Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Desarrollo de la UE Unión Europea) Parte 6 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




ITALIA



a17636.gif

INFORMACIÓN GENERAL



Nombre oficial: Repubblica Italiana (República Italiana)

Capital: Roma

Bandera



La bandera tricolor italiana fue adoptada inicialmente por las repúblicas creadas por Francia en el norte de Italia durante las Guerras Napoleónicas, siguiendo el modelo de la bandera francesa. En 1848 el diseño fue adoptado por la Casa de Saboya, que aglutinó el movimiento de unificación. La actual bandera se estableció en 1946, cuando Italia se convirtió en una república y los símbolos monárquicos fueron eliminados de la misma.

Himno



“Inno di Mameli” (”Himno de Mameli”)

Italia, república de la Europa meridional; limita al norte con Suiza y Austria, al este con Eslovenia y el mar Adriático, al sur con los mares Jónico y Mediterráneo, al oeste con los mares Tirreno, de Liguria y Mediterráneo y al noroeste con Francia. Pertenecen también a Italia las islas mediterráneas de Elba, Cerdeña y Sicilia, así como otras islas menores. Dentro de Italia se encuentran los enclaves independientes de San Marino y la Ciudad del Vaticano, estado pontificio que se halla prácticamente rodeado por la ciudad de Roma, la capital del país. Italia tiene 301.309 km2 de superficie total.

Población



Se compone fundamentalmente de nativos del país, que mantienen fuertes lazos de unión con las regiones a que pertenecen. Normalmente, el país se divide en la región del norte, más urbana (ocupa la zona comprendida entre la frontera septentrional y el puerto de Ancona, situado en la parte meridional de Roma), y la región del sur, más rural (que comprende la región situada por debajo de lo que los italianos denominan el ‘muro de Ancona’).

En el próspero norte se hallan las ciudades más importantes y pobladas del país, con casi dos tercios del total de la población de Italia. El sur, de carácter eminentemente agrícola, está menos poblado y el desarrollo económico es mucho menor.

En las últimas décadas se ha producido un proceso de emigración de habitantes de las zonas rurales hacia las ciudades, que se traduce en una concentración del 68% de la población en las áreas urbanas a comienzos de la década de 1990. Prácticamente la totalidad de la población habla el italiano, una de las lenguas románicas que derivan del indoeuropeo (véase Lenguas itálicas).

El alemán se habla en áreas alrededor de Bolzano, en el norte, cerca de la frontera con Austria. También se habla, aunque minoritariamente, el francés (región del valle de Aosta), el albanés ladino, el esloveno, el catalán, el friulano, el sardo, el croata y el griego.

Demografía



La población de Italia en 1993 era de aproximadamente 57.138.489 habitantes y 189,6 hab/km2 su densidad de población.

Divisiones administrativas



El país está dividido en 20 regiones, que a su vez se dividen en provincias y éstas en municipios.

Ciudades principales



La capital y principal ciudad de Italia es Roma (con unos 2.687.881 habitantes, según estimaciones para 1993), centro turístico y comercial en esencia. Ciudades importantes con más de 300.000 habitantes son Milán (1.334.171 habitantes, según estimaciones para 1993), centro industrial, económico y comercial de primer orden; Nápoles (1.061.583, según estimaciones para 1993), uno de los puertos con mayor volumen de tráfico; Turín (945.551, según estimaciones para 1993), ciudad industrial y nudo de redes de transporte; Palermo (734.238), capital y principal puerto de Sicilia; Génova (701.032), el primer puerto del país y centro comercial de primer orden; Bolonia (411.803), importante mercado agrícola y red de distribución de mercancías; Florencia (408.403), centro industrial, comercial y cultural; Catania (364.176), ciudad industrial y comercial de Sicilia; Bari (353.032), importante centro comercial, y Venecia (317.837), puerto de gran importancia y centro cultural e industrial.

Religión



La religión predominante en Italia es la católica, profesada por más del 80% de la población. Sin embargo, el papel de la iglesia católica en el país es cada vez menos importante: sólo un 25% de los italianos asisten a los servicios religiosos con regularidad y en 1984, una ley estableció la no oficialidad de la religión católica y la supresión de la enseñanza de la misma en los colegios públicos. La Constitución garantiza la libertad de culto a las minorías religiosas de Italia, que son fundamentalmente la protestante, la musulmana y la judía.

Cultura



Desde la antigüedad Italia ha desempeñado un papel cultural de primer orden. La aportación de sus artistas ha dado al mundo algunos de los ejemplos más admirables de la escultura, la arquitectura, la pintura, la literatura y la música, en especial, la ópera de todos los tiempos. Aunque la unificación italiana tuvo lugar hace menos de 150 años, los italianos no se tienen por un pueblo de reciente creación sino que se consideran descendientes de los antiguos romanos. Sin embargo, existen diferencias regionales derivadas del hecho geográfico y de la dispar herencia cultural recibida de los griegos, etruscos, árabes, normandos y lombardos. Dichas diferencias se muestran claramente en los distintos dialectos, festividades, canciones y cocina. Pero, no obstante, existe un rasgo definitorio común a todos los italianos: la importancia de la familia como eje vertebrador de la vida.

Economía



País con predominio agrícola antes de la II Guerra Mundial, cuenta en la actualidad con un tejido industrial diversificado, con base fundamentalmente en la zona septentrional, sobre el que gira la actividad económica. En 1992, el producto interior bruto era ligeramente superior al billón de dólares, es decir una renta per cápita de 12.857 dólares. La actividad industrial suponía el 32% del total del producto interior; el comercio y las finanzas, el 4%; la agricultura, el 9% y el 55% los servicios.

La mayor parte de la actividad industrial está en manos del sector privado, aunque el gobierno ejerce una acción de control en las grandes firmas industriales y comerciales tales como la industria del petróleo, controlada por medio de la compañía petrolífera estatal. El Estado también controla los principales medios de comunicación y transporte. En la zona sur del país el problema principal, desde el punto de vista económico, es el retraso con respecto de la zona septentrional en el proceso de industrialización.

A pesar de los esfuerzos del gobierno, la industrialización en esa parte del país ha tropezado con obstáculos de diversa índole tales como el de la mano de obra y la tremenda influencia que ejerce la Mafia, que ha hecho que muchas grandes empresas se establezcan en otros lugares. A su vez, esto ha obligado a un gran número de habitantes del sur a emigrar al norte del país en busca de trabajo. El desempleo es uno de los problemas del país a pesar de que la tasa de parados se sitúa alrededor del 10 por ciento de la población activa. Por otra parte, la enorme deuda pública es un lastre para la economía italiana, cuyo presupuesto anual a finales de la década de 1980 contemplaba unos ingresos de alrededor de 362. 400 millones de dólares y un gasto de 450.700 millones.

Agricultura y ganadería



Casi un 60% de la superficie de Italia está cultivada o bien es tierra de pastos. La actividad agrícola ocupa a un 7% de la fuerza de trabajo. La variedad de condiciones climáticas, de suelo y altitud permite el cultivo de diferentes productos. Uno de los cultivos más extendidos es el de la uva, que sitúa al país entre los principales productores de vino del mundo.

A finales de la década de 1980 la producción vinícola total se situó (en t) alrededor de los 6,4 millones. También se encuentra entre los primeros productores mundiales de aceituna y aceite de oliva. La producción de aceitunas a finales de la década anterior fue de 2,3 millones de t anuales y la de aceite de oliva de 468.000 toneladas métricas. En el mismo periodo los demás productos agrícolas alcanzaron un volumen (en t) de 7,9 de trigo, 2,3 de patatas, 4,6 de tomates, 13,4 de remolacha azucarera, 6,3 de maíz y 1,1 de arroz. En menor cantidad produce cebada, centeno, alcachofas, guindillas y sandías.

Entre los productos de huerta los más importantes son las aceitunas, las manzanas, las naranjas, los higos, los dátiles y las nueces. La industria lechera es una de las más sobresalientes, llegando a producir hasta cincuenta tipos de quesos (gorgonzola, pecorino, parmesano, etc.). La ganadería contaba a finales de la década de 1980 con 8,9 millones de cabezas de ganado vacuno y búfalos, 11,5 de ovejas, 1,2 de cabras, 9,4 de suidos, 386.000 caballos, mulos y asnos y 120 millones de gallinas.

Silvicultura y pesca



La industria forestal italiana, muy limitada, no cubre las necesidades del país, que importa gran parte de la madera que consume. Desde tiempos de los romanos hasta el siglo pasado, los bosques, que habían crecido durante años, han sido utilizados como tierras de cultivo. Como resultado de esta práctica se ha producido una erosión del suelo que no favorece a la industria forestal. No obstante, en los últimos tiempos se ha avanzado en la explotación de los bosques. A finales de la década de 1980, la producción anual era de 9,7 millones de m3 de madera. En cuanto a la industria pesquera, en el mismo periodo, las capturas anuales se situaban en torno de las 395.500 t; entre las especies capturadas destacan los mejillones y otros moluscos, camarones, gambas, sardinas, truchas, salmonetes, calamares y boquerones.

Minería



Supone sólo una pequeña parte del producto interior bruto anual del país, a pesar de que los yacimientos de algunos minerales son considerables. A finales de la década de 1980, la producción anual (en t) en el sector fue: concentrado de cinc, 72.100; concentrado de plomo, 28.300; magnesio, 62.500; baritina, 77.100 y bauxita, 15.100. La producción de combustible fósil genera 30,8 millones de barriles de crudo y 14,9 billones de m3 de gas natural. También produce algo de lignito, piritas y fluorita.

Industria



Desde la II Guerra Mundial la industria italiana ha experimentado un rápido crecimiento y los productos del país han ganado fama mundial. A finales de la década de 1980, la producción anual de la industria textil, una de las más importantes de Italia, fue de 258.600 t de hilados de algodón y 29.500 t de rayón y acetato. En cuanto a la industria química, que también se encuentra entre las principales, la producción fue de 4,3 millones de t de ácido sulfúrico, 1,7 de amoníaco y 1,2 de sosa cáustica. Otros sectores industriales de primer orden son el automovilístico, el metalúrgico, el del plástico, el de la maquinaria pesada, el eléctrico (especialmente en el campo de los artículos de consumo doméstico) y el alimentario, que gira fundamentalmente en torno a la pasta. La producción anual de automóviles alcanzó la cifra de 1.900.000 unidades a finales de los ochenta. El sector naviero, el del tabaco, el cáñamo y el del refino del azúcar cuentan también con cierta importancia. Los centros industriales por excelencia son Génova, Milán, Roma y Turín.

Energía



Italia es un importador neto de energía, dependiendo de otros países para cubrir sus necesidades de gas, carbón y petróleo. Alrededor del 78% de la energía eléctrica producida anualmente en el país sale de sus plantas térmicas y es generada por la combustión de productos derivados del petróleo, del gas natural, del carbón o del lignito. El resto de la energía eléctrica se produce en centrales hidroeléctricas. A finales de la década anterior, Italia disponía de infraestructura para generar aproximadamente 56,4 millones de kW de energía eléctrica, y la producción anual (en kWh) era de 198.300 millones.

Moneda y banca



La unidad monetaria de Italia es la lira, que consta de 100 centesimi (1.599 liras equivalían a 1 dólar estadounidense en 1995). El Banco de Italia es el emisor del dinero y ejerce el control sobre el crédito. Tiene sucursales en todas las capitales de provincia. Además, en el país operan numerosos bancos privados. La Ley sobre la Banca de 1990 introdujo una serie de cambios en el sistema bancario entre los que se encontraban la menor participación del sector público en la banca y la disminución de los controles sobre el capital extranjero. Ambos cambios tienen como objetivo cumplir la normativa de la Unión Europea sobre el libre movimiento de capitales entre los países miembros, así como el de la puesta en funcionamiento de la moneda única. Los principales centros financieros del país son Milán y Roma.

Comercio exterior



Las décadas de 1970 y 1980 se caracterizaron por un incremento de la actividad comercial entre Italia y otros países de la Comunidad Europea (actualmente llamada Unión Europea). La dependencia del país de productos importados como el carbón, el petróleo y otros recursos básicos tenía como consecuencia una balanza comercial desfavorable para Italia.

Este desequilibrio se compensaba en parte gracias a sectores como el del turismo, los envíos de dinero de los italianos que vivían en el extranjero y los ingresos derivados de la navegación.

A finales de la década de 1980, el país exportó por un valor de 128.100 millones de dólares e importó por 128.800 millones. Entre los productos exportados destacaban los automóviles, la maquinaria, las frutas y verduras, el vino, los productos químicos, los artículos textiles y la ropa. Las importaciones giraron en torno a productos como la maquinaria, los equipos de transporte, el petróleo crudo, el carbón, los artículos de alimentación, los productos químicos y el algodón.

El grueso del comercio de exportación italiano se dirige a los países de la Unión Europea, los Estados Unidos, Suiza, Austria y algunos de la antigua Unión Soviética. Las importaciones proceden de Alemania, Francia, Estados Unidos, los Países Bajos, el Próximo Oriente, Gran Bretaña y Suiza.

Transporte



La flota mercante de Italia, uno de las más importantes del mundo, contaba en la década 1980 con un tonelaje de aproximadamente 11,5 millones. Los principales puertos del país son los de Génova, Trieste, Taranto y Venecia. La red de líneas férreas alcanza los 19.540 km de vías, más de la mitad electrificadas. La mayor parte de ellas son gestionadas por el gobierno.

En cuanto al tráfico rodado, cuenta con aproximadamente 301.850 km de carreteras, 5.940 de los cuales son de autopistas de peaje (autostrada). En 1965 fue inaugurado uno de los túneles de carretera más largos del mundo, el Mont Blanc, que comunica Italia con Francia.

En 1980 se inauguró un nuevo túnel a través del monte Frejus que comunica ambos países. Alitalia, la línea aérea estatal, da servicio tanto de vuelos nacionales como internacionales. El aeropuerto con mayor volumen de tráfico del país es el de Roma. El aeropuerto internacional más grande es el de Malpensa, situado en las proximidades de Milán.

Comunicaciones



Tras la supresión en 1976 del monopolio sobre la radio y la televisión, el número de emisoras de radio y cadenas de televisión han pasado de 100 a más de 1.000. Este incremento ha tenido consecuencias negativas sobre los medios de comunicación escritos, que han visto cómo el sector perdía importancia, sobre todo las publicaciones de ámbito nacional. No obstante, las de carácter regional y local, incluidas las de los partidos políticos y las de la iglesia católica, han conservado su importancia dentro del sector de las comunicaciones italiano. Los diarios más influyentes son el Corriere della Sera, con sede en Milán, y La Stampa, publicado en Turín. En 1993, el número de aparatos de radio y televisión ascendía a 15 millones de radios y 17 millones de televisores.

Trabajo



A finales de la década de 1980, el total de la población activa era de 24 millones de trabajadores, de los cuales aproximadamente 9 millones pertenecen a los tres sindicatos más importantes: la Confederazione Generale Italiana del Lavoro (CGIL), de orientación comunista, con alrededor de 4,6 millones de sindicados; la Confederazione Italiana Sindacati Lavoratori (CISL), de signo centrista, con aproximadamente 3 millones de sindicados y la Unione Italiana del Lavoro (UIL), con 1,4 millones. Mediante la negociación colectiva se establecen los salarios en los principales sectores del mundo del trabajo.

Gobierno



El 2 de junio de 1946, una vez abolida la monarquía y mediante un referéndum, fue proclamada la república en Italia. Según los términos que establece la Constitución aprobada el 1 de enero de 1948 queda prohibida la reorganización del Partido Fascista. Además cualquier heredero varón directo de la Casa de Saboya quedó incapacitado para votar u ocupar cargo público y los miembros de la antigua familia real fueron desterrados de Italia.

Por otra parte, se acordó el no reconocimiento de ningún nuevo título nobiliario, aunque los anteriores al 28 de octubre de 1922 pueden ser usados como parte del nombre del portador. Aunque la tumultuosa vida política italiana ha contado con más de cincuenta gobiernos desde la implantación del sistema democrático, el orden se ha mantenido gracias al funcionamiento de una consolidada burocracia en la que se apoya la gestión de los organismos públicos.

Poder ejecutivo



El presidente de la República es elegido cada siete años por el Parlamento en sesión conjunta, más tres delegados de cada uno de los 20 entes regionales, excepto el del Valle de Aosta que cuenta sólo con un delegado. El presidente, que debe tener al menos cincuenta años, es elegido, normalmente, por una mayoría compuesta por los dos tercios de las Cámaras. Entre sus prerrogativas se encuentra la de poder disolver el Senado y la Cámara de Diputados siempre que lo considere oportuno, excepto durante los últimos seis meses de su mandato.

El presidente, que no se ocupa directamente de las acciones de gobierno, elige para tal fin al primer ministro, que debe conseguir la confianza de los miembros del Parlamento. Además, nombra al consejo de ministros. El primer ministro es, generalmente, el líder del partido que ha obtenido mayor número de diputados en la Asamblea.

Poder legislativo



El parlamento italiano se compone del Senado de la República y la Cámara de Diputados, que son elegidos por sufragio universal cada cinco años. Durante muchos años, el sistema de elección de representantes se basó en un sistema por el cual se votaba a los partidos políticos, que eran quienes elegían los representantes según el sistema proporcional de representación. Los escándalos políticos por motivos de corrupción que salieron a la luz a comienzos de la década de 1990 dieron lugar a la celebración de referendos en abril de 1993. El resultado de ellos fue el cambio a un sistema de elección más directo que se puso en funcionamiento en las elecciones de marzo de 1994.

Con este nuevo sistema el 75% de los 630 escaños de la Cámara de los Diputados, y una proporción equivalente de escaños, 315, del Senado, se eligen de forma directa, como es el caso de los Estados Unidos. El 25% de los escaños restantes son elegidos por los partidos políticos y depende del éxito electoral de cada uno de ellos.

Al Senado también pertenece un grupo de miembros formado por anteriores presidentes y los miembros de honor por ellos nombrados (cada presidente puede nombrar cinco senadores). Sólo pueden ser senadores los ciudadanos de 25 ó más años. Todos los ciudadanos mayores de 18 años pueden hacer efectivo su derecho al voto.

Poder judicial



El Tribunal Supremo de Casación (Corte Supreme di Cassazione) es el más alto tribunal en todos los temas excepto en los relacionados con la Constitución. El Tribunal Constitucional está compuesto por 15 miembros, cinco elegidos por el presidente de la República, cinco por el Senado y la Cámara de Diputados y cinco por los tribunales superiores de justicia. El sistema judicial criminal está formado por tribunales de distrito y tribunales y cortes de apelación.

Administración local



El país está dividido en 20 regiones que a su vez están subdivididas en 94 provincias. Cada región cuenta con su propio órgano de gobierno elegido por sufragio y todas gozan de una considerable autonomía. Al frente de cada provincia se encuentra el prefecto, nombrado por el gobierno central, ante el que responde de su función de gobierno, pero que en la práctica cuenta con poco poder. El verdadero gobierno de la provincia está en manos de un consejo electo y un comité ejecutivo provincial. Por último, el territorio está dividido en ayuntamientos, que es el ente político básico, y cuyo tamaño oscila entre el de una pequeña localidad al de una gran ciudad como Nápoles. A comienzos de la década de 1990 existían más de 8.000 ayuntamientos. El órgano de gobierno local es el Consejo Municipal, que es elegido cada cuatro años por sufragio universal. El alcalde es elegido por los concejales.

Partidos políticos



Durante la década de 1990, la vida política se ha visto salpicada por numerosos casos de escándalo que han variado el modo en que se desarrolla la actividad política, la cual ha pasado de un sistema en el que un solo partido se ha mantenido en el poder durante un largo periodo de tiempo a un sistema en el que el poder está repartido entre distintos partidos y coaliciones.

En enero de 1994, el Partido de la Democracia Cristiana, después de haber formado 52 coaliciones desde 1948, se desintegró en dos partidos independientes, el Partido Popular y el Partido Centro Cristiano Demócrata. Además, surgió con fuerza el recién creado Forza Italia junto con la Liga Norte, defensora del federalismo, y la Alianza Neofascista Nacional, que juntos formaron la alianza de derecha Alianza Libertad, que ganó las elecciones de marzo de 1994. Por su parte, el Partido Democrático de Izquierda, uno de los partidos comunistas con mayor número de militantes de la Europa occidental, junto con el refundado Partido Comunista y varios grupos menores, encabezó la Coalición Progresista de izquierdas que fue la segunda más votada en las elecciones de marzo de 1994.

Otros partidos con menor representación son los Verdes, el Partido Liberal de Italia, varios partidos de signo socialista, el Partido Republicano, el Partido Radical y el Partido Antimafia.

Salud y bienestar social



En 1980 fue establecido el servicio de salud público cuyo objeto era la asistencia médica gratuita a todos los ciudadanos. A mediados de la década de 1980, Italia contaba con 245.100 médicos y 440.200 camas de hospital. La Seguridad Social, financiada en su mayor parte por los empresarios, se hizo extensiva a los discapacitados y las personas mayores de edad, así como a los pensionistas, agricultores, obreros agrícolas en paro y aprendices. A finales de la misma década, la expectativa de vida era de 79 años para las mujeres y de 72 para los hombres. La tasa de mortalidad infantil era de 9,5 por cada mil nacimientos.

Defensa



Las Fuerzas Armadas han experimentado un gran crecimiento tras la adhesión del país a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en 1949. A comienzos de la presente década las fuerzas armadas contaban con 344.600 personas, de las cuales 223.300 integraban el ejército de tierra, 43.600, la marina y 77.700, las fuerzas aéreas. El servicio militar tiene carácter obligatorio para los hombres y su duración es de un año.

LUXEMBURGO



a17637.gif

Luxemburgo, oficialmente Gran Ducado de Luxemburgo, país de Europa occidental. Limita al norte y al oeste con Bélgica, al este con Alemania y al sur con Francia. Junto con Bélgica y los Países Bajos, forma el Benelux. El país tiene 2.586 km2 de superficie.

Población



Luxemburgo ha sido un histórico cruce de caminos en Europa, por lo que la población nativa de Luxemburgo, proviene de una mezcla de los pueblos celta, belga, romano y franco. Los luxemburgueses han desarrollado, a partir de su rica herencia cultural, una peculiar conciencia nacional. El país tiene uno de los índices de crecimiento demográfico más bajos de Europa (0,4% anual) lo que ha provocado una carencia crónica de mano de obra, compensada por inmigrantes. Al menos un tercio de la población residente en la actualidad es extranjera y procede en su mayoría del sur de Europa.

Además, muchos alemanes, belgas y franceses se trasladan diariamente a Luxemburgo, lo que hace que la fuerza laboral extranjera total ascienda al 50%. El ducado tiene una población total (según estimación oficial para 1992) de 389.800 habitantes, lo que supone una densidad de población de aproximadamente 151 hab/km2. La esperanza de vida es de 71 años para los hombres y 78 años para las mujeres.

Su capital y mayor ciudad es Luxemburgo (también llamada Letzeburg), con una población (1991) de 75.833 habitantes. Otras ciudades importantes, localizadas en el área de producción del acero y del hierro, son Esch-sur-Alzette (24.012 habitantes), Differdange (15.699 habitantes), Dudelange (14.677 habitantes) y Sanem (11.534 habitantes).

Religión y idioma.



Más del 95% de los habitantes de Luxemburgo son católicos. El idioma nacional, que además es uno de los tres idiomas oficiales, es el luxemburgués (Letzeburgesch), un dialecto del alemán. Los otros dos idiomas oficiales son el alemán y el francés, que se utilizan en las publicaciones oficiales y en las escuelas; los tribunales usan principalmente el francés, mientras que la prensa se publica en alemán.

Economía



Luxemburgo es uno de los países más industrializados del mundo y es el segundo país con mayores ingresos después de Suiza. Se estima que en 1991 el producto nacional bruto fue de 11.700 millones de dólares, lo que equivale a 31.100 dólares per cápita (PNB). El presupuesto nacional anual estimado para 1993 preveía ingresos de 3.900 millones de dólares y gastos de 4.000 millones.

Originariamente, el desarrollo de Luxemburgo se basó en la industria del acero y del hierro, que se desarrolló después de la década de 1880 alimentada por los ricos depósitos de mineral de hierro en el suroeste del país. En la actualidad, todavía es importante y supone el 30% de la producción industrial total, pero no constituye el sector económico dominante.

Desde la década de 1970, cuando los precios mundiales del acero bajaron repentinamente y los depósitos nacionales de mineral de hierro se habían agotado, el crecimiento económico de Luxemburgo tuvo que depender de otras industrias, como las químicas, textiles, plásticas y las de tratamiento de alimentos, y del sector de servicios bancarios y financieros. Sus leyes escasamente fiscalizadoras y que garantizan el secreto bancario han permitido que Luxemburgo se convirtiera en uno de los principales centros financieros internacionales. En la década de 1990, el ducado era la sede de más de 187 bancos y de al menos 10.000 compañías. Este sector aporta en la actualidad el 12% del producto interior bruto (PIB), y es responsable del excedente total de la balanza de pagos.

La agricultura y la panadería (así como sus productos derivados) aportan en la actualidad escasamente el 2% del PIB. Sus principales cultivos son el trigo y la cebada y la producción del vino es una importante actividad en el valle del río Mosela, que forma la frontera sureste de Luxemburgo con Alemania.

Luxemburgo realiza la mayor parte de las transacciones comerciales con Bélgica, Alemania y Francia, lo que supone aproximadamente, el 60% de sus exportaciones y al menos el 80% de sus importaciones. La economía a pequeña escala de Luxemburgo, y su dependencia de la importación de materias primas, han contribuido al apoyo del país a la integración económica europea. En 1921 Luxemburgo inició su unión económica con Bélgica; hasta 1990 los dos países llevaron a cabo un tipo de cambio doble y el franco belga es todavía moneda de curso legal, además de la moneda oficial, el franco luxemburgués (31,18 francos equivalían a 1 dólar estadounidense en 1995). En 1948 estableció una unión aduanera con Bélgica y los Países Bajos, que fue ampliada en 1958 con un acuerdo de integración económica completa.

En 1960 la Unión Económica del Benelux entró en vigor, estableciéndose así el libre movimiento de mano de obra, capital y servicios entre los tres Estados. Luxemburgo es también miembro fundador de la Comunidad Económica Europea (actual Unión Europea) y en la década de 1980 ayudó a negociar el Tratado de la Unión Europea (Tratado de Maastricht), acuerdo para la integración completa; es el primer Estado miembro que reúne los requerimientos económicos, financieros y legales para esta unión.

Luxemburgo tiene aproximadamente 275 km de vías férreas y 5.113 km de carreteras. Se estima que el país contaba con 191.760 teléfonos en 1991, y se utilizaban 231.000 receptores de radio y 100.500 aparatos de televisión en 1993. Se editan cinco periódicos diarios con una tirada de 146.000 ejemplares; el Luxemberger Wort/La Voix du Luxembourg es el más importante en cuanto a número de ejemplares. La radiodifusión está dominada por la RTL-CLT Multi Media (antigua Radio-Télé Luxembourg). La RTL-CLT, es de carácter privado y uno de los grupos de comunicación mayores de Europa, emite su programación a todo el continente gracias a sus 12 estaciones de radio y a sus 6 canales de televisión.

Gobierno



El Gran Ducado de Luxemburgo es una monarquía constitucional hereditaria. Su Constitución, proclamada en 1868 y posteriormente enmendada (especialmente en 1919), estipula un gobierno democrático con un gabinete unicameral que ejerce el poder legislativo, compuesto por 60 diputados elegidos al menos cada cinco años por representación proporcional y sufragio universal; la edad mínima de voto es de 18 años. El soberano (el gran duque o gran duquesa) tiene el derecho constitucional de elegir el gobierno, que consta de un primer ministro (que encabeza el gobierno), y al menos otros tres ministros. El Consejo de Estado, cuyos miembros son elegidos con carácter vitalicio por el soberano, actúa en calidad de asesor. Los tres partidos políticos mayoritarios son el Partido Social-Cristiano, el Partido Obrero Socialista de Luxemburgo y el Partido Demócrata o Liberal.

En cuanto a su gobierno local, Luxemburgo está dividido en 12 cantones, a su vez subdivididos en comunas o ayuntamientos.

Defensa



Luxemburgo, que pertenece a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), mantiene un pequeño ejército voluntario que cuenta con 800 miembros. Los gastos de defensa suponen el 3% del presupuesto total.

PAÍSES BAJOS



a17638.gif

INFORMACIÓN GENERAL



Nombre oficial: Koninkrijk der Nederlanden (Reino de los Países Bajos)

Capital: Amsterdam; la sede de gobierno se encuentra en La Haya

Bandera



El diseño de la bandera neerlandesa data de las campañas desarrolladas durante el siglo XVI contra el gobierno español. Francia conquistó los Países Bajos en 1796, y la franja naranja fue reemplazada por una roja para que tuviera una mayor similitud con la bandera francesa. La bandera fue ligeramente modificada en 1937, pero por lo demás ha permanecido inalterada.

Himno



“Wilhelmus van Nassouwe” (”Guillermo de Nassau”)

Países Bajos, también conocido de manera no oficial como Holanda, es una monarquía constitucional de Europa noroccidental; limita al norte y oeste con el mar del Norte, al este con Alemania y al sur con Bélgica. Junto a Bélgica y Luxemburgo, forman la unión económica del Benelux. También forman parte del reino las Antillas Neerlandesas y Aruba, territorios insulares en el Caribe con autogobierno. Los Países Bajos tienen una superficie total de 41.526 km2, de los cuales 33.939 km2 son superficie terrestre y unos 6.500 km2 son tierra ganada al mar, o pólderes. La capital y mayor ciudad del país es Amsterdam.

A finales del siglo XVI una revuelta contra la autoridad del rey de España, que en ese momento gobernaba lo que en la actualidad constituyen los Países Bajos, tuvo éxito en las provincias del norte, que posteriormente se convirtieron en la República de las Provincias Unidas, viendo reconocida su independencia de forma oficial en 1648; la República cayó en 1795 cuando los ejércitos de la Francia revolucionaria establecieron la República de Batavia. En 1810 Francia formó el Reino de Holanda, dirigido por Luis Bonaparte, e incorporado poco después al Imperio francés, pero con la derrota de Napoleón en 1814, al año siguiente se formó un nuevo Estado, oficialmente denominado Reino de los Países Bajos. Originalmente Bélgica formaba parte de este nuevo reino, pero se separó en 1830 y se constituyó en país independiente.

Las actuales fronteras de los Países Bajos son en esencia las que se establecieron después de la separación de Bélgica.

Población



Los Países Bajos es uno de los países del mundo con más densidad de población. La mayoría son holandeses, que en su mayor parte son descendientes de los francos, frisones y sajones. Por miedo a una superpoblación, el gobierno holandés alentó la emigración después de la II Guerra Mundial y unas 500.000 personas abandonaron el país. Pero un número aún mayor entró en el mismo, en especial asiáticos de la antigua dependencia de las Indias Holandesas (hoy parte de Indonesia), emigrantes procedentes de Turquía, Marruecos y otros países europeos mediterráneos que trabajaron en las industrias, y más recientemente residentes de Surinam (otra antigua dependencia holandesa) y las Antillas Neerlandesas; en consecuencia, la población del país, en particular en las ciudades más grandes, cuenta hoy con varias minorías étnicas.

Características de la población



Los Países Bajos tenían una población de 15.385.000 habitantes (según estimaciones oficiales para 1994), lo cual supone una densidad de población de unos 453 hab/km2. El país está muy urbanizado; alrededor del 89% de la población vive en ciudades y pueblos grandes. Las mayores ciudades son Amsterdam (población estimada para 1994, 724.096 habitantes), la capital del país; Rotterdam (598.521), uno de los principales puertos marítimos del mundo; La Haya (445.279), la sede del gobierno y de los órganos superiores de justicia, y Utrecht (234.170), un centro industrial. Hay otras 16 ciudades que tienen entre 100.000 y 200.000 habitantes; muchas de ellas se encuentran en las provincias occidentales de Noord-Holland, Zuid-Holland y Utrecht, que forman el corazón urbano de los Países Bajos (también conocido como Randstad Holland).

Lenguas oficiales y habladas



El idioma oficial de los Países Bajos es el holandés, que se habla en todo el país. No obstante, en la provincia septentrional de Friesland, un alto porcentaje de la población habla otro idioma germánico como lengua materna, la lengua frisia.

Religión



Los católicos constituyen alrededor del 33% y los protestantes el 23% de la población holandesa. El país también tiene una pequeña comunidad judía. Alrededor del 39% de la población no tiene una afiliación religiosa. La población católica se concentra en la parte meridional del país. Hay diferentes confesiones protestantes, siendo la principal la Iglesia holandesa reformada. Los Países Bajos no tienen una religión oficial, pero la Iglesia reformada ha tenido una relación muy estrecha con el Estado desde la fundación de la República de las Provincias Unidas a mediados del siglo XVII; todos los monarcas del país han sido miembros de la Iglesia reformada.

Actividad cultural



En la década de 1960 comenzó a cambiar de manera significativa la organización de la actividad cultural y la vida social en los Países Bajos. Hasta entonces, la mayor parte de las facetas de la vida holandesa estaban organizadas de manera sistemática en lo que se llaman pillars, o grupos. En educación, política, medios de comunicación, medicina, sindicatos y otros sectores de la vida holandesa, estas instituciones eran específicamente protestantes, católicas o públicas (no confesionales) y contaban con comités en todos los ámbitos de gobierno. Mientras el país evolucionaba, grupos no sectarios de socialistas y liberales se unieron a los confesionales y algunas instituciones se hicieron independientes del sistema de pillars. Hacia la década de 1980 la mayor parte de la población ya no estaba tan firmemente ligada a grupos específicos.

Vida cultural



El escritor escolástico y humanista holandés Desiderio Erasmo de Rotterdam desempeñó una gran influencia en la vida cultural de Europa del norte durante el siglo XVI y la cultura del país en su conjunto alcanzó una reputación internacional en el siglo XVII, que a menudo se conoce como la ‘edad de oro holandesa’. Entre las influyentes figuras holandesas de esa época estaban el jurista Hugo Grocio, los científicos Christiaan Huygens y Antoni van Leeuwenhoek, los cartógrafos Willem Janszoon Blaeu y Jodocus Hondius, los escritores Pieter Corneliszoon Hooft y Joost van den Vondel, el filósofo Baruch Spinoza y numerosos teólogos. Además, había extranjeros que vivían en Holanda para disfrutar de su ambiente de tolerancia; los más famosos eran el filósofo y matemático francés René Descartes y el filósofo inglés John Locke. La tradición artística holandesa se ha mantenido fuerte en siglos más recientes, produciendo pintores tan notables e influyentes como Vincent van Gogh, Piet Mondrian y Karel Appel, y continúa hoy, en particular en Amsterdam donde trabajan artistas de muchos países.

Economía



Los Países Bajos han desempeñado un papel especial en la economía europea durante muchos siglos. Desde el siglo XVI, las expediciones marítimas, la pesca, el comercio y la banca han sido los principales sectores de su economía; el comercio con el Imperio colonial holandés fue importante en el siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX.

Desde la independencia de Indonesia a finales de la década de 1940, el comercio holandés se ha orientado hacia las naciones europeas; desde entonces se ha creado una base industrial diversificada, mientras caía el papel de la agricultura en la economía, y el país se ha convertido en un gran exportador de energía al descubrirse grandes depósitos de gas natural. El gobierno nacional interpretó un importante papel en todos estos cambios, gracias a una buena planificación económica. La influencia del gobierno continúa siendo grande, pues, aunque la mayor parte de las empresas son de propiedad privada, éste distribuye casi la mitad de los ingresos nacionales del país. También son especialmente importantes en el crecimiento económico de los Países Bajos las actividades de una serie de grandes compañías privadas.

Producción nacional



En 1992 el producto nacional bruto de los Países Bajos se estimaba que era de 320.400 millones de dólares, lo cual suponía unos ingresos per cápita de 21.050 dólares; en 1994, el producto interior bruto (PIB) se establecía en 334.300 millones de dólares. Entre 1980 y 1990, el PIB del país tuvo un crecimiento cuyo promedio fue del 1,9%. Alrededor del 31% de PIB lo producen la industria, la construcción y actividades relacionadas con la energía, mientras la agricultura contribuye con alrededor del 4%. No obstante, el sector de los servicios, que engloba a los sectores financiero y público, es el principal aporte para el desarrollo económico, pues contribuye con más del 60% del PIB.

Agricultura



El pequeño tamaño de los Países Bajos y su alta densidad de población hace que la agricultura sea necesariamente intensiva. El sector es altamente productivo y un gran generador de exportaciones. El valor de las exportaciones de carne, flores, verduras, mantequilla, queso y otros productos lácteos sobrepasa ampliamente el valor de las importaciones de cereales, productos tropicales y forraje para los animales. La mayor parte de las granjas son explotaciones familiares de pequeño tamaño.

Los prados y pastizales ocupan alrededor del 50% de la tierra agrícola, el 40% se dedica a los cultivos y el resto a la explotación comercial de bulbos y flores. La producción anual a comienzos de la década de 1990 (en t) era de 8,2 millones de remolacha azucarera, 7,9 millones de patatas (papas), 4 millones de verduras y frutas, 1 millón de trigo y 319.000 de otros cereales. Contaba con unos 4,7 millones de cabezas de ganado vacuno, 14,9 millones de ganado porcino y 96 millones de aves de corral.

Silvicultura y pesca



A causa de la poca extensión arbolada de los Países Bajos, la producción de madera es de una importancia menor. Sin embargo, la pesca es una actividad tradicional que sigue siendo significativa, a pesar de la reducción de los bancos de peces como resultado parcial de la contaminación que hay en el mar del Norte. Las principales especies que se pescan son arenque, bacalao, platija, lenguado, caballa, mejillones y camarón, con una cantidad global de capturas a finales de la década de 1980 de 421.600 t por año.

Energía y minería



La estructura industrial de los Países Bajos está muy relacionada con las fuentes de energía del país. Durante siglos los holandeses han dependido de los molinos de viento y la turba para obtener energía. Al crearse nuevas tecnologías fue aumentando la importancia del carbón. Los depósitos existentes en la provincia de Limburgo proveían una parte de las necesidades energéticas holandesas, pero la mayor parte del carbón debía importarse. Después de la II Guerra Mundial fue creciendo la importancia del petróleo y el gas natural; estos combustibles también eran importados y el puerto de Rotterdam se convirtió en un centro importante de entrada de petróleo que era refinado allí mismo. En las décadas de 1950 y 1960 los holandeses descubrieron grandes reservas de gas natural en la provincia de Groningen.

La producción creció con rapidez, permitiendo que en 1973 se cerraran las últimas minas de carbón que había en el país y convirtiendo a los Países Bajos en un gran exportador de gas natural. A finales de la década de 1980 la producción anual era de 29,4 millones de barriles de petróleo crudo y de 82.500 millones de m3 de gas natural. La capacidad de generar electricidad instalada era de 17,4 millones de kW; la producción de electricidad total era de 77.200 millones de kWh. Durante la década de 1990 la energía eólica ha experimentado un gran desarrollo, a raíz de la progresiva concienciación medioambiental. En 1992 se instalaron más de 630 aerogeneradores de alta tecnología, capaces de producir 144 millones de kWh.

Industria



El sector industrial holandés está muy diversificado y en gran parte es de origen reciente; la producción industrial era relativamente poco importante hasta después de la II Guerra Mundial. La industria pesada, como la producción de acero, equipamiento de transporte y maquinaria de gran tamaño, es mucho menos importante en los Países Bajos que en los países vecinos. El rápido crecimiento de la industria después de 1945 está encabezado por las industrias químicas y electrónicas. También son importantes para el sector industrial la producción de alimentos transformados y bebidas, artículos de tabaco, materiales de construcción, barcos, petróleo refinado, caucho, productos de plástico y material impreso.

Moneda y banca



La unidad monetaria holandesa es el florín (en holandés, gulden) (en 1995, un dólar equivalía a 1,6945 guilder). El De Nederlandsche Bank (1814), banco central propiedad del Estado, es el banco emisor de moneda. La tasa de cambio del florín está muy unida a la de las otras grandes monedas europeas occidentales, en especial al marco alemán. Amsterdam es el principal centro bancario y de seguros, y la sede de la principal Bolsa del país.

Comercio exterior



La economía holandesa está muy abierta al comercio mundial. Una gran parte del flujo de mercancías que llega a sus puertos es posteriormente redistribuido hacia otros países, sobre todo a los miembros de la Unión Europea (UE). A lo largo de las décadas de 1980 y 1990 el valor de las exportaciones holandesas por lo general excedió al de sus importaciones; así, en 1992, las importaciones del país costaron unos 110.000 millones de dólares mientras que las exportaciones obtuvieron unos 120.000 millones.

Las principales importaciones son artículos manufacturados (alrededor del 25% del total de las importaciones), maquinaria y equipos de transporte (23%), petróleo crudo (20%), alimentos y animales vivos (17%) y productos químicos (10%). Las exportaciones que están a la cabeza son combustibles minerales (alrededor del 23% del total de las exportaciones), alimentos y bebidas (20%), productos químicos (17%), maquinaria y equipos de transporte (17%) y artículos manufacturados (alrededor del 20%). La mayoría de las importaciones y exportaciones se realizan con países miembros de la UE, en especial con Alemania, con quien se realiza más del 26% de todo el comercio. Las exportaciones de gas natural han ayudado a incrementar los ingresos de divisas, al igual que el crecimiento del turismo.

Cada año acuden a los Países Bajos más de tres millones de visitantes extranjeros atraídos por sus campos de tulipanes, por la navegación en sus ríos y lagos, por la herencia histórica, artística y cultural, y por su ambiente social relajado y tolerante. Así mismo los holandeses son ávidos viajeros y por lo general sus gastos como turistas representan el doble de lo que reciben por los visitantes extranjeros.

Transportes y comunicaciones



Dado que la economía holandesa tiene una orientación internacional, ha sido esencial para su prosperidad la existencia de unas buenas instalaciones de transporte. Rotterdam es uno de los principales puertos marítimos mundiales y Amsterdam también es un puerto destacado. Ambos deben su importancia a los canales y ríos que unen el mar del Norte con el interior de Europa.

El canal Nuevo une Rotterdam con el mar del Norte, que está conectado con Amsterdam por medio del canal del mar del Norte. Los canales y ríos holandeses navegables por buques de más de 400 t brutas tienen una longitud total de unos 2.925 km y llegan a casi todas las partes del país. La flota mercante de altura holandesa está formada por 4,7 millones de t de registro bruto a finales de la década de 1980 y unos 6.200 buques comerciales prestan servicio en los canales interiores.

La red ferroviaria propiedad del Estado cubre unos 2.810 km, de los cuales alrededor del 65% está electrificado, y recorre la totalidad del país; proporciona también frecuentes servicios de trenes para los pasajeros. No obstante, la competencia de las barcazas impide a los ferrocarriles ser los mayores cargueros de transporte de mercancías.

Alrededor de 2.320 km de autopistas de acceso limitado y numerosos puentes, túneles y transbordadores ayudan a agilizar el tránsito de vehículos de motor. A finales de la década de 1980 había alrededor de 5,1 millones de automóviles registrados, o lo que es lo mismo, uno por cada tres habitantes. El uso de bicicletas sigue siendo importante para el transporte local y muchas carreteras tienen un carril separado para las mismas.

El aeropuerto más importante de los Países Bajos es Schiphol, cerca de Amsterdam; otros de menor tamaño dan servicio a Groningen, Maastricht, Rotterdam y otras ciudades. El transporte aéreo interior tiene muy poca importancia. La Línea Aérea Real Holandesa (KLM) es la más importante del país.

Medios de comunicación



Además de contar con numerosos periódicos regionales y locales, el país tiene seis de distribución nacional, cada uno de los cuales suele estar asociado con un partido político o grupo social. Por ejemplo, el NRC-Handelsblad (publicado en Rotterdam) es liberal e independiente, el Volkskrant (Amsterdam) tiene relación con los católicos, Trouw (Amsterdam) con la Iglesia reformada y Het Vrije Volk (Rotterdam) está unido al Partido Socialista. El diario con una mayor circulación es el independiente Telegraaf de Amsterdam.

Por la ley de Medios de Comunicación de 1988 dos organizaciones nacionales coordinan las emisiones de radio y televisión: un consorcio independiente proporciona instalaciones para la producción, mientras una compañía que representa tanto al gobierno como al sector privado transmite programas de interés general. La mayor parte de los programas los producen asociaciones sin ánimo de lucro a las que se destinan fondos obtenidos con los impuestos percibidos de los poseedores de aparatos de radio y televisión y el tiempo de emisión se divide de acuerdo con el número de miembros que tienen.

Las mayores productoras son VARA (socialista), NCRV (protestante), KRO (católica) y AVRO y TROS (ambas independientes). El país tiene muchas pequeñas productoras que hacen de la radio y televisión holandesas medios de comunicación plurales, aunque no se permiten las instalaciones de transmisión privadas. En 1993 se estimaba que había unos 5,6 millones de aparatos de televisión y unos 12 millones de aparatos de radio.

Trabajo



De los aproximadamente 6,5 millones de trabajadores empleados, alrededor del 59% trabajan en el comercio y los servicios. Un 25% están empleados en industrias, 10% en negocios y finanzas y el 4% trabajan en la agricultura, silvicultura y pesca. Aproximadamente el 29% pertenecen a algún sindicato; los más importantes son la Confederación de Sindicatos de los Países Bajos y la Federación Nacional Cristiana de Sindicatos de los Países Bajos. El gobierno interviene de forma sistemática en negociaciones entre los empresarios y los sindicatos para asegurar que los acuerdos para la negociación colectiva sean coherentes con sus planes económicos.

Gobierno



Los Países Bajos son una monarquía constitucional y hereditaria con un sistema parlamentario de gobierno. La Constitución fue promulgada por primera vez en 1814 y revisada varias veces desde entonces, la más reciente en 1983. De acuerdo con ella, el Reino está formado por los Países Bajos, Aruba y las Antillas Neerlandesas. Sus relaciones están reguladas por un estatuto, de diciembre de 1954, por el cual están unidas en una posición de igualdad.

Poder ejecutivo



La cabeza del Estado es un monarca hereditario, cuyo poder efectivo es muy limitado desde que la Constitución fue revisada en 1848. La reina Beatriz de Holanda ocupó el trono en mayo de 1980, tras la abdicación de su madre, la reina Juliana de Orange-Nassau. El principal dirigente del ejecutivo es el primer ministro que, nombrado por el monarca, encabeza un consejo de ministros que es responsable ante el legislativo, representado en los Estados Generales (en holandés, Staten-Generaal).

Poder legislativo



Los Estados Generales tienen dos cámaras. La Primera Cámara está compuesta por 75 miembros elegidos para periodos de hasta cuatro años por las cámaras legislativas provinciales; la Segunda Cámara la componen 150 diputados elegidos popularmente para periodos de hasta cuatro años bajo un sistema de representación proporcional. Cualquiera de las dos o ambas cámaras pueden ser disueltas por el monarca con la condición de que las nuevas elecciones tengan lugar en un periodo de 40 días. La Segunda Cámara es la más importante de las dos; la Primera Cámara tiene poder de veto sobre el proceso legislativo aunque lo ejerce en contadas ocasiones.

Poder judicial



El sistema judicial de los Países Bajos comprende cuatro grandes ámbitos de actuación. Por encima de todos se encuentra el Tribunal Supremo de los Países Bajos, que tiene su sede en La Haya. Otros importantes cuerpos judiciales son los tribunales de apelación, tribunales de justicia de distrito y tribunales de los cantones. Todos los jueces holandeses son nombrados por el monarca con carácter vitalicio.

Gobierno local



Los Países Bajos están formados por 12 provincias: Drenthe, Flevoland, Frisia, Gelderland, Groningen, Limburgo, Noord-Brabant (Brabante Septentrional), Noord-Holland (Holanda Septentrional), Overijssel, Zuid-Holland (Holanda Meridional), Utrecht y Zeeland (Zelanda). La identidad política de cada provincia se remonta hasta la edad media. Hoy, cada provincia está gobernada por un comisionado elegido por el monarca y una cámara legislativa elegida popularmente (también denominada Estados Provinciales). Cada una de ellas cuenta con varias municipalidades, hasta alcanzar las casi 700, incluyendo desde la mayor ciudad hasta el pueblo más pequeño. Cada una está gobernada por una junta elegida popularmente y un burgemeester (burgomaestre o alcalde) nombrado por la corona. Estos niveles inferiores de gobierno sólo tienen poderes limitados para recaudar impuestos y dependen del gobierno central para la mayor parte de su financiación. En los Países Bajos existe sufragio universal para todos sus ciudadanos con más de 18 años.

Partidos políticos



Los Países Bajos utilizan un sistema de representación proporcional para elegir las asambleas municipales, provinciales y nacionales; esto permite que hasta los partidos políticos más pequeños obtengan escaños. Así, en las elecciones de 1994 para la Segunda Cámara, tomaron parte unos 25 partidos y 9 obtuvieron escaños. En el ámbito nacional, los Países Bajos han estado gobernados siempre por coaliciones de partidos cuya formación ha sido muchas veces difícil.

Los mayores partidos políticos son el Llamamiento Cristiano Demócrata, un grupo conservador; el Partido del Trabajo, de centro izquierda; el Partido Popular para la Libertad y la Democracia, un partido de centro-derecha y Democracia 66, un partido de centro izquierda que busca una mayor participación directa de los ciudadanos en el sistema político. De los restantes pequeños partidos, la mayoría están a la izquierda o derecha más radical.

Salud y bienestar social



El Estado holandés administra uno de los Estados de bienestar más completos de Europa. Los impuestos y las primas de la Seguridad Social en conjunto dan al estado dominio sobre casi la mitad de los ingresos nacionales. Una gran parte de estos ingresos se gastan en educación, salud, estimulación del empleo y bienestar social. Forman parte del sistema sanitario todos aquéllos que obtengan unos ingresos menores de una cierta cantidad (alrededor del 70% de la población). Los holandeses tienen también un sistema de protección del desempleo, subsidio de enfermedad e incapacidad, pensiones para viudas, huérfanos y ancianos, regulaciones del salario mínimo y subvenciones familiares.

Todo ello implica que los Países Bajos tenga uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo. A finales de la década de 1980 la esperanza de vida era de 75 años para los hombres y 81 para las mujeres.

Defensa



La defensa militar de los Países Bajos está asegurada por la participación de su Ejército, Armada y Fuerza Aérea en la Organización del Tratado del Atlántico Norte. En 1993 el gobierno anunció planes para recortar el periodo de servicio militar obligatorio desde 12 o 15 meses hasta 9 y está previsto eliminarlo de manera total hacia 1998. En 1993 los reclutados de forma obligatoria formaban casi la mitad del total de 74.600 soldados con que contaban las Fuerzas Armadas; 2.600 mujeres formaban parte del personal de servicios.


Organizaciones internacionales



Los Países Bajos han defendido desde tiempo atrás la integración europea y la cooperación internacional. En 1957 fue miembro fundador de la Comunidad Económica Europea (CEE, hoy Unión Europea) y de otras organizaciones europeas. En 1960 ayudó al establecimiento de la Unión Económica del Benelux, con Bélgica y Luxemburgo, para reemplazar la unión aduanera de 1948. En 1991 albergó la finalización del Tratado de la Unión Europea, que aspira a establecer un mercado común interno y un sistema único de moneda. La reunión tuvo lugar en Maastricht, en el sureste del país. Los Países Bajos es también un miembro fundador de las Naciones Unidas y un importante colaborador en programas para mejorar el desarrollo económico de los países más desfavorecidos.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License