Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Derecho de la propiedad intelectual - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Derecho Civil español. Derechos de autor. Propiedad industrial. Aplicaciones. Industria de la música. Piratería. Industria musical. Top manta



DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL:



El Derecho Intelectual o Derecho de la Propiedad Intelectual es la rama del derecho público que estudia las prerrogativas de los creadores y titulares de obras protegidas bajo el régimen del derecho de autor o de los derechos de propiedad industrial.

Ambas, derecho de autor y los derechos de propiedad industrial, poseen diversas figuras jurídicas o instituciones que les son propias, como por ejemplo, los derechos de autor sobre obras literarias o artísticas; los derechos sobre creaciones industriales nuevas como lo son el derecho de patente; o el de modelo industrial; asimismo, los derechos sobre signos distintivos: el derecho sobre la marca, sobre la denominación de origen, sobre el aviso comercial, o el nombre comercial… etcétera.


DERECHO DE AUTOR


El derecho de autor son las prerrogativas que la Ley concede a los creadores o autores de obras literarias y artísticas, y a sus causahabientes. Esos privilegios son básicamente la exclusividad que la Ley garantiza al autor en la atribución de esa obra, y en su explotación, a favor del autor o de quien éste designe.

El derecho de autor deriva de los atributos de la personalidad, y en particular de la facultad creadora del ser humano, por lo que tiene de “imagen y semejanza” con su Creador.

Este es precisamente el origen de lo que en el derecho autoral francés tradicional se denominan como obras del espíritu, o sea aquellas que reflejan la personalidad del autor. En efecto, amamos, conocemos, y actuamos, de acuerdo con lo que somos, con todas nuestras peculiaridades personales, que necesariamente se reflejan en toda obra de creación.

Son precisamente las facultades creadoras de la persona humana a las que apela toda obra artística: el apetito racional, ya sea ejercitando la racionalidad en su vertiente de la facultad denominada la inteligencia –que apela al descubrimiento y aprehensión de la verdad– o a la facultad denominada la voluntad –que apela al natural deseo de posesión del bien–, y de ambas ejercitadas en conjunto, en todo acto humano libre.

Pero no sólo impera la racionalidad en la obra de creación, sino que también tenemos presentes a las pasiones, cuyo fundamento son dos pulsiones sensitivas básicas, el apetito sensitivo (ya se trate del concupiscible –que puede ser referente a la posesión y fruición de los bienes necesarios para la preservación individual como el alimento o la bebida, o de aquellos bienes necesarios para la preservación de la especie y entonces hablamos de la sexualidad y genitalidad–; o bien se trate del apetito irascible –como cuando afrontamos obstáculos arduos de vencer y podemos incurrir en accesos de enojo o cólera que en sí no son buenos ni malos, sino por el uso o aplicación que les demos, guiados por la razón que debe gobernar las pasiones en una forma política mas no despótica, calificando su eticidad o moralidad–), las cuales pasiones también se manifiestan de una manera singular y personal en toda obra de creación.

El fruto más logrado de las facultades superiores, en armónica combinación con las sensitivas, nos hace tender al valor que es casi siempre el último fin de la creación artística: la belleza, no desvinculada de la tendencia natural hacia la verdad, ni de la búsqueda del bien. En el orden de los trascendentales platónicos, la Verdad, el Bien y la Belleza, retomados para el pensamiento occidental por San Agustín en el siglo IV, el sentido de lo estético cobra una especial posición como la expresión de un orden armonioso, el que es posible para toda persona humana, pues poseemos aunque sea potencialmente la posibilidad de ejercer las funciones de creador de las más diversas obras de expresión original.

La Ley, al reconocer la titularidad de las personas sobre las obras de creación original, expresadas de cualquier forma en la que puedan ser percibidas, no hace sino conferir seguridad a los creadores y asegurar la relación de dependencia, paternidad, titularidad o creación sobre las obras por ellos producidas y creadas.

Puede existir una relación del creador con terceras personas por medio de la cual el autor enajene la explotación de su obra; de allí derivan los contratos de edición, de representación, de ejecución, etcétera.

Del hecho anterior derivan las dos clases de derechos que podemos encontrar sobre las obras de creación expresadas de manera original por cualquier medio: los derechos morales y los derechos patrimoniales.

Los derechos patrimoniales, derivan del hecho de poder enajenar a otros las facultades de explotación de la obra, mediante contratos de edición, de representación, de ejecución o similares, por medio de los cuales el autor, sus causahabientes, sus herederos o terceras personas, pueden percibir una retribución económica por la explotación de la obra, generalmente a través de su reproducción y venta (así por ejemplo la fijación de audiogramas (o “fonogramas”) o videogramas en soportes materiales gráficos, magnéticos, ópticos, optoelectrónicos o digitales), pero también, según la naturaleza de la obra, mediante otros procedimientos (ejecución de obras musicales, representación pública de obras dramáticas, derecho de uso de programas de cómputo o de bases de datos; por emisiones de radiodifusión, etcétera).

Por naturaleza, no se considera autor más que a la persona humana, es decir, la persona física. Otra cuestión diversa es que la titularidad de los derechos patrimoniales pueda detentarla una persona jurídica o persona moral, corporación, sociedad, etcétera, por ejemplo, una editorial, o una empresa productora de revistas y periódicos, o de programas de radio o televisión.

Existen ciertos derechos llamados derechos conexos que no son propiamente derechos de autor, sino análogos a los mismos. Por ejemplo, los derechos que derivan para un ejecutante de cualquier instrumento musical, de su participación en la interpretación de un concierto o de una ejecución cualquiera, que genera para el músico ejecutante ciertos derechos, llamados derechos de intérprete. Otros intérpretes son los actores dramáticos, ya sea en obras teatrales o de cine o TV, los cantantes de obras o canciones de las cuales no son autores y de cuya música tampoco son compositores; y toda clase de representantes o desarrolladores de obras ajenas.

En sentido estricto, el derecho de autor se entiende concedido por su naturaleza como protección a los autores de las llamadas en la jurisprudencia francesa “obras del espíritu” mencionadas en la segunda página: un cuadro de Goya expresa la personalidad del artista, igual que una composición de algún cantante.

La reciente atribución de la calidad de obras sujetas al derecho de autor, a novísimas y transgénicas manifestaciones menos propias del espíritu y de la personalidad de sus autores, y más cercanas a la técnica, como los programas de cálculo y las bases de datos, asimilándolos a las obras literarias, es resultado de una adaptación analógica de las vetustas y venerables instituciones jurídicas del tradicional derecho de autor, a manifestaciones que poseen una mayor cercanía con producciones tecnológicas; y ello obedece a la imposición del derecho de los triunfadores, las instituciones del common law, y las grandes empresas que negocian con el arte.

“No solo es ciega la fortuna, sino que frecuentemente vuelve ciegos a los que abraza.” ( Marco Tulio Ciceron )

DERECHOS DE PROPIEDAD INDUSTRIAL:



Los derechos de propiedad industrial, divididos en derechos sobre las creaciones industriales nuevas, derechos sobre los signos distintivos, y derechos derivados de la competencia desleal, son las prerrogativas que la ley concede a los inventores o desarrolladores de alguna invención a fin de que posean la exclusividad para su explotación.

La civilización técnico-industrial que en Occidente encuentra sus raíces desde el Renacimiento (¡las primeras patentes de invención datan de la Venecia de los 1400’s!), y que es paradigmática desde el siglo XVIII (recordar la “Revolución Industrial”), ha favorecido el crecimiento de la investigación científica y del desarrollo tecnológico, y la consiguiente expansión de esta rama del derecho.

La inversión en proyectos de investigación ya no está tan sujeta como en los tiempos de Leonardo, de Galileo, o de Newton, a la genialidad de creadores individuales, y frecuentemente es el fruto de esfuerzos colectivos y organizados en centros de investigación y desarrollo (”R&D” o “I&D”), o en grandes empresas transnacionales que destinan una parte substancial de sus ingresos a esas actividades. El primer ejemplo coetáneo de una combinación de genialidad personal y organización de la investigación productiva, es la “fábrica de inventos” de Thomas Alva Edison en Menlo Park, NJ, donde obtuvo más de 400 patentes…

La formación de capital a través de la propiedad intelectual es un importante rubro en las economías más desarrolladas.

Los procedimientos para la obtención de patentes son complejos, altamente técnicos, y frecuentemente requieren de equipos interdisciplinarios bien integrados. Muchos de los más exitosos abogados de patentes en los Estados Unidos son previamente ingenieros calificados en un área determinada (química, electrónica, mecánica, etcétera).

No sucede lo mismo con los signos distintivos, compuestos por las marcas, los avisos y los nombres comerciales, cuyos procedimientos son más sencillos y requieren relativamente menor especialización para su adecuado manejo.

APLICACIÓN DEL DERECHO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL A UN CASO PRÁCTICO: EL “TOP MANTA”:



La visión práctica la voy a centrar en el nuevo fenómeno de piratería al por mayor de música: el conocido “top manta”. Últimamente nos enfrentamos ante una situación que amenaza los cimientos de las grandes empresas discográficas. Parece el sueño de los consumidores: música actual a bajo precio, y la pesadilla de las multinacionales: un competidor sin precedentes. Estas empresas han sobrevivido a las copias privadas, aunque con el invento de las “cintas vírgenes” vieron peligrar su margen de beneficios, ahora se enfrentan a un nuevo reto amparado por la legalidad al que no se sabe como combatir aún.

La media de coste de un disco compacto actualmente en los centros comerciales es de 16,75 € (muestras tomadas en centros comerciales como Carrefour, El Corte Inglés, y tiendas virtuales como Amazon.com), precio que ha bajado desde los 22 € de media que suponía comprar un C.D. hace unos años, antes de que el fenómeno “top manta” arrasara nuestras calles.

Aunque los precios han disminuido visiblemente desde que la competencia a las grandes compañías discográficas es tan dura, la diferencia de precio es abismal, ya que los precios en la calle oscilan entre los 3 y 4 €, con posibilidad de rebaja hasta los 2,5 € al comprar dos o más ejemplares.

El fenómeno surgió hacia el año 1.999, cuando se abrió la posibilidad de grabar C.D’s, con la aparición de C.D’s grabables al año siguiente cuando las disqueteras en los ordenadores daban esta posibilidad. A partir de entonces, sumado a la universalización de Internet y el surgimiento de programas que te facilitan la descarga gratuita de archivos musicales, el problema se ha agravado de tal manera que desde 2.001 ha ocupado nuestras calles.

Desde principios de 2.002 miles de vendedores ambulantes, ya sean hombres de color en el metro u orientales en las cafeterías, se han hecho con la vía pública, la mayoría de las veces obligados a ejercer de piratas bajo un sueldo ínfimo, dominados por mafias que se enriquecen detrás de ellos, a pesar del bajo coste del producto.

He aquí algunas de las noticias relacionadas con el tema de la piratería hasta Septiembre de 2003:

Detenidas en dos meses 466 personas vinculadas a la piratería musical:

El plan especial para combatir las organizaciones dedicadas a la copia, difusión y ventas de disco compactos piratas, iniciado el pasado mes de julio por la Guardia Civil, ha desarticulado ya 16 redes que realizaban estas actividades ilícitas. Este plan ha llevado a la detención de 466 personas y a la incautación de 214.464 CDs piratas, además de un vehículo y de la tecnología y material informático utilizado con esos fines.

Con este plan nacional se pretende disuadir a las personas dedicadas a este tipo de actividades y obtener información para combatir las redes organizadas que ocasionan un grave perjuicio a la industria. Para ello, se ha intensificado los medios materiales y humanos poniendo un mayor control en los puntos donde se realizan las ventas de estos artículo piratas.

Las provincias que presentan un mayor número de incautaciones son: Toledo, Almería y Granada mientras que las que se han realizado un mayor número de detenciones son: Asturias, granada, Cádiz y Madrid.

Estas redes hacen que la venta de disco haya caído en los tres últimos años y si sigue así llegará alas cifras de hace diez años. Por ello, la preservación de los derechos de autor se ha convertido en un factor de supervivencia.

Según Geof Lowe, experto en cine digital, hay que apostar por un sistema basado en una oferta muy grande a precios muy bajos para luchar contra la piratería. Las encuestan revelan que hasta un 60% de los consumidores están dispuestos a pagar por la música o el cine en Internet a cambio de productos de gran calidad técnica y de un catálogo prácticamente ilimitado.

El director general de Sacem, Bernard Miyet, exigió la intervención de la legislación para garantizar que los medios digitales acaben llenado los bolsillos de los creadores. Señaló que la manera de acabar con la piratería es legislando las responsabilidades de los proveedores de servicios de Internet y de los operadores telefónicos y garantizando la libre competencia entre los distribuidores de servicios para que el mercado no se quede en manos de unos pocos.

Fuente: El País 24/09/2002

Siete detenidos en una operación contra la piratería en Madrid:



La Policía se incautó de más 25.000 discos compactos preparados para su distribución

La Guardia Civil, en colaboración con la Policía Municipal de Madrid, realizó siete detenciones en el barrio madrileño de Lavapiés (Centro) dentro de una operación contra la piratería musical. De los siete detenidos cuatro tenían nacionalidad ecuatoriana, dos bengalí y una senegalesa.

En esta operación, llamada ‘Living’, se realizaron cinco registros en otras tantas viviendas de Madrid donde fueron decomisados más de 25.000 discos compactos piratas preparados para su venta ambulante en las calles de la ciudad. Además, se encontraron también miles de carátulas y 20 regrabadoras de CD listas para funcionar.

Desarticulada en Barcelona la red de pirateo musical más activa de todo el territorio español. La Policía ha detenido a 36 personas y se ha incautado de más de 28.000 CD’s pirata

Miembros del Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con la Guardia Urbana de Barcelona y la Policía Local de Santa Coloma de Gramanet han desarticulado un grupo organizado que se dedicaba a falsificar miles de CD’s en España, operación que ha supuesto desmantelar la organización de pirateo musical más activa de todo el país, según informó hoy la Jefatura Superior de Policía de Cataluña.

El dispositivo policial se ha saldado con la detención de 36 personas (11 pakistaníes, 15 individuos procedentes de Bangladesh, dos españoles, un chino y siete menores de Pakistán y Bangladesh), y la intervención de 28.624 CD’s piratas, además de 32.302 cajas de plástico, 35.268 carátulas, 11.000 euros en metálico, una fotocopiadora de color, material informático, una furgoneta y diversa documentación, entre otros efectos.

La operación, que surgió después de que la Policía tuviera noticias de una importante infraestructura de pirateo y detectara un piso en Barcelona empleado como punto final de venta de los CD’s ilegales, continuó con el descubrimiento de pisos y almacenes en Santa Coloma y Badalona, los cuales utilizaba la organización para recibir las mercancías vírgenes directamente de los proveedores.

En estos locales se almacenaban los discos, para luego ser trasladados a otros espacios, donde eran grabados. En otras dependencias, los integrantes de la banda metían en cajas los CD’s y colocaban las carátulas. Una vez preparada la mercancía, se llevaba al piso empleado como punto final de venta.

El grupo disponía de una completa infraestructura y se caracterizaba por un claro reparto de funciones. Así, unos controlaban las compras del material, otros se encargaban de las cuentas y pagos entre los componentes de la banda y otros realizaban las fotocopias de las carátulas. El resto trabajaba en el transporte nocturno desde el piso de grabación hasta el almacén general y los distintos pisos de distribución, así como de la venta

Los creadores musicales y audiovisuales europeos piden una política global inmediata contra la piratería:

Los creadores musicales y audiovisuales de los 15 Estados miembros de la Unión Europea, así como de todos aquellos países que aspiran a la adhesión, se reunieron esta semana en Santiago de Compostela para exigir a sus respectivos Gobiernos que combatan el fenómeno de la piratería “con carácter global” y de manera prioritaria.

La petición, efectuada por la Coalición de Derechohabientes (que aglutina a cerca de treinta asociaciones del sector creativo continental) en el marco del congreso sobre ‘Los Derechos de Autor en la Era Digital’ celebrado estos días en la capital gallega, incide en que “las redes de piratería se están aprovechando de la debilidad e inconsistencia de las leyes nacionales que se mantienen en vigor en los distintos países de la Unión”.

A juicio del colectivo en cuestión, el fenómeno de la copia ilegal se está cobrando en Europa pérdidas anuales de varios miles de millones de euros, así como cientos de despidos, menos ingresos en impuestos para las arcas de los diferentes Estados y “un impacto muy negativo de cara a la creatividad, ya que se han reducido drásticamente las cantidades para invertir en creaciones futuras”.

El presidente del Consejo de Dirección de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Eduardo Bautista (que recordó a los más de 300 directivos acreditados en el congreso que Europa concentra “seis de cada diez euros de cuantos derechos de autor se generan en todo el mundo”), advirtió que si la situación cultural del denominado Viejo Continente ha sido hasta ahora privilegiada, el panorama puede deteriorarse de forma drástica a causa de las redes organizadas contra la propiedad intelectual.

Bautista pidió a alcaldes y concejales un mayor esfuerzo para la erradicación del conocido como ‘fenómeno manta’. “Las autoridades políticas en absoluto están haciendo todo lo que podrían hacer para combatir el fenómeno”, dijo. De hecho, continuó, “entre junio de 2001 y junio de 2002 se han distribuido 40 millones de discos piratas, de los que las Fuerzas de Seguridad del Estado sólo han interceptado algo más de dos millones. ¿Qué grado de eficacia es ese?”, se preguntó Bautista.

En este mismo orden, la semana pasada, el presidente del Consejo de Dirección de la SGAE y el de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, presentaron los contenidos de la ‘Declaración de Madrid’, un documento rubricado por las principales sociedades de autores del continente europeo (conglomerado de 23 entidades de gestión de la Unión Europea, Noruega y Suiza, con más de 480.000 socios en sus filas), con el fin de reclamar a los Estados una protección más efectiva de los derechos de los creadores.

Fuente: ABC 18/06/2002

La piratería musical provoca un descenso del 6,5% en la venta de discos en todo el mundo:



En España, durante el primer trimestre de 2002 se han incautado más de 165.000 copias piratas.

La venta de discos en el mundo cayó un 6,5% el año pasado (con una bajada del 5% en los beneficios del mercado discográfico), debido principalmente a la piratería y a la circulación de música gratuita en Internet, según datos ofrecidos la semana pasada por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés).

La piratería comercial y digital, junto con el enfriamiento de la economía, ha frenado la expansión mundial del CD, que, por primera vez desde su lanzamiento a principios de los noventa, ha visto caer las ventas en un 5,1% durante el 2001, señaló el presidente de la IFPI, Jay Berman. El impacto negativo comenzó a notarse en el 2.000, con un retroceso en los ingresos con respecto al ejercicio anterior del 1,3% a nivel mundial.

España, sin embargo, ha sido uno de los pocos países en los que tanto las ventas -con un ligero incremento del 1,5%- como los ingresos de la industria discográfica -en un 0,9%- aumentaron el año pasado con respecto al anterior.

“Los buenos resultados en países como España, Francia, Reino Unido o Australia se deben al éxito de ventas de los artistas nacionales”, explicó Berman. En concreto, el informe hace referencia al tirón que el programa de televisión ‘Operación Triunfo’ imprimió en el mercado español durante el último cuarto del año pasado.

Por su parte, Iberoamérica, golpeada tanto por la piratería como por la crisis económica, ha sido uno de los mercados más castigados y el término de 2001 registró una caída del 21,4% en las ventas.

El auge de la piratería y del intercambio gratuito de música a través de Internet ha llevado a algunas discográficas a tomar medidas drásticas para defender sus productos. Así, se han puesto a la venta copias incompatibles con el lector de un ordenador o que incluso pueden llegar a dañar el disco duro (como el último trabajo de la artista canadiense Céline Dion).

“Los sistemas anticopia son una obligación moral para proteger a los artistas que luchan por desarrollar sus carreras y para que nosotros podamos salvar nuestros negocios”, explica Jorgen Larsen, presidente de la discográfica Universal. Del mismo modo, el grupo español La Unión, con el fin de concienciar de que comprar discos piratas “es dar dinero a las mafias”, ofrece, por el mismo precio, dos copias originales de su último CD, ‘El mar de la fertilidad’.
En España, la Asociación Videográfica y Fonográfica Española (AFYVE) promueve un ‘Día sin música’ para dar a conocer a la sociedad los graves perjuicios que está causando la piratería. Aún sin una fecha determinada, se pretende que ninguna emisora de radio ni ningún canal de televisión programe música, que las tiendas de discos cierren y que hagan lo propio las secciones de discos de los grandes almacenes.

Lucha contra la piratería:



Por otro lado, la lucha contra la piratería discográfica en España propició a lo largo del primer trimestre del año un total de 212 actuaciones policiales, durante las que se incautaron 165.395 discos y más de dos millones de carátulas, según un informe de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

El informe destaca que las intervenciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tuvieron lugar en casi todas las principales ciudades españolas (con especial incidencia en Madrid y Valencia), y representan más del doble con respecto al mismo período del año pasado.

Así, tanto el volumen de material incautado (más de 165.000 discos piratas) como el número de arrestados aumentó considerablemente con respecto al primer trimestre de 2.001, con 341 personas detenidas (frente a las 140 que pasaron a disposición judicial en el mismo periodo del año anterior).

Por otra parte, las actuaciones policiales durante los primeros tres meses de 2.002 también se saldaron con la incautación de 14 equipos informáticos y 111 duplicadoras, lo que además “ofrece una idea clara del alto grado de especialización que están alcanzando estas formas de delincuencia organizada”, por lo que el fenómeno de la piratería “ha de seguir siendo una de las máximas preocupaciones para la SGAE”, explicó el responsable de la Unidad de Lucha contra el Delito de la asociación, Pedro Farré.

La piratería, además de causar unas pérdidas de 108 millones de euros a las discográficas en España, supone un “grave fraude para la Hacienda Pública, los autores, intérpretes y demás agentes de este sector cultural. Además, genera economías sumergidas y propicia el florecimiento de redes mafiosas”, añade el informe. Así, la pérdida de cientos de puestos de trabajo, el cierre de empresas, el freno de la inversión empresarial, la disminución del volumen de negocios con capital extranjero…, se está traduciendo en un empobrecimiento cultural a medio plazo en España.

En España, el año pasado, las pérdidas provocadas por este delito ascendieron a más de 100 millones de euros, mientras que en todo el mundo superaron los 36.000 millones

Con el fin de dar a conocer a la sociedad los graves perjuicios causados por la piratería discográfica, la Asociación Videográfica y Fonográfica Española (AFYVE), que aglutina la mayoría de las compañías discográficas españolas, promueve el ‘Día sin Música’ para el próximo 13 de mayo.

Así, entre el mediodía y las 18.00 horas de dicha fecha, no habrá música en ninguna emisora de radio ni en ningún canal de televisión, según AFYVE, como protesta ante la grave situación generada a la industria discográfica por la piratería y con el objetivo de que la sociedad sea consciente de lo que supone este delito, “en manos de quién está y el daño que hace a toda la industria en sus diversos sectores”, añade la organización.

(…) A este respecto, según la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), la piratería musical generó en España en 2.001 unas pérdidas por valor de unos 108 millones de euros. Por su parte, las compañías musicales aseguran que las pérdidas provocadas por este delito creciente en lo que al mercado mundial se refiere el año pasado se cuantifican en unos 36.600 millones de euros (lo que supone una pérdida del 10% del valor del sector).

Por su parte, la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) calcula que por cada CD comprado, otro es copiado de forma ilegal. A este respecto, Internet se ha convertido en una alternativa para la distribución libre y sin costes de la música, cuya industria se ha visto seriamente perjudicada tras los atentados del 11 de septiembre en EE UU, según la agencia de noticias Reuters, si bien se ha logrado cerrar cibersitios ilegales como Napster.

Para hacer frente a las pérdidas económicas originadas por la piratería, la Asociación de Comerciantes y Coleccionistas Discográficos de la Comunidad de Madrid (Acodyma Copyme) pide a la industria discográfica un abaratamiento de los precios de los CD’s y a las autoridades una rebaja del Impuesto Sobre el Valor Añadido (IVA).

Las peticiones de esta asociación surgen “ante la trágica situación actual que amenaza con arruinar un sector económico, el del coleccionismo discográfico, que factura 60 millones de euros anuales y que alimenta 200 familias” y por la “impunidad en la que se mueve el pirateo que está provocando pérdidas económicas de un 30%”.

Por ello, piden por un lado, a la industria discográfica, que abarate los precios de los CD’s y, por otro lado, a las autoridades que rebajen el IVA, al considerar que “el disco es cultura y no un producto de lujo”. Asimismo, llaman a la solidaridad de la opinión pública con el sector y que “se sepa que comprar CD’s piratas es financiar a las mafias que utilizan y se sirven de la miseria de la inmigración”.

Fuente: El País; El Mundo; Metro Directo (Edición Madrid); La Razón; La Gaceta de los Negocios y www.elmundo.es de 17/04/2002.

La industria del disco achaca la caída de ventas a la piratería por Internet:



La industria discográfica mundial vendió en el primer semestre del año el 11,2% menos de álbumes que en el mismo periodo del año anterior, según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI).

La industria discográfica mundial vendió en el primer semestre del año el 11,2% menos de álbumes que en el mismo periodo del año anterior, según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI).

La caída se achaca a la piratería, a la crisis económica y a la competencia de otro tipos de ocio como el DVD, los videojuegos y los teléfonos móviles.

La venta de singles cayó el 17%, la de CD el 7% y la de casetes el 31%. Si el año pasado la industria ingresó el 5% menos que en 2001, en este primer semestre ha ingresado el 9,2% menos, aunque en el segundo semestre se concentra el 60% de las ventas del año. El único gran mercado que crece es el francés (5,2%).

Jae Berman, director general de IFPI, culpó del bajón al incremento de la copia ilegal de música por Internet. En el informe 2002 sobre piratería, según el IFPI, el 99% de toda la música que se copia en Internet se hace ilegalmente. El pasado año el IFPI consiguió cerrar 1.060 servidores de intercambio de música, 28,000 webs piratas, usadas simultáneamente por 2,8 millones de personas y que copiaron 700 millones de archivos de música en 51 países.

La Sociedad General de Autores estima que la implantación de máquinas por Copyplay para la copia de CD en lugares públicos constituye una actividad ilícita.

Fuente: El país, 17/10/2002.

Llenas de bestias están las ciudades, y de monstruos civilizados”( William Shakespeare)



Encuesta



Respuestas divididas por grupos de edad:



1) ¿Has comprado música en los “top manta”? ¿Con qué frecuencia?

a. Cada vez que quiero un disco nuevo.
b. Esporádicamente.
c. No, nunca.

a17724.gif

Vemos que el grupo de edad que con mayor frecuencia compra discos “piratas” son los más jóvenes, los motivos son los siguientes:

- Bajo poder adquisitivo.
- Mayor frecuencia de compra de discos que otros grupos de edad.

Es comprensible que a la edad adolescente no se tenga plena conciencia del problema que supone comprar discos ilegales, tan sólo se ven los beneficios económicos e incluso se piensa que ayudas con tu aportación económica al inmigrante que te lo ha vendido cuando no hay nada más lejos de la realidad. Como casi siempre, detrás de los negocios ilegales hay alguien que se enriquece desmesuradamente a costa tanto de los inmigrantes que necesitan un sueldo como de los consumidores ignorantes de la legalidad vigente. Otro motivo que impulsa a la compra de estos productos es la presión de la moda a la que se ven sometidos los jóvenes, esclavos muchas veces de “lo que se lleva” y obligados a integrarse mediante la adopción de roles, lo que implica el escuchar un determinado tipo de música, y conocer las canciones.

Es muy raro encontrar alguien que no haya comprado “discos piratas” pero este porcentaje se eleva cuanto más mayor es la persona entrevistada.

Los adultos, en parte por ser conocedores del problema social que nos atañe, en parte por su independencia económica que les permite comprar discos originales, son los que menos piratería consumen.

2) ¿Qué opinas de los precios de los discos originales?

a. Son demasiado elevados.
b. Son precios justos, hay mucha gente trabajando detrás.
c. N/S N/C.

a17725.gif

Es evidente que los jóvenes estudiantes son los más afectados por los elevados precios de la industria discográfica. Sumamos a ello que ya es conocido, gracias a los medios de comunicación, que el porcentaje del precio que se quedan los artistas es bastante inferior de lo que se tenía entendido; siendo la empresa discográfica (por descarte) la que se apropia del porcentaje más alto de beneficio.

Si ha resultado que más de un 20% de los encuestados mayores de treinta años considera justo el precio de los discos quizá sea porque la muestra no era totalmente representativa de la realidad actual. Quizá la gente menos informada no sabe que los artistas sólo disfrutan de un 6% del beneficio que aporta el producto, que la Sociedad General de Autores y Editores (antes Españoles) se queda con otro porcentaje y que pagamos un 16% de IVA porque la música es considerada un artículo de lujo. ¿Quién se queda entonces con el tanto por ciento restante?

Para demostrar que muchos de los autores de nuestro país no se están haciendo ricos a costa de sus discos transcribiré un comentario de uno de estos artistas que prefiere el anonimato y lo hizo público en Internet en www.hispasonic.com:

Lo triste del asunto es que los autores debemos pagar un porcentaje exagerado a una editorial (un 50%, máximo legal, es lo habitual, siempre de por vida) para que registre los temas, intente sacarle beneficio (intentando que suenen lo más posible, para lo cual, salvo que decidan de motu propio que no merece la pena, ayudarán a sacar los discos, publicitarlos, colocar las canciones por ahí, etc) y nos gestione los trámites con la SGAE, que a su vez se queda otro tanto por ciento por la labor de cobrar en origen (CDs, bares, TV…) y hacer llegar a la editorial el porcentaje que corresponda.

Lo paradójico del asunto es que, al final, con tanta gente “preocupada” y dispuesta a defender los derechos de los autores, el porcentaje que éstos reciben va mermándose en el camino, llegando a reducirse por debajo del 50% o a veces más. ¿Realmente un trabajo de gestión y burocracia, para colmo prácticamente sin riesgo, vale tanto o más que la labor del autor de parir una obra?

Gajes de la sociedad de consumo y del “valor añadido”, que sólo funciona (así es en todos los campos, macroeconómicos y microeconómicos) apretando las clavijas al primer eslabón de la cadena. Lo malo es que los autores NECESITAMOS como respirar el crear obras y darlas a conocer y ellos lo saben y aprovechan la situación, disfrazando su trabajo de “ayuda” al autor en sus gestiones, siempre envueltos de una desinformación total, disfrazada con frases como “no te preocupes por todos estos rollos, no tienes que entender cómo funciona, tú a lo que te gusta, que es componer, y nosotros nos encargamos de lo demás”. Y a poner la mano. ¿Alguien ha visto un sector más oscurantista que éste, fuera de otros que rozan la ilegalidad? ¿cómo se informa uno de sus derechos, sus obligaciones, las gestiones necesarias o el funcionamiento general del derecho del mercado (…).

Hablando en términos económicos, el autor y el artista (excluidos músicos contratados), si lo pensáis, son los únicos del circo que venden su trabajo más barato de lo que realmente cuesta, teniendo en cuenta el alto porcentaje de materia gris necesario. Salvo que sean conocidos, ¿alguien ha visto a un estudio, un bar, una escuela, un fabricante de software, una editorial, una discográfica, etc vender más barato de lo que cuesta su trabajo por amor al arte? Y siempre vienen con el mismo discurso, hablando en términos económicos absolutamente racionales, lógicos y demás. Pero… ¿no se dan cuenta de que las particularidades de este sector deberían implicar ciertos sacrificios, riesgos, etc? ¿no son conscientes de que todo gira en torno a las necesidades y capacidades de una gente apasionada con lo que hacen?

Al final, todos ganan el dinero que tienen que ganar, cosa que sólo es posible gracias a que existe ese primer eslabón que sacrifica el aspecto económico por otros.

Y una última pregunta, que dejo abierta: ¿existe solución a toda esta sinrazón? ¿o es un mal endémico a nuestra sociedad? Yo, supongo que hasta que cumpla los 50 o me acomode, seguiré pensando que tiene que haber una solución.
Y, por supuesto, seguiré luchando por encontrarla.

“Quien cree que el dinero lo hace todo, termina haciéndolo todo por dinero” ( Voltaire )



3) ¿Propones alguna solución a este problema?

a. Solución por parte de las discográficas: bajar los precios de los discos.
b. Solución por parte de la justicia: agravar las penas de los piratas para proteger a los artistas.
c. Solución por parte de la seguridad: aumentar la vigilancia en los espacios públicos donde se realizan estas ventas ilegales.

a17726.gif

Algunas de las soluciones ya se han puesto en práctica como hemos visto en los medios de comunicación e incluso aparecen en las noticias relacionadas que redacto más arriba:

- Poner un mayor control en los puntos donde se realizan las ventas de estos artículo piratas.
- Legislando las responsabilidades de los proveedores de servicios de Internet y de los operadores telefónicos y garantizando la libre competencia entre los distribuidores de servicios para que el mercado no se quede en manos de unos pocos.
- Abaratamiento de los precios de los CD’s
- Rebaja del Impuesto Sobre el Valor Añadido (IVA).

Estas dos últimas soluciones fueron sugeridas por la Asociación de Comerciante y Coleccionistas Discográficos de la Comunidad de Madrid (Acodyma Copyme).

Algunas de las respuestas más destacadas:



Jesús, 30 años: “Creo que el trabajo de los cantantes es entretener con su música y de donde deberían ganar dinero es de los conciertos y actuaciones en directo, la industria discográfica se ha convertido en su primera fuente de ingresos y esto no es justo para los que nos encanta la música pero no podemos permitirnos comprar todo lo que queremos. Yo personalmente no he comprado nunca a las mafias callejeras pero sí me descargo la música de programas en Internet. Considero peor la piratería callejera porque no sólo estás quitando dinero a la industria discográfica, sino que estás enriqueciendo a mafias ilegales que tiene a sus trabajadores expuestos al peligro diario de ser detenidos por un salario bajísimo.”

Patricia, 15 años: “A mí me parece que los C.D’s son demasiado caros, si comprara discos originales con la paga no me llegaría ni para uno al mes. Así tengo toda la música que quiero, esto debería ser un escarmiento para las grandes compañías para que bajen los precios.”

Olga, 49 años: “Los cantantes, compositores, técnicos de sonido y sobre todo los empresarios detrás de la industria discográfica, son trabajadores como todos nosotros, ¿por qué ellos se están haciendo ricos a nuestra costa? Deberían rebajarse sus sueldos hasta el nivel normal y realizar más actuaciones en directo, la música, como toda la cultura debería ser un bien accesible para todos, no para la elite pudiente, como desgraciadamente está todo en estos tiempos.”

Miguel, 27 años: “Un dato que nos habla de la importancia de este fenómeno. El año pasado se vendieron 20 millones de CD’s piratas. Cuando hablan de la quiebra musical a gran escala mi pregunta es: ¿Se refiere a la quiebra de la música (que me lo expliquen) o a la de las grandes compañías? Por supuesto, se refiere a estas últimas. Yo, por mi parte, les lanzo un “contraórdago”. Si a una mafia le sale rentable traerse CD’s vírgenes, grabarlos, y ponerles la carátula, y les sale lo suficientemente barato como para ponerlos en la calle por 3 euros… Pongamos otros 1,5 euros para el artista. Otros 1,5 euros para publicidad, etc. y finalmente, el 16% para el IVA. Y nos salen CD’s a 7 euros. Ahora seamos generosos, y pongamos 3 euros, por gastos que no he sabido ver. 10 euros. ¿En qué se quedan hasta los 20 euros que suelen costar de media?”

Manuel, 37 años: “Todos los CD’s deberían estar disponibles para escucharlos antes de tener que comprarlos, porque cualquier rato uno puede terminar gastando en cosas que no valen la pena… Por esto apoyo la distribución o intercambio libre de música en todo el mundo en formato mp3. Si uno realmente le gusta la música, va a salir corriendo a comprar el CD original… No me parece bien la piratería, pero tampoco me parece bien la actitud y la política de la SGAE. La música y las películas son demasiado caras para que te las puedas comprar de vez en cuando. El pirateo no es la solución, la solución es no comprarles nada. De acuerdo, los del top manta hacen algo ilegal, pero me parece ver aquí algún tinte racista. Creo que la culpa final es del que va a comprar al top manta. Si la gente no les comprara CD’s de música, no habría tanto top manta. Esta debe ser la intención de la SGAE, perseguir el que es usuario receptor de la piratería, pues motiva al usuario generador de piratería.. ”

“Merece salir engañado el que al hacer un beneficio cuenta con la recompensa.” ( Seneca )

Conclusión:



En un tema tan controvertido como la piratería cuentan múltiples opiniones. Como hemos visto la mayoría de la gente está en desacuerdo con los altos precios de las compañías discográficas, muchos de ellos desengañados de éstas al haber comprobado que es posible un método de distribución a bajo precio de este bien cultural que es la música.

Lo peor de esto es que unos de los perjudicados son los que menos culpa tienen y a la vez los artífices de tan maravilloso legado cultural: los artistas y técnicos que hacen posible la música. Las grandes empresas que sólo buscan enriquecerse están cayendo en el descrédito y la desconfianza por parte del ciudadano medio, lo cual es beneficioso ya que la competencia genera normalmente bajada de precios, pero como en toda lucha contra titanes no hay que descuidar los peligros que conlleva: los artistas y la conservación de los bienes culturales.

Como explica Romeu en tono un tanto cruel para con los inmigrantes que realizan este trabajo, que si pudieran elegir, tampoco aceptarían, si pensamos a quién le gusta sentirse observado todo el día, criticado por muchos y perseguidos por las fuerzas de seguridad, teniendo que ocultarse y correr para salvar la mercancía, lo que les da de comer; el tema de la piratería es un problema social importante, que no un “horror”.

Tal vez si las discográficas tendieran al entendimiento del arte como describíamos en las primeras páginas como belleza, verdad y bien retomando a los filósofos platónicos y se olvidaran del negocio por un momento, volviendo a la idea de arte que tenían nada más abandonar la facultad, antes de que la codicia les venciera en el pulso, apreciarían un poco más el trabajo de los grandes artistas de nuestro país, no intentarían enriquecerse a costa de lo que sea.

Tomando un tema parecido, otro bien cultural como es la literatura: tampoco se puede fotocopiar libros, pero sí se prestan y se leen en bibliotecas, ¿por qué otro bien cultural tan respetable como el primero ha de restringirse a la elite pudiente?

Y por otro lado ¿hasta qué punto pueden controlar las copias si son en el ámbito privado? No ya porque sean ilegales, porque no lo son, sino midiendo los beneficios que “están dejando de obtener”. Llevado hasta el extremo este tema se cuestiona el Canon pagado por cada CD virgen que se vende. La SGAE defiende que el 77% de los CD’s vírgenes que se venden se utilizan para la copia de música, cuando la opinión contraria respalda que éste porcentaje es más bajo: de un 20%. El CD está sustituyendo al disquete en todo, por lo que se utiliza mayoritariamente para guardad datos, seguido de la copia de música, no como actividad principal. A este error se llega porque la SGAE no recoge el mercado real, sino que coge como muestra sólo el mercado doméstico, olvidando el profesional que es el que emplea los CD’s en grabar datos.

En una entrevista con Antonio Fernández, coordinador de la comisión de soportes de grabación de Asimelec, una asociación de fabricantes, dice que lleva desde 1.993 negociando con la SGAE el pago del canon de copia privada de los CDs.

Algunos de sus comentarios más destacables son los siguientes:



Nosotros estamos de acuerdo que los consumidores que hagan copia privadas sobre CD-R de datos deban pagar este canon. Lo que cuestionamos es la tarifa que se deba pagar y que tengan que pagar todos los soportes. Concretamente, el CD de datos se utiliza tanto en el ámbito doméstico como profesional. Somos de la opinión de que no todos los consumidores ni empresas deban pagar. No es razonable que tengas que pagar un canon de copia privada si usas un CD para guardar tus trabajos. La SGAE mantiene que todos los CDs deben pagar y que la tarifa es la misma que las cintas de audio. Emplazamos a sus representantes a una mesa de negociación y nos han contestado con demandas.

El ministerio está facultado para mover la tasa, pero no se ha modificado desde el año 92. Sin embargo, desde ese año hasta ahora ha habido una deflación de los precios. Los soportes son ahora más baratos. Así, el canon en el 92, suponía el 26% del precio de una cinta de vídeo. Ahora es el 36%. El porcentaje que recaudan las entidades de gestión, como la SGAE, es mayor.

La Ley de la Propiedad Intelectual, que regula el pago del canon por copia privada, también da potestad al Gobierno para que exima del pago a determinados soportes . de este modo podría liberarse el pago del canon del cd-rom. Pero está prevista una modificación legal de esa ley en virtud de una directiva europea de obligado cumplimiento. El Ministerio de Cultura tiene la obligación de modificar la ley antes del 22 de diciembre, donde se aclarará qué soportes, en virtud del avance tecnológico, quedan liberados del pago del canon. La ley es de 1987 y la situación ha cambiado muchísimo desde entonces.

Pero el proceso es lento, creemos que no va a ser posible cumplir con los plazos. El proceso está siendo muy lento. Las demandas de la SGAE están provocando retrasos.

Nosotros nos consideramos afectados en la piratería. Gran parte de los soportes, por no decir todos, que entran en la manta vienen desde el extranjero sin control fiscal. Nos hemos ofrecido a ser miembros en la Mesa Antipiratería. Hay que recordar una vez más que la copia privada es una cosa y la piratería es otra. La copia privada es legal y la piratería es delito.

Como vemos, la realidad de la piratería es un tema muy complicado que implica muy diversos intereses. ¿Se puede dar una solución única que compense a todos? ¿Se puede controlar la edición y venta de discos ilegales sin mermar las libertades individuales de las que gozamos en la actualidad? Después del estudio realizado comprobamos que todo lo que podemos hacer es luchar por una competencia justa y una remuneración de cada actividad compensada con el trabajo que ello supone, pero sin llegar al extremo de controlar la copia privada. Algo que se hace complicado cuando alguna de las partes no ve suficiente la remuneración y busca el enriquecimiento.

Pero que quede claro que esto no es una guerra contra las discográficas, sino un comienzo de la entrada de la justicia en los precios que éstas imponen. La competencia siempre es buena, igual que la información, y si este hecho está consiguiendo que la gente conozca los porcentajes reales de beneficios y los verdaderos perjudicados, pues entonces empezaré a pensar que el fenómeno “top manta” no es tan perjudicial, sino que ha servido para abrirnos los ojos a los ciudadanos y a cerrar la mano de las grandes multinacionales discográficas.

En el momento en que se vulnera la legalidad y la seguridad de los autores deja de ser un método apropiado de disminuir los precios del mercado. Hagamos compatible la distribución de la cultura a bajo precio con el desarrollo de una industria discográfica en auge.

Autor:

Esther Pérez

 







Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License