Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

El maíz en la alimentación humana parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




 Aceite y ácidos grasos



El aceite del grano de maíz está fundamentalmente en el germen y viene determinado genéticamente, con valores que van del 3 al 18%.
El aceite de maíz tiene un bajo nivel de ácidos grasos saturados: ácido palmítico y esteárico, con valores medios del 11% y el 2% respectivamente. En cambio, contiene niveles relativamente elevados de ácidos grasos poliinsaturados, fundamentalmente ácido linoleico, con un valor medio de cerca del 24%. Solo se han encontrado cantidades reducidísimas de ácidos linolénico y araquidónico. Además, el aceite de maíz es relativamente estable, por contener únicamente pequeñas cantidades de ácido linolénico (0.7%) y niveles elevados de antioxidantes naturales. El aceite de maíz goza de gran reputación a causa de la distribución de sus ácidos grasos, fundamentalmente ácidos oleico y linoleico. A este respecto, quienes consumen maíz degerminado obtienen menos aceite y ácidos grasos que quienes consumen el grano entero.
101445.gif

Fibra dietética



Después de los hidratos de carbono (principalmente almidón), las proteínas y las grasas, la fibra dietética es el componente químico del maíz que se halla en cantidades mayores. Los hidratos de carbono complejos del grano de maíz se encuentran en el pericarpio y la pilorriza, aunque también en las paredes celulares del endospermo y en menor medida, en las del germen.

101446.gif

Otros hidratos de carbono



El grano maduro contiene pequeñas cantidades de otros hidratos de carbono, además del almidón. El total de azúcares del grano varía entre el 1 y el 3% y la sucrosa, el elemento más importante, se halla esencialmente en el germen. En los granos en vías de maduración hay niveles más elevados de monosacáridos, disacáridos y trisacáridos. Doce días después de la polinización, el contenido de azúcar es relativamente elevado, mientras que el de almidón es bajo. Conforme madura el grano, disminuyen los azúcares y aumenta el almidón. A estos niveles relativamente elevados de azúcar y sucrosa reductores se debe posiblemente el hecho de que el maíz común verde y en mayor medida aún, el maíz dulce sean tan apreciados por la gente.

Minerales


La concentración de cenizas en el grano de maíz es aproximadamente del 1.3%, solo ligeramente menor que el contenido de fibra cruda. Los factores ambientales influyen probablemente en dicho contenido. El germen es relativamente rico en minerales, con un valor medio del 11%, frente a menos del 1% en el endospermo. El germen proporciona cerca del 78% de todos los minerales del grano. El mineral que más abunda es el fósforo, en forma de fitato de potasio y magnesio, encontrándose en su totalidad en el embrión con valores aproximadamente 0.9% en el maíz común. Como sucede con la mayoría de los granos de cereal, el maíz tiene un bajo contenido de Ca y de oligoelementos.

Vitaminas liposolubles



El grano de maíz contiene del vitaminas solubles en grasa, la provitamina A o carotenoide y la vitamina E.
Los carotenoides se hallan sobre todo en el maíz amarillo, en cantidades que pueden ser reguladas genéticamente, en tanto que el maíz blanco tiene un escaso o nulo contenido de ellos. La mayoría de los carotenoides se encuentran en el endospermo duro del grano y únicamente pequeñas cantidades en el germen. El beta-caróteno es una fuente importante de vitamina A, aunque no totalmente aprovechada pues los seres humanos no consumen tanto maíz amarillo como maíz blanco. Los carotenoides del maíz amarillo pueden destruirse durante el almacenamiento.
La otra vitamina liposoluble, la vitamina E, que es objeto de cierta regulación genética, se halla principalmente en el germen. La fuente de la vitamina E son cuatro tocoferoles; el más activo biológicamente es el tocoferol  , aunque el tocoferol-gamma es probablemente más activo como antioxidante.

Vitaminas hidrosolubles



Las vitaminas solubles en agua se encuentran sobre todo en la capa de aleurona del grano de maíz, y en menor medida en el germen y el endospermo. Esta distribución tiene importancia al elaborar el cereal pues, la elaboración de lugar a pérdidas considerables de vitaminas. Se han encontrado variables de tiamina y riboflavina en el grano de maíz; su contenido está determinado en mayor medida por el medio ambiente y las prácticas de cultivo que por la estructura genética, aunque se han encontrado diferencias en el contenido de estas vitaminas entre las distintas variedades. La vitamina soluble en agua a la cual se han dedicado más investigaciones es el ácido nicotínico, a causa de su asociación con la deficiencia de niacina o pelagra, fenómeno muy difundido en las poblaciones que consumen grandes cantidades de maíz. Al igual que sucede en otras vitaminas, el contenido de niacina es distinto según las variedades, con los valores medios de aproximadamente 20 g/g. Una característica propia de la niacina es que está ligada y por lo tanto, el organismo animal no lo puede asimilar; sin embargo existen algunas técnicas de elaboración que hidrolizan la niacina, permitiendo su asimilación. La asociación de la ingesta de maíz, con la pelagra se debe a los bajos niveles de niacina del grano, aunque se ha demostrado experimentalmente que también son importantes los desequilibrios de aminoácidos, por ejemplo, la proporción entre le leucina y la isoleucina, y la cantidad de triptófano asimilable.
El maíz no tiene vitamina B12  y el grano maduro contiene solo pequeñas cantidades de ácido ascórbico. Otras vitaminas como la colina, el ácido fólico y el ácido pantoténico, se encuentran en concentraciones pequeñísimas.

101447.gif
Distribución de los componentes del maíz dentado entre las fracciones del grano

Cambios en la composición química


Los cereales contienen muy pequeñas cantidades de azúcares, dado que la mayor parte del azúcar transportado a la semilla es convertido en almidón. Así, el grano de maíz contiene 0,2-0,4% de D-glucosa, 0,1-0,4% de D-fructosa y 1-2% de sacarosa; el grano de trigo, por su parte, < 0,1% de D-glucosa, 0,1% de D-fructosa y alrededor de 1% de sacarosa. El maíz dulce posee esta propiedad porque es cosechado antes de que toda la sacarosa haya sido convertida en almidón. A lo largo del crecimiento, la planta de maíz, como otros cereales, convierte una gran parte de su energía fotogenerada en las hojas en sacarosa, que constituye el azúcar de transporte normal en las plantas. Una parte mayoritaria de la sacarosa generada es transportada a las semillas, donde es transformada en almidón. Este almidón es la reserva alimenticia que utiliza el embrión de la planta hasta que pueda germinar y comenzar la fotosíntesis de sus propios carbihidratos. El maíz dulce presenta pues, gran abundancia de sacarosa que está destinada a ser convertida en almidón. Si la mazorca inmadura de maíz es cosechada e inmediatamente escaldada o congelada para inactivar el sistema enzimático que convertiría la sacarosa en almidón, esa sacarosa queda en las semillas, dando lugar así a un alimento delicioso para los humanos. Si, por el contrario, el maíz dulce es cosechado cuando está ya maduro o si no es inactivado el sistema enzimático, y se deja transcurrir el tiempo desde la cosecha hasta el consumo, la mayor parte de la sacarosa se habrá transformado en almidón, y como consecuencia, el maíz habrá perdido su dulzor y el grano devenido firme y duro.
101448.gif

101449.gif

7.- El maíz y sus productos



Existen tres clasificaciones para refinar el maíz: molienda en húmedo, molienda en seco y por fermentación.
De la cosecha anual total de maíz, más o menos el 5% la emplean los molinos en húmedo para obtener almidón, azúcar y aceite de maíz; el 3.5% de los molinos en seco, para harina de maíz, cereales y aceite de maíz; y el 1% va a procesos de fermentación para obtener alcohol neutro y bebidas alcohólicas. Aproximadamente el 77% de la cosecha se emplea como alimento para el ganado y el 13.5% se exporta como grano.

Molienda de maíz en húmedo



Limpieza.-

A medida que se recibe el maíz, se limpia antes de almacenarse en la planta. La selección y limpieza por aspiración con vacío elimina todos los materiales indeseables como son polvo, desechos, mazorcas, piedras e insectos.

Maceración.-

El maíz con un contenido de humedad aproximado del 16% es ideal para macerar. Si el maíz es demasiado duro para separar el almidón, se requiere un proceso de ablandamiento para acondicionar el grano. Para esto, se macera en ácido sulfuroso durante 28 a 48 h a 52º C, aproximadamente, lo que prepara al maíz para la molienda. Así se desintegra la proteína que, a su vez, es responsable de la retención del almidón y la eliminación de productos solubles indeseables que interfieren con la separación.
Físicamente, la maceración se lleva a cabo en una serie de tanques en donde se controla por medio de un flujo a contracorriente de agua de maceración. A intervalos regulares se hace recircular el agua con ácido sulfuroso sobre cada tina. El maíz más viejo se remoja en agua que contiene la menor cantidad de productos solubles y el más nuevo, en agua que contenga a una mayor cantidad de sustancias solubles. Durante la maceración, el maíz se cubre por completo. Al final del periodo de maceración, el agua se separa del maíz. Este agua de maceración contiene alrededor del 6% de sólidos que están constituidos por el 35 al 45% de proteínas. Al concentrar el agua de maceración a un contenido de sólidos del 35 al 55% se utiliza como alimento para animales o como material nutriente en procesos bioquímicos.

Separación del germen.-

El proceso de maceración reblandece el grano de maíz hasta un punto deseable (aproximadamente un 45% de humedad). Ahora puede llevarse a cabo la separación del germen mediante una molienda gruesa que rompe el grano liberando el germen son dañarlo. Esta molienda produce un material de forma de pulpa que contiene germen, cáscara, almidón y gluten que se hace pasar a través de un separador de ciclón líquido en donde se recupera el germen. Esto muestra un ejemplo de equipo moderno para un proceso que permanece invariable.
Los métodos antiguos recurrían a un sistema de separadores por flotación. El nuevo método utiliza hidrociclones para separar las partículas de diferentes densidades. Las cáscaras y el endospermo, las partículas más pesadas, se descargan del fondo del tubo de hidrociclón y el germen, que es más ligero, se extrae de la parte superior del vórtex.
El método de ciclón, para la recuperación del germen, tiene varias ventajas sobre el método de flotación. El equipo ocupa menos espacio y su mantenimiento es menos costoso y además puede recuperarse un germen más limpio.
El germen recuperado, libre de almidón y secado en un secador tubular rotatorio de vapor está listo para la recuperación y refinación del aceite.

Molienda.-

Después de separar el germen, el endospermo coriáceo y las cáscaras se muelen para liberar el resto del almidón.
Los primeros molinos de piedra, hechos de piedra caliza dura impregnada con sílice, han sido reemplazados por molinos de atrición o de impacto.
El molino de atrición, el Refinador de Bauer de Doble Disco Revolvente, utiliza la rotación encontrada de discos estriados, en donde cada disco está accionado por su propio motor.
El método alterno, molienda de impacto, casi siempre se verifica en un molino de impacto Entoleter. El material que va a molerse entra al rotor de la máquina que está girando y es arrojado con gran fuerza contra los impactores en la periferia del rotor y también contra un impactor estacionario.
Estos molinos de atrición y de impacto liberan fácilmente el almidón.
La pasta molida resultante que contiene almidón, gluten y cáscara, se hace pasar a través de una serie de carretes con tamices de 18 a 20 mallas, en donde las cáscaras y fibras más gruesas se eliminan. El lavado prolijo elimina más almidón de las fibras que se han separado.
Las fibras finas se separan de la pasta de almidón y gluten por medio de grasa de nylon ajustada sobre agitadores giratorios.
Las fracciones de fibra se envían entonces al procesamiento de forraje donde lo mismo que el agua de maceración, la harina de germen y el gluten se mezclan y se secan.

Separación del gluten del almidón.-

La pasta de almidón que contiene del 5 al 8% de gluten se hace pasar a través de centrífugas de alta velocidad como la centrífuga Merco. Primero se separa el gluten de buena calidad del almidón y se concentra en otra centrífuga. A continuación se filtra y se seca en secadores rotatorios e instantáneos. Este gluten llega a ser uno de los principales componentes de los productos alimenticios.
El almidón de la primera centrifugación todavía contiene del 2 al 2.5% de proteínas de gluten y se centrifuga aún más con hidrociclones.
El equipo de “hidrociclón” que se usa para la separación de almidón-gluten consta de varios cientos de pequeños tubos de hidrociclón en una caja con divisiones. Utilizando etapas múltiples de las unidades del hidrociclón y lavado a contracorriente es posible obtener una buena separación de almidón-gluten.
Gran cantidad del agua que queda en la pata de almidón refinado se filtra; sin embargo, toda el agua restante se elimina secando en charolas en hornos o en secadores de túnel, o bien en secadores instantáneos.

Separación de la zeína.-

Otras compañias distintas a los molinos de maíz encuentran ventajoso seguir fraccionando la porción correspondiente al gluten para obtener la importante proteína “zeína”. La zeína soluble en alcohol (prolamina) está presente en el gluten del maíz en proporción aproximada del 50%; se separa del gluten por extracción en disolventes y por precipitación. Su principal uso en la industria alimentaria es como material de recubrimiento protector contra el agua para nueces y dulces. También tiene importancia como aglutinante en la preparación de medicamentos.

Productos de conversión del almidón.-

Debido a la naturaleza química básica del almidón, de este pueden obtenerse otros productos por medio de tratamientos químicos específicos.

Jarabes y azúcares.-

Aproximadamente la mitad del almidón que se produce, se utiliza para convertirse en jarabes y azúcares dependiendo de la extensión de la conversión y el grado de pureza deseada.

Desgerminación.-

La mayoría de los molinos en Estados Unidos de Norteamérica utilizan el desgerminador y separador de hollejo Beall. Esta unidad esencialmente es un dispositivo de atrición que consta de un rotor de hierro colocado en forma de cono, montado sobre una flecha hrizontal en una cavidad cónica. Parte de esta caja está prevista de mallas perforadas y el resto con platos que tienen salientes cónicas en su superficie interrior. El cono, que presenta protrusiones similares en la mayoría de su superficie, también está diseñado para favorecer el movimiento hacia adelante del maíz, teniendo algunas secciones diseñadas para controlar la velocidad del flujo. El producto sale en dos corrientes, una a través de las mallas perforadas donde se encuentra el germen desprendido, los hollejos, los finos desgerminados y algo de sémola; la otra, que contiene los trozos de mayor tamaño que pasan por la placa final.

Secado.-

El producto desgerminado se seca hasta el 15 al 18% de humedad por medio de secadores rotatorios de tubos con vapor a temperaturas de 60 a 71° C. El material desgerminado seco se enfría por flujo a contracorriente o por flujo transversal giratorio, por gravedad en lumbreras verticales o en enfriadores de tipo de lecho fluido.

Molienda y clasificación.-

El producto desgerminado, seco y frío, está listo para reducir gradualmente su tamaño alos diversos productos finales por medio de molinos de rodillos corrugados. Durante esta molienda puede separarse algo más del germen y hollejos del endospermo.
Cada etapa de la refinación implica el uso de un aspirador, un molino de rodillos y un cernidor. El contenido de humedad del material se controla nuevamente para mentener el germen y el hollejo duros y flexibles, lo que permite que el germen se muela en placas a medida que el material pasa entre los rodillos. Al mismo tiempo, el hollejo se desprende para su eliminación psoterior. Los fragmentos del germen, hollejo y endospermo se separan por medio de cernidores, aspiradoras, mesas de separación por gravedad específica, o purificadores.
El cernido es una operación importante y también se llama gradación o clasificación, dependiendo del medio que se utilice y del propósito a que se destine el producto final. El cernido consiste en separar por tamaño la partícula sobre la malla; la clasificación es una separación gruesa y la gradación es la separación de un solo material en dos o más grupos; también pueden eliminarse los fragmentos de hollejo de una harina de maíz.
Las aspiradoras se emplean para separar y recuperar los fragmentos de hollejos de la corriente del molino. Los purificadores separan pequeños fragmentos de hollejo y germen del material del endospermo y también gradúan las fracciones de este según su tamaño de partícula.
Los productos finales se clasifican como gruesos, de tamaño regular, sémola gruesa, sémola fina, sémola en polvo, harina gruesa y 100% de harina fina, todos ellos graduados y controlados por tamaño de partículas.

Método de desgerminación en seco..-

El adelanto más reciente en la industria molinera del maíz es la introducción del equipo para desgerminación en seco.
Este nuevo método utiliza la necesidad de secar, ya que no se requiere templar con hunedad. Los granos de maíz se sujetan al impacto repetido de aspas que los golpean y de un cilindro con un resorte de almbre de acero. Los finos y las partes del hollejo, germen y granos rotos, a medida que pasan a través de la malla de alambre se eliminan, ya sea por gravedad o por aspiración a través de la salida en el fondo, mientras que el resto del grano sale a través de otra abertura cónica que va desde el fondo hasta el cilindro de malla de alambre. Del desgerminador, el material se mueve mediante un elevador de presión hasta un separador neumático de grano y un limpiador, en donde se eliminan los finos desgerminados que se mandan a un colector de ciclón para su separación. El material continúa pasando a los cernidores, separadores, rodillos y graduadores, lo mismo que en las etapas del método de templado.

8.- Valor nutritivo del maíz



La importancia de los cereales en la nutrición de millones de personas de todo el mundo es ampliamente reconocida. Debido a su ingesta relativamente elevada en los países en desarrollo, no se les puede considerar sólo una fuente de energía, sino que además suministran cantidades notables de proteínas. Los granos de cereal tienen una baja concentración de proteínas y la calidad de éstas se halla limitada por la deficiencia de algunos aminoácidos esenciales, sobre todo lisina. Un hecho mucho menos conocido es que algunos cereales contienen un exceso de ciertos aminoácidos esenciales que influyen en la eficiencia de la asimilación de las proteínas. Ejemplo clásico de ello es el maíz, pues otros cereales presentan limitaciones iguales, pero menos evidentes.
Numerosos investigadores han analizado las causas de la baja calidad de las proteínas del maíz, y entre los primeros estudios estuvieron los de Mitchell y Smuts (1932), quienes consiguieron mejoras notorias en el crecimiento humano al complementar dietas de proteínas de maíz al 8% con un 0.25% de lisina. Estos resultados han sido confirmados a lo largo del tiempo por otros autores, en tanto que otros han mostrado que al agregar lisina al maíz sólo mejora levemente la calidad de las proteínas. Esta diferencia de resultados se puede explicar por el distinto contenido de lisina de las diferentes variedades de maíz.

Según algunos investigadores es el triptofano, no la lisina, el principal aminoácido limitante de las proteínas del maíz, lo cual puede ser cierto en el caso de algunas variedades con una concentración elevada de lisina o para productos de maíz que hayan sido sometidos a algún tipo de elaboración. Todos los investigadores han coincidido, en cambio, en que la adición simultánea de lisina y triptofano mejora considerablemente la calidad de las proteínas del maíz, como se ha demostrado experimentalmente con animales.
La mejora de calidad obtenida a raíz de la adición de lisina y triptofano ha sido pequeña en algunos estudios y más elevada en otros, tras la adición de otros aminoácidos. Al parecer, el aminoácido limitante de las proteínas de más importancia, después de la lisina y del triptofano, es la isoleucina, según se ha determinado en experimentos de alimentación animal. La mayoría de los investigadores que han indicado esos resultados señalan que el efecto de la adición de isoleucina se debe a un exceso de leucina que obstaculiza la absorción y la utilización de la isoleucina. Se ha informado que la elevada ingesta de leucina consumida con las proteínas del maíz aumenta las necesidades de niacina y que este aminoácido podría ser parcialmente, el causante de la pelagra.
Cuando se ha observado una respuesta a la adición de treonina, se ha interpretado como un efecto de este aminoácido para corregir los desequilibrios de aminoácidos ocasionados por la adición de metionina. Cabe atribuir una función similar a la isoleucina en los casos en que su adición ha dado lugar a una mejora de los resultados. Se igual modo, la adición de valina, que hace disminuir la calidad de las proteínas, se puede contrarrestar añadiendo isoleucina o treonina.

La isoleucina parece ser, en cualquier caso, más eficaz que la treonina, pues produce resultados más coherentes, los que quizá se deban a que el maíz no es deficiente ni en isoleucina ni en treonina; sin embargo, algunas muestras pueden contener cantidades mayores de leucina, metionona y valina, y necesitan que se les agregue isoleucina y treonina, además de lisina y triptófano, para mejorar la calidad de las proteínas. Sea como fuere, la adición de 0.3% de  L-lisina y de 0.1% de L-triptófano aumenta fácilmente la calidad de las proteínas del maíz en un 150%. Muchos de los efectos de los aminoácidos limitantes sobre las proteínas del maíz varían según el nivel de proteínas del maíz. El contenido de proteínas del maíz es un rasgo genético en el que influye el abono nitrogenedo. El aumento del contenido de proteínas observado guarda estrecha correlación con la zeína, o proteína soluble en alcohol, que es baja en lisina y triptófano y contiene cantidades excesivas de leucina. Además, se ha hallado una correlación entre el contenido de proteínas y la zeína del maíz. Utilizando distintas especies de animales, diversos investigadores han llegado a la conclusión de que la calidad de las proteínas del maíz con bajo contenido de proteínas es superior a la del maíz con alto contenido, si las proteínas de las dietas examinadas son las mismas; por otro lado, comparando pesos iguales, con elevado contenido de proteínas tiene una calidad de éstas ligeramente superior a la del maíz con bajo contenido de proteínas. En consecuencia, el nivel de proteínas de la dieta influye en la respuesta observada a una dieta suplementada con aminoácidos como lisina y triptófano, pero también a dietas complementadas con otros elementos, como isoleucina y treonona.

9.- La utilización del maíz



Entre la diferentes especies de plantas cultivadas, útiles al hombre, tres son altamente importantes por su área mundial cultivada y volumen de producción: trigo, arroz y maíz. El Centro Internacional del Maíz y Trigo (CIMMYT) informó en 1984, que la producción de maíz promedio anual, el los años 1980-1982, alcanzó un volumen mundial de 380 millones de toneladas, producidas en 122 millones de hectáreas de tierra que representó el 11.4% del área total mundial cultivada.
101450.gif

El uso del maíz como alimento en los países en desarrollo y en los desarrollados (CIMMYT,1984)

El maíz tiene múltiples usos que se pueden agrupar en los siguientes apartados:

1.- Grano



Alimentación humana
Alimentación del ganado
Materia prima en la industria
Semilla

2.- Planta



Forraje verde
Ensilado
Rastrojo, forraje tosco
Materia orgánica del suelo


3.- Mazorca



Elote- alimento humano
Forraje tosco
Olote (combustible)

En el año 1984, se estimó la población en 4.800 millones de habitantes. La producción de 380 millones de toneladas de maíz, indica un promedio per cápita de 79 Kg por año. Los países que más consumen maíz son los “países desarrollados”, maíz transformado en huevo, carne, leche y derivados, y productos de la industria.
En varios países como México, tienen escaso uso ganadero. El maíz se aprovecha directamente como alimento humano (tortillas, bollos, arepa, elote, etc), o como materia prima en la industria alimentaria (harina, maicena, aceite, mieles, etc) e industria diversa.
El maíz es materia prima en la industria básica, para producir artículos que son utilizados como insumos de la industria complementaria o como productos para consumo final, como por ejemplo, fábricas de harina nixtamilizada y fábricas de tortillas).
Se estiman más de 800 artículos, que utiliza la humanidad, en los cuales interviene el maíz.

A continuación se exponen los productos de la industria básica del maíz:

ALMIDÓN



- Usos industriales



Abrasivos para papel y textiles
Adhesivos
Baterías, pilas secas
Briquetas
Cerámica
Detergentes
Recubrimientos para madera
Colorantes
Crayones y gises
Agentes diluyentes
Hilo quirúrgico
Fibra de vidrio
Insecticidas
Lubricantes
Pinturas

FÉCULA



- Usos industriales



Fotografías y películas
Plásticos
Triplay
Terminados de textiles

Neumáticos


- Alimentos, cosméticos y medicinas



Antibióticos
Aspirina
Alimentos para niños
Pastelería
Bebidas
Goma de mascar
Bebidas de chocolate
Confitería
Cosméticos
Postres
Drogas y productos farmaceúticos
Salsas y aderezos
Mostaza preparada
Jabones y limpiadores
Sopas
Azúcar


DEXTRINA



- Usos industriales



Adhesivos
Briquetas
Velas
Cerámica
Productos de corcho
Crayones y gises
Tinturas
Sobres
Cohetes
Tintas de impresión
Insecticidas
Aisladores, fibra de vidrio
Etiquetas
Cuero
Linóleo
Cerillos
Pinturas
Papel y productos de papel
Moldes de plástico
Triplay
Papel lija
Zapatos y grasas de zapatos
Compuestos para plateado
Jabones
Popotes
Acabado y estampado de textiles
Cordel, cáñamo
Papel tapiz
Persianas y tela de persianas

MIEL



- Jarabes



- Usos industriales



Adhesivos
Compuestos químicos
Tintas
Explosivos
Curtido de pieles
Plateado de metales
Papel
Grasa de zapatos
Terminado de textiles
Tabaco, productos de tabaco


- Líquidos o en polvo



- Alimentos y medicinas



Alimentos para niños
Pastelería
Cerveza
Bebidas cabonatadas
Salsas de tomate y chile
Cereales preparados
Quesos procesados
Goma de mascar
Leche condensada
Confitería
Licores
Postres
Huevos congelados y deshidratados
Saborizantes
Betunes para pasteles
Jugos y compotas de fruta
Frutas  enlatadas y congeladas
Bebidas de frutas
Helados y nieves
Jaleas, mermeladas y conservas
Malteadas
Malvaviscos
Embutidos y carnes procesadas
Harinas preparadas
Mantequilla de cachuate
Pepinillos
Aderezos para ensaladas
Salsas
Mariscos congelados
Jarabes alimenticios y medicinales
Sopas deshidratadas
Vinagres


FRUCTOSA



- Alimentos



Pastelería
Jugos enlatados
Condimentos
Confitería
Frutas enlatadas
Postres congelados
Jaleas, mermeladas, conservas
Refrescos embotellados
Vinos

MALTO-DEXTRINA



- Alimentos


Preparados en polvo para bebidas,
pastelería y salsas
Condimentos
Alimentos deshidratados
Sopas deshidratadas
Té instantáneo
Alimentos “instantáneos”
Edulcorantes
Malvaviscos
Alimentos “chatarra” y botanas


DEXTROSA



- Usos industriales



Ácidos comerciales
Adhesivos
Compuestos químicos orgánicos
Tinturas
Productos para soldar y galvanizar
Enzimas
Explosivos
Productos para fermentación
Curtido de pieles
Fabricación de papel
Rayón
Hules de proceso frío
Acabado y estampado de textiles

- Alimentos y medicinas



Antibióticos
Alimentos para niños
Repostería
Frutas enlatadas
Cerveza
Edulcorantes
Goma de mascar
Productos de chocolate
Jugo de cítricos
Licores, brandy
Crema congelada
Productos lácteos
Pasteles y levadura
Preparados dietéticos
Medicinas (fermentación)
Huevos congelados y deshidratadso
Pescados encurtidos
Extractos de sabores
Äcidos cítricos
Jugos de frutas
Frutas en lata, cristalizadas, congeladas
Gelatinas
Nieve y helados
Mermeladas, jalea, conservas
Äcido láctico
Productos de carne: tocino, jamón y salchichas
Medicamentos: inyecciones intravenosas, cápsulas, pastillas
Manteqilla de cacahuate
Polvos y harinas para alimentos preparados
Sazonadores
Jarabes
Salsas
Sorbitol
Sopas deshidratadas
Especias, mostaza
Vinagre
Vino

ETANOL



Bebidas alcohólicas
Alcohol industrializado
Aditivos para gasolina
Combustibles para automóviles y camiones
Productos de tenería

HIDROL (Melaza)



Ácidos orgánicos
Solventes orgánicos
Tabaco
Alimentos para ganado
Curtido de pieles

SOLUBLES



- Excipiente


Antibióticos
Soluciones químicas
Soluciones farmaceúticas
Levaduras

GLUTEN Y CASCARILLA



- Piensos y forrajes


Subproductos del aceite de maíz
Azúcar
Alimento de germen de maíz
Melaza de azúcar de maíz
Extractos condensados
Excipientes fermentados

- Otros usos



Aminoácidos
Limpiadores de piel
Productos protéicos


GERMEN



- Aceites



- Alimentos y medicinas



Excipientes para vitaminas y cápsulas
Aceite de cocina
Margarina
Mayonesa
Papas fritas
Aderezos de ensaladas

Salsas, condimentos
Mantecas vegetales
Sopas

- Aceites y ácidos grasos



- Usos industriales



Productos químicos
Insecticidas

Pintura y barniz
Sustituto de hule
Recubrimientos anticorrosivos
Jabón
Aceite soluble para pieles
Textiles





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License