Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Figuras de dicción Parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




FIGURAS DESCRIPTIVAS O PINTORESCAS



DESCRIPCIÓN



La descripción es la presentación de objetos, seres (reales o fantásticos) y paisajes, explicando sus partes, cualidades y Circunstancias. La plasticidad propia de la pintura y la capacidad para despertar emociones son rasgos consustanciales a toda descripción acertada. Se ha dicho que la descripción es la piedra de toque de los buenos escritores. Martín Alonso expone las propiedades de la técnica descriptiva:

“Lo que mejor se describe no es lo que estamos presenciando, sino lo que hubimos de presenciar antes. El literato es un testigo desinteresado dé la actualidad. La descripción vive y se elabora en el recuerdo, como un eco. Se describe a través de las propias emociones.

La descripción para el literato no es una instantánea que copia. Se necesita lejanía y emoción. Esto no quiere decir artificio amanado, sino nostalgia de color y de línea. Las ideas que surgen de la acritud contemplativa requieren poso y antigüedad.

La descripción es la pintura animada de los objetos; es el cuadro que hace visible las cosas materiales. Su fin es dar la ilusión de vida. Entra en juego, en este arte, la imaginación para evocar lo que sé ha visto y para crear lo que no existe,

La primera condición del arte descriptivo es la viveza figurativa. Se; trata dé animar los objetos inanimados, de ofrecer una sensación plástica, sea paisaje o retrato, Para pintar la realidad es menester depurarla. El arte defiende el realismo, pero no admite las impurezas e inmoralidades.

Para pintar literalmente existen dos procedimientos: la observación directa y la indirecta. En la primera no es preciso acumular pormenores. Se trata de dar los más enérgicos y definitivos. La mejor descripción es la que produce la sensación más fuerte. Por la observación indirecta describimos cosas imaginarias.

Procuremos evitar los dos extremos: la vulgaridad y el exceso de fantasía” (Ciencia del lenguaje y arte del estilo, páginas 372 - 373).

1. Prosopo grafía.



La prosopografía es la descripción externa o física de una persona o animal. Ejemplos:
a) “En la casa vivíamos tres personas: mi madre y yo, y la vieja que había sido nodriza de mi madre, a quien llamábamos la Iñure. Me parece que estoy viendo a esta vieja. Era Haca, acartonada, la boca sin dientes, la cara llena de arrugas, los ojos pequeños y vivos. Vestía siempre de negro, con pañuelo del mismo color en la cabeza, atado con las puntas hacia arriba, como es uso entre las viudas del país”. (Pío Baroja, Las inquietudes de Shanti Andía.)
b) “Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos”. (Juan Ramón Jiménez.)


2. Etopeya.



La etopeya describe las cualidades morales y espirituales de una persona. Ejemplos:
a) “… lo que molesta es que me encuentro hueco, ¿sabes? Siento la vida completamente vacía: me acuesto tarde, me levanto tarde, y al levantarme ya estoy cansado; como que me tiendo en un sillón y espero la hora de cenar y de acostarme”. (Pió Baroja, Camino de perfección.)

b) 4… entró a decir don Celedonio de Obeso, ateo declarado y republicano agresivo; en el fondo un pedazo de pan, un zoquete”. (Pérez de Ayala, Belariního y Apolonio.)

3. Retrato.



El retrato supone la fusión de la pro sopo - grafía y de la etopeya; es decir, describe lo físico y lo moral a un tiempo. Ejemplos:

a) ¿Este que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte anos !que fueron de oro; los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes no crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los Unos con los otros: el cuerpo entre dos . extremos, ni grande ni pequeño; la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas y no muy ligero de pies: este, digo, que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el Viaje al pernaso, a imitación del de César Caporal Pe - rusino, y otras obras que andan por ahí descarriadas, y, quizá, sin el nombre de su dueño, llamase comúnmente Miguel de Cervantes Saa - vedra, fue soldado muchos años y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener - paciencia en las adversidades; perdió en la batalla naval de Le - panto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas del hijo del Rayo de la guerra, Carlos Quinto”.


4. Topografía



La topografía describe un lugar o paisaje.

Ejemplo:

a) “La plazuela de San Javier es reducida, chiquita;

su piso está en cuesta; se halla formada por el recodo de una callejuela. En lo alto, por encima de elevado tapial, asoma el follaje de una acacia. El sol muriente ilumina la verde hojarasca. Ya la luz solar ha ido subiendo por las fachadas. Tenue y suave, pone reflejos dorados y róseos en la blancura de los muros…” (Azorín, Doña Inés.)

ENUMERACIÓN



La enumeración es una descripción rápida y breve de objetos, ideas o partes de un todo, destacando sus cualidades individuales o no. Ejemplos;
a) Mi amado, las montañas,
los valles solitarios nemorosos, las ínsulas extrañas, los ríos sonorosos, el silbo de los aires amorosos. (San Juan de la Cruz.)


FIGURAS PATÉTICAS



En las figuras patéticas predomina el sentimiento; traducen la emoción que domina al escritor y expresan, por lo tanto, las ideas con una fuerza, vehemencia y apasionamiento superiores a lo normal


EXCLAMACIÓN



La exclamación equivale a un grito de emoción, a un desahogo de los sentimientos que embargan U oprimen al individuo. Suele ir entre signos exclamativos y comprende toda la gama sentimental y emotiva - alegría, júbilo, frenesí, nostalgia, melancolía, tristeza, pena, dolor, angustia, etc. Ejemplos:

a) 0h, noche, que guiaste,
oh, noche, amable más que la alborada;
oh, noche, que juntaste Amado con Amada, Amada en el Amado transformadal (San Juan de la Cruz.)

b) [Lengua castellana mía,
lengua de miel en el canto;
viento recio en la defensa, brisa suave en el llanto! (Juana de Ibarbourou.)


INTERROGACIÓN RETÓRICA.



En la interrogación retórica se pregunta sin esperar respuesta; la forma interrogativa sirve para evidenciar la certeza del que hace la pregunta. Ejemplos:,

a) cQué sa’ hizo aquel trovar, las músicas acordadas que tañían?
¿ Qué sé hizo aquel danzar
y aquellas ropas chapadas que traían? (Jorge Manrique.)
b) ¿Por qué, Teresa, y para qué nacimos? ¿Por qué y para qué fuimos los dos?; Por que y para qué es todo nada? (¡Por qiíé nos hizo Dios? (Unamuno.)

APOSTROFE o INVOCACIÓN (VOCATIVO)



El apostrofe es la exclamación o pregunta dirigida con vehemencia a un ser animado o inanimado, presente o ausente, real o imaginario. En el apostrofe ocurre una interrupción en el desarrollo del pensamiento para destacar y particularizar el ser a quien se habla. Cuando los seres que se invocan son inanimados o abstractos, el apostrofe presupone una personificación (véase prosopopeya). Ejemplos:

a) ¿Adonde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido? Como el ciervo huíste, habiéndome herido. Salí tras tí clamando y eras ido. (San Juan de la Cruz.)

b) Tú me levantas, tierra de Castilla, en la rugosa palma de tu mano, al cielo que te enciende y te refresca, al cielo, tu amo. (Unamuno.)

OPTACIÓN.



Conviene distinguir varios grados:


1. Deseo vehemente.



Cuando se expresa un deseo con ardor. Ejemplos:

a) Quítate ya los trajes, las señas, los retratos;
yo no te quiero’ así, disfrazada de otra, hija siempre de algo. Te quiero pura, libre, irreductible: tú. (Pedro Salinas.)
b) Vivir, vivir como siempre. Vivir en, siempre y amar, traspasado por el tiempo, las cosa en su verdad. Vivir desde siempre a siempre. (Leopoldo Panero.)

2. Deprecación o suplica.



Ruego ferviente para obtener un bien. Ejemplos:

a) ¡Oh, suetie de continuo,
Salinas, vuestro son en mis oídos, por quién al bien divino despiertan los sentidos, quedando a los demás amortecidos! (Fray Luis de León.)

3. Maldición.



Hay dos clases:

a) Imprecación, si por ira o venganza u otra pasión deseamos un mal al prójimo. Ejemplos:
a) ¡Ay triste!, ¿y aún te tiene
el mal dulce regazo?, ¿ni llamado al mal que sobreviene no acorres?, ¿ocupado no ves ya el puerto de Hércules sagrado? (Fray Luis de León.)

b) Execración, si el mal nos lo deseamos a nosotros mismos. Ejemplos:
a) ¡Infierno, abre tu boca y trágame! ; (Duque de Rivas, Don Alvaro.)
b) ¡Cuan gritan esos malditos! Pero ¡mal rayo me parta si, en concluyendo la carta, no pagan caros sus gritos! (Zorrilla, Don Juan Tenorio.)

4. Amenaza o conminación


Da a entender o anuncia graves males para; otra persona o para una sociedad entera. Ejemplos:

a) Las profecías del Viejo Testamento y el Apocalipsis de San Juan.
b) ¿Qué os pido? Un honor os pido, que me quitasteis vos mesmo;

Mirad que puedo tomarle por mis¡,manos, y no quiero, sino que vos me le deis.


HIPÉRBOLE o EXAGERACIÓN



La hipérbole valora o describe las cosas fuera de sus proporciones normales; engrandece o empequeñece las cualidades y las acciones exageradamente. Es una figura corriente en el lenguaje popular (aparte del literario), y juega un papel importante en el chiste y en el estilo jocoso - satírico. Constituye además un rasgo sintomático de la vida moderna, del hiperbolismo en boga. “En este peligro está cayendo el habla moderna - comenta G. M. Vi - valdi - : en el desprestigio por causa de la exageración repetida. Hoy, por influencia de la técnica publicitaria, se tiende al lenguaje hiperbólico; no se valoran las cosas, se “supervaloran”; el café, para que sea tal, ha de llamarse “supercafé”; y el chocolate, para atraer a los golosos, se tilda de “extrasuper - fino”. Los anuncios en los periódicos ocupan planas enteras. Todo lo que se anuncia es “grande”, “excepcional”, “extraordinario”..,” (Curso de Redacción, p. 227). Ejemplos: ”

a) Te lo he dicho mil veces.
b) Érase un hombre a una nariz pegado:

érase una nariz superlativa;
érase una nariz sayón y escriba;
érase un pez espada muy barbado. (Quevedo.)

PROSOPOPEYA o PERSONIFICACIÓN



La prosopopeya consiste en atribuir cualidades propias de seres animados y corpóreos a seres inanimados o abstractos; o acciones y cualidades del hombre a. otros seres animados o inanimados. La personificación de las cosas es un recurso estilístico abundantísimo.

“Uno de los más bellos sueños de la poesía - escribe Lape - sa - ha consistido en imaginar que la naturaleza está dotada de alma y que entre ella y los humanos se establecen corrientes de intercambio: sentimental” (Op. cif - , p. 39). Variantes comunes de la prosopopeya, son: la humanización, el dialo - gismo, la concretización, la dinanuzacion, la vivificación y la polivalencia.

I. Humanfíacon í.



1. El cosmos:



a) Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman;

el cielo se deshace en rayos de oro;
la tierra se estremece alborozada. Oigo flotando en olas de armonía rumor de besos y batir de alas. (Bécquer.)

b) Sólo se oirá la risa blanca de las estrellas
persiguiendo a las sombras por todos los caminos. (León Felipe.)


2. La Naturaleza:



a) La tarde loca de higueras y de rumores calientes cae desmayada en los muslos heridos de los jinetes. (García Lorca.)
b) - Miramelindo, mi amor, Mírame qué linda estoy. Mira qué roja color me puse por verte hoy. (Rafael Alberti.)


3. El reino animal:



a) Dijo la zorra al busto después de olerlo:
Tu cabeza es hermosa, pero sin seso. (Tomás de Iriarte.)
b) El sur es un llano lento que nadie entiende, donde a veces llora una cabeza de caballo al aire desesperado. Donde mi corazón sale por a buscar aliento, la tierra (Ricardo Molinari.)

4. Lo concreto y corpóteo:



a) … manchó, la soñadora transparencia de la tarde infinita el tren lejano, aullando de dolor hacia la ausencia. ; I (Herrera y Reissig.)
b) Torre. de Monterrey, cuadrada torre, qué miras desfilar hombres y días, tú me hablas del pasado y del futuro Renacimiento. (Unamuno.)

5. Lo abstracto e incorpóreo;



a) Tú, la viajera de siempre,
la que vienes de las tierras infinitas;
compañera! de mis viajes, ¡oh, tristeza peregrina! (Unamuno.)

b) Para los barcos de vela,
Sevilla tiene un camino;
por el agua de Granada sólo reman los suspiros. (García Lorca.)


II. Dialogismo.



El autor se desdobla y dialoga con el otro ser individualizado. Ejemplos:

a) ¡Oh, soledad, mi sola compañía,
oh, musa del portento que el vocablo diste a mi voz que nunca te pedía! Responde a mi pregunta: ¿Con quién hablo? (Antonio Machado.)

b) Te haces odiar, motocicleta, Terrible aparato modesto, Avispa - Vesubio - trompeta Siempre en erupción: te detesto. (Jorge Guillen.)

III. Concretización (Materialización, corporeización).



Lo abstracto adopta formas concretas, se corporeíza y materializa transformándose en seres u objetos sensibles. Ejemplos:

a) Allá, en el otro mundo tu alma, pobre perro, ¿no habrá de recostar en mi regazo espiritual su espiritual cabeza? La lengua de tu alma, pobre amigo ¿no lamerá la mano de mi alma? (Unamuno.)

b) No hay surtidor más alto
Que la gran injusticia’, funde estrellas, Apaga los destellos más felices. (Jorge Guillen.)

IV. Dinamización (Dinamismo, dinamificación).



Los seres inanimados y las formas inertes o estáticas se ponen en movimiento y transforman en fuerzas dinámicas. Ejemplos:

a) Por tus barrancos hondos y por tus cumbres agrias, mil Guadarramas y mil soles vienen, cabalgando conmigo a tus entrañas. (Antonio Machado.)
b) Sube, sube, balcón mío, trepa al aire sin parar:
sé terraza de la mar, sé torreón de navio. (Rafael Albcrti.)


V. Vivificación.



Puesto que el término implica dar vida, la humanización es igualmente una Vivificación; sólo que en este caso reducimos el significado de vivificar a dotar de vida animal a algo o a alguien, sin que ello represente necesariamente una des - humanizacióh o una animalización. Ejemplos:

a) [Las nubes] … apelmazadas y como delirantes, cual un rebaño que los aullidos de un animal feroz espantase, y lo era entonces el silbar siniestro del aire… (Ramón Pérez de Ayala, Tinieblas en las cumbres.)

b) La hoguera pone al campo de la tarde, unas astas de ciervo enfurecido. Todo el valle se tiende. Por sus lomos, caracolea el vientecillo. (García Lorca.)
VI. Polivalencia (plurivalencia e intervalencia).
Todos los niveles del ser - mundo del hombre, de los anímales, de las planta!, de los minerales, de los astros - se interfieren, superponen, trasfunden o identifican. Ejemplos:

a) … pobres gallos ingleses, dos monstruosas y agrias flotes carmíneas… (Juan Ramón Jiménez, Platero y yo.)

FIGURAS LÓGICAS



Las figuras lógicas comunican mayor vigor a las ideas, buscando expresar los matices que las hacen más claras y precisas.


SENTENCIA



La sentencia expresa en pocas palabras un pensamiento profundo, frecuentemente de tipo moral. Toma diversos nombres que aquí agrupamos.

1. Máxima, sentencia o apotegma.



Cuando se trata de un pensamiento de origen culto y, a menudo, de autor conocido. Ejemplos:

a) La fortuna ayuda a los audaces. (Virgilio.)
b) La pluma es la lengua del alma. (Cervantes.)


2. Refrán, adagio, proverbio.



Si tiene origen popular y anónimo. Ejemplos:

a) Año de nieves, año de bienes.

b) Haz bien y no mires a quién.

3. Epifonema o moraleja.



La epifonema es una reflexión final que resume enfáticamente lo que precede. Ejemplos;
a) Al rey la hacienda y la vida
se ha de dar, mas no el honor:
que es patrimonio del alma, ¡Y el alma sólo es de Dios! (Calderón, El alcalde de Zalamea.)
b) Al brillar un relámpago nacemos
y aún dura su fulgor cuando morimos:
¡tan corto es el vivir! (Bécquer.)

SÍMIL o COMPARACIÓN



El símil presenta la relación de semejanza entre dos ideas, a fin de que la menos conocida resulte mas comprensible. Compara un hecho real cotí Otro imaginado que posee cualidades análogas, pero en grado superior; el hecho real adquiere las cualidades del imaginado y se hace por ello más expresivo. El símil es una de las figuras estilísticas más usadas, especialmente en el lenguaje poético donde destaca en la antesala de la metáfora por su calidad estética y poicndalklad. (Véanse en los ¡ropos sus relociones con la metáfota.) Ejemplos:

a) Murmullo que en el alma se eleva y va creciendo, como volcán que sordo anuncia que va a arder… (Bécquer.)
b) Y todo en la memoria se rompía, tal una pompa de jabón al viento. (Antonio Machado.)

ANTÍTESIS o CONTRASTE



La antítesis contrapone dos ¡deas o pensamientos. Es una asociación por contraste, por choque, para dar mayor relieve a la idea; equivale a la combinación de luces y sombras del claroscuro en la pintura, y se presta para el humorismo, “El contraste de elementos - explica Alarcos Llorach - […] conduce también al aumento de las resonancias expresivas de aquéllos, cuyo ronLeni.do choca dentro de una misma secuencia, El contraste es normalmente binario; de ello resulta que el verso, la estrofa, o el poema, en que se producen, quedan polarizados como en dos zonas rivales que se iluminan mutuamente y se balancean en un ritmo de vaivén - Este binarismo se da también en las reiteraciones” (Op.cif., p.lll).

El prestigio literario de la antítesis es antiguo. “La antítesis - escribe Dámaso Alonso - es un recurso estilístico de todas las épocas; existente en la poesía popular, se agudiza en las escuelas más cortesanas y cultas. Arrastrada de los cancioneros y del petrarquismo a la segunda mitad del siglo xvi, va a tener un extraordinario desarrollo en el conceptismo y el gongorismo del siglo xvn” (Poesía española, p. 289).

El contraste puede buscarse por oposición de palabras (antónimos), frases de significado contrario (a veces dándole forma semejante), repetición de vocablos en !as frases contrapuestas, etc. De lo que no cabe duda, como afirma C. Bousofio, es que “cuanto más tuerte sea esa oposición, más nítida, más individualizada aera la representación que de las cosas nos forjemos” (Teoría, p. 201). Ejemplos;

a) A - florecer las flores madrugaron. Y para envejecerse florecieron;

Cuna y sepulcro en un botón hallaron.


PARADOJA



La paradoja es una antítesis superada que hermana ideas contrarias en un solo pensamiento. No es más que un absurdo aparente, pues en el fondo está llena de sentido y esconde una verdad o un modo nuevo de ver la verdad. Para Unamuno, escritor paradójico si los hay, “la paradoja no es sino el repensamiento, la revisión de un lugar común y no pocas veces el lugar común mismo presentado por otra cara [… ] la paradoja de hoy es el lugar común de mañana, como el lugar común de hoy fue ayer o anteayer paradoja” (O. C., Madrid, Afrodisio Aguado, XI, p. 731). Ejemplos:

a) La noche sosegada,
en par de los levantes de la aurora, la música callada, la soledad sonora, la cena que recrea y enamora. (San Juan de la Cruz.)
b) Vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que muero porque no muero. (Santa Teresa.)

GRADACIÓN o CLIMAX o MATIZACION - La grada -



don consiste en una serie de pensamientos o palabras presentados en escala ascendentes o descendente, según el orden de su importancia. La gradadón ascendente - adara Bou - , soño - posee dinamismo positivo; la descendente, dinamismo negativo [ … ]. Ello se debe a que el climax ascensional implica entusiasmo, y ya sabemos que el entusiasmo engendra veloci - dad expresiva. Y lo contrario ocurre en el climax descendente” Ejemplos;
a) Oh excelso muro; oh, torres coronadas de honor, de majestad, de gallardía! (Góngora.)


FIGURAS OBLICUAS O INTENCIONALES



Las figuras oblicuas, como el término sugiere, se caracterizan por expresar los pensamientos de una forma indirecta y responden, por lo tanto, a la intención que mueve al autor. Todas ellas se prestan para el humor.

PERÍFRASIS o CIRCUNLOCUCIÓN



La perífrasis dice . con un rodeo de palabras lo que podría decirse con menos o hasta Con una sola. Rehuye la expresión directa para evitar las repeticiones y as expresiones vulgares o duras; da a conocer. circunstancias o hechos relacionados con la idea que se trata de comunicar, ,al tiempo que embellece el estilo. La perífrasis guarda un estrecho nexo con otros recursos estilísticos que implican la comparación, así la hipérbole, el símil y la metáfora (véanse). Ejemplos:

a)Allí los ríos caudales, allí los otros, medianos
y más chicos; allegados, son iguales
los que viven por sus manos (por los artesanos)
y los ricos. (Jorge Manrique.)

ALUSIÓN



La alusión es la perífrasis que hace referencia a persona o cosa conocida sin nombrarla, W - Kayser demuestra la complejidad de la alusión con los siguientes datos:

“En la alusión es necesario que el oyente añada algo para que el sentido se torne completamente comprensible. En la lectura de textos antiguos, el lector necesita, por ejemplo, considerables conocimientos de mitología para comprender bien las alusiones […], Del mismo modo, los conocimientos bíblicos del lector moderno en general no bastan para entender todas las alusiones de ras obras poéticas antiguas (para no mencionar aquí la comprobación de inconscientes dependencias bíblicas, tanto en el lenguaje como en los conceptos) […}. Al extranjero, la mayor parte de las veces se le escapan las alusiones a proverbios y modismos locales. Cuanto más se cuente con un público - sobre todo con un público homogéneo - , tanto más vasto será el papel de la alusión en un texto literario. Es uno de los medios estilísticos más útiles para determinar la atmósfera social en torno a una obra” (Op. cit; pp. 150 - 151). Ejemplos:

a) Aquél sólo me encomiendo, aquél sólo invoco yo de verdad,
que en este mundo viviendo, el mundo no conoció su deidad (por Cristo). (Jorge Manrique.)

EUFEMISMO



El eufemismo es la perífrasis que se emplea para evitar una expresión penosa u horrenda, grosera o malsonante. Ejemplos:
a) Le señaló la puerta (por echarlo de casa).
b) Pasó a mejor vida (por morir).

RETICENCIA



La reticencia es la figura que deja ut^á frase sin acabar sea porque se sobrentiende la idea (en cuyo caso equivale a ¿una sugerencia, llena de posibilidades humorísticas), sea por manifestaciones anímicas (figura patética, entonces).; “Exterlórmente - escribe M. Gayol - la reticencia se indica por los puntos suspensivos en la escritura y por el tono de voz en la conversación o discurso. Usamos de esta figura en muchas ocasiones: en todas aquellas en que parece el silencio más expresivo que la palabra. En la reticencia el aspecto intencional predomina sobre el patético.

Y al dejar incompleto el pensamiento para que se adivine su total sentido, la reticencia aumenta el vigor expresivo de ciertos pasajes. Equivale hoy apio que llamamos sugerencia, o sea, la poesía como sugestión^ indudablemente de más puras y ricas esencias que la de la expresión clara y directa” (Teoría literaria. La Habana, Imprenta:!.El Siglo XX, 1945, p. 182). “Las pasiones del alma - aclara F, C. SaÍnz de Robles - originan la reticencia, la cual nos da a entender el sentido de Ío que no se dice y a veces mucha más de lo que se calla. Como figura retórica, expresa perfectamente todo lo que hay de tumultuoso, de desordenado en la colera, en la indignación, en la amenaza; pinta la agitación del hombre que en un principio se deja arrebatar y no mide sus palabras, y después se detiene por temor de decir demasiado; pero esto no es más que un artificio calculado.

Se hace uso de la reticencia cuando se quiere hacer sospechar una cosa sin decirla expresamente. Ante la reticencia, la imaginación va mucho más allá que la palabra”. (Op. cit., página 1043.) Ejemplos:

a) Con todo eso, dijo Don Quijote, mira. Sancho, lo que haces, porque tantas veces va el cantari - llo a la fuente.., y no digo más. (Cervantes.)
b) Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡yo no sé qué te diera por un besol (Bécquer.)
c) Teníamos los dos desangradas las flores del corazón, y acaso llorábamos sin vernos… Cada nota encendía una herida de amores… … El dulce piano intentaba comprendernos. (Juan R. Jiménez.)
d) Hay golpes en la vida, tan fuertes… YO no sé! Golpes como el odio de Dios; como sí ante ellos, la resaca de todo lo sufrido se empozara en el alma… ¡Yo no sé! (César Vallejo.)
e) Esa puerta por donde
la cal azul de los pilares entra a mirar como niños maliciosos la timidez de nuestras dos caricias que no se dan porque la puerta, abierta… (Carlos Pelliccr.)
f) Gorriones, asoleados, las palabras,
no querían dejar el cedrón de tu boca;
tus ojos desmayaban en cojines de bruma;
y los cinco juguetes de tus dedos se dormían sin cuerda, entre los míos… (Leopoldo Marechal.)

IRONÍA.



El Diccionario de la Real Academia Española la define como “Figura retórica que se comete cuando se da a entender lo contrario de lo que se dice”. La ironía es tan común en ¡a vida diaria como en la literatura, y constituye el ingrediente básico de la burla y el humorismo. Santiago Vilas puntualiza sus rasgos de este modo: “Viene a ser el ingenio con intención (”la ironía objetivadora es esencial a todos los humoristas”, Heine); ironía, del griego “interrogar fingiendo ignorancia”, dice lo contrario de lo que quiere decir (”en lugar de decir lo que pensamos, fingimos pensar lo que decirnos”, Ortega y Gassct); constituye en realidad un desdoblamiento e implica otro hombre que conozca la doblez, lo que “se quiere decir” además de lo que “se dice”.

Se la ha llamado socarronería refinada; la condicionan la oportunidad y la intención. Está más cerca del ingenio que del humorismo, aunque es elemento componente de ésteíen cuanto juego del intelecto. Limita, por lo bajo, con la sátira y el cinismo, y se manifiesta exteriormente en una sonrisa, o en una risita si la intención es maligna. Usa de la paradoja, es una forma retórica, y cuando la ironía es humorística, sin malicia, la llamamos “romántica”. Con o sin malicia, la encontramos en abundancia en epigramas, retruécanos, humoradas, en lo picaresco, en el tremendismo…” (El humor y la novela española contemporánea. Madrid, Guadarrama, 1968, pp.J 95 - 96). Para Ramón Pérez de Ayala es “tuna especib de tolerancia intelectual, que proviene del comprender, y se traduce en una forma superior de la sonrisa, tan cauta, que los hombres poco serios, por exceso de seriedad, ni se percatan siquiera, y presumen que se les toma en serio”. (Obras completas, III, p. 37.)

Ejemplos;

a) Sentóse el licenciado Cabra y echó la bendición;
comieron; una comida eterna, sin principio ni fin;
trajeron caldo en unas escudillas de madera, tan claro, que en comer una dellas peligraba Narciso más que en la fuente. Noté con la ansia que los macilentos dedos se echaban a nado tras un garbanzo huérfano y solo que estaba en el suelo.
(Quevedo El Buscón.)

costado, de tabardillo, de peste, de heridas, sino murió de un doctor Tal que le dio, de un doctor Cual. Y es de advertir que en todos los oficios, artes y estados se ha introducido el don en hidalgos, en Villanos. Yo he visto sastres y albañiles con don y ladrones y galeotes en galeras. Pues si se mira en las ciencias, en todas hay millares. Sólo de los módicos ninguno ha habido con don, pudiéndolos tener muchos: mas todos tienen don de matar”, y quieren más din al despedirse que don al llamarlos. (Quevcdo, Visita de los chistes.)

Gocemos, si; la cristalina esfera
gira bañada en luz: bella es la vida
¿Quién a” parar alcanza la carrera
del mundo hermoso que al placer convida?
Brilla radiante e! sol, la primavera,
los campos pinta en la estación florida:
Trueqúese en risa mi dolor profundo…
Que haya un cadáver más ¿qué importa al mundo?
(Espronceda.)


LOS TROPOS



SINÉCDOQUE



Consiste en la sustitución de una expresión semánticamente más amplia (todo, plural, género) por otra semánticamente más restringida (parte, singular, especie), o al revés.
Ejemplo
Sevilla a voces me llama
el Burlador, y el mayor
gusto que en mí puede haber
es burlar a una mujer
y dejalla sin honor.

METONIMIA



Sustitución de un término propio por otro que se encuentra con él en una relación real (causal, temporal, espacial, funcional…).
Ejemplo
Madrid, corazón de España,
late con pulsos de fiebre.
Si ayer la sangre le hervía,
hoy con más calor le hierve.

METÁFORA



Identificación entre dos elementos, inicialmente diferentes, de manera que sustituyen un elemento real (expreso o implícito) por otro imaginario que tiene relación de analogía (no de similitud) con el real.
Ejemplo
Nuestras vidas son los ríos
que van a dar a la mar
que es el morir.


ALEGORÍA


Es una metáfora continuada, en que cada una de las metáforas está en relación con la anterior y con las siguientes.
Ejemplo
¡Ay, choza, vil instrumento
de mi deshonra y mi infamia!
¡Cueva de ladrones fiera,
que mis agravios ampara!
Rayos de ardientes estrellas
en tus cabelleras caigan,
porque abrasadas estén,
si del viento mal peinadas.


Autor:

Pak





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License