Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Figuras de dicción Parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Lingüística. Formas discursivas. Hipérbole. Prosopopeya. Antítesis. Paradoja. Perífrasis. Eufemismo. Tropos



FIGURAS DE DICCIÓN



Las figuras de dicción se basan en la especial colocación de las palabras (en;’la frase o en el verso), de modo que si se altera el’ orden desaparece la figura. Pueden lograrse por varios medios, según se aprecia en este cuadro sinóptico:

I. Por adición de palabras.



Pleonasmo.
Sinonimia,
Epíteto.


II. Por omisión de palabras.



Elipsis.
Asíndeton.
Zeugma o

III. Por repetición de palabras.



Anáfora.
Conversión.
Reduplicación
Concatenación.
Polisíndeton.
Repetición diseminada.
Retruécano.

IV. Por combinación de palabras.



1. Por analogía de sonidos:



Aliteración.
Onomatopeya.
Similicadencia
Paronomasia.

2. Por analogía de accidentes gramaticales:



Derivación.
Polípote.
Hipérbaton.
Equívoco.
Calambur.
Juego de palabras.

POR ADICIÓN DE PALABRAS



PLEONASMO.



El pleonasmo añade palabras innecesarias para la comprensión del pensamiento, pero valiosas para la riqueza expresiva. “Esta figura, que vale lo mismo que sobra o redundancia, es viciosa cuando sin necesidad se usa de palabras que ni hacen falta en la locución ni le añaden belleza alguna; pero es útil cuando ciertos vocablos, al parecer superfluos, se emplean para dar más fuerza! y colorido a la expresión, y para que a las personas que nos oyen no quede duda alguna de lo que les
queremos referir o asegurar”; Ejemplos:

a) Lo vi con mis propios ojos.
b) Grité constada mi voz.

c) ¡… qué lejos siempre de ti mismo! (Juan Ramón Jiménez.)

d) Cuando, Señor, nos besas con tu beso… (Miguel de Unamuno.)

e) Temprano; madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo. (Miguel Hernández.)


SINONIMIA.



La sinonimia consiste en nombrar una cosa y añadir palabras de significado análogo, en una especie de acumulación de términos sinónimos, a fin de insistir o aclarar una idea. “Estas voces deben colocarse en una escala ascendente o descendente de fuerza, a partir desde la más débil a la más significativa, o al contrario, según el efecto que se desee producir”. (F.C. Sainz de Robles. Ensayo de un Diccionario de la literatura, I. Madrid, Aguilar, 1972, p. 1104.) Ejemplos:

a) Así en el inundo ha dejado opinión, fama, renombre

b) ¡Mentira!:’No tengo ni dudas, ni celos, ni inquietud, ni angustias, ni penas, ni anhelos (Juana de Ibarbourou.)

c) En cárceles de espacio, aéreas llaves te me encierran, recluyen, roban…
(Gerardo Diego)

d) … cuando se toca
con las dos manos el vacío, el hueco. (Blas de Otero.)

EPÍTETO.



El epíteto constituye un poderoso factor estético que revela estilos personales y estilos de época. “Uno de los rasgos más distintivos del lenguaje literario es el aprovechamiento de la adjetivación con fines artísticos, utilizando sus extraordinarias posibilidades descriptivas y caracterizadoras. La fuerza del estilo depende en gran parte de cómo se emplee el adjetivo: si es exacto, gráfico o sugerente, vigoriza el lenguaje; si no posee tales cualidades, produce impresión de vacuidad hinchada” (Op. cit., p. 47).

Parece ser que lo que distingue al epíteto adjetival no es tanto el orden de colocación en la frase o el verso - suele predominar el antepuesto al sustantivo, pero también puede seguirlo - , sino su carácter de innecesario y el destacar alguna cualidad del nombre. Gonzalo Sobejano, en un estudio exhaustivo, define el epíteto en estos términos: “Haciendo convergir el criterio morfológico, el semántico y el sintáctico, definiremos el epíteto de la siguiente manera: Epíteto es el adjetivo calificativo atributivo no restrictivo, o, lo que es lo mismo, es epíteto aquel adjetivo morfológicamente tal que significa cualidad y se adjunta al sustantivo inmediata o mediatamente, pero sin nexo copulativo, para expresar aquella cualidad referida a una sustancia, sin necesidad lógica de expresarla” (El epíteto en la lírica española. Madrid, Gredos, 1956, pp. 152 - 53).

Siguiendo de cerca el libro de Sobejano, distinguiremos las siguientes especies de epítetos adjetivales:


1. Epíteto tipificador.



Es el definidor, el que pinta lo arquetípico, el que atribuye al nombre una cualidad que ya posee en mayor o menor grado; es el más característico de la poesía grecolatina y el Renacimiento (incluye, por lo tanto, el epíteto épico), aunque llega hasta el suprarrealismo. Ejemplos:

a) ¡Qué talle, qué donaire, qué alto cuello de garza! (Juan Ruiz.)

b) tal es la tenebrosa
noche dé tu partir en que he quedado. (Garcilaso.)

c) Si a tu lado deslizo
mi oscura sombra larga que te desea… (Vicente Aleixandre.)


2. Epíteto metafórico y perifrástico



Descuella ya en la poesía de Fernando! de Herrera y abunda en la de Góngora. El epíteto es él portador de la metáfora. Ejemplos:

a) … y blandas esmeraldas llena (hierbas)
y tiernas perlas la ribera ondosa (gotas de rocío). (Fernando de Herrera.)

b) cristalino freno (lentitud de las aguas).
(Góngora.)

c) ¡Belleza del campo apenas florido, y mística primavera! (A. Machado.)

d) El río Guadalquivir
tiene las barbas granate. (García Lorca.)

3. Epíteto enfático.



“Entre el clasicismo y el romántico
cálido - explica Sóbejano - , exagerado y decorativo hay que colocar la tendencia de Espronceda a prodigar epítetos laudativos, intensificativos o denigrantes por necesidad de énfasis en la expresión” (f)p. cit., p. 376). Ejemplos:

a) en vil mercado convertido el mundo. (Espronceda.)

b) Olas gigantes que os rompéis bramando. (Bécquer.)
c) Plural ha sido la celeste historia de mi corazón. (Rubén Darío.)

4. Epíteto apositivo.



Entre pausas, casi un sustantivo, como una definición. Ejemplos:

a) El aire estará en colmo dorado, duro, cierto. (Jorge Guillen.)
b) ¡Cuántas veces te esperara, cara fresca, negro pelo… (García Lorca.)

5. Epíteto creador o suprarrealista



(que también podríamos llamar visionario, valiéndonos de la terminología de Carlos Bousoño).

Gonzalo Sobejano pone de relieve la renovación radical del epíteto aportada por el suprarrealismo: “… el epíteto (en forma adjetival no muy prodigado) aparece funcionando como portador de una imagen cualitativa incoherente respecto de la significación real del sustantivo al que se adjunta” (Op. cit., p. 463). Tal epíteto ocurre solamente en la iluminación visionaria del poeta. Ejemplos;

a) Púas incandescentes se abren en los tabiques. (Rafael Alberti.)
b) A tu violencia granate sordomuda en la penumbra. (García Lorca.)

c) Una boca impotente como una fruta bestial. (Vicente Aleixandre.)

6, Epíteto - frase.


Oración incidental o frase adjetival que realza la idea principal. Ejemplos:

a) Las flores, marchitas, desaparecieron.
b) El sol, que se ponía, alumbraba aún las torres.
c) … y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas… .. (Juan Ramón Jiménez.)
d) Torpes ;
manos palpan un cuerpo:
Toro aún, y ya noche. (Jorge Guillen.)

POR OMISIÓN DE PALABRAS



ELIPSIS.



La elipsis suprime elementos de la frase (sin perjuicio de la claridad), dotándola de brevedad, energía, rapidez y poder sugestivo. “Es de muchísimo uso - explica la Gramática de la Real Academia - y de utilidad grande esta

figura, porque aspirando a declarar nuestros pensamientos con la mayor concisión posible, propendemos a excusar todo aquello sin lo cual no i damos a entender suficientemente. Para esto es necesario: primero, que las palabras omitidas sean de las que supone o suple sin trabajo la persona con quien se habla; segundo, que con la brevedad de la cláusula se evite cierta redundancia pesadez que en otro caso tendría”. Ejemplos:

a) ¡Buenos días! (por buenos días tenga usted).

b) Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡yo no sé qué te diera por un beso! (Bécquer.)
(Se elide el verbo dar en los tres primeros versos.)


ZEUGMA o ADJUNCIÓN.



El zeugma es una especie de elipsis “que se cómete - aclara el diccionario - cuando un vocablo relacionad? con dos o más miembros del período está expreso en uno de ellos y sobrentendido en los demás”. Esta figura fue, utilizada por la poesía y la prosa en los Siglos de Oro; es también un recurso que abunda en la literatura cómica. Ejemplo:
a) Elena.

pues ¿tú tristezas conmigo;

Tú, señor? Lisardo.l - Que no lo estoy. (Lope de Vega.)
b) - No me canso de mi gusto. - Yo pienso que vos lo vais.
(Ha de suplirse el participio cansado, deducido de canso).


POR REPETICIÓN DE PALABRAS



Estas figuras se basan en el efecto del ritmo sobre la sensibilidad humana. La reiteración de las palabras es síntoma de interés, emoción o énfasis, atrae la atención y hace más intenso el significado. “La resonancia emotiva o fantasística del primer elemento resulta incrementada en el segundo”, recalca Emilio Alarcos Llorach. (La poesía de Blas de Otero. Salamanca, Anay.a, 1966, p. 110.) Según Carlos Bousoño, la intensificación individualizadora de la repetición se encuentra no sólo en la reiteración de palabras, sino también en la rima, el ritmo, el estribillo y, parcialmente, en la correlación y el paralelismo. (Teoría de la expresión poética. Madrid, Gre - dos, 1956, pp. 206 - 212.)

ANÁFORA o REPETICIÓN



La anáfora reitera una o varias palabras al comienzo de frases análogas o al principio de cada verso. Ejemplos:

a) ¿Soledad, y está el pájaro en el árbol,
soledad, y está el agua en las orillas,
soledad, y está el viento en la nube,
soledad, y está el mundo con nosotros,
soledad, y estás tú conmigo solos? (Juan Ramón Jiménez.)

b) Adiós, hermanos san pedros,
heráclitos, erasmos, espinosas!
¡Adiós, tristes obispos bolcheviques
¡Adiós, gobernadores en desorden!
¡Adiós, ¡vino que está en el agua como vino!
¡Adiós, ‘alcohol que está en la lluvia! (César Vallejo.)


CONVERSIÓN.



En la conversión la repetición ocurre al final del verso. He aquí dos ejemplos que incluyen la anáfora y la conversión: :]
a) Pero la muerte, desde dentro, ve.
Pero la muerte, desde dentro, vela.
Pero la muerte, desde dentro, mata. (Blas de Otero.)

b) Tenía la valentía del que lleva una espada.
Tenía la cortesía del que lleva una flor.
Y entrando en los salones arrojaba la espada.
Y entrando en los combates arrojaba la flor. (Luis LIoréns Torres.)

REDUPLICACIÓN.



La reduplicación es una repetición inmediata, por aposición. Ejemplos:

a) Helo, helo por do viene el moro por la calzada. (Romance antiguo.)
b) ¡Llueve, llueve: tu neblina que se torne en aguanieve! (Antonio Machado.)

CONCATENACIÓN.



La concatenación es una repetición en serie que pone de relieve la continuidad. Comienza la frase o el verso con una palabra que precede; generalmente, la última palabra de una frase o verso es la primera en la frase o
verso que sigue. Ejemplos:

a) Y así corno suele decirse el gato al rato, el rato a
la cuerda, la cuerda al palo; daba el arriero a
Sancho, Sancho a la moza, la moza a él, el ventero
a la moza, y todos menudeaban con tanta
priesa, que no se daban punto de reposo (Cervantes.)

b) No hay criatura sin amor,
ni amor Sin celos perfecto,
ni celos libres de engaños,
ni engaños sin fundamentos. (Tirso de Molina.)

POLISÍNDETON O CONJUNCIÓN



El polisíndeton repite mas conjunciones de las necesarias; tiñendo de este modo la frase de gran efectividad y dotando a la expresión de mayor lentitud y solemnidad. Ejemplos:

a) Y el santo de Israel abrió la mano.
Y los dejó, y cayó en despeñadero.
El carro, y el caballo, y caballero. (Fernando de Herrera.)

b) Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por… (Rubén Darío.)


REPETICIÓN DISEMINADA.



Tomo esta denominación de Alarcos Llorach, por parecerme conveniente y explicativa. “Un segundo tipo - - dice Alarcos refiriéndose a la poesía de Blas de Otero - es la reiteración diseminada dentro del poema; entonces, igual que los estribillos, igual que los leimotiven, lo reiterado es como el hilo conductor, como el gozne en torno al cual gira la composición matizándola totalmente” (Op. cit.} p. 112). Ejemplos:

a) Vendrá de noche, sí, vendrá de noche,
su negro sello servirá de broche
qué cierra el alma;
vendrá de noche sin hacer ruido,
se apagará la lo lejos el ladrido,
vendrá la calma…
vendrá la noche… (Miguel de Unamuno.)

b) LUZBEL YO, Yo…
YO amanezco también
con este sol, que sólo anuncia el gallo.
Cómo nadie sospecha mi llegada,
un gallo es suficiente.
¡Estúpidos rincones soñolientos!
También ahí las calles se confían,
Sé abandonan durmiendo a los contornos
Vigilados por alguien. ¿Él quizá?
Pero ¿le importa a Él
Que esas desventuradas bestias - hombre y gallos -
Descansen, cacareen?
Le bastará la adulación rezada.
¡Ay, vanidad de Dios!
Que me acusen de orgullo: lo prefiero (Jorge Guillen.)

RETRUÉCANO o CONMUTACIÓN.



El retruécano repite varios vocablos o una frase entera, invirtiendo el orden de sus términos; es un trueque o permuta que vuelve la frase del revés. Se dicen las mismas palabras, pero en orden inverso y significación contraria, de modo que se produce un contraste. Destruye el sentido común para construir sobre sus ruinas una idea nueva (disocia y asocia). Una inversión de términos acarrea una inversión del ritmo de la frase, con lo que se renueva la vitalidad de la figura estilística. El retruécano es un verdadero juego de palabras del que sacan buen partido los escritores ingeniosos. Ejemplos:

a) Un santo triste es un triste santo. (San Francisco de Sales.)
b) ¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente? (Quevedo.)

POR COMBINACIÓN DE PALABRAS



1. Por analogía de; sonidos.


“La forma soñera de una palabra, de una frase - escribe Alarcos Llorach - , es arbitraria con respecto al significado, no existe obligatoriedad de que tales sonidos sean portadores de tal significación ;su relación es resultado de una convención social.
Pero los sonidos, como materia acústica, producen necesariamente luna reacción sensorial: resultan agudos o graves, ásperos o mates, y la capacidad sinestésica permite que se asocien a otras’ especie de sensaciones no auditivas, sino visuales, o táctiles, o a matices del estado sentimental del ánimo” (Op. cit., p. 139). ‘Tal potencia sugeridora de los sonidos es aprovechada ampliamente por los poetas, dando lugar a varias figuras estilísticas.


ALITERACIÓN.



La aliteración consiste en combinar repetidamente ciertos sonidos iguales o afines a lo largo de un verso, de una estrofa o de una frase; puede tratarse de letras y de palabras. Ejemplos:

Era un aire suave de pausados giros (Rubén Darío)

Onomatopeya. Es la imitación de ruidos o sonidos; con frecuencia logra a través de la aliteración. Ejemplos:
Los claros clarines de pronto levantan sus sones,
su canto sonoro. su cálido coro, Rubén Darío
En el ejemplo se sugiere el sonido metálico de la trompeta con le . dos: claros, clarines, canto, cálido y con la presencia de s.
Similicadencia. Consiste en la terminación del verso, oración o cláusula con la misma forma verbal. Ejemplo:
Hijo, para descansar es necesario dormir no pensar, no sentir, no soñar… (Manuel Machado)

PARONOMASIA.



La paronomasia es un juego de letras; consiste en reunir voces de pronunciación parecida (por lo tanto de sonido semejante), que al diferir en alguna letra tienen significación! muy dispar. Obliga al oyente - o al lector - a un desfuerzo intelectual y subraya el contraste. Enlaza con el juego de palabras y se presta para el chiste y la sátira.

Ejemplos:

a) Allí se vive porque se bebe.

c) Una pica lleva al hombro porque su suegra le dijo que ha de ganar por la pica lo que perdió por el pico. (Romancero.)

2. Por analogía de accidentes gramaticales.


DERIVACIÓN.



La derivación es una figura etimológica, emplea en la misma cláusula palabras derivadas del mismo radical. Unamuno, muy dado a la etimología - por inclinación tanto como por motivos profesionales - , dice que los juegos etimológicos “nos hacen hacer conciencia expresiva, expresión consciente, de lo subconsciente del lenguaje, sacarle a la luz las entrañas”. (Prólogo del Cancionero.) La derivación potencia el valor semántico de la palabra. Ejemplos;

a) Ya solas su vida pasa
ni envidiado ni envidioso. (Fray Luis de León.)
b) Pues mientras vive el vencido
venciendo está el vencedor. (Ruiz de Alarcón.)


POLIPOTE.



EI polípote, que también potencia el valor semántico, consiste? en usar la misma palabra en diferentes formas y accidentes gramaticales: Ejemplos:

a) Arrojóme las naranjicas
con las ramas del blanco azahar,
Arrojómelas y arrójenselas
y volvieómelas a arrojar

b) No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera. (Anónimo sevillano.)


HIPÉRBATON.



El hipérbaton invierte el orden gramatical de las palabras y la ilación lógica de las ideas; sea por buscar la elegancia en el estilo, sea por resaltar la belleza o la sonoridad de algún vocablo. Esta figura fue cultivada con gran esmero en los siglos XVI y XVII, y llega, con todas sus variantes, hasta nuestros días. Ejemplos:

a) Cerca del Tajo, en soledad amena,
de verdes sauces hay una espesura. (Garcilaso.)

b) En campos de zafiro pace estrellas. (Góngora.)


EQUIVOCO o DILOGÍA.


El equívoco consiste en el empleo de vocablos de doble sentido. Es otra figura rica en posibilidades cómicas, pues juega con los homófonos (jira y gira, honda y onda), los homógrafos (amo, dueño y amo, del verbo amar; vela, de barco y vela, de alumbrar), y los parónimos (véase paronomasia). Ejemplos:

a) Algún día los hierros de tus balcones presenciaron a solas yerros mayores. (Cantar popular.)
c) ¿Cómo es eso de prima?, preguntó Critilo. Ese nombre de prima no me suena bien. Sí hará, porque es muy cuerda. (Gracián.)

CALAMBUR.



El calambur se produce cuando al agrupar
de otro modo las sílabas de las palabras éstas cambian de significación. Ejemplos:
a) ¡ Oro parece, plata no es. (Oro parece plátano es.)
b) Los que me quieren mal me llaman cojo, siendo así qué lo parezco por descuido y soy entre cojo y reverencias, un cojo de apuestas, 51 es cojo o no es cojo. (Quevedo.) (Si escojo o no escojo.)

JUEGO DE PALABRAS.



Hay muchos tipos y constituye una cantera de comicidad, a la par que es prueba de ingenio y don de palabra. Utiliza varias de las figuras mencionadas: el zeugma, el retruécano, la paronomasia, el equívoco y el calambur.

FIGURAS DE PENSAMIENTO



Las figuras de Pensamiento emanan del asunto y las ideas, así que no dependen tanto de la forma lingüística como las figuras de: dicción Los tratadistas tradicionales solían señalar numerosas figuras casi tantas como modos hay de expresar el pensamiento; nosotros estudiaremos sólo las que gozan de plena vitalidad en la actualidad y dotan al análisis literario de una terminología dará y precisa - sin olvidar que, a veces, los giros que adquiere la expresión presentan matices tan sutiles que hacen Difícil el deslinde - . La clasificación que ofrecemos responde a la común en las preceptivas literarias. He aquí la sinopsis:


I. Figuras descriptivas o pintorescas.



Descripción:



1. Prosopografía.
2. Etopeya.
3. Retrato.
4. Topografía


Enumeración.



II. Figuras patéticas.



Exclamación. Interrogación retórica. Apostrofe o invocación. Optación:



1. Deseo vehemente.
2. Deprecación o súplica.
3. Maldición.
a) Imprecación.
b) Execración.
4. Amenaza o conminación.


Hipérbole. Prosopopeya o personificación.



III. Figuras lógicas. Sentencia;



1. Máxima, sentencia o apotegma.
2. Refrán, adagio, proverbio,
3. Epifonema.
Símil o comparación. Antítesis o contraste. Paradoja. Gradación o clímax.


IV. Figuras oblicuas o intencionales.



Perífrasis o circunlocución.
Alusión.
Eufemismo.
Reticencia.
Ironía.
Sarcasmo.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License