Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Análisis del mercado de bebidas gaseosas en Perú parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Marketing. Mercadotecnia. Mercadeo. DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades). Competencia. Economía peruana. Campañas promocionales. Promoción. Tácticas comerciales. Planificación estratégica. Industria alimentaria peruana 



Caso: Triple Kola



1.1.    Análisis del sector



El mercado peruano de bebidas gaseosas se ha caracterizado por tener uno de los más bajos niveles de consumo per. cápita en Latinoamérica. El consumo per. cápita promedio en el Perú es de menos de 100 botellas de ocho onzas; mientras que asciende a 520 botellas en otros países de la región, como en el caso de México, y a 360 botellas en el caso de Chile . Entre otros factores, los bajos niveles registrados se deben a la existencia de productos sustitutos (como las frutas), la alta carga impositiva que debían soportar las embotelladoras tanto sobre el producto final como sobre ciertos insumos (combustibles), los altos costos de distribución y la propia estructura socioeconómica que hace difícil el acceso de estos productos a una gran parte de la población. Sin embargo, son precisamente todos estos factores los que determinaron la existencia de un mercado potencial.
La recesión experimentada en los últimos años ha producido una serie de cambios en los principales mercados de consumo masivo. Este hecho ha provocado que en el mercado de bebidas gaseosas se lleven a cabo diversas políticas y estrategias de comercialización. Algunas características importantes de éste mercado son el bajo precio, la aparición de nuevas marcas y la extensión de línea con nuevos tamaños y presentaciones. Todos estos cambios permitieron el crecimiento de la industria, pues, debido al factor precio/rendimiento, las gaseosas económicas se convirtieron en una alternativa de consumo viable para los segmentos socioeconómicos de menor poder adquisitivo. Además, hicieron que las marcas tradicionales tuvieran que adecuarse a la nueva situación competitiva a través de la reducción de sus precios y la extensión de sus líneas con envases de tamaños diversos.
En el año 1998, a pesar de que la mayor competencia se daba entre las marcas fuertes (Inca Kola y Coca Cola), los competidores provincianos comenzaban a ejercer presión y lograron afectar las participaciones de las otras marcas del sector como Pepsi Cola y Kola Inglesa. Esta situación provocó la reacción de las empresas J.R. Lindley y Coca Cola Interamerican-Embotelladora Latinoamericana, las cuales, a fines de 1998, entraron en el juego de la guerra de precios con el objetivo de no perder mercado. Si bien estas empresas terminaron cediendo mercado, la permanente actividad de J.R. Lindley permitió que Inca Kola siguiera siendo la marca líder y que no perdiera tanta participación. La empresa también logró mantener su posición gracias al aporte de Bimbo Break en el segmento de bebidas rojas.

En cuanto a las marcas económicas, dos de ellas, pertenecientes a los grupos Añaños y Concordia, desempeñaron una importante función en el sector de bebidas gaseosas. El Grupo Añaños, con su producto Kola Real, adoptó la estrategia de flanquear a los líderes mediante una política del precio “justo”, que consistía en fijar un precio alrededor de 50% por debajo de los precios de las marcas tradicionales. Además, se basó en dos propósitos: la presentación de bebidas de colores con los sabores naranja, lima limón, piña, fresa y cola; y la presentación de dos únicos tamaños (de 670 ml y de 250 ml; luego aparecería la de litro y medio). Respecto a la estrategia de distribución, el Grupo Añaños consideró el repunte en los mercados del interior en los que mantenía una presencia de más de diez años a través de sus nueve plantas ubicadas en Apurimac, Ayacucho, Bagua, Cajamarca, Huacho, Huancayo, Lima, Sullana y Trujillo. También consideró el ataque inicial a los conos de la ciudad de Lima en los que mantuvo una buena aceptación. La empresa se fue preparando tanto en el producto como en la capacidad económico-financiera para ingresar al mercado limeño en el momento apropiado. La oportunidad se dio en el año 1997 y se vio reforzada por la presencia del fenómeno El Niño, el cual permitió el crecimiento del sector de bebidas gaseosas. De este modo, la empresa logra un crecimiento notable a pesar de haber realizado una austera campaña publicitaria que se basó en el anuncio en bloques económicos-rotativos y una promoción masiva que facilitó la prueba del producto.
Por su parte, el Grupo Concordia-Embotelladora Rivera contó con sus productos Concordia, Triple Kola y Chiki, orientados en los segmentos de fantasía, de las amarillas e infantil respectivamente; así como en el agua de mesa San Carlos y los jugos Calipso. Su estrategia se basó en una ampliación de cobertura que inicialmente comprendió a los niveles socioeconómicos A y B del mercado limeño y a los autoservicios. Esta estrategia recibió apoyo publicitario y enfatizó la imagen de la marca Concordia.
En el año 1999, el mercado de bebidas gaseosas prácticamente no creció y fueron las gaseosas económicas las que continuaron ganando terreno gracias a la mayor tendencia entre los consumidores a trasladarse hacia marcas de menor precio. En el verano de este año, dichas gaseosas alcanzaron su auge al llegar al 35% de participación . En abril, el segmento de bebidas gaseosas representaba el 22% del mercado y las marcas más importantes fueron Kola Real de Industrias Añaños y Kola Tentación de Embotelladora Rivera . La primera, considerada como la del precio justo, logró manejar en forma adecuada su mezcla y posicionamiento para seguir creciendo. La segunda, que fue traída a Lima desde el mercado piurano (donde se desempeñaba exitosamente) con el propósito de enfrentar a las marcas de bajo precio, logró experimentar un crecimiento que afectó la participación de las otras marcas de la embotelladora (Concordia, Triple Kola y Chiki).
Sin embargo, el Grupo Concordia logró fortalecer su tradicional marca gracias al apoyo que recibió de Pepsico por el manejo de su franquicia.
En el segmento de gaseosas económicas del mercado limeño, aparecieron nuevas marcas actualmente alentadas por la función que desempeña las más importantes del sector. Este es el caso de Full Kola, San Cayetano, Susi Kola, Ya Kola, Saboré, entre otras. Algunas de ellas han intentado incrementar su participación mediante la aplicación de promociones. Por ejemplo, entre junio y julio de 1999, Full Kola, de la Embotelladora Phil Service S.A.; recurrió a la promoción sorteo dirigida al comercio y a los consumidores (sortearon ocho pasajes a Miami para el primer grupo y una suma en efectivo para el segundo grupo). Esta promoción fue apoyada con afiches colocados en los distintos puntos de venta de los conos de Lima y en algunos grifos y bodegas de la ciudad.
Así, las gaseosas económicas fueron encontrando su espacio en el mercado limeño, puesto que el consumidor se veía motivado a adquirir una gaseosa a un precio menor del que tendría que pagar por una de marca tradicional.
Mientras tanto, la marca Inca Kola mantenía el liderazgo del sector, así como del mercado de gaseosas amarillas. Esta marca, perteneciente a J.R. Lindley y ala Corporación Inca Kola , tuvo que hacer esfuerzos por mantener su liderazgo y recuperar sus volúmenes.
Con este fin, a partir de la segunda mitad de 1999, la empresa optó por aplicar tres campañas: la de envases, en la que se rebajaron los precios de los empaques multiservice (botellas retornables y no retornables de 1 lt; 1,5 lt; 2 lt; y 2,25 lt); la de autoservicios, orientada a incrementar en un 40% las ventas de estos centros; y la global, con la promoción “Tombokola”. Esta promoción fue considerada una campaña de lealtad en la que el ama de casa era la “reina del ahorro”. Perseguía los siguientes objetivos: por un lado, el incremento de liderazgo y de la participación de Inca Kola en 8,2 puntos porcentuales durante la campaña promocional; y, por otro lado, el aumento de la apreciación de marca que “va bien con las comidas”, de la recordación de marca y de la frecuencia de consumo. Debido a los resultados favorables obtenidos, la promoción fue extendida hasta diciembre y se logró un incremento de casi nueve puntos en la participación del mercado .
En este contexto, la principal característica de las marcas líderes fue la de continuar con la estrategia de guerra de precios (además de promociones y publicidad) para recuperar parte del terreno perdido por la presencia de las marcas económicas .
Esta estrategia les permitió a las primeras recuperar 15 puntos del mercado perdido, mientras que las segundas retrocedieron de 35 % a 20% .
Para mayo de 2000, la marca Inca Kola contaba con una participación de 88,31% del segmento amarillo . Otras marcas también experimentaron un crecimiento en su participación como Kola Real (segmento amarillo) cuya participación pasó de 0,30% en mayo de 1999 a 3,83% en julio de 2000 . Un sondeo de mercado realizado por Imasen en septiembre de 2000 entre el público de 11 y 17 años (consumidor de bebidas gaseosas) determinó que Coca Cola e Inca Kola tenían los más altos niveles de recordación en éste grupo (83,4% y 82,8%, respectivamente). Seguían la lista Sprite (49%), Pepsi (44,8%), Kola Real (43,6%), Triple Kola (32,4%) y Fanta (32,4%) . Además, este grupo consideraba a Inca Kola como la mejor gaseosa y su publicidad era la más recordada (debido a sus spots publicitarios y la calidad del comercial). Luego se nombraban a Coca Cola, Pepsi Cola y Kola Real.
En el año 2001, continuaron los lanzamientos de productos, lo que refleja la fuerte competencia del sector de bebidas gaseosas. Backus relanzó Guaraná y Saboré; Coca Cola hizo lo mismo con sus productos Fanta Piña y Crush; y el Grupo Kola Real lanzó su agua de mesa Cielo.
Durante los primeros nueve meses de ese año, la producción de bebidas gaseosas alcanzó los 893,5 millones de litros y se logró un incremento de 7,6% respecto del mismo período del año anterior . Ello se debió, en primer lugar, a la mayor demanda interna generada por la mayor penetración hacia nuevos sectores socioeconómicos y la mayor frecuencia de consumo de los mercados cautivos ante el relativo estancamiento de los precios (a esto se suma el lanzamiento continuo de productos y presentaciones) y, en segundo lugar, a la mayor demanda externa motivada por la captura de nuevos mercados de exportación.
A pesar de que en los últimos años la aparición de las marcas económicas ha permitido a as empresas de bebidas gaseosas ampliar su mercado, aún el consumo per cápita local sigue siendo bajo, pues llega a 176 botellas medianas anuales de ocho onzas en relación con el promedio latinoamericano que asciende a 295 botellas .
Finalmente, cabe señalar que le mercado de bebidas gaseosas se sigue caracterizando aún por la presencia de las marcas económicas como Kola Real, Concordia, San Cayetano, Full Kola, entre otras.
Algunas de ellas se han preocupado por construir una marca con respaldo; tal es el caso de Kola Real que ha desarrollado una campaña de imagen para dar a conocer la magnitud de la empresa y el apoyo que su público objetivo le brinda a la marca.
El cuadro 2.1 muestra la relación de marcas de bebidas gaseosas que actualmente existen en el mercado.


1.2.    Bebidas La Concordia S.A.



Los inicios de la empresa se remontan al año 1933 cuando el Grupo Concordia inicia sus actividades en el rubro de vinos y licores. El prestigio y la calidad de los productos elaborados le permitió alcanzar un crecimiento continuo. Por ello, en 1938, con una bien ganada reputación, el grupo decidió construir la primera fábrica de bebidas gaseosas en Barranca. Su primer producto fue lanzado bajo la marca Concordia y en los sabores de cola, fresa, limón, piña y soda; todos ellos contaron con gran aceptación entre el público consumidor. Esta acogida hizo necesaria la ampliación de las instalaciones de la fábrica y permitió que su comercialización se extendiera, por la costa, hasta Chimbote y, por la sierra, hasta Caraz.
La empresa continuó creciendo. En 1952, construyó una fábrica en la ciudad de Chiclayo, para lo que se requirió de la importación de nueva tecnología y de la compra de unidades de transporte con el fin de ampliar su cobertura geográfica. Dos año después, el Grupo consiguió la franquicia par el embotellado y el desarrollo de las marcas de Pepsi Cola Internacional en el norte del país -con sus productos Pepsi y Teem (a partir de 1980), y Seven Up (a partir de 1989)-, y luego la franquicia de Cadbury Beverages -con sus productos Crush (a partir de 1987) y Canada Dry. Estas franquicias permitieron que técnicos especializados dirigieran y capacitaran al personal del Grupo Concordia en la adquisición de equipos y en las mejoras de procesos productivos.
A inicios de la década de 1970, Bebidas La Concordia S.A. llegó a convertirse en el más grande embotellador de bebidas gaseosas en el norte del país, gracias a la calidad de sus productos y su desempeño en ventas. Estas últimas inicialmente se vieron incrementadas por la expansión del mercado, y luego por la penetración y la decisión de la empresa de sacrificar margen por volumen. A fines de la misma década, la empresa lanzó su producto Triple Kola que logró posicionarse satisfactoriamente en el segmento amarillo en algunas ciudades del país.
En 1986, para continuar con su estrategia de crecimiento y aprovechando los beneficios tributarios que el Gobierno peruano concedía por la apertura de empresas en las zonas de selva y frontera .
Bebidas La Concordia S.A. decidió abrir una fábrica en la ciudad de Sullana, pero bajo la razón social de Embotelladora Rivera S.A. La empresa sólo gozó de dichos beneficios hasta el año 2000.
En el año 1992, la industria de bebidas gaseosas experimentó un gran cambio con la introducción de las máquinas sopladoras de botellas PET (tereftalato de polietileno). Bebidas La Concordia adquirió estas máquinas e introdujo una nueva línea de embotellado, lo cual la llevó a ofrecer sus productos en tamaños diversos.
En el año 1994, la empresa decidió incursionar en el mercado limeño con sus productos Concordia, Triple Kola y San Carlos, ya que consideraba que era un mercado importante para su estrategia de crecimiento . Dos años después, Bebidas La Concordia lanzó la marca Chiki que estuvo orientada principalmente al segmento infantil y que contó con una gran aceptación. Se recibió apoyo constante de medios masivos, y se realizó promoción puntual en colegios o nidos y en shows.
Durante todos estos años, la empresa mantuvo la franquicia de Pepsico para la comercialización de sus productos en el norte del país; y, a partir de 1999, incluyó a la región de Lima y a las regiones centro y oriente del país. La distribución se realizó a través de la Embotelladora Rivera, la que, a fines de 2000, contó con una participación de26,5% en el mercado de bebidas gaseosas, precedida por Embotelladora Latinoamericana (30,4%) y seguida por Embotelladora Lindley (25,36%) .
Además del sector limeño, Bebidas La Concordia se ha preocupado por extender sus productos hacia otros mercados, como la zona que circunda la capital, la sierra central y la zona del norte chico. En estos lugares, ha incursionado no sólo con sus propios productos, sino también con las marca de Pepsico. Sin embargo, ha encontrado algunas dificultades para ingresar en algunos mercados con su propia marca. Por ejemplo, ello sucedió en la región de Huancayo, debido a que en la zona existen pequeños embotelladores artesanales que compiten fundamentalmente en función de precios.
La empresa no solo se ha preocupado por el desarrollo de tecnología diversa, sino también por realizar inversiones en activos como la instalación de líneas de embotellado y de una planta de tratamiento de agua con ozono, la renovación de la flota de distribución, entre otros.
Además, se ha preocupado por desarrollar un programa de reducción de costos y por trabajar según el concepto de alianza estratégica con los proveedores.
A fines del año 2000, la empresa aún mantiene su posición de líder en el norte del país donde alcanza el 54% del mercado  y distribuye sus bebidas gaseosas en una variedad de envases PET de 2 lt; 1,5 lt; 0,6 lt; 0,284 lt; y 0,25 lt. A inicios de 2001, la empresa había logrado el 26% del mercado limeño de gaseosas, y su marca Triple Kola había pasado del 1% al 10% en nueve meses .

1.3.    Triple Kola



Triple Kola es una bebida gaseosa que pertenece al segmento de las amarillas y que fue lanzada al mercado por el Grupo Concordia a fines de la década de 1970 en el norte del país.
Este producto fue introducido al mercado limeño, sin gran actividad publicitaria en 1966 con su presentación de 600 ml al precio de una gaseosa de medio litro. Triple Kola se comenzó a vender con éxito en el mercado ambulatorio y, desde entonces, otras marcas han incursionado en este mismo sector. Además, la marca mantuvo su presencia en eventos relacionados con gente joven, como campeonatos o eventos de playa.
Transcurridas dos décadas, Triple Kola había logrado buenos resultados en el segmento amarillo en algunas ciudades del país donde, según datos de 1998, mantenía participaciones entre 30% y 35%. En junio de 2000, la empresa decidió relanzar este producto que, por su sabor, compite directamente con  Inca Kola, pero, por su precio, compite con las marcas económicas como Kola Real.

1.3.1.    La campaña promocional


Bebidas La Concordia S.A. decidió realizar la campaña promocional de su producto Triple Kola porque consideraba que este podía tener mayores oportunidades en el mercado.
En primer lugar, Inca Kola (la líder del mercado en el segmento de las bebidas gasificadas amarillas) estaba experimentando una reducción en su participación debido a principalmente a la tendencia de los consumidores a trasladarse hacia marcas de menor precio. Según datos de CCR, su participación pasó de 92,20% en marzo de 1999 a 88,31% en mayo de 2000, lo cual podía ser aprovechado por la empresa . En segundo lugar, de acuerdo con una prueba de producto a ciegas realizada por Mayeútica en el año 2000, pese a las características similares entre ambos productos -como el sabor, el color y el aroma-, se vislumbraba la existencia de mayores oportunidades para Triple Kola. En tercer lugar, si se toman en cuenta las principales ciudades de la región, Triple Kola venía cumpliendo un buen desempeño en el norte del país en donde mantenía una participación promedio de 44% en el segmento de las amarillas, con lo que se podría esperar que el producto adquiriera un buen papel en la capital .
Sin embargo, Bebidas La Concordia S.A. debía superar una serie de obstáculos si quería lograr sus objetivos en el mercado limeño. El producto Triple Kola era frecuentemente asociado a las bebidas gaseosas baratas y de baja calidad. También enfrentaba un problema en el punto de venta en el que contaba con poca aceptación. Asimismo, debía hacer frente al gran valor que mantenía la marca Inca Kola, el cual había sido adquirido gracias a su exitosa trayectoria.

1.3.2.    Objetivos y estrategias de marketing



El propósito de la campaña consistió en tratar de posicionar a Triple Kola como la primera alternativa a la gaseosa líder del mercado. En función de ello, se planteó una serie de objetivos específicos: el incremento de la participación en 15% en el segmento de gaseosas amarillas, y en 3% en el total de la categoría de bebidas gaseosas para fines de 2000; el aumento en el volumen de venta en un 180% para diciembre de 2000; y la mayor distribución del producto en nuevos puntos de venta con el fin de que pueda estar más al alcance del público objetivo y, de esta manera, lograr mejorar los niveles de distribución para obtener un 50% más de puntos de venta.
La estrategia de marketing asumida por la empresa se basó en el intento de asignar un mayor valor al producto y a la marca. Ello contempló la adopción de una serie de medidas que incluían un conjunto de variables como el precio (se recurrió a una agresiva política de precios), el producto (se cambió el logotipo, se modernizaron las etiquetas y se desarrollaron nuevas presentaciones con mayor capacidad que la competencia) y la comunicación (respaldada por el Grupo Concordia).
Por otro lado, la estrategia consideró el desarrollo y lanzamiento de una campaña publicitaria con el fin de presentar la marca en el mercado limeño. Como parte de esta estrategia, se empleó material gráfico destinado a ser colocado en los distintos puntos de venta y se recurrió a la transmisión televisiva de un comercial de lanzamiento y de otro seguidor. No se descuidó el aspecto de comunicación orientada al minorista, para lo cual se elaboró una carta que informaba acerca del lanzamiento del producto. También se preparó un evento de presentación del producto, el cual estaba orientado a la fuerza de ventas.
Asimismo, se consideró el desarrollo y lanzamiento de una campaña táctica con el propósito de presentar un nuevo formato al mercado limeño. Ello incluyó avisos en los diarios (pie de página), material pop y comerciales que serían transmitidos por radio y televisión.

1.3.3.    La publicidad de la campaña



La empresa se planteó principalmente dos objetivos comunicacionales: la presentación del producto Triple Kola como una alternativa altamente deseable y el impulso a la prueba del producto.
La estrategia publicitaria se oriento a tratar de producir algunos cambios en el comportamiento de su público objetivo. La idea que se buscaba transmitir en el comportamiento de su público objetivo era la siguiente: “Yo tomo Triple Kola porque obtengo el sabor que tanto me gusta a un precio razonable”. El concepto se sustentaba, por un lado, en las características organolépticas que mantenía este producto, las cuales eran muy similares al producto de la marca líder en el segmento amarillo; y, por otro lado, en su menor costo.
Además, con la publicidad se pretendía lograr la empatía y transmitir un mensaje claro y memorable. De esta manera, se decidió optar por la estrategia “colgarse del líder”, razón por la cual se elaboró una campaña basada en el humor. A través de historias cotidianas en las que los mismos trabajadores de la empresa de la marca rival confundían los productos, se pretendía establecer claramente le concepto y procurar que el consumidor estuviera más proclive a la prueba del producto. Asimismo, la selección de los personajes que intervenían en la publicidad buscaba que el público simpatizara con ellos y, así, se quedaran en la mente del consumidor.

1.3.4.    La audiencia objetivo


Triple Kola es un producto que se dirige principalmente a los segmentos C y D del mercado limeño en los que el factor precio es fundamental. Su audiencia objetivo estuvo conformada específicamente por hombres y mujeres cuyas edades fluctuaban entre los 18 y 37 años, y que pertenecían a los niveles socioeconómicos mencionados. Este grupo primario podría haber estar integrado principalmente por consumidores que tendían a adquirir, como primera o segunda opción, una bebida gaseosa amarilla (la de la marca líder).

1.3.5.    Estrategia de medios



La campaña publicitaria que desarrolló el Grupo Concordia para su producto Triple Kola tuvo una duración de poco más de un mes, entre el 2 de junio al 6 de julio de 2000.
En este período, la empresa utilizó básicamente la televisión de señal abierta para lograr los objetivos de comunicación. Se hicieron dos comerciales: uno de lanzamiento de 55 segundos y un seguidor de 35. En un inicio, el comercial de lanzamiento fue transmitido durante el evento de mayor audiencia para todos los segmentos en los principales canales de televisión, es decir, en el encuentro futbolístico Perú - Brasil. De esta manera se consiguió que el lanzamiento tuviera óptimos niveles de alcance y frecuencia. Transcurrida la primera semana, el rendimiento de la campaña alcanzó una frecuencia de 6,7 y los 510,2 wtrp, mientras que la campaña completa alcanzó una frecuencia de 17,2 y los 1.574,3 wtrp según datos de Ibope Time .
El monto destinado a medios publicitarios fue distribuido por la empresa de la siguiente manera: televisión (62,97%), impresos (18,44%), radio (14,15%) y prensa (4,44%). (ver gráfico 2.1). La inversión total de la categoría de bebidas amarillas (conformada por nueve marcas), durante el mismo período de exhibición, fue alrededor de 788 mil dólares según la Supervisora de Medios y Publicidad S.A. (SMP) .

1.3.6.    Resultados obtenidos


Durante el período de enero a julio de 2000, se observó un notable incremento en la participación de Triple Kola tanto en el sector de bebidas gaseosas como en el segmento de las gaseosas amarillas. La campaña realizada por la empresa le permitió obtener una participación de 19,45% en el segmento de bebidas gaseosas amarillas y de 6,24% en la categoría de bebidas gaseosas según datos del año 2000  (ver cuadro 2.2).
Asimismo, teniendo un 60% de cobertura a julio de 2000, la empresa experimentó un incremento de volumen de venta en 250% (ver cuadro 2.3) y del nivel de distribución en 100% (ver cuadro 2.4).

1.3.7.    Proyecciones


La empresa piensa continuar con su estrategia de crecimiento. En tal sentido, plantea hacer una instalación en la selva para lograr su abastecimiento, lo cual se hará dependiendo de las condiciones del mercado. El proyecto considera una operación de maquila o embotellado con una empresa ubicada en Pucallpa y el montaje de una línea de producción de aproximadamente 120 mil cajas mensuales. Además, pretende la distribución de las marcas propias y de Pepsi hasta Iquitos.
Igualmente, la empresa busca establecer contratos con distribuidoras de Arequipa y seguir fortaleciendo su presencia en el mercado limeño, así como en las zonas norte y oriente del país; por este motivo, se ha dejado de lado la venta directa de bebidas gaseosas al exterior.

Preguntas


Se solicita a usted lo siguiente:

a)    Las fortalezas y debilidades que presentó la campaña desarrollada por Bebidas La Concordia S.A. para su producto Triple Kola.
b)    La factibilidad de desarrollar la misma campaña en las condiciones actuales.


Cuadro 1.1



MARCAS EXISTENTES EN EL MERCADO DE BEBIDAS GASEOSAS
(al 30 de agosto de 2001)

5697.gif

Gráfico 1.1



ASIGNACION PRESUPUESTARIA POR MEDIO

5698.gif

Fuente: Quinto concurso de efectividad de marketing y publicidad. Premios Effie Perú 2000. Casos finalistas (Documento). Septiembre de 2000, p. 22: “Triple Kola”.

Cuadro 1.2



PARTICIPACION EN EL MERCADO DE LIMA
(en porcentajes)

5699.gif

Cuadro 1.3



PORCENTAJE DE CRECIMIENTO EN VENTAS-TRIPLE KOLA
(año 2000)
5700.gif





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License