escasos frutos del proceso de castellanización frenado fuertemente por la influencia evangélica que defendió como ya hemos dicho, el estudio de las lenguas indígenas mayoritarias. Como consecuencia vemos un fortalecuimiento en la extensión geográfica de lenguas como el quechua o el maya, que incluso eran utilizadas en la eucaristía, frente a esta lenta expansión del castellano, pese a la voluntad real.


La influencia indígena actual:


En la Hispanoamérica actual, existen grandes influencias de las lenguas indígenas originarias principalmente en zonas alejadas de los núcleos urbanos y que aun conservan formas tradicionales de vida. Así todavía podemos encontrar núcleos de bilingïsmo, cuyas características sintacticas y morfológicas difieren a cualquier variedad lingüistica peninsular.

Estas características son muy diferentes entre regiones y su estudio debe realizarse por separado y en función de la situación geográfica , histórica dentro del los territorios del imperio Español.


Pese a su amplitud podemos destacar rasgos a modo de ejemplo:



En méxico es frecuente la duplicación de objetos directos iannimados o indefinidos así como el uso del lo en verbos intransitivos, propio de la lengua nahua de este territorio. Este último caso nunca ha desempeñado una función en la lengua española y no puede ser analizadocomo un ainfluencia de esta, se trata de una muestra clara de la influencia indígena..(No lo saben hablar en castilla, lo compra un medio kilo, ya lo lleva la novia, la mama lo está mirando la novia…)
Este fenómeno conocido como duplicación de clíticos y es común en otras regiones , de influencia igualmente nahua.

Este hecho también puede recogerse en xzoans andinas, cuyo uso tiende a explicarse por la convivencia entre lenguas, y es un buen ejemplo de una influencia sobre la lengua no solo hispánica sino de dialéctos américanos de distintas zonas.siendo una muetra igualmente del legado quechua. (lo quiero hacerlo)

Otro rasgo que se atribuye a las leneguas indígenas es la pervivencia de la s fianal de sílaba en regiones altas de méxico y que reduciría la influencia andaluza en estas zonas., fruto también del nahua. Esta lengua acarecería inicialmennte del sonido /S/ en tal posicióny sólo tendría un /ts/ de caracter africada más fuerte que la anterior que sustituiría al sonido s en la pronunciación indígena del español. La evolución de esta pronunciación que tendería a suavizar el sonido /S/ hasta hacerlo casi desaparecer en el resto de regiones americanas, permitirñía que sobreviviera en México una /S/ sibilante.

Características léxicas notables son: el uso del pluscuamperfecto para mencionar acontecimientos conocidos de segunda mano y que se mantiene en el español de bolivia y perú. El uso pospuesto del nomás siempre o la posposición del pero ¿vas a tomar café, pero? Para expresar “entonces, ¿no vas a tomar café?así como posposición del “dice”que se han interpretado como calcos de lengua aimara y quechua.

El vocabulario, es el nivel de la lengua más fácilmente vulnerable al contacto lingüistico , pese a lo cual la pervivencia en el habla estandar es muy limitada y está representada por un número reducido de palabras que suponen, dependiendo de los diversos estudios, entre un 1% y un 0.03% del léxico habiual usado en países como Venezuela o México.

Su presencia es más notable , en zonas donde el español no está aun muy extendido o entre la población de ascendencia indígena del ámbito rural.

Influencia Africana del español de América:


- El español de América ha recibido múltiples y muy diversas influencias a lo largo de su historia, así a la base del castellano europeo y a la influencia indígena se sumó la herencia de las lenguas africanas habladas por decenas de miles de africanos que constituyeron la mano de obra esclava durante el periodo colonial.

Se calcula que el número de esclavos que fueron llevadosa tierras américanas superó el millón y medio y en muchas colonias pasarían a constituir un grupo muy destacado e incluso mayoritario desde el punto de visto demográfuico. Sin embargo se trató de una población sometida y marginada, incluso después de la abolicioón de la esclavitud. Por lo que la evaluación de la influencia de estas lenguas al español de América estará limitado a escasos documentos, escritos simepre desde el punto de vista de loa españoles y marcado por el carácter racista dominante.

La introducción de la esclavitud se dio inicialmente en las Antillas, por lo que se piensa que esen esta zona, donde se da una mayor influencia lingüística.A esta idea se acercan hechos tales como la pervivencia de los ritmos africanos en gran parte de la música caribeña así ciomo en la gastronomía o la práctica, aunque minoritaria, de la brujería de herencia africana.

La formación de lenguas criollas se limitaría a comunidades de esclavos reducidas como los llamados palenques donde se pudieron estufdiar características propias. Sin embargo su limitación se debió princiaplmente a la heterogeneidad de las lenguas africanas que llegaban a América.Aademás el español constituía la lengua homogénea y de prestigio de los dominadores, por lo que su aprendizaje se impuso en cualquier tipo de comunicación acelerándose así el proceso de castellanización y la progresiva pérdida de las lenguas maternas africanas.

Existen documentos que expresan la distinción entre aquellos esclavos nacidos en territorio americano, y cuya habla del español no presentaba ninguna distinción especial , y la de quellos que habían sido traidos por los comerciantes de esclavos y cuyo español era imperfecto pese a que hubieran pasado muchos años desde su llegada.En la mayoría de los yhablantes se darían fenómenos de criollismo que irían remitiendo con la adquisición progresiva de las estructuras españolas.

En el uso del español por parte de estos grupos lingúisticos destacarían ciertos rasgos propios:



- Errores de concordancia nombre- adjetivos y sujeto- verbo
- Errores en el uso de preposiciones habituales como a y de
- Pérdida de la s final especialmente en la primera persona del plural
- La /D/ intervocálica se escribe con frecuencia como r, como resultado de la pronunciación fallida de la /d/ coo fricativa
- La adición de vocales paragónicas al fianl de algunas palabras como por ejemplo en dios_dioso, señor- siñoro…
- Intercambio de l y r: primo- plimo, francisco- flancico…
- Adición del sonido /N/: nengro, así cuando una palabra iba precedida de otra que acababa en vocal se percibía la primera palabra terminada en /N/, como por ejemplo lan botella
- Creación del verbo sar, una mezcla entre el ser y estar que aparece en muchos textos.
- Preguntas sin inversión del tipo¿qué tu quieres?Infinitivos personalizados y la obligatoriedad del pronombre debido a la escasa flexibilidad verbal: para tu hacer eso.
- Demostrativos pospuestos: piera ese, (esa piedra)
- El uso del tenr en lugar de haber (en botica tien de tó)

Influencia actual del habla afro - hispánica:



Parte de la características recogidas anteriormente se han mantenino con ciertas variantes en la actualidades en determinados colectivos de ascendencia africana y sobre todo en regiones del caribe, dondesu influencia fue mayor.

En cuanto a léxico, se han introducido al español de américa palabras tales como banana,; bunda (nalgas)utilizada en muchos países caribeños y de sudamérica, cachimba(pipa)que encuantra palabras con el mismo significado y forma en varias lenguas africanas,;candombe (grupo de música) que tendría su origen en el quimbundú, la lengua africana de mayor difusión en el Rio de la plata y Brasil;gandul o guandul para referirse a un guisante o judía pequeña y verde ; marimba:instrumneto y nombre igualmente de origen africano; mucama (criada) que es usada principalmente en Argentina y Uruguay;etc

En cuanto a la pronunciación, las pervivencias de de rasgos característicos está siempre asociada a la acentuación de rasgos ya existentes, como pueden ser el debilitamiento de las consonantes fianles como /l/, /r/, y /s/, el paso de la /D/ intervocálica a /r/ o el cambio de /Y/ y el sonido ch a /ñ/ .o la laterización de /r/ al final de sílaba. Estos fenómenos son observables en las zonas donde existió una mayor presencia esclava.

Autor:

Ibizatrance





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License