Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Abuso sexual en niños parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




EFECTOS INICIALES: DESCONFIANZA Y VERGÜENZA



Son los que aparecen durante los dos años siguientes a la agresión. A partir de ese momento se habla de efectos a largo plazo. Entre el 60% y el 80% de las niñas víctimas de abusos sexuales se ven afectadas, en diferente grado, por la agresión. La edad en que más sufren las consecuencias se sitúa entre los 7 y los 13 años. Sólo entre un 20% y un 30% permanecen estables emocionalmente después de la agresión.
No obstante, también se pueden detectar síntomas variados según plantean T Bear, S Shenk y L Bucker (1993) en Supporting victims of child abuse:

1. Síntomas emocionales



- Hacia el agresor y/o familiares: desconfianza, miedo, hostilidad, abandono del hogar, conducta antisocial.
- Hacia sí mismo/a: vergüenza, culpa, estigmatización, baja autoestima e histeria.
- Tono afectivo: ansiedad, angustia, depresión, etc.
- Sexualidad: exceso de curiosidad, precocidad de conductas, prostitución infantil.
- También puede provocar problemas del sueño y/o comida, problemas escolares y falta de concentración.

2. Síntomas físicos



El descubrimiento de moretes, heridas o mordidas sin causa alguna en diferentes partes del cuerpo puede ser señal del abuso que una criatura puede estar sufriendo. Esta sospecha se refuerza cuando también se descubren ciertos indicadores tales como:
- Enrojecimiento, laceraciones o incluso sangramiento en los genitales o dolor y comezón en esta área. También se pueden presentar contusiones o hemorragias en los genitales externos.
- En algunos casos los niños también presentan incontinencia urinaria o infecciones urinarias frecuentes que avanzan con rapidez.
- Existen igualmente trastornos del sueño, insomnio o pesadillas recurrentes.
- Enfermedades venéreas.
- Cambio abrupto de peso.
- Dificultades para caminar o sentarse

3. Síntomas de conducta



No en todos los casos de abuso sexual infantil pueden descubrirse señales físicas. El abuso sexual no es solamente la violación propiamente dicha. Algunos abusadores se limitan a cierto tipo de caricias o juegos sexuales buco-genitales que, normalmente, no dejan huellas en el cuerpo de las criaturas. En estos casos es un poco más difícil descubrir el problema. Pero si se observa atentamente a cambios que pueden producirse en la conducta, ellos pueden llegar a convertirse en una buena señal de alerta.

Entre los cambios de conducta se pueden mencionar:

- Los comportamientos sexuales precoces, la práctica de juegos sexuales precoces, conductas obsesivas como la de bañarse y limpiarse excesivamente.
- Se preocupa en exceso por sus hermanos.
- En otras ocasiones también puede producirse una fuga del hogar sin aparente explicación. Esta conducta, obviamente, obedece a un deseo de escapar. En otros casos lo que ocurre es lo contrario. No pudiendo el niño o la niña expresar su situación y queriendo que la misma se vuelva obvia, puede recurrir a exponerse deliberadamente a situaciones de abuso.
- La criatura abusada busca el contacto íntimo con otros. Algunas veces con el abusador inicial. Esto lo hace no porque le guste, como normalmente interpreta el abusador, sino porque espera que de esa manera la situación se descubra y pueda así lograr una afirmación de su persona. En todo esto el niño sufre intensamente, pues, se somete a situaciones contrarias a su voluntad con la esperanza de poder así librarse de las mismas.

4. Síntomas a nivel escolar



- Problema con los compañeros, falta de cooperación.
- Dificultades repentinas de aprendizaje.
- Papel sexual inapropiado para con sus compañeros.
Los colaboradores de Save the Children citan por otro lado, los efectos que puede sufrir la víctima a largo plazo, como ansiedad y depresión.
Son, comparativamente, menos frecuentes y menos claros que los efectos iniciales. Dependen de factores como el tipo de abuso, la relación con el agresor y sus estrategias, la edad, duración y frecuencia, etc. Se estima que afectan aproximadamente al 20 por ciento de quienes sufren estas prácticas.
Entre las consecuencias detectadas por, Félix López Sánchez ( Abusos sexuales a menores. Guía para los educadores, 1997) se encuentran una amplia variedad de trastornos entre los que figuran las siguientes:
- La depresión: Esta es la patología más claramente relacionada con los abusos sexuales. Los estudios efectuados al respecto muestran que quienes los sufrieron durante la infancia es más probable que tengan depresiones durante la vida adulta.
- Las ideas de suicidio, los intentos de suicidio y los suicidios consumados también son más probables en quienes han sido víctimas de abusos sexuales.
- Los abusos sexuales provocan también sentimientos de estigmatización, aislamiento y marginalidad que disminuyen, con frecuencia, la autoestima de quienes los sufrieron.
- La ansiedad, la tensión y las dificultades en los hábitos de comida están asociados también con una mayor frecuencia a este tipo de traumas infantiles.
- Las dificultades de tipo relacional, en especial con los hombres, los padres o los propios hijos, acompañan también, con cierta frecuencia estas sintomatologías. Es frecuente que la víctima sienta hostilidad hacia las personas del mismo sexo que el agresor.
- La víctima de abusos sexuales en la infancia está también más predispuesta a sufrir abusos sexuales, por su pareja u otros, cuando es adulta.
- También se han confirmado otros efectos relacionados con la sexualidad: dificultad para relajarse, anorgasmia, promiscuidad, explotación sexual, etc. Todo parece indicar que “las víctimas de abusos sexuales durante la infancia tienen más dificultades sexuales y disfrutan menos con la actividad sexual”.

Las reacciones de los niños al abuso sexual difieren con su edad y personalidad y con la naturaleza de la ofensa. Algunas veces los niños no son perturbados por situaciones que parecen muy serias para sus padres.
A menudo, los niños están atemorizados o confundidos por el abuso sexual. Muchos niños están temerosos de decir a cualquiera acerca del incidente por temor de ser culpados o castigados. En otros casos, los niños permanecen silenciosos debido a que ellos no quieren constituirse en un problema para el abusador.
Niños mayores pueden sentirse avergonzados para describir el incidente. Estos problemas son especialmente comunes cuando el abusador es alguno de la familia. Aun si un niño no dice nada acerca del abuso, es importante tener la sospecha de que algo no anda bien cuando se presentan conductas diferentes a las corrientes. Lo anterior se puede ver claramente reflejado en lo que se llama “Ley del silencio” y corresponde según el estudio realizado por Save the Children a un 30 por ciento de las víctimas no se lo cuenta absolutamente a nadie porque temen la reacción de los demás ante la revelación, por sentimientos de culpabilidad o por vergüenza. Uno de cada dos menores que han sufrido el abuso sexual elige como confidente a un amigo y uno de cada cinco a la madre (las madres no están casi nunca involucradas en los abusos sexuales de sus hijos). Un 22% se lo cuenta a otro familiar. Sólo un 0,42% de las víctimas le cuenta su experiencia a profesionales (psicólogos, educadores,…). Ninguno recurre a la policía, jueces o abogados.

Dentro de las principales formas de abuso sexual infantil se encuentran las citadas por Carmen Del Molino. ( Aspectos jurídicos del abuso sexual a menores. Save the Children. 1998.):

1. Agresión sexual


Las agresiones sexuales se caracterizan por la utilización de violencia e intimidación.

2. Abuso sexual


Consiste en cualquier atentado a la libertad o indemnidad sexuales sin consentimiento, violencia o intimidación,

3. Acoso sexual


El acoso sexual consiste en la solicitud de favores sexuales, para sí o para un tercero, en el ámbito de una relación laboral, docente o de prestación de servicios y siempre que tal comportamiento provoque a la víctima una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante.

4. Exhibicionismo y provocación sexual


Las conductas de exhibicionismo y provocación sexual consisten, por un lado, en ejecutar o hacer ejecutar a otra persona actos de exhibición obscena ante menores de edad, y por otro lado, en vender, difundir o exhibir - por cualquier medio directo - material pornográfico entre ellos.
Ambos atentados contra la libertad sexual sólo se pueden castigar cuando se involucra a menores de edad.

5. Prostitución


En relación con menores de edad, dentro de este delito, se tipifican las siguientes conductas:
- La inducción, promoción, favorecimiento o facilitación de la prostitución de menores.
- La utilización de violencia, intimidación, engaño o abuso de una situación de superioridad o vulnerabilidad que induce a un menor a prostituirse.
- El favorecimiento, directa o indirectamente, de la entrada, estancia o salida del territorio nacional de menores, con el propósito de su explotación sexual empleando violencia, intimidación, engaño, o abusando de una situación de superioridad
- La utilización de menores en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, tanto públicos como privados.
- Asimismo a la producción, venta, distribución o exhibición de material pornográfico para el que se han utilizados menores. También la facilitación de estas actividades, incluso si el material es de origen extranjero o desconocido.
- La coacción a un menor para que participe en un comportamiento de naturaleza sexual que perjudique su evolución o el desarrollo de su personalidad.

Como se puede observar son múltiples los trastornos que puede sufrir un niño después de sufrir un tipo de abuso como el que se ha planteado a lo largo del capítulo lo que podría conducir a la idea de que el proceso de recuperación va a ser extenso y parejo para todas las víctimas. Sin embargo expertos como Félix López se muestran “totalmente contrarios a la idea de que todas las víctimas deban recibir tratamiento terapéutico ya que la postura intervencionista puede sobredimensionar los efectos de los abusos y, además, es imposible desde el punto de vista económico”( Ponencias, Jornadas sobre Prevención del Abuso Sexual Infantil).
Lo que sí precisan todas las víctimas es ayuda. Una ayuda que el 60% no recibe después de haber sido abusada.
En este sentido resulta fundamental la actitud que adopte la persona o personas a las que la víctima comunique la experiencia. “La reacción de quienes se enteran de que alguien ha sido víctima de abusos sexuales suele ser creer a la víctima, pero suelen limitarse a escuchar o dar apoyo emocional, aunque esto es considerado por las víctimas como muy útil”, según Félix López. Creer a las víctimas, escucharlas y apoyarlas emocionalmente es un forma muy importante de ofrecerles ayuda, aunque resulta insuficiente.
Es claro que agresiones de este tipo son una realidad, así que hay que abordar este problema socialmente y de forma más agresiva. Abordar la problemática de la prostitución de niños y niñas, no es nada fácil; pero es un impositivo ético que nadie puede ya desconocer. Esta es una lucha de todos (as), que exige salir del anonimato, trascender a lo político, impulsar iniciativas reales y legítimas. Se trata, en definitiva, de potenciar todas las fuerzas capaces de darle un nuevo contenido al trabajo con la infancia y la adolescencia, donde se renueve el compromiso y se recupere la esperanza. Este compromiso de cambio, es un reto urgente que hay que superar.
Sin embargo esta lucha por sacar a los niños de las garras de los explotadores infantiles que promueven los diferentes tipos de abuso sexual mencionados anteriormente, ha encontrado en algunos medios de comunicación su principal enemigo pues, es a través de ellos que promocionan nuestro país (tanto a nivel nacional como internacional) como el paraíso sexual, en donde pueden venir a satisfacer todas sus necesidades utilizando para ello menores de edad para estimularse sexualmente De esta manera, los grandes avances tecnológicos han dado paso que la pornografía infantil -uno de los factores principales en la explotación sexual de los niños- sea más fácil y más barata de producir, más difícil de detectar y más fácil de distribuir.
En este sentido, toda una serie de aparatos electrónicos de uso doméstico como cámaras y sistemas de reproducción y edición de vídeos y gráficos generados por computador, han llevado a la industria pornográfica infantil hasta los propios hogares -donde es más difícil de controlar para la policía- la cual ha llegado a convertirse en un negocio multimillonario en dólares.
El acceso a Internet ha abierto nuevos canales de información para aquellos que buscan relaciones sexuales con niños. La naturaleza interactiva de la tecnología de Internet supone que la información puede ser compartida en tiempo real y las “peticiones especiales” pueden ser atendidas por los proveedores de niños prostituidos. Las imágenes pornográficas y los vídeos clips pueden ser introducidos y visualizados en la red de forma igualmente anónima. Por el momento, la única intervención disponible para los defensores de la ley parece ser la vía de los proveedores de servicios, que pueden rehusar la venta de espacio a cualquiera que se conozca que va a proporcionar materiales sexuales infantiles.
Más allá de la tecnología, los medios de comunicación también juegan un importante papel en el ámbito de la explotación sexual de los niños, tanto en un sentido positivo como negativo.
En el lado negativo los medios de comunicación han contribuido indudablemente a la liberalización de imágenes sexualmente explícitas, y al cambio de valores morales. La tecnología de los satélites, los viajes internacionales y la quiebra de las infraestructuras comunitarias de apoyo suponen que tales imágenes son recibidas a menudo en un marco vulnerable, o incluso en toda una sociedad para la cual no estaban específicamente destinadas.
Asimismo, en el lado negativo, muchos bien intencionados reporteros que investigan la explotación sexual de los niños suministran información que ayuda a veces a los propios explotadores: nombre de las calles, localizaciones de pueblos, imágenes fácilmente identificables de playas y otros datos significativos. A menudo, la tentación de emitir o imprimir imágenes sensacionalistas ha lindado con la pornografía y por ende con la explotación y ha levantado críticas sobre el “señuelo de la televisión”. En algunos casos, los periodistas han contribuido inconscientemente a corromper las pruebas al pagar por la información y las imágenes, permitiendo así que los delincuentes puedan escapar a la condena escudándose en cuestiones técnico-procesales.
Pero el papel de los medios de comunicación puede ser enormemente positivo. Los periodistas tienen acceso a informaciones que a otras personas les resulta ordinariamente muy difícil de obtener. De este modo, han trabajado los periodistas al lado de las organizaciones no gubernamentales y con la policía para localizar y descubrir a los explotadores y los lugares de explotación, y han informado sobre las detenciones y condenas, contribuyendo así a la disuasión.
Pero el papel de los medios de comunicación puede ser enormemente positivo. Los periodistas tienen acceso a informaciones que a otras personas les resulta ordinariamente muy difícil de obtener. De este modo, han trabajado junto con organizaciones no gubernamentales y con la policía para localizar y descubrir a los explotadores y los lugares de explotación, y han informado sobre las detenciones y condenas, contribuyendo así a la disuasión.
Los medios de comunicación pueden contribuir también de modo destacado a abogar por la protección de los niños, subrayando los valores morales positivos y los derechos humanos.
Pueden además informar a los progenitores cuando sus hijos están en riesgo. Pueden ayudar a los propios niños marcando referentes morales (dentro de los parámetros de lo que es socialmente aceptado) sobre su conducta e identificando factores o situaciones de riesgo en los que pueden estar en peligro. Asimismo, los medios de comunicación son uno de los más poderosos agentes educadores.
Pero lo más importante de todo es que los medios de comunicación han reconocido que son unos actores importantes en el área de la explotación sexual comercial de los niños, y por ello están envueltos en un activo debate para examinar su papel y para establecer compromisos en favor de pautas éticas que regulen su comportamiento.

LA PORNOGRAFÍA ACTUAL



Según lo expuesto en el World Congress Against Commercial Sexual Exploitation of Children en la actualidad, en pleno siglo XXI, nadie puede afirmar que en nuestra sociedad se esté reprimiendo la sexualidad, los kioscos de prensa, los vídeo clubs, los sex-shops, las salas de cine XXX y las cadenas de televisión no se andan con cuidados a la hora de ofrecer sexo.
Sería un grave error pensar que la pornografía ofrece simplemente una excitación complementaria a aquellas personas con una libido especialmente activa. La pornografía seduce primero, envuelve después y finalmente puede llegar a convertirse en una adicción, llevando la práctica sexual al terreno de la obsesión. Pero al margen de los problemas que pueda crear en sus adictos “normales”, hemos de tener en cuenta que, por su amplia distribución y falta de control sobre la misma, cae también en manos de personas sobre las cuales puede ejercer una influencia peligrosa. Nos referimos, por supuesto, al amplio abanico de ciudadanos que padecen distintos tipos de patologías y que no reaccionan como una conciencia “normal” al leer relatos en los que se incita a buscar placer en la violación, o a mantener relaciones con niños.
En 1987, la Asociación americana de psiquiatría reconocía la existencia de una enfermedad denominada “Adicción al sexo”. Su sintomatología fue resumida por el doctor Schwartz, antiguo colaborador de Masters y Johnson, como: “una preocupación sexual que interfiere en el trabajo y la vida familiar, manteniendo el deseo constante de realizar actos sexuales en intervalos de tiempo muy breves”.
El adicto al sexo, al igual que el adicto a los video-juegos o a la televisión, no nace sino que se va haciendo tras una práctica cada vez más regular. En estas patologías es bastante frecuente observar como el adicto niega sistemáticamente su problema, e intenta actuar sin ser visto. Las revistas, los video-clubs, los sex-shops y los teléfonos eróticos alimentan constantemente al obsesionado por el sexo, ofreciéndole regularmente nuevos productos y mayores sensaciones.
Por otro lado, el acceso a la pornografía no está frenado prácticamente para nadie. Incluso un menor puede acceder a numerosas publicaciones de este tipo, muchas veces en función de su aspecto y de los escrúpulos del vendedor

FORMAS DE PORNOGRAFÍA INFANTIL



Según el centro de noticias futurnet la pornografía infantil puede encontrarse sin dificultad y en todas sus formas, para conseguirla basta con acercarse a uno de quioscos que venden revistas, pequeñas empresas y comercios en los que se venden fotografías, videos y revistas más explícitas sobre el tema.
Dentro de los principales medios de explotación sexual podemos encontrar:

- Fotográfica,

la cual a su vez se puede encontrar en:

1. Kiosco.

En la mayoría de los quioscos es posible encontrar revistas en las que se ofrece pornografía infantil. El contacto suele establecerse a través de revistas xxx.
2. Tiendas de material pornográfico. Algunas de estas se anuncian también en revistas de quiosco como XXX.

- A través de Internet.

Cualquier persona con un ordenador y un modem puede conseguir pornografía infantil a través de Internet. El medio más utilizado por los pedófilos es el de los chats, o conversaciones entre varias personas, que pueden intercambiarse textos y todo tipo de fotografías. Pero no es necesario meterse en conversaciones para intentar comunicar con algún pederasta. Hay numerosas páginas Web en las que se anuncia y se vende este tipo de material pornográfico. Las imágenes menos fuertes pueden adquirirse por una pequeña cuota mensual, pero si se busca lago más fuerte algunas Web incluyen una dirección de correo electrónico a la que uno puede dirigirse para solicitar material difícil de anunciar.

- El video es la forma más común de conseguir la pornografía, de esta manera la podemos encontrar en dos diferentes sitios como:

1. Video-clubs.

Algunas tiendas de venta, alquiler e intercambio de vídeos ofrecen también cintas con pornografía infantil.

2. Internet.

Las cintas de vídeo con todo tipo de escenas de pornografía infantil, desde la mera exhibición hasta el sadismo, pueden obtenerse a través de Internet del mismo modo que las fotografías.
El texto escrito es, aunque pudiera parecer una paradoja, el que posee contenido más peligroso de la pornografía infantil pues, este no se encuentra sólo en sus fotografías y filmaciones, sino también en escritos. En los textos que acompañan a los reportajes es donde se desarrolla hasta la saciedad, la apología de la violación y la incitación a la violencia sexual. Los abusos y la violación son defendidos como una práctica sexual natural.

Muchos productores hacen su agosto con los textos y los cómics. En cualquier revista de esta clase pueden encontrarse relatos de varias páginas, dirigidos a “excitar” al lector mediante la descripción de abusos sobre niños, o de colegialas obsesionadas con seducir a todo adulto que se ponga en su camino. Las fotografías que acompañan estos relatos normalmente no presentan ninguna relación con los mismos. Dichos relatos son realmente los encargados de estimular la fantasía sexual del lector y dar rienda suelta a su imaginación. Es de todos sabido, además, que el principal órgano sexual del ser humano es el cerebro. Para los adictos y aficionados a la pornografía, la originalidad y el contenido de los relatos es fundamental, hasta el punto de que ya existe más de una publicación de este tipo que dedica el 70% o el 80% de su espacio al texto, y sólo una cuarta parte a las fotografías.

Los relatos de contenido pornográfico-infantil suelen responder a uno de los siguientes cuatro patrones, o argumentos-base:

1. El menor seduce al adulto.



Es el más frecuente, y en el 90% de los casos se trata de una niña o adolescente y un hombre maduro. Dicha niña puede estimula o incitar al adulto para “aprender” o para perder su “indeseada” virginidad.
La mayoría de los relatos responden a este patrón por dos motivos: muchos lectores prefieren la figura de la “devoradora de hombres”, o la ninfómana, a la mujer equilibrada que es capaz de decir no y mantener una sexualidad controlada. Y en segundo lugar, el hecho de que sea la niña o adolescente la que “provoca” al hombre adulto, les permite librarse de un posible sentimiento de abuso o culpabilidad, si es que en algún momento han llegado a tenerlo.

2. El adulto seduce al menor


Este argumento es empleado con mucha menos frecuencia que el anterior y resulta, si cabe, aun más peligroso. Se transmite al lector la idea del: “Digo ¡No!, cuando quiero decir ¡Sí! “.
Aquí se incita al adulto a actuar aunque no exista una “provocación” previa. Si ya es enfermizo el pensar que los niños y niñas provocan a los adultos para mantener relaciones sexuales con ellos, el pensar que Io buscan aun cuando se niegan o no “provocan” resulta verdaderamente criminal. Cuando un adulto pedófilo, se aficiona a leer supuestos testimonios de ex-menores, que confiesan haber disfrutado de niños en prácticas con sus mayores aun siendo forzados a ello ¿cómo influye esto en su conducta? ¿Se puede sentir animado a realizar sus fantasías?
En estas revistas todo son experiencias satisfactorias. Los menores nunca se niegan realmente, no existen ni el dolor ni los traumas, y el protagonista vive muy agradecido y sin la menor secuela. Exactamente al contrario de lo que sucede en la realidad: traumas, frustración, sentimiento de culpabilidad, incapacidad para mantener nuevas relaciones sexuales, fobias, etc, son algunas de las secuelas que los psicólogos y psiquiatras infantiles tratan a diario en adolescentes y adultos que han padecido abusos sexuales y violaciones durante la infancia.

3. Relación entre menores



Es un argumento menos explotado que los anteriores. Normalmente se entremezclan niños de las mismas edades, y en ocasiones se llegan a describir incluso situaciones que son físicamente imposibles.

4. Relaciones incestuosas



Como era de esperar, el tema del incesto es empleado también con regularidad por determinadas publicaciones pornográficas. La finalidad es, evidentemente, provocar “excitación” en sus lectores presentando como algo natural y deseable la práctica de relaciones sexuales entre padre e hijos y entre hermanos. Por supuesto, nunca se hace referencia a las consecuencias que ello puede acarrear, ni se mencionan las secuelas de todo tipo que dejaría en la propia hija/o o hermana/o menor. Tampoco se menciona que se trata de un delito.
Las publicaciones pornográficas presentan la idea del incesto como fantasía sexual, mediante la inclusión de relatos y escenas en revistas, cómics y también vídeos.
Se incluyen constantemente relatos sobre relaciones incestuosas, casi siempre bajo el epígrafe de “Cartas de nuestros lectores”. Por supuesto, los niños y niñas que protagonizan estos relatos acceden siempre encantados a las siniestras pretensiones de sus progenitores. Y en otros casos, es el propio menor -normalmente una niña- quien seduce y provoca directamente a su padre o madre.
Los relatos que promueven y defienden la práctica del incesto suelen responder a uno de los siguientes tres patrones o argumentos bases:

5. Relaciones padre-hija



Normalmente se trata de relatos escritos por supuestos lectores, en los que la protagonista suele ser una niña de entre 12 y 16 años. Se emplean las dos formas de argumentos posibles: o la hija seduce al padre y éste accede, o es el padre quien toma la iniciativa y la hija consiente. Nunca se trata de relaciones esporádicas, siempre son situaciones que dicen repetir durante años.

6. Relaciones madre-hijo


Conforman el grupo más frecuente de relatos sobre relaciones de incesto. En la inmensa mayoría de los mismos es la madre la que seduce al hijo, que normalmente tiene entre 12 y 16 años. Esto es la locura según Freud y Lacan

7. Relaciones hermano-hermana



Son probablemente los relatos menos frecuentes, pero también suelen emplear la figura infantil como protagonista.

- Por otro lado, los comics son también, muy conocidos en este submundo, gozan de más lectores que algunas revistas fotográficas de temática idéntica. Utilizan el dibujo para escenificar las relaciones con menores y los textos para describir con más lujo de detalles cada situación. Los argumentos son muy burdos y el tema central es siempre la práctica sexual y la violencia.

Lo más frecuente en las publicaciones que centran su atención en al figura del menor, para estimular a sus lectores, es presentarle como autor o responsable de las relaciones con los adultos, es decir, “provocan” a los mayores.
La apología de la violación, el estupro, los abusos a menores y la violencia sexual en general, conforman el contenido y reclamo de estas publicaciones.
En muchas tiendas dedicadas a la venta de material pornográfico es frecuente encontrar estas historias japonesas incluso en vídeo. Pero tampoco es necesario acudir a las mismas, basta con bajar al quiosco del barrio para encontrarse con revistas como primera línea, que en estos momentos está distribuyendo cintas de vídeo bajo el título de: “Colegialas viciosas. Adolescentes uniformadas descubren el sexo”.

- La pornografía telefónica es algo muy reciente en nuestro país. Sin embargo, en este momento ya están funcionando varios teléfonos durante las veinticuatro horas del día, centrados en la temática infantil-adolescente. Sobre el contenido que ofrecen tales teléfonos no es necesario comentar nada.

CAPITULO II



Abordar la problemática del abuso sexual infantil, no es nada fácil; pero es algo que ya nadie puede desconocer. Esta es una lucha de todos, que nos exige salir del anonimato, trascender a lo político, impulsar iniciativas reales y legítimas. Se trata, en definitiva, de potenciar todas las fuerzas. Los expertos de las diferentes instituciones apuestan por la realización de programas de prevención en los centros educativos, enmarcados en programas más amplios de educación para la salud, que permitan que los niños y niñas aprendan a identificar los abusos y a no guardar el secreto, si les sucede. Además, subrayan la necesidad de considerar a los niños no sólo como víctimas, sino también como agresores potenciales, y de que las instituciones relacionadas con el abuso sexual (comisarías, hospitales, escuelas, servicios sociales y centros de salud mental) coordinen sus esfuerzos.

Partiendo de esta actividad tan importante realizada por las instituciones gubernamentales y no gubernamentales que enfrentan este serio problema del abuso infantil, es que se hace necesario dar a conocer su función enfocando la atención en los servicios, tratamientos, terapias y soluciones que ofrecen para la atención de la población que se ve afectada en este sentido de alguna forma.

- CASA ALIANZA



Casa Alianza es una organización no gubernamental que trabaja desde 1993 en el rescate y rehabilitación, así como la defensa de los niños, niñas y jóvenes de la calle. Con este objetivo trabaja en países como Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, entre otros de Centro América.

En Costa Rica esta institución se dedica un poco más a la labor administrativa y no trabajan directamente con la población en problemas.
Como parte de esta labor administrativa, se han dedicado exclusivamente a la denuncia de delitos sexuales e investigaciones serias de explotación sexual infantil y el turismo sexual.
Tienen un plan de acción ya planteado al gobierno que, está diseñado para terminar con la explotación sexual infantil el mismo, está enfocado en la concienciación acerca del tema entre las autoridades y el público, así como formar redes que combatan el problema y la proyección de planes de acción social.

Casa Alianza tiene como misión proporcionar refugio y servicios con respeto absoluto y amor incondicional, basados en la fe y en la creencia de que todos los niños, niñas y jóvenes tienen derecho a esto. Proporcionan además los servicios priorizando y comprometiéndose de manera especial con aquellos que no tienen alcance a otras instituciones.

Tienen, dentro de sus objetivos, la preocupación en hacer que los niños se reúnan con sus familias, colaborar con organizaciones comunitarias y asociaciones para buscar el mejoramiento de estos y como se mencionaba anteriormente, velar por la toma de conciencia en la sociedad.

La finalidad de esta organización está respaldada por varios programas de ayuda, como son llamados: programas de la calle, centro de crisis o refugio, hogar de transición y hogar grupal.

El primero consiste en conocer a los niños y niñas, llegar hasta ellos en las calles, en los parques, en los pasillos oscuros, alrededor de basurales y terminales de buses. El equipo de Calle de Casa Alianza les proporciona cuidados médicos de emergencia, orientación, educación no formal, respeto y amistad. El objetivo es que el niño y la niña dejen la calle, no proveerles con comida y vestimenta mientras permanecen en ella.
Los niños y niñas son motivados y así pueden llegar a tener el valor de dejar las calles y acercarse a buscar ayuda en el centro de crisis. El equipo de calle se ocupa de cerca de 1000 niños y niñas cada año en los países de América Latina donde trabajan.
Los centros de crisis o refugios están abiertos las 24 horas del día, todos los días del año.
Lo más importante es que aquí, los niños y niñas participan en actividades de educación no formal que les preparan para su futura inserción escolar y en actividades de orientación sobre su adicción a las drogas.

Además participan en su Plan de Vida, un técnica para su desarrollo estableciendo metas alcanzables a corto y mediano plazo.

Una vez que las niñas y niños se estabilizan, tan pronto como recuperan un nivel deseable de autoestima y respeto por ellos mismos, pasan a la siguiente etapa.
En el Hogar de Transición, el equipo ayuda a desarrollar a los niños metas a largo plazo, inspirándoles el deseo de una vida independiente y provechosa. Los más jóvenes son inscritos en colegios públicos y a los mayores se les brinda capacitación profesional. El tiempo de residencia en el hogar de transición es de un promedio de cuatro meses, para luego pasar al hogar grupal.

El último paso (Hogar Grupal) es en el que los niños y niñas son guiados por un equipo de consejeros cuidadosamente escogidos que tratan de replicar un ambiente familiar positivo. En esta etapa pretenden que puedan redescubrir y cambiar el concepto negativo que tienen de la familia, mientras buscan mejores oportunidades educativas y profesionales. Cada hogar tiene entre 12 y 14 niños o niñas, en donde permanecen hasta que cumplan 18 años o hasta que completen su educación. Ya a partir de este momento, son capaces de vivir de forma independiente alcanzando la seguridad que puedan dar luego a sus hijos.

- PANIAMOR



La fundación Paniamor es una organización privada que no cuenta con subsidio estatal e inició sus operaciones en 1987 con un pequeño aporte de los miembros fundadores y con el trabajo voluntario de muchos.

Su principal propósito es, lograr el cumplimiento de los derechos de las personas menores de edad en Costa Rica. Para lograr este propósito, la fundación promueve la movilización social por medio de programas de prevención de la violencia, incidencia política y de desarrollo social. Así, como resultado de la ejecución adecuada de estas prácticas colectivas, se logra que cada niño o niña sea percibido y se perciba así mismo como protagonistas en la construcción de un nuevo proyecto social, donde puedan alcanzar una mejor calidad de vida.

Dentro de los temas prioritarios que Paniamor trabaja, están la prevención del abuso emocional, físico y sexual; el fomento de la autoestima; la información acerca de los derechos de los niños y las niñas; la comunicación asertiva; el reconocimiento y confrontación de situaciones de riesgo en la adolescencia; el desarrollo de una legislación a favor de la niñez y la adolescencia; el fortalecimiento de las relaciones adulto-niño; la organización comunitaria y la movilización social, entre otros.

Para realizar su trabajo, la institución cuenta con el apoyo de profesionales en disciplinas como educación, psicología, medicina, derecho, trabajo social, comunicación y sociología, además del personal administrativo y el aporte de colaboradores voluntarios.

Paniamor cuenta con un área de capacitación donde se trabaja con talleres, en los cuales se desarrollan contenidos como: “Pautas para ser congruente entre lo que se siente, se piensa, se dice y se hace”, “estrategias para no decir sí, cuando se quiere decir no”entre otros. Esto con el fin de promover la comunicación efectiva y la autoestima, que son a la vez elementos fundamentales para el fortalecimiento entre relaciones adulto-niño.

Además, se proporcionan charlas a los niños y sus padres sobre temas como:, “Derechos de los niños y las niñas”, “Desarrollo de potencialidades en los niños y las niñas” y “Prevención de abuso contra niños y niñas”, este último de gran importancia pues enseña a los niños a detectar posibles situaciones en los que pueden llegar a ser abusados, sin pasar por alto circunstancias que a pesar que las hagan ver normales, los hagan sentir incómodos.

El hecho de que las charlas sean para padres e hijos, los llena de valor para que sean ambos los que tomen la iniciativa de afrontar su problema. Reconocer que algo esta mal es un gran paso para ellos.
Además de que esto, fortalece las relaciones de confianza entre padres e hijos y acrecienta el sentimiento de seguridad familiar.

El programa “Prevención de la Violencia” tiene como objetivo desarrollar recursos humanos que contribuyan a prevenir la violación de los derechos de las personas menores de edad. Este cuenta a la vez con cuatro temáticas:

1. Prevención de abuso contra niños y niñas.
2. Justicia para niños.
3. Fortalecimiento profesional.
4. Automejoramiento y orientación.

El objetivo de “Prevención de abuso contra niños y niñas” es orientar el programa hacia las posibles necesidades específicas de las distintas poblaciones: niños y niñas en edad escolar, con alguna discapacidad, adolescentes, instructores, comunidades y otros. El programa promueve la creación de sistemas de apoyo efectivo, que logren prevenir y manejar situaciones de violencia interpersonal, como el caso de abuso sexual cometido contra niños.

Por otro lado, “Justicia para niños” contribuye a una mejor administración de la justicia en los procesos administrativos y judiciales que afectan los derechos de las personas menores de edad. Para lograr este objetivo, la institución capacita al personal profesional y el de apoyo, de los sistemas encargados de recibir, valorar y resolver las denuncias de violaciones de derechos(incluidos los abusos sexuales), para brindar un adecuado tratamiento a los niños involucrados en los procesos.

Para lograr el “Fortalecimiento Profesional” se ofrecen talleres, seminarios, conferencias, foros y capacitaciones que brinden información actualizada con respecto a Paniamor. Además de que se desarrollan modelos educativos para adultos, que contribuyan al fortalecimiento de relaciones familiares o de custodia.

La fundación Paniamor se especializa en temas como la violencia y el abuso contra las personas menores de edad, la prevención y detección del abuso sexual, la autoestima y la comunicación en las relaciones entre padres e hijos, la promoción de los derechos y responsabilidades de la niñez, entre otros. Logrando así su objetivo principal de salvaguardar el bienestar de los niños y niñas costarricenses.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License