Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Fundamentos de la Teoría y Práctica de la Traducción Parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




También existen trabajos basados en una lingüística comparada tradicional, heredera de los estudios diacrónicos del anterior, que lo que hace es usar categorías de gramáticas tradicionales y efectuar comparaciones entre las lenguas, de unidades aisladas. Por ejemplo, García Yebra, en Teoría y Práctica de la Traducción, nos presenta el comportamiento del castellano frente al inglés, el alemán y el francés. Se considera un valiosísimo trabajo por la enorme cantidad de explicaciones lingüísticas, de ejemplos de tipo comparativo, que al menos en principio pueden ayudar en gran medida al traductor y sobre todo, al aprendiz de traductor. No obstante, es criticado, porque no apunta a una visión global del proceso traductivo, es decir, no se trata de un método de traducción, sino de abundante ejemplificación y generalmente aislada del texto en el que se produce.

Existe también otro grupo, el propio de las estilísticas comparadas, que efectúan análisis entre lenguas pero teniendo en cuenta estudios de estilística interna.

Sus pioneros, Vinay y Darbelnet en su Estilística comparada del francés y del inglés ofrecen una lista más o menos amplia de los contrastes existentes entre la lengua inglesa y la francesa, tanto en los niveles léxicos como de articulación del mensaje morfosintáctico o del mensaje completo.

Del mismo modo, Malblanc también presenta su Estilística comparada del francés y del alemán. La principal aportación de este estudio son los llamados procedimientos de traducción porque inauguran nuevas categorías para realizar el análisis comparado.

Dentro de estos enfoques lingüísticos también se sitúa Newmark, que añade más procedimientos de los recogidos en la categoría estilística comparada y destacar de su Manual de traducción, la tipología que ofrece de las diferentes traducciones posibles (distinción entre traducción semántica y comunicativa).

B) Un segundo gran bloque dentro de estas teorías de la segunda mitad del siglo XX son las teorías basadas en la traducción como una operación intertextual, es decir, a partir de los 70, la traducción ha avanzado desde las concepciones basadas en los sistemas lingüísticos de Saussure hacia la noción de traducción de textos individuales. Se caracterizan por su reivindicación de la traducción como tal, de texto a texto, ya que no se traducen de lengua a lengua.

Esta aplicación de las consideraciones textuales se reflejaron en la formulación de tipologías textuales a las que se asignaban determinados métodos de transferencias.

Rosa Rabadán (perteneciente a la escuela polisémica) comenta que tras este furor de las taxonomías textuales, la escuela alemana se decanta en los años 80 por una orientación claramente funcionalista. La escuela alemana en principio, se había asentado en la equivalencia, estableciendo distintos tipos según los diferentes niveles del análisis textual (equivalencia textual, formal, pragmática, denotativa…)

Frente a estos inicios de la escuela alemana, ahora se considera un gran número de factores extratextuales que, aunque no están en el texto, son imprescindibles para su análisis. Por ejemplo, en la escuela de Leipzig, Neubert toma como marco de referencia los sistemas textuales prototípicos de dos culturas. El concepto básico es el texto prototipo, que es el conjunto de convenciones pragmáticas y formales, que hacen que un texto sea reconocido como novela, soneto, artículo, etc…, en determinada cultura. Traducir es transferir el prototipo textual original al prototipo textual de la cultura receptora.

En resumen, según Hurtado Albir, podemos distinguir dos enfoques:



- Aquellos que hacen hincapié en el análisis intratextual, da lugar a textologias comparadas (establecimiento de tipologías textuales en dos lenguas y comparar).

- Aquellos que además añaden aspectos extratextuales que intervienen en la traducción.
Muchos de los del segundo grupo podían tener cabida dentro de un tercer gran bloque de enfoques socio - culturales.


3. Enfoques socio - culturales.



Aquellos que hacen clara referencia a los aspectos intraculturales de la traducción, los que rodean la traducción, incidiendo en los elementos y en la importancia de la recepción de la traducción.

Entre los más importantes podemos citar a Nida y Taber, traductores bíblicos contemporáneos, que tras haber recogido enseñanzas en teorías comunicativas, gramática generativa y sociolingüística, destacan sobre todo por haber introducido los conceptos de cultura de llegada, equivalencia dinámica y, por tanto, la figura del receptor como elemento activo para la traducción.

También Maurice Pergnier , en Los fundamentos sociolingüísticos de la traducción, considera la traducción como un hecho comunicativo y destaca porque concede una gran importancia a la enunciación y comprensión del lenguaje.

Este tercer enfoque estudia la teoría como resultado, como producto de un proceso de transferencia y se conoce como teoría polisistémica y su aplicación en Europa se conoce como Escuela de Manipulación.

La teoría polisistémica considera la literatura como un sistema complejo, de carácter dinámico en el que no sólo entran en consideración las producciones textuales, sino también la recepción de éstas en el contexto lingüístico y su estatus dentro del sistema literario en el que han nacido.

La traducción es un factor primordial para la configuración de un sistema literario, pues actúa un vehículo de elementos innovadores y un instrumento para afianzar y reforzar el modelo literario de esa cultura.

En esta teoría veremos que son fundamentales las nociones de equivalencia y de norma.

La equivalencia no significará correspondencia lingüística ni identidad semántica, sino que se concibe como una noción relacional que se establece entre todo original y una de sus traducciones.

Por la noción de norma entenderemos aquellas pautas de comportamiento del traductor que nos determina qué actuación traductora se considera aceptable y válida en una cultura dada y en un periodo lingüístico determinado.

Las normas descansan en factores de recepción; en cada periodo histórico se hacen unas traducciones siguiendo las normas vigentes y determinados tipos de traducción variarán en función de los receptores y del medio.

En definitiva, los objetivos principales del modelo polisistemático son averiguar cómo es una traducción, estudiar su recepción en la cultura de llegada así como la posible influencia en el desarrollo del polisistema literario y cultural del contexto receptor.

La Escuela de la Manipulación en boga en la actualidad es la representada por el área holandesa (TOURY), aparece como un resultado de la aplicación en Europa de los sistemas polisistemas y la traducción se ve como un tipo textual más, siendo parte integral de la cultura meta y no una simple reproducción de otro texto. El objeto de estudio es la recepción de las traducciones y especialmente su repercusión en la cultura de llegada; es decir, el objetivo prioritario ya no es la descripción de producto de traducción, sino que interesa sobre todo averiguar la función / repercusión de este texto traducido en la cultura de llegada.

Hay quienes cuestionan si estos estudios no pertenecen más bien a un sociólogo de la literatura y critican que con ellos nos estamos distanciando de la pragmática de la actividad traductora. Otros opinan que puede que esté muy bien para la traducción de textos literarios, pero que no da cuenta ni explica la traducción de textos operativos.

Rabadán, sin embargo, defiende su operatividad en esferas textuales menos atendidas que la literatura, como la publicidad, el doblaje y subtitulado, la traducción para escenas en las que cuestiones de marketing y recepción del producto son consideraciones prioritarias

Otra corriente muy conocida es la Teoría del Skopo. Vermeer elabora esta teoría y parte de la función del texto traducido en la cultura de llegada, lo que él llama texto en situación.

La traducción es una actividad que viene determinada por el fin que persigue. La consideración prioritaria, por tanto, determinada por el traductor es la especificidad de los receptores y la situación en la que se va a producir la recepción del texto traducido.

Factores como el público a quien va dirigida, los objetivos de la traducción e incluso las características concretas que va a tener su publicación, van a influir en todo el proceso de la traducción y a determinar los medios verbales y vamos a elegir para esa traducción.

Podemos mencionar también pese a lo poco conocido, los enfoques feministas de la traducción en EE.UU. y la llamada sociocrítica de la traducción de Canadá.

Brisset toma como principio fundamental que todo proyecto de traducción está gobernado en última instancia por el discurso social de la cultura receptora. La traducción deja de ser comunicación intercultural para convertirse en herramienta para la construcción de una identidad nacida a través de la literatura.

La afirmación y legitimación del discurso independentista de Québec más la búsqueda de una lengua natal y el procurar identificarse como nacida diferenciada son los fines últimos de las traducciones que realizan.

El traductor manipula la traducción porque mediante amplificaciones / repeticiones de determinadas zonas textuales defiende y propaga su intención.

En definitiva, el traductor y el receptor están creando un segundo nivel interpretativo y están superponiendo una intencionalidad distinta a la del autor original.

Las teorías feministas americanas mantienen la misma idea de la manipulación de la identidad y el consiguiente cambio de funciones en la cultura de llegada.

En definitiva, el traductor no debe ser transparente ni pasar desapercibido.

4. Grupo de enfoques psico - lingüísticos que se caracterizaban por un acercamiento a la traducción como proceso, es decir, son trabajos que se centran en el análisis de los procesos mentales que efectúa el traductor.

Dentro de ellos podemos destacar los trabajos realizados por la E.S.I.T. (École Supérieure d’Interprètes et de Traducteurs), conocidos como la teoría interpretativa o teoría del sentido. Enfoca la traducción desde una perspectiva esencialmente comunicativa. Las traducciones no pueden ser esclavas de las palabras ni el resultado de una mera declaración formal entre dos lenguas. Parten de una interpretación centrada no en los enunciados lingüísticos, sino en las ideas, y por supuesto, hacen total abstracción de las formas.

La finalidad del traductor es recomponer la intención del autor en una nueva lengua:



la traducción es considerada acto de comunicación, operación textual y actividad del sujeto y, es por esa actividad del sujeto, por la que se ocupan de los procesos mentales del traductor.

En todo proceso de comprensión, el individuo, a partir de su saber lingüístico y extralingüístico interpreta el texto y construye un sentido, elabora una síntesis cognoscitiva a partir de los elementos presentes en el acto de comunicación. Esa síntesis ( que llaman sentido) pierde su forma verbal (desverbalización) y producirá un efecto en el destinatario cuando sea reformulado utilizando los medios propios de la lengua de llegada.

Hay que destacar, dentro de este grupo a Delisle, con su Análisis del discurso como método de traducción (1980), que es una obra fundamental, a pesar de que parte de escuelas de interpretación en lo que lo importante es la interpretación del texto. También destacamos a Seleskovitch y Lederer.

Existen también enfoques puramente psicológicos que tienen un gran número de seguidores en Alemania. Son más bien estudios experimentales, que pretenden conocer los mecanismos mentales del proceso traductor, mediante la técnica TAP (Think Aloud Protocol). Básicamente el procedimiento consiste en la verbalización por parte del traductor de su discurso mental, de las secuencias lógicas que produce en el mismo momento que está traduciendo.

El procedimiento es discutible, porque los datos son indirectos. La validez y la neutralidad de pensar en voz alta también son cuestionables. La producción mental y su consiguiente verbalización tampoco son simultáneas. Sin embargo, no cabe duda de que es un procedimiento importante y se puede aplicar a la enseñanza de la traducción, ya que si se consigue aislar y catalogar los procedimientos y estrategias mentales del proceso de traducción, sería posible enseñar a los futuros traductores a educar su cerebro para seguir los pasos correctos.

Todavía no están sus hallazgos sólidamente establecidos y será preciso refinar los procedimientos de análisis, así como esperar a tener estudios más sofisticados en psicología cognitiva, bilingüismo y relaciones entre lenguaje y pensamiento.

5. Grupo de enfoques o estudios filosóficos y / o hermenéuticos, donde se podrían agrupar aquellos estudios o autores que inciden en la dimensión hermenéutica de la traducción o en los aspectos filosóficos relacionados con ella. Se trata de autores que, como Steiner, defienden la traducción como movimiento hermenéutico.

En definitiva; siempre hay un sujeto interpretante, el traductor, que tras realizar una serie de opciones, modifica el texto origen y lo transforma en el texto término.

Emilio Ortega Arjonilla y Leandro Félix, en sus Apuntes para la Teoría Hermenéutica de la Traducción, consideran que la traducción es un proceso complejo, en el que convergen, sin coincidir, el autor del TO y el traductor, cuando en realidad es un autor de la reacción de este texto en lengua meta. Hay un acercamiento entre autor, texto y lector y hay que resolver los problemas que susciten los encuentros entre autor /traductor, TO /TM, lector original /lector de traducción.

La aproximación hermenéutica más moderna se viene practicando en los últimos años en EE.UU. y, para ellos la traducción es, ante todo, transmisión de cultura y el estudio filosófico del significado. El punto de partida de su hermenéutica aplicada a la traducción considera que el significado es específico de cada cultura y, por tanto, es imposible reproducirlo en un medio diferente de quien lo produjo, siempre habrá pérdida en el significado.

El foco de atención está en la intención y capacidad interpretativa del traductor. Su tarea principal será determinar la dirección que tomará su significado en el texto cuanto antes de proceder a la transferencia.

6. Podríamos hacer un grupo de enfoque interdisciplinario, que recogen algunos autores, que presentan estudios integradores de muchos de los puntos de vista anteriores, o bien que no podríamos situar en ninguno de los puntos de vista anteriores (por ejemplo, Hatirr y Mason, con Teoría de la Traducción o el profesor y traductor Salvador Peña con Traductología).

En realidad, su obra pretende un modelo calificado de socio semiótico, que adopta una perspectiva pragmática, que incluye estilística, sociolingüística y semiótica. Consideran que el traductor debe dejar todas las puertas abiertas al lector, para que pueda realizar el mayor número de interpretaciones posibles.

Estipulan tres dimensiones del contexto:



- Dimensión comunicativa:



cuestiones relativas a usuarios y usos del lenguaje.

- Dimensión pragmática:



con las cuestiones de los actos de habla, implicaturas y presuposiciones.

- Dimensión semiótica:


que considera dos signos en interacción, gracias a la intertextualidad.

Por supuesto, todos los factores estarán siempre condicionados y supeditados a la cultura e ideología del momento dado.
Hay también una obra de Douglas Robinson, que podríamos calificar de respuesta somática, de concepción de la traducción. Propone que el significado y su interpretación en la traducción están condicionados por respuestas somáticas o corporales, que a su vez están controlados por el contexto, además de por la ideología de la comunidad.

En realidad, la equivalencia entre texto original y texto traducido es en principio somática, es decir, se sienten como iguales.

Robinson estructura sus pensamientos, en torno a tres sellos impuestos al traductor desde siempre y que deben romperse para llegar al conocimiento profundo del acto traductor:

dualismo, perfeccionamiento e instrumentalismo, que se han dado en la tradicional ideología occidental. Con ellos se refiere al continuo planteamiento dicotómico, por otra parte, se refiere a la continua imposición por encima de las decisiones individuales o sentimientos específicos del traductor y con respecto al perfeccionamiento, el afán por lograr perfectamente los mismos efectos del original, con lo cual, el traductor está abocado irremediablemente al fracaso, porque piensa que el traductor elige las palabras y expresiones y siente como correctas que la equivalencia es sólo una afición y nunca el verdadero objetivo final de una traducción y que las reglas normativas no favorecen las elecciones del traductor, sino que lo que hacen es negar las emociones, motivaciones, actividades y asociaciones indispensables en el trabajo del traductor.

Tema 3. El proceso de traducción



Ya hemos visto la importancia de distinguir traducción como proceso y traducción como resultado.

Es importante tener en cuenta el proceso llevado a cabo en el acto de traducir, conocer los procedimientos seguidos en las decisiones tomadas durante este acto. Además, con vistas al proceso de enseñanza y aprendizaje de la traducción, habrán de definirse también las etapas del proceso de traducción.

Evidentemente, no puede entenderse la traducción como una simple transcodificación, de ser así bastaría con conocer cada uno de los códigos y el proceso sería prácticamente automático. Parece que también está claro que en la traducción de textos en las lenguas naturales, el traductor debe desentrañar el sentido del texto de la lengua de origen a fin de reproducirlo con los medios de la lengua término.

García Yebra distinguía en el proceso de traducción una primera fase semasiológica de comprensión y una fase onomasiológica de expresión.

En la comprensión, el traductor actúa como receptor en la lengua de origen y busca el sentido del texto original. Debe ser un lector extraordinario que se acerque todo lo posible a la comprensión total del texto, algo considerado inalcanzable.

En la fase de expresión, el traductor actúa como emisor en la lengua término y busca las palabras y expresiones capaces de reproducir lo que comprendió del texto original.

Considera García Yebra que esta es la auténtica traducción:



el traslado del contenido del texto original al nuevo texto construido con elementos de la lengua término.
R’ C E ‘ LO ‘ TLO (=R’) C’ E’ ‘ LT ‘ TLT (=R'’) C'’

Encontramos, por una parte, la realidad extralingüística (R) que transmite estímulos al hombre. Los estímulos provocan la comprensión (C) si traspasan esos obstáculos.

La expresión (E) también tiene una barrera porque no siempre podemos expresar lo que hemos comprendido. La mejor forma de expresarnos es mediante el lenguaje y el producto de esta expresión será siempre un texto. Dicho texto en la lengua de origen constituye una realidad de segundo grado (R’) (derivada de una realidad auténtica).

El siguiente paso es la comprensión del autor que actúa sobre esa realidad de segundo grado. Su comprensión estará limitada a sus capacidades intelectuales, a su propia visión del mundo, etc..

Así, el proceso desarrollado por el autor concluye con el texto en lengua de origen. Es en la comprensión de los lectores donde se suele clausurar el proceso iniciado en la comprensión original.

A esto puede seguir un nuevo proceso expresivo, bien mediante la paráfrasis, o bien mediante la traducción.
Mediante la paráfrasis, el lector del texto en lengua origen tiende a comunicar lo que ha comprendido de éste. Su comunicación suele ser una conversación ordinaria, un comentario a un miembro / s de la comunidad lingüística o de otras comunidades desconocedoras de la lengua origen, pero no se puede dar el nombre de traducción.

La traducción surge cuando este lector siente, en relación con otros miembros de una comunidad lingüística cuya lengua conoce, el deseo de comunicar con la mayor exactitud posible el contenido del texto en lengua origen. Así, se inicia el proceso de traducción en E’, que a través de la lengua término culminará con un texto en lengua término que supondrá una realidad de tercer grado. La comprensión que sigue es la meta natural de la traducción (C'’). Para esta comprensión, el traductor necesita de la intuición, pero ésta puede no ser suficiente y habrá que llegar a un conocimiento científico o técnico. Igualmente, para que el traductor pueda alcanzar la comprensión del texto en lengua origen habrá de pasar por la lengua origen para conocer el sistema lingüístico en que este texto se ha producido.

Esto se basa en la fundamentación de que la teoría sí es necesaria. Considera García Yebra que este sistema lingüístico funciona simultáneamente en tres planos, que son los que hay que alcanzar para comprender un texto:

- Fónico:


esencial para el intérprete y generalmente sólo posee valores estéticos para el traductor.

- Léxico :



significado sin más de los signos lingüísticos.


- Gramatical:



atenderá a las posibles modificaciones de significado de estos:

- Signos lingüísticos debido a las formas variables que adoptan, con lo que estaríamos en un aspecto morfológico.
- O bien atendiendo a las relaciones que establecen entre sí los signos lingüísticos y precisando la función de cada uno de ellos en el enunciado, con lo que estaríamos en un aspecto sintáctico.

Aunque en notas a pie de página reconoce la implicación del plano pragmático como actualizador en el habla de los significados potenciales que tienen los signos lingüísticos en el plano de la lengua.

Nida y Taber consideran que hay fundamentalmente dos sistemas de traducción:



1. Establecer una serie de reglas que se han de aplicar estrictamente y cuya finalidad será la de determinar qué debe hacerse con cada elemento / conjunto de elementos de la lengua origen para elegir adecuadamente la forma correspondiente en la lengua término. Estas reglas se aplicarían a la estructura superficial de la lengua. Algunos teóricos dicen que el mejor modo de efectuar ese proceso de selección de los elementos adecuados es recurrir a la mediación de unas estructuras de la lingüística neutral y universal para que podamos utilizar ese punto universal de referencia para todas y cada una de las lenguas:

A(lengua)…….(x)(punto de referencia común a ambas lenguas)…….B(lengua)

2. Sistema de traducción de tres estadios:



- Análisis:



se examina el mensaje tal como se da en la lengua A. En él se determinarán todas las reglas de sentido tanto referencial como connotativa que se dan por las palabras y combinaciones de palabras.


- Transferencia:



este material dualizado pasa en la mente del traductor de la lengua A a la lengua B.


- Reestructuración:



el material transferido es reestructurado para conseguir que el mensaje final sea aceptable en lengua término.

Lo principal en este esquema es que, por primera vez, se abandone el sistema de dos fases. Hay un momento intermedio que hace que el proceso de traducción se complete en tres fases.

Este segundo esquema es considerado por Nida y Taber como más eficiente a la hora de dominar las técnicas para traducir. Entienden que las complejas estructuras superficiales de una lengua se construyen a partir de unos núcleos o proposiciones nucleares, que son elementos estructurales básicos en donde más coinciden unas lenguas con otras.

Por ello, nos aconsejan reducir el texto origen a su estructura básica, lo que hará posible transferir estas estructuras más fácilmente y sin distorsiones a las estructuras de la lengua término del texto pudiendo después generar la expresión que sea semántica y estilísticamente igual.

Fue un modelo que tuvo una amplia difusión en los años setenta (modelo transformacional). En él hay una primera transformación intralingüística (dentro de la misma lengua origen) y una transformación interlingüística (en la mente pasan las estructuras nucleares de la lengua origen a la lengua término), y de nuevo, una transformación intralingüística (en la lengua término).

Una adaptación al modelo transformacional es la propuesta por Vázquez Ayora en su Introducción a la Traductología. Según éste, el mecanismo transformacional nos permite descender desde la estructura lineal del discurso hasta las estructuras prenucleares que le sirvieron de base.

Se trata de un modelo muy similar al de Nida y Taber, solo que al análisis se le llama reducción (de la expresión del TLO, en términos de estructuras prenucleares); a la transferencia, traslado; y a la reestructuración, transformación.

Las principales críticas al modelo de Nida son que el texto origen no cambia nunca en su concepción, cuando hoy en día en lo que más se insiste es en que siempre hay huecos en un texto que hacen variable su interpretación y recepción.

Al analizar las distintas definiciones de traducción, al averiguar los factores que se conjuntan en el proceso de traducción, se consideran dos grupos fundamentales:


1. Los fundados en un punto de vista lingüístico:



se considera la traducción como una simple transferencia de contenidos de una lengua a otra. Sólo es importante el contenido informativo, no tiene en cuenta otros factores. Las definiciones ofrecidas se centran en la lengua y presentan una concepción despersonalizada del traducir; nunca están explícitas las personas que intervienen en el proceso.

2. Los planteados desde un punto de vista pragmático:



donde la traducción es concebida como un acto complejo de comunicación. Así, para traducir no basta con el conocimiento de las lenguas, sino que se hace imprescindible el conocimiento de las circunstancias culturales, históricas y sociológicas de los receptores a quienes va dirigida la traducción; es imprescindible tener en cuenta lo que se conoce como la comunicación no verbal que son valores situacionales y culturales. De este modo, en el texto de partida se podrá distinguir entre lo que aparece allí codificado, lo que el productor - emisor ha querido comunicar y lo que ha entendido el receptor.

De esta manera es como se está imponiendo la idea de que la traducción es un acto complejo de comunicación. Complejo porque en él intervienen más elementos que en un simple acto de comunicación directa entre un emisor y un receptor. En el proceso de traducción, se necesita una especie de catalizador (traductor) que, además de receptor 1 se convierte en receptor 2 y efectúa un cambio de texto 1 a texto 2.

Así, Mercedes Tricás concibe la traducción como un acto de comunicación que pretende reproducir el sentido de un mensaje mediante la creación en otra lengua de un mensaje equivalente con una función comunicativa similar y expresado en la forma más adecuada posible para que pueda ser entendido por un nuevo lector en una nueva situación. En los elementos de esta definición encontramos una doble vertiente operativa:

- Análisis / interpretación del texto en la lengua origen:



para usar los elementos claves del mismo.

- Reconstrucción:



mediante la elección de elementos apropiados en la lengua término del mismo espacio textual en un nuevo sistema lingüístico.

A partir de esta concepción comunicativa, han surgido ideas sobre traducir que acentúan su interés por algunos de los elementos del proceso; por ejemplo:

la función de la traducción; destinatarios de la misma… El éxito o el fracaso de la actividad traductora dependerán en gran medida de las aptitudes translativas del traductor, su competencia, etc.

Pilar Elena García siguiendo el modelo de factores de Reiss y Vermeer hace un esquema en el que muestra todos los elementos que concurren en la traducción. El traductor en el centro es el eje central del proceso translativo y debe tomar las decisiones durante el transcurso del proceso. Esta tarea del traductor se puede descomponer en dos fases:

1. Comprensión del original.



Analizar el texto de LO sintáctica, semántica y pragmáticamente. Los factores que intervienen en esta primera parte son emisor (E1) (que dirige hacia el receptor una oferta informativa). Habrá también un texto en la LO para cuya comprensión será preciso considerar su carácter individual por una parte, es decir, las elecciones particulares que puede haber tomado el autor para verbalizar su oferta informativa, y además habrá que considerar el tipo y categorías de texto, es decir, las características que corresponden a cada categoría y tipos de textos.

El contexto situacional influye en la oferta de comunicación y podemos considerar en él las circunstancias de lugar / tiempo en las que viven el emisor y el receptor. El contexto socio - cultural de la comunidad de la LO en el que se halla inmerso todo el conjunto de la comunicación.

No es sólo la estructura de la lengua, ni siquiera la del texto la que guía al emisor a elegir tal o tal signo. Influyen el uso habitual de la lengua, los conocimientos previos que el emisor supone de los receptores y los conocimientos de fondo de la cultura misma.

El receptor también es parte integrante en la producción del texto ya que el emisor/ autor escribe pensando en un grupo de receptores potenciales y el traductor, en este punto, tenemos que considerarlo como uno de los receptores del texto de LO.


2. Reverbalización en LT:



en esta fase se seleccionan y eligen los equivalentes potenciales de LO y se actualizarán en un texto de la lengua término. La labor de emisor2 consiste en hacer llegar a los receptores lo comprendido a través del análisis global del texto. Con él se pone en marcha el primer eslabón de la cadena comunicativa y la oferta informativa que el traductor o E2 dirige a los receptores de la traducción (R2):

se encontrará dentro de otro contexto situacional y de otro contexto socio - cultural. También la lengua a la que se traduce puede plantear problemas por sus características.

Las convenciones textuales pueden diferir de una lengua a otra. Incluso la función de la traducción puede ser distinta a la del TO.
El traductor es el eje central del proceso y él es el que inicia el proceso translativo con la fase de comprensión.
En el análisis pormenorizado del TO con el fin de obtener los datos necesarios que permiten la posterior reverbalización en un texto en LT. Mercedes Tricás afirma que se deben distinguir dos partes:

comprensión e interpretación.

Aunque muchos traductores pretenden centrar su trabajo en la comprensión, comprender e interpretar constituyen dos procesos netamente diferenciados:

- Comprender requiere una competencia meramente lingüística de orden semántico que nos permita el acceso a la significación de los elementos verbales del texto.

- Interpretar requiere una competencia de análisis textual que permita desentrañar el conjunto de relaciones que los distintos enunciados establecen entre sí y de esta manera dilucidan el contenido pragmático del conjunto del texto (por ejemplo la intencionalidad con que el autor construyó el texto).

Descodificar un mensaje supone mucho más que identificar lo que éste dice y que significa también identificar el objetivo del texto (para qué y quién fue escrito).

Es necesario también saber si el texto es básicamente informativo y la información que transmite es de material objetivo o en cambio son conceptos abstractos. Si es expresivo e intenta crear una impresión de belleza o comunicar lo más íntimo del autor o, sin embargo, si se trata de un texto fundamentalmente vocativo y su principal objetivo es estimular las emociones del lector.

Descodificar un texto también significa analizar su estilo, el registro utilizado, el peculiar uso de la lengua del autor, el dialecto elegido, la identificación de los fenómenos culturales implicados, etc… Todos estos factores contribuyen a la comprensión global y detallada del texto. Teniéndolos en cuenta en la segunda fase (codificación) el traductor debe reproducir en un lenguaje correcto no sólo el contenido informativo sino también todos estos rasgos de la comunicación original. Está en cierto modo obligado a respetar las características del TLO, transferir el tono original creado por el texto de la LO buscando siempre producir un efecto lo más parecido posible en el lector.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License