Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Abusos sexuales en niños parte 1 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Pederastia. Victimización. Incesto. Prevención abuso infantil



Introducción



El propósito de esta investigación es tratar de situar este problema social, el abuso sexual de los niños, dentro de un cierto numero de perspectivas.

Describirá el movimiento social que  ha sido responsable de su publicidad actual, tratara de distinguir el abuso sexual de otros dos problemas con las que esta íntimamente relacionado y con los que se compara con bastante frecuencia: el abuso físico y la violación.  Así mismo se tratara de explicar porque el abuso sexual esta emergido en este momento histórico particular como un asunto a nivel publico.

Finalmente se trataran de anticipar algunas de las controversias ideológicas importantes que puedan surgir de la nueva atención que se esta dando a este problema.
El tema que  hemos investigado como abuso sexual no es solamente un tema. Ha sido utilizado para designar incesto, asalto sexual, explotación sexual, y otras cosas más. Pero el interés de este estudio esta en las experiencias sexuales que ocurren entre niños y personas mayores.

Todas las experiencias que deseamos estudiar tienen las siguientes características. Les ocurren a niños. Son considerados como personas inapropiadas para la sociedad.

En esta investigación se estudiara las teorías sobre porque ocurre el abuso sexual. Los motivos de afrentar la vulnerabilidad del niño, la dinámica familiar y la función que juega el abuso sexual en la sociedad en general.

Estudiaremos con los compañeros de mayor edad, que consecuencias tienen.
Se intenta descubrir si existen algunas características en los antecedentes de las víctimas sexuales que los distinguirán de otras personas, específicamente  las características sociales, demográficas que examinan la estructura familiar y su composición controversal que aquí se expone.

El abuso sexual es el resultado de demasiada o muy poca presión.
Tratamos de determinar si la tendencia histórica genera hacia la liberación sexual, ha sido asociada con un aumento o con una disminución en la incidencia del abuso sexual.

Justificación



La presente investigación es elaborada con la finalidad de dar posibles alternativas de solución al problema del abuso sexual, al menor donde interviene el trabajo social ayudando a dar solución al este problema que abecés por falte de información no son denunciados y así mismo se dan a conocer los principales factores que originan este problema.

Empezaremos con promover y concientizar a los padres de familia para la adaptación de sus hijos en la sociedad así como para ayudarlos  ha superar el daño físico y mental que han sufrido, para prever y mejorar una calidad de vida mejor que les permita a ellos llevar una vida normal y feliz dentro de la sociedad.

Este problema esta enfocado a todos aquellos niños que han sido víctimas de un abuso sexual y que se sienten socialmente marginados.

Esta justificación para su estudio completo tanto en teoría como practica es el resultado del gran problema que existe en la sociedad, en la que se pretende ayudar a los niños victimizados sexualmente y para su adaptación al medio social al que  pertenecen haciéndolo útil así mismo y ala sociedad.

En algunas  familias de niños victimatizados se ha observado que hay decepción y autodescriminación que van vinculados con sentimientos de temor, dolor, duda, culpabilidad y confusión.

Cuando situaciones de este tipo no son superadas se obstaculiza el proceso socio adactívo del niño al no brindarle la ayuda que necesita para encontrar un lugar en la familia.

Unidad I:  Abuso sexual al menor



¿qué es el abuso sexual infantil?



Es la realización de determinadas actividades entre un adulto (hombre o mujer) y un niño, con el objeto de lograr la gratificación sexual del adulto.
Generalmente el menor no logra comprender el sentido especifico de la situación, quedando involucrado en la misma sin dar su consentimiento real. La relación abusiva puede darse en cualquier momento. El abusador puede ser tanto un extraño como un allegado al niño y suele desarrollar estrategias (seducciones, persuasión,  coerción, autoridad, etc.) Para que el niño mantenga “el secreto”.
Todo esto provoca en el menor, sentimientos de miedo, vergüenza, y culpa, entre otros y suele resultarle muy difícil  “romper el silencio”.

Abuso sexual al menor.



El abuso sexual al menor provocado con solo decirlo, ocasiona repulsión y rechazo entre el pueblo civil. Al nombrarlo se piensa que es un hecho poco frecuente que llevan acabo exclusivamente los  maniáticos o psicópatas.
Lamentablemente los mitos que encierra este grave delito, han provocado principalmente se encubra el delito, el hecho y su incidencia automáticamente considerable.
Cualquier  contacto de naturaleza sexual entre un menor y una persona de mayor edad, puede ser considerado como abuso sexual y fluctúa desde exhibiciones hasta penetración genital por la fuerza. Aun cuando sea con el aparente consentimiento del menor, es un abuso sexual; ya que tal contacto lleva en sí mismo una relación desigual, pues el pequeño carece de desarrollo emocional, conocimiento y físico para una decisión de esa naturaleza.

El abuso sexual.



A los niños generalmente es perpetrado por miembros de familia, ya sea nuclear (padre, medre, padrastro, madrastra, hermanos) o extendidos (abuelos, tíos, primos). También se dan los casos de abuso sexual extra familiar perpetrados por adultos que conocen al menor ya sea por que son amigos de la familia o vecinos, maestros, etc.
Y en menor escala, los perpetradores por desconocidos.

Con base en las fuentes de estudio consultadas, los niños que han sufrido de abuso sexual generalmente viven en ambiente familiares insatisfactorios, donde la relación entre los miembros es deficiente desadaptivo y con poca comunicación.
Las personas que abusan sexualmente de los niños son con mayor frecuencia amigos y miembros familiares de sus víctimas. La gran mayoría de los casos de abuso sexual en niños que se han reportado tiene por ofensor a un amigo de la familia 30% son parientes y un 45% conocidos según una encuesta. El caso de abuso sexual del niño consiste mas frecuentemente que en la violación. No es raro que las relaciones comienzan para un niño a temprana edad y que continúen ocurriendo ya sea con frecuencia o en intervalos dentro de un periodo de tiempo de 5 a 10 años sin que sea descubierto o notado.
El abuso sexual involucra una violencia y fuerza física, los niños son pequeños y dóciles y por lo mismo se puede obtener mayor frotación.

Las consecuencias.



Por mas de cuarenta años han existido   unas disputas entre aquellos que han estudiado el problema sobre que tan serio es en realidad, el abuso sexual, por una parte están aquellos que piensan que la gran mayoría de las ofensas sexuales contra los niños son generalmente desagradables son asuntos mas bien inofensivos que deben tratarse como situaciones menores, transitorias de la infancia. Mientras que por otra parte algunas se remiten a mucha historia clínicas de niños que han quedado marcados permanentemente por la experiencia, alegando que aun no hemos comenzado a reconocer el verdadero precio de este problema.  Una experiencia sexual con un adulto puede no ser algo común, vagamente desagradable, aun asta un momento traumático, pero no se trata de una historia de horror. La mayoría de las experiencias sexuales de los niños involucrados encuentros exhibicionistas o gente les tocan los genitales. Es difícil porque un niño, excepto por su acondicionamiento cultural, podría sentirse perturbado de que se le tocaran sus genitales, o perturbado de ver los genitales de otras personas. Por otra parte no faltan reportes de resultados traumáticos a partir de tales experiencias sexuales.
Existen en estos casos confusiones, llanto, depresión, y subsecuentemente un sentimiento de vergüenza, culpabilidad y conciencia de una baja autoestíma. Estas emociones duran algún tiempo se han visto que las víctimas infantiles salen mejor libradas, hasta un cierto punto que una persona adulta, ya que estos no están propensos a sufrir coerción física o amenazas, pero no por que olvidan inmediatamente. El hecho de que muchas víctimas infantiles no reportan sus experiencias a nadien, aun a sus padres, es una poderosa evidencia que la experiencia esta rodeada por el conflicto.
Las personas con desviación, también revelan que otras personas con frecuencia sufrieran experiencias de abuso sexual. Una gran proporción de drogadictos han tenido en sus antecedentes experiencias de incestos.
Los adolescentes que huyen de sus hogares aparentan comúnmente víctimas sexuales en su infancia.  El trauma de estas experiencias no se borra fácilmente. Las víctimas de abuso sexual con frecuencia son victimizados doble y triplemente durante largos periodos de tiempo, una vez por el ofensor y después de nuevo por sus padres, parientes y las agencias sociales designadas para tratar el problema. Los padres con frecuencia culpan al niño por meterse en problemas, finalmente la policía, los trabajadores sociales y las cortes con frecuencia sujetan a la víctima a interrogatorios brutales he intensivos a la publicidad y la exponenciación que ha de componer el trauma

Consecuencias del abuso sexual en la conducta del menor.



1.    Disposición a aceptar la culpa:

las víctimas están por lo regular siempre dispuestas a aceptar toda la culpa y responsabilidad cuando las cosas marchan mal.

2.    Tendencia a proteger a los que le han hecho daño:

los abusados sexualmente actúan como si tuvieran él deber de ser escudos a sus acusadores, y protegerlos para que no se confronten con las consecuencias de sus actos.

3.    Búsqueda de aprobación por parte del ofensor:

como es típico en la relación de víctima - ofensor los roles se han de subordinado - dominantes, las víctimas frecuentemente se sienten obligadas a solicitar indicios de aceptación por parte de sus abusadores, para sentirse menos inferiores como personas.

4.    Dificultad para aceptar elogios

las víctimas tienden a rechazar elogios, y frecuentemente tiene la tendencia de negarlos apuntando algunas de sus debilidades.

5.    Tendencia exagerada a ocuparse de los demás:

como han sido despersonalizados y objetivizados por el ofensor, la víctima de abuso (particularmente abuso sexual)  sale de la experiencia con el sentimiento de que las necesidades de la otra persona son de mayor importancia que las propias, son rápidos para satisfacer las necesidades de los demás muchas vese echando a un lado la suya.

6.    Incapacidad para sentir el placer plenamente:

esta incapacidad para sentir el placer plenamente, es frecuentemente condenado a la víctima a una vida sin jubilo,  ni alegría una ansiedad de felicidad invade sus vidas. Manifiesta un temor de que cualquier gratificación trae como consecuencia algún desastre o tragedia.

7.    Difusiones sexuales:

muchas víctimas de abusos sexual manifiestan difusiones sexuales en la edad adulta, tales: eyaculación prematura, la impotencia al deseo sexual inhibido, las frágiles adicciones sexuales.

8.    Problemas en confiar y miedo a la intimidad:

la traición ocasionada por el abuso durante la niñez puede dejar a la víctima sin los fundamentos sobre los cuales construir relaciones duraderas en el futuro, este miendo se manifiesta de dos maneras

A)    la víctima evita las relaciones que tengan el potencial de tornarse muy cercanas.

B)    aunque quiera intimidad, tradicionalmente encontrara que hay un limite de intimidad que tolera, cuando se llega a ese nivel máximo de tolerancia la víctima se llena de miedo al rechazo y a su rechaza a su compañero o compañera, saliéndose súbitamente de la relación. Es como si fuera menos doloroso ser el que deja la relación a ser el que la relación sea dejado.

9.    Una naturaleza apologénica:

es como sea  abusado, fuera una esponja para la culpabilidad y parece mantener viva su identidad de víctima pidiendo disculpas a todo momento por cualquier cosa. La magnitud del impacto del abuso sexual a menores depende en algún grado de sí el abuso sexual fu extrafamiliar o intrafamiliar. Si el abuso sexual fue departe de alguna persona que aunque no sea parte de la familia es una persona valorada por el menor, el impacto será parecido del abuso sexual intrafamiliar.

10.    Miedo:

generalmente las víctimas de abuso sexual sienten miedo de las consecuencias de la actividad sexual ya que las consecuencias de la revelación del abuso. Estos miedos se pueden manifestar a nivel consiente, o inconsciente (disturbios de sueños, especialmente pesadillas)

11.    Depresión:

casi todos los menores, víctimas de abuso sexual exhiben síntomas o indicios de depresión, después del descubrimiento del abuso (tristeza, pasividad, retraimiento, fatiga, malestar física, actos de auto mutilación, y/o intentos de suicidio). Los menores abusados sexualmente por mucho tiempo exhiben síntomas de depresión antes de romper el secreto.

12.    Auto estima baja y pobreza de destreza social:

los sentimientos  de auto valoración y confianza en sí mismo esta muy frágil luego del abuso sexual. Como no se siente digno, mucho menos actúa agresivamente, se torna tímido, pierde interés en su apariencia y/o tratan de castigarse o hacerse daño. Sin saberlo frecuentemente se envuelven en actividades que están predestinadas a fallar.

13.    Ira repentina y hostilidad:

aunque externamente parezcan dóciles y pasivos los menores, víctimas de abuso sexual, generalmente están llenos de ira y hostilidad. Primero hacia los perpetradores del abuso y la explotación. También sienten mucha ira hacia sus padres y/o  parientes que no les protegieron del abuso sexual que incluso, en algunos casos facilitaron el abuso. La ira a veces se extiende hacia los vecinos, amigos,  personas de la escuela, compañeros de clases, y otros en la comunidad, dependiendo de la relación de estos hacia la revelación del abuso sexual. A veces, esta se manifiesta en depresión, en otras se somatiza y otros aparecen en forma de fantasías o comportamientos agresivos, y en casos extremos por medio de síntomas psicóticos.

14.    Incapacidad de confiar:

un menor que ha sido victimizado por una persona a quien quería y en quien confiaba va tener dificultad en establecer relaciones de confianza mas tarde.

15.    Confusión de roles:

en caso de incesto (relación intrafamiliar) el abuso sexual frecuentemente resulta desorientador para la víctima, pues desarrolla una confusión marcada de roles hija - esposa, esposa - hija, hijo - amante, amante - hijo. Los roles establecidos culturalmente entre el perpetrador y el menor quedan alterados radicalmente.

16.    Daños en el sentido de control:

ser víctima de abuso sexual implica ser privada del sentido de control sobre la que le ocurre al cuerpo y a la mente de uno. La experiencia de abuso deja a muchos menores con sentimientos de impotencia. Si no se trata, este sentimiento se lleva hasta la adultos, creando así condiciones  para  una víctimación adicional. El abuso sexual al menor envuelve  una violación del cuerpo del menor, de su privacidad y del dominio de su propio cuerpo. Lo que implica responsabilidad hacía uno mismo y hacia los demás; independencia de la familia y los valores de esta, y la libertad para tener sus propias decisiones.

17.    Otras manifestaciones en la conducta:  



A)    comportamiento compulsivo.

Desordenes de alimentación: anoréxica (falta de apetito), bulimia (exceso de apetito), obesidad.

B)    problemas sicomáticos:

estomacales, dolores de cabeza, problemas de sueño, dificultad para dormir, poco sueño, sueño demasiado, liviano y pesadillas

C)    privacidad molestia:

algunas víctimas no permiten que nadie las vea sin ropa incluyendo al medico. Otras crean situaciones donde se presentan casi sin ropa algunas víctimas exigen  privacidad extrema mientras se bañan, duermen, etc. Mientras que otras víctimas no respetan la privacidad de los demás, cuando estos están en el baño etc.

Sentimientos que provocan el abuso sexual



1)    sentimientos de ser un  producto dañado:



Un punto muy importante para muchos niños, es el sentir que han sido dañados para siempre, aun cuando no se les haya utilizado violencia  y no haya habido como resultado trauma físico, estos sentimientos de ser un producto dañado tienen dos componentes principales:

A)    daño físico o miedo al daño -

si el menor experimento dolor en el transcurso de la actividad sexual frecuente tema que ha sufrido un daño estruendo en su cuerpo. Los adolescentes, por lo regular, tienen preocupaciones, de que si podrán funcionar de una manera normal al llegar a adultos.

B)    reacción en la sociedad -

la relación en la sociedad, por parte de la sociedad de la comunidad y familia, frecuentemente sirve para reforzar los sentimientos de ser un producto dañado o defectuoso. Al menor frecuentemente se le mira con curiosidad, pena, repugnancia, y hostilidad, dependiendo de los valores de las personas que se enteraron del abuso sexual. Como la sexualidad es considerada prerrogativa de los adultos, se le hace muy difícil a los menores, como un menor puede comenzar a tratarlo como un ser raro, en algunos casos como un niño y en otras como un adulto

2)    culpabilidad:



Muchos menores no experimentan sentimientos de culpa antes del descubrimiento del abuso sexual, sin embargo, sentimientos intensos de culpa son casi universales después de una revelación de abuso sexual. Las víctimas experimentan una especie de trauma privativa de las ofensas sexuales. Se sienten humillados y estigmatizados; se pregunta si tienen alguna culpa de su situación y con frecuencia no aciertan en contarle a alguien sobre su experiencia debido a la vergüenza y la incertidumbre que le provoca. Menores abusados sexualmente experimentan sentimientos de culpa a varios niveles.

A)    por responder físicamente a los estímulos que la actividad sexual provoca.
B)    por romper una promesa de secreto al denunciar el abuso.
C)    por no haberlo denunciado antes.
D)    por las consecuencias legales, económicas y/o sociales a la familia y la alteración de la dinámica familiar
E)    por haber sido accesible al abuso sexual.

Debate sobre la sexualidad familiar.

Existe realmente el potencial del conflicto entre aquellos que presionan por una sexualidad mas abierta dentro de la familia y aquellos que están tratando de proteger a los niños de una explotación sexual. Es útil separar los elementos de cada una de las posturas, anticipándonos a una confrontación publica, aunque pueden ser de una forma exagerada, porque nos permite analizar las suposiciones de cada uno de los puntos de vista. Existen cuatro temas teóricos importantes sobre las cuales las dos partes parecen no estar de acuerdo, los cuales pueden ser expuestos con hallazgos  empíricos.

El abuso sexual es el resultado de demasiada represión sexual o de insuficiente represión sexual. En cuanto a este tema, aquellos que expresan una mayor preocupación por el abuso sexual.
Los investigadores han sostenido que la familia es un ambiente pletórico de impulsos incestuosos que siempre amenazan con salirse de control. La evidencia de los años recientes de que existe una gran cantidad de abusos sexuales e incestos, apoya la institución de un investigador de que tales impulsos son la norma y no la aceptación. Estos impulsos indómitos se mantienen bajo control primordialmente por medio de todos y la represión. Quizá tales constreñimientos no se necesitan ser aplicados a tantos aspectos de la sexualidad. Pero deben existir algunos limites  básicos tales como tabú, sobre el incesto y el sexo con los niños. Cuan do estos constreñimientos son demasiado débiles pueden darse fácilmente una conducta incontrolable, antisocial y explotativa. El abuso sexual, perdería este punto de vista, debe darse en las familias que tiene controles normativos débiles.

Sin embargo, aquellos preocupados por liberar a la familia de la depresión sexual probablemente dirían exactamente lo contrario. Su punto de vista implica que la represión sexual es la causa, no la solución a la explotación sexual, la represión sexual produce personas que tienen forma de expresión  sexual distorsionada y hostil que se sienten despojados  sexualmente y por lo tanto explotan a otras personas indefensas.
Probablemente pedirían que el abuso sexual seria más común en ambientes altamente represivas.

Aquellos que favorecen  una sexualidad mas abierta en la familia pueden estar dispuestos a correr riesgos relacionadas con el aumento de la sexualidad de los niños porque creen que los beneficios serán realmente positivos.
Estas personas  creen que pueden erradicar muchos males sociales al permitir a los niños y a las familias, a una expresión mas libre de sus impulsos sexuales. Existe evidencia de investigaciones realizadas acerca del desarrollo del niño donde se muestran que sociedades que están abiertas sexualmente tienen muchos índices de asesinatos, sin embargo es necesario  una mayor evidencia.

¿cuáles son las concecuencias a largo plazo para el niño al tener sexo con un adulto?



Aquellos que creen en una sexualidad más abierta en la familia podrían tomar la posición del relativismo cultural argumentando que las experiencias sexuales entre adultos y niños solamente son nocivas porque nuestra sociedad se preocupa demasiado de ellas.
El daño principal no viene, por tanto, de la experiencia misma sino más bien de la reacción social con la que el niño se enfrenta. Aun en esta sociedad, existen muchos ejemplos de niños que han tenido experiencias positivas o por lo menos inofensivas. Si el sexo dentro de la familia no es realmente tan dañino y el daño que existe viene de la relación de la sociedad entonces puede ser más importante cambian las reacciones del orden social que enfocan de manera tan exclusiva los peligros del sexo en la familia. Los preocupados por el abuso sexual pueden mostrarse escépticos en cuanto a estos argumentos.
La gran disponibilidad que existe entre el tamaño físico y la sofisticación social entre niños y adultos es tal que inherentemente hace traumáticos  el encuentro sexual entre niños y adultos. También aunque el contacto sexual entre niños y adultos es algo universal. A partir de esta discusión podemos ver que el abuso sexual no es un problema solamente para el trabajador social.


¿por que sé víctimas sexualmente a los niños?



Teorías: sobre el ofensor



El abusivo es un degenerado.



En esta teoría los abusivos sexuales de los niños eran vistos como psicópatas; débiles mentales, degenerados físicos y morales, pero tales preconseciones no duraron mucho a la luz de la evidencia. Los primeros esfuerzos por estudiar a los ofensores sexuales tenían una especie de calidad errónea, los sufridos entrevistadores hacia meticuloso estudios sobre la escoria humana que vivía; en lúgubres prisiones, mientras, trataban de ir más allá de los mitos sobre el prejuicio sexual. Las investigaciones al respecto revelaron que la gran mayoría de los estereotipos eran falsos; solamente una poción muy reducida de los ofensores sexuales eran, psicópatas seniles o retrasados mentales.

Pintaron un retrato más humano, algunas veces más condolido del perturbador infantil, retrato en que en muchas cosas resultaban más atractivo que el criminal asalto de meta. Primordialmente no eran hombres extraños que atraían a sus víctimas en parques, juegos infantiles o callejones sin salida. Más frecuentemente se trataba de amigos, vecinos, o parientes del niño que habían victimizado. No eran ni brutales ni sádicos, en su mayoría  no usaron autoridad o encanto para ganar la confianza, cooperación, o por lo menos el sentimiento pasivo de los niños, su indignación era más bien hacia tocar los genitales, el exhibicionismo y la masturbación

Madres seductoras.



El interés sexual hacia los niños por parte de un ofensor proviene de un desorden en la relación con sus padres, muchos perturbadores de niños eran vistos como hombres que poseían madres excesivamente seductoras, cuyas insinuaciones despertaron la ansiedad incestual. La ansiedad incestual a su vez prolijo un miedo por la mujer adulta y por la sexualidad adulta, y dirijiendose entonces hacia los niños quienes no representan tal amenaza.

Fijación sexual.



La preocupación sexual hacia los niños venia como resultado de una experiencia sexual infantil inusitadamente placentera, de tal modo que el ofensor al igual que la víctima tuvo una etapa temprana de desarrollo, una fijación o se condicionaba a responder de este estimulo de la infancia temprana. Una experiencia sexual negativa podría tener el mismo efecto. Desanimar al individuo de tener una maduración sexual normal o induciéndolo a una repetición compulsiva de la situación original en un esfuerzo por cambiar el resultado final. Estudios solo secantes en muestra más grande han fracasado en encontrar un patrón regular, solamente es una maniobra de los ofensores, se encuentran los traumas infantiles y las relaciones paternal teórica  que el acercamiento psicoanalítico pediatrico, parece ser como los hombres inducidos sexualmente con niños son un grupo mucho más compuesto de lo que se pensaba

La diversidad de los ofensores sexuales contra los niños.



Solamente una minoría de los perturbadores de niños (de un 25 a un 33%), encarcelados tienen un interés primordial y relativamente permanente de tipo sexual hacia los niños, algo que pudiera describirse como una característica de la personalidad. La mayoría se involucra por lo que parece ser motivos transitorios, una oportunidad fuera de lo normal, estrés, frustraciones, hacia otros desahogos sexuales.

Una inducción sexual: los niños tiene raíces motivadoras muy diferentes a los hombres. En algunos hombres se trata de una gratificación sexual, pero en otros hombres expresa una necesidad de acercamiento o una necesidad de agresión.

El interés sexual hacia los niños: particularmente cuando tienen bases durables, perecen estar conectados con un miedo hacia los adultos o hacia la sexualidad adulta. Los niños resultan atractivos a tales hombres con frecuencia porque son inocentes, no exigentes, y no poseen características físicas adultas.

La motivación de la involucrancia con niños: depende en gran medida de la edad del ofensor, la edad del niño y la actividad induradera. Los adolescentes perturban a los niños por diferentes motivos que los hacen adultos.

Los hombres que tienen un interés sexual por niños muy pequeños difieren de aquellos hombres que se interesan por niños mayores. Y las razones motoras de exhibicionismo, por ejemplo, contrastan fuertemente con las del incesto. El alcohol parece tener una conexión existente con los patrones del abuso sexual de niños.

Muchos científicos sociales dudan que este gran numero de ofensas sexuales signifique que el alcohol causa o libera un interés sexual por los niños.
El beber puede ser una manera en que se excusa o racionaliza la actividad por parte del ofensor en vez de ser un factor causativo.

La mayoría de los ofensores contra niños los que no se han detectado pueden ser una casta totalmente diferente.

De aquí aunque no se hayan logrado cualquiera perfiles sencillos de los típicos abusivos sexuales, apartír de las investigaciones de ofensores encarcelados, los hallazgos han por lo menos influido la dirección de esfuerzos fructuoso. Se reconoce que no son por lo general maniáticos sexuales o psicópatas impulsivos o delirantes.

El conocimiento, combinado con la frustración de los esfuerzos por explicar psicológicamente. Su comportamiento a llevado a darle un nuevo enfoque a la investigación: la situación familiar donde de surge el abuso sexual.


Unidad ii:  victimización sexual de los niños



Definición de la victimización de los niños.



El concepto de victimización también es sumamente esquivo y está sujeto a diversas definiciones según los propios valores. A un que acepta gustosa la invitación a una experiencia sexual por parte de un adulto, ¿esta siendo victimizado? Si los padres no aciertan a dar al niño la información sexual apropiada. Existen tres posibles maneras de definir  la victimización sexual, y son las siguientes:

La norma de consentimiento:  entre los adultos, una persona generalmente se    considera como victimizada sexualmente cuando se le hace algo a esa persona a la cual esta no ha consentido. En el caso de los niños el consentimiento es mucho más problemático. Los niños no están tan conscientes del significado y las consecuencias de diversos tipos de comportamiento, particularmente el orden sexual.

Sintiéndose victimizados: otro método hubiera considerado victimización, cualquier experiencia donde el menor se sintiera victimizado. No le estaríamos diciendo a nadie que no se sintiera victimizado. El inconveniente es que la autopercepción de la víctima es demasiado subjetiva como normal. Muchas personas hemos descubierto, al entrevistar reacciones fuertemente contra la idea de verse como víctimas bajo cualquier circunstancia.

La norma de la comunidad: el tercer método para definir la victimizacion de la comunidad es el que hemos decidido utilizar, se refiere  a la norma, esta basada en la edad del niño  y la edad del compañero del niño. Este método tiene varias ventajas:

1.    Es objetivo y fácil de utilizar.
2.    Es el método que la ley utiliza en algunos estados para definir la legalidad o ilegalidad de actos sexuales que involucran niños.
3.    Es un método que ya ha sido utilizado en otras investigaciones sobre el tema.

De aquí que nuestra definición de victimizacion este basado en la discrepancia de edades.

Las experiencias descritas.



Cuantos niños son victimizados sexualmente, las personas preocupadas recientemente por le problema esperan que un índice de incidencia le dé una credibilidad moral y política. Un índice proporciona algo como así como una bandera científica que ondear para justificar su preocupación, especialmente cuando se sospecha, como en el caso de la victimización sexual, que la verdadera incidencia es mucho más alta de lo que la gente ha pensado por lo común.

Sin embargo, la importancia del verdadero índice puede ser exagerada profundamente. A pesar de que intrínsecamente resulta interesante, en realidad no es una estadística que tenga gran uso particular. Una vez que se sabe el problema es significativamente amplio, el  descubrir exactamente que tan amplio es, resulta una búsqueda sin sentido pues no necesariamente agrega información sobre las causas del problema o que hacer para resolverlo, pero es difícil negar la curiosidad y se sabe además tan poco, a un de manera aproximada, sobre la incidencia de la victimización sexual que aun estamos lejos del punto donde tal búsqueda resulte trivial.

Incidencia.



En este estudio 19.2 % de las mujeres y 8.6% de los hombres habían sido victimizados sexualmente cuando niños. Esta estadística indica que es cerca de una quinta parte de las mujeres y una onceava parte de los hombres, estas cifras, impresionantemente altas, parecen justificar una investigación de por lo menos una estimación general de la verdadera incidencia de la victimización sexual.
En todo caso existen motivos para pensar que este índice pueda ser artificialmente bajo. Así que podríamos ver estas cifras como estimaciones bajas con respecto a la incidencia de victimización sexual en la población general.


Relación con el compañero.



Casi la mitad de las experiencias de los niños fueron casi miembros de la familia incluyendo a padres, padrastros, hermanos, tíos, primos y abuelos.
Una experiencia, por lo menos, uno de estos familiares están representados en la muestra. Las experiencias de los niños son también principalmente con personas mayores que conocen, pero a un grado mucho menor con los propios parientes solamente un 17% de las experiencias de los niños fueron con miembros de la familia, peor sin embargo a un 70% eran parientes y conocidos combinados.
La victimización sexual ocurre en gran parte dentro del tejido social intimo del niño. Las experiencias sexuales infantiles con parientes son especialmente transtornantes debido a que en muchas ocasiones se destruye la confianza del niño, hacia a una persona particularmente impotente. Además, la experiencia generalmente introduce una tensión secreta no solamente entre el niño y otros parientes cercanos también.

Duración de las experiencias.



Alrededor de un 40% de las experiencias ocurren mas de una vez, y alrededor de un 40% dura mas de una semana. En otras palabras, si la experiencia sucede mas de una vez generalmente dura mas de una semana. Las relaciones largas generalmente continúan por bastante tiempo, lo cual ilustra el hecho de que la duración promedio de una relación para las niñas es de treinta y una semana, con tantas experiencias únicas, existen unas cuantas experiencias sumamente duraderas que aumentan el porcentaje.


Edad en que sucede la experiencia.



¿a que edad es más probable que los niños tengan experiencias sexuales con personas mayores?



Probablemente esta cifra arroje alguna luz en la que hace que un niño sea voluble. La mayoría de los estudios, muestran que los niños son volubles a cualquier edad. Las experiencias a los 3 o 4 años no son raras y se han dado reportes de niños hasta de 3 meses de edad que han sido tratados en salas de emergencias como resultado de alguna perturbación.
Al otro lado de espectro los niños tienen tales experiencias hasta que dejan de ser niños.
A pesar de la amplia gama de edades en que ocurren las experiencias, con frecuencia se asume que las niñas se da particularmente durante el comienzo de la pubertad al aumentarse el atractivo por parte  de los adultos.
En el análisis de insecto; por ejemplo: se ha dicho mucho sobre lo difícil que resulta para algunos padres y parientes el manejar las experiencias sexuales provocadas cuando sus hijos, hermanas y sobrinas empiezan a desarrollarse.
En otras palabras se asume que la vulnerabilidad de la niña hacia las proposiciones sexuales se ha aumentado a medida que adquiere características sexuales adultas.
En general las experiencias tanto para niños como para niñas se aglutinan en al periodo de la preadolescencia.
Esta evidencia contradice la idea de que la pubertad ea el factor crucial en la vulnerabilidad hacia el abuso sexual en las niñas.
Ciertamente a los 10 o 12 años las niñas ya empiezan  a desarrollar características sexuales secundarias.
Parte del crecimiento en experiencias de los 10 a los 12 años y de los 13 a los 16, está relacionada con el hecho de que nuestra definición de la victimización sexual es diferente en cada categoría.
Según nuestros términos un niño de 10 a 12 años, solo puede ser victimizado por una persona 5 años menor  mientras que a un niño de 13 a 16 años puede ser victimizado por un adulto de 10 años mayor o más. Sin embargo aunque usaremos el mismo criterio en ambos grupos, habría más experiencia en el grupo más joven que en el más grande.
La preadolescencia es una edad en que los niños comienzan a operar con mayor independencia.
Comienzan a ir a lugares y no se les supervisa tan de cerca.
Dentro de esta independencia, pueden volverse más vulnerables

Tipos de actividades sexuales



La actividad sexual entre los adultos y los niños no siempre pueden evaluarse con las normas ordinarias utilizadas para evaluar la actividad sexual entre adultos.
Hay demasiados casos que son diferentes. Una experiencia sexual ordinaria entre adultos, sabemos que cierta conducta sobre la que sé esta de cuerdo y ciertos gestos significan ciertas cosas para los participantes. En el caso de las experiencias sexuales entre niños y adultos, los significados son mucho menos aparentes a una persona que ve desde afuera.
De aquí la gran preocupación que debe tener al hacer conclusiones sobre la base de estereotipos sexuales convencionales. Por ejemplo:  existen muchas mentalidades sobre el papel que juega el coito de los encuentros sexuales entre adultos y niños.  Debido a que el coito es la meta de gran parte de la actividad sexual adulta, muchas personas se sorprenden al descubrir que el coito no es tan frecuente en los contactos sexuales entre adultos y niños. Este estudio solamente de un 4 % de las experiencias reportadas por las niñas involucraba el coito hay cosas que ocurren una sola vez donde un hombre trata de fluctuar los genitales del menor pero aun en las relaciones sexuales que duran largo tiempo, la actividad con frecuencia consistirá principalmente de masturbación o de tocar los genitales sin que se llegue al coito.
Muchos de estos hombres tienen variadas oportunidades para tratar de tener relaciones sexuales pero generalmente no lo hacen.

Iniciación y fuerza



Hemos tratado de destacar y estamos de acuerdo con otros que lo han destacado que esta no es una preocupación fructífera, y de hecho resulta hasta destructiva en este campo.
Nuestros datos nos  muestran que los niños son los recipientes de las acciones sexuales, no los iniciadores, así como las víctimas de la fuerza y la coerción. El 55 %  de las niñas y en su porcentaje similar en los niños, se reporto que los compañeros habían utilizado algún tipo de forzamiento para lograr su participación. En solo una minoría de casos que los encestados dijeron que ellos habían iniciado la actividad sexual.
La fuerza es un elemento que estuvo más presente que ausente en estas experiencias. Los actos de fuerza varían hasta de constreñir físicamente. Por ejemplo: agarra al niño hasta amenazarlo con que se castigara si no participa. Pero en muchos casos los niños se sienten confundidos sobre la situación, sin percibir las opciones que podían tener, o fueron engañados deliberadamente por sus compañeros

Reacción a la experiencia



Más de la mitad de las niñas (58%) dijeron que su reacción a la experiencia fue el miedo.
Otra reacción común era la de sentirse desconcertada ( 26%) de las niñas dijeron que sintieron desconcertadas cuando sucedió la experiencia. Alrededor de una quinta parte de las niñas dijeron que se sintieron sorprendidas. Unas pocas dijeron que su reacción  fue más bien natural y como (8%) de las niñas recuerdan la experiencia como productora de cierto placer.
El hecho de que algunas de las niñas hayan sentido placer puede resultarles sorprendente a algunas. Desdichadamente la naturaleza de ese goce se ha malentendido seriamente y ha llegado a una actitud casi de culpabilidad, por parte de ciertos terapeutas.
Tal actitud a sido dañina para muchas víctimas la mayoría de las víctimas aceptaron abiertamente tanto los elementos negativos como los positivos de su experiencia.
Comentaron sobre los momentos en que las sensaciones físicas eran agradables o recordaban como sus experiencias sexuales con un adulto o un miembro  de la familia venia a satisfacer un deseo de afecto y acercamiento que raramente que tenia en cualquier otra ocasión


Las experiencias de los niños



El abuso sexual de los niños es un fenómeno bastante conocido para el trabajador de protección infantil y con frecuencia se han escrito en los periódicos espeluznantes, hay reportes sobre pedófilos y otros ofensores sexuales en lo últimos año han aparecido historias sobre círculos de prostitución infantil y que involucran mas que nada a niños. Existe una especie de doble norma que ha evitado que se reconozca el abuso sexual contra los niños como resultado de un estereotipo cultural que coloca al hombre como sexualmente activo y a la mujer sexualmente pasiva, se ha interpretado que en las relaciones adulto - niño que implica a niños y no niñas, existe más consentimiento y menos explotación que en las experiencias comparables de las niña.

Decir o no decir.



Dado que estas experiencias han inspirado mayormente relaciones negativas ¿por qué es que se presentan tan pocas?  63% de las niñas y 73% de los niños no dijeron a nadie de sus experiencias.
Es comprensible porque muchos crímenes de orden personal no son reportados a la policía.
Con frecuencia la involucración de la policía, impide exponerse públicamente humillarse y tener que soportar la burocracia del sistema.

Conclusiones


Existen capítulos que han delineado algunas de las características descriptivas principales de las experiencias sexuales con adultos reportadas por niños y niñas en nuestra muestra breve, son las siguientes:

1.    Estas experiencias les ocurren alrededor de 1 de cada 5 niñas y 1 de cada 11 niños.
2.    Especialmente en el caso de las niñas, las experiencias ocurren con frecuencia con miembros de la familia.
3.    La mayor vulnerabilidad en los niños se da antes de la pubertad, entre la edad de 10 y 12 años.
4.    El coito no es una actividad sexual preponderante. Más bien la mayor parte del sexo niño - adulto es tocar y frotar los genitales-
5.    Se da coerción en más de la mitad de las experiencias y solamente una fracción muy pequeña son iniciadas por los niños mismos.
6.    Solamente se reportan una minoría de las experiencias, aun a padres y amigos, sin contar a la policía.
7.    Las niñas tuvieron reacciónes consistentemente fuertes u negativas a las experiencias; los niños las tuvieron en menor grado





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License