Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Desarrollo de la UE Unión Europea Parte 3 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Estructura



La más alta autoridad de la OTAN es el Consejo del Atlántico Norte, compuesto por delegados permanentes de todos los miembros, encabezados por un secretario general; es responsable de la política general, los planes presupuestarios y las acciones administrativas. Por debajo del Consejo se encuentran el Secretariado, varios comités temporales y el Comité Militar.

El secretario general dirige el Secretariado, que desarrolla todas las funciones no militares de la alianza. Los comités temporales se encargan de las cuestiones que le son asignadas por el Consejo. El Comité Militar está integrado por los jefe de Estado Mayor de las diversas Fuerzas Armadas, y se reúne dos veces al año. Entre tales reuniones el Comité Militar se mantiene en sesión permanente con representantes de los países miembros, para definir las políticas militares. Por debajo del Comité Militar están los diversos mandos geográficos: el Mando Aliado para Europa, el Mando Aliado para el Atlántico, el Mando Aliado para el Canal y el Grupo de Planificación Regional (para Estados Unidos). Estos mandos tienen a su cargo las fuerzas armadas desplegadas en esas áreas.

Historia



Hasta 1950, la OTAN consistió ante todo en un compromiso de los Estados Unidos para con sus miembros bajo los términos del artículo 5 del Tratado. No existía, sin embargo, mecanismo alguno con el que articular ese compromiso. El comienzo de la guerra de Corea, en junio de 1950, convenció a los aliados de que los soviéticos podían actuar contra una Alemania dividida. El resultado fue no sólo la creación de un sistema de comando militar, sino también la expansión de la organización. En 1952, Grecia y Turquía se adhirieron a la alianza, y en 1955, Alemania Occidental, mediante un complicado acuerdo, según el cual Alemania no quedaba autorizada a producir armas químicas, biológicas o nucleares. En su primera década, la OTAN fue más que nada una organización militar dominada por el poder bélico estadounidense, que proporcionaba una cobertura de seguridad para la recuperación de la política y de la economía europeas.

El alcance soviético de la paridad en armamento nuclear con Occidente difundió entre los europeos el temor de que Estados Unidos no cumpliera con su compromiso.

La década de 1960 se caracterizó en la OTAN por dos procesos consecuentes: la retirada de Francia, bajo la presidencia de Charles de Gaulle, de la organización, aunque no de la alianza, en 1966; y la creciente influencia de las naciones más pequeñas, que buscaban en la OTAN tanto un instrumento de disuasión como de defensa. La intervención estadounidense en la guerra de Vietnam disminuyó aún más la autoridad de Estados Unidos y contribuyó al malestar en la OTAN.

Aunque la década siguiente comenzó con algunos acuerdos como resultado de las Conversaciones para la Limitación de Armas Estratégicas (en inglés, Strategic Arms Limitation Talks, SALT I), este periodo terminó con la frustración derivada de la rapidez con que los soviéticos desarrollaron su arsenal militar. La OTAN resolvió este problema con el programa de doble vía de 1979, en el que los nuevos esfuerzos en la defensa estuvieron acompañados por nuevos esfuerzos disuasorios. La década de 1980 comenzó con una crisis cada vez más profunda entre Oriente y Occidente. En 1983, la URSS fracasó en la prevención del despliegue de misiles balísticos de alcance intermedio, designados para competir con las armas soviéticas que apuntaban a las ciudades europeas. Este logro se convirtió, sin embargo, en irrelevante tras la firma del Tratado sobre Fuerza Nuclear de Alcance Intermedio (INF) en 1987 (véase Control internacional de armas).

El Tratado INF fue un presagio de la crisis del Pacto de Varsovia. La década concluyó con el éxito aparente de la OTAN al resolverse favorablemente el desafío planteado por el bloque comunista.

Javier Solana


a17628.gif

El secretario general de la OTAN desde 1995, el político socialista y profesor universitario español Javier Solana, obtuvo un acuerdo histórico a finales de mayo de 1997 con el presidente ruso Borís Yeltsin, que supuso lo que algunos analistas internacionales denominaron final de la Guerra fría, aunque quizás fuera más correcto definirlo como el final de la posguerra fría.

Realizaciones



A lo largo de los años, la existencia de la OTAN ha permitido estrechar los vínculos entre sus miembros y ha dado lugar a una creciente comunidad de intereses. El Tratado ha proporcionado en sí mismo un modelo para otros acuerdos de seguridad colectiva. Es posible que la OTAN disuadiera a la URSS del intento de un ataque directo sobre Europa Occidental. Por otro lado, el rearme de Alemania Occidental y su admisión en la alianza constituyeron las causas aparentes para el establecimiento en 1955 del Pacto de Varsovia.

En los primeros años de la década de 1990, la transformación de la URSS y de la Europa Oriental, incluyendo la reunificación de Alemania y la disolución del Pacto de Varsovia, redujeron de forma drástica la amenaza militar soviética. Aún así, muchos observadores occidentales ven la OTAN de la posguerra fría, como un ‘paraguas de seguridad’ en una Europa asediada por las pasiones nacionalistas desatadas en Europa Oriental y en los países surgidos tras la desintegración de la URSS. El Consejo de Cooperación del Atlántico Norte, creado en noviembre de 1991, proporciona un foro de consultas entre miembros de la OTAN, naciones de Europa Oriental y antiguas repúblicas soviéticas. En 1993, los miembros de la OTAN apoyaron proponer a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia una asociación limitada con la OTAN. Bajo ese plan, conocido como Asociación por la Paz, los países no miembros de la OTAN podrían ser invitados a participar en la información compartida y a intervenir en maniobras y operaciones en defensa de la paz.

El 27 de mayo de 1997, en París, se produjo un hecho de vital importancia para el futuro de la Organización y que, prácticamente, otorgaba un carácter oficial a la finalización de la Guerra fría. Tras intensas negociaciones previas, en las que jugó un papel fundamental Javier Solana, secretario general de la Organización desde 1995, fue ratificado el Acta fundacional sobre las relaciones mutuas de cooperación y seguridad entre la OTAN y la Federación Rusa. Este documento, que sancionaba el derecho de todo Estado a elegir sus socios en materia defensiva, y que vino acompañado por una declaración del presidente ruso, Boris Yeltsin, anunciando el desmantelamiento de los misiles rusos dirigidos a Europa, significó el comienzo de una nueva era para la OTAN, que habría de dotarse de una nueva esencia, estructura y organización.

Surgida como elemento coordinador de la defensa occidental frente a la ‘amenaza’ que suponía el bloque comunista aglutinado en el Pacto de Varsovia, la desaparición real de la dialéctica de bloques exigía su necesaria conversión en un organismo cuyo principio básico fuera la ’seguridad común’. Este Acta, si bien no puso fin a la oposición de Rusia frente a cualquier tentativa de ingreso de países de la Europa Oriental en la Alianza Atlántica, si supuso cierta resignación ante tal hecho. Las primeras consecuencias llegaron en la cumbre que la OTAN celebró en Madrid en julio de 1997.

En esta reunión, se llegó a cuatro grandes decisiones: Polonia, Hungría y la República Checa recibieron la invitación oficial para establecer las negociaciones formales que culminarían con su adhesión a la Alianza en 1999; Eslovenia y Rumania fueron mencionados para indicar que seguirían esos mismos pasos a partir de tal año; la OTAN y Ucrania firmaron una Carta de Relación Especial que estrechaba lazos de cooperación entre ambas partes; el Consejo de Asociación Euroatlántica, integrado por los 16 países miembros de la OTAN, los antiguos países de la órbita soviética, estados neutrales, los pertenecientes a la Unión Europea y a la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, sucedió a la Asociación por la Paz como foro de consultas entre sus miembros.

PAISES QUE INTEGRAN LA UE



BÉLGICA



a17629.gif

Nombre oficial: Royaume de Belgique (francés) Koninkrijk België (neerlandés)(Reino de Bélgica)

Capital: Bruselas

Bandera



Los colores de la bandera belga proceden de los blasones de las provincias durante la rebelión de 1789. Los colores fueron readaptados y situados en sentido vertical tras la independencia del país en 1830. La forma y arreglos actuales fueron ratificados en 1831.

Himno



“La Brabançonne”(”La canción de Brabante”)

Bélgica, monarquía constitucional al noroeste de Europa; limita al norte con Holanda y el mar del Norte, al este con Alemania y Luxemburgo, y al sur y suroeste con Francia. Junto a Holanda y Luxemburgo, Bélgica forma el Benelux. Su máxima longitud es de 282 km, en dirección sureste-noroeste, su anchura es de 145 km, y tiene una figura triangular. Su superficie es de 30.528 km2. Bruselas, su capital y la ciudad más importante, se localiza en el centro del país.

Población



La población se compone principalmente de dos grupos étnicos: los flamencos (de origen germánico) y los valones (de origen celta aunque con mezcla de elementos alpinos). La distinción también se produce en el ámbito lingüístico: los flamencos hablan flamenco (u holandés) y los valones hablan francés. Las provincias con predominio flamenco se sitúan en la mitad norte de Bélgica, denominada Flandes, y las provincias con predominio de valones están en la mitad sur, denominada Valonia. Una minoría germanoparlante vive al este del país. En Bruselas, la capital, se mezclan las dos poblaciones. Un 57% de la población habla flamenco y un 32% francés; alrededor de un 9% se consideran bilingües y un 0,7% habla alemán.

Características de la población



La población es de 10.100.631 habitantes (según estimaciones para 1993). La densidad es de 330 hab/km2, una de las más altas de Europa. Las mayores concentraciones están en las zonas industriales de Bruselas, Amberes, Lieja y Gante, así como en la región industrial entre Mons y Charleroi. En décadas recientes, la región de Limburgo ha incrementado su población debido a su expansión industrial. Cerca del 10% de los belgas viven en Bruselas. La población urbana se acerca al 97 por ciento.

Divisiones administrativas y principales ciudades



Bélgica se divide en nueve provincias: Amberes, Brabante, Flandes Oriental, Hainaut, Lieja, Limburgo, Luxemburgo, Namur y Flandes Occidental; y en casi 600 communes (municipios). Las principales ciudades y su población (según estimación para 1993) son Bruselas, la capital (949.070 habitantes, incluida el área metropolitana), Amberes (462.880 habitantes), Gante (228.490 habitantes), Charleroi (207.045 habitantes) y Lieja (196.632 habitantes).

Religión



Alrededor del 90% de la población belga es católica, pero este porcentaje y la asistencia al culto está en declive. La libertad religiosa está garantizada y una parte del salario de los eclesiásticos de cualquier religión la aporta el gobierno. Otras confesiones son el protestantismo y el judaísmo.

Lengua



En 1963 se aprobó una ley estableciendo tres lenguas oficiales: el flamenco, reconocido como lengua oficial en el norte; el francés, en el sur, y el alemán, en la zona oriental. En la ciudad y en los alrededores de Bruselas, el francés y el flamenco son reconocidos oficialmente, aunque los que hablan francés son el grupo más numeroso. En 1971 se aprobó un cambio constitucional por el que se reconocían estas tres comunidades lingüísticas, favoreciendo su autonomía cultural y revisando también la posición bilingüe y administrativa de Bruselas, un enclave en el área de habla flamenca. La ejecución de un programa en tres fases que buscaba incrementar la autonomía fiscal de las tres regiones etnolingüísticas empezó a finales de la década de 1980 y tiene prevista su finalización en 1995 con la formación de un sistema federal de gobierno.

Cultura



Los festivales desempeñan un importante papel en la vida de Bélgica. Uno de los más famosos es el carnaval de tres días en Binche, cerca de Mons, celebrado antes del de Lent. Durante el carnaval, la diversión y el baile son conducidos por gilles, hombres vestidos con sombreros altos y emplumados y brillantes trajes. Otro espectáculo famoso es la procesión de la Sagrada Sangre, celebrada en Brujas en mayo. El 6 de diciembre se conmemora el día de San Nicolás, una destacada fiesta infantil.

Economía



Bélgica es una de las primeras naciones industrializadas. Su producto interior bruto en 1994 era de 227.900 millones de dólares, resultando un ingreso por persona de 19.000 dólares. Bélgica importa grandes cantidades de materias primas que se procesan para su exportación en su mayor parte. La industria pesada belga se compone de empresas de acero, carbón, productos químicos y petróleo, controladas por seis trusts. A comienzos de la década de 1990, la capacidad eléctrica instalada era de 14,1 millones de kilovatios; la producción eléctrica fue de 70.200 millones de kWh.

En 1992, el presupuesto anual estimaba unos ingresos de 92.000 millones de dólares y unos gastos de 100.000 millones de dólares. Un creciente déficit presupuestario, combinado con altas tasas de desempleo, dificultan el crecimiento de la economía belga desde comienzos de la década de 1980. A finales de esta década y primeros años de la siguiente, el crecimiento se recuperó para volver a caer en 1993.

Agricultura



Alrededor del 3% de los trabajadores se dedican a actividades agrícolas, que producen un 80% de las necesidades alimenticias belgas. Un 65% de las granjas se cultivan de forma intensiva en explotaciones de unas 10 hectáreas. Un 45% de la tierra se usa para actividades de cultivo o de cría de ganado y casi un 3% se dedica a la horticultura. A principios de la década de 1990 los principales cultivos fueron remolacha o betabel (6 millones t), patatas o papas (2,4 millones t), trigo (1,3 millones t) y cebada (450.000 t). Otros cultivos importantes son las frutas, los tomates y el lino. El ganado y los cultivos de consumo diario son las principales industrias agrícolas; Bélgica produce un 95% de su consumo de carne y es autosuficiente en mantequilla, huevos y leche. A principios de la década de 1990, la cabaña ganadera de Bélgica se componía de 6,8 millones de cerdos, 3,2 millones de vacas, 81.100 ovejas y 21.850 caballos.

Silvicultura y pesca



Los bosques cubren una quinta parte de la superficie del país y las zonas de bosque se utilizan principalmente para actividades recreativas. En los últimos años, se ha desarrollado una repoblación con coníferas y las actividades silvícolas se han incrementado; sin embargo, la madera se importa aún para la industria del papel.

El principal y mayor puerto pesquero es Ostende. La flota pesquera captura en los bancos del norte del océano Atlántico, desde el mar del Norte hasta Islandia. Las capturas anuales a principio de la década de 1990 ascendían a 28.000 toneladas, principalmente de arenque, lenguado, bacalao, camarón, sardineta y platija.

Minería



Históricamente, el carbón es el principal recurso minero, pero su extracción ha sido agotada y la producción cayó considerablemente a finales de la década de 1980. La industria extrajo 5,6 millones de toneladas de carbón en 1986, pero la producción se redujo a 634.000 toneladas en 1991 y a sólo 278.000 en 1992. Muchas minas han tenido que cerrar en las regiones carboneras del sur, en torno a Mons, Charleroi, Lieja y Namur; la cuenca de Campine, al norte, produce casi todo el carbón que queda por extraer. Debido a esto, el carbón se debe importar para las acerías y otras industrias. También es destacada la importación de crudo de petróleo.

Industria



Es uno de los países europeos más industrializados, principalmente debido a su localización geográfica y a la infraestructura de transporte. La producción industrial se incrementó rápidamente después de la II Guerra Mundial, pero decreció en la década de 1950. Sin embargo, el establecimiento de la Comunidad Económica Europea (hoy Unión Europea) en 1957 y la introducción por el gobierno de un programa de incentivos a la inversión supuso un resurgir industrial. Bélgica está entre los mayores productores de hierro y acero, y más de la mitad de la producción se exporta. Alrededor de 10,5 millones de toneladas de acero en bruto se produjeron anualmente a comienzo de la década de 1990.

La industria textil, que data de la edad media, produce algodón, lana, lino y tejidos sintéticos. A excepción del lino, el resto de las materias también se importan. Los centros de la industria textil son Brujas, Bruselas, Limburgo, Gante, Lieja, Courtrai y Malinas. A principios de la década de 1990 se produjeron anualmente 46.000 toneladas de tejidos de algodón, 32.000 toneladas de tejidos de lana y 38.000 toneladas de rayón y telas de acetato. La elaboración de alfombras es una importante industria en Saint-Nicolas; Bruselas y Brujas se destacan por la manufactura de cintas, linón fino y damasco.

La industria química belga es líder en la producción mundial de cobalto y sales de radio, y también se encuentra entre los mayores productores de alquitrán de hulla, fertilizantes y plásticos. También elabora productos farmacéuticos, equipos fotográficos, objetos de vidrio, muebles, papel y cartón, y cemento.

La industria de metales no ferrosos, suministrada en especial por las materias primas de Zaire (el antiguo Congo Belga), proporciona a las industrias metalúrgicas, químicas y otras una amplia variedad de metales, como cobre, cinc, plomo, platino, germanio y uranio.

El tamaño de la industria metalúrgica se ocupa de la producción de maquinaria pesada, estructuras de acero y equipos industriales. Otras industrias importantes son la naval (que se concentra en Amberes) y la construcción de equipos ferroviarios. La industria del tallado de diamantes, instalada en Amberes, es una de las más importantes de este tipo a escala mundial.

Moneda y banca



La unidad monetaria es el franco belga de 100 céntimos (31,18 francos belgas equivalen a 1 dólar, según estimación de 1995). A la cabeza del sistema bancario está el Banco Nacional de Bélgica, establecido en 1850, que emite los billetes nacionales.

Comercio



El comercio exterior de Bélgica y Luxemburgo se realiza conjuntamente. Los dos países formaron la Unión Económica Belga-Luxemburguesa (BLEU) en 1921; hasta 1990 operaba una tasa de cambio dual por lo que el franco belga es moneda de curso legal en Luxemburgo. En 1948 se estableció una unión acordada para algunas materias entre estos dos países y Holanda.

Se amplió en 1958 en un acuerdo para la completa integración económica. En 1960 la Unión Económica del Benelux se hizo operativa, estableciéndose el libre movimiento de trabajadores, capitales y servicios entre los tres Estados. A principios de la década de 1990, las principales importaciones belga-luxemburguesas (incluyendo las de Luxemburgo) se componían de combustibles, menas y minerales, productos químicos, maquinaria y equipo eléctrico, vehículos de motor, metales no preciosos, equipos de transporte, accesorios de ropa y comestibles; tuvieron un valor anual de 83.700 millones de dólares.

Las exportaciones, principalmente manufacturas de hierro y acero, textiles, productos químicos, equipos de maquinaria y transporte, alimentos y ganado y diamantes tallados, tuvieron un valor total de 84.800 millones de dólares. Alemania, Francia, Holanda, Gran Bretaña y Estados Unidos son los principales socios comerciales.

Bélgica ingresó en la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en 1951. Seis años después, fue miembro fundador de la Comunidad Económica Europea (hoy Unión Europea) y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (EURATOM).

Transporte



El acceso principal para los barcos se realiza por los estuarios del Escalda y el Mosa, que se encuentran en Holanda. Amberes (a orillas del río Escalda, apartado del mar unos 84 km) es uno de los puertos con más tráfico del mundo. Los ríos de Bélgica están conectados por un importante sistema de canales. La longitud de canales y ríos navegables totaliza del orden de 1.600 km. Además, hay 128.345 km de carreteras, recorridas por cerca de 5 millones de vehículos, y 3.432 km de ferrocarril. Los ferrocarriles son propiedad del Estado; ningún otro país del mundo tiene un trazado de ferrocarril más denso por unidad de superficie. Sabena, la compañía aérea nacional, enlaza con las mayores ciudades del mundo.

Comunicaciones



Los servicios de emisiones radiofónicas en francés y flamenco son proporcionados por el gobierno, cuyos costes se sufragan a través de una tasa de licencia anual sobre cada aparato receptor, aunque también se permite la emisión comercial y se captan muchas emisoras extranjeras. A principios de la década de 1990 había 3,3 millones de receptores de radio y 3,1 millones de aparatos de televisión y estaban en servicio 5,7 millones de teléfonos. Se publican más de 35 periódicos.

Trabajo



La población activa es de 4,1 millones de trabajadores. Más de cuatro quintos se dedican a la manufactura, los servicios y el comercio. Cerca de dos tercios de todos los trabajadores están afiliados a los principales sindicatos: la Federación General del Trabajo , la Federación Cristiana de Sindicatos y la Federation Nacional Liberal de Sindicatos.

Gobierno



Bélgica es una monarquía constitucional, representativa y hereditaria. La sucesión al trono recae en el primogénito. El actual soberano es el rey Alberto II. La Constitución belga se promulgó en 1831 y ha sido revisada en 1893, 1921, 1970, 1971, 1980, 1989 y 1993. Como respuesta a las tensiones entre las zonas de habla flamenca y francesa de Bélgica, las reformas a partir de 1970 han tendido a la formación de un Estado federal. La mayoría de los poderes gubernamentales esenciales están repartidos ahora en las tres regiones: Flandes, Valonia y Bruselas. Este proceso se completó en mayo de 1993.

Poder ejecutivo



El Poder ejecutivo se confiere a la monarquía, que designa al primer ministro, los ministros y los jueces. El monarca es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y, con la aprobación del Parlamento, tiene poder para declarar la guerra y firmar tratados. Entre los derechos constitucionales de la monarquía se encuentran el de convocar y disolver el Parlamento, conferir títulos nobiliarios y conceder indultos. Todos los actos reales, sin embargo, deben ser visados por un ministro, que asume la responsabilidad de estos actos ante el Parlamento. En la medida en que los ministros son responsables ante el Parlamento, la monarquía debe elegir un gabinete que represente a la mayoría parlamentaria. Los gabinetes son generalmente coaliciones de varios partidos.

Poder legislativo



El Parlamento belga comprende el Senado y la Cámara de Representantes. El Senado consta de 182 miembros, elegidos tanto directa como indirectamente, por un periodo de cuatro años. El número de elección directa equivale a la mitad del número de escaños en la Cámara de Diputados; el resto son elegidos por el Senado y los consejos provinciales. La Cámara de Diputados, con 212 miembros, se elige por sufragio universal directo. Toda persona mayor de 18 años de edad está obligada a votar en las elecciones parlamentarias y puede ser multada por no hacerlo.

Poder judicial



La Constitución belga estipula una justicia independiente con poderes al mismo rango de aquéllos que disponen los poderes ejecutivo y legislativo. El más alto tribunal es la Corte de Apelación, constituida por un total de cinco, que se sitúan en Amberes, Bruselas, Gante, Lieja y Mons; las cinco cuentan cada una con la Corte de Trabajo y la Corte Suprema de Justicia. Los casos son remitidos a las cortes de apelación por los tribunales auxiliares, que revisan las materias civiles y criminales. En los tribunales auxiliares 12 jurados deciden todos los casos por votación mayoritaria. En 1989 se estableció un Tribunal Superior para resolver conflictos constitucionales surgidos por la transferencia del poder del gobierno central a las autoridades regionales.

Gobierno local



Cada una de las tres regiones de Bélgica elige su propio Parlamento, que es responsable de la educación, la sanidad y otras áreas de decisión en la región. Dentro de una región, cada provincia tiene un consejo de 50 a 90 miembros elegidos por voto directo. Las provincias se subdividen en distritos administrativos, configurados por ciudades, llamadas communes. Cada commune está administrada por un burgomaestre (alcalde o intendente) designado por el monarca. El ayuntamiento, de elección directa durante seis años, la notifica al monarca para su conformación. El Consejo elige un cuerpo ejecutivo denominado la Mesa del Consejo. El gobierno local en todos los grados posee un gran grado de autonomía, una tradición que ya se originó en tiempos feudales.

Partidos políticos



Las tres fuerzas políticas más importantes, cada una de ellas con una sección flamenca y otra francesa, son el Partido Social Cristiano (1945), el Partido Socialista (1885) y el Partido Liberal, que aúna al Partido Libertad y de Progreso (flamenco, 1961) y al Partido Liberal Reformista (francés, 1979). Hay muchos partidos menores.

Salud y bienestar social



Los servicios sanitarios y hospitalarios son responsabilidad de las comisiones de asistencia pública localizadas en cada ciudad. Estas comisiones pagan la atención de pacientes en los hospitales privados, administran los hospitales públicos y organizan los servicios de enfermería y clínicos.

La Seguridad Social, basada en una ley aprobada en 1944, se aplica a todos los trabajadores sujetos a contratos de empleo. La Oficina Nacional Central de la Seguridad Social recoge de los empresarios y empleados todas las contribuciones para subsidios familiares, seguros sanitarios, jubilación, vacaciones y seguro de desempleo, y distribuye los fondos a las respectivas secciones administrativas. Este extenso sistema de bienestar ha dado como resultado grandes mejoras en la salud pública y ha traído estabilidad económica a la población, pero también ha incrementado el déficit público.

Defensa



Bélgica es miembro fundador de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que tiene su cuartel general en Bruselas. El reclutamiento para las Fuerzas Armadas se hace por alistamiento voluntario. El entrenamiento militar y el equipamiento están coordinados con los de Holanda, según un acuerdo de 1948. En 1994, para reducir los gastos públicos, los efectivos del ejército se redujeron drásticamente de unos 80.000 a 47.200.

DINAMARCA



a17630.gif

Dinamarca, monarquía constitucional, situada al norte de Europa, es el más meridional de los países escandinavos. Su nombre oficial es Reino de Dinamarca (en danés, Kongeriget Danmark); limita al norte con el estrecho de Skagerrak, un brazo del mar del Norte; al este con el estrecho de Kattegat (una extensión del Skagerrak) y el estrecho de Øresund (también conocido como Sund), que une el Kattegat y el mar Báltico; al sur con el mar Báltico, el estrecho de Fehmarn y el estado de Schleswig-Holstein, en la República Federal de Alemania; y al oeste con el mar del Norte. Dinamarca comprende la mayor parte de la península de Jutlandia, que se extiende a lo largo de 338 km en dirección norte-sur, y más de 400 islas en el mar Báltico y en el mar del Norte.

Las islas principales se sitúan entre Jutlandia y Suecia. Sjaelland o Seelandia es la de mayor tamaño, seguida por Fyn (en alemán, Fünen), Lolland, Falster, Langeland y Møn.

Aproximadamente a 130 km al este de Sjaelland, en el mar Báltico, está la isla danesa de Bornholm. Dinamarca tiene dos territorios externos, que se localizan al norte del océano Atlántico: las islas Faroe y Groenlandia. Estuvieron bajo administración danesa desde finales del siglo XIV; en la actualidad ambas gozan de plena autonomía en cuestiones internas.

A las Faroe, un grupo de 18 islas localizadas a gran distancia del noroeste de Jutlandia, entre las islas Shetland e Islandia, se les otorgó la autonomía en 1948. Groenlandia se encuentra cerca de Norteamérica, al este de Canadá; es parte integrante, desde 1953, de la monarquía danesa y se le otorgó la autonomía en 1979. Si se excluyen estos territorios, Dinamarca tiene una superficie de 43.080 km2; la península de Jutlandia comprende casi el 70% de la superficie total. La capital de Dinamarca es Copenhague (en danés, københavn).

Población



La población de Dinamarca es extremadamente homogénea; el 96% son de origen danés y están muy relacionados con otros pueblos escandinavos, en especial con Noruega y Suecia. Hay una pequeña población inmigrante, principalmente escandinavos, y también turcos, iraníes y paquistaníes, la mayoría de los cuales vinieron como trabajadores ‘invitados’.

Características de la población



Alrededor del 87% de la población danesa vive en áreas urbanas. La Dinamarca metropolitana (excluyendo las islas Faroe y Groenlandia) tiene una población de 5.196.642 habitantes (según estimaciones en 1994), lo que da al país una densidad de población de unos 120 hab/km2. Una cuarta parte de la población vive en la capital (que comprende Copenhague y los municipios de Gentofte y Frederiksberg) y el extrarradio. La población (según estimaciones para 1994) de Groenlandia es de 55.419 habitantes, mientras que la de las islas Faroe es de 43.000 habitantes. Dinamarca ha tenido una tasa de natalidad muy baja (el promedio de nacimientos por mujer fecunda es inferior a 1,4) durante muchos años y, como consecuencia, un crecimiento vegetativo cada vez más pequeño. La inmigración ha compensado hasta ahora esta situación, y el conjunto poblacional parece haberse estabilizado en algo más de 5 millones de habitantes. La pirámide poblacional disminuye en ambos extremos (población infantil y tercera edad) y aumenta en las capas intermedias, lo que expresa la elevada esperanza de vida en Dinamarca, 72 años para los varones y 78 para las mujeres.

Divisiones

administrativas y ciudades principales



Para cuestiones administrativas, Dinamarca se divide en dos grandes comunas, Frederiksberg y Copenhague, y en 14 condados: Arhus, Bornholm, Copenhague (København), Frederiksborg, Fyn, Nordjylland, Ribe, Ringkøbing, Roskilde, Sønderjylland, Storstrøm, Vejle, Vestjaelland y Viborg. Los condados se dividen a su vez en más de 270 pequeños municipios, que generalmente comprenden un núcleo urbano y el área rural circundante.

Copenhague, que se extiende en su mayor parte en la isla de Sjaelland, tiene una población de 1.339.395 habitantes (según estimaciones para 1994) y es la ciudad más grande; la capital celebró su octavo centenario en 1967. Otras grandes ciudades, con sus poblaciones estimadas para 1994, son: el puerto de Arhus (274.535 habitantes), Odense (181.824 habitantes), la capital del condado de Fyn, y Alborg (158.000 habitantes), destacado centro administrativo.

Religión



El luteranismo es la religión más importante de Dinamarca; alrededor del 90% de los daneses son, al menos nominalmente, miembros de la Iglesia luterana evangélica. El monarca debe ser miembro de la Iglesia, pero el resto de la población en Dinamarca disfruta de una completa libertad religiosa.

Cultura



El Teatro Real en Copenhague ofrece representaciones dramáticas, de ópera y ballet bajo los auspicios del ministerio de Cultura. El Teatro Real se fundó en 1748 y su anexo (Nueva Escena) se inauguró en 1931. La compañía de ballet, fundada hace 200 años, se desarrolló a mediados del siglo XIX dentro de una institución separada, el Real Ballet Danés, bajo la dirección de August Bournonville; en la actualidad disfruta de prestigio internacional.

Dinamarca es famosa por la belleza en los diseños de sus cerámicas, vajillas de plata, porcelana y muebles del hogar; la vajilla de plata de Georg Jensen y los muebles de Kaare Klint y Arne Jacobson han sido especialmente admirados. Copenhague tiene una exposición permanente de artes y oficios donde los artistas de todo el país pueden mostrar y vender sus obras.

Economía



Dinamarca tradicionalmente ha sido un país agrario y la agricultura es todavía un sector económico clave, pues contribuye en un 25% de los ingresos por exportaciones. Desde el final de la II Guerra Mundial, sin embargo, la industria y los servicios han ganado en importancia; absorben un 20% y alrededor del 47% de la mano de obra del país respectivamente (según datos de 1992), mientras que el empleo en la agricultura (englobando la silvicultura y la pesca) es de un 5,5% en la actualidad, frente al 14% estimado en 1965. La industria y los servicios contribuyen respectivamente en un 18% y casi un 50% al producto interior bruto (PIB), y la agricultura lo hace sólo en un 4%. Los barcos daneses, que faenan en aguas extranjeras, contribuyen sustancialmente a la economía.

El país también está implicado en productivas inversiones extranjeras, especialmente en la construcción de buques y en el sector de la construcción exterior. El presupuesto anual de1994 estimaba alrededor de 55.800 millones de dólares en ingresos y 65.000 millones de dólares en gastos. El producto nacional bruto (PNB) en 1991 (según estimación del Banco Mundial con precios de 1989-1991) era de 121.650 millones de dólares, equivalente a 23.660 dólares per cápita, uno de los más altos del mundo.

Agricultura



La política estatal danesa favorece las pequeñas propiedades y no fomenta la fusión de pequeñas propiedades para formar otras más grandes. Alrededor del 85% de las explotaciones de Dinamarca tienen menos de 50 ha y la mayoría son de propiedad familiar.

De los más de 2,6 millones de ha en cultivo, alrededor del 60% se dedican a cereales, principalmente cebada, avena, trigo y centeno; el resto se destina al forraje y otros cultivos, como lino, cáñamo, lúpulo y tabaco. La producción agrícola a comienzos de la década de 1990 englobaba alrededor de 4,9 millones de t de cebada, 3,3 millones de t de remolacha azucarera, 3,5 millones de t de trigo y 400.000 t de centeno. Las industrias cárnicas y de productos de consumo diario son muy importantes y están orientadas a la exportación. Dinamarca es el primer productor del mundo de productos de ganado porcino; en 1992 contaba con unos 10,5 millones de cabezas de ganado porcino, 2,2 millones de vacuno y 28.000 caballos.

Una característica destacada de la agricultura en Dinamarca es la influencia del movimiento cooperativo. Las cooperativas se dedican especialmente a los productos de consumo diario y a los subproductos derivados del cerdo, gran parte de los cuales se comercializan también mediante cooperativas; la mayoría de éstas se organizan en asociaciones nacionales, que forman parte del Consejo Agrícola, una agencia central de cooperativas que establece contactos con el gobierno y con otras industrias y establece la estrategia en el comercio exterior.

Silvicultura y pesca



Los recursos forestales de Dinamarca son muy escasos; todos los bosques han sido reservas estatales desde 1805. La gran flota de pesca danesa (superior a 3.200 embarcaciones a motor) desempeña un papel importante en la economía. En 1990, la captura anual alcanzó 1,5 millones de t (casi toda pesca marítima). Las capturas más importantes son arenque, salmón y bacalao.

Minería



Todos los recursos subterráneos daneses son propiedad del Estado. El caolín se encuentra en la isla de Bornholm, pero los depósitos no son de alta calidad y se utilizan en la producción de objetos de barro grueso y ladrillo. El gas natural y el petróleo se obtienen de las plataformas situadas frente a las costas en el mar del Norte desde la década de 1970. La producción de crudo de petróleo alcanzó 157.000 barriles diarios a comienzos de la década de 1990. En 1993 llegó a ser un exportador neto; sin embargo, todavía necesitaba importar energía. La expansión de la producción de petróleo y gas se espera que equilibre las necesidades energéticas hacia 1997. Las reservas de petróleo se estiman en más de 700.000 billones de barriles. Otros minerales explotados comercialmente son limonita, lignito, criolita, caliza, creta y marga. Se han descubierto grandes cantidades de sal en Jutlandia.

Industria



Las industrias principales de Dinamarca se dedican al procesado de alimentos, a la producción de acero y metales, productos químicos y farmacéuticos, artes gráficas, maquinaria, bienes electrónicos y maquinaria específica de transporte (especialmente motores diesel para barcos y locomotoras). Los muebles daneses han sido demandados por todo el mundo desde la década de 1920. Otras industrias destacadas son el fundido de hierro, construcción naval, elaboración de cerveza, producción de textiles y tejidos, cemento, productos químicos, equipos electrónicos, alfarería, porcelana, cocinas, bicicletas y papel.

Energía



Dinamarca produce más de la mitad de sus necesidades energéticas, gracias a los depósitos de petróleo y gas en el mar del Norte y a las medidas de ahorro establecidas por el gobierno. Casi toda la electricidad de Dinamarca se produce en plantas térmicas que usan carbón o productos petrolíferos. A comienzos de la década de 1990 el país podía generar unos 8,6 millones de kW y la producción anual era de 27.200 millones de kWh aproximadamente.

Moneda y banca



La unidad monetaria es la corona danesa o krone, dividida en 100 øre (9 coronas equivalen a 1 dólar estadounidense en 1995). El Banco Nacional de Dinamarca (1818) es el banco emisor y el centro de finanzas danés; sus oficinas principales están en Copenhague. Los grandes bancos comerciales tienen sucursales por toda Dinamarca y el país también cuenta con más de 90 cajas de ahorros. El número de bancos se ha reducido continuamente desde la década de 1970, a causa de una sucesión de fusiones; la más reciente fue a comienzos de la década de 1990.

Comercio exterior



A mediados de la década de 1960, Alemania occidental reemplazó a Gran Bretaña como principal socio comercial, posición que la actual República Federal de Alemania sigue manteniendo en el presente.

Hasta comienzos de la década de 1960 la ganadería, el procesado de carne (principalmente jamón) y los productos de consumo diario constituían el grueso de las exportaciones; desde entonces los productos industriales han crecido y han superado a las exportaciones agrícolas. A comienzos de la década de 1990 las exportaciones anuales estaban valoradas en más de 203.000 millones de coronas y las importaciones anuales en unos 230.000 millones de coronas. Entre las principales importaciones danesas se encuentran la maquinaria, metales primarios y productos metálicos, equipos de transporte, combustibles y lubricantes, y diversos bienes de consumo.

Transporte



Los transbordadores (ferrys) y los puentes son elementos característicos del sistema de transporte danés. Los transbordadores enlazan Jutlandia y las islas, y también dan servicio a Alemania, Suecia, Estados Unidos y Noruega. Dos puentes conectan Jutlandia y Fyn; el puente entre Sjaelland y Falster es el más largo del país. Dinamarca tiene 2.500 km de ferrocarril, más del 80% de ellos corre a cargo de los Ferrocarriles Daneses Estatales.

La principal línea atraviesa el sur de Jutlandia hasta llegar a Hamburgo, en Alemania. También hay un extenso sistema de carreteras, que cuenta con un total de 71.063 km de carreteras pavimentadas. Las Líneas Aéreas Danesas forman parte del Sistema de Líneas Aéreas Escandinavas (SAS en sus siglas en danés). Danair proporciona servicio aéreo interior. El aeropuerto internacional está en Kastrup, cerca de Copenhague. En agosto de 1991 Dinamarca firmó un acuerdo con Suecia para la construcción de un sistema de ferrocarril y carretera (cuya finalización está prevista para 1997) a través del estrecho entre Copenhague y Malmö.

Comunicaciones



El gobierno posee un servicio telefónico y se encarga de las líneas a larga distancia, pero la mayoría de los servicios locales en Dinamarca están explotados por empresas privadas. Hay aproximadamente 4,4 millones de teléfonos en el país. Los programas de radio y televisión se producen por Radio Dinamarca, cadena de propiedad estatal; los anuncios están prohibidos, de ahí que se deba pagar una licencia anual para su uso. Una red de televisión privada empezó a emitir en 1988. A comienzos de la década de 1990 existían casi 2 millones de receptores de televisión y más de 2 millones de aparatos de radio.

Trabajo



La población activa danesa engloba a más de la mitad de la población; el sector servicios y la industria son los que generan mayor número de puestos de Trabajo , con casi el 47% y el 20% de la mano de obra respectivamente. Alrededor de tres cuartas partes de las mujeres trabajan, y suponen más del 40% de la mano de obra. En las décadas de 1960 y 1970 el país hubo de favorecer la llegada de trabajadores procedentes principalmente de Turquía, la antigua Yugoslavia y Pakistán. La mayoría de los trabajadores, técnicos cualificados y artesanos son miembros de sindicatos. La Confederación de Sindicatos Daneses tenía alrededor de 1,2 millones de afiliados en más de 1.300 sindicatos a comienzos de la década de 1990.

Gobierno



Dinamarca es una monarquía constitucional y hereditaria, gobernada según la Constitución de 1953. Margarita II sucedió en 1972 a su padre, Federico IX.

Poder ejecutivo



El Poder ejecutivo está nominalmente investido en el soberano danés, pero en la práctica es ejercido por un gabinete dirigido por el primer ministro el cual es elegido por el soberano y debe tener el apoyo de la mayoría del legislativo.

Poder legislativo



El Poder legislativo en Dinamarca lo ejercen conjuntamente el soberano y el Folketing (Parlamento). El acuerdo conjunto entre el soberano y el Folketing es necesario para la promulgación de las leyes, la declaración de guerra y la firma de un tratado de paz. El máximo periodo legislativo es de cuatro años. Los 179 miembros del Folketing se eligen por sufragio popular siguiendo el principio de representación proporcional; las islas Faroe y Groenlandia están cada una representadas por dos miembros. Todos los daneses mayores de 18 años, con residencia habitual en el país, están capacitados para votar y presentarse en las elecciones al Folketing. Las medidas aprobadas por el Poder legislativo pueden ser sometidas a referéndum con el consentimiento de una tercera parte de los miembros; si al menos un 30% de los potenciales votantes rechazan la medida, ésta es anulada.

Poder judicial



El Poder judicial en Dinamarca está conferido a 82 tribunales inferiores presididos cada uno por un juez, dos tribunales superiores, cada uno con un grupo de jueces, y un Tribunal Supremo, que tiene su sede en Copenhague.

Gobierno local



Los consejos de distrito formados entre 7 y 31 miembros -y presididos por los alcaldes electos- administran las 275 municipalidades de Dinamarca. El distrito de Copenhague se administra por un concejo municipal y por un ejecutivo que consta del burgomaestre principal, cinco burgomaestres y cinco concejales. Los consejos de condado, presididos por alcaldes, administran los 14 condados. El ministerio del Interior supervisa los condados y las comunas de Copenhague y Frederiksberg. Los comités locales supervisan los municipios.

Partidos políticos



Dinamarca cuenta con varios partidos políticos. El Partido Socialdemócrata, de centro izquierda, fundado en 1871, es el más importante, con unos 100.000 miembros. Otros partidos importantes son el Partido Popular Conservador, de centro derecha moderado, el Partido Socialista Popular, del ala izquierda moderada, y el Partido Liberal, de centro izquierda.

Salud y bienestar



Dinamarca introdujo uno de los primeros sistemas estatales de salud del mundo en la década de 1930. El moderno sistema de Seguridad Social cubre a más del 95% de la población danesa y engloba el servicio médico, la hospitalización gratuita y el pago de algunas medicinas esenciales y de algunos cuidados médicos.

La mayoría de los hospitales son municipales. La edad de jubilación es de 67 años; el importe de la pensión está en relación con el índice del coste de la vida. Aunque el sistema es costoso (esta es la principal razón de los altos impuestos), los daneses se han resistido a los intentos de la derecha política para incorporar más seguros privados. Otros beneficios engloban el subsidio por enfermedad, accidente, desempleo y discapacidad, asistencia social y ayudas para el cuidado de los niños, entre los que se encuentran el cuidado diario para los hijos de parejas en las que los dos están trabajando.

Defensa



Dinamarca es miembro fundador de la Organización para el Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El conjunto de las Fuerzas Armadas en 1993 era de 27.700 soldados (incluidos 9.100 reclutas). El reclutamiento es universal y dura al menos nueve meses, en los que se recibe adiestramiento militar. El ejército de Tierra mantiene una fuerza de 16.900 soldados. La Armada tiene una pequeña flota y una fuerza de defensa costera que consta de 4.500 miembros. La Real Fuerza Aérea Danesa, con 6.300 soldados, está tácticamente bajo el mandato de la OTAN.

Hay unos 70.000 reservistas y cada reemplazo mantiene una guardia de voluntarios hasta los 50 años, que cuenta con 54.500 miembros en el ejército de Tierra, en la Armada 4.000 y en la Fuerza Aérea 10.700. Dinamarca abandonó su tradicional neutralidad después de la II Guerra Mundial; en 1988 se convirtió en el primer país de la OTAN que incluía mujeres en las unidades de combate. En 1992 asumió la condición de observador de la Unión Europea Occidental pero ha rechazado convertirse en un miembro pleno de la organización.

FRANCIA



a17631.gif

INFORMACIÓN GENERAL



Nombre oficial: République Française(República Francesa)

Capital: París

Bande

ra



Los colores rojo, blanco y azul de la bandera francesa datan de 1789, cuando Luis XVI incorporó el rojo y el azul de la ciudad de París al blanco del escudo de los Borbones, la familia real gobernante en Francia. La bandera tricolor fue oficialmente adoptada por la Convención Nacional en 1794.

Himno



“La Marseillaise”(”La Marsellesa”)

Francia, país de Europa occidental, limita al norte con el canal de la Mancha, el estrecho de Dover o Paso de Calais y el mar del Norte (el cual le separa de Gran Bretaña); al noreste con Bélgica, Luxemburgo y Alemania; al este con Alemania, Suiza e Italia; al sureste con el mar Mediterráneo; al sur con España; al suroeste con el golfo de Vizcaya; y al oeste con el océano Atlántico. Francia tiene una forma aproximadamente hexagonal, con una longitud máxima de norte a sur de unos 965 km y una anchura máxima de 935 km.

París es la capital y la ciudad más grande de Francia. La República de Francia comprende diez posesiones de ultramar entre las que se encuentran los departamentos de Guayana Francesa, en Sudamérica, Martinica y Guadalupe en las Indias Occidentales, y la isla Reunión en el océano Índico. Las dependencias territoriales son Saint Pierre y Miquelon, Mayotte, Nueva Caledonia, Polinesia Francesa, las Tierras Australes y Antárticas Francesas, y las islas Wallis y Futuna. La superficie total de la Francia metropolitana es de 543.965 km2, incluida la isla de Córcega, en el mar Mediterráneo.

Población



Más del 90% de los franceses ha nacido en Francia y la población es en su mayoría blanca. Los mayores grupos de extranjeros son italianos, españoles, portugueses, polacos, africanos occidentales y norteafricanos.

Características de la población



La población (según estimaciones para 1994) era de 57.800.000 habitantes, lo que da una densidad de población de 106 hab/km2. Alrededor del 75% de la población está clasificada como urbana.

Divisiones administrativas



Francia, englobando Córcega, está compuesta por 22 regiones, que se subdividen en 96 departamentos. Las regiones son Île-de-France, Ródano-Alpes, Norte-Paso de Calais, Alsacia, Aquitania, Auvernia, Baja Normandía, Borgoña, Bretaña, Centro, Champaña-Ardenas, Córcega, Franco Condado, Alta Normandía, Languedoc-Rosellón, Lemosín, Lorena, Pirineos Centrales, País del Loira, Picardía, Poitou-Charentes y Provenza-Alpes-Costa Azul.

Ciudades principales



La capital y ciudad más importante de Francia es París, que tenía una población (1990) de 2.175.200 habitantes y el total de su área metropolitana de 9.318.821 habitantes. Marsella (878.689 habitantes y 1.230.936 habitantes incluida el área metropolitana) es un importante puerto; Lyon (418.476 habitantes y 1.262.223 habitantes incluida el área metropolitana) es un centro industrial especializado en el sector textil. Otras grandes ciudades son Toulouse (365.933 habitantes y 608.430 habitantes incluida el área metropolitana), un centro industrial y comercial; Niza (342.439 habitantes y 475.507 habitantes incluida el área metropolitana), un centro turístico; Estrasburgo (255.937 habitantes y 388.483 habitantes incluida el área metropolitana), puerto del Rin y centro industrial y comercial; Nantes (244.995 habitantes y 492.255 habitantes incluida el área metropolitana), notable por las refinerías de azúcar, los astilleros y otras industrias; Burdeos (213.274 habitantes y 685.456 habitantes incluida el área metropolitana), puerto marítimo y centro industrial y de producción de vinos; y Montpellier (207.996 habitantes y 236.788 habitantes incluida el área metropolitana), centro industrial y comercial. Otras 25 ciudades en 1990 tenían poblaciones que superaban los 100.000 habitantes.

Religión



El catolicismo es la religión del 75% de los franceses practicantes. Le siguen en importancia el islam, el protestantismo y el judaísmo. Durante el siglo XIX, el Estado subvencionó a las religiones cristiana y judía. En 1905, debido a la oposición popular a la influencia política de la Iglesia católica y a su control sobre la educación pública, la legislación prohibió la financiación del clero católico, protestante y judío con fondos públicos. Por las disposiciones de esta legislación y de otras posteriores, el gobierno francés retiró el reconocimiento oficial a las citadas religiones.

Lenguas oficiales y habladas



El idioma oficial es el francés pero además perduran lenguas regionales en varias áreas; por ejemplo, en Bretaña, algunas personas hablan bretón; en las regiones montañosas de los Pirineos occidentales se habla la lengua vasca; el catalán y el provenzal en algunas zonas de Provenza; en Flandes se habla flamenco; y en Alsacia y Lorena se habla el alemán. El dialecto alemán que se utiliza en Alsacia se denomina alsaciano.

Cultura



La cultura francesa está íntimamente relacionada con el desarrollo cultural del mundo occidental, en particular en las áreas de las artes y de las letras. París ha sido considerada durante mucho tiempo como el origen de la cultura francesa. Durante la edad media Francia fue un destacado foco cultural en Europa; después, la riqueza de la monarquía francesa en los siglos XVI, XVII y XVIII subvencionó el arte a una escala comparable con la del Papado, lo que atrajo a París a la mayoría de los talentos artísticos y artesanos de Europa.

El aumento de la riqueza también permitió el crecimiento de una clase acomodada, que tenía tiempo y medios para practicar la elegancia en el vestir, en el comportamiento social, en la arquitectura y en el diseño, desarrollando unos estilos y unas formas sociales que todavía perduran en la cultura occidental. En el siglo XX el cine francés asumió una posición importante en el mundo, particularmente en la década de 1960 con el grupo de directores cinematográficos de la nouvelle vague (’nueva ola’).

Economía



Francia, cuya economía tradicional era de carácter agrícola, experimentó un creciente desarrollo industrial a partir de la II Guerra Mundial. Durante el periodo de posguerra, el gobierno desarrolló una serie de planes de gran alcance con el fin de promover la recuperación y de incrementar la dirección gubernamental de la economía.

En los denominados planes Monnet se establecía el principio de la nacionalización de ciertas industrias, en especial los sistemas de transporte ferroviario y aéreo, los principales bancos y las minas de carbón; el Estado, además, se convirtió en el principal accionista de las industrias automovilísticas, electrónicas y aeronáuticas, así como el principal promotor en la explotación de las reservas de crudo y gas natural. En parte como resultado de esos planes y programas, el producto nacional francés aumentó casi el 50% entre los años 1949 y 1954, el 46% entre 1956 y 1964, y durante la década de 1970 en un porcentaje anual del 3,8%.

En 1981 el nuevo gobierno socialista comenzó un programa de nacionalización de industrias; sin embargo, la elección de un gobierno conservador, en 1986, condujo a la reducción del papel estatal en la economía. En 1994 el producto interior bruto francés fue de 1,30 trillones de dólares, lo que equivalía a 22.580 dólares per cápita. El presupuesto nacional para 1995 establecía 241.416 millones de dólares de ingresos y 245.066 millones de dólares de gastos.

Agricultura



Aproximadamente el 35% de la superficie total de Francia es cultivable y alrededor del 6% de la población activa trabaja en la agricultura, la silvicultura y la pesca. Bajo condiciones normales, las propiedades agrarias, que suelen tener un promedio de unas 15 ha, producen los suficientes cereales y otros alimentos básicos para consumo nacional. Una valiosa producción agrícola son las vides para elaborar vino. Francia e Italia son los mayores productores mundiales de vino; la producción anual de Francia a finales de la década de 1980 fue de 7.000 millones de litros.

La producción anual de las principales cosechas en 1991 (en millones de toneladas) era remolacha azucarera (29,3), trigo (34,5), patatas o papas (6,3), maíz (12,8) y cebada (10,7). Otros productos importantes son centeno, avena, nabos, alcachofas, lino, cáñamo y tabaco. En varias partes del país es importante la sericultura. El cultivo de fruta destaca en la economía del campo francés y se cosechan importantes cantidades de manzana de mesa y para sidra, peras, ciruelas, melocotones (duraznos), albaricoques (chabacanos), bayas, cerezas, aceitunas, cítricos y frutos secos. La ganadería es también una fuente clave de ingresos en el sector agropecuario. En 1990 la cabaña ganadera francesa contaba con 21,4 millones de cabezas de ganado vacuno, 11,5 millones de ovino, 12,2 millones de porcino, 1,2 millones de caprino y 322.000 de caballar, así como más de 200 millones de aves de corral.

Silvicultura y pesca



De un total de 14,7 millones de ha de bosque y monte, aproximadamente dos tercios son de propiedad privada. Alrededor del 70% está compuesto por robles, hayas y chopos. En 1990 la producción maderera fue de 44,7 millones de m3. La resina, la trementina y el corcho tienen una destacada producción.

La flota pesquera francesa, con 12.940 barcos que navegan en aguas costeras y en alta mar, da Trabajo a unos 18.400 pescadores. En 1990 las capturas marinas, principalmente de ostras, totalizaron alrededor de 896.800 t anuales, entre las que se encontraban 250.000 t de marisco. Los pescados comerciales más importantes son el bacalao, la pescadilla y el atún.

Minería



Francia tiene una amplia diversidad de recursos minerales. Los depósitos franceses de mineral de hierro se encuentran entre los más ricos del mundo y la producción anual es de aproximadamente 2,9 millones de toneladas. En 1989, la producción de bauxita fue de 550.000 t y la de carbón, concentrada principalmente en el norte, de unos 12 millones de toneladas. En la región de las Landas, en el suroeste, hay pequeños depósitos de petróleo; en el mismo año, la producción de petróleo fue de unos 23,7 millones de barriles y la de gas natural de 3.700 millones de m3. También se extraen en cantidades significativas lignito, piritas, sales de potasio, sal, plomo, oro, uranio y cinc.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License