Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Aprendizaje parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Psicopedagogía. Wittgenstein. Piaget. Memoria: sensorial, corto y largo plazo. Personalidad. Asimilación cognoscitiva. Acomodación. Rendimiento



1.    ¿QUÉ ES EL APRENDIZAJE?



Aprendizaje es un cambio más o menos permanente de conducta que ocurre como resultado de la práctica.
La conducta aprendida difiere de la conducta instintiva por que el instinto es una pauta fija de acción de carácter innato, no es algo aprendido.
No solamente cambia la conducta cuando aprendemos algo. La permanencia del cambio indica que ha habido una modificación más profunda en las neuronas que regulan el comportamiento. Este cambio no es observable.

1.1.    Clases de apredizaje


Los estudios más importantes sobre aprendizaje se han hecho con animales, ya que requieren experimentación en laboratorio.
El condicionamiento respondiente (clásico)
Fue descubierto por el fisiólogo Paulov (1936). Un estímulo produce de modo natural una respuesta en el animal. A este estímulo se le asocia otro que de por sí es neutro. Cuando la asociación se consolida, el estímulo neutro adquiere la misma capacidad estimulativa del estímulo natural, queda condicionado para producir la misma respuesta. El animal ha aprendido a dar la misma respuesta ante un estímulo neutro que ante un estímulo natural.

101619.gif

Este tipo de condicionamiento es respondiente, ya que la respuesta está determinada por un estímulo que la precede.
El condicionamiento operante o instrumental.
Fue descubierto por el norteamericano Thorndike, muerto en 1949, y secundado por Skinner, nacido en 1904. Su principal aportación se encuentra en el terreno de la educación y del comportamiento social.
Este condicionamiento se llama operante porque la respuesta del sujeto es una operación muy variada y de carácter activo. El elemento fundamental es el refuerzo, que es una recompensa (positivo) o un castigo (negativo) que sigue a la conducta. Si llamamos “respuesta” (R) a la conducta que se aprende y “estímulo” al refuerzo (E+ positivo, E- negativo), el condicionamiento operante sigue el esquema:
101620.gif

Cuando se pretende que la conducta sólo se dé en determinadas circunstancias, se introduce un estímulo discriminativo (Ed), en cuya presencia se refuerza la conducta. El esquema es:

101621.gif

Una respuesta que va conectada con una satisfacción queda fortalecida (ley del efecto); y una respuesta se fortalece por el número de veces que se repite en conexión con una situación (ley del ejercicio). Si no hay refuerzo la conducta se extingue.
El aprendizaje por observación
Cuando al observar la conducta de otro individuo se produce un cambio en la propia conducta. Se trata de lo que suele llamarse “imitación”.

Tiene las siguientes fases:



- adquisición: el sujeto observa una conducta en otro individuo identificándola suficientemente.
- retención: esa conducta se almacena activamente en la memoria.
- ejecución: el sujeto la reproduce.
- reforzamiento: al imitar, el sujeto puede ser reforzado.

Este tipo de aprendizaje se combina con el condicionamiento operante.


1.2.    El aprendizaje en el hombre


El aprendizaje motor y verbal ocupa gran parte de la vida del niño. Hay casos en los que es más difícil caer en la cuenta del influjo del aprendizaje; por ejemplo, en el caso de las angustias y las fobias. El miedo se aprende.
El refuerzo social tiene una singular importancia: no nos damos cuenta de hasta qué punto la aprobación o desaprobación de los demás determina nuestra conducta.
Las técnicas de modificación de conducta tienen en la actualidad una gran aplicación, como para curar fobias.

Factores que influyen en el aprendizaje



1.- Individuales



- Inteligencia
- Edad
- Motivación
- Aprendizaje previo
- Ansiedad


2.- Métodos


- distribución de la práctica
- conocimiento de los resultados
- aprendizaje total o parcial

3.- Significación del material



En el aprendizaje verbal se aprende mejor si el material es significativo, está ordenado y se favorecen las asociaciones. No es suficiente que el material esté bien organizado, sino que debe ser significativo psicológicamente para el que lo aprende. La inclusión puede ser de dos tipos: o bien el material a aprender se incluye en conocimientos más generales ya poseídos, o bien se trata de conceptos más generales en los que se incluyen los conocimientos ya sabidos. Un organizador previo es un concepto que estructura el material a aprender y hace de “puente” en la estructura conceptual de la que se aprende.

2.    EL APRENDIZAJE SEGÚN…



Tras un exhaustivo estudio de la materia hemos centrado la investigación en dos núcleos principales. Dos autores que han desarrollado un prestigioso trabajo acerca del tema que ahora nos embarga:


2.1.    Jean Piaget



ASIMILACION COGNOSCITIVA



Proceso en virtud del cual el sujeto modifica la realidad externa para adecuarla (asimilarla) a sus propias estructuras cognoscitivas, de lo cual resulta que conocer no es copiar, sino construir la realidad. En contraste con la asimilación orgánica, de interés para la biología, el concepto de asimilación cognoscitiva tiene especial relevancia en la teoría piagetiana de la inteligencia en la medida que contribuye a dar cuenta de su desarrollo evolutivo, y, conjuntamente con la acomodación, constituyen los ingredientes básicos del funcionamiento intelectual. La asimilación cognoscitiva, o simplemente asimilación, se puede clasificar de acuerdo a distintos criterios. Según intervenga en la construcción de esquemas o en la coordinación de esquemas, podrá ser acumulativa o recíproca, respectivamente. La asimilación acumulativa puede a su vez ser reproductiva, recognoscitiva o generalizadora. Y según el periodo del desarrollo donde tenga lugar, podrá ser sensorio-motriz, etc.

1. Generalidades.-



Mientras la asimilación orgánica tiene interés para el biólogo, la asimilación cognoscitiva es de especial interés para la teoría de la inteligencia. En general cuando Piaget habla de ‘asimilación’, y salvo indicación en contrario, se está refiriendo a la asimilación cognoscitiva.
Señala Flavell que la asimilación “se refiere al hecho de que todo enfrentamiento cognoscitivo con un objeto ambiental forzosamente supone algún tipo de estructuración (o reestructuración) cognoscitiva de ese objeto en consonancia con la naturaleza de la organización intelectual que ya es propia del organismo. Todo acto de inteligencia, por más rudimentario y concreto que sea, supone una interpretación de algo de la realidad externa, vale decir, una asimilación de ese algo a algún tipo de sistema de significado existente en la organización cognoscitiva del sujeto”.
El mismo autor establece un paralelismo entre ‘asimilar’ y ‘construir’ la realidad externa, considerando ambos conceptos equivalentes. Ello está de acuerdo con la postura epistemológica piagetiana: sólo basta reemplazar ‘construir’ por ‘asimilar’, y ‘construcción’ por ‘estructura u organización’. Con estas equivalencias, Flavell intenta mostrar que para Piaget el conocimiento no es una simple copia de la realidad, sino una genuina construcción, y que el sujeto no es, por tanto, un sujeto pasivo, sino activo.

2. Clasificación.-



Mencionemos los principales criterios que utiliza Piaget para clasificar los procesos de asimilación cognoscitiva.

a) La asimilación cognoscitiva puede ser acumulativa y recíproca. Los esquemas de acción y sus coordinaciones son construidos a partir del proceso integrador de la asimilación. Un esquema de acción se construye a partir de asimilaciones acumulativas (reproductivas, recognoscitivas, generalizadoras); posteriormente, dos esquemas de acción se coordinarán entre sí gracias a las llamadas asimilaciones recíprocas.
b) Las asimilaciones acumulativas, o también llamadas simples por Flavell, pueden ser reproductivas, recognoscitivas y generalizadoras. A propósito de la construcción de esquemas de acción (succión, prensión, etc.), Piaget describe la asimilación como una función muy general que se presenta bajo tres formas indisociables: 1) asimilación funcional o reproductora, que consiste en repetir una función y en consolidarla por este mismo hecho; 2) asimilación recognoscitiva, que consiste en discriminar los objetos asimilables a un esquema dado, y

3) asimilación generalizadora, que consiste en extender el dominio de este esquema.



Esquemáticamente, podemos decir que mediante la asimilación reproductiva el niño se ejercita en la succión y por ello lo hace cada vez mejor, por la asimilación recognoscitiva puede diferenciar aquellos objetos succionables de los no succionables, y por la asimilación generalizadora puede incorporar nuevos objetos como succionables.
Estos tres tipos de asimilación continúan manifestándose más adelante: por ejemplo, en el estadio 3 del periodo sensorio-motor la asimilación reproductiva está en la base de las reacciones circulares secundarias, la asimilación recognoscitiva guarda relación con el reconocimiento motor, y la asimilación generalizadora con los procedimientos para prolongar espectáculos interesantes. En suma, quedan así descriptas las “tres características funcionales y evolutivas básicas de todos los esquemas asimilativos: repetición, generalización y diferenciación-reconocimiento”.
c) También pueden clasificarse los procesos de asimilación según el periodo en que tienen lugar. Así, se habla de una asimilación sensorio- motriz, de una asimilación en el periodo preoperatorio, etc.

3. Asimilación sensorio-motriz.-


Expresión utilizada por Piaget para designar todo proceso de asimilación que tiene lugar durante los dos primeros años de vida. Véanse ejemplos en los artículos Asimilación Reproductiva, Asimilación Recognoscitiva y Asimilación Generalizadora.


4. Asimilación en el periodo preoperatorio.-



Tienen lugar entre los 2 y los 7 años aproximadamente; por ejemplo, la asimilación en el juego simbólico. La función de asimilación al yo que cumple el juego simbólico se ve en el ejemplo que da Piaget de una niña que, vivamente impresionada por un pato desplumado que vio sobre la mesa, se tendió luego sobre un canapé. Sus padres, creyéndola enferma le preguntaron qué le pasaba, a lo que ella contestó: “¡Yo soy el pato muerto!”.
En general, el papel de la asimilación en la función simbólica es el de “proporcionar el significado al cual se refiere el significante. En otras palabras, el sujeto da significación a sus significantes al asimilarlos a los hechos (más precisamente, a los esquemas relativos a los hechos) que los significantes denotan”. En palabras de Piaget: “los datos presentes pueden asimilarse a los objetos no percibidos, meramente evocados, es decir, objetos que han tomado significados proporcionados por asimilaciones anteriores”. La niña del ejemplo anterior, al decir que ella es un pato muerto, está asimilando a su yo un objeto evocado, ausente, no presente.


5. Asimilación y acomodación.-


Estos dos aspectos de la adaptación son invariables, en el sentido de que siempre, en cualquier etapa del desarrollo, están ambos presentes. Sin embargo, la relación que se establece entre asimilación y acomodación es variable, porque es diferente tanto entre una etapa y otra, como dentro de una misma etapa. Flavell indica que “en una exposición de la teoría de Piaget el análisis de las vicisitudes de esta relación es tan necesario como la descripción básica de las mismas invariantes”.
Para este mismo autor, la relación entre asimilación y acomodación puede sufrir, entonces, dos tipos de cambios: a) cambios evolutivos, que tienen lugar entre etapas diferentes, y b) cambios no evolutivos o fluctuaciones momentáneas, que acontecen dentro de una misma etapa particular.

a) Cambios evolutivos de la relación entre asimilación y acomodación.- Flavell sistematiza estos cambios dividiéndolos en dos etapas: aquellos que ocurren durante la infancia y que proporcionan el paradigma básico, y aquellos que ocurren después de la infancia. En términos de periodos de desarrollo, los primeros acontecen en el periodo sensorio- motor y los últimos desde el periodo preoperatorio en adelante, de manera entonces que el límite es aproximadamente la edad de dos años.


1) Cambios evolutivos durante la infancia:



En términos generales, los cambios en la relación entre asimilación y acomodación que ocurren durante los dos primeros años de vida pueden expresarse así: “el desarrollo pasa de un estado inicial de profundo egocentrismo, en el cual la asimilación y la acomodación están indiferenciadas y, a pesar de ello, son mutuamente antagónicas u opuestas en su funcionamiento, hasta un estado final de objetividad y equilibrio en el cual las dos funciones son, por una parte, relativamente separadas y distintas y, por la otra, coordinadas y complementarias”. Esta afirmación es ascendida por Piaget al rango de una ‘ley evolutiva’. La asimilación y la acomodación tempranas están indiferenciadas porque “el acto de asimilar un objeto a un esquema está absolutamente confundido e indiferenciado con los ajustes acomodativos intrínsecos a ese acto. No es que el bebé deje de tomar en cuenta los objetos, es decir, deje de acomodar sus movimientos a los contornos específicos de ellos. Lo hace, y estas descuidadas acomodaciones producen cambios en los esquemas asimilativos. Antes bien, el bebé no tiene una forma de distinguir sus actos de los hechos de la realidad que esos actos producen o de los objetos de la realidad con los cuales se relacionan”.
La oposición entre asimilación y acomodación resulta de la indiferenciación antes indicada. Recordemos que la asimilación es ‘conservadora’ y la acomodación es ‘progresista’ y así, “una acomodación nueva y exploratoria, en lugar de constituir la bienvenida irrupción en lo desconocido que dará lugar a una diferenciación de los esquemas existentes, al principio es experimentada simplemente como un obstáculo molesto para la asimilación habitual y es ejecutado, por así decirlo, bajo compulsión”. La indiferenciación y la oposición entre ambas invariantes funcionales definen esencialmente el egocentrismo.
A medida que progresa el desarrollo sensorio-motor, asimilación y acomodación se tornan cada vez más diferenciadas y complementarias: “con la gradual separación entre el yo y el mundo, las acomodaciones finas a los matices de las cosas llegan a ser experimentadas como importantes empresas en y por sí mismas, empresas que ahora se distinguen de las asimilaciones que estos nuevos descubrimientos hacen posible”.

Pero, ¿qué consecuencias traen estos cambios en la relación entre asimilación y acomodación durante el periodo sensorio-motor? De acuerdo a Flavell, “junto con la creciente diferenciación y equilibrio de las dos funciones durante el periodo sensorio-motor se produce un desarrollo de gran significación para la inteligencia: hay al mismo tiempo un proceso centrífugo de objetivación gradual de la realidad externa y un proceso centrípeto de surgimiento de la autoconciencia, es decir, el yo comienza a ser visto como un objeto entre objetos”.
Al comienzo existe una amalgama indiferenciada de objeto-acción, y hacia el final el objeto se diferencia adquiriendo independencia, lo que sólo es posible cuando es insertado en varios esquemas coordinados entre sí. Por ejemplo, “la matraca surge gradualmente como una cosa distinta de la acción del niño sólo cuando él puede insertarla en esquemas sensorio-motrices múltiples, cuando puede aprehenderla como algo que puede fijarse visualmente, para agarrarla, para agitarla y escuchar el sonido que produce, etc. En síntesis, durante el desarrollo sensorio-motor el constante trabajo de la asimilación y la acomodación da lugar a una organización de esquemas cada vez más rica y elaborada. A su vez, la elaborada trama de esquemas interrelacionados que así se constituye hace posible ver los objetos como ‘cosas que están allí fuera’, independientes de la propia actividad”.


2) Cambios evolutivos después de la infancia:



El pasaje de la indiferenciación y antagonismo hacia la diferenciación y complementariedad entre asimilación y acomodación que describimos para las acciones sensorio-motores, vuelve a repetirse ahora para las manipulaciones simbólicas y representativas. Esto significa que también vuelve a reiterarse el pasaje de un egocentrismo inicial hacia una progresiva diferenciación entre el yo y el mundo. Esta repetición es un ejemplo de desfasaje vertical. Así, “el niño egocéntrico de edad preescolar, de modo semejante al bebé egocéntrico de tres meses, no tiene conciencia de que sus diversas representaciones de la realidad están distorsionadas de diversas maneras como consecuencia de su incapacidad para ver las cosas desde perspectivas distintas de la propia”. Y así como hacia el final del periodo sensorio-motriz se establece una diferenciación y una complementariedad entre asimilación y acomodación, así también hacia el final del desarrollo de la construcción simbólica ocurre otro tanto aunque ya no en el nivel del comportamiento sensorio-motor elemental. En ambos casos, “la cognición se inicia siempre en las márgenes en que el yo y el medio coinciden [indiferenciación] y se abre camino al mismo tiempo hacia las regiones interiores de cada uno de ellos”.

b) Cambios no evolutivos de la relación entre asimilación y acomodación.-



Cuando nos referíamos a cambios evolutivos, aludimos a una marcha hacia un equilibrio entre asimilación y acomodación, donde cada una puede ‘dirigir o controlar’ a la otra: las asimilaciones organizan y dirigen las acomodaciones, y a su vez los ajustes acomodativos al mundo real evitan que la asimilación sea desenfrenadamente autística.
Los cambios no evolutivos hacen referencia a una marcado desequilibrio entre asimilación y acomodación. Tal es el caso de la imitación, con un neto predominio de la acomodación, y el juego simbólico, con un neto predominio de la asimilación. Por ejemplo, “en el juego el objetivo primordial es amoldar la realidad al capricho del cognoscente; en otras palabras, asimilar la realidad a diversos esquemas otorgando poca importancia a la precisa acomodación a esa realidad (…). Por otra parte, en la imitación es la acomodación la que ocupa una posición de supremacía. Toda la energía es concentrada en la tarea de tomar exacta cuenta de los detalles estructurales de la realidad que se imita y en amoldar con precisión el propio repertorio de esquemas a esos detalles”. En lo casos donde ninguna función predomina sobre la otra, Piaget habla de inteligencia adaptada, adaptación, o simplemente de inteligencia.

6. Asimilación y afectividad.-



Señala Piaget que “en toda asimilación el motor o la energética son de índole afectiva (deseo y satisfacción) mientras que la estructura es de naturaleza cognoscitiva. Asimilar un objeto puede simultáneamente tender a satisfacer una necesidad y a conferir una estructura cognoscitiva a la acción”. Así, toda asimilación es a la vez cognoscitiva y afectiva.
Dice Piaget que “la vida afectiva, como la vida intelectual, es una adaptación continua [y] dado que la vida afectiva es adaptación, también implica una constante asimilación de situaciones presentes a otras anteriores, asimilación que da lugar a esquemas afectivos o modos relativamente estables de sentir y reaccionar…”. Por su parte, Flavell nos indica que al igual que en la asimilación sensorio- motriz, las acciones realizadas con personas son iguales a las demás acciones: “tienden a ser reproducidas (asimilación reproductiva) y a descubrir otras nuevas (asimilación generalizadora), se trate de un afecto, una tendencia agresiva o cualquier otra”.


ACOMODACION



Proceso en virtud del cual el medio ambiente produce modificaciones en el ser vivo, o bien éste se modifica por influencia del medio ambiente. La esencia de la acomodación “es precisamente este proceso de adaptarse a las variadas demandas o requerimientos que el mundo de los objetos impone al sujeto”, definición aplicable específicamente a la acomodación exógena.
La acomodación puede ser biológica o cognoscitiva y, según otro criterio, también puede ser exógena o endógena. La acomodación no existe aisladamente: toda conducta implica acomodación y asimilación, que son los dos aspectos indisociables de la adaptación.


1. Generalidades.-



Piaget eligió el término ‘acomodación’ por analogía con lo que los biólogos llaman ‘acomodatos’, expresión referida a las diversas variaciones fenotípicas que pueden tener los caracteres genotípicos. En efecto, cada gen (genotipo) se expresa en alguna característica somática (fenotipo), pero esta última puede cambiar por influencia del medio (acomodato). Dos personas con la misma dotación genética en cuanto a musculatura, pueden desarrollar musculaturas diferentes (distintos fenotipos) por estar en medios distintos, como puede ser el caso de un leñador y un individuo sedentario. Otro ejemplo es el mimetismo, donde  también el ser vivo se modifica en función del medio.
Toda conducta tiene un aspecto de asimilación y otro de acomodación, “pero puede producirse también una primacía de la acomodación, en cuyo caso la acción se modela sobre los objetos mismos, por ejemplo cuando esto se hace más interesante que la utilización asimiladora que el sujeto podría usar”. Tal es el caso de la imitación.
En suma, la acomodación es la acción del medio sobre el organismo: la presión de las cosas concluye siempre, no en una sumisión pasiva, sino en una simple modificación de la acción referida a ellas. Mientras la asimilación es conservadora porque busca cambiar el medio para adaptarlo al organismo tal como es, la acomodación es en cambio ‘innovadora’ porque busca cambiar al mismo organismo por la influencia del medio. “Pero si en sus comienzos estas dos funciones son antagónicas, el rol de la vida mental en general y el de la inteligencia en particular consiste precisamente en coordinarlas entre sí”.

2. Clasificación.-



La forma más global de clasificar los fenómenos de acomodación es establecer por un lado una acomodación biológica y por el otro una acomodación cognoscitiva, según se trate de un fenómeno de adaptación orgánica o uno de adaptación funcional.
En Piaget encontramos una segunda clasificación, a la que se refiere en contadas ocasiones cuando indica que hay acomodaciones exógenas y acomodaciones endógenas. Una acomodación exógena implica una modificación del sujeto en función de hechos externos a él, mientras que una acomodación endógena es una modificación del sujeto en función del cambio ocurrido en otra parte del mismo sujeto. Por ejemplo, cuando el esquema de succión se modifica para adaptarse a ciertos objetos externos, hablamos de una acomodación exógena, y cuando ese esquema de succión se modifica para poder coordinarse con el esquema de la prensión, hablamos de acomodación endógena, es decir, se trata aquí de una acomodación inducida por un factor interno, y de allí su nombre.

3. Ejemplos.-



Los ejemplos que particularmente nos interesan son los de la acomodación cognoscitiva o funcional, únicos relevantes para el desarrollo mental. Dentro de éstos, a su vez, los ejemplos más frecuentes son los relativos a acomodaciones exógenas, tanto que cuando Piaget habla simplemente de acomodación, casi siempre se está refiriendo a la acomodación exógena. Veámoslos.
Tal vez el ejemplo más importante de acomodación sea la imitación, a punto tal que Piaget llega a hablar de ‘acomodación imitativa’. Conductas de imitación existen en todos los periodos del desarrollo mental. Por ejemplo existe una imitación senso-motriz cuando el niño reproduce algún comportamiento de la madre, y más tarde una imitación diferida cuando reproduce el comportamiento, pero ya en ausencia del modelo.
Hay también otros comportamientos donde puede verse en forma embrionaria el componente de acomodación. Ya en el estadio 1 del periodo sensomotriz (durante el primer mes de vida), podemos hablar de una acomodación incipiente a nivel de los primeros reflejos, y ello en dos sentidos: a) el reflejo de succión ‘necesita’ de un objeto externo para sostener su funcionamiento: esto no implica que ese objeto externo modifique cualitativamente el reflejo, sino sólo que lo consolida y lo fortalece, siendo este también un cambio, aunque cuantitativo. b) No obstante, hay también cambios cualitativos muy sutiles y limitados en el reflejo de succión, y se cita el caso de un bebé que pudo localizar el pezón como algo diferente de las regiones de piel circundante, lo que habla de una pequeña modificación acomodadora de dicho reflejo. También encontramos comportamientos de acomodación en el área socioafectiva, cuando “la acomodación al punto de vista de los otros permite al pensamiento individual situarse en un conjunto de perspectivas que asegura su objetividad y reduce su egocentrismo”

Acomodación exógena y endógena



101622.gif





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License