Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Hábitos en la alimentación parte 3 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




BULIMIA.


La etimología del vocablo bulimia proviene de las raíces griegas bus -buey- y limos -hambre-, significando, por tanto, hambre desmesurada. En el ámbito clínico se aplica a aquellos episodios caracterizados por una necesidad imperiosa, irrefrenable, de ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico. Como consecuencia, la persona se ve invadida por fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa, y tiene la necesidad de mitigar los efectos de su orgía, por ejemplo produciendose el vómito.
Siempre se había tenido conocimiento de la existencia de episodios de comer incontrolado en algunas pacientes diagnosticadas de anorexia, pero también en adolescentes cuyo peso era normal e incluso en personas obesas. De hecho, antes de su formulación como síndrome oficial, este trastorno ha recibido varios nombres: el síndrome del delgado - gordo (Bruch, 1973); bulimarexia (Boskind - Lodhal, 1976); síndrome del caos dietético y finalmente bulimia nerviosa (Russell, 1979). El DSM-III lo reconoce como una entidad diagnóstica diferenciada, y el DSM-III-R corrige algunos de los criterios que lo hacían incompatible con la anorexia y le añade el calificativo de “nerviosa”. Según Casper (1983), la bulimia, como síndrome se ha convertido en algo frecuente sólo a partir de la década de los cuarenta. El aumento en la incidencia de los comportamientos bulímicos sería la consecuencia de los valores socioculturales que han elevado la delgadez al estatus de valor ético y ha propiciado una población de alto riesgo entre las mujeres que condenan a la gordura.
Las tres características esenciales de este cuadro serían: la pérdida subjetiva del control sobre la ingesta y los episodios bulímicos asociados, las conductas destinadas al control del peso corporal, y una preocupación extrema por la figura y el peso corporales.
La etimología del vocablo bulimia proviene de las raíces griegas bus -buey- y limos -hambre-, significando, por tanto, hambre desmesurada. En el ámbito clínico se aplica a aquellos episodios caracterizados por una necesidad imperiosa, irrefrenable, de ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico. Como consecuencia, la persona se ve invadida por fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa, y tiene la necesidad de mitigar los efectos de su orgía, por ejemplo produciendose el vómito.
Siempre se había tenido conocimiento de la existencia de episodios de comer incontrolado en algunas pacientes diagnosticadas de anorexia, pero también en adolescentes cuyo peso era normal e incluso en personas obesas. De hecho, antes de su formulación como síndrome oficial, este trastorno ha recibido varios nombres: el síndrome del delgado - gordo (Bruch, 1973); bulimarexia (Boskind - Lodhal, 1976); síndrome del caos dietético y finalmente bulimia nerviosa (Russell, 1979). El DSM-III lo reconoce como una entidad diagnóstica diferenciada, y el DSM-III-R corrige algunos de los criterios que lo hacían incompatible con la anorexia y le añade el calificativo de “nerviosa”. Según Casper (1983), la bulimia, como síndrome se ha convertido en algo frecuente sólo a partir de la década de los cuarenta. El aumento en la incidencia de los comportamientos bulímicos sería la consecuencia de los valores socioculturales que han elevado la delgadez al estatus de valor ético y ha propiciado una población de alto riesgo entre las mujeres que condenan a la gordura.
Las tres características esenciales de este cuadro serían: la pérdida subjetiva del control sobre la ingesta y los episodios bulímicos asociados, las conductas destinadas al control del peso corporal, y una preocupación extrema por la figura y el peso corporales.

Factores de vulnerabilidad y población de riesgo.



Factores de vulnerabilidad:



-Biológicos/ genéticos.



- Mujer adolescente
- Pubertad
- Hermanos de enfermos
-Rasgos personales.
baja autoestima
- perfeccionistas
- elevado rendimiento escolar
- trastornos afectivos
-Familiares..
- Historia familiar.
- trastornos afectivos
- abuso de alcohol ( en bulimia)
Población de riesgo:
- bailarinas, modelos, gimnastas, atletas…
- homosexualidad en varones
- problemas médicos crónicos que afectan a la auto imagen: diabetes, fibrosis, escoliosis, obesidad…

Criterios diagnosticos.



-Epsisodios recurrentes de atracones. Un episodio de atracón se caracteriza por: comer en n periodo de tiempo una cantidad de comida, que es claramente mayor a lo que la mayoría de la gente comeria en un período similar de tiempo y en las mismas circunstancias. Sentimiento de perdida de control sobre el acto de comer durante el episodio (sentimientos de no poder parar de comer o de controlar qué o cuánto está comiendo).
-Comportamiento recurrente e inapropiado compensatorio, para prevenir la ganancia ponderal, como vómitos autoinducidos, uso de laxantes, diuréticos u otras medicaciones; ayuno o ejercicio excesivo.
-Los atracones y los comportamientos compensatorios inapropiados ocurren ambos, al menos, dos veces por semana durante tres meses.
-La autoevaluación está indebidamente influenciada por la figura corporal y el peso.
-Las alteraciones no ocurren exclusivamente durante los episodios de anorexia nerviosa.


Tipos específicos:



-Purgativos: la persona se ve implicada en vómitos autoinducidos, usode laxantes o diuréticos.
-No purgativos: la persona utiliza otros comportamientos compensatorios inadecuados, como períodos de ayuno, o ejercicio excesivo, pero no se implica regularmente en vómitos autoinducidos, uso de laxantes o diuréticos.


Historia clínica.


En los pacientes con sospecha de padecer un trastorno del comportamiento alimentario se debe realizar una historia clínica completa, tanto individual como familiar, tendiendo en consideración varios aspectos fundamentales:

e)    Actitud del clínico ante el enfermo y su familia
f)    Información especifica a obtener en la historia clínica
g)    Conducta del paciente
h)    Evaluación del estado mental.
e)    Actitud del clínico ante el enfermo y su familia: La actitud es muy importante, ya que en ella se juega el acceso a una información fiable, una colaboración adecuada y la continuidad del proceso terapéutico, condicionándose con ello en ocasiones, el pronostico de la enfermedad en los primeros contactos.
Es aconsejable que la disposición del clínico sea receptiva, de escucha del paciente y su familia ( normalmente padres); juntos y por separado, hay que recabar la información de la manera más tranquila posible y evitando todo comentario critico, innecesario o peyorativo.
Desde el inicio del contacto, el clínico debe demostrarle al paciente que su interés es ayudarle, y no juzgar su conducta.
Con su gesto, debe trasmitir que sé esta ante una situación clínica grave, donde no caben precipitaciones sino una rigurosa aproximación.
f)    Información especifica: Los datos específicos a recoger serán los siguientes:
Cuando y como empezó el problema y hasta donde fue, en sus inicios, un acto voluntario. Algunos pacientes recuerdan situaciones que hipotéticamente lo desencadenaron.
Si ha existido perdida de peso, su magnitud, los kilos y oscilaciones desde el inicio de su cuadro. Además es importante saber si quieren seguir adelgazando y si se ven gordos total o parcialmente.
Conocer su ingesta y el tipo de alimentos que consume o que evita, horarios de comida y forma de comer. Se ha de saber si ha utilizado otras dietas especiales y el tiempo que lleva con estos ” regímenes dietéticos anómalos”.
Los métodos utilizados para perder pesan, ( laxantes,  vómitos provocados, ejercicio excesivo…)
Historia menstrual: Aparición de la menarquia y su actitud ante ella, posible existencia de amenorrea primaria o secundaria, irregularidades en el ciclo menstrual, existencia de tratamiento de las alteraciones menstruales, actividad sexual.
Historia psicosocial del paciente ( relación con padres y amigos). La perdida de alegría, de autoestima, de amistades, de respeto familiar y el enorme sufrimiento del paciente.
Repercusión social: La disminución o perdida dela escolarización, actividad laboral, actividades de la vida diaria y capacidad de concentración, conducen a un progresivo aislamiento y a una imposibilidad de mantener relaciones interpersonales y sentimentales.
g)    Conducta del paciente: Este punto tiene tres aspectos distintos uno respecto a la comida: Aunque tiene gran conocimiento sobre dietas, y contenido calórico de los alimentos, son incapaces de alimentarse correctamente. Restricción voluntaria de los alimentos que “engordan”, en general alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono al inicio y posteriormente, de otro tipo. Utilización de dietas que consideran “seguras” evitando el consumo de alimentos “prohibidos”. Preparación de alimentos cocidos o a la plancha. Ritualización de la conducta alimentaria: comen despacio, cortan la comida en trozos muy pequeños, esparciéndolos por el plato, quitan la grasa de los alimentos, comen de pie, y en continua actividad. Esconden o tiran la comida. Negación del hambre: autocontrol del impulso a comer, y búsqueda de excusas constantes para no comer. Restricción de líquidos o consumo en grandes cantidades. La motivación del paciente para estas conductas es: disminuir la sensación de hambre y ansiedad, por motivos destructivos, o con  motivo de engañar al clínico con su peso. Con respecto a su peso: Negación de la enfermedad y sus signos, y de la necesidad de incrementar su peso.  Alegría con la perdida de peso Nunca alcanza el paso con el que se considerarían delgadas. Siempre creen que les sobra. Debemos explorar cual es el peso ideal para la paciente, y su grado de preocupación. Asimismo es importante saber si existen rituales para su control. Persecución infatigable de la delgadez extrema. A diferencia de otras enfermedades orgánicas, el paciente puede informaros de la voluntariedad de su perdida de peso, la fecha de cuando empezó  con su dieta y la perdida de peso, incluso a veces también el factor precipitante que lo origino.
h)    Evaluación del estado mental:  Hay que analizarlo desde distintos puntos de vista: Grado de conciencia de la enfermedad,  estos trastornos se caracterizan por la negación de la enfermedad o una aceptación parcial de la misma. Las alteraciones del pensamiento, los pacientes presentan varias distorsiones cognitivas.  En algún momento de su enfermedad coinciden con una mayor gravedad. La distorsión de la imagen corporal, caracterizado por una percepción alterada en la mayoría de los casos. En algunos puede alcanzar una gran intensidad. También hay alteraciones en  el estado de animo de la persona. Dos de las terceras partes de los pacientes presentan una sintomatología depresiva, en una parte de ellos de carácter melancólico. Los síntomas desaparecerán con la realimentación y el resto con un tratamiento especifico.

Complicaciones psiquicas.



- Terror a subir de peso y/o deseo compulsivo de perderlo.
- Trastorno severo de la imagen corporal.
- Negación total o parcial de la enfermedad.
- Persistente sensación de apetito voraz (ansiedad por la comida).
- Sueños sobre atracones.
- Dificultad de concentración y aprendizaje.
- Razonamiento empobrecido, por su elección de todo o nada.
- Temor al descontrol y dejarse llevar por los impulsos.
- Sensación de ansiedad difusa y envolvente.
- Sentimientos e ideaciones depresivas con fuerte componente autolítico.
- Sensación constante de culpa y facilidad para inculpar a otros.
- Baja autoestima personal, física y a veces moral.
- Persistente sensación de vacio, inutilidad y alejamiento.
- Egocentrismo agudo, donde el otro desaparece o es un instrumento.
- Fijación de metas por encima de su capacidad actual.
- Dificultad para captar las claves de interacción personal.
- Intensa desconfianza, seguida de acercamiento pueril.
- Confusión de sensaciones, emociones y sentimientos.
- Oscilaciones rápidas de humor y estado de ánimo.
- Intensa lucha interna entre aspectos buenos y malos de la personalidad.

La etimología del vocablo bulimia proviene de las raíces griegas bus -buey- y limos -hambre-, significando, por tanto, hambre desmesurada. En el ámbito clínico se aplica a aquellos episodios caracterizados por una necesidad imperiosa, irrefrenable, de ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido calórico. Como consecuencia, la persona se ve invadida por fuertes sentimientos de autorrepulsa y culpa, y tiene la necesidad de mitigar los efectos de su orgía, por ejemplo produciendose el vómito.
Siempre se había tenido conocimiento de la existencia de episodios de comer incontrolado en algunas pacientes diagnosticadas de anorexia, pero también en adolescentes cuyo peso era normal e incluso en personas obesas. De hecho, antes de su formulación como síndrome oficial, este trastorno ha recibido varios nombres: el síndrome del delgado - gordo (Bruch, 1973); bulimarexia (Boskind - Lodhal, 1976); síndrome del caos dietético y finalmente bulimia nerviosa (Russell, 1979). El DSM-III lo reconoce como una entidad diagnóstica diferenciada, y el DSM-III-R corrige algunos de los criterios que lo hacían incompatible con la anorexia y le añade el calificativo de “nerviosa”. Según Casper (1983), la bulimia, como síndrome se ha convertido en algo frecuente sólo a partir de la década de los cuarenta. El aumento en la incidencia de los comportamientos bulímicos sería la consecuencia de los valores socioculturales que han elevado la delgadez al estatus de valor ético y ha propiciado una población de alto riesgo entre las mujeres que condenan a la gordura.
Las tres características esenciales de este cuadro serían: la pérdida subjetiva del control sobre la ingesta y los episodios bulímicos asociados, las conductas destinadas al control del peso corporal, y una preocupación extrema por la figura y el peso corporales.

Sintomas comportamentales.



Conducta alimentaria:



-    Atracones de comida a escondidas, al menos dos veces ala semana, durante un período no inferior a tres meses.
-    Restricción dietética en comidas normales.
-    Almacenamiento de comida en diversos lugarse de la casa.
-    Ingestión de comidas de otros, sin preocupación aparente y negando la evidencia.
-    Ingestión de grandes cantidades de agua, leche, café y bebidas de cola “ligh”.
-    Consumo intensivo de chicles sin azucar.
-    Consumo indiscriminado de tabaco para disminuir la ansiedad de comer.
-    Consumo impulsivo de alimentos congelados, desechados de la basura o de los destinados a animales de compañía.
-    Rechazo de las comidas sociales.

Conducta destinada a compensar atracones y perder peso:



-    Vómitos autoprovocados.
-    Rechazo a tragar la comida, escupiéndola.
-    Uso masivo de diuréticos, anorexígenos, laxantes y a veces enemas.
-    Aumento del ejercicio físico para aumentar el gasto energético.


Estudios y trabajo:


-    Aumento aparente de las horas de actividades útiles y de estudio.
-    Disminución del rendimiento escolar o laboral.
-    Absentimiento escolar o laboral.


Disminución de las horas de sueño y dificultad para levantarse.



Vida familiar:


-    Irritabilidad y cambios bruscos de humor
-    Rechazo a compartir la vida familiar, saliendo de casa sin limitación alguna.
-    Desorden en su habitación, ropa e higiene.
-    Mentira evitativa y tambien innecesaria.
-    Robo de comidas, dinero y objetos inútiles (cleptomanía).

Vida social:



-    Intensa e indiscriminada vida social, con intervalos de aislamiento.
-    Vida sentimental intensa, inestable o ausente.
-    Vida secual que puede fructuar de ninguna a cierta promiscuidad.
-    Sucesivos cambios y/o problemas con amistades.

Consumo de tóxicos:



-    Consumo de alcohol, en ocasiones sin medida.
-    Consumo de otras drogas en situaciones sociales

Tratamiento y seguimiento



1-Los objetivos globales del tratamiento son: evitar la muerte del paciente, ya que la anorexia tiene una mortalidad temprana cercana al 4-5 % cifra que se eleva la 20% en seguimientos a 20-30 años. Evitar la cronificación. Iniciar la recuperación física y mental del paciente.
2-Los aspectos médicos: en primer lugar hay que determinar el estado del paciente para saber si el tratamiento se llevará a cabo de forma ambulatoria o ingresándolo en el hospital. Si el grado de desnutrición lo permite y si se detecta la enfermedad en fase precoz se pude iniciar el tratamiento en u ambulatorio; si no es así, habrá que hospitalizar al paciente.
3- criterios de ingreso en anorexia nerviosa: perdida de peso persistente, en menos de tres meses un porcentaje mayor de forma progresiva. trastornos hidroelectrolíticos  severos. Fallo del tratamiento ambulatorio. Rechazo manifiesto a alimentarse. Incompetencia familiar manifestada ante un cuadro de evolución. Intervenciones en crisis y Urgencias psiquiátricas.
4- Renutrición y realimentación. Es el  primer objetivo. El  peso alrededor del cual de debe mantener el  paciente se puede obtener de la s tablas de percentiles para su edad y sexo aunque hay que tener en cuente las variaciones de cada uno.
Dado que el paciente tiene un comportamiento alimentario anormal, acompañado de una alteración de la situación familiar, el  médico decide hacerse cargo de su alimentación con el consentimiento del paciente. para poder comenzar la realimentación es necesario una “alianza  terapéutica” indicándole que no se le va a engordar, sino que se va a intentar conseguir una nutrición adecuada.
La confección de la dieta será cosa de la madre, el paciente no podrá entrar en la cocina, ni acompañarla cuando va a la compra. Asimismo el pacienta deberá permanecer sentado en la mesa  a las horas regulares, con toda la familia y con tres platos.
Es importante conocer el ejercicio físico que suele realizar, suspendiéndolo la principio del tratamiento, para reiniciarlo posteriormente según la evolución del paciente.
5- Seguimiento médico.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License